Capítulo 7: El amor

A los pocos días del incidente, Vegeta estaba un poco más amable con Bulma, aunque pasaba todo el día entrenando. Yamcha por su parte fue a disculparse con Bulma. La peliazul le concedió la última oportunidad... en el fondo, eran demasiados años para tirarlo todo por la borda de esa manera. La madre de Bulma tampoco ayudaba mucho a su hija, ya que le decía que era normal que un hombre tuviera de cuando en cuando una aventurilla, pero que Yamcha la quería, y que ne cuanto se casaran todo sería maravillosoooo.

Ni que decir tiene que Vegeta cuando los vió juntos sintió una rabia inmensa y esto fue lo que pasó.

Allí estaban la sabandija y Bulma besándose a pocos metros de la Cámara de gravedad. El prícipe notó esa presencia, ese ki fastidioso en la casa. Iba a salir a patear su trasero de una vez por todas, pero entonces los vió, estaban besándose. Vegeta se quedó parado, rabioso, ellos se despegaron y entraron dentro de la cocina. Vegeta se dió media vuelta y volvió a entrar en la Cámara de Gravedad para seguir entrenando. Estaba furioso.

Bulma y Yamcha tomaban unos aperitivos en la cocina, cuando sintieron una tremenda explosión. La cámara había estallado.

Bulma: Vegeta! - salió corriendo. De entre los escombros surgió un tambaleante Vegeta que volvió a caer. Bulma lo tomó entre sus brazos a pesar de que el rechazaba su ayuda de muy malas maneras. Entonces se desmayó.

Bulma pidió a Yamcha que le ayudase a subirlo. La sra. Briefs avisó al médico. Bulma no le quitaba ojo a Vegeta en ningún momento. Estaba realmente preocupada.

Doctor: será mejor que descanse una temporada, las heridas han sido serias. No se ni como ha sobrevivido. Sin duda es un hobre excepcionalmente fuerte. Cuiden de que le baje la fiebre con compresas frías.

Bulma: Yo me encargaré de eso - dijo solícita.

Yamcha miraba la escena con rabia. Ese maldito saiyajin... había arruinado su reconciliación.

Yamcha: Bulma, vamonos de aqui, que tu madre le cuide.

Bulma: ¡Yamcha! ¿como puedes decir eso? debería darte verguenza... - le regañó - le voy a cuidar te guste o no.

Yamcha: deacuerdo Bulma, me marcho entonces UU

Pero Bulma ni siquiera le prestó atención a su último comentario, de hecho estaba fuera de su vista porque había ido a por un barreño con agua fría y compresas para bajar la fiebre al guerrero malherido, así que Yamcha se marchó bastante enojado maldiciendo al saiyajin.

Bulma se quedó cuidándole toda la noche, hasta que presa del cansancio se quedó dormida en la mesa que estaba junto a la cama de Vegeta. Por la mañana, el príncipe despertó, sus ojos se abrieron de sorpresa al descubrir quien dormía junto a el. Nunca nadie había hecho algo así por el. Aquella humana le había estado cuidando toda la noche. Era la primera vez en toda su vida que sentía que alguien le daba ese algo desconocido que los humanos llaman "cariño".

El se quedó observándola detenidamente, esa expresión plácida al dormir, ese bello rostro, ese cabello revuelto caprichosamente... entonces ella se despertó, y Vegeta fingió seguir dormido.

Bulma: Vegeta... - puso su mano sobre la frente - ya no tienes fiebre, ¡que bien! ¿sabes? cuando duermes no pareces tan terrible... yo te cuidaré siempre... - y le besó en los labios antes de marcharse de la habitación.

Vegeta abrió los ojos aún más sorprendido. Ella le había besado en los labios. Un rubor surgió en sus mejillas. Un calor abrasó su alma. Aquella mujer... ¿le dijo que ella lo iba a cuidar? pero si ella no podía ni cuidarse a si misma, es sólo una débil humana... que sin embargo le había cuidado toda la noche y le había salvado de morir desangrado por las múltiples heridas de su accidente. Vegeta quiso ponerse de pié, pero el dolor le impedía moverse. Bulma entró con un suculento desayuno en la habitación.

Bulma: Eh! ¿que crees que haces? - dijo regañádole con las manos en la cintura

Vegeta: Me voy a entrenar...

Bulma: De eso nada! el médico dice que tendrás que descansar una temporada... casi te mueres, ¿sabes?

Vegeta: Estoy bien, y no necesito tu ayuda... - dijo tratando de levantarse inutilmente

Bulma: oye, te he traido el desayuno, ¿por qué no comes algo? - dijo con pena

Vegeta: grr - dijo recostándose en la cama.

Bulma sonrió: Mira, si te vas a entrenar ahora te pondrás peor y no podrás ser nunca un super Saiyajin, en cambio si descansas unos días al menos, retomarás los entrenamientos con más energías.

Vegeta entonces recordó que casi se transformó en SS y por eso estalló la cámara de gravedad. Sin duda estaba cerca de lograrlo... bien, se merecía ese descanso después de todo...

Vegeta: me vas a dar la comida ¿mujer?

Bulma: Me llamo Bulma, cerebro de mosquito.

Vegeta: Que yo sepa aquí el único cerebro eres tu, que dejas que el idiota de tu novio se ría de ti.

Bulma: ¿como?

Vegeta: La otra noche llorabas a mares por su infidelidad, y ayer te besuqueabas como si nada... eres patética ¿sabias?

Bulma se quedó parada unos instantes, su mirada se volvió triste: "había olvidado a Yamcha..." Eso no es asunto tuyo.

Vegeta: si piensas llorar cada noche escandalosamente sin dejarme dormir si que lo es.

Bulma: Cuando termines de desayunar vendré a por la bandeja - y se marchó de la habitación - "Yamcha... realmente te amo? por qué no tengo ganas de que vengas a verme? por qué sólo deseo estar con ese engreido de Vegeta? no, Yamcha... esta vez creo que matastes mi amor... no debí concederte una nueva oportunidad, mi amor por ti se fue con las lágrimas que derramé la noche que Vegeta me consoló... Vegeta ¿me consoló? no fue un sueño..." -

Bulma sin pensarlo fue hacia el teléfono y llamó a Yamcha.

Bulma: ¿Yamcha? - con pena

Yamcha: Hola Bulma - con pena tambien

Bulma: Yamcha, te llamo para decirte que fue un error lo del otro día, no debí darte otra oportunidad, lo siento, pero ya no te amo, tu te encargaste de matar nuestro amor, o quizás fui yo la que lo hizo, eso no importa, pero sólo se que no puedo seguir contigo... lo siento... espero que sigamos siendo amigos...

Yamcha quedó sin palabras: pe..pero Bulma... no... no esperaba esto... yo... te amo...

Bulma: Yamcha, lo siento, no lo hagas más difícil, por favor...

Yamcha: Bulma, estás confusa, hablaremos dentro de unos días, ¿deacuerdo?

Bulma: Yamcha, esto ya no tiene solución...

Yamcha: Bulma... ya hablaremos... Hasta pronto...

Bulma: adios...

-------------

Y subió a por la bandeja del desayuno de Vegeta.

Bulma: ¿sabes Vegeta? tenías toda la razón acerca de Yamcha. El y yo ya no estamos juntos. Gracias por abrirme los ojos. En realidad yo ya... yo ya no lo amo...

Vegeta quedó boquiabierto al escuchar estas palabras pero no dijo nada.

Al poco de haber desayunado Vegeta volvió a quedarse dormido, esta vez dormió hasta que ya era de noche. Al despertar se encontró con que de nuevo Bulma estaba a su lado, pero esta vez despierta y sonriéndole.

Bulma: Que bien que despertaste. Te he traido una cena reconstituyente - dijo destapando un plato con un delicioso aroma, que estaba situado en una bandeja transportada por un robot de cocina. No es que bulma supiera cuando iba a despertar, es que el robot llevaba allí un buen rato y tenía un mecanismo para mantener calentita la comida...

Vegeta: ¿por qué tantas atenciones? ¿que es lo que pretendes?

Bulma: Parece mentira que aún no me conozcas. Se que en el espacio has estado con lo peorcito, pero yo no soy como lo que tu puedas haber conocido, actúo con el corazón, movida por sentimientos, y no pretendo nada a cambio de mis atenciones.

Vegeta: Pues serás la única tonta del Universo que piense así. - con ironía - ahora dime... ¿que pretendes? ¿lo haces para que no mate a kakarotto ni destruya tu planeta? ¿es eso? Pues déjame decirte que no te servirá de nada todo lo que estás haciendo.

Bulma: No lo hago por eso, y además se que no destruirás este planeta.

Vegeta: ¿como dices? - amenazante - ¿acaso no sabes quien soy yo?

Bulma: se que no eres tan malo como dices... lo que pasa es que hay muchas cosas que desconoces. Tu has vivido una vida espantosa seguramente y jamás has debido sentir el calor de alguien que te aprecia de verdad, como yo te aprecio.

Vegeta: ¿Tú? no digas tonterías mujer.

Bulma: será mejor que comas la cena para reponer fuerzas - dijo sirviéndole la cena en una bandeja en la cama. Aunque no lo quieras creer así es Vegeta, te tengo mucho cariño a pesar de lo brusco que eres.

Vegeta: Hmp! - y se dispuso a comer, pero la mirada de bulma lo estaba poniendo nervioso - ¿piensas mirarme todo el rato? ¿nunca has visto a nadie comer?

Bulma: jajaja, en realidad, comer como tu... no... la verdad es que Goku come mucho, pero tu comes la misma cantidad , solo que con más educacion.

Vegeta: Por supuesto, yo soy un príncipe, no un insecto de baja clase como Kakarotto...

Bulma: ¿que es eso de baja clase, alta clase...?

Vegeta: Pues los guerreros al nacer se clasificaban según clases. Kakarotto al nacer tenía tan poca capacidad de combate que fue enviado a la Tierra. Yo en cambio naci con la capacidad de pelea más alta de toda la historia de mi planeta. - dijo con orgullo.

Bulma: ¡ah, ¿con que era eso? dijo pensativa...

Vegeta: ¿Y conoces bien a Kakarotto?- preguntó mirándola de reojo mientras comía.

Bulma: si jajaja, le conozco desde que eramos unos niños tan sólo. Hemos recorrido muchas aventuras juntos.

Vegeta: ¿Piensas espiarme para decirle de mis progresos a tu amigo? ¿Por eso eres tan amable?

Bulma: O.o' - gota de sudor - oye, ¿sólo puedes pensar en eso? Te he dicho que no busques más motivos. Aunque no lo creas, te aprecio. Eso se llaman sentimientos...

Vegeta: Bah! en mi planeta los sentimientos estaba vedados...

Bulma: ¿de verdad? ¿por qué?

Vegeta: los sentimientos sólo te hacen ser débil. Deberías dejar de sentirlos...

Bulma: Pues estás equivocado, de hecho... ¿sabes cual es el secreto de la fuerza de Goku?

Vegeta: ¿cual, ¡Habla! - dijo alterado

Bulma: los sentimientos... eso es lo que a ti te falta... por eso no puedes convertirte en Super Saiyajin y el si siendo como tu dices de más baja clase guerrera que tu.

Vegeta quedó pensativo... sería verdad eso... comenzó a recordar... y en cierto modo es posible que fuera cierto, quizás se trataba de los sentimientos... y el pobre Vegeta no sabía nada de sentimientos...

Vegeta: ¿y qué sentimientos son los que le hicieron convertirse en Super Saiyajin?

Bulma: el amor a sus amigos, la rabia al sentir su pérdida... no hace falta ser muy inteligente para percatarse de ello...

Vegeta: "el amor hacia sus amigos... la rabia de su pérdida... yo ni tengo amigos, ni siento rabia de perder a nadie..." Mujer. ¿Qué es eso del amor?

Bulma: Vegeta... - dijo asombrada - el amor es cuando se siente hacia otra persona un sentimiento de cariño y un deseo de que sea feliz y de estar a su lado.

Vegeta: "entonces... cuando explotó la cámara yo estaba furioso porque pensé que ese Yamcha me quitaría a Bulma... ¿acaso yo siento amor hacia esta mujer?" ¿Por qué me besaste el otro día en los labios?

Bulma: ¿cómoooooo? pero... ¿estabas despierto?

Vegeta: medio despierto... lo suficiente para darme cuenta de que me besaste...

Bulma: lo siento...

Vegeta: quiero que me vuelvas a besar.

Bulma: ¿como?

Vegeta: bésame de nuevo -dijo jalándola y haciendo que su rostro quedara a la altura de su cara.

Bulma se sonrojó y tímidamente le besó en los labios apenas rozándolos, pero al tratar de separarse Vegeta la aferró hacia sí y la besó tierna e intensamente, en un beso dulce como la miel.

Bulma se separó de el: será mejor que descanses...

Vegeta se quedó pensativo mirando como la humana se marchaba: "Bulma, enséñame lo que es el amor..." repitió en su mente mientras sentía la calidez del beso recorrer su alma y la fuerza del amor inundar su energía vital.

------------------------------