Después de 5 años…

¿Te has preguntado qué cosas en su vida pudieron sucederle a Trunks del Futuro una vez que su mundo volvió a la llamada 'paz'? ¿Será tan cierto ese final de cuentos de 'y vivió feliz para siempre'? ¿No crees que existan muchas otras cosas pendientes por resolver, las que postergó por 23 años?...

Prólogo

-Niños, querida…tengo algo muy serio que decirles.-

El escaso público guardó silencio, cesando los juegos y enfocándose con preocupación en las líneas serias del cansado rostro. La madre de los niños expectante a la continuación de las palabras de su esposo.

-¡Nos cambiamos de casa a la Capital del Oeste!-

Un exhalo de emoción salió de sus bocas, era la mejor noticia que pudieran haber recibido. Por fin iban a tener un lugar decente para vivir después de habitar un ruinoso edificio.

-Vamos, vayan a buscar diarios y cartones para empacar.- Terminó el padre animado.

Buena cosa era encontrar trabajo en esa ciudad, hace dos años fue reconocida por la UN como una de las pocas urbes en el mundo con un potencial polo industrial y educacional. Líderes sabían que sin educación, el país y el mundo no podrían prosperar, considerado uno de los puntos primordiales en la agenda mundial después de la alimentación y vivienda. Todos hacían tremendo sacrificio por levantar su planeta con mucho tesón, algunos emigrando al campo y otros a las ciudades. Todos utilizaban sus conocimientos en pos del crecimiento.

El jefe de familia comenzó a sacar papeles de la pared donde sendos mapas indicaban con círculos rojos los lugares habitables y donde podían conseguir comida y abrigo. Ya no los necesitaban. Se acercó a lo último que yacía colgado, un calendario que indicaba el año 793.

-Qué pasa querido, ¿en qué estás pensando?- Preguntó su esposa al verlo tan concentrado mirando el muro.

-Ya han pasado cinco años desde que esos androides fueron eliminados y ahora todo está en paz, tal como lo soñamos 22 años atrás. Todavía puedo recordar como si fuera ayer la transmisión en la radio local cuando dieron la noticia.-

Casi salían lágrimas de sus ojos, su voz vibrante en convicción. La esposa se acercó rodeando uno de sus brazos e inclinando la cabeza; murmurando unas palabras en reflexión.

-Tan sólo me pregunto quién pudo haberlos eliminado. Creo que por lo menos merece un reconocimiento.-

-Yo también creo lo mismo cariño, yo también…-