El diario maníaco-obsesivo de Lily Evans

Capítulo 1- Fuera de honda.

Lily abrió el paquete de navidad y para su sorpresa, ahí estaba, como cada año, un regalo de su hermana, lo más muggle que esta pudiera encontrar, un triste diario de color púrpura. Lo dejó sobre la cama y siguió abriendo regalos.



27 de diciembre

Buenas noches, nuevo y recién estrenado diario, siento una pequeña necesidad de confesar que nunca he aguantado los cutres diarios que mi hermana me regala por navidad y que, siempre y sin excepción, han terminado en el culo de mi baúl, quiero decir, en la parte más baja y llena de polvo... nunca he pasado de las 15 páginas. Estoy cansada y tengo muuuucho sueño, así que buenas noches...

30 de diciembre

Cafés: 2, Pastelitos:10. Regalos en la basura:3.

Ayer hicimos una especie de fiesta en la sala común, esta vez me he quedado en el colegio porque mi hermana se ha traído al novio por navidad y no quepo en mi propia casa (ya sea por el volumen, como por el número de personas). No me extrañaría que Vernon fuera un mago y se transformara en una bola de baloncesto.

O estoy fuera de onda, o todos están fuera de MI onda. Ayer me sentí tan imbecil, bebiendo cerveza de mantequilla mientras a menos de 2 metros de mí mi mejor amiga, repito mi MEJOR AMIGA, se comía los morros de ese idiota de Nedd Precker. Le odio, les odio a ambos. Solo de pensar que el imbécil de Potter se rió de mí, aunque no me extraña, yo, agitando una banderita roja y dorada con una mano mientras con la otra bebía y bebía cerveza, con cara de impasibilidad total. Odio esas banderitas rojas, odio a Nedd Precker, y odio mi cara. Voy a bajar a las cocinas a por otra cerveza de mantequilla.

1 de enero

Total de comida que no debería haber comido: 700 toneladas. Cafés: 5. Pastelitos: perdí la cuenta cuando vino el turrón.

Odio esos mini-michelines que asoman por encima de mi cinturón cuando me siento. Los odio. Y odio las chicas rubias y guapas que se pasean por ahí acercándose a Potter "el desesperado" y susurrando lo suficientemente alto "¿estoy gorda?" solo para que él admire lo delgadas y extremadamente poco vestidas que van.

Tengo serias dudas sobre la virginidad del señor Potter. Creo que debería dejar de insultarle solo por ser tan inmensamente petulante y corto de mente debería darme pena...

En fin, feliz año nuevo.

2 de enero

Cafés: 3. Pastelitos: 0 (soy una santa, diosa, ama, reina y señora de la dieta ... aunque solo sea porqué me he ido a la biblioteca antes de que pusieran los postres) Comida que no debería haber comido: toda, (pero he comido suficiente para no desmayarme de camino a la sala común)

Lily Evans, te habla tu subconsciente... ¡debes estudiar para los exámenes! Parece ser que parte de mí se cree una súper-diosa y pretende aprobar sin estudiar, me paso el día leyendo, nada es mucho para no distraerse. Incluso he estado hablando con Lupin para no tener que sacar los libros, maldita pereza.

3 de enero

Cafés 1. (lo justo para no dormirse en clase) Pastelitos: 2 (lo justo para no sufrir un bajón de azúcar y terminar de alfombra inanimada en la enfermería)

Soy un genio, he conseguido que Lupin me explique todo lo que tenemos que estudiar, me repetirá el temario mañana por la mañana y así seguiré las clases que he perdido por alguna especie de embrujo que hace que no me entere de lo que estoy estudiando aunque lo lea 5 veces. No es que sea lela, ni que mi masa cerebral se haya reducido a un 30 , es solo que es séptimo curso y, si Snape saca tres décimas menos en pociones que el año pasado, lo cual conlleva un 9,7 en su media, yo estoy con el agua al cuello.

Deidre, una de mis amigas, dice que solo es estrés pro-fin del colegió, pero yo creo que nos ponen algo en la comida.

5 de enero

Cafés:1, Pastelitos:6 (¡se terminó, se terminó! ¡Si sigo así me van a confundir con la dama gorda!) Veces que he fantaseado con matar a Slughorn: hoy, 3, esta semana 7.

Voy a tener que ir al psicólogo muggle, estoy cansada de las bromitas de Potter sobre el favoritismo que tiene Slughorn hacia mí. No deja e repetir cada frase que dice Slughorn, al menos 15 veces por el pasillo hasta que me giro y le miro. Lupin dice que solo lo hace para llamar la atención pero que en el fondo no es tan imbécil. ¡Y una mierda!

6 de enero

00:05...no, 00:06...ejem, 00:10

Ya no vuelvo a poner la hora porque a cada puñetero minuto la gente me distrae. Lupin es un cielo. Le quiero tanto... como amigo. ¡Uf! Vale, no vuelvo a imaginármelo de ESA manera. Se ha pasado hasta ahora explicándome todo lo que hemos hecho en Historia de la Magia, porque de alguna manera, a pesar de los 5 cafés que llevo en el cuerpo me he pasado 59 minutos de la hora de clase durmiendo.

8 de enero.

Cafés: 2. Pastelitos: 4 y una especie de panecillo de chocolate que estaba muy bueno.

Lupin está, de alguna manera., substituyendo a Deidre como amigo, porque la tontita de Deidre no tiene elegancia interior y se pasa el día hablando del estúpido de Nedd. No quiero tener novio en mi vida, odio a los hombres, excepto al genio de Lupin, y prefiero no tener nada que ver con ellos, solo sirven para procrear. No me lo creo ni yo... pero da igual.

Creo que voy a hacerle caso, tarde, pero voy a hacerle caso a Deidre y me propondré mejorar algunas cosas este año:

Propósitos de año nuevo, tardíos pero válidos:

Estudiar más, toda la tarde para aprobar con un cinco.

No gastarme todo lo que me da mi padre por navidad en chocolate en Hogsmeade. (demasiado tarde...)

Ahorrar para comprarme esa gabardina tan cara y tan elegante que tanto me gusta y además va a juego con mis botas.

Trabar amistad con un merodeador (¡hecho!)... (creo que estoy haciendo trampas, se supone que esto tiene que hacerte mejorar, no recordar lo que ya has conseguido).

Encontrar algo con lo que contrarrestar las charlas monotemáticas con Deidre.

Comer un máximo de 2...vale. .. 1 pastelito al día.

Tomarme solo un café, por la mañana.

No enfadarme con Potter solo por ser un inútil

No enfadarme con Snape solo por ser un egocéntrico.

No enfadarme con Petunia por ser una tonta estirada, inútil y egocéntrica.

No enamorarme de alguien que esté fuera de mi alcance, que sea un obseso del Quidditch, que tenga novia, que fume en pipa, que cante ópera mientras duerme (difícil de creer pero cierto), que sea un pervertido, que sea un pederasta o que te haga sentir pederasta.

Ordenar mis libros por temática y no tenerlos apelotonados sobre el baúl.

Levantarme en cuanto me despierte y no pasear por la habitación en pijama, los sábados hasta la hora de comer.

Pasar más tiempo con Lupin, fuera del repaso para agradecérselo.

No darle vueltas a todo lo que diga la gente y comerme el coco yo sola.

No defender a quien no me lo agradezca.

No preocuparme por lo que diga Deidre de mi vida sentimental, porque no le importa para nada.

Hacer más caso a Lupin en cuanto a lo que desahoga escribir un diario.

Disfrutar de la vida tal y como es.

No intentar salvar el mundo.

Cumplir los propósitos.

Buf... ¿qué día es hoy?

Mmmmmh...15 de enero

Mal día. Muy mal día. No he visto a Lupin en todo el día. Y no me he enterado de nada en Adivinación. Entré en clase y vi a la profesora en su banco de siempre, detrás de su mesa de siempre y con sus libros de siempre. (Y después dicen que si nos aburrimos en clase es porque queremos).

- ¿Empezamos la clase con ganas?- dijo animadamente detrás de esa cortina de pelo blanco.

"No, la verdad es que nunca he querido saber si moriré viejecita como tú o moriré devorada por un dóberman" pensé.

No había ni rastro de Lupin, Potter y los demás estaban ahí en un rincón sacando de mala gana sus libros y yo quería saber si Lupin estaba bien, pero no tenía demasiadas ganas de ver a James Potter hacer bromitas sobre los demás para que yo me pusiera a la defensiva. No puedo evitar quejarme cuando se burlan de los demás en su cara. Me acerqué a ellos al final de la clase y le pregunté al bajito, regordete por Lupin y me contestó de mala leche, así que pasé de él y me fui a hablar con Black, pero Potter me vio venir, se giró justo cuando iba a decirle, seriamente a Black si Lupin estaba deprimido o algo así, pero no fui capaz de dirigirle la mirada a Black, y no me dio tiempo porque Potter ya tenía la suya clavada en la mía.

- Hola, Potter.- dije, seria, aburrida, lacónica.

Él sonrió, vi esa brizna de maldad que siempre tiene en los ojos.

- ¿Sabes dónde está Lupin?- conseguí articular mientras él se concentraba en una manera de hacer que me explotaran los sesos de rabia.

- Aquí no.- dijo aún sonriente.

- Eso lo veo yo solita.

- Ya.

Sirius Black soltó una carcajada y volvió a mirarme.

- No se encontraba bien esta mañana.- me dijo dándole un golpe a Potter en la tripa.

- Gracias.

¿Porqué tiene que ser tan condenadamente egocéntrico, estúpido y antipático? Me refiero a Potter, no al adorable de Lupin ni a Black. Para colmo se me ha roto en dos la túnica nueva, una que es patosa y, a veces, se cae por las escaleras.

Voy a terminar en un psiquiátrico, es verdad, lo he leído en mis posos de té esta mañana.

17 de enero

23:53

Ejem...La vida es bella... me he pasado el día coqueteando con Nedd Precker. Ups.