"Bailamos?"

De: HawkAngel XD

Antes ke nada…

NINGUNO de los personajes en este fic es mío…. Es de la mejor creadora de anime… Rumiko Takahashi…

Summary, Spoiler: SessRin, InuKag… Unas clases prometidas de baile… Dos desconocidos, y una clase de baile… Amor a primera vista?... PASEN, LEAN Y DEJEN REVIEW!

Parejas: Sesshoumaru x Rin; Inuyasha x Kagome

-.-.-.-.-.-.-.-.- cambios de escena, tiempo, etc.

'pensamientos' "canción," "canción agregada,"

"Hablando"

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.--.-.-.-.-.-.-.-.--.-.-.-.-.-.-.-.--.-.-.-.-.-.-.-.-

Eppy 7– Arena y Mar

Song.- "Angel"; Album: Hot Shot - Shaggy

-.-.-.-.-.-.-.-.--.-.-.-.-.-.-.-.--.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.--.-.-.-.-.-.-.-.-

"estas lista preciosa?," preguntaba Sesshoumaru bajando una de las maletas que llevaría Rin al viaje a la playa que se habían ganado en el concurso de baile, hace ya varios meses. Tener el reconocimiento en todo Japón y en algunos países más habia sido algo favorable a nivel empresarial. El negocio que alguna vez habia abierto su padre daba más buenos frutos de los que ahora poseía.

"Claro, voy enseguida, solo falta mi bolsa," decía Rin apurada para bajar con Sesshoumaru a tomar un tai que los llevara al aeropuerto.

Para Rin solo en algunos aspectos habia sido favorable la fama; los paparazzis de vez en cuando la perseguían y acosaban por el simple hecho que era la prometida del gran conocido magnate Sesshoumaru Youkai; por otro lado, la fama de cirujana que tenia Rin, se extendió de una forma increíble y tenia mas pacientes dificultándole algunas veces, hasta ver a su prometido Sesshoumaru.

También por la carga de trabajo que llevaba Sesshoumaru sucedió igual, se le dificultaba ver a su linda prometida. Para ambos, era lo mismo, en muchas ocasiones se tomaban sus escapadas para verse. Ese amor, esa disposición para seguir juntos era inmenso, y como ahora, tomaron unos cuantos días de relajación, por el estrés de muchos meses acumulados.

Por el lado de la familia, Inuyasha, Kagome, y Tenshi, decidieron irse a esa misma playa para disfrutar unos cuantos días en familia. Ellos veían que esa fama que habían obtenido Sesshoumaru y Rin, los estaba consumiendo poco a poco, y debido a eso ni ellos mismos se podían ver. Dado el caso que se enteraron por Rin, los días que se irán, y justamente los tres tenian vacaciones en aquellas fechas, los tres decidieron ir para estar por unos días con ellos.

Inuyasha ya tenia ganas de hacer enojar a su monstruo adorado, y de fastidiar un poco a su hermano mayor. Kagome tenia muchas ganas de platicar de Rin, sobre todo lo que le habia pasado en estos meses, y mas sobre la relación que llevaba con su cuñado. Tenshi, quería jugar con su tío, que aunque fuera algo frió con los demás, con el era totalmente distinto. Todos, tenian algo en mente con aquellas personas y deseaban verlas tan siquiera en aquellos días un poco relajados, solamente convivir plenamente.

Al ver a Rin en ese atuendo, ilumino sus orbes ámbar de sobremanera. Ella, era todo en su vida desde que la conoció en aquella noche, un tanto fresca y la luna los acompañaba discretamente. Era un recuerdo muy agradable, y distinto a todo aquello que recordaba en algún momento de su vida. Pensaba en como se la iban a pasar en estos días de descanso, era bueno tener este tiempo solamente para ellos y hacer lo que se les ocurriera. También estaría su familia, y pasarían tiempo con ellos, pues también los habían descuidado. Ella lo miro expectante, y bajo lentamente las escaleras dedicándole una tímida sonrisa.

"…Girl, you're my angel, you're my darling angel
Closer than my peeps you are to me, baby
Shortly, you're my angel, you're my darling angel
Girl, you're my friend when I'm in need, lady.."

La sonrisa al verlo no se hizo de esperar, el siempre callado, y con su porte orgulloso, "que bello es…," pensaba Rin con el corazón en la mano. Al llegar con el, sin pensarlo mas de 2 veces, sin inmutarse a su mirada, lo abrazo, transmitiéndole la felicidad que en esos momentos sentía. Ese abrazo, lo habia hecho reaccionar de una manera impresionante; Su pequeña compañía, su luz, le transmitía por ese contacto… con ese abrazo lo emocionada, lo feliz que estaba al estar ahí, en ese mismo instante con el, por vivir y estar a su lado y hacerlo feliz.

Cerro los ojos ante el contacto que su novio le hacia; la abrazaba dulcemente y aunque ella no veía, sabia que a el le gustaba oler el aroma de flores de su azabache cabello. Sus manos hacían que ella se mantuviera totalmente pegada a el, y se movían a su cintura, y al terminar en la espalda, donde ahí, sus dedos hacían un tranquilo masaje que la tranquilizaba mucho mas de lo que ya estaba.

"...Life is one big party when you're still young
But who's gonna have your back when it's all done
It's all good when you're little, you have pure fun
Can't be a fool, son, what about the long run.."

Poco antes de separarse, tomo esos delicados labios dándole un beso tibio, tranquilo, y muy dulce, haciéndola suspirar en el acto. Y tal cual acto de magia hizo aparecer una rosa igual de roja que la autentica sangre que corría por sus venas, y la coloco en aquella espesa melena negra. Viendo como ella se alegraba ante tal genuino acto… lo sabía… Si el lo sabia… su debilidad mas grande, además de el, claro esta… las rosas… le encantaban aquellos botones preciosos con aroma a cielo, y como era de esperar el lo habia descubierto.

Recordaba una vez, un día, una tarde lluviosa, sus hermosas flores, tenian una tela especial para protegerlas de aquella pesada lluvia. El solo miraba, tomando algo de te, sentado en la barra de la cocina del acogedor departamento de Rin, esa tarde de lluvia, como ella salía a la tormentosa lluvia solo a proteger aquellas rojas flores. Ahí supo que esas flores tenian un significado muy grande para ella, que aun no habia compartido con el. Pero solo se dedico a ver y a meditar, a pensar que en algún día, no muy lejano, aquel andel de orbes esmeraldas le diría la historia de las rosas rojas y el especial cariño que le tenía a aquellas. Seria acaso que era un recuerdo de algún familiar?... talvez su madre?... no lo sabría hasta que algún día, al estar así juntos, le diría este amado secreto que tanto protegía su querida niña adorada.

Minutos después de estar protegiendo sus amadas flores, tomo asiento en los cómodos sofás que tenía en su apartamento. Puso sus manos en la cabeza, y con las yemas de sus dedos, relajo sus sienes con total cuidado… Seguia ahí, sentada viendo como la lluvia mojaba la ciudad, momentos después, sentía como un cuerpo tibio se sentaba junto a ella, haciéndola voltear. El tenia otra taza de humeante te en su mano, ofreciendola y Ella tomandola y agradeciendo al instante.


"…Looking back Shorty always mention
Said me not giving her much attention
She was there through my incarceration
I wanna show the nation my appreciation…"

Dio un sorbo a su te, y se recargo en el hombro de la persona que amaba mas que a su vida, dándole un delicado beso en la mejillas, y cerrando los ojos, acurrucarse en esos fuertes pectorales. Viendo aquel acto, estiro su brazo para abrazarla y que estuviera más cómoda en sus brazos. Ese era uno de los más tiernos recuerdos que tenia en su mente.

Tomados de las manos y con un par de maletas en sus manos, abordaron el taxi que los dejaría en el aeropuerto para ese viaje que harían, que era demasiado esperado por ambos.

-.-.-.-.-.-.-.-.-

Ahí en el avión, el viaje pasó sin complicaciones, en tranquilidad y en un suspiro. Ambos, ojiverde y ojidorado, o bueno solo por la parte de la ojiverde disfruto de una deliciosa siesta acurrucada con su contraparte y por el otro lado, la contraparte se devoró las paginas de un libro de poesía. Al leer dichas paginas, era poesía descriptiva y muy romántica… era como si estuviera viendo ahí, a su Rin… descrita en tan fabulosos versos románticos. Con los ojos cerrados, la dulce doncella veía un futuro a su alrededor; veía pequeños niños, rubios y de cabello azabache, ellos con hermosos ojos esmeraldas, ojidorados, y en un hermoso aqua que alguna ves se tornaba un tanto gris. Esas eran una de las fantasías del sueño que tenia la dueña de una adorable sonrisa y hermosos ojos esmeraldas.

En otro avión pero hacia el mismo destino, se encontraban los familiares de la pareja ganadora del más reciente concurso de baile del país. Tenshi, viendo el azul paisaje, lleno de ovejas esponjadas; Kagome, leyendo un libro de una historia romántica e Inuyasha recargado en el hombro de su esposa tomando una ligera siesta.

Mas tarde, Los 5 bajaban de sus respectivos aviones para poder encontrarse con su equipaje. Ahí se encontraban dos maletas iguales, mismo tamaño, mismo color… todo idénticamente igual. Un par de rubios tomaron por cada extremo aquella maleta, (aun estando la otra, que no la habían visto) y la jalaron con una fuerza impresionante para sacar aquella susodicha maleta de entre todas.
Al sentir la otra magnitud y fuerza, solo expresaron su molestia con un "Feh," por parte de Inuyasha y un "Mph," de parte de Sesshoumaru. Las contrapartes y el niño de aquellos dos rubios solo se quedaban a la expectativa de sus acompañantes

Al escuchar aquellos sonidos tan reconocidos, exclamaron su enojo.
"Animal, suelta mi maleta," decía Sesshoumaru enojado tomando su maleta con mucha fuerza.

"Insecto, que no ves que esta no es tu maleta?," decía Inuyasha cruzado de brazos.

Por otro lado, la dueña de unos fantásticos ojos esmeraldas, veía la otra maleta que era idéntica a la que se estaban peleando, y decidió abrirla… Ahí encontró algo muy reconocido para ella; era una playera negra de mangas cortas con un estampado de un monstrito de grandes ojos ámbares y una sonrisa muy simpática. Aquella playera fue regalo de Inuyasha en uno de sus cumpleaños, así que esta maleta, lógicamente era de su monstruo Inuyasha.

"Yo puedo reconocer mi maleta a muchos metros a la redonda, así que mas vale que busques tu maleta, queridísimo animal," al escuchar eso, Inuyasha solo bufo, y ya estaba decido a darle de golpes, hasta que una voz se escucho de mas en la discusión. La voz, llamándolos fuertemente a ambos para hacerse notar en esa fuerte discusión.

"Inuyasha, Sesshoumaru?"

"Que paso monstruo?"

"Si, Preciosa?"

"Inuyasha, mira esto," ahí fue cuando extendió la dichosa playera del monstrito de grandes ojos ámbares.

"mi playera… -decía Inuyasha con una sonrisa, y le entro la duda, y pregunto – donde la encontraste?" le exclamo a Rin su duda.

"Estaba en otra maleta, idéntica a la que están sosteniendo…," decía con el típico sarcasmo que tenia en situaciones como esta.

Ambos rubios volteaban hacia la otra maleta que se encontraba semiabierta de donde la habia abierto Rin. Bufando ante su equivocación, tomo su playera de las manos de Rin, la metió con cierto cuidado y cerro la maleta. Dio unos pasos a donde se encontraban su esposa e hijo, tomo la mano de su esposa, y esta estaba sosteniendo la pequeña mano de su hijo, dieron unos cuantos pasos, y con la cara de dolido y un tanto afligido, volteo con su hermano y le hizo una cara fría… igual como se las hacia el a el. Sin duda el alumno aprendió del maestro, dando así, retirarse para tomar un taxi y dirigirse al mismo hotel donde se hospedaría su hermano y la monstruo.

Con los ojos como platos ante tal mirada, Rin solo pudo hacer la siguiente cosa, reírse a todo lo que los pulmones le daban. Sesshoumaru solo veía a su prometida ser… feliz… y sonrió solamente para ella. Dando otra estendruosa carcajada a su vida y a su rostro. Siento tan feliz, lo abrazo de la emoción, y tomaron sus maletas y se dirigieron al hotel.

"…Girl, you're my angel, you're my darling angel
Closer than my peeps you are to me, baby
Shorty, you're my angel, you're my darling angel
Girl, you're my friend when I'm in need, lady…"


Ahí, tomados de las manos, decidía que su vida iba a ser completamente feliz, y que era la mayor decisión que habia tomado. Iba ser feliz, con una mujer que lo hacia sentir completamente vivo, que lo hacia sonreír, y sobretodo lo hacia sentir lleno de paz. Desde que su madre falleció, no habia podido tener paz en su interior, ni mucho menos sonreír como lo hacia ahora con su linda Rin. Se veía a si mismo tener una felicidad infinita, y así lo haría, seria feliz, aunque los obstáculos fueran muchos. Pero ahora solo se concentraría en complacerla en absolutamente todo.

-.-.-.-.-.-.-.-.- Hotel -.-.-.-.-.-.-.-.-

"Que emoción que ya estemos aquí!," decía Rin emocionada viendo la gran habitación en la que se hospedaría junto con su novio, estos días de vacaciones. La habitación era de un gran tamaño, cocina integrada, un mini bar, baño con jacuzzi, una pequeña y cómoda sala, balcón con una presciosa vista al mar y lo mejor de todo era una gran cama; en lo que tenia pensando hacer muchas travesuras… de las cuales pensaria y haria en otro momento. En ese mismo instante queria tomar un refrescante paseo por la playa, tomada de la mano del pecado mortal que dejaba las maletas a un lado de la famosa gran cama en la que dormirian… o Tal vez, no lo harian… pero estaria enormemente segura que lo disfrutarian con gran pasión.

"Preciosa?,"

"dime," dijo volteando a donde se encontraba su prometido.

"Podrías abrir los ventanales del balcón?"

"Claro," dijo, para abrir con fuerza los grandes ventanales, respirando el aire puro que daba directamente a la habitación.

Dando una bocanada de aire, de aquel puro aire que se colaba entre aquellos grandes ventanales, preguntó"Rin, donde quieres que deje tus maletas?"

"a un lado de la cama,"

"Claro,"

Dejando a un lado las maletas a un lado de la cama, se concentro en ver aquella reina, y disfrutar la belleza que esta reflejaba solo con admirarla. Solo se preguntaba que si estaria feliz, ahí en ese preciso instante junto a el; recordaba como su madre le decia de pequeño que debia a tartar a todas las mujeres con un genuino respeto, a cada una de ellas.

"…You're a queen and so you should be treated
Though you never get the lovin' that you needed
Could have left, but I called and you heeded
Begged and I pleaded, mission completed
Mama said that I and I dissed the program
Not the type to mess around with her emotion
But the feeling that I have for you is so strong
Been together so long and this could never be wrong…"

"Y dime preciosa, que quieres hacer?" decia Sesshoumaru tomando asiento en uno de los cómodos sofás.

"Quiero darme un paseo en la playa… y sabes que mas?," preguntaba con cierta coquetería y un tanto infantil.

"Que quieres preciosa?" decia pícaro al ver el rostro de su linda amada. Ella con la confianza que tenia, se sentó junto a el, pegándose como lapa a el. Y abrazándolo fuertemente aspirando aquel varonil aroma que tanto le gustaba.

"Ir… con el hombre con cuerpo de pecado mortal," decia con unas curiosas chispitas en los ojos… algo curiosas… también traviesas.

"Hombre con cuerpo de pecado mortal?" preguntaba realmente intrigado.

"Si, un hombre que te deje con la boca abierta al verlo pasar," decia soñadora.

Viendo que no obtendría alguna respuesta al respecto, dijo sin inmutarse "iré a cambiarme," dicho esto, se paro de aquel sillón, tomo una maleta pequeña, y se dirigió al baño.

Aprovechando esto, ella también tomo una de sus maletas para dejar ahí, la ropa que traía puesta, ella se habia preparado desde antes en el departamento, y se habia puesto su traje de baño. Se coloco el bloqueador solar y su traje, que era negro, de dos piezas haciendo que su figura luciera fenomenal, pero ella no tenía el conocimiento sobre eso, era demasiado distraída para saberlo; pasaron los minutos y ella estaba completamente lista, pero su querida contraparte no salía del baño. Así que decidió esperarlo ahí en el balcón tan solo un momento para encontrarse con Inuyasha, Kagome y Tenshi, en el hobby del hotel, para dar un paseo a la playa.

-.-.-.-.-.-.-.-.- Flash Back -.-.-.-.-.-.-.-.-

"Monstruo, a las 3 nos vemos en el hobby para darnos una vuelta por la playa y quedarnos un poco ahí, esta bien?"

"claro,"

"le dices al insecto de parte mía, que se traiga su traje de baño, que arreglaremos cuentas en las olas," decia con porte orgullosa y una sonrisa que no se podía quitar con absolutamente nada.

"Aaah si, claro, no te apures querido monstruito," decia con una gran sonrisa detrás de una linda cara.

"Y mas le vale," decia para voltearse e ir junto a su esposa e hijo al elevador de aquel importante hotel.

"Que se traerán de planes este par?" se preguntaba para recibir a Sesshoumaru, puesto que habia ido a la recepción del lugar.

-.-.-.-.-.-.-.-.- End of Flash Back -.-.-.-.-.-.-.-.-

Perdida y viendo como las olas se botaban a las rocas, no se percato que el ser con el cuerpo de pecado mortal se acercaba a ella… sigilosamente… Viendo lo tan distraída que se encontraba, decidió acercarse rápido, y apresar aquel regalo del cielo entre sus brazos. Seguia hipnotizada con aquel bello movimiento entre las olas, cuando de pronto sintió un electrizante calor apresarla entre grandes y musculosos brazos.

"Sessh!" gritaba asustada.

"No que muy valiente?," decia con una sonrisa picara.

"No, así no se vale!" dijo haciendo un puchero y sacándole la lengua en forma juguetona.

Apresada en aquellos fuertes y enormes brazos, viéndose totalmente acorralada; El se acercó rápidamente a su cara, junto a sus labios, dijo… "Me gusta cuando haces eso," y de ahí, le robo un fantástico beso que la dejo viendo estrellitas por un momento.

"…Girl, you're my angel, you're my darling angel
Closer than my peeps you are to me, baby
Shorty, you're my angel, you're my darling angel
Girl, you're my friend when I'm in need, lady…"

Reaccionando dijo… "vamonos que se nos hace tarde," dijo sin respiración después de aquel maravilloso beso.

-.-.-.-.-.-.-.-.-

Llegaron minutos después al hobby del lugar, donde Inuyasha vocifero que el campeonato en las olas se daría en algunos momentos mas, y que el, ganaría. Viendo como su hermano derrochaba todo lo que tenia, pensaba que no le daría el lujo de vencer, y que como siempre el, le ganaría en todo. Después de aquel derroche de orgullo, Felices las cinco personas se dirigieron directamente a la playa donde verían interactuar al par de hermanos, en el surf.

Prepararon sus tablas, mientras que las mujeres que los acompañaban formaban un buen espacio en donde podrían estar en la prominosa playa. El pequeño Tenshi, jugaba con cubetas, y construía lo que era un gran castillo. Las espectadoras eran presentes de una gran batalla en el mar… las olas, eran sus aliadas. Estuvieron vario tiempo en aquel hermoso mar, hasta que decidieron salir, faltaban un par de horas para el atardecer, pero el resplandor que hacia el sol, hacia aquellos hombres era… magnifico… Era ver a un par de dioses jugar sin preocupaciones en aquellas grandes y magnificas olas. La morena de ojos verdes, se acercaba al punto de reunión donde tocaría su amado después de ganarle un par de rounds de surf a su querido hermano. Viendo como escurría de su rubio pelo el agua marina, y ese reflejo… hacían de el, todo un dios griego. Acercándose a ella, y viendo aquel cuerpo, solo deseaba abrazarlo y besar aquellos dulces labios.

"Sessh?"

"si preciosa?" dijo para enterrar la tabla en la arena y abrazarla.

"Estuviste genial," dijo con una sonrisa.

"Claro… como siempre," dijo así, para poner sus manos alrededor de la estrecha cintura de su prometida.

"No seas presumido, ahora… le puedo comunicar algo?" dijo poniendo aquellas delicadas manos en la cadera de su novio.

"Claro, Señorita Sakura,"

"usted Sesshoumaru Youkai, tiene cuerpo de pecado mortal," dijo para bajar aquellas traviesas manos a aquella parte trasera, tan delicada de piel, apretándola a su gusto. (N/A: Yo quiero X333) Dando una gran sonrisa a su repertorio.

"Ah si, y porque dice eso?" también con una gran sonrisa en su cara.

"Mmm porque me ha dejado usted sin aliento," dijo para quitar las manos de aquella bendita parte de cuerpo y dirigirlas a su cuello, acercarse y a besarlo como si nunca hubiera un fin.

Terminando aquel festín, se acercaron con sus familiares para ponerse de acuerdo a donde irían a cenar y a disfrutar esta dulce velada. Decidieron verse en un par de horas, en el hobby del lugar, he ir a un restaurant que habían visto al pasar por ahí al ir a la playa. Poniéndose algo formal, salieron de sus habitaciones para encontrarse con otros formales Inuyasha y CIA, para ir a disfrutar de una grandiosa cena.

-.-.-.-.-.-.-.-.-

El clima en el que se concentraban en aquel fino restaurante, era cargado de romanticismo, amor, envidia, y cierto tipo de celos. En aquel bello restaurante se habían topado con algunos viejos amigos de Sesshoumaru; viejos amigos de Finanzas de la universidad. Entre ellos, habían dos importantes: Kouga Ookami e Yaten Takarai. Kouga Ookami lo veía muy seguido por las finanzas de la empresa, además de que era inversionista en la empresa y era una de las personas de confianza del famoso CEO, por el otro lado Yaten Takarai, tenia mucho tiempo de no verlo, y como ahora, Yaten jamás habia perdido esa sonrisa y esa fabulosa carisma que lo caracterizaban.

Yaten Takarai era muy reconocido en el nivel de las empresas por los negocios que, éxito siempre tenian. Pero por otro lado, siempre lo catalogaban como alguien que buscaba mujeres lindas, y que siempre las tenía, sea lo que sea en obstáculos. En este instante no fue la elección, habia dado a relucir que Rin era una candidata perfecta para la lista… pero el ligero problema es que era la novia del famoso e indestructible CEO Sesshoumaru Youkai. De todas formas se las arreglaría para tenerla… sea lo que sea, y como fuera.

"Kouga, Yaten, Ella es Rin Sakura, mi novia y prometida," dijo con su típico gesto, su cara rígida sin mostrar ningún sentimiento.

"Me han hablado maravillas de ti Sakura-chan," dijo recibiendo la mano de Rin en un saludo pero este deposito un ligero beso en aquella delicada y pequeña mano. El mayor espectador, Sesshoumaru, viendo como sus amigos se mostraban ante su prometida.

"Ah si?... muchas gracias, pero dígame Rin, Kouga-sama,"

"y tu también, dime Kouga,"

"trato hecho," dijo Rin con una sonrisa, formalizando aun mas aquel respeto.

"Prometida?" pregunto Yaten, que al igual que Kouga, recibió la mano de Rin, y dio tremendo beso en aquella mano. Rin, con delicadeza retiro la mano de aquel hombre, con tez blanca y cabello extremadamente negro, sus ojos color grises, hacían de el, un hombre muy apuesto, un perfecto candidato para cualquier mujer, pero en este caso, sentía inmediatamente las intenciones de aquel recién conocido.

Fingiendo no saber nada, tomo de la mano a su prometido, dando un ligero apretón, como tratando de decirle que habia algo mal, entre aquellas personas recién conocidas. Captando la indirecta, y después seguro lo hablarían. Ahora este singular personaje se apareceria a las vidas de estos protagonistas. Esperemos que sepan llevar la relación intacta como ahora. Por el momento, las presentaciones no se hicieron de esperar

"En un momento los acompaño con un trago, voy a dejar a mi dama en la mesa," dijo Sesshoumaru, dando un giro retirándose de aquella barra en el bar, para dejar a Rin en la mesa que habia reservado su hermano y monstruo para aquella ocasión.

"Preciosa, que sucede?" pregunto con cara llena de confusión y de preocupación, nunca le habia ocurrido algo parecido, y con Rin, era algo en lo que tenia que preocuparse.

"Te lo diré después, no hay que arruinar esta velada," dijo algo insegura, pero en si, mostrando aquella ligera sonrisa.

"…Uh, uh
Girl, in spite of my behavior, said I'm your savior
(You must be sent from up above)
And you appear to me so tender, say girl I surrender
(Thanks for giving me your love)…"

"estas segura?"

"claro," dijo para depositar un beso en aquellos apetitosos labios. "ahora ve con ellos, aquí te esperaremos," dijo segura, viendo como Kagome, Inuyasha y Tenshi, la veían sentarse junto a ellos en la mesa.

"No me tardare, enseguida regreso," dijo para dirigirse de nueva cuenta a donde se encontraban su mejor amigo y un viejo compañero.

"Y bien?... ustedes dos que hacen aquí?" pregunto con su semblante serio e removible.

"De negocios, ando cerrando un trato de la compañía," decia Kouga.

"Lo mismo,"

"Pero ya era hora de relajarnos y por eso decidimos llegar a relajarnos un poco en este lugar," dijo Kouga relajado con copa en mano, y de nueva cuenta comenzó a hablar, "quiero ya regresar con mi Ayame, pero estos tratos son demasiado tardados… -decia resignado- y tu Sessh-kun? Con tu prometida de vacaciones cierto?, fue por aquel concurso que hiciste verdad?" preguntaba con curiosidad, tenia mucho tiempo de no hablar con su amigo, era de las pocas veces que no estaba con el en algo importante como en aquel concurso de baile. Habia tenido demasiado trabajo en sus empresas, que cuando hablaba con su amigo, era por teléfono, pero solamente para informarle de algunas cosas del trabajo.

Viendo que su amigo no iba a cambiar en dejar de decirle aquel cariño, le contestó "si, ese deseo era de mi padre, y por fin lo pude cumplir, si lo recuerdas?"

"claro que si, era lo que queria para ti e Inuyasha, tu padre Inutashio-sama,"

A sabiendas que no sabia nada de lo que se estaba conversando, decidió comentar "te sirvió mucho ese concurso Sesshoumaru, tienes mas fama empresarial,"

"Si," algo de música se escuchaba en el ambiente, y decidió retirarse con su prometida.

"Muchachos, fue un gusto hablar con ustedes, tal vez en otra ocasión tengamos el gusto de volvernos a encontrar," decia diplomáticamente Sesshoumaru.

"Estoy en el Hotel Sunshine, te daré el numero para que me puedas marcar e ir a tomar algunos tragos, te parece?" decia Kouga feliz de poder tener tiempo con su amigo. Tomo una pluma de su saco para apuntar en una servilleta el número del hotel y en que número de habitación lo podía encontrar.

"Estoy en el mismo hotel, solo dame el número de tu habitación,"

"claro," dijo feliz. Entrego la servilleta y así, Sesshoumaru se despidió de ellos, y se dirigió a la mesa con Rin y los demás.

Eligieron varias comidas para cenar, y mientras esperaban; El momento del baile en ese preciso instante comenzó alegraron el ambiente con dichosas canciones de un famoso cantautor, Alejandro Sanz… el famoso español. Y dando lujo a todo lo que sabían, y por la cual estaba en aquel lugar, se pararon y se dirigieron a la cómoda pista de baile. Como todo lo que era, caballeroso ante todo, tomaba firmemente a su pareja, a su lindo angelito Rin.

"Y bien?... que haremos?" preguntaba silenciosa y un tanto tímida al respecto, los viejos amigos de Sesshoumaru la verían actuar, y no sabia exactamente como hacerlo.

El, solamente puso un dedo en sus labios dejándola queda, para lo que después el diría… "solo sientelo… baila…"

"Claro…," decía para depositar un ligero beso en sus labios y dirigirse tímidamente tomada de sus manos al centro de la pista de baile. Como no queriendo fue acercándose a ella para depositarle uno ó mas besos en esa dulce y tibia cavidad que amaba con fervor besar. Las notas de música se comenzaban a escuchar llenándolos por completo de lo que sabían hacer… Bailar. La dulce voz del cantante entonaba las primeras letras, las primeras dulces razones del son de la canción, entonando así… lo que "Quisiera ser,"…

"Quisiera ser el dueño, del pacto de tu boca

Quisiera ser el verbo al que no invitas a la fiesta de tu voz." (1)

Movimiento a movimiento, Sentían la música recorrer cada centímetro de su cuerpo… los dos, bailando unidos en todo momento, sin dejar de tocar sus cuerpos. Una vez más, la melodía los transportaba a un lugar mágico, con un encuentro en realidad fabuloso. Y en más de una vez, el famoso pirata, robaba de su tesoro, más de un cachito de su corazón. Los espectadores, veían enternecidos, algunos con celos, y otros mas, expectantes de lo que haria aquella famosa pareja de baile. Eran reconocidos por sus pasos espontáneos y además, tan buenos para ganar la pupila de quienes los admiraban. Así seguían bailando y disfrutando de eso que tanto les gustaba hacer. Las siguientes notas eran entonadas dulcemente por aquel pirata de enorme corazón… dulces y suaves… para la única oyente de su corazón.

"…Quisiera ser el aire que escapa de tu risa

Quisiera ser la sal para escocerte en tus heridas

Quisiera ser la sangre que envuelves con tu vida

Quisiera ser el sueño que jamás compartirías

Y el jardín de tu alegría en la fiesta de tu piel…"

Aquellas dulces palabras al español… retumbaron en sus oídos fuertemente viéndolo una vez mas… viendo como aquel hombre en elegantes vestiduras sentía hacia ella… solo hacia ella. Veía a los espectadores, con la boca abierta ante tanta pasión derrochada en aquella pista de baile. Ahí se daba cuenta, que su amor, era visto no solo en ellos mismos, si no en todos los demás… de alguna u otra forma ese amor que ellos se tenian, hacia que en los demás se contagiara, y estuvieran igual que ellos en aquel momento. Yaten no dejaba de verla, de admirarla… era una joya mas, que descubría, esta vez… un joya mas que el tendría con el.

Uno de los ojidorados del lugar, veía con cierta fiereza en aquella mesa, alguien que alguna vez, habia estado detrás de su Kagome con esa misma fiereza a la cual el lo veía, Kouga Ookami. En sus tiempos de escuela de Leyes, Kouga era uno de los viejos pretendientes de Kagome, que siempre queria estar alado de su amada de alguna u otra forma. Por el momento, lo vigilaría, aunque sabia que el estaba casado con una famosa empresaria como lo era el, no sabia si queria de alguna forma recuperar aquel cariño.

Kouga, habia visto desde hace tiempo a Kagome sentada con aquel 'perrucho' de nombre impronunciable, hermano de su mejor amigo. Estaba mas hermosa que nunca, tenia que aceptarlo… pero era para bien… su esposa era magnifica, y lo hacia mas feliz que nunca, convirtiéndolo en un loco y perdidamente enamorado de ella. Talvez 'el perrucho' nunca lo sabría… pero el, admiraba aquel perrucho que le robo el amor de una persona única, y que seria única siempre. En aquel momento, su esposa Ayame, se encontraba en la ciudad atendiendo los negocios de la familia, mientras el, hacia algunas transacciones y contratos en este lado playero de mundo. Todas las noches le hablaba para recordarle, que la amaba mas que a su vida, y que pronto estaria ahí, para quedarse con ella, y cuidarla a ella y a los que vendrían pronto. Feliz por la pareja que veía, y a la otra que estaba bailando, tomo un poco mas de aquel trago que habia pedido momentos antes al barman de aquel restaurante.

Una mirada chocolate veía con ternura a la pareja en aquella pista de baile. Era ver a un par de pájaros moverse con esplendor en aquella pista, en donde las emociones se desbordaban de tan intensas que eran. También veía de reojo a su marido, y este miraba dulcemente en donde se encontraba ella, sin dudarlo tomo su mano y la acaricio dulcemente bajo la mesa de ese famoso y romántico lugar. Otra pequeña mirada, veía como sus padres tomaban sus manos y se veían con ojos enamorados, al ver eso, también dirigió un poco la vista a donde se encontraban sus tíos bailando… como siempre lo solían hacer.

"…Girl, in spite of my behavior, said I'm your savior
(You must be sent from up above)
And you appear to me so tender, say girl I surrender
(Thanks for giving me your love)…"

Al ver que su hermano besaba a la pequeña monstruo en esas oportunidades que siempre tenian al momento de bailar, el también quiso hacer lo mismo, pero al mismo tiempo, decir algunas de las palabras de aquella famosísima canción.

"Kagome?,"

"Si, cariño?" se acerco a el por curiosidad deteniéndose muy cerca de su oído, abrazándolo al instante. Esa era una de las cosas que le gustaba de ella, siempre trataba de buscar su calor… Apuntaba a donde Sesshoumaru y Rin se besaban, y dijo aquellas dulces palabras entonadas en la canción…

"…Son de esos besos que ni frío ni calor,

pero si son de tu boca, también los quiero yo…" dijo suavemente para tomar aquellos delicados labios de Kagome y hacerlo suyos en una bocanada de amor. Se vio sorprendida besando a su marido, jamás lo habia escuchado hablar el español… y diciendo tan dulces frases… eso habia hecho que se enamorara de el, mas que nunca.

La pareja en aquella vista de baile, terminaba una de las pistas que el encargado ponía de aquel cantautor. Siguiendo con un ritmo un poco mas movido coloco la siguiente armonía. Moviendo las caderas hacia un lado y hacia otro, intentarían el baile un tanto en separado. Sus manos los juntarían en este baile. Varias vueltas, y en dicho paso, se tenian que separar un buen tiempo y en algunos metros de distancia.

Simulando su distancia, la misma canción les ayudaba en aquella pequeña actuación que realizarían. Y dijo moviendo sus manos cerca de su corazón, como haciendo un latir de aquel tranquilo y romántico corazón.

"…¿Para qué me curaste cuando estaba herío;

Si hoy me dejas de nuevo el corazón partío?..."(2)

Sonriendo en aquella ligera actuación, el mejor amigo de Sesshoumaru comenzó a aplaudir en aquella gran hazaña en actuación y todos los que estaban presentes aplaudieran también, y de nueva cuenta, haciendo que los que estaban en la pista, dirigieran una discreta sonrisa por parte de Sesshoumaru y la gran sonrisa por parte de Rin. Enseguida seguia la parte complicada, donde Rin, se haria la difícil.

"…¿Quién me va a entregar sus emociones?

¿Quién me va a pedir que nunca le abandone?

¿Quién me tapará esta noche si hace frío?

¿Quién me va a curar el corazón partío?

¿Quién llenará de primaveras este enero

y bajará la luna para que juguemos?

Dime si tú te vas, dime, cariño mío

quién me va a curar el corazón partío…"

Cruzando los brazos, haciéndola de niña enojada, bailaba meneando las caderas y moviendo sus manos hacia adentro y hacia fuera de su cuerpo, dando un gran espectáculo. Se acercaron para terminar la famosa canción, seguían con su acto, en donde Rin se hacia la difícil ante el irresistible encanto que tenia su prometido. Terminaron juntos, moviéndose juntos en medio de la pista de baile, simulando sus molestias enfrente de si mismos, viéndose a los ojos, y viendo como cada uno hacia los pasos que alguna vez habían ensayado. Después terminaron con el tan esperado beso. Ahí fue cuando todo lo que alguna vez habían soñado, se cumplía… los aplausos eran maravillosos a sus oídos. Dieron un par de reverencias, y se dirigieron tomados de la mano, viéndose, a la mesa donde los esperaban.

Bailaron dos piezas, pero esas piezas se bailaron como nunca, con una pasión, con un sentimiento… muy grande…Se sentaron a disfrutar de sus platillos y disfrutaron de la plática que entre ellos habia. En otro lado de aquel restaurante, unos ojos grisáceos veían curiosos aquella relación… aquel par que era tan distinto entre si. Era como el frió y el calor… Distintos entre si, pero que de alguna u otra forma, sea cual sea, se ponían mezclar de una forma sin igual. Así era a sus ojos, frialdad y calor, pero… ¿Qué haria en esta situación?.. Esa era la única pregunta que surcaba entre su mente.

-.-.-.-.-.-.-.-.-

Después de un par de horas estando ahí en el restaurant, disfrutando de todo lo que les podría brindar, se fueron cada quien por su lado, a su habitación, ó dicho sea a ver la calma con la que se encontraba el mar. Inuyasha y Kagome, llevaban a un cansado Tenshi a su habitación, puesto que todo el día se la habia pasado jugando con su papá y tío; mientras que las damas se encontraban bronceándose en un lugar apartado de donde se encontraba la presencia masculina.

Llegaron agotados, quitándose las ropas después de haber dejado a Tenshi seguro en su cuarto a puerta cerrada y tal vez, con algún impedimento para llegar hacia ellos en la mañana. Inuyasha veía a Kagome, que esta se encontraba bajándose el zipper de su vestido lentamente, distraída, sentada en la gran cama de la habitación. El que solo se encontraba con su par de boxers negros ajustados a su cuerpo, se acerco lentamente hacia ella, para 'ayudarle' a despojarse de sus demás prendas.

-.-.-.-.-.-.-.-.- Warning: Lime -.-.-.-.-.-.-.-.-

Sus sandalias se encontraban en el suelo, su yukata (3) se encontraba a un lado de ella, mientras se quitaba el fino vestido de diseñador que portaba, solo le faltaba poco con el zipper, cuando sintió unas tibias manos retirarle por completo el vestido. Agradeciendo el favor, se quito aquel bello vestido de encima, y no sintiendo las intenciones de su contraparte, se lo quito, lo dejo encima de una silla y justamente cuando iba a ponerse la yukata encima, fue cuando las fuertes manos de su esposo la detuvieron.

"Inu-," ahí fue cuando se entero de los 'malévolos' planes de su esposo. La besaba profundamente y sin interrupciones, solo sintiendo la tibia y delicada piel de su esposa moviéndose contra su cuerpo. La fue tomando contra la cama, mientras ella solo suspiraba ante las caricias que el le propiciaba.

"…Now life is one big party when you're still young
And who's gonna have your back when it's all done
It's all good when you're little, you have pure fun
Can't be a fool, son, what about the long run
Looking back Shorty always mention
Said me not giving her much attention
She was there through my incarceration
I wanna show the nation my appreciation…"

"Inuyasha, que pasará con Tenshi?" preguntaba Kagome acalorada mientras su esposo retiraba las prendas que aun le estorbaban para su siguiente oficio.

"No pasará nada, solo no dejare que grites… -dijo poniendo un dedo encima de aquellos delicados labios- tan fuerte…," ante tal revelador comentario, solo se sonrojo y golpeo ligeramente el hombro de su esposo, y así siguió besándolo y acariciándolo. El tiempo transcurrió rápido y solo se escuchaban los suspiros y ligeros gemidos que daba Kagome. Las delicias de caricias de su esposo eran de lo mejor, y no podía resistirse a eso. Desnudos ya se encontraban, piel contra piel, besándose y descubriéndose cada uno. Inuyasha se encontraba besando cada centímetro de piel de su esposa, y lo encontraba haciéndolo sin parar. Ella veía los choques eléctricos ante sus ojos, era tan grande el placer que tenia al encontrarse así.

"Lista?" preguntaba Inuyasha después de haber preparado a su querida para aquel gran momento. Sin dudarlo, ella en un movimiento afirmativo, dijo que si. Luego de eso, no se entero de ella ni un segundo mas, solo se concentraba para no gritar para no despertar al pequeño resultado de ese sexo tan salvaje que tenia con su esposo.

Entraba y Salía, rápida y fuertemente, luego comenzó a bajar la velocidad y hacer penetraciones profundas para después relajarse y liberar su esencia en su esposa. Minutos pasaron y la esencia hacia su aparición, ambos rendidos se quedaron así… unidos, como uno, esperando la relajación de sus cuerpos.

Y esperando se fueron quedando poco a poco dormidos, Inuyasha trato de salir de Kagome, pero la misma no lo dejo "se muy bien, quédate así," decia para acurrucarse más a el y quedar totalmente dormida. Viendo la situación, estiro las restregadas sabanas y las acerco hacia ellos para dormir entre las mismas.

-.-.-.-.-.-.-.-.- Termino del Lime -.-.-.-.-.-.-.-.-

Mientras Tanto…

La otra pareja se encontraba caminando con los zapatos en mano por la orilla del mar... Sintiendo la arena recorrer sus pies… sintiendo aquella agua fría recorrer sus dedos, así se encontraban. Felices, riendo, y besándose…se encontraba Sesshoumaru y Rin... No pudiendo creer en la situación en la que estaban. Pensaba en ella todo el tiempo, y en como habían bailado esta noche… Su preciosa se veía completamente feliz, y le alegraba que pudiera colaborar en eso. La contemplaba viendo el mar, sus olas, las estrellas y sobretodo la luna, que en ese preciso momento, se veía tan hermosa. Sin duda le daba varios recuerdos a la mente… pero, algo que seria hermoso, era recordar este preciso momento en algún tiempo en el futuro.

"…Girl, you're my angel, you're my darling angel
Closer than my peeps you are to me, baby
Shorty, you're my angel, you're my darling angel
Girl, you're my friend when I'm in need, lady…"

Tomados de las manos caminaban por la playa para acercarse a su hotel, sin perderse del espectáculo que les brindaba el ambiente… Una luna hermosa, grande y su brilloso reflejo ante las olas del mar. Platicaban de muchas cosas mientras se dirigían a su destino; y así, Rin de la nada, tomo asiento en la arena para contemplar por un momento mas, aquella maravilla.

"Pequeña, que haces?" preguntó Sesshoumaru, cuando vio a Rin sentarse en la arena.

"Viendo la luna… -suspiró- es realmente hermosa, no lo crees?"

Se sentó a lado de ella, y contestó "si, pero no mas que tú," luego tomó aquellos labios presos en un delicioso beso.

Aquel inocente beso, los llevo a recostarse en aquella limpia arena, y disfrutaron mas aquel beso. Sesshoumaru pensaba que iban a tener muchas sesiones de aquel beso durante la madrugada, y talvez en la mañana siguiente, pero al ver que su preciosa bostezaba, querría decir que su deseo no seria cumplido hasta después.

"Preciosa, vamos a la habitación, se me antoja algo de te," decia Sesshoumaru levantándose de la arena y después ayudando a Rin.

"Si, además ya es algo noche para que estemos aquí cerca del mar," decia tomando sus zapatos de nuevo.

Así, se encaminaron al hotel que se encontraba a varios metros de ahí; Entraron a su habitación, y mientras Rin se cambiaba, Sesshoumaru preparaba el té. Rin salía del tocador, y Sesshoumaru servia el te en tazas, le entrego una a Rin, y le dijo que lo esperara a cambiarse, y se lo tomarían juntos. Su pijama era de color lila, un ligero y corto short, con una blusa de tiritos la acompañaban. Tomo ambas tazas y sentandose espero paciente a Sesshoumaru, bostezó un par de veces cuando el antes mencionado llego solamente con un boxer negro a sentarse alado de Rin. Ella le dío su taza y comenzaron a beberlo lentamente.

"…Girl, you're my angel, you're my darling angel
Closer than my peeps you are to me, baby
Shorty, you're my angel, you're my darling angel
Girl, you're my friend when I'm in need, lady…"

"Que rico Sessh," decia poniendo la taza en la pequeña mesa de madera que se encontraba en el centro de aquella sala. Se acurruco en el, y siguió viendo el espectáculo, que era la luna junto a sus brillantes estrellas

"De nada preciosa," también el dejo su taza, para abrazar a la pequeña que tenia junto. Pasaron unos momentos así, y el decidió hablar "y dime, que quieres hacer mañana?..." Al no recibir respuesta algunos segundos después, bajo su mirada para ver la cara de su preciosa, y descubrió que esta estaba totalmente dormida.

"Te amo preciosa," dijo susurrando a su oído y dejando un beso en su frente, mientras la tomaba en brazos y la llevaba a la cama, en la mañana recogería aquellas tazas todavía calientes de te, seguramente disfrutarian de ellas, luego. Rin se sujetaba fuertemente de el, y acurrucándose mas para sentir mas cerca su calor; Eso hizo saber que ella lo necesitaba así o más en esos momentos.

Estiro las sabanas y la deposito ahí, dándole de nueva cuenta un beso en la frente y musito un "dulces sueños preciosa,"; Apago las luces de la mesita de noche que tenía a lado de su parte en la cama, estiro las sabanas, se acerco un poco a Rin, pasando uno de su brazos, para abrazar el cuerpo de Rin y se durmió. En la madrugada, un pequeño cuerpo musitaba su nombre y buscaba su calor. Sintiendo a Rin buscándole, se estiro hasta encontrarla y la abrazo fuertemente dándole su calor. Así ambos, dormían pacíficamente con la luna y estrellas de testigo.

-.-.-.-.-.-.-.-.--.-.-.-.-.-.-.-.--.-.-.-.-.-.-.-.--.-.-.-.-.-.-.-.--.-.-.-.-.-.-.-.--.-.-.-.-.-.-.-
-.-.-.-.-.-.-.-.--.-.-.-.-.-.-.-.--.-.-.-.-.-.-.-.--.-.-.-.-.-.-.-.--.-.-.-.-.-.-.-.--.-.-.-.-.-.-.-

Este capitulo salio al horno con… 22 paginas…

Traducciones/ Aclaraciones:

(1) Frags: "Quisiera Ser" – Alejandro Sanz

(2) Frags: "Corazón Partío" – Alejandro Sanz

(3) Yukata – vestimenta: como una bata que se pone antes de una ropa cómoda para dormir, dicho sea, la pijama.

Nota de la Autora 7-sep-07: Espero que les haya gustado el cap… de ahora en adelante los capítulos eran mas o menos de esta magnitud… me retiro, y se cuidan mucho… Espero sus reviews con ansias, ya que estos me dan un ánimo impresionante…

14-feb-08, 2da nota de la autora. Chicas, yo se que esta historia se ha hecho aburidda y monotona por lo menos, ahorita estoy atascada de tarea, de estrés por todo lo que próximamente va a venir en mi carrera y etc… solo espero que la historia salga a flote… tenia pensado que ya tenia dos capitulos adelantados, y que creen, este es el ultimo que queda… asi que bueno, se tardara el proximo capitulo y pues de ese tiempo, espero que salgan tres capitulos para acabar lo mas pronto posible esta historia y ojala se vengan mas ideas que pongan mas entusiasmo a esta historia. A pesar de todo espero que hayan disfrutado el capitulo y me avisan si les gusto ó no. Se cuidan muchisimo y aquí seguiremos.

au revoir!

HawkA.