REVELDÍA

Touya y yukito

X MILHARU

Hola a todos! Estoy trayendo este fic nuevamente aquí, con algunas modificaciones esta vez! Pidamos a dios que no me saquen mi cuenta por favor!

Espero que les guste...este fue el primer fic que escribi...y la verdad...me gusta mucho

Contacto: o vemos!

Ja ne!

PENSAMIENTOS

-DIALOGOS-

Esto transcurriría luego de que touya le da sus poderes a yue, y Sakura ya ha vencido a Eriol por lo que este junto con sus guardianes han vuelto a Inglaterra.

CAPITULO 1

Casa de los kinomoto

Touya se encuentra en su habitación, recién despierta luego de haber dormido toda la tarde, esta anocheciendo, es una tarde tranquila, los primeros grillos hacen su aparición trayendo música a los pensamientos del muchacho de hermosos ojos azules que sigue en su cama con un brazo sobre su frente tratando de cubrir su rostro de la luz de la luna que ahora entra de pleno por su ventana, y que hacen que recuerde lo que ha perdido,y por quien lo ha perdido, de repente unos golpes en la puerta de su habitación hacen que vuelva a la realidad:

Tock- tock

- hermano es hora de la cena, estas bien?- Pregunta Sakura algo preocupada debido a la falta de repuesta de su hermano, además de que después de haberle dado sus poderes a yue touya se ha desvanecido varias veces debido a la perdida de tanta energía.

- estoy bien mounstro! no tienes porque gritarme, ya bajo- reprocha Touya duramente desde su lecho

- NO SOY SAKURA MOUNSTRO!- Dice la niña alejándose furiosa del cuarto de su hermano.

Touya se levanta de su cama, se siente mareado, así que cae en esta nuevamente, espera sentado al borde de la misma hasta que el mareo cede un poco y luego baja, pero cuando le faltan siete escalones para llegar a la planta baja de su casa pierde estabilidad por lo que cae bruscamente al piso.

- TOUYA HIJO, ESTAS BIEN?- Le pregunta su padre realmente preocupado, ya que esto le esta pasando muy seguido a su hijo, y este insiste en no querer ir al doctor.

- HERMANO!- Sakura sabia el porque de los desvanecimientos de su hermano y al verlo caer no pudo contener las lagrimas que últimamente salían cada vez que a touya le sucedía algo similar

- Estoy bien...no fue nada... solo perdí el equilibrio-Responde el muchacho comprobando el que sus piernas le respondan mientras se pone de pie

- estas seguro hijo?- Fujitaka aun no borraba de su rostro la preocupación que estaba sientiendo

-YA DIJE QUE ESTOY BIEN, DEJAME EN PAZ!- Grita el muchacho quien de repente abandona la casa sin dar ningún tipo de explicación

En el ultimo tiempo, el comportamiento de touya había cambiado radicalmente, se volvió aun mas cerrado con los demás, las mínimas sonrisas que solía dar se desvanecieron por completo, sus notas comenzaron a bajar y hasta había peleado en la preparatoria, Fujitaka había sido citado a la misma dos veces para ver si averiguaban que le sucedía al muchacho.

Touya vago varias horas, hasta que llego a su lugar secreto, cerca del lago, donde se acomodo sentándose a la orilla de este:

dios, que me pasa, porque no puedo dejar de pensar en mamá,... ya no la veré, ya no la veré, si yo hubiera sabido,... que tonto que fui, porque no me acostumbro a estar cansado, acaso siempre estaré así, lo hice porque lo amo, pero...realmente lo amo? Y si es así? Porque no estoy feliz con el hecho de haber salvado su vida y este aquí conmigo? OH dios que me pasa?

Touya dejo rodar una lagrima sobre su mejilla y siguió en sus pensamientos un largo rato mas; volvio a su casa pasada la media noche, nadie lo esperaba para regañarlo por lo que habia hecho, ja! Como siempre, pensó el muchacho, camino a su habitación, ni bien se acostó quedo profundamente dormido.

A la mañana siguiente cuando Sakura bajo a desayunar noto que su hermano ya lo había preparado y se había ido.

Ay, hermano... que te pasa, tanto te puede haber afectado? pensaba sakura realmente angustiada por su hermano.

En la preparatoria cuando llego Yukito, preocupado porque touya no lo había esperado, y sabiendo del cambio de su amigo, lo encontró en el salón profundamente dormido, su corazón se tranquilizo, antes de despertarlo lo admiro como tantas otras veces lo había hecho, era realmente hermoso, su rostro, con esos rasgos tan suaves pero masculinos, ah! No podía dejar de admirarlo, estaba realmente embelesado con el muchacho de ojos azules a quien el amaba mas que a su vida misma y mas ahora que suponía que el correspondía a su amor tal como la pequeña Sakura había supuesto cuando ambos coincidían en que si Touya le había dado sus poderes a Yue por algo había sido, su corazón palpitaba tan fuerte que Yukito pensó que alguien mas podría escucharlo, ese corazón que le pedía que se acercara a Touya, que pedía el sentir su piel, pero que no por un simple roce , cuando ya no pudo mas acaricio su rostro tiernamente, su piel era suave, su aroma irresistible, al solo contacto de su mano con su rostro Yukito se estremeció , no podía ser tan hermoso, tanto que tuvo que separarse porque sino perdería el control allí mismo, además de que había comenzado a sentir una gran incomodidad en la parte baja de su cuerpo, cosa que últimamente le pasaba muy seguido cuando estaba con Touya o cuando pensaba en el, y que había hecho que se incomodara de tal manera que ya no sabia que excusa dar para irse de ese lugar a tranquilizarse. Yukito fue al baño, se lavo la cara, se tranquilizo y volvió al salón donde observo que Touya aun dormía, y pensó que hoy tenia que ser el día en que le confesaría su amor, ya que esa opresión el corazón por sentir al joven de ojos azules suyo era incontenible.

- Toya, Toya , despierta- le dijo su amigo suavemente

-um..que pasa Yukito?-respondió el moreno-ya llegó el profesor?

- si lo vi venir por el corredor- dijo Yukito cabizbajo, ya hacia tres semanas que Touya ya no lo llamaba yuki, y si el las contaba debido a que ese apelativo le encantaba y mas saliendo de la boca de su adorado amigo, además ya no hablaban como antes y pocas habían sido las veces que en ese tiempo habían estudiado junto y mucho menos se habían quedado a dormir en la casa de alguno de ellos, pero Yukito sabia que debía darle tiempo a Touya, ya que al ser un muchacho sumamente independiente y fuerte el sentirse débil lo tendría mal, aunque Yukito no sabia que ese era solo uno de los problemas que pasaban por la mente del muchacho de ojos azules

Las clases continuaron normalmente, pero para Touya le estaba resultando imposible el mantenerse despierto, así que solicito el permiso del profesor para ir al baño, pero cuando se estaba levantado otra vez perdió estabilidad y cayo desmayado al suelo ante la mirada realmente preocupada de Yukito y del resto del curso.