Antes de comenzar con el capítulo, quiero ofrecerles una enorme disculpa y más que nada darles la explicación que se merecen. Si antes comenté que la escuela me quitaba tiempo para actualizar, pues ahora lo ha hecho más que nunca. Los proyectos que tengo que realizar éste semestre me quitan mucho tiempo, incluso de sueño, además de que mis materias son más pesadas que las pasadas y para acabarla también tengo deberes en casa, de cuidar a mi abuela enferma que está de visita, así que entre una cosa y otra no tuve tiempo para sentarme a escribir aunque muriera por hacerlo.

Entiendo que quieran golpearme por tardar más de 2 meses en la actualización, pero también les pido algo de comprensión. Entre todo lo que tengo que hacer termino agotada y sin una gota de inspiración, pero logré escribir el capítulo pese a todo y con muchos trabajos, pero de verdad espero que lo disfruten.

Como dije antes, éste es el último capítulo de la historia, de verdad les agradezco muchísimo todo su apoyo y sus ánimos a lo largo del proyecto y éste capítulo es para todos ustedes, muchas gracias y espero que disfruten el final de la historia.

Capítulo # 16 "Amor a Través del Tiempo"

No hay que juzgar tan duramente al tiempo. Aunque suene extraño, solo hace su trabajo. Solemos culpar al tiempo por nuestras desgracias ¿nunca has sentido que fue el tiempo quien te ayudó a salir del error? El tiempo y sólo el tiempo fue quien te ayudó a darte cuenta que estabas cayendo en las redes de la equivocación. Después de que tu mente vagó en cosas sin sentido, te das cuenta que eso no es lo que de verdad quieres, que tu vida se está desviando del camino correcto…. Del camino que tú elegiste. Entonces debemos considerar el rol que ha jugado el tiempo. Ayudarte a recordar lo que de verdad esperabas de la vida.

Vemos muchas historias en las que las parejas se separan y después viene el reencuentro en el que se dan cuenta del gran error. Fue el tiempo quien aclaró la mente y les hizo recordar aquella voz proveniente del pecho que hasta el momento estaba siendo ignorada. Desde el momento en que las miradas se cruzan, desde que regresan esos recuerdos en los que sólo abundaba la felicidad, desde que perciben ese sentimiento de paz…. Entonces recuerdan lo que hubo… recuerdan el amor.

El tiempo es nuestro mejor aliado, para recordar o para olvidar. El tiempo es algo hermoso, por que también gracias a él aparece y crece el amor.

Los días pasaban para ella sin novedad. Desde que vivía en aquel pueblo sintió como su vida se había estancado, podían pasar días y días y ella sin notarlo. Tal vez fuera por que para ella la vida había dejado de tener algo especial. Trabajaba a diario en la taberna con la misma rutina, su único cambio hasta el momento seria la amistad que forjaba con la dueña, que cada vez se hacía más fuerte. Sonomi había demostrado ser una mujer muy noble y sencilla, de un carácter muy dulce y un corazón enorme. La había tratado muy bien y habían empezado una muy buena amistad.

Pero a pesar de convertirse en buenas amigas, Sakura aún no se atrevía a revelarle cosas acerca de su pasado…. Eran momentos que deseaba dejar guardados en el interior de su mente. Y para su nueva amiga, la curiosidad crecía cada vez más, cosa que Sakura no pasaba por alto. Y es que para aquella mujer, Sakura le recordaba a alguien, a una amiga de su adolescencia.

-buen día Sonomi- saludó la castaña al entrar al lugar

-buen día Saori- respondió la mujer sonriendo

Sakura se colocó detrás de la barra y sujetó el delantal blanco a su cintura.

-es fantástico- comentó Sonomi- las ventas continúan subiendo. Has sido lo mejor que me ha pasado-

-me alegra- sonrió Sakura antes de recargarse en la barra y suspirar profundamente

-Sabes? Me hace sentir mal verte ten deprimida y no poder hacer nada por ti, quisiera que confiaras más en mi, como amigas que somos-

-yo también quisiera poder decirlo- suspiró- pero me es difícil

-lo respeto, pero no te preocupes, todo irá bien-

Esa frase retumbó en la mente de la muchacha. Sentía algo extraño al recordarla, un sentimiento de tristeza, pero que al mismo tiempo le daba fortaleza. Fue entonces que la voz de Syaoran apareció en su mente repitiendo una frase igual. La escuchaba clara y dulce: "no te preocupes, pase lo que pase, todo estará bien". Sacudió la cabeza tratando de apartar la voz de su mente.

-¿estás bien?- llamó Sonomi

-si- respondió la castaña- recordé algo, es todo- sonrió

-sabes? Me recuerdas mucho a una vieja amiga- sonrió Sonomi- tenía la misma sonrisa que tú, y los mismos ojos. Te le pareces bastante

-¿de verdad?-

-claro, podría jurar que son madre e hija- hizo una pausa antes de seguir- pero bueno, hace mucho tiempo que no sé nada de Nadeshiko-

Sakura se quedó helada al escuchar ese nombre, estaba enteramente paralizada. Bien se dice que el mundo es un lugar muy pequeño, y lo había comprobado.

-¿Nadeshiko?- repitió en medio de su estupor

- si, ese era el nombre de mi amiga- sonrió

-no puede ser- exclamó la castaña en un susurro en el que su voz se quebraba

-¿Qué ocurre Saori?- preguntó la mujer preocupada

-¿ella vivía en Hurajima?- Sonomi la miraba sorprendida

-¿la conoces?-

-ella… era mi madre-

Ooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooo

Otro día que trataba de desligarse de todos los preparativos. Pero era demasiado tarde, pues aquel día era el esperado día de la boda.

Desde temprano, su padre estaba organizándolo todo junto con los que serían su esposa y su suegro, pero él estaba indiferente de todo ello, pensando en todo y en nada. Se sentía tan vacío como si nada pasara, mientras que escuchaba a todos los sirvientes ir de un lado a otro preparándolo todo para el evento. Los oía en los jardines, arreglando el salón, las cocinas y preparando toda la mansión para el gran suceso, y él, encerrado en la biblioteca tratando en vano de concentrarse en algún libro del que por más que leía, no recordaba absolutamente nada de lo que ya había leído.

Unos toques en la puerta interrumpieron sus pensamientos.

-adelante- pronunció, pronto, la figura de su padre apareció tras la puerta

- Syaoran- suspiró su padre- sé que te es difícil escuchar, pero ¿podrías al menos mostrar algo de interés?-

-lo siento padre- se disculpó- pero tenía demasiadas cosas en la mente que no me permitían concentrarme-

-¡busca otro pretexto Syaoran!- vociferó- ¡tu prometida se está encargando de los últimos detalles completamente sola cuando tú deberías estar con ella!-

-pero padre…

-¡ya basta Syaoran! ¡no te permito nada de esto, es tu boda maldita sea!-

-¡una boda que yo no deseaba!- retó- ¡y que aún no deseo!-

-Syaoran ya es tiempo de que dejes atrás tontas fantasías. Esto no se trata de quererlo o no, es un deber, debes pensar e el bienestar de los tuyos antes que en ti-

-es solo que no deseo casarme padre-

-me decepcionas Syaoran- comentó su padre bajando la mirada- pensé que comprendías las situaciones, pero veo que no es así. Una unión es lo que necesitamos por nuestro bien y el de nuestra gente-

-padre, él es tu amigo ¿no bastaba con eso para que se brindaran ayuda mutua?-

-¡es que no es tan simple!- dijo su padre alzando de nuevo la voz- esto no es cualquier juego de niños Syaoran, ambos necesitamos apoyo para los nuestros y los peligros son grandes. Los destrozos que arme la guerra aquí serían catastróficos para todos, es algo que estamos tratando de evitar- Syaoran observó atentamente al suelo- ¿lo entiendes?-

-si padre- asintió

-creeme, esto es lo mejor, Meiling es una buena mujer y estoy seguro de que será una buena esposa también. Ahora acompáñala un momento, salgan al pueblo y asegúrate de que aquel panadero tenga todo listo, muéstrale a tu prometida que pondrás tu empeño para que salga bien-

-está bien- asintió el muchacho antes de abandonar el lugar en busca de su futura esposa, la cual se encontraba en el salón preparando la recepción-

-¡Syaoran!- llamó emocionada a lo que el chico sonrió

-acompáñame- pidió de manera cariñosa

-pero ¿A dónde?- preguntó ella sorprendida mientras él le ofrecía el brazo

-¿recuerdas aquel pueblo al que fuimos hace días? El que tenía una pequeña taberna en la que nos refrescamos-

-si- recordó ella

-bueno, vamos a ver si el panadero tiene listo el encargo-

-de acuerdo- asintió ella

Ambos abordaron el carruaje que esperaba afuera tras despedirse del padre de Meiling, y partieron con rumbo hacia el pueblo en el que tenían que hacer sus compras.

Ooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooo

Ambas seguían estáticas y sin habla. Sonomi miraba a la chica de arriba abajo, y Sakura por su lado cerraba fuertemente los puños sobre su regazo mientras las lágrimas llenaban lentamente sus ojos.

-¿Qué ocurrió entonces?- preguntó Sonomi sin abandonar su estado de estupor- ¿en donde está Nadeshiko?-

-murió- murmuró Sakura mientras su voz comenzaba a quebrarse

-¡pero cómo… no puede ser posible!-

-hace 8 años- comentó Sakura- el pueblo fue atacado y acabaron con todo. Mamá, papá y mi hermano Touya se arriesgaron para salvarme- Sonomi se llevó la mano al pecho mientras sus ojos se llenaban de lágrimas- Sonomi- llamó la muchacha- mi nombre no es Saori, mi verdadero nombre es Sakura… Sakura Kinomoto-

-Sakura- sonrió la mujer mientras las lágrimas corrían por sus mejillas- Nadeshiko siempre decía que si tenía una hija, la llamaría Sakura- rió- te pareces mucho a ella-

-gracias- sonrió la castaña melancólicamente

De pronto, Sonomi se acercó a ella y la abrazó maternalmente mientras acariciaba suavemente su cabello. Recordando a su amiga de juventud, viéndola reflejada en los ojos de la muchacha que tenía enfrente, que resultaba ser su hija. Las dos tenían los mismos ojos tan dulces, cariñosos e inocentes.

-imagino lo que has sufrido- sollozó la mujer- pero dime, ¿en donde has estado todo este tiempo y cómo llegaste aquí?-

-¡mi vida ha sido un infierno!- lloró la muchacha resguardándose en el abrazo de Sonomi- viví en la mansión de un conde durante todos estos años, trabajando como sirvienta, pero hace poco más de un mes, decidió venderme a un sujeto terrible. Pude escapar de allí, y fue por eso que llegué hasta aquí, pero me quedé sin nada, de no haber sido por ti no sé que hubiera sido de mí-

-pobre Sakura, pero no te preocupes, puedes quedarte conmigo querida, para mí será un placer tenerte aquí-

-gracias Sonomi-

-es una suerte que nos encontráramos- sonrió Sonomi- pero Sakura, deja atrás las lágrimas. Estoy segura de que tu madre está contenta en donde quiera que esté. No le gustaba ver triste a la gente que quería-

-lo sé- asintió la muchacha- cuando me sentía mal, siempre encontraba la manera de sacarme una sonrisa. Los extraño demasiado-

-es normal, creciste sin ellos, los perdiste cuando más los necesitabas, pero no te preocupes, el destino quiso que nos encontráramos, y yo me encargaré de ti como tu madre lo habría hecho-

-gracias-

-bueno, entonces vamos a trabajar- ambas enjugaron las lágrimas y comenzaron su día de trabajo- Nadeshiko- pronunció Sonomi mientras limpiaba mesas- mira lo que la vida ha hecho con tu hija, pero sé que tú tuviste algo que ver con este encuentro. La cuidaré como si fuera mi hija, por el cariño y amistad que tuvimos tú y yo-

La mañana transcurrió tranquila, con el usual número de clientes que entraban y salían del lugar, satisfechos de las atenciones y el buen servicio que se les había dado. Con la normal cantidad de trabajo que ambas mujeres tenían.

-¡Mamá!- gritó un niño que había entrado al lugar, corriendo hacia su madre que se encontraba sentada junto con su marido

-¿Qué pasa hijo?- preguntó la mujer asustada

-¡vienen guerreros extraños!- gritó el niño exaltado

La gente comenzó a moverse alterada, se ponían de pie y salían a toda prisa. Sonomi corrió a una ventana y vio como aquellos soldados entraban rápidamente al pueblo y entraban en los establecimientos y casas violentamente. Se escuchaban gritos de mujeres y niños, de hombres que los enfrentaban dispuestos a proteger su hogar y a sus familias.

-¡nos atacan!- gritó Sonomi- ¡Sakura!- llamó

Pero Sakura se encontraba sumamente alterada, "igual que antes…" pensaba. Se llevó las manos a los oídos tratando de no escuchar esos gritos tan conocidos. El dolor y las lágrimas aparecieron de nuevo, su tormento cobraba vida en ese momento, recordando lo que hacía años había marcado su vida… reviviendo el instante.

-¡tenemos que salir de aquí!- le dijo Sonomi tratando de llamar su atención- ¡Sakura reacciona por favor!- gritó tirando de su brazo en un intento por que se moviera-¡Nada va a pasar si nos vamos de aquí Sakura!

-¡se está repitiendo Sonomi!- gritó la muchacha llena de lágrimas

-¡vamonos de aquí!- insistió la mujer

Ambas corrieron hacia la puerta, pero en ese momento, los guerreros entraron en el lugar y las observaron detenidamente.

-¡es ella!- gritó uno de ellos y pronto en el lugar se aparecieron más soldados que corrieron hacia Sakura y comenzaron a jalarla fuera del lugar

-¡suéltenme!- gritaba desesperada por liberarse

-¡Sakura!- llamó Sonomi quien trataba de ayudarle

La sacaron sin mucho esfuerzo y trataban de subirla a un carruaje, que tenía un escudo que pronto reconoció.

-¡Kimura!- gritó la muchacha mientras los soldados la subían

-¡por el amor de dios déjenla ir!- gritaba Sonomi inútilmente, pero los soldados la empujaban violentamente ignorando sus súplicas

De inmediato, todos los soldados que habían entrado al pueblo se reunieron junto al carruaje y montaron sus caballos para partir a toda prisa.

-¡¡Sakura!!- gritó Sonomi a todo pulmón, desesperada rompiendo en llanto

Ooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooo

-buen día- saludó el panadero en cuanto ambos se aparecieron en el lugar

-buen día- respondió el joven- ¿tiene listos mis encargos?-

-está todo listo señor- comentó el panadero- aunque quería sugerirle unas cuantas cosas de su pastel de bodas antes de entregárselo, pase por aquí por favor- indicó el hombre, señalando una puerta detrás del antiguo mostrador. Meiling soltó un pequeño grito al ver el magnífico pastel enfrente de ella

-¡es maravilloso!- comentó la muchacha emocionada

Delante de ellos, de gran tamaño y 4 niveles se levantaba el maravilloso pastel de bodas.

-sabor a rosas ¿cierto?- corroboró el hombre

-así es- asintió el muchacho

-bien señor, como ve, está casi terminado, pero deseaba consultar con usted la decoración, para que sea a su completo gusto-

-está bien-

Tras revisar los últimos detalles de la decoración, los empleados comenzaron a cargar el carruaje con los encargos de la boda, y mientras tanto, el panadero terminó el pastel con una decoración hecha completamente de rosas, que dejó maravillada a Meiling. Pero mientras cargaban las últimas cosas, muchos gritos llamaron su atención. Syaoran pronto se percató del gran número de soldados que estaban entrando, atacando el pueblo.

-¡Syaoran!- gritó Meiling asustada- ¡vámonos de aquí!-

Pero antes de que pudieran siquiera irse, aquellos soldados los alcanzaron, revisaron detenidamente el carruaje y la panadería y salieron de ahí rápidamente.

-que extraño- comentó Meiling- ¿Qué estarán buscando?-

-no lo sé- contestó Syaoran- pero será mejor que nos vayamos- y dio una seña a los empleaos para que se apresuraran a guardar todo

-¡¡Sakura!!- la voz de una mujer pronunciando ese nombre llamó su atención, confundido buscó con la mirada entre las mujeres que corrían, pero no encontró nada, y en el mismo instante, los soldados que atacaban el pueblo comenzaron a retirarse con rapidez

-¿pasa algo?- preguntó Meiling

-no, nada- negó el muchacho "me estoy volviendo loco" pensó entrando en el carruaje- vámonos- indicó al cochero y de inmediato iniciaron el viaje de regreso

-que escalofriante- comentó la pelinegra cruzándose de brazos- que sujetos tan extraños, aún no entiendo que querían allí-

Syaoran no contestó al comentario de su prometida, estaba sumido en sus propios pensamientos. La voz de esa mujer y el nombre que pronunció daban vueltas en su cabeza sin entender nada de la situación. ¿Habría imaginado ese nombre?… ¿habría casualmente una muchacha en el pueblo con ese nombre?... o simplemente sería todo idea suya, otro juego de la mente.

-¿Syaoran?- llamó la chica

-perdón… ¿decías?-

-¿Qué te ocurre hoy? Has estado distante y distraído todo el día-

-no pasa nada, me preguntaba también que había pasado en el pueblo- la chica lo miró no muy convencida de la respuesta

-Syaoran, a partir de esta tarde tú y yo estaremos unidos de por vida como marido y mujer, tratemos de no guardar secretos uno del otro ¿de acuerdo?-

-está bien- suspiró

-bien, ahora ¿te importaría decirme que es lo que te preocupa tanto como para no atender los preparativos de tu boda?-

-ya te lo dije, no es nada-

-sé que hay algo que te molesta Syaoran-

-estoy nervioso, es todo- terminó exasperado

"Sé que me oculta algo" pensó la muchacha mirando al castaño de reojo y no volvieron a cruzar palabra el resto del camino.

Ooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooo

Rápidamente llagaron a la mansión de Kimura. Sakura hacía vanos intentos por escaparse, pero los soldados la superaban en fuerza y obviamente en número, por lo que le resultó enteramente imposible. La llevaron al interior del edificio, hacia la enorme estancia en la que Kimura aguardaba.

-la encontramos señor- dijo un soldado que la escoltaba

-bien hecho- sonrió- aguarden afuera

-señor- todos los soldados inclinaron la cabeza en respeto al hombre y se retiraron

-fuiste muy astuta pequeña- comenzó Kimura dirigiéndose a una alterada Sakura- engañar así a mis hombres para escapar-

-sabe que nunca quise venir aquí, no tenía caso que me quedara-

-pero ahora no lo harás- vociferó- doblaré la guardia en tu habitación, no respirarás sin que ninguno de mis hombres lo sepa. No te volverás a escapar, de eso me voy a encargar. Llévensela- ordenó a sus hombres quienes la arrastraron hacia la habitación que había ocupado tiempo atrás

Sakura se sentó en la cama, totalmente deshecha. Se cubrió el rostro con las manos mientras pensaba en todo lo que le aguardaba. Por un tiempo pensó que su vida estaba mejorando, que todos los malos ratos se habían quedado atrás… pero que equivocada estaba. Procedió a recostarse en la cama abrazando las piernas, dejando salir su frustración y pensando el por que de la crueldad de la vida hacia ella.

Ooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooo

-mi niño- llamó Shiori entrando en la habitación del muchacho, al cual encontró de pie frente al espejo- ¡te ves fantástico mi niño!- elogió la mujer contemplando al chico que se observaba en el espejo, usando su traje de bodas, el cual estaba compuesto de un pantalón negro y una camisa verde esmeralda con tocados dorados y su respectiva capa.

-gracias nana- contestó el muchacho sin ánimos

-¿estás bien?- preguntó preocupada

-estoy confundido nana- suspiró- nunca esperé esto para mi, buscaba algo diferente para mi vida-

-lo sé mi niño, pero no puede ser tan malo, dale una oportunidad a lo que viene para ti, puede ser que te sorprendas-

-de verdad eso espero- Syaoran se sentó sobre la cama y apoyó los codos sobre las piernas- pero no puedo evitar sentirme así

Shiori permaneció de pie frente a él, inundada por tristeza y culpa, de saber toda la verdad, que sabía que en esos momentos estaba atormentando al castaño, y que no podía decir. En el instante, Tomoyo se apareció en la habitación.

-señor, le esperan- pronunció la pelinegra

-vamos- se puso de pie y salió de la habitación escaleras abajo, hacia el salón en el que se llevaría a cabo la ceremonia

La gente le saludaba y felicitaba, le deseaban suerte en su nueva vida, muchos hijos y un buen matrimonio. Él se paseaba por el salón enteramente distraído, esperando que todo terminara pronto, sin prestar mucha atención a la multitud de gente que le rodeaba. Y pese a todo, el rostro de Sakura estaba presente en su mente sin que pudiera evitarlo, la veía sonreírle, llamándole. De pronto, la imagen de ella fue sustituida por la voz que había escuchado en el pueblo gritando el nombre de Sakura, y de nuevo, su mente se llenó de dudas, y no lo dejaron tranquilo ni un solo momento.

La ceremonia comenzó, los invitados se acomodaron en el salón, Syaoran se colocó al frente, aguardando cerca del sacerdote que oficiaría la misa. Pero no estaba atento a nada, ni a la música anunciando la entrada de la novia, ni a los invitados, ni al sacerdote… a nada a su alrededor. Lo que ocupaba su mente eran muchas dudas que no lo dejaban poner los pies sobre la tierra.

-¿Syaoran?- oyó que lo llamaban, se giró para encontrarse con Sakura, sonriente y luciendo un lindo vestido de novia. Sacudió bruscamente la cabeza y esta vez vio a Meiling que lo miraba preocupada

En ese momento lo entendió todo. La imagen de Sakura lo perseguía todo el tiempo por que ella nunca había dejado de ser importante para él, no había dejado de ocupar un lugar valioso para él…… nunca había dejado de amarla. Ese pensamiento hizo que tomara una decisión, no podía creer que aquel sentimiento fuera indiferente para ella, y tampoco podía terminar de creer las acciones que Sakura tomó tan repentinamente, así que tenía que convencerse por palabras de la misma Sakura, que él no era nadie en su vida y que prefería el camino que había escogido. No podría estar tranquilo hasta que lo escuchara de los labios de ella. En medio de la sorpresa de la novia, su padre y los invitados, salió a toda prisa del salón sin que nadie pudiera evitarlo.

Corrió hacia las cocinas buscando con la mirada. Los sirvientes lo miraron sorprendidos en cuanto entró a toda velocidad. Siguió buscando hasta que por fin visualizó a la chica de cabellos oscuros.

-Daidouji- llamó corriendo hacia ella. Tomoyo lo miró por un momento antes de sonreír al comprender la situación- tengo que hablarte

-ven conmigo- pronunció la muchacha mientras lo conducía fuera de las cocinas, con rumbo a los establos- lo primero que debes saber, es que ella nunca escapó de aquí, todo fue una trampa de tu padre. Él la vendió a Kimura e inventó toda esa historia de que ella había huido-

-¡vendida!- exclamó alterado- ¿Por qué nunca me dijiste nada?-

-por que tu padre nos ordenó a Shiori y a mi no decir una sola palabra, pero ya no lo voy a hacer. Hay cosas más importantes que salvar- sonrió la muchacha mientras ambos preparaban un caballo a toda velocidad

-gracias Daidouji- pronunció el chico montando rápidamente

-date prisa por favor, y una cosa más- pronunció llamando la atención del chico- hazla muy feliz- terminó y el muchacho le regaló una sonrisa antes de partir

Syaoran salió rápidamente de la mansión, cabalgando a toda prisa con rumbo hacia la mansión de Kimura. Comenzó a unir las piezas en su mente mientras se apresuraba, y entonces se dio cuenta, al encajar las piezas perfectamente, de todo el engaño formado por su padre, y de la posibilidad de que aquel día, Sakura hubiera estado en el pueblo en el que escuchó su nombre, pues el pueblo no estaba muy lejos de la mansión de Kimura.

Ooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooo

Su llanto y sollozos no cesaron por más que lo intentara. Permaneció recostada en la cama todo el tiempo abrazándose a sí misma, buscando palabras de aliento en su mente. El recuerdo de Shiori, Tomoyo y Sonomi la hicieron sonreir por un momento que fue interrumpido por la intromisión de un soldado en su habitación.

-el amo te llama- pronunció antes de jalarla fuera del cuarto y guiarla escaleras abajo, hacia el comedor

-buenas tardes- saludó el hombre mientras le sonreía- ¿cómo te encuentras?-

-¿Qué es lo que quiere?- desafió la muchacha

-no seas injusta conmigo, solo intento que nos hagamos amigos-

-¿obligándome a estar en un lugar que no deseo?-

-yo solo busco lo mejor para ti- habló hipócritamente simulándose ofendido

-¿y usted como sabe lo que es mejor para mi?- exasperado por su actitud, el hombre se acercó rápidamente a ella y sujetó su mano bruscamente

-ya no tiene caso que sigas revelándote. Entiende que ahora soy lo único que tienes. Ese conde está casándose en este momento, así que no te desgastes guardando inútiles esperanzas por que nadie vendrá por ti. Aquellas personas que pensaste que te querían no se apiadaron y se deshicieron de ti, y también se han olvidado de ti-

-no sigas- pidió esforzándose por retener las lágrimas

-es hora de que lo afrontes y lo aceptes- vociferó- encontrarás que tu estancia en mi hogar será placentera y pacífica. Te acostumbrarás-

-¡No me importa lo que ellos me han hecho, pero tampoco quiero permanecer aquí, en un lugar que detesto igual que a usted!-

-¿cómo te atreves?- comentó furioso comenzando a forcejear con ella quien gritaba pidiendo ayuda

Forcejeó con él hasta que el agotamiento y el dolor de garganta estaban acabando con ella, dejó de sentir las manos y el malestar de la garganta aumentaba sobremanera conforme pasaban los segundos, pero en el instante en el que creyó que desfallecería, sintió como Kimura se separaba bruscamente de ella. Se refugió en sus brazos hincándose en el piso y comenzando a temblar. De pronto oyó como Kimura se quejaba y esto la hizo levantar la mirada.

Kimura se encontraba en el piso con las manos en el abdomen, en el que parecía tener un dolor bastante fuerte que le evitaba ponerse de pie. Frente a ella estaba de pie el mismísimo Syaoran Li esperando proporcionarle otro golpe a su oponente si intentaba siquiera acercarse.

-¿Li?- pronunció el hombre adolorido- ¿Qué demonios estás haciendo aquí?-

-atendiendo unos asuntos- respondió el muchacho mirándolo amenazadoramente- que curiosamente tienen que ver contigo-

-si no te vas ahora mismo….- comenzó el hombre poniéndose de pie con intenciones de llamar a sus guardias, Syaoran se apresuró a desenvainar la espada que traía consigo y le amenazó con ella apuntando al pecho de Kimura

-si no desapareces en éste instante tan silencioso como una tumba, te juro que te haré una herida de la que no te podrás salvar- terminó y el hombre salió presuroso de ahí sin emitir sonido alguno- vamos Sakura- volvió a decir el muchacho tomándola de la mano y sacándola apresuradamente del lugar

-espera- paró ella soltándose- ¿Qué estás haciendo aquí?-

-¿Qué no se nota? Estoy sacándote de aquí-

-tú mismo me vendiste a ese hombre. No entiendo tu actitud ¿es posible que el arrepentimiento te hizo venir hasta aquí después de la manera en la que me trataste? ¿O acaso pensaste que correría a ti con una enorme sonrisa?- Syaoran se acercó a ella y la rodeó en un abrazo

-querida Sakura, fuimos víctimas de un engaño-

-¿Qué?- preguntó confundida

-Daidouji me lo contó todo, pero el destino nos reunió de nuevo como debía ser-

-¿de que hablas?-

-yo me enamoré de ti- confesó provocando un sobresalto en la chica al mismo tiempo que tomaba las manos de ella entre las suyas- me parece que siempre lo estuve, pues nunca sentí con otra mujer lo que he sentido a tu lado-

-¿y cómo fue eso posible?-

-desde que te vi aquel día en el que llegaste a la mansión me hiciste sentir algo especial. Ahora entiendo como creció todo ello. El tiempo tuvo que ver con todo esto en el tiempo en que estuve fuera, lo que comenzó como una atracción se convirtió en amor, un amor que creció a través del tiempo-

Ooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooo

Esa es la historia de mi vida, si bien no fue la más hermosa, por lo menos tuvo detalles que la hicieron especial. Syaoran y yo volvimos juntos al lugar que ambos amábamos. Afrontamos todo para estar juntos, incluido su padre que aún no termina de aceptar nuestra relación. Todos me recibieron calurosamente en la mansión, Shiori me abrazó con los ojos llenos de lágrimas y me dio la bienvenida, Tomoyo rápidamente corrió a mi emocionada para escuchar la historia del heroico rescate de Syaoran y comenzó a hablar de hacerme un diseño muy especial para el vestido de novia. Así es, el compromiso se hizo oficial frente a todos, quienes saltaron de alegría.

La prometida de Syaoran tomó bastante bien la noticia, nos sonrió cálidamente a ambos y nos deseó toda la suerte y felicidad posibles. Hace poco escuché acerca de su compromiso con otro noble muy amigo de su padre, se dice que habían mantenido una relación antes de que conociera a Syaoran y que el padre de ella la obligó a terminarlo por el bien que les traería la unión con los Li.

En cuanto a Tomoyo y Eriol, pues su relación va creciendo cada día más, por Syaoran me enteré que Eriol planea llevar la relación a otro nivel. Si no me equivoco, planea proponerle matrimonio en estos días. Me da gusto por ellos, son personas sumamente amables y atentas que también merecen toda la felicidad posibles, además, los cuatro nos hemos vuelto muy cercanos. La relación de Eriol a Syaoran pasó a ser más que solo su consejero, ahora son muy buenos amigos.

Después de todo eso, decidí ir de inmediato a visitar a Sonomi junto con mi prometido. Corrió a mi sorprendida de verme tan radiante y me abrazó con todo el cariño maternal en ella. Su amistad y apoyo para mi significan bastante ya que ella fue una amiga muy cercana de mamá y su presencia en mi boda es muy importante para mi, y Syaoran estuvo de acuerdo. Él y Sonomi se entendieron muy bien, aunque ella no dejó de lado los que sentía sus deberes como la representante de mi madre al advertirle las consecuencias si llegaba a hacerme infeliz.

En cuanto a mi, mi vida dio un giro completamente magnífico. Si bien mi vida en el pasado fue desastrosa, el sufrimiento valió la pena para la clase de vida que me esperaba junto al hombre que amo más que a nadie. Siempre trata de darme todo y que nada me falte, sus detalles desde el despertar hasta el anochecer son infinitos y pasamos juntos la mayor parte del tiempo. Al hacerme oficialmente su prometida, Syaoran se encargó de organizar un baile en mi honor, en el que (como es costumbre) me presentaría como su futura esposa, y también como la futura condesa Li, unas semanas antes de la boda, que debo decir, fue la más magnífica de todas. Se veían rosas rojas y blancas por doquier, las cortinas del salón enteramente blancas, el tapete rojo y las rosas adornando la escalera principal por la cual aparecí luciendo un bellísimo vestido de novia que Tomoyo diseñó especialmente para mí, y que brillaba como ninguno que hubiese visto antes.

Vivimos muy felices desde entonces, todas las noches agradezco a mis padres y hermano la vida que me dieron, por que gracias a ellos llegué a un lugar en el que encontré gente maravillosa, y encontré al amor de mi vida. Así como también les agradezco infinitamente la oportunidad que me dieron de ser tan feliz como en este momento, en el que voy a ser capaz de traer una nueva vida a este mundo. Un ser que represente el amor entre dos personas que lo hicieron todo para poder llegar hasta donde están…… un ser que sea el amor mismo y en su más bella expresión.

FIN

Bueno, este fue el final de la historia, de verdad espero que haya cumplido sus expectativas y más que nada, que lo hayan disfrutado pese a todo, y me refiero a todos aquellos problemillas que me impidieron volver antes. De verdad les agradezco mucho a todos su apoyo, paciencia, comprensión, ánimos y que hayan seguido este historia hasta el final.

Si regresaré con otra historia es muy probable aunque quizá me tome un poco de tiempo, mientras reorganizo mi vida, mis actividades y resuelvo aquellos problemitas, así que espero verlos pronto de nuevo con alguna otra idea.

UN MILLÓN DE VECES GRACIAS.

Reviews.-

Syaoran-yoggdrasill.- onii chan, de verdad muchas gracias por todo tu apoyo y los ánimos que siempre me das. Espero de verdad que el final de la historia te haya gustado, y por el proyecto no te preocupes, yo entiendo las presiones de la escuela para ciertas cosas, pero sin duda me quedo feliz con lo que me mandaste, eso también me dio muchos ánimos para seguir y eso te lo agradezco muchísimo. Cuídate por favor y espero vete pronto.

LulaBlack.- muchas gracias por el review y por tu constancia en la historia. De verdad me animaba mucho ver tu review cada capítulo y espero que el final te haya gustado. Muchas gracias por todo y nos veremos.

Karin.- Tus reviews siempre me sacaron sonrisas. Gracias por todo tu apoyo y sobretodo tu comprensión, las dos nos entendimos mucho en cuanto a la explotación de la escuela, eso me animó bastante. Muchas gracias por tus buenos deseos y tu apoyo y de verdad espero que lo hayas disfrutado.

Jennkyouyama.- más vale tarde que nunca, hice lo mejor que pude por regresar lo más pronto posible, pero mis obligaciones no me dejaron hacerlo antes, de todos modos espero sinceramente que el final te haya gustado y espero verte pronto. Gracias.

Ireli456.- bueno pues aunque tus suposiciones eran muy probables, espero que la forma en que se desarrolló el final te haya gustado también. No te preocupes por los reviews, yo más que nadie entiendo todos los problemas que no te dejan entrar siquiera a ver actualizaciones. Pero al final espero que hayas disfrutado el final.

Smeraldtsuki.- yo sé que estabas impaciente por el capítulo, y de verdad perdóname por no haber actualizado antes, pero ya conoces las cositas que no me dejaron hacerlo antes. Espero que el final te guste y también espero ver tu review.

Danny.- amiga! Yo sé lo que es no poder entrar en años siquiera por error, éste semestre ha estado sumamente pesado, pero bueno, tú me has visto muriendo con tareas y trabajos, y compartes mi mismo sufrir así que no necesito contártelo. De todos modos muchas gracias por el tiempecito que le diste a mi loca idea y de dejarme tu opinión, espero que te guste el capítulo y si metí la pata me lo digas por favor. Muchas gracias amiga, sabes que yo también te quiero y que cuentas conmigo.

Místico- niño, mil gracias por tu apoyo y tus ánimos. Me alegró saber que mi pequeño talento te haya gustado y que te des un tiempo para revisarlo. Por fin pude terminar el capítulo y subirlo y de verdad espero que te guste. Gracias.

Dejemos que éste sentimiento nos una,

Que esta sonrisa nos embriague

Y que este paraíso sea nuestro hogar