O.o Kaoru-chan o.O


- Disclaimer –

Rurouni Kenshin no me pertenece este, fic es por mero entretenimiento.

-Author's notes-

¿No les dije que había vuelto? Bueno acá el quinto capitulo de este fic. ¿No pensaban que iba a actualizar así de rápido no? Que poca fé me tienen... pero bueno. ¡Acá esta! Un poco corto, pero es porque el un "Preludio" a la obra, como bien es el título de este capitulo. El próximo seguramente va a ser más largo debido a que bueno... ¡va a ser la obra¡Ahora no molesto más y les dejo leer!

Si te amo te odio, si estudio estoy en el secundario

by: Kaoru-chan

Capitulo 5: Preludio.

- No entiendo, repítelo otra vez- pidió Kaoru

- ¿Qué quieres que repita¿Cómo salió corriendo cuando me beso o la parte en la que se disculpó? – dijo sarcástica Misao

- ¿Cómo puede ser que huyera después de besaste¿Segura que no dijiste nada? – preguntó Megumi.

- ¡Claro que no! Kami¿Quién se disculpa por besarte? – Misao ya cruzaba la línea de la desesperación. ¡Aquel Shinomori le crispaba los nervios!

- Pues yo creo que no deberíamos de intentar pensar lo que pensó Aoshi. Para entender la mente de los hombres necesitamos un traductor

- Si y cuando eso llegue a pasar se va a morir de trabajo.

- ¡Les juro que a veces ese hombre me desespera! – respondió enojada Misao.

Las clases ya habían terminado y las chicas estaban de regreso a sus casas. No había tardado mucho en contarles a las chicas los detalles de la salida o "cita" con Aoshi. Y no habían parado de hablar de eso en todo el día, a fin de cuentas no habían llegado a ninguna conclusión: "Los hombres no tienen cerebro" había dicho Megumi y Misao no podía estar más de acuerdo.

Durante toda la clase Misao no le había dirigido la palabra a Aoshi, ni siquiera se había molestado en mirarlo. Aoshi en cambio, tampoco le había dirigido la mirada pero no era de enojo, sino de vergüenza, todavía no se animaba a mirarla. Lo cual había aumentado el enojo de Misao.

- Al final¿que hago con Aoshi?

- háblale – dijo simplemente Megumi

- y si no te quiere escuchar, le das con el libro de 600 hojas de biología molecular y le haces comer hoja por hoja. – agregó Kaoru.

Lejos de las chicas, los ya comúnmente denominados 'idiotas sin cerebro' caminaban de regreso a sus casas.

- a ver Aoshi, otra vez ¿nada de nada¡Hombre! Eres de piedra – dijo en un suspiro Sanosuke.

- bueno... – comenzó diciendo Aoshi – Como nada de nada, no. La bese.

- ¡Así se hace! – festejo Kenshin

- ¡Ese es mi pichón!

Tanto él como Sanosuke sonrieron soberbiamente, por algo eran populares en el colegio.

- No¿no se dan cuenta? No pude controlarme y saben que no puedo empezar una relación.

- vamos Aoshi, puede ser algo casual lo de ustedes. – dijo Sanosuke

- no, a mi no me gusta esas cosas Sanosuke

- Pero si no haces algo pronto, ella seguirá igual que hoy. He visto la forma en la que te miraba Aoshi, y eso no era de felicidad – le dijo Kenshin - ¿Por qué no arreglas las cosas mañana en a obra de tea- - Aoshi se apresuró a hacer señas para que Kenshin parara de hablar. Sanosuke se había puesto pálido y sudaba frío. Sus músculos se tensaban y su boca se abría de horror

- ¡Mañana es la obra? – preguntó asustado.

-- s... si, sano – le respondió Kenshin

- ¿demonios! – Maldijo Sanosuke mientras volvía a caminar – espero que mi club de fans no disminuya mañana.

O o o O

Una muchedumbre de jóvenes caminaban sonrientes en el patio del colegio. La fiesta de bienvenida había atraído a muchos estudiantes de todas las edades. Los profesores estaban contentos, hacía mucho tiempo que una fiesta así había tanta gente, y se habían esforzado el doble para hacer lo mejor posible. Había varios juegos, comidas y muchas cosas más. Lamentablemente los actos de gimnasia habían sido suspendidos por falta de lugar, ya que el salón multiuso iba a ser usado para la obra de teatro. Oh, si tan solo los profesores supieran que el amontonamiento de gente se debía a los alumnos de quinto año que participarían en la obra.

Misao y Megumi estaban en los vestuarios poniéndose las ropas. Por suerte, ambas vestían ropas de mujer. Megumi había alterado un poco la ropa de nodriza, dándole un aspecto más... exhibido. Al contrario de Misao, que había hecho de las ropas de la madre de Julieta más elegantes, dándole un aspecto más delicado. Las dos estaban sentadas enfrente de un espejo retocándose el maquillaje, cuando Megumi vio por el espejo a Sanosuke con una larga bata que ocultaba su vestimenta, pero Megumi llegó a ver caminar en puntas de pie, mirando a su alrededor. Saltó del susto cuando escuchó unos pasos acercarse y se ocultó en uno de los vestidores de las chicas. Megumi sonrió pícaramente. Se levantó tan de pronto que Misao le miró sorprendida.

- ¿Qué pasa?

- Nada. Enseguida vuelvo – y Megumi salió cerrando la puerta de tras de sí. Caminó en silencio hasta acercarse en al vestidor donde Sanosuke se encontraba. Abrió la cortina.

- maldición... maldición... maldición... maldición – escuchó Megumi murmurar a Sanosuke. Como estaba de espaldas a ella, a Sanosuke se le hacía imposible verla, pero Megumi gracias al reflejo del espejo lo veía claramente. Tenía los dientes apretados, su ceño fruncido y sus manos le temblaban mientras abría la bata y miraba su cuerpo - ¡maldición! – volvió a murmurar pero esta vez más fuerte.

Megumi intentó no sonreír pero al hacerlo hizo un sonido que la delató. Sanosuke cerró con rapidez su bata y se dio media vuelta, mirando horrorizado a Megumi.

- ¿Qué... Que demonios estas haciendo? – pregunto algo temeroso mientras sus manos se crispaban en el agarre de su bata.

Sin pensar, Megumi entró al vestuario con una sonrisa de satisfacción. Oh, si, Sanosuke estaba en problemas.

- Sagara... este es el vestuario de chicas... no deberías estar aquí – dijo casualmente, pero la sonrisa en sus labios la delató.

- psss... como si vinieras por eso – dijo entre dientes Sanosuke mirándola severamente.

- Es verdad ¿Cómo te queda la ropa de Julieta? Escuché que era muy... llamativa – el tono de malicia fue captado por Sanosuke, sin embargo, en vez de enojarse cambio de táctica.

- ¿Quieres verlo¿O prefieres verme cambiar? – Sanosuke comenzó a acercarse peligrosamente y Megumi retrocedió en sus pasos.

- ¿Qué piensas que haces? – preguntó Megumi mientras sentía la pared en su espalda.

Entre la espada y la pared.

- ¿Crees que no me he dado cuenta? – dijo Sanosuke mirándola. Megumi podía sentir la respiración de Sanosuke en su cuello. – Me persigues todo el tiempo. Te metes en problemas para estar conmigo. Estas juntos en todas las clases, me sigues hasta el vestuario... y apuesto lo que quieras que esto no te hace sentir el corchito nerd. – Megumi comenzó a sentir el calor corporal de Sanosuke en su pecho. Las manos de èl viajaron por las suyas depositándolas arriba de su cabeza – Lo único que tienes que hacer es decirlo Kitsuni...

Megumi abrió los ojos de sorpresa y vio como Sanosuke sonreía y se acercaba peligrosamente a ella. Desesperada, miró a su alrededor en busca de algo que pudiese ayudarla. Lo único que vio fue una cosa muy llamativa detrás de Sanosuke, y sonrió maliciosamente.

- Lo siento, pero... – comenzó atrayendo la atención de Sanosuke que la miró – No me gustan los rubios platinados.

Sanosuke parpadeó un par de veces del asombro. ¡De que demonios estaba hablando?

Resueltamente, Megumi se libró de su agarré y señaló lo que antes había atraído su atención. Sanosuke siguió la línea visual y trago saliva. Cuando ella decía rubio platinado quiso decir...

- ¡maldición! – exclamó el castaño.

- Linda peluca la de Julieta ¿No? – Megumi rió abiertamente mientras corría la cortina y salía. De pronto se detuvo en seco con lo que vio, y volvió a entrar al vestuario.

- Oye¿Qué cree-? – intentó preguntar Sanosuke pero Megumi le tapó la boca, tiró de él hacia atrás y se llevó un dedo a la boca – Shhh!

- Pues ves aquí no hay nadie – dijo la voz de Kaoru entrando al vestuario de las chicas – y lo siento, pero yo no me creo que no te animabas a entrar a un vestuario de chicas y no encontrabas a nadie para acompañarte

- ¿Pero que dices? Sabes que yo no te mentiría – aparentemente la pelinegra estaba acompañada de Kenshin, porque aquella era su voz.

- Si, claro – concedió Kaoru, pero Megumi se dio cuenta, por el tono de voz, que solamente era por mera cortesía. – Ahora nos podemos- - pero la pelinegra calló y Megumi temió que los hubiera visto y que a Kaoru le haya dado un ataque cardíaco. Sin aguantar la curiosidad se acercó un poco y descorrió la cortina lo suficiente para ver. Y dio gracias que Sanosuke le estuviera agarrando porque sino se hubiese caído de la sorpresa. Kenshin estaba besando a Kaoru ¡y ella no oponía resistencia!

El beso había tomado a Kaoru por sorpresa. Sorpresa más el tiempo que no había sido besada había concluido en que aceptara gustosa la intromisión de la lengua de Kenshin, que sin duda sabía como besar. Lentamente, su cerebro comenzó a funcionar. La estaban besando, bueno eso no era novedad. La estaban besando fogosamente, tampoco era novedad¡pero era la primera vez que la besaban con tanta urgencia! Abrió los ojos y se encontró con unos ojos lavandas de Kenshin que la miraban ardientes. ¡Eso era novedad! Mal... Mal... MUY MAL. Como si fuera un resorte se separó de Kenshin rápidamente, como descargas eléctricas.

- Nunca más vuelvas a hacer eso – amenazó Kaoru mirándolo severamente, mientras se hacía paso hacia la salida corriendo. Kenshin no dudo un instante en seguirla.

Megumi se recuperó de la sorpresa, lastima que Sanosuke le ganó.

- Interesante escenita¿no crees? – dijo Sanosuke sonriendo.

- No se que se cree. Besarla de esa manera...

- Yo no la escuché quejarse mucho – volvió a decir pícaramente Sanosuke.

- Solamente para probar si eran verdad los rumores sobre su grupo. – dijo sin pensar Megumi solamente para sacarle de encima esa sonrisa a Sanosuke. Claro, que con lo que acabo de decir, solo la aumentó.

- ¿Quieres comprobar tu también? – La sonrisa de Sanosuke se incrementó y Megumi se separó enseguida.

- No estoy para tus juegos Sagara. – le espetó furiosa Megumi.

- ¿Por qué será que siempre quedamos los dos solos? – Sanosuke dijo con voz ronca y con la misma sonrisa de antes.

Megumi le miró nuevamente y deseaba borrarle esa sonrisa de ganador de la cara pero por el momento no podía hacer nada. – La obra ya esta por empezar. Ponte la peluca y quítate esa bata. Julieta es la protagonista y tiene que estar bella... para las fotos – Megumi sonrió maliciosamente al ver como la sonrisa de autosuficiencia desaparecía del rostro de Sanosuke para pasar a una de susto.

Con una ultima mirada a la peluca. Megumi salió del vestuario, con paso tranquilo, decidida a que esa tarde, sacaría miles de fotos.

O o o O

Kaoru había logrado perder a Kenshin en un santiamén. Y ahora se encontraba sola en uno de los vestuarios maquillándose. Se pasó un poco de base y de pronto terminó tocándose sus labios donde todavía podía sentir la presión que habían ejercido los labios de Kenshin. ¡Demonios, nadie podía besar tan bien! Al parecer era verdad lo que todas las chicas decían de los 'idiotas sin cerebro' al menos, Kenshin sabía como besar. Se replicó mentalmente por pensar en esas cosas. No era que en verdad le importará pero hacía mucho tiempo que no experimentaba un beso tan... tan... candente.

- ¡Aquí estas¡Megumi, acá esta! – el grito de Misao retumbó en sus oídos y escuchó varios pasos acercarse.

- ¡Dónde demonios te habías metido Kaoru? – preguntó Misao – ¡Te estuve buscando!

- Pues... – comenzó Kaoru pero se vio interrumpida por la voz sabelotodo de Megumi.

- Ha estado besuqueándose con Himura. Eso ha estado haciendo.

- ¡COMO? – preguntó Misao con grandes ojos mirando a Kaoru.

La aludida solo se encongió en su asiento mirando a Misao y a Megumi

- ¡Me ha obligado! – intentó excusarse la misma.

- Si, claro. Te resististe taaaanto... – Kaoru notó el tono reprobatorio de la Megumi.

- Déjenme dejarle esto claro. Himura no me gusta. Es solo que besa demasiado bien. Hacía mucho tiempo que no experimentaba algo así. Y bueno¡mis hormonas también me traicionan!

Las chicas le miraron un poco más. Aceptando apenas aquella excusa, pero decididas a vigilar de cerca a la pelinegra.

- Vamos, ya estamos por comenzar.

En el caso de los chicos la cosa había funcionado ligeramente.

- Vamos Sano, sal de ahí. – pidió Aoshi golpeando la puerta del baño

- ¡Compórtate como hombre! – bromeó Kenshin.

La puerta del baño de abrió y Sanosuke emergió con una mirada que denotaba poco animo.

- ¿Qué te pasó?

- No se porque Takani tiene esa manía de verme en ridiculo.

- Tal vez sea porque no desmentiste el rumor desde el principio.

- Pero no puede evitar acorralarme en cualquier lugar – la expresión sombriía de su rostro fue reemplazada por una sonrisa.

- ¿Takani te acorraló? – preguntó sarcásticamente Kenshin. Takani nunca tomaría ese tipo de iniciativa.

- ¿Y tu que? Acorralando a pelinegras y robándoles besos.

- ¿Cómo lo supiste? – esta vez la pregunta fue de sorpresa

- Yo lo sé todo – agregó engreído Sanosuke

Kenshin se encogió de hombros – Su cuerpo lo pedía. Esta perdidamente enamorada de mí.

Aoshi miró al par de egocéntricos y meneó la cabeza a cada lado. Suspiró y se tragó lo que iba a decir... Kenshin y Sanosuke no tenían remedio.

O o o O

Notas de la autora: ¿Qué les pareció? A mi gusto, creo que no tiene mucho, salvo el beso entre Kaoru y Kenshin. ¡Wooh yo quiero probar la fama del pelirrojo¿Cuántos besos no? Solo faltan Megumi y Sanosuke y estamos ¡listo, aunque creo que para ese beso va a faltar un poco más.

¿Se lo imaginan a Sanosuke rubio platinado? Mmmmh... no yo tampoco. Y menos con un vestido rosa chillón... ups... Lo lamento mucho por las fans.

Entre Misao y Aoshi, creo que para el próximo cap no, pero para el siguiente a eso las cosas van a mejorar.

¿Y Megumi? Bueno, ella también va a tener su parte en todo esto.

Ahora, hablando de mis otros fics. ¿Qué les pareció Broken Pieces? Próximamente el segundo capitulo. ¿Y Like we were yesterday? Espero que ese les guste, porque a mi opinión me encanta.

De ahora en más me voy a concentrar en A la vuelta de mi casa nació el amor: Cupido toca la puerta. Que ya me falta poco para terminar.

Después me voy a concentrar en I hate you love y otra vez a Broken Pieces y continuo otra vez con Like we were yesterday.

Y así sucesivamente.

Estoy preparando dos especiales. Mi primer song fic y un capitulo más de un fic que tal vez les guste. Hohohoho...

Sin nada más que agregar Kaoru-chan se despide.

¡Libertad!


Please review so you'll update soon and makes me happy :)

Por favor review de esa manera actualizaré más rápido y me hace feliz :)


O.o Kaoru-chan o.O