La Vida es Roja.

Epílogo.

Mas allá de las estrellas.

Después de la muerte de Josephine, un silencio sepulcral inundaba la casa. Todos se quedaban leyendo o escribiendo, sin decir una sola palabra.

Heideric y Edward sentados en el comedor, mirando a un florero con rosas que compró ella el día de la fiesta, ahora marchitas.

Iban de ratos al taller que ya tenían, pero la angustia era tal que no avanzaban mucho. Así pues después de una semana tuvieron que ubicarse de nuevo después de leer la carta que estaba junto su testamento:

Queridos amigos:

Son ustedes unos científicos admirables, con una templanza y una inteligencia excepcionales. Si su país no hubiera sido tan maltratado y si sus gobernantes no hubieran sido tan soberbios, este invento los llevaría mas allá de donde pudieran llegar. Pido perdón, pues Inglaterra – mi país natal – tuvo mucho que ver.

Quiero que mi partida no les impida continuar con el proyecto. Quiero que lo logren y que sean los científicos mas importantes del mundo, y que lleven a Alemania a una vida mas alegre que la gris ciudad que conocí.

Les dejo todos mis apuntes y libros, y si creen que me he equivocado en alguna teoría, por favor revísenla y llévenla hasta el final.

Deseo con todo el corazón que lleguen lejos y que sean felices, y que siempre que miren a las estrellas, sepan que los cuido al lado de mis padres, mas allá de las estrellas, a donde siempre quisimos llegar, y por eso la pasión por los cohetes.

Vuelen al cielo y no se detengan nunca.

Profesora Josephine Scott.

Aquella carta les dio ánimos para seguir. Mas Edward, a pesar de trabajar duro, no se le veía entusiasmado. A cada momento tomaba el relicario en sus manos y lo besaba, luego seguía trabajando.

Al fin terminaron tres prototipos, que planeaban mostrarlos en una feria de ciencias a las afueras de la ciudad, ya que eran las atracciones principales. Además de que allí podrían encontrar un nuevo patrocinador, pues el que los tenía " a su cuidado" dejó de enviarles dinero al ver el retraso, pero amablemente dejándoles lo que tenían, en memoria de la científica.

En el camino Edward contaba las historias de su vida en ese otro mundo, y Heideric seguía sin creerle. En un arranque estrelló el auto, obligándolos a pedir aventón. Un camión lleno de gitanas se detuvo y subieron a él. Allí conoció a una extraña gitana con poderes.

Llegaron finalmente al festival, pero Edward decidió irse a descansar y que los demás hicieran la prueba, pues el decía haber trabajado suficiente y tenía razón, mas de la mitad del trabajo le correspondía a él.

Hallaron al fin a alguien que les ofreció trabajar con ellos, sin saber que sus intenciones no eran muy buenas. Aún así, Heideric sabía que al igual que Josephine el tiempo se le acababa.

Heideric iba todos los días al nuevo taller con sus amigos, "arios puros" como los llamó aquel hombre, al ser los ideales alemanes, el perfil físico y mental perfecto que buscaban en los alemanes de veras alemanes. Edward se dedicó a vagar y a beber de nuevo, para ahogar el dolor aún latente, descubriendo lo que realmente querían hacer con su esfuerzo.

Descubriendo tantas cosas que nadie podría creer, por que eran sus locuras del mundo de alquimia, cosas irracionales y fantasiosas.

Al querérselo explicar a su amado Heideric, éste no le creyó y lo empujó, tanto para que se alejara físicamente como para alejarlo de él definitivamente, diciéndole que no tenía tiempo, mostrándole con horror que pasaba lo mismo que con su amada... la vida escurría por su boca, la cual saboreó en un tiempo.

Así al tratar de salvarlo, volvía a pasar de nuevo.

Heideric lo miró despegar en una nave al darse cuenta que no eran tan locas sus ideas, pues se abrían sus historias ante sus ojos, revelándose como verdad. Miró hacia arriba, y antes que otra cosa pasara, con esa mirada de soñador dijo lo que ella tanto repetía.

Ve mas allá de las estrellas, Ed, amado mío y cumple nuestro sueño...

Y de un balazo, su vida se extinguía para acompañar a Josephine en las estrellas, a las que tanto añoraban llegar.

Momentáneamente volvió y vio a todos aquellos que lo querían, a su amado hermano, a su amiga y a un viejo amigo que lo hacía enojar. Volvió de nuevo al salvar a su mundo de los terribles tiranos que utilizaron su trabajo con fines perversos. Así después de creer que su hermano no había ido con el se resignó. Pero de pronto vio que no era así. Y con dolor luego miró el inerte cuerpo de Heideric sobre el regazo ensangrentado de la gitana.

De nuevo lloró amargamente, ante la mirada culpable de un reflejo de su amado amigo Hughes, quien había creído que el partido nazi era mejor para Alemania, pero al precio de una sangre tan cara como la de un joven de Munich que solo deseaba dejar una prueba de haber existido, demostrarle a Edward que él no era un mero reflejo de alguien mas.

"No existimos en tu sueño", sus últimas palabras, que le calaron como ninguna, lástima que no escuchó las últimas que salían de su boca.

-Al, algún día podré dejar de enterrar a todos los que amo?

-No lo sé Ed... no lo sé.

Al final volvió a ponerse en marcha, para así intentar seguir vivo, junto con su hermano, a quien le contó todo lo que pasó, pidiéndole perdón por los pecados que cometió en su ausencia, y contándole de la fugaz felicidad que gozó al lado de una mujer.

-era muy bella, hermano

-si, esto me lo dejó antes de morir. Aún huele a la loción que usaba para las manos...

-ella les ayudó a construir aquel artefacto en el que llegaste, verdad?

-si, solo que se le dio un mal uso. Te imaginas, Al? Que hubiera llegado con ella a casa, la cara que pondrían todos al decirles que es mi esposa?

-seguro Winry se caería de espaldas...

-si...

-la amabas verdad?

-aún la amo Al, aún la amo.

Mas allá de las estrellas, te estaré cuidando...

Fin.


Ok. Este es el final. Muchas gracias a todos por sus reviews y por aguantarme mis loqueras y mi falta de consideración.

Un beso, un abrazo y unas florecillas a aquellas que me fustigaban con frecuencia para que la terminara, si no fuera por eso, tal vez seguiría de descarada y me colgarían de los pulgares por no terminarla. Pero heme aquí a las 2:52 de la mañana escribiéndoles este final tan deprimente. Ando chípil, entiéndanme 3.

Bueno, y ya que andamos aceleraditos... Gracias de nuevo, lamento mi horrografía, y espero que les haya gustado. La verdad es que iba a meter algo de yaoi después de lo sucedido con la intrépida chica, pero la verdad es que como ellos respetaban la memoria de la chica y los amenazó con eso de que desde las estrellas iba a cuidarlos como que sisca un poco, no creen? Ustedes tengan la seguridad de que por lo menos un buen abrazo y un beso si se dieron para darse ánimos. Y pues iba a viajar con su hermanito, y le dijo todo, así que les dejo que su imaginación juegue un rato saltando de neurona en neurona teniendo un bonito yaoi.

Si hay muchos reclamos tal vez les regale un one-shot con una continuación yaoi... si no pues no y ya. Así es esta historia... así que eso solo es una posibilidad que contemplo si todo mundo me chilla P.

Ando tristona, así que eso explica XDXDXD, pero al rato con un buen sake y un desnudista se me quita XD! Igual leyendo yaoi XD...

Gracias por sus comentarios y por haber tenido el tiempo de leer esta historia, que la hice especialmente para ustedes.

Las quiero mucho y espero adquirir su perdón después de esto.

Gracias por todo.

Yo mera, Madame Juster.

PD: Ningún Heideric salió herido durante la redacción de este fic. Lo pueden encontrar si meten la película en su DVD y ven la peli otra vez hasta antes de lo que le pasó al pobre shonen XD!

Chascarrillo de ultimo momento para consuelo de las fans de Heid XDXDXD. Las veo en mi siguiente historia!