Con dedicación especial para una gran amiga que espero con ansias esta actualización, Judith gracias por ser mi amiga!!

(Ya vez como sobreviviste a la espera!!)ˆ-ˆ

Y por supuesto para todos ustedes que tuvieron la paciencia de esperar!! Gracias por leer!!

CAPITULO XXVII

ALUCINACIONES

-¿Qué Hermione empeorara? –Dijo Malfoy sorprendido, exasperado y molesto –Pero si hasta ha recuperado color, anoche hasta tuve una charla coherente con ella.

-Eso es sólo la muestra de que la Escarlatina ha avanzado

-Esto no puede empeorar… -Dijo con enojo -¿Puedo ir a clase?

-Empeorara… -Aseguró Dumbledore –y me temo que no puede ir, por eso es que he venido a verlo. Creo que sería conveniente que por hoy no se aparte de ella. Sé que es mucho pedirle, pero puede servirle de consuelo que, sea cual sea el resultado, su labor terminara está noche. –Malfoy sintió una opresión en el pecho y dejo de escuchar los latidos de su corazón.

-¿Qué está queriendo decir? –Dijo casi en un susurro mientras inconscientemente se llevaba una mano al pecho

-Estamos haciendo todo lo posible por ella y ahora…

-¡NO hable de esa manera!! –Explotó Malfoy –No es una paciente de la que espera su muerte! ¡No la he cuidado para verla morir!

-Yo no quiero decir eso, sólo digo que las posibilidades…

-¿Posibilidades? No me venga con eso! ¿Es que cuando se trataba de Potter hablaba de posibilidades? No trate a Hermione de manera diferente, ella vale más que su protegido! –Draco estaba rojo de cólera y agitado. Pareció darse cuenta de que se encontraba en el despacho del director y era precisamente a él a quien ahora le gritaba… trató de controlarse

-Ahora sé que eres la persona adecuada –Dumbledore sonrió y Malfoy lo miro confundido –Acabas de aumentar las posibilidades de Hermione en un 70

-¿Qué está diciendo?

-Que esa energía que me acabas de mostrar tendrás que mostrarla con la señorita Granger. Entrará en un periodo de alucinaciones y usted tiene que mantenerla conectada con la realidad el mayor tiempo posible.

-Alucinaciones…

.-.-.-..-.-.-.-.-

-Puedes hacer el favor de mejorar ya, o estas creyendo que no tengo una vida propia que atender

"Como si estuviera yo aquí por gusto…"

-Lo que faltaba, que alguien como yo este cuidando de alguien como tú….

"Quien lo imaginaría…"

-¡Estoy harto! ¡Despierta o muérete ya de una vez! Pero que te quede claro, ¡si te mueres no te lo perdonare nunca!

"¿Por que te importo tanto? pero…no llores… por favor no llores"

-Despierta… despierta por favor Hermione

"Es que si tan solo pudiera…"

-Despierta… sólo despierta

"De verdad lo estoy intentando"

-Despierta, no seas floja despierta!

-Ya te dije que no puedo! –Hermione se incorporo molesta

-¿Qué? –Ginny la miraba confundida –Otra vez estabas soñando… -dijo resignada-Si quieres mantenerte como la mejor estudiante del colegio, llegar tarde a las clases no te ayudara. –Hermione recorrió con la mirada el dormitorio, con aire confundido. –¿Qué te pasa? Hermione… -La mirada de la castaña se posó en Ginny y la miró sin decir nada –me estás asustando

-Algo anda mal… -Fue lo único que logro susurrar

-Pues claro que algo anda mal, faltan diez minutos para las 8 y ni siquiera has bajado a desayunar

-¡10 a las 8! –Hermione se puso de pie inmediatamente y comenzó a ponerse el uniforme -¡Tenías que haberme hablado antes!

-Lo hice! –Dijo Ginny con obviedad

-Si, si como digas vamos o se nos hará tarde –Hermione salio corriendo del dormitorio y Ginny la siguió después de un suspiro.

Las chicas se separaron para cada una tomar camino a su clase, cuando Hermione entró a encantamientos Ron y Harry ya estaban sacando pergamino de sus mochilas

-Justo a tiempo… -Harry le sonrió a su amiga justo cuando esta tomó asiento

-No sé como tienes tanta suerte –Se quejó Ron –hasta cuando se te hace tarde llegas a tiempo-

-Ni que lo digas…

-¿Otra vez ese sueño? –Hermione miró a Harry un poco sorprendida, pero simplemente asintió.

-Si yo soñará con Malfoy todos los días tendría miedo de cerrar los ojos –Bromeo Ron. Hermione sólo lo miro un tanto confundida -¿Qué? No me digas que vas a defenderlo…

-¿Porque habría yo de…?

-Jóvenes presten atención al movimiento de la varita –Dijo el profesor en vos más alta, Harry y Ron volvieron a la clase y Hermione se quedo con la pregunta en el aire.

"¿Por que defendería yo a Malfoy?"

-Hermione te estamos hablando –Dijo Ron con exaspero, Hermione sacudió su cabeza para despejarse. Ya caminaban hacia el gran comedor para la hora de la comida

-Lo siento… ¿Qué decían? –Preguntó.

-uf… -Ron suspiro resignado

-¿Hermione te pasa algo? –Preguntó Harry preocupado

-Nada, Sólo me siento algo rara

-Seguro sigues pensando en Malfoy – "¿Por que? ¿Por qué en Malfoy?"

-Está bien que nos haya ayudado a pelear con Voldemort pero sabemos que lo hizo por que lo obligaron así que no tendrías por que estar así.

-Yo no… -Hermione no atino a decir nada, todo era bastante confuso –Espera… ¿lo llamaste por su nombre?

-Pues claro, ahora que puedo temer si ya lo destruiste

-Ah… -"Es cierto… Voldemort ya no existe…" -¿Qué haces? –Pregunto al momento que Ron ponía su mano en la frente de la castaña

-Estás muy rara ¿No tendrás fiebre?

-¡No estoy enferma! –"Eso ya lo había dicho…" Hermione guardo silencio confundida

-¿Qué pasa? –Preguntó Harry

-Nada… es que esto… fue como si ya hubiera dicho esto…

-Se llama Dejabu señorita genio -Dijo Ron un poco exasperado –A todos nos pasa

-¿Quieres ir a la enfermería? –Preguntó Harry que parecía tomarse más en serio la situación

-No. vamos a comer.

El gran comedor ya estaba lleno, Hermione entró en él con una extraña sensación… un vago recuerdo de ella entrando en él sola y muchos rostros mirándola. ¿Por qué me verían a mi? La comida transcurrió al igual que las clases y las sensaciones extrañas y los vagos recuerdos no la abandonaban pero se esforzaba por aparentar normalidad.

-Sólo pociones, Sólo nos falta pociones –Decía Ron estirándose

"¡Es cierto! Hablare con él… es posible que comprenda porque me siento tan extraña…"

-Hermione disimula tu alegría –Dijo Harry con picardía mientras le daba un suave codazo. La castaña solo sonrió.

El ambiente en las mazmorras era el mismo de siempre. Hermione tomó el lugar de costumbre y al momento que marcaron las 4 entro Severus Snape y en ese instante, todos guardaron silencio. La clase duro dos horas que Hermione no sintió, trataba de disimular casi tan perfectamente como Severus lo hacia, trataba de no mirarlo demasiado y poner empeño la poción que fuese que estaban preparando, pero no podía evitar sonreír cuando temerosa de ser vista levantaba el rostro para mirarlo un poco y su mirada se topaba con la de él y ambos la bajaban como adolescentes apenados. Al menos en aquel día tan extraño ese sentimiento no había cambiado. Y de pronto recordó que tenía que buscar una excusa para hablar con el lo antes posible así que sin pensarlo mucho saco un pedazo de pergamino, garabateo algo lo doblo y se lo extendió a Harry con "disimulo".

-¿Qué? –Preguntó Harry solo moviendo los labios. Al momento que tomaba el pedazo de pergamino que justo antes de que pudiera leerlo fue arrebatado de su mano.

-Con que mandando recaditos en medio de mi clase… -Dijo Snape con vos fría. Harry miró a Hermione con cara de circunstancias, y esta puso el rostro más apenado que sus escasas cualidades de actuación le permitieron. Snape abrió el papelito y miró con diversión muy bien disimulada el "Hola" escrito con rapidez, levanto el rostro tan severo como siempre –Como la señorita Granger parece haber perdido el sentido de la educación se quedará después de la clase haber si logra recuperar un poco.

-Sí, profesor -Dijo Hermione bajando la mirada apenada.

Después de ese pequeño incidente la clase pareció pasar más lentamente o quizás eran las ansias que sentía Hermione por quedarse a solas con él. Pero como por más lentamente que pase el tiempo la clase no podría ser eterna llegó el momento de entregar las pociones y abandonar el aula. Todos menos ella, claro.

-Suerte… -Le dijo Ron con desanimo. "Todavía no lo acepta por completo" Pensó Hermione.

Harry solo le apretó el hombro antes de salir y los Slytherin cuchicheaban lo bastante alto como para que ella pudiera escuchar cosas como "Y se cree la más inteligente" o "Mira ahí al orgullo Gryffindor" ella no les tomó importancia y pronto la puerta del aula se cerró tras la salida del ultimo alumno.

El silencio reino por un momento, Snape ordenaba algo en su escritorio y Hermione permanecía sentada en su lugar.

-Así que mandando papelitos en medio de una clase –Dijo Severus con desdén, Hermione sólo miraba al suelo con el mismo aire de niña regañada –Tu reputación se verá afectada si no buscas maneras más originales de hablar conmigo

-Lo sé -Hermione seguía mirando al suelo pero sonreía

-haber… -Severus se puso de pie, rodeo el escritorio y se recargó frente a él con una leve sonrisa en sus labios –Que es tan urgente para que actuaras tan… no encuentro la palabra… tan… -Pero antes de poder decir algo Hermione ya se había puesto de pie con rapidez y corría a abrazarlo. Pasó sus manos por la cintura bajo la túnica y escondió el rostro en su pecho. Severus la miró por un momento con sorpresa pero luego respondió el abrazo. –Niña tonta… -Dijo él con ternura Hermione sólo asintió con el rostro aun escondido en el pecho de su profesor -¿Te ocurre algo o simple ganas de abrazarme?

-Un poco de ambas –Hermione volteo el rostro aun prendada de él con el oído pegado a su abdomen escuchando los leves latidos de su corazón.

-¿Qué pasa?

-Ahora ya no lo sé

-¿Cómo que no lo sabes? –Preguntó con extrañeza

-Creo que algo me preocupaba pero ya no lo recuerdo… -Hermione separo su rostro para mirarlo -¡Ves! ¡Es tu culpa! –Sentenció Hermione mirándolo fijamente

-¿Mi culpa? –Severus la miraba sin comprender pero parecía que algo le divertía de todo aquello

-¡Si! Creo que era algo importante ¡Quien te manda a hacerme sentir tan bien! –Le reprochó

-Culpable… -Severus sonrió seductoramente y sin previo aviso empujo a Hermione hacia atrás y la sujeto por la cintura Hermione lo miró sorprendida –y tendrás que aprender a lidiar con eso así como yo trabajo con el adolescente enamorado que me has metido dentro –Hermione sonrió divertida, él se acercó un poco más y la beso y ella lo rodeo por el cuello con sus manos. ¿Cuánto duro el beso? No lo sé, pero hubiera durado más de no ser por que Severus se incorporo enderezando con él a Hermione quien no lo soltaba del cuello.

-¿Falta de aire? –Preguntó ella con una sonrisa pícara

-De cordura, más bien.

-A ya… bueno pues entre más falte mejor –Sonrió

-Si claro, para que te expulsen de Howarts en tú último año y yo valla a Azkaban.

-Muy loable su muestra de "Cordura" pero sigue sin soltar mi cintura profesor.

-Dejé de besarte, no exijas demasiado –Hermione sonrió ante aquella broma que le alegraba pensar que era muy cierta y por lo mismo no pudo evitar ponerse de puntillas y besarlo levemente y sus labios respondieron al roce. Ella se aparto y lo miró.

-Hermione… -Ella lo miraba de esa manera tan… -escucha no sirvo para ser el que guarde la compostura entre los dos, no resistiré, ayúdame. Por el bien de los dos. –Esto parecía casi un ruego

Hermione bajo los brazos. La sonrisa aun estaba en sus labios.

-Lo siento… -Una disculpa que no parecía sincera

-Si claro noto tu arrepentimiento –Hermione se encogió de hombros, dio la media vuelta y recogió sus cosas

-¿De que querías hablarme? –Le preguntó. Hermione negó con la cabeza, se despidió con un movimiento de manos y salió. Pero antes de que Severus pudiera suspirar se entreabrió la puerta Hermione asomó su rostro y dijo casi a manera de mormullo sonriendo de oreja a oreja –Te amo –No dio tiempo a respuesta, sabía que el tiempo del supuesto castigo seguramente ya había terminado y si esperaba un momento más podría terminar en sus brazos otra vez y seguro si terminaría expulsada y él en azkaban. –¿Azkaban? -murmuró para si –Me pregunto si sería posible… -rió ante lo exagerado de la posibilidad y caminó al la sala común tarareando alguna canción desconocida

Los días pasaron y las novedades eran casi escasas de no ser por esos sueños que hacían su aparición siempre que dormía, lo mismo siempre la vos de Malfoy pidiéndole que despertara… a propósito de Malfoy, hace mucho que no lo veía por el colegio, ¿dónde se habrá metido? A! y había otra novedad… Sandra Villefort, aquella que había conocido en Edimburgo y la había ayudado a sobrevivir al "incidente" tenía ahora la asignatura de Defensa Contra las Artes Oscuras ¿Quién lo iba a pensar? Alguien como ella… ¿Alguien como? Bueno… pues digamos que no parece el tipo de persona que te enseñe a defenderte de la maldición Crucio, aunque Quirrell tampoco lo parecía… esa no era una buena referencia. Hermione rió ante sus propias deducciones. Como sea Sandra le simpatizaba.

-Otra vez ese sueño… -Harry no preguntaba aseguraba al ver a Hermione callada y sin participar en la conversación que tenían todos tendidos en el pasto a orillas del lago

-Creí que ya no lo tenías –Dijo Ginny extrañada -has estado tan bien estos días

-Sigo estando bien –Aseguro Hermione –Es sólo que a veces ese sueño viene a mi con más claridad. Ya saben Malfoy pidiéndome que me despierte y a veces hasta… llorando

-¿Malfoy Llorando por ti? ¡Eso si es nuevo! –Ron Soltó una carcajada –No me mires así! Mira no soy el único que lo cree divertido –Apuntó a Harry y a Ginny quienes rápidamente disimularon seriedad, Hermione bufó molesta

-Hermione no te molestes –Trató de conciliar Ginny –escúchate a ti misma, estamos hablando de Draco Malfoy llorando por Hermione Granger

-¿Qué tiene de extraño eso? –Todos la miraron –Esta bien… es muy raro

-Lo ves!

-Pero hace poco también hubiera sonado extraño que yo estuviera enamorado de Snape ¿no? Ron se hubiera destornillado de la risa si alguien se lo hubiera dicho.

-Si, bueno… ¿Haz tenido algún romance con Draco que no nos hayas avisado? –Preguntó Ginny, Harry y Ron casi se revolcaron a carcajadas Hermione negaba con la cabeza y estuvo a punto de reír también.

-Malfoy debe de estar revolcándose en su tumba ahora mismo -Decía Ron casi sin poder respirar por la risa, por el contrario el intento de risa moría en la garganta de Hermione y por un momento sintió que el aire le faltaba "Muerto… Malfoy muerto" Sin ser conciente de por que su cuerpo se volvió pesado y no pudo sostenerlo así que cayó por completo al pasto, oía voces alguien la llamaba pero parecía muy distante. Todo se volvió oscuro

"¡Tonta! ¡No se te ocurra volverlo a hacer! ¡¿Crees que abunda esta cosa?!"

"Como quieres que tome eso, ¡quema! No me hagas tomarlo, no quiero!!"

-Tranquila Hermione… -Harry estaba a su lado, miró un tantos borrosos a Ron y Ginny también. Talló sus ojos para aclarar la visto y vio a su alrededor reconociendo la enfermería.

-¿Cómo? Yo…

-Esta bien, al parecer te desvaneciste. no desayunaste bien ¿verdad?

-Chicos les pido que salgan –Dijo Madame Pomfrey, Hermione necesita un poco de descanso y luego se reunirá con ustedes, todos asintieron y salieron. Hermione ni siquiera pensó en oponer resistencia a aquel encierro como era su costumbre sólo se quedo ahí por un momento sin ningún pensamiento y de pronto la vos de Ron resonó en su cabeza "Malfoy debe estar revolcándose en su tumba" -Señora Pomfrey…

-¿Si querida?

-Yo… ¿Puedo preguntar algo tonto?

-Claro que puedes –La enfermera sonrió tiernamente –Draco Malfoy… él… -El semblante de la enfermera se ensombreció –Él está… -Hermione hablaba con vos vacía y no parpadeaba.

-Ho querida… -Dijo con un tono de pena que Hermione hubiera preferido ignorar –Dumbledore dijo que pasaría esto, ya sabes.. aun está muy reciente lo que pasó y pues el show te hizo no darte cuenta de algunas cosas pero… -La vos de la enfermera estaba llena de preocupación, trataba de medir sus palabras y miraba a Hermione con la preocupación de quien mira una vasija caer al suelo y espera que se quebré en mil pedazos

-¿Él está… -Madame Pomfrey asintió

-Querida estás muy pálida... ¿estás bien? –Hermione asintió y forzó una sonrisa -¿Quieres que te traiga algo? ¿Dime que necesitas?

-Nada Gracias –Hermione seguía seria y tiesa como una roca, ahí sentada en la cama, apretando la sabana con las manos.

-Esta bien… descansa –Dijo con amabilidad la enfermera –estaré cerca si me necesitas sólo llámame ¿de acuerdo? –Hermione apenas y asintió –Puedes quedarte aquí el tiempo que sea necesario, yo mandare un justificante a tus profesores. –La enfermera le dirigió una última mirada de preocupación y se fue.

Hermione seguía sin moverse y no sentía sus nudillos de la fuerza que hacía apretando la sabana. No quería pensar pero las imágenes venían a ella sin pedir permiso. Ella con las manos extendidas al cielo en una oscura noche de crudo invierno, el olor a sangre en el aire y su sentimiento de impotencia frente al mago más poderoso de todos los tiempos "Yo no puedo con esto" recordó haber pensado, pero él no le había dado tiempo de rendirse… "Hazlo rápido tonta" estuvo apunto de reír pero la risa fue ahogada por gruesas lágrimas que comenzaban a rodar por sus mejillas, Malfoy estaba muerto, muerto. Se hubiera culpado pero el dolor era tan grande que no le dejaba sentir pena por si misma, las lágrimas cayeron en sus manos y dejo de tratar de contenerla para romper en sollozos. Llevo sus manos al rostro sin soltar la sabana y lloró, lloró como hacia mucho que no lloraba, su corazón le dolía y lloraba el dolor. Malfoy muerto, muerto…

.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

Malfoy cuidaba de Hermione a su manera, le daba las pociones a su debido tiempo y la retaba por "tardar tanto" en ese estado. Royan hacia apariciones casi cada 10 minutos algunas veces para llevar la poción que su amo hacia, otras sólo para comprobar que Hermione aun vivía.

-Aquí está la poción –Dijo en una de sus apariciones cerca de las 6 de la tarde. -¿Qué le pasa? –Preguntó preocupado al ver a Hermione moverse un poco entre las sabanas, como si estuviera teniendo pesadillas

-Dumbledore dice que es normal –Contestó Draco secamente mientras vaciaba un poco de la poción en un vaso y se acercó a Hermione y cuando trato de dársela esta la aventó bruscamente con la mano -¡Tonta! –Le gritó molesto, la sujeto de los hombros con firmeza y le dijo con el coraje reflejado en sus ojos -¡NO se te ocurra volverlo a hacer! ¡Crees que abunda esta cosa! –Pero no recibió respuesta. Volvió a llenar el baso y se lo acercó a la boca con una mano mientras con la otra la sujetaba con fuerza para impedir que volviera a tirarlo. Hermione forcejeó pero Malfoy fue más hábil y logró hacérsela tomar.

-¿No cree que está siendo algo brusco? –Dijo Royan preocupado

-No es algo que te importe –Dijo Grosero. Abrió y cerró los puños y agregó en un murmullo –Además ella no es nada débil. ¿Siguen afuera? –Preguntó mirando a Hermione

-Si

-Ya escuchaste, tus amigos están ahí afuera. Que si me lo preguntas, es una idiotez, como si pudieran hacer algo… -Malfoy calló, Hermione había abierto los ojos repentinamente y miraba fijamente al frente, como si Malfoy no existiera –Hermione… -Le llamó, pero la chica no respondió, Draco se acercó a ella –Hermione ¿estas bien? –Como respuesta Hermione sujetó repentinamente la mano que Draco tenía en la cama y la apretó con firmeza, pero seguía con la mirada perdida.

-¿Qué le pasa a Hermione? –Preguntó el elfo con un hilo de vos

-No te acerques –Dijo Malfoy con un toque de alarma en su vos

-¿Por que no? ¿Qué pasa? –Preguntó preocupada mientras daba un paso al frente, pero fue como si chocase con una barrera eléctrica y salió despedido hasta chocar contra la pared.

-¡Sal de aquí y avisa a Dumbledore! –Ordenó Malfoy, pero Royan no se movió, se quedó mirando a Hermione como hipnotizado -¡Obedece! –Royan desapareció.

-Que es lo que te esta pasando niña tonta…

Hermione seguía inexpresiva pero ahora había una diferencia, gruesas lágrimas rodaban por sus mejillas.

.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

Neville, Ron, Harry y Ginny habían permanecido sentados en el suelo frente a la enfermería desde que Malfoy había dejado de asistir a clases. Luna había ido a ver si podría averiguar algo, escuchar lo que fuera o que alguno de sus tantos animales "inexistentes" le dijera que era lo que pasaba y en aquel momento se le veía acercarse corriendo por el pasillo.

-Nada… –Dijo recuperando aire ante la pregunta silenciosa que le hacían todos con la mirada. Se hincó frente a ellos y sacó panecillos de su túnica –Traje bocadillos, algunos panes, dulces del postre y… -rebusco más en su túnica –emparedados y…

-Nadie piensa en comer ahora –Dijo Ron molesto. Neville le taladró con la mirada, pero la verdad era que él tampoco pensaba en comer.

-Gracias Luna –Dijo Ginny amablemente –pero no tenemos hambre

-Lo sé, pero entonces serán presa fácil para los Tremudals

-¿Tremudals? ¿Qué son? –Preguntó Ginny

-Tenias que preguntar… -Murmuró Ron con fastidio

-Son una especie de hadas de la muerte –explicó como si fuera obvio

-¿Hadas? no se por que no me sorprende… -dijo sarcástico

-Se alimentan de las almas de aquellos que mueren jóvenes

-¡Hermione no va a morir! –Gritaron Ron y Harry violentamente

-Por eso están aquí –Dijo sin inmutarse por el grito –como ella no morirá pues vienen a quitarnos nuestras esperanzas y alegrías y poco a poco harán que incluso nosotros que sabemos que Hermione vivirá, comencemos a dudar, nos peleemos entre nosotros y entremos en desesperación, así al menos tendrán un aperitivo en lo que buscan un platillo fuerte.

-Que lindas analogías… -resopló Ron

-Y como no hemos comido pues seremos presas fáciles… Además Tremudals o no Tremudals ¿que pasará cuando Hermione salga de la enfermería y nos encuentre a todos sin fuerzas y pálidos? Así que a comer! –Les dio a cada uno un emparedado y comenzó a comer el suyo. Los demás miraron los suyos por un momento como dudando

-Saben que… me gusta demasiado mi esperanza como para dejar que unos tremunoseque se la coman… -Y Ginny mordió su emparedado.

Pero cuando los demás se disponían a hacer lo mismo un enorme sobresalto se apodero de todos

-Sintieron eso? –Preguntó Harry alarmado poniéndose de pie con una mano en el pecho

-Sí… -todos se incorporaron

-Es Hermione… -Murmuró Ron -¡Algo debe haber pasado!

-Quizás Hermione ya debió entrar a la etapa terminal –Dijo Luna con esa vos serena de no pasa nada

-¡No uses la palabra terminal! –Le gritó Ron

-¿Qué ocurre? ¿Les han dicho algo? –Preguntó Krum que llegaba corriendo

-Nada –Dijo Ginny adelantándose al seguramente comentario sarcástico que Ron iba a soltar

-¿Sintieron eso? Es Hermione ¿verdad?

-¿También lo sentiste? –Le preguntó Harry. Krum asintió

-Miren –Dijo Ginny. Dumbledore y McGonagall llegaban a prisa por el pasillo y ambos se detuvieron justo frente a la puerta de la enfermería.

-¿Qué está pasando profesor? –Pregunto Harry, pero no recibió respuesta. Dumbledore dio un paso hacia atrás

-¿Qué esta pasando profesor?

-No puedo entrar… -Dijo en vos baja

-¿Qué dice? –Harry quiso acercarse pero Dumbledore lo detuvo con una mano –Profesor…

-Podría matarte Harry –Todos miraban sorprendidos a Dumbledore e incrédulos de lo que acababan de escuchar, pero nadie se movió –Hermione podría matar a cualquiera en este momento.

-¿Qué está diciendo? –Ron lo miraba con los ojos abiertos desmesuradamente

–Pero Malfoy está ahí dentro ¿no es verdad? –Preguntó Ginny –No me diga que…

-No lo creo.

-¡Royan! –El elfo había aparecido de repente y estaba tendido en el suelo bastante agitado. Ron fue el primero en acercársele

-¿Qué esta ocurriendo?

-No lo sé… -Dijo el elfo agitado –Hermione se puso rara, y el joven Malfoy me ordeno salir… fuerza extraña… ella estaba como hipnotizada y no pude acercarme -decía entrecortadamente

-¿Que está pasando profesor? –Preguntó Harry. Dumbledore solo negó con la cabeza

.-.-.-.-.-.-.-.-.

La búsqueda del jugo de mandrágora no había ido muy productivamente, Toda una noche, todo el día y anochecía otra vez y apenas habían logrado encontrar 10 y una de ellas no tenía nada que dar. El ambiente no dejaba de ser hostil entre Sandra y Sirius, la prueba está en que durante casi 24 horas de estar juntos... aparecer y desaparecer en distintos bosques selvas y demás de México, Argentina incluso hasta el Salvador no habían cruzado palabra alguna. Se les escuchaba decir a veces "Encontré una" o un decepcionante "nada" pero era más para ellos que entre ellos. Hasta que Sirius se detuvo de pronto, miro al horizonte como el sol se ocultaba y sin mirar a Sandra dijo

-¿Cómo lo hiciste? –Sandra había estado gateando entre la maleza en busca de el cuerpo de alguna mandrágora se detuvo y se sentó sobre sus piernas mirando a Sirius confundida

-¿dijiste algo? –Preguntó Limpiando el sudor de su frente y volviendo a buscar

-No sabía que habías tenido Fiebre Escarlata

-No tendrías por que, ya se habían graduado ¡Aquí hay una! –Sandra la tomo entre sus manos y la sujeto con fuerza mientras está luchaba por escaparse.

Sirius se hincó y siguió buscando

-Se que me odias, detestas y quien sabe que más –Dijo mientras Sandra seguía en la lucha –y quizás no soy la persona más adecuada pero necesito saber

-¿Saber que? –Dijo entrecortadamente por la agitación que aquella planta le estaba haciendo sentir, no paraba era terca.

-¿Cómo venciste la Escarlatina?

-¿Vencer? –Sandra soltó una ricita y la mandrágora se altero –Pues la tome por el cuello –dijo agitada y con sarcasmo -la tire al suelo le di unas cuantas patadas y la deje inconsciente ¡Listo! –Sandra ya recogía el jugo en el frasquito y conforme caía iba desapareciendo para seguramente aparecer en algún frasco del profesor de pociones.

-¡¿Porque siempre haces eso?! –Dijo con coraje tomando por el cuello el cuerpo de una mandrágora que a pesar de sus bruscos movimientos Sirius mantenía firmemente agarrada con una mano –Si no querías decírmelos sólo tenías que decirlo y no salir con un estúpido comentario

-¿Qué quieras que te diga? ¿Qué fue por que luche con todas mis fuerzas por aferrarme a la vida? ¿Que mi voluntad y mi orgullo me sacaron adelante? Eso no pasa Black, no con la escarlatina. –Sandra se puso de pie y se sacudió el exceso de tierra de su túnica. –No creo que encontremos más en este lugar

-Entonces dime que pasó –Sirius la tomó del brazo –Si tu pudiste…

-¿Hermione podrá? –Preguntó levantando una ceja con incredulidad –No lo creo… -Dijo sacándose de el agarre de Sirius

-Dime que pasó –insistió

-Lo que sea que me hubiera pasado no te servirá de nada para ayudarla –Dijo Sandra mirándolo directamente a los ojos –Somos diferentes, yo no tenía que perder, ella sí. –Le tomó de la mano y con un movimiento de su varita se preparó para desaparecer pero la figura del director formada por humo que apareció frente a ellos la detuvo

-Regresen –Dijo con vos seca –Ya no necesitaremos más jugo –Sirius y Sandra se miraron por un momento y esta se quitó el prendedor que llevaba en sus ropas y ambos lo tocaron un instante después estaban en Hosmade corriendo hacia Howarts.

.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

"tienes tan buenas calificaciones que un estúpido cero en una poción de veinte que hacemos en el año lo único que hará será hacer ver al mundo que no eres el alien superdotado que todos piensan, sino una sangre… bueno, una hija de muggles común y corriente."

"¿Me estás consolando?"

"No es necesario, puedes quedártela"

"Eres un buen actor"

"Ni lavándola con cloro se le quitarían tus gérmenes"

"Si ese es tu sarcasmo"

Hermione se había quedado dormida en la enfermería, y cuando despertó ya había oscurecido. Talló sus ojos para aclarar la vista y se levanto. Hizo a un lado las sabanas alcanzando a percibir su humedad.

-Es cierto... estaba llorando… -Murmuró para si

-Parece que si, aunque yo no podía creerlo –Levantó la mirada sorprendida y miró a Sirius recargado en la pared frente a ella. Se turbó por un momento, momento en que esa misma imagen pero en uno de los corredores del colegio llegó a su mente esfumándose tan rápido como apareció

-Hola Sirius…

-Comenzaba a creer que despertarías hasta mañana

-No me di cuenta de a que horas me quede dormida… -Se excusó Hermione

-Supongo que llorar fue extenuante, aunque no creo que esas lágrimas hayan sido derramadas por alguien que valga la pena

-¡Como puedes decir eso! –Hermione se puso de pie -¡Malfoy murió ayudándome! ¡de no ser por él me hubiese rendido en aquel momento y quizás ninguno de nosotros estaría aquí! ¡Malfoy merece mis lágrimas y las de quien sea! –Hermione notó el tono que estaba usando y calló apenada –Lo siento –Hermione se sentó a la orilla de la cama

-Está bien, todo está todavía muy reciente –Sirius se acerco a ella y tomó asiento a su lado –Pasaste por muchas cosas y trato de comprender como te sientes –Sirius acaricio la mano de Hermione y esta se estremeció -Me pregunto si yo merezco esas lágrimas –Hermione volteo a verlo inquieta

-Sirius yo…

-Yo estuve ahí también Hermione, yo también fui por ti esa noche pero ¿lo notaste?

-Claro que…

-Yo también salve tu vida, no tendría que decir esto, tu deberías notarlo pero ¿acaso lo hiciste? Yo también di toda mi energía por ti, hubiera estado dispuesto a morir en tu lugar si así hubiera sido necesario y no hubiera dudado ni un momento. Pero no te importó. Velaste por El estúpido de Quejicus, de día estudiando de noche a su lado pero de mi no te acordaste hasta que el te rechazó ¿no es verdad? Hasta que ese idiota te hirió entonces dijiste "¿Dónde está Sirius?"

-Sirius sabes que… -La vos se le quebraba

-¿Saber que? ¿Que soy tu amigo? ¿Qué me quieres? ¡Eso no es suficiente Hermione! –Sirius la había tomado por los hombros firmemente -¡Te amo! –Hermione lloraba…

-Yo no quería lastimarte no quería… -Pero los labios de Sirius la callaron. La beso, él también lloraba porque ella le estaba respondiendo, Hermione correspondió su beso mientras con sus manos se aferro de la túnica del mago como si no quisiera dejarlo ir. El se separo un poco y la abrazo, Hermione se agarraba a él con las manos en el pecho, y su primer pensamiento coherente fue "Que estoy haciendo"

-Por qué lo haces… -Sirius la apretaba contra si con las lágrimas contenidas y la amargura en su vos -¿Es que te he hecho dudar? ¿Es que puedes amarme? –Hermione no podía articular palabra, su rostro estaba bañado en lágrimas y no lograba comprender por que lo había besado, por que estaba ahí dándole falsas esperanzas a una de las personas que más quería, Sirius estaba sufriendo por su culpa y ahora ella lo abrazaba lo besaba como si quisiera decirle que sí, que aun había algo dentro de ella que lo amaba, que sí estaba dudando, que…

Algo andaba mal, definitivamente algo andaba mal y su corazón le dolía, cielos como le dolía.

-.-.-.-.-.-.-.-.-.Comentario de la linda de mi.-.-.-.-.-.-.-

¡¡¡¡¡¡¡¡Sigo viva!!!!!!!!!!! Lo sé... debe haber un montón de horcas listas para condenar a esta linda muchachita ¿verdad? Pero es que este capitulo me ha causado tantos problemas…Tienen aquí la compilación de no sé cuanto tiempo de inspiración y falta de inspiración de montón de capítulos 27 hechos a ensayo y error hasta que logre que todo pareciera relativamente cuerdo y relacionado el conjunto final y creo que me gusto el resultado!! Y espero que a ustedes también!!

Para los que querían saber… ¡La inspiración está de vuelta y cada vez estamos más cerca del final! Capaz y si llegamos a los 400 reviewes!! ˆ-ˆ

Los quiere (muuuuuuuuuuuuucho)

La linda Usagui Kou