'A la vuelta de mi casa nació el amor: Cupido toca la puerta'

By: Kaoru-chan

Disclaimer: Rurouni Kenshin¸ no me pertenece, este fic es por mero entretenimiento.

oOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOo

Prologo: Tarde

Tarde

Fue lo único que pasaba por mi mente.

Llegue tarde

El día estaba oscuro, a pesar de que dentro de muy poco sería primavera, sin embargo no me molestaba en lo absoluto, sentía que el día era la exacta interpretación de lo sentía en ese momento. Las negras nubes que no dejaban que la luz de la luna se infiltrara e iluminara la fría noche era lo mismo que los sentimientos que no me dejaban sonreír.

Las calles estaban desiertas, y lo que antes había sido una lluvia intensa, ahora se había convertido en un diluvio. Sin embargo yo seguía caminando, dejando que la lluvia hiciera su trabajo e intentando que la pureza de cada gota borrara las cicatrices que habitaban en mi corazón.

Todo había terminado para los Kamiya, así como el comienzo de algo que nunca tuvo comienzo, así como el final feliz de algo que nunca debió haber comenzado. Fue, el trueno que rompió el silencio de la noche, lo que me permitió darme cuenta de la situación.

Hacía exactamente, tres años pasaban por esta misma situación, los recuerdos aun latentes, me envolvían en un aire melancólico, que probablemente nunca olvidaría. Fue uno de los golpes fulminantes que a travesó la familia Kamiya. Y hoy una vez más volvía a experimentar el sabor amargo de la muerte y del adiós.

En aquellos días, la situación era seria, una persona muy especial estaba en el hospital, y otra persona muy especial estaba a punto de decir adiós para siempre.

Y ella no llego a despedirse ni a declarar sus sentimientos.

Había llegado tarde.

Había llegado tarde para las dos personas.

Sentía lastima. Mucha lastima. Pero no iba a dejar que aquello continuara así, sería fuerte, valiente, decidida, sin dejar de ser amable y simpática. Pero hoy... hoy dejaría que las lágrimas invadan sus ojos y recorrieran con permiso su rostro. Hoy dejaría que la pena vagara por su corazón y se viera envuelta en un manantial de dolor. Solo por hoy, lloraría.

Capitulo 1: Rumores y rumores, a veces 100 seguros, pero solo a veces...

Kenshin Himura, el famoso cirujano más joven de todos los tiempos, manejaba su 4x4 en dirección hacia un pueblo no muy conocido de Nagoya, un pueblo llamado Tosa. Se había decidido comenzar una nueva vida, en un lugar donde nadie lo conociera, y que mejor que un pueblo alejado de las grandes ciudades, pero no lo suficiente alejado como para no mantenerse informado.

Queriendo alejar su pasado en Tokyo, y volver a comenzar de nuevo, le hizo caso a uno de sus colegas y con cada avance que daba en la carretera afirmaba su decisión, observando los árboles y las cosechas de las granjas que adornaban la vista del pueblo y lo hacían percibir su entrada.

Cuando llego al pueblo, noto que no tenía nada de pueblo, era una ciudad de miniatura aunque, lo bueno de ello era que, solo había un banco donde todos realizaban sus pagos, un restaurante donde todos disfrutaban de la comida, una floristería, una verdulería, carnicería, y tantas cosas que definitivamente la hacían grande, pero era tan pequeña, porque todas aquellas personas que vivían y trabajaban allí, se conocían y conocían la ciudad como la palma de su mano. Todos se saludaban en la calle, aunque probablemente sepan quien es, nunca tuvieron una conversación de frente. Pero ¿Qué importancia tenía? Vivían en el mismo vecindario ¿no? No sabían porque no debían saludarse.

Kenshin sonrió cuando algunas señoras, de edad considerable, levantaban el cuello, para verle mejor la cara y para después reunirse y cuchichear en la esquina del puesto de diarios. Su sonrisa se incrementó más, cuando otros lo saludaban amablemente desde sus respectivos trabajos, dándole la bienvenida al pueblo.

Manejo por unos minutos más, alejándose de lo que supuestamente era el centro de aquel pueblo, para llegar a un vecindario de hermosas casas. Todas las casas tenían un enorme patio que parecía continuar al fondo de las respectivas. Su pasto verde recién cortado era repetitivo en la manzana y Kenshin podía adivinar a los hombres de cada casa saliendo a primera hora del alba para cuidar su jardín, mientras las mujeres preparaban tortas caseras.

Río en silencio y se estacionó frente a una casa, que tenía el cartel de vendido en ella, mirando la entrada de su futura casa. No estaba nada mal, parecía cómoda, su estilo era único en todo el vecindario, solamente la casa de al lado, parecía tener su mismo estilo.

Amabas parecían detonar la arquitectura tradicional de la familia japonesa a mediados del siglo XVIII, así como el estado que emanaba el lugar, de resistencia y defensa dándole la sensación de comodidad y adaptación. La casa estaba ligeramente levantada del suelo, con el interior despejado para permitir que corriera aire sin restricciones en su entorno. La estructura de la techumbre con salientes largos y bajos permitía proteger el interior, en caso de lluvia o sol.

A pesar de que partían de las mismas bases, cada cual parecía haber optado por un tipo más moderno de casa, probablemente después de 1868, en la Restauración Meiji, porque a pesar de lo modernas que se veían, Kenshin notaba que hacía años que ambas estaban allí.

Tampoco pudo dejar de notar, la belleza que ambas casas llegaron a irradiar en un momento, eran imponentes y radiaban alegría, parecían ser la belleza del vecindario, pero hoy, la cosa parecía diferente. Ambas casas estaba descuidadas y abandonadas, más la casa de al lado. La de sus vecinos.

-"oh" – escuchó Kenshin, pero no precisamente atrás suyo, ni a su costado, no era la vecina del frente, sino en la puerta de su casa – "se ve que todavía se puede confiar en los chismes de las ancianas, es 100 seguro"

Parpadeando un par de veces, Kenshin miró a la muchacha, que había salido por la puerta principal de su casa, pero si esa era su casa, la única copia de la llave la tenía él ¿no?... ¿¡no? Volvió su vista hacía el cartel, si, decía vendido... puede ser que los que vivían allí, todavía ¿no se habían mudado? ¡Pero si le dijeron que los habitantes se habían ido hace semanas! Bueno, es obvio que alguien se equivoco. Y probablemente fuese él.

-"Entonces tu eres el nuevo inquilino neh?" – preguntó la muchachita. Kenshin la observó, sus grandes ojos azules brillaban de alegría, sus movimientos eran delicados, y su larga cabellera azabache se movía al compás de su cuerpo

- "si" – contesto simplemente Kenshin, confundido... entonces ¿se había equivocado de casa o no?

- "ah! ¡Entonces tu eres mi nuevo vecino!" – afirmó la muchacha sonriendo abiertamente, provocando que sus ojos brillaran más.

- "so?" – pregunto Kenshin pasmado con el comportamiento de la joven.

- "neh... tu eres Kenji" – continua

- "Aa... digo no, me llamo Kenshin" – ahora si que estaba perdido, ¿Cómo sabía su nombre?

- "Bueno... Kenshin" – dice enfatizando su nombre – "parece que las ancianas no son 100 seguras" – sentencia Kaoru más hablándose para si misma – "Me llamo Kaoru Kamiya y soy tu nueva vecina" – agrega Kaoru rápidamente pero con una gran sonris a en la cara, pero al ver la cara del confundido pelirrojo, haber si le agarra migraña pensaba Kaoru haciendo una mueca.

- Kaoru Kamiya – se dice Kenshin para si mismo.

- "oye, ¿vas a quedarte ahí todo el día?" – preguntó Kaoru, abriendo la puerta de la casa de nuestro pelirrojo – "vamos, te prepararé el mejor café que alguna vez hayas probado"

- "Kaoru-dono no es necesa-" – comenzó a decir el pelirrojo, pero Kaoru lo interrumpió

- "Vamos Kenshin, no es problema" – decía entrando a la casa

- "pero Kaoru-dono"

- "¡Ya entra de una vez Kenshin!"

- "¡hai, hai!" – dice nuestro adorable pelirrojo, entrando apresuradamente a la casa y cerrando la puerta tras de si.

oOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOo

Notas de la autora: Otra proyecto de Kaoru-chan, espero que les haya gustado y que lo hayan disfrutado. Este fic, ya lo tengo pensado todo. Se como va a terminar y todo. Voy a ser los capítulos más largos, pero no se como voy a dividirlos :P, ya pensare en algo. Les comento, que dudo mucho que en este fic haya lemons... quiero escribir uno... ey… ¡no me miren así!... no soy rara... de enserio... oh, bueno esta bien o.O

'A la vuelta de mi casa esta cupido' va a ser un fic 100 Kaoru/Kenshin, todavía no me decidí bien que otras parejas voy a formar, pero K&K tiene futuro en este fic.

Otra cosilla, mis otros fics, 'Like we were yesterday' de este subí el octavo capitulo, y en mi compu ya no tengo más, así voy a tardar un poco en subir el siguiente (mensaje subliminal: ¡léanlo!), 'I hate you love' me quede trabada en el capitulo cuarto, voy a continuarlo, así que don't worry, lo voy a seguir, ¿cuando lo voy a subir? Ni idea, espero que sea pronto.

También subí un one-shot, de Kaoru y Kenshin (demasiado fanatismo ¿no?) en fin, se llama, 14 de Mayo, es un 14 de Mayo actual, con un final diferente pero creo que lindo :P, (¿no que me van a dejar reviews?)

También, subí otro :P 'Si te odio, te amo, si estudio, estoy en el secundario' este fic, es obviamente otro universo alternativo, de los personajes pero el la secundaria. (Léanlo)

También... jah! Naah, no voy a subir más... por ahora :P

Muy bien, eso es todo lo que les tenía que decir, pásense por mis otros fics, que espero que les agrade.

Se despide

Kaoru-chan