Razones.

Últimamente, Hiashi ha visto a Hinata platicando con Neji. Realmente platicando, no sólo su tartamudeo y temblores, como hoja al viento. Él sabe que podría ir y averiguar de qué están hablando: cuándo están así de cerca, incluso Neji parece olvidar que un Hyuuga siempre debería de estar preparado. Cómo Jefe del Clan, sabe que debería corregirlos, hacer que dejaran de perder el tiempo en pláticas inútiles y en lugar de eso practicar, especialmente Hinata.

Aún así, no puede decir que estén perdiendo el tiempo. Con frecuencia se ve a Neji y a Hinata practicando. Hiashi sabe que no tiene que preocuparse de que su hija vaya a salir herida nuevamente: tras los exámenes de los Chuunin, Neji y Hinata son tan cercanos cómo jamás lo hubiese creído. Sabe que ahora Neji primero se cortaría la mano que lastimar seriamente a Hinata.

Le costó convencer a Hanabi de eso. Su segunda hija siempre se sentía sobreprotectora con su hermana mayor, y con su orgullo también venía la dificultad para perdonar. A veces la joven shinobi todavía duda de Neji, e incluso se pone celosa de la amistad entre su hermana y su primo.

Amistad. Hinata se ha vuelto igual de protectora en la amistad que comparte con el hijo de Hizashi que con sus compañeros, e incluso con el niño Uzumaki. No puede decir que le molesta ese cambio, o que le incomoda que su hija pase tiempo con su sobrino. Sus técnicas siempre son mejores luego de que ellos platican y Hinata casi parece obtener confianza en sí misma. Nunca dura, pero quizá, algún día…

Cuando ellos platican, parecen adolescentes normales que no saben de guerras, sangre y traiciones. Más que nada parecen amigos. Esa es la principal razón por la que no los interrumpe: no trata de escucharlos, ni de leer sus labios. Sólo ve a su tímida, introvertida hija llevando una conversación sin tartamudeos, a veces incluso riendo levemente y a su sobrino sonreír. Siempre tratan de que estar fuera de las miradas de los demás miembros de la familia, tratar de evitar que Hinata vuelva a su caparazón y Neji a sus miradas frías.

En completo secreto, Hiashi ha prohibido rotundamente a las dos ramas de la familia incluso mencionar algo al respecto. Hyuuga es un clan de muchos ojos y muchos secretos, pero esta verdad no quiere sacarla a la luz. Aún. No hasta que Hinata le pruebe (se pruebe a sí misma) que su forma de ninja también puede funcionar con los Hyuuga. No hasta que Neji termine de probar su valía al resto de la familia. Ellos pueden mantener sus conversaciones y Hiashi sólo se quedará viendo de lejos, siendo cuidadoso.

Hiashi nunca dirá que cuando ve a Hinata y a Neji compartir una sonrisa, piensa en todas las que nunca compartió con su hermano, y que esa es la razón principal por la que se queda en las sombras.