CÓMO PODEMOS AMARNOS?

Por SaoriLuna

EPILOGO: UNA GRAN DECISIÓN

Él…

se siente muy bien- pensaba Seiya, mientras la besaba. Sus labios eran muy dulces, y él nunca podría cansarse de hacerlo. Ella le respondía con el mismo sentimiento. Por un momento entreabrió los ojos y pudo percibir un reflejo rojizo.

Qué?- Seiya se retiró bruscamente- Qué haces tú aquí? Eres la chica de la playa!

Así es querido, no quieres repetir lo que pasó la última vez?- le dijo insinuante.

Seiya! Cómo pudiste?

El caballero de Pegaso miró a su lado.

Saori, no es lo que piensas!

Aléjate! No quiero saber más de ti!

La reencarnación de Athena salió corriendo, mientras el caballero trataba de liberarse de la pelirroja.

Saori, espera! Noooooo!

Seiya se despertó sobresaltado, al frente podía ver uno de los tantos programas de tele ventas que dan en la madrugada. Suspiró. Todo había sido un sueño, un terrible sueño. Miró el reloj, eran las 3:00 a.m. a su lado Saori dormía plácidamente, abrazada a él. Suspiró nuevamente.

Últimamente habían tomado la costumbre de ver películas hasta tarde. Saori usualmente se quedaba dormida y él la llevaba a su habitación, pero hoy él se había dormido también. Era demasiado tarde para ir a su casa, así que optó por apagar la TV y volver a dormir.

Sonrió. Seguramente Tatsumi armaría un gran escándalo en la mañana. La abrazó cuidadosamente procurando no despertarla, y antes de dormir pensó:

Espero que nunca lo sepas, Saori.

Ella…

El sol se filtraba por las cortinas, mientras la princesa de la Tierra se rehusaba perezosamente a levantarse. Parpadeó un par de veces antes de darse cuenta en donde se encontraba. Seguramente se había quedado dormida nuevamente, pero, por qué Seiya no la había llevado a su cuarto?

Sonrió al ver la respuesta. A su lado, abrazándola, se encontraba su apuesto novio.

Saori sonrió nuevamente, mientras se liberaba del abrazo; debía volver a su habitación, o de lo contrario el escándalo sería terrible. Era increíble la forma en la que había pasado el tiempo. Seiya y ella estaban cercanos a cumplir su primer aniversario. Cada vez estaban más cerca, y Saori sólo pensaba en cómo decirle a Seiya lo que había pasado en Grecia, pero se moría de pánico al pensar en su reacción. Pero con cada día que pasaba se daba cuenta que no podía seguir postergándolo. Con cada mirada, cada abrazo, cada beso, se decían miles de cosas… Suspiró. Tal vez un baño le ayudaría. Lo miró antes de salir del cuarto.

Quisiera poder decírtelo pronto.

De nuevo… Él

El sol se filtraba por las ventanas mientras el caballero de Pegaso se despertaba sobresaltado tras oír una puerta cerrándose. Miró a su lado. Saori ya no estaba. Decidió dormir un poco más. Al girar su cuerpo su cara quedó en el lugar donde había estado la cabeza de su novia. Seiya suspiró profundamente llenándose del aroma a lavanda. Al mismo tiempo muchas sensaciones invadieron su cuerpo, recordando cada abrazo, cada beso, cada caricia. No podía evitarlo, la deseaba. Pero él no era digno de ella. Ya llevaban casi un año, y actualmente tener ese tiempo con tu novia y no haber tenido relaciones era prácticamente increíble. Sin embargo, ellos no lo habían hecho; y no era porque no lo desearan. En ocasiones las cosas se salían un poco de control cuando se besaban y alguno de los dos tenía que detenerse. En esos casos Saori sólo colocaba su cabeza en su hombro y lo abrazaba fuertemente. Él siempre correspondía al abrazo, sin decirle nada, sintiendo miedo de preguntarle algo, pero sobre todo, miedo de contarle lo que había pasado en Grecia. Y si la perdía, tal y como pasaba en sus sueños? Seiya sacudió su cabeza desechando la idea y despertó por completo. Tal vez un baño lo ayudaría.

Y qué pasó con ellos?

Cuando Seiya bajó, los otros caballeros ya habían desayunado y estaban viendo TV en la sala de estar

Buenos días chicos

Buenos días Seiya

Buenos días Romeo- dijo Hyoga sonriéndole burlonamente.

Seiya enarcó una ceja

se puede saber qué quiere decir eso, Hyoga?

Vamos Seiya, sabemos que pasaste la noche aquí, y con Saori.

Los otros caballeros sonrieron.

Estábamos durmiendo!

Sí, claro, y yo soy Papá Noel

Es cierto!

El genio de Seiya iba subiendo peligrosamente, cuando Shun intervino, conciliador

no te molestes Seiya, sólo esta tratando de desviar la atención de él, Fler llega hoy.

Al oír esto Hyoga enrojeció mientras los demás se reían.

Seiya se reía a más no poder; detrás de Saori y él, todos sus amigos se habían emparejado, primero Shiryu y Sunrei, luego Shun y June, y, finalmente, Hyoga y Fler. Seiya pensaba que la paciencia de la joven princesa era digna de admirar.

dónde está Saori?- les preguntó.

Está en el estudio.

Bien, nos vemos más tarde.

Seiya se encaminó al estudio, para encontrar a su novia entre libros, hojas y calculadoras.

Hola preciosa!

Saori levantó la cabeza y sonrió:

Buenos días, dormiste bien?

Bastante bien. Qué haces?

Reviso la contabilidad, pero estoy a punto de volverme loca.

Seiya se acercó y colocó sus manos sobre los hombros de la princesa.

Amor, es muy temprano para que estés tan tensa.

Lo sé, pero no puedo evitarlo.

Sabes, deberíamos aprovechar que Fler llega hoy e irnos todos de fin de semana.

Suena bien- dijo Saori, derritiéndose con el masaje.

Oye- dijo Seiya, agachándose para quedar a su altura- no te quedes dormida.

No lo haré- dijo Saori, aprovechando para darle un beso.

Poco a poco el beso se fue alargando, y para Seiya fue difícil continuar agachado, así que tomó a su novia por la cintura y la sentó en la mesa quedando los dos a la misma altura. Suavemente Seiya le acariciaba la espalda, mientras Saori introducía los dedos en su cabello. Ambos suspiraron.

Creo que mejor voy a arreglar lo del paseo- dijo Seiya

Está bien.

Los jóvenes se separaron muy acalorados, pensando en lo poco que había faltado para tumbar las cosas de la mesa, y… Saori prefería no pensarlo. Tal vez el paseo no fuera la mejor de las ideas después de todo.

Más tarde, ese mismo día, fueron todos a recoger a Fler. Saori y Seiya, aunque tomados de la mano, evitaban verse a los ojos, mientras pensaban:

Ojalá que nunca lo sepa

Debe saberlo pronto.

……………………………………………………………………………………………………………………………..

El fin de semana llegó pronto y el grupo se encontraba muy entusiasmado por el paseo a las montañas. Ya era tarde cuando llegaron a la cabaña, así que tan sólo alcanzaron a desempacar y ubicarse en las habitaciones. Lógicamente iban a dormir en parejas, sin embargo…

Saori, puedo pedirte un favor

Claro Fler, qué necesitas?

Podrías quedarte conmigo?

Saori miró a la princesa de Asgard sorprendida

Pensé que querrías quedarte con Hyoga

Nosotros… nunca… hemos compartido habitación- murmuró Fler sonrojada- y me siento algo incómoda.

Saori lo pensó por un momento. Fler estaba nerviosa y ella también. Finalmente aceptó.

Está bien, compartiré la habitación contigo.

Gracias, no sabes cómo te lo agradezco

Está bien

Saori se dirigió a su habitación a recoger sus cosas. Menos mal que no había terminado de desempacar.

Qué haces?- le preguntó Seiya

Me cambiaré al cuarto de Fler.

Qué! Por qué?

Está algo nerviosa por compartir el cuarto con Hyoga, así que por hoy me quedaré con ella.

No me estarás evitando, verdad Saori?

Saori lo miró sorprendida.

Claro que no- le dijo, acercándose para abrazarlo

Sabes que debemos hablar, cierto?

Sí, pero…

Lamento interrumpirlos chicos, pero me sacaron de mi cuarto- dijo Hyoga, bastante contrariado.

No te preocupes Hyoga, terminaré de llevar mis cosas al cuarto de Fler.

Seiya e Hyoga la vieron salir rápidamente.

Qué les pasa a las chicas?- preguntó el cisne.

No tengo ni idea.

Al día siguiente las chicas se levantaron temprano, y Saori y Sunrei fueron al pueblo a comprar alimentos, mientras Fler y June limpiaban un poco.

Oye Fler, mira lo que encontré

Es un álbum!

Sí, siempre quise ver fotos de los chicos cuando niños

Miremos un poco, no creo que se molesten.

Para cuando los chicos se levantaron, las dos jóvenes estaban riéndose por las fotos.

De qué se ríen?

Se ven tan tiernos con sus disfraces, chicos

Hyoga corrió a quitarles el álbum, había ciertas fotos que prefería que Fler no viera.

Dame eso

En el forcejeo por tener el libro muchas de las fotos habían salido volando.

Vaya- dijo June, recogiendo una foto del piso- no sabía que Saori había pasado por una etapa de rebeldía.

De qué hablas?- preguntó Seiya

Mira- Dijo ella, pasándole la foto.

En el momento en que Seiya tomó la foto se escuchó la puerta abriéndose

Ya llegamos- dijo Sunrei.

Qué hacen?-preguntó Saori sonriendo- qué ves Seiya?

Seiya no lo podía creer, miró a su novia sorprendido, era ella, siempre había sido ella!

La sonrisa en el rostro de Saori se congeló al darse cuenta de lo que veía su novio.

Seiya- murmuró- déjame explicarte

Seiya la miró y miró la foto nuevamente.

No me digas nada, déjame solo- respondió, pasando por su lado y saliendo de la cabaña.

Todos se miraron asombrados.

Aquí están las cosas para el desayuno- Dijo Saori soltando las bolsas que traía- estaré en mi cuarto.

Qué pasó aquí?- preguntó Hyoga

ÉL…

Es imposible- pensaba Seiya, mientras se tumbaba al lado de un árbol. Todo este tiempo había sido ella. Se sonrojó al darse cuenta de la verdad. EL había tenido relaciones con Saori. Pero por qué? Él no sabía quién era ella, pero ella si sabía quién era él Entonces, recordó algo que Saori le había dicho hace algún tiempo:

Sabes, yo te amaba desde que era una niña, pero tú siempre me despreciabas…

No entendía, qué había pasado esa vez? Acaso Saori lo había buscado?

Seiya miró a su alrededor, hace casi un año estaba en la misma situación, sentado entre los árboles pensando en ella. En esa ocasión Saori lo había buscado, pero ahora no lo haría. El le había dicho que lo dejara solo. Si quería saber qué era lo que había pasado tendría que buscarla. Suspiró, levantándose y dirigiéndose a la cabaña nuevamente.

ELLA…

Tenía los ojos enrojecidos de tanto llorar.

Te ves patética- se dijo al mirarse al espejo.

Por qué no se lo había dicho antes? Ella temía su reacción, pero esto era peor que cualquier cosa.

Toc, toc, toc

Vete Shun, ya te dije que no voy a salir!

Toc, toc, toc

-Vete!

Toc, toc, toc

Saori se levantó molesta, dispuesta a decirle a su amigo unas cuantas cosas.

Ya te dije que te- comenzó a decir sin mirarlo- Seiya!

El caballero de Pegaso aprovechó la sorpresa de la princesa para entrar y cerrar la puerta tras de sí. Caminó y se sentó sobre la cama.

Y bien? Espero que me cuentes todo Saori, porque estoy por volverme loco.

Saori lo miró y comenzó a llorar nuevamente mientras decía entre sollozos.

Yo… sólo… lo hice… porque… te amo

A Seiya le partía el corazón verla llorar así

ven, siéntate y cálmate- dijo llevándola hasta la cama- no estoy molesto Saori, sólo quiero entender qué fue lo que pasó.

Saori lo miro y empezó a hablar, a decirle cómo le había rogado a su abuelo que la llevara a Grecia con la esperanza de verlo, como lo había encontrado púrpura casualidad, y como había hecho lo que había hecho por amor.

Yo te amaba Seiya, tú me detestabas, parecía la única oportunidad que tenía.

Seiya la miró atentamente antes de preguntar:

Por qué no me lo dijiste?

Tenía miedo de tu reacción.

Seiya sonrió, abrazándola.

Crees que podría haber sido peor que esto?

No lo sé- dijo ella, aún sollozando y correspondiendo al abrazo.

Yo te amo Saori, siempre lo he hecho. Ese día por un momento pensé que estaba contigo, y no sabes lo mal que me he sentido por pensar que había traicionado el amor que te tenía estando con otra persona. No sabes que aliviado me siento

Siento mucho no habértelo dicho.

Seiya por toda respuesta, besó a su novia. Saori le devolvió el beso con alegría. Sus temores se habían evaporado y respondía con emoción a las caricias de su novio. Cuidadosamente Seiya le acariciaba la espalda, mientras ella introducía sus manos en su cabello.

No te detengas

No podría hacerlo nunca

Las caricias aumentaban mientras la ropa iba desapareciendo; los pensamientos de ambos volaban a una playa en Grecia, y volvían al presente donde sus cuerpos se reencontraban y al igual que sus almas volvían a ser uno solo.

Te amo Saori

Y yo a ti Seiya.

FIN

Nota de la autora: Finalmente! Acabé! Duré toda esta semana escribiendo este epílogo, para complacer a todos mis lectores que siempre me piden capítulos un poco más largos. Creo que es un buen intento! Quiero agradecer a Vicky, me encantó tu review! He tenido problemas con el Internet y por eso no te he podido contestar. Este capítulo va dedicado al amor de mi vida, quien me dio una gran idea con lo del álbum y las fotos… no sabía de qué forma era mejor que Seiya se enterara! Eres el mejor! Te amo!

Aprovecho para contarles algo que me llena de un gran orgullo, como escritora y como persona en general, la semana pasada hicieron un concurso de ortografía en mi universidad, y yo… GANÉ! Es un reconocimiento bastante importante para mí.

A todas las personas que leyeron la historia, miles de gracias, y estén pendientes porque esta semana salgo a vacaciones, y pienso montar muchas historias, comenzando con el capítulo siguiente de CCS II: el poder de una estrella.

Matta ne!