………….

Los tres ninjas llegaron a la arena tras un largo viaje. Shizune y Sakura estaban exhaustas, pero Gaara no estaba cansado en absoluto.

Gaara : Oid, yo tengo que ocuparme de unos asuntos importantes, vosotras ir al hospital.

Shizune : ¿Dónde está el hospital?

Gaara : Allí – dijo señalando un edificio en la lejanía – lo reconoceréis enseguida porque en la puerta pone "hospital de la arena".

Shizune y Sakura : OK

Las kunochis salieron disparadas en dirección al hospital. Aunque estaban cansadas, no perderían ni un segundo, pues era una misión en la que se jugaban las vidas de los habitantes de la aldea.

Según se acercaban al hospital, observaban los edificios destrozados.

Mientras, Gaara se dirigía a la sala de reuniones. Allí encontró a varios consejeros y a su hermano.

Kankuro: Gaara, ya has vuelto…¿estás cansado?

Gaara: En absoluto…¿qué clase de Kazekage sería si un viaje me agotara?

Kankuro: Je je…tienes razón…

Gaara : Kankuro...¿puedo ablar contigo un momento ?

Kankuro : Claro…

Gaara : Salgamos fuera…

Los dos hermanos salieron al balcón del edificio, el punto más alto de la aldea de la arena.

Kankuro: ¿De qué se trata?

Gaara : Nunca…nadie…ha conseguido tocarme…¿verdad?

Kankuro se sorprendió ante la pregunta de su hermano.

Kankuro: Bueno…si tu adversario es muy rápido puede alcanzarte…

Gaara: No me refería a eso…me refería a tocarme en una situación normal…sin estar en una batalla

Kankuro hizo una mueca

Kankuro: ¿A qué viene esa pregunta? ¿Alguien te ha tocado?

Gaara: No…es sólo…quería saberlo…

Kankuro: Es posible…

Gaara : ¿Por qué la arena no deja que nadie me toque?

Kankuro se acercó a Gaara.

Kankuro: No es la arena quien no te deja…eres tu…

Gaara lo miró sorprendido.

Gaara : ¿Yo?

Kankuro : Si…no es totalmente cierto eso de que la arena se mueve por voluntad propia…

Gaara : No te entiendo…

Kankuro : Verás…tu ordenas a la arena de forma incosciente, desde tu corazón. Nunca nadie ha podido tocarte porque tu no lo deseas. No quieres que la gente se acerque a ti…cierras tu corazón…y por eso nunca pueden tocarte.

Gaara: ¿Y si alguien consigue tocarme algún día…?

Kankuro: Eso significará que quieres que esa persona te toque desde el fondo de tu corazón.

Gaara: Kankuro, intenta tocarme.

Kankuro acercó su mano pero una barrera de arena le impidió tocar a Gaara.

Kankuro: No te preocupes Gaara, tarde o temprano esa barrera dejará de interponerse…has cambiado…ya no eres como antes…

Gaara: Lo sé…

Kankuro : Es solo que tienes que empezar a confiar en la gente…y eso lleva su tiempo.

Gaara: Entiendo…creo que ya lo comprendo…

Kankuro : ¿Ya están los ninjas médicos aquí?¿no?

Gaara: Si...voy al hospital ahora.

Kankuro: Muy bien, yo iré luego. ¡Nos vemos!

En cuestión de segundos, Gaaa llegó al hospital. Buscó a las kunochis médicos de Konoha y finalmente las encontró en una de las habitaciones del hospital.

Ellas le vieron entrar pero siguieron curando a los enfermos. Gaara se quedó observando cómo trabajaban.

Pasaron toda la tarde en el hospital curando enfermos, pero todos los enfermos fueron atendidos y sacados de peligro. Sakura y Shizune terminaron agotadas, con muy poca cantidad de chakra.

Gaara: Gracias por todo

Sakura: de nada, nos alegra haber podido ayudar

Gaara se fijo en el estado de las chicas, parecían estar realmente exhaustas.

Gaara: Acompañadme, os llevaré a la posada de la aldea.

Ellas asintieron y siguieron al Kazekage.

Cuando llegaron a la posada un chico rubio muy apuesto les atendió.

Chico rubio: Vaya…que agradable visita…(dijo mirando a Sakura)

Gaara: Shuyin, ¿te quedan habitaciones libres?

Shuyin: Si, claro…aunque, no me importaría invitarte a mi casa a dormir…(dijo el posadero refiriéndose a Sakura)

Ella se sonrojó. Al parecer, a Gaara no le gustó mucho el comentario.

Shizune : Vaya Sakura, mira que pretendiente tan guapo te ha salido…pobre Lee…je j eje…

Shuyin : Tu también eres muy guapa (dijo refiriéndose a Shizune), pero es que me he enamorado de tu compañera…

Sakura no sabía donde meterse, cada vez estaba más colorada y no sabía que decir.

Shuyin: ¿Cómo te llamas preciosa?

Gaara : Se llama Sakura, y deja de molestarla.

Shuyin : Lo siento, Kazekage-sama… Tomad (dijo entregándole un par de llaves a Shizune) Son mis mejores habitaciones.

Shizune : Gracias. Vamos Sakura (dijo haciendo un gesto a Sakura y agitando las llaves)

Sakura: Voy (dijo mientras seguí a Shizune, que había subido las escaleras coriendo)

Shuyin miraba embobado a Sakura mientras subía las escaleras.

Gaara : espero que no se te pase por la cabeza ir a molestarla…

Shuyin: Claro que no, Kazekage-sama…

Gaara: Bien…

Shuyin: Es muy guapa…¿no te parece?

Gaara : ¿Quién?

Shuyin : La preciosa flor de ojos verdes

Gaara: tengo que trabajar, no vemos mañana

Shuyin : Ey, contéstame!

Pero Gaara ya había abandonado el lugar.

Ya era de noche, y Gaara estaba en uno de los tejados de la aldea mirando las ventanas de la posada. Entre ellas buscaba la habitación de Sakura. Finalmente la encontró.

Allí estaba, tumbada sobre su cama. El Kazekage se acercó lo máximo que pudo a la ventana y la observó durante un tiempo.

"Si…es muy guapa…"-pensó

00000000000000000000000000000000000000000000000000000000000