Disclaimer: Rurouni Kenshin, no me pertenece, este fic es por mero entretenimiento.

Si te amo te odio, si estudio estoy en el secundario

by: Kaoru-chan

Capitulo 1: Rumores, el comienzo de clases

Kaoru Kamiya ahogó un bostezo por enésima vez en el día y siguió mirando al pizarrón delante de ella. Gracias al profesor de matemática tenía la última hora de la clase libre y no podría irse y gracias a la ortiva de preceptora que tenían no podían siquiera salir al patio a admirar el hermoso diluvio ¿se nota el sarcasmo? 'Maldito profesor'

Observó distraídamente a su compañera: Misao Makimachi, de pequeña estatura y para su maldición de un cuerpo no tan desarrollado. Tenía ojos verdes y energéticos y una larga trenza característica de su persona. Su amiga estaba apoyada en su banco, mordisqueando la punta de su trenza, mirando en dirección a la ventana, admirando la lluvia caer. Y claramente se encontraba en su mismo grado de aburrimiento, sus ojos delatabanLa verdad, era patético. El resto del curso estaba sentado en pequeños grupos, jugando a las cartas o ¡haciendo tarea! Que deprimente.

"¿Crees que las gotas que caen, son las mismas que cayeron ayer?" – pregunto Misao, sin apartar la mirada de la ventana

"¡No lo se Misao, lo único que sé, es que el clima es horrible!" - exclama Kaoru incorporándose de golpe exasperada golpeando la mesa y caminando hasta la ventana.

La lluvia o diluvio, había cancelado algunas clases de la tarde, el cielo casi tan oscuro como la noche, a pesar de ser las cuatro de la tarde, parecía no aclarar. Parecía que la lluvia continuaría hasta el fin de semana.

"Maldito tiempo" – Maldice Kaoru por quincuagésima vez

"Cálmate Kaoru, enojándote con el tiempo no va a lograr nada" - le responde Misao, generalmente ella era la más energética, seguida por Kaoru, pero en momentos de aburrimiento se volvía tranquila y paciente. Y eso, era beneficioso para todos.

"¡Estoy calmada!" - exclama levantando la voz frustrada. Con su metro cincuenta y cinco, su largo cabello negro atado en una coleta alta y sus grandes y chispeantes ojos azules Kaoru Kamiya era conocida por su temperamento, pero los profesores pasaban por alto, cualquier discusión o pelea en la que Kaoru estuviera envuelta, ya que era la de mejor promedio - "¡MOU! ¡Que feo comienzo de clases!"

En ese momento, la puerta del aula se abrió y de ella entró Megumi Takani, una alta y sensual jovencita compañera de Kaoru y Misao comiendo un yogurt descremado - "Acaban de llegar cajas de chocolate"

"¡Chocolate!" - dice Kaoru, saliendo precipitadamente del aula, ignorando la mirada de la preceptora.

Misao y Megumi se quedaron mirando, el lugar donde había desaparecido Kaoru, y sin acotar nada ambas suspiraron y la siguieron, inventándole a la preceptora una buena excusa.

Una vez sentadas en el único espacio de las escaleras que no estaba mojado por la lluvia, ni rodeado por loras hablando atropelladamente sobre la moda a venir, Misao y Megumi, comenzaron a conversar, mientras que Kaoru ingería su dosis diaria de chocolate.

"Esperemos no ver a los idiotas sin cerebro en todo lo que queda de la tarde" - declara Megumi

"No creo, este es el único lugar 'habitable' en donde estar, además saben que muchos profesores faltaron hoy por ese estúpido congreso de no se que cosa y estoy segura de que no van a dejar de llamar la atención" - afirma Misao y no se equivocó.

A la distancia se acercaban los que Megumi denominaba 'idiotas sin cerebro', como su popularidad estaba declarada desde primer año, se conocían a todas las muchachas del colegio.

Kenshin Himura, Sanosuke Sagara, y Aoshi Shinomori, entraban con su paso altanero, Sanosuke se despeinaba su pelo castaño, logrando sacar unos cuantos gritos de las jóvenes de primer año, provocándole arcadas a Megumi.

"No tiene otra cosa que hacer, además de hacer el ridículo" - vuelve a decir.

"No lo subestimes Megumi" - dice Kaoru - "Su cerebro no da para que procese tanta información en poco tiempo. Mira a Himura"

Kenshin Himura de cabellos tan rojos como la lava y con sus ojos tan violetas que provocaban suspiros entre las mujeres, caminaba con el mismo paso que Sanosuke, su mejor amigo, aunque él era igual o más egocéntrico que él, había dejado de perseguir a las chicas por una en especial.

"¿Cómo te va Kamiya?" - pregunta el pelirrojo suavizando su grave voz, acompañándola con una sensual sonrisa.

"Pues iba bien hasta que te me acercaste" - contesta secamente Kaoru

"Oh, pero si es la chupamedias del curso" - dice Sanosuke

"Mantén la boca cerrada Sagara" - amenaza Megumi

"uhh... ¿Eso es una amenaza kitsune?" - pregunta seductoramente Sanosuke

"Es un hecho Sagara" - concreta Misao, destellando sus ojos incorporándose.

Fue en ese momento en el que Aoshi, opto por dejar su estado estoico e intervenir.

"Sanosuke, Kenshin, creo que por ya es suficiente"

"Yo me voy, pero no por ellas, tengo una cita con em..."

"¿Tsubame?" - prueba Kenshin, pero Sanosuke niega con la cabeza "¿Tae?" - Sanosuke vuelve a negar - "¿Maya?"

"Claro, Maya!" - recuerda Sanosuke "Gracias Kenshin"

"Siempre es un placer ayudarte Sano"

"Son despreciables" - dice Kaoru

"Ey! No me odies por ser bonito" responde Sanosuke dándose media vuelta con su grupo de amigos, y mientras subía las escaleras dice – "hay que buscar afuera, lo que no hay en el aula"

Las chicas, se volvieron a sentar, "bueno, la primera pelea con los 'idiotas sin cerebro', no ha sido tan emocionante como esperaba" – dice Misao algo decepcionada.

"Es verdad" – agrega Megumi.

En realidad las chicas y los 'idiotas sin cerebro' no se odiaban, pero tampoco se podían llamar amigos, pelean cada vez que tenían la oportunidad, pero solo para pasar el tiempo. Nunca habían intentado entablar una conversación donde los insultos, amenazas y golpes no estuvieran presentes, y no lo iban a intentar en el último año de la preparatoria de Tokyo.

"Kaoru ¿verdad o consecuencia?" - pregunta Megumi, aquel juego lo habían comenzado en primer año, ideado para momentos de sumo aburrimiento, como ese día.

"verdad" - dice vagamente sin prestarle demasiada atención.

"¿Qué es lo que despierta tu lujuria?"

"Kenshin Himura" - declara sin darle mucha importancia a lo que decía, mientras miraba como los 'idiotas sin cerebro', subían las escaleras.

Misao y Megumi se quedaron mirándola con los ojos bien abiertos, ¿acaso ella había dicho Kenshin Himura?

"¿CÓOOOOOMO?" - pregunta gritando Misao, arrebatándole la pregunta de la boca de Megumi. Mirándola como si se hubiera aceptado a casarse con un hipopótamo rosado.

"hu... eh?" - Kaoru vuelve la vista a sus amigas, ambas la miraban atónitas y haciendo un pequeño esfuerzo recordó la pregunta y para su perdición su respuesta - "MOU! Misao no me veas así, es solo que el azúcar no llegó a mi cerebro, ¡Megumi dile!"

Pero Megumi estaba ocupada pensando en las palabras de la tanuki - "Kenshin Himura despierta tu pasión" dice simplemente con una sonrisa picara en su rostro

"Nooo Megumi, ¡no!" - gritaba Kaoru "No es lo que piensan" Kaoru pasaba su vista, de la sonrisa de Megumi a los ojos de Misao 'malditos idiotas sin cerebro'

"No son los ojos de Himura, no es el pelo de Himura, es TODO Himura!" - decía Misao sin poder salir de su asombro y estallar en carcajadas junto con Megumi.

"MOU!" - grita Kaoru comenzando a enojarse y saltando sobre las chicas internándose en una batalla sin ganador.

OooO

"Muy bien ¿¡Donde demonios esta?" grita Megumi a todo pulmón, parando en seco a todas las personas a la redonda.

"¿Qué demonios pasa contigo Megumi?" grita Kaoru enojada por tal exhibición.

"¿¡Donde esta?" vuelve a repetir Megumi

"¿¡Qué cosa?" grita Misao.

"¡La calculadora comadreja!"

"¡No me digas comadreja, kitsune!"

"¡No me llames kitsune!"

"¡YA!" grita Kaoru colocándose en el medio de ambas "Cállense. Prestaste tu calculadora a Toru, ¿no te acuerdas Megumi?"

"Oh" exclama Megumi haciendo memoria. Ahora que lo pensaba Toru, se la había devuelto y ella prestando atención a los ejercicios de Kaoru, no recordó que lo había dejado debajo del banco.

"Baka kitsune..." sentencia Misao mientras se da media vuelta y comienza a alejarse con Kaoru "Mas vale que te apures que se va el colectivo"

A paso lento, volvió al colegio, la mayoría de los alumnos habían salido y ya no quedaba nadie, salvo algún que otro profesor. Antes de que pudiera llegar a su aula, tropezó

"Perdón" - fue la palabra reflejo de Megumi cuando chocó contra alguien, al desprenderse y ver al obstructor del paso.

"¿Takani?" - fue la voz de la persona que Megumi jamás hubiese deseado escuchar "¿Qué haces aquí?" - preguntó extrañado.

Megumi se alejo como un resorte al sentir su caliente pecho sobre sus manos. Como todo ente popular, se desprendía los dos primeros botones de la camisa dejando a la vista su musculoso pecho.

"No es de tu incumbencia" - le contesta Megumi agresivamente, Sanosuke, en cambio no pudo dejar de sonreír ante el comportamiento de Megumi y sonrió maliciosamente.

"Por supuesto" - dice - "pero me imaginé que tal vez vinieras a buscar la calculadora que te habías olvidado"

Megumi percibió como Sanosuke levantaba su mano izquierda y le mostraba la calculadora que tenía visiblemente una etiqueta que decía Megumi Takani

"¡oye! ¡Eso es mío! Devuelvemelo!" - exigió Megumi intentando alcanzar la calculadora, pero Sanosuke era más alto que ella, así que sus manos llegaban a tocarle el brazo, que parecían una caricia.

"Esa no es la manera de pedirlo Takani" - sonríe Sano, divertido con la situación.

Megumi dejo de forcejear y con los dientes apretados dijo - "¿Me lo devuelves por favor?"

"muy bien" - dice Sano, pero dispuesto a jugar un rato continuo - "pero no me refería a eso Takani"

Desprevenidamente, la coloco de espaldas contra la pared más cercana, apoyando su cuerpo contra la de ella. Megumi se sonrojo a más no poder, ante tal roce, sentía el cuerpo caliente de Sanosuke sobre ella, y su respiración sobre su cuello, siendo irregular, provocando que su corazón latiera a mil por segundo.

'Demasiado cerca maldita sea, demasiado cerca' se repetía Megumi mentalmente. Maldiciendo el día en el que puso todo su uniforme en el lavarropa con agua caliente, se había encogido tanto que hasta a una prostituta le daría vergüenza ponérselo. Para empeorar la situación, Sanosuke olía estupendamente... 'Mala Megumi, no pienses en eso, Mala Megumi ¡Muy mala!'

Sanosuke no dejaba de disfrutar el comportamiento de Megumi, primero lo insultaba, después se comportaba civilizadamente, y ahora la tenía entre la espada y la pared... literalmente... aunque, no podía negar que le gustaba, de todas las mujeres que había en ese colegio, sin duda Megumi Takani era la mas sensual e inteligente de todas, más que la rubia hueca con la que se había visto hoy y deseaba ser modelo. Y sin lugar a dudas, y desde esa posición era capaz de verle las piernas, y desde su camisa, algo más... aquel uniforme de colegiala le resaltaba las curvas femeninas, un momento, ¿Qué esta diciendo? Golpeándose mentalmente, intenta alejar cualquier pensamiento, intentando concentrarse, pero sabiendo que había ido muy lejos esa vez, decide separarse y devolverle su calculadora antes de que el cuartel de amigas apareciera.

Lamentablemente, aunque sus intenciones fueron buenas, llegó demasiado tarde, aunque no fue exactamente Kaoru o Misao quienes los interrumpieron.

"Sagara, Takani" - dice una voz - "¿Qué demonios están haciendo?"

Era el profesor Saitou, había escuchado ruidos en la cafetería y pensando que serían rebeldes de primero fue a investigar, pero para su sorpresa se encontró con futuros egresados, pero... en una situación que no faltaba sacar las conclusiones erradas.

"Eh... no, no, Saitou-san, no es lo que piens-" - decía Megumi separándose a la velocidad de la luz de Sanosuke

"no, claro. Solo a dos alumnos arrinconados contra una pared, en un corredor desierto, cuando el colegio esta cerrado. Seguro que no es lo que pienso Takani-san"

"Pero profesor, yo puedo explicarle"

"Cállese Takani-san, usted y Sagara-san mañana después de clase pasaran a mi despacho" - y sin nada más que decir se marchó.

"¡Demonios!" - exclamó Megumi

"No es para tanto" - dice Sanosuke manteniendo su dejo de diversión, sin preocuparse mucho - "un castigo no es nada, o temes manchar tu expediente de niña aplicada"

"Eso es lo que menos me preocupa" - dice Megumi fulminándolo con la mirada "sino, que para mañana a la mañana, conociendo como es el colegio, los rumores se extenderán y yo estaré embarazada y tu no te querrás hacer cargo"

Sanosuke no hizo mas que reírse - "Tienes una imaginación... Además no se de que te quejas, compartirás el protagonismo conmigo, muchas matarían por eso"

Megumi no podía reaccionar, estaba enojada y frustrada por lo que había sucedido. Maldecía el día en el que le había prestado a Toru la calculadora. Maldecía el día en el que se cambio de colegio y le tocó como compañero de curso a Sanosuke, era un completo idiota sin cerebro. Y antes de que pudiera putearlo de arriba abajo...

"En fin, nos vemos mañana en el castigo Takani" – dice Sanosuke, echando la mochila al hombre y saliendo del colegio, dejando a Megumi con la palabra en la boca.

OooO

A la mañana siguiente, en la parada del colectivo, donde las amigas se encontraban siempre...

"¡YA!" - gritaba Megumi forcejeando el agarre de Kaoru– "No quiero entrar"

"¿Como que no vas a entrar?" – Preguntaba Kaoru algo malhumorada, tironeando a Megumi – "¿Recién es la primera semana de clase y ya estas faltando?"

"No quiero ir"

"¡Vamos Megumi, no te comportes como una chiquilina" – dijo Kaoru, arrastrando a Megumi literalmente hasta la entrada

Como es lógico, Megumi todavía no le había comentado nada a su amiga, esperaba que estuviera Misao, así no tenía que repetir la historia y juntas pudieran idear un plan para cortarlo en pedacitos.

Faltaba solo media hora para que comenzara las clases y Megumi, se encontraba en el aula mirando a su alrededor, esperando no ver ninguna mirada de odio de ninguna de sus compañeras de curso, lamentablemente eso no ocurrió todas sus compañeras de curso, la miraban con ojos asesinos.

"¿Qué esta pasando?" – pregunta Kaoru al notas las miradas y el cuchicheo de las chicas.

Y antes de que Megumi pudiera decir algo, Misao apareció corriendo por el pasillo.

"¡Megumi! Dime que no es cierto. Por favor" – dijo Misao con grandes ojos verdes, tomándola por los hombros y comenzando a sacudirla con fuerza

"Por supuesto que no es verdad" – replica orgullosamente Megumi - ¿Quién te crees que soy? – ahora bajaba la voz – pero dime, que tan lejos llegaron los rumores, ¿ya le pusieron nombre al chico?

"No, no llegaron a tanto" – la tranquiliza Misao – "solo que los encontraron a ustedes dos solos en un aula y que vio tu tatuaje en tu muslo"

"¿¡No llegaron a tanto?" – dijo Megumi tomándose la cabeza como si tuviera un gran dolor de cabeza

"¡Ya!" – explota Kaoru – "Pueden decirme que es lo que no se"

"Estoy castigada con Sagara"

"¿Que?"

A susurros le cuenta a Kaoru y a Misao, lo ocurrido a la salida del colegio

"Sagara no niega nada, es más ni siquiera se defiende, solo se limita a sonreír" – dice Misao

"¿COMO?" – ahora Megumi estaba fuera de sus casillas

"Esto merece una venganza" – susurra Kaoru, quien estaba muy ansiosa de pelear con cualquiera de los 'idiotas sin cerebro'

"Sanosuke Sagara va a caer" – dice Megumi muy enojada

"Perfecto" – exclama de alegría Misao.

Cuando el profesor se acercaba, todos los alumnos volvieron a sus lugares, aunque antes todas las mujeres le dirigieron una mirada asesina a Megumi.

"Así que tienes un tatuaje en tu muslo eh? Nunca me lo hubiera imaginado, y menos de ti"

Megumi se dio media vuelta enojada preparada para putear al idiota que le hablaba a su espalda. Aunque se encontró con Toru, uno de los chicos más lindos e inteligentes del curso, tenia el pelo corto y negro y sus ojos eran de color café, con una sonrisa que era capaz de derretir a Megumi.

"No estoy con ganas bromas Toru"

"Ah, entonces es mentira el rumor"

"¡Primero muerta y comida por los gusanos antes de tener algo con Sagara!" – responde indignada Megumi

"Ah, yo me refería al tatuaje..." – responde Toru sonriendo – "Me hubiese encantado verlo"

"Oh..." – dice Megumi coquetamente – "Tal vez tengas oportunidad de comprobarlo tu mismo"

Y se dio media vuelta, mirando al profesor de matemáticas explicar algo que ella no llegaba a escuchar, solo miraba al pizarrón, sin ver nada en realidad, pero con una gran sonrisa en su cara y pensando que después de todo, el rumor no fue tan malo que digamos.

O o o O

Notas de la autora: Bueno, volví con un nuevo fic, Si te odio te amo, si estudio estoy en el secundario la idea original la saque de otro fic que me encanta, bah... al principio puede ser muy parecido, pero de ahora en más voy a intentar salirme de aquel camino. Voy a mezclar cosas de mi secundaria, fiesta de egresados, viaje de egresados, sorteos, concursos etc. Creo que les va a gustar.

Espero que lean mis otros fics, que son mucho pero que se leen enseguida. Like we were yesterday, mi primer fic, donde Kenshin esta casado con Tomoe y conoce a Kaoru, aparecen Aoshi, Misao, Megumi, Sanosuke y muchos más. I hate you love, mi Segundo fic, donde Kaoru es la secretaria de Kenshin, pero que no se llevan muy bien. Tienen unas cuantas diferencias. A la vuelta de mi casa nació el amor: Cupido toca la puerta, mi tercer fic, donde Kenshin es un cirujano mundialmente reconocido y Kaoru es una simple estudiante de secundario, ah cierto, son vecinos. También está el one-shot, 14 de mayo, un universo alterno del 14 de mayo de la era Meiji y por ahora nada más.

Espero recibir sus reviews

Bai Bai

Kaoru-chan