Bulma: Vegeta, estoy cansada, sabes? voy a acostar a Trunks... mira, me alegra que quieras hacer de padre para el y supongo que con el tiempo no te resultará tan difícil acercarte a tu hijo. Por mi parte sabes que cuentas con mi amistad, siempre has contado conmigo.

Vegeta: tu amistad?

Bulma: si, Vegeta, mi amistad... podemos ser amigos no?

Capítulo 11: La explosión

Vegeta: no

Bulma le miró dolida, algo sorprendida, asustada...

Vegeta: tu eres mi mujer! - dijo rudamente

Bulma: yo no soy tuya! que te crees? - alterada - si yo fuera tu mujer tu y yo estaríamos casados, tu y yo viviríamos juntos, tu y yo tendríamos una vida normal, tu y yo nos diríamos que nos amamos, y tu y yo no nos separaríamos jamás, pero esa no es la realidad. - con tristeza - No me arrepiento de lo que hice, pero como tu una vez dijiste, 'por habernos acostado juntos no debemos tomarnos ciertas confianzas...' verdad? - pronunció con mucho resentimiento - he pasado estos meses sóla, me alegra que quieras a tu hijo, te lo digo por el niño que se merece tener a su padre, pero yo no voy a soportar que me hagan más daño, ya he sufrido bastante en la vida, y no! Vegeta! no quiero sufrir mas! - estalló a llorar.

Vegeta: Bulma...

Bulma lo miró extrañada: me has llamado por mi nombre, que milagro? te dieron un golpe fuerte en la cabeza durante la batalla? - dijo con ironía

Vegeta se tensó rabioso, pero después se autotranquilizó: comprendo que me odies - sonrió tristemente

Bulma miró entonces con mucha pena: Vegeta... no te odio... por qué piensas eso?

Vegeta: se que te he hecho sufrir, mis costumbres, mi vida... no comprendes que yo no he sido educado para amar? ni para expresar sentimientos? yo fui educado para ser un Rey, para ser despiadado, agresivo, para matar y hacerme respetar... yo no soy como cualquier hombre que conozcas, tengo un pasado oscuro que... querría olvidar... - con rabia - pero no puedo... - con impotencia

Bulma se conmovió con estas palabras: Vegeta... quieres hablarme de tu pasado?

Vegeta: Si te contara mi pasado me odiarías más de lo que me odias ahora - sentenció seriamente - y seguramente me tendrías más miedo aún...

Bulma: Vegeta, por qué trabajabas para Freezer? por qué te dedicabas a exterminar planetas y poblaciones?

Vegeta se estremeció al escuchar esas palabras, el no pensó que Bulma fuera a ir directa al grano, pero sintió que era la hora de la verdad, ahora o nunca...

Vegeta: Bien, de verdad quieres saberlo?

Bulma: si

Vegeta: A la edad de 5 años mi padre me entregó a Freezer para que formara parte de sus filas, poco después mi planeta fue destruido por Freezer, aunque a mi me indicaron que fue destruido por un meteorito. Yo odié a ese maldito lagarto bastardo como no imaginas, aun sin saber que el exterminó a mi raza yo viví para ser lo suficientemente fuerte como para acabar con el. Ese era el objetivo de mi vida, por encima de todo... El único modo que tenía de hacerme más fuerte era combatiendo en las misiones de conquista, pero cada planeta que destruía me destruía más y más el alma, me hacía más fuerte, pero también más oscuro y malvado. Quería poder... vivía para tener el poder suficiente como para acabar con ese maldito tirano... Por eso cuando supe de la existencias de las bolas de Dragón quise hacerme con ellas, deseando ser inmortal podría acabar con Freezer... pero todo se torció, al final, lo irónico fue que no pude yo mismo terminarle, fue Trunks, viniendo del futuro quien acabó con el. - sonrió irónico

Bulma: Tu eras sólo un niño, creciste como yo pensaba en un ambiente corrompido, estoy orgullosa de que hayas salido de eso Vegeta...

Vegeta: crees que todo es así de simple? - dijo con la mirada perdida

Bulma: ...

Vegeta: intentar cambiar de vida es una tortura... pero la conciencia me reclama toda la sangre inocente que derramé. Llegó un momento en el que comencé a disfrutar de ser sanguinario...disfrutaba aniquilando a mis víctimas, observando los miles de cuerpos de mis víctimas exterminados sobre el suelo rojo-sangre de la batalla, disfrutaba torturándolos lentamente, disfrutaba con su dolor. DISFRUTABA SIENDO UN ASESINO! - gritó tétricamente

Bulma ahogó un grito.

Vegeta: yo perdí mi rumbo, cuando Freezer murió, entonces elegí un nuevo motivo para continuar viviendo mi miserable existencia... Kakarotto, superarle... ser el más fuerte! pero el muy inutil se murió, IDIOTA! - dijo con rabia - qué motivos tengo ya para luchar? - dijo mirando sus manos casi temblorosas.

Bulma: ahora, puedes luchar por tu familia, por tu hijo, Vegeta... - dijo con fuerza interior

Vegeta sonrió un poco: mi hijo... - su mirada volvió a perderse - no pensé en que algún día tendría un hijo... - conmovido

Bulma: pues lo tienes - dijo acercándose y abrazándolo - y me tienes a mi.

Vegeta la tomó entre sus brazos y la miró profundamente a los ojos perdiéndose ne su mirada azul.

Vegeta: Bulma te juro que jamás te haré daño, a ti o a nuestro hijo y que los protegeré con mi vida si es necesario. - dijo valientemente

Bulma sollozó al escuchar aquellas palabras que jamás pensó escuchar de el.

Vegeta: por qué lloras ahora? - confundido

Bulma: porque has vuelto a llamarme por mi nombre, y has dicho cosas muy hermosas...

Vegeta la besó profundamente, estrechandola en sus fuertes brazos con pasión contenida para no matarla en el abrazo.

Bulma: Vegeta, prométeme que siempre estarás con nosotros, que no nos dejarás nunca - lloró

Vegeta: te lo prometo...

Bulma y Vegeta volvieron a abrazarse y besarse apasionadamente.

Vegeta: pero ten en cuenta algo... sólo en la intimidad demostraré mis sentimientos hacia tí y no esperes de mi que sea como los humanos porque no lo seré. Y ni se te ocurra comentar con nadie nada de nuestra intimidad!

Bulma: por ahora me conformaré con eso... - sonrió maliciosamente

Vegeta: Hmp! - sonrió también - bien... porque tenemos que recuperar el tiempo perdido... - la alzó en sus brazos y la llevó hasta la habitación donde consumaron un maravilloso acto de amor.

Bulma: Vegeta, te amo...

Vegeta: mujer... - dijo mirándola a los ojos y pronunciando esa palabra en un tono especial. Seguidamente la besó y volvieron a consumar su maravilloso y renovado amor.

Ambos sonrieron, Bulma sabía que cada vez que la llamara 'mujer' en ese tono especial el quería decirle "te amo".

FIN