.. Título: Papá ..
.. Autora: Annie-chan Diethel ..
.. Categoría: Drama ..
.. Disclaimer: Ni Nina, ni Tucker, ni los Elric y fma me pertenecen. De ser así, Nina estaría viva, Tucker con los testiculos escayolados y el elricest seria la esencia de la serie ..
.. Summary: Drabble Pensamientos de Nina Tucker acerca de la vida con su padre hasta que pasa lo que tiene que pasar.
.. Notas de Autora: ¿Por qué demonios no hay fics de Nina en el fandom siendo tan linda? o.ó... -----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Fui una niña mala, papá, lo siento.

La verdad es que no sé qué hice mal, pero te pido perdón por eso. Sea lo que sea.

Quizá fue que no te dejaba leer, ¿fue eso? Cuando tú leías esos libros con dibujos raros parecía que no eras tú, papá. Te ponías serio y a veces le gritabas a Alexander. Y a papá no le gustaba gritarle a nadie.

Yo intentaba ser una buena niña, papá, te lo prometo. Te lo prometí cuando me dijiste que mamá quería que yo lo fuese. Yo limpiaba la casa un poquito con aquel trapo viejo, pero no alcanzaba a muchos sitios. Tú decías que no pasaba nada, pero yo me ponía triste. Yo no quería molestar a papá, quería ayudar... Entonces trataba de ordenar los libros raros, pero luego cuando los buscabas, protestabas porque no los encontrabas y me regañabas...

Lo siento mucho, papá...

No me gustaban los libros de papá. Yo se lo contaba a Alexander, los libros cambiaban a la gente si los leían. Papá, eras muy bueno, pero te volvías malo cuando los leías. Y cuando venía aquel hombre sin pelo, tan grande y vestido de azul, te ponías triste y luego leías más libros. No quería que lo hicieras, porque te enfadabas mucho entonces, y tampoco te veía.

Cuando te pedía de comer, tenía que esperar porque leías. Cuando quería darte un regalo, tenía que esperar. Una vez rompí un libro raro y te enfadaste mucho, pero ¡tenía que hacerlo, papá! El libro era más amigo tuyo que yo... Yo quería a mi papá, no quería que aquella cosa me lo robara... Los libros eran malos. Al principio pensé que me gritarías y me pegarías, pero me abrazaste y me pediste perdón.

Soy yo la que tiene que disculparse, papá.

Cuando llegaron los hermanitos me puse muy contenta al verlos, pero cuando vi que leían tus libros me puse triste. Cuando llegaron fueron muy buenos conmigo, pero seguro que cambiarían con aquellas extrañas letras. El primer día me atreví a entrar a la biblioteca a hablar con ellos, a comprobar cómo los cambiaba a ellos. Pero me sorprendí al ver que eran los mismos. El hermano pequeño, el que llevaba la armadura muy grande, jugaba conmigo mucho rato todos los días, mientras el hermano mayor estudiaba. Cuando terminaba de leer, se peleaba con Alexander pero el perrito siempre le ganaba porque es un experto jugando a pillar. Incluso a veces me leían lo que ponía en aquellos libros, aunque nunca entendía nada. Y ellos me lo explicaban, diciendo luego que era otra buena forma de estudiar. E incluso me agradecieron que los ayudara.

Pero un día vino el hombre sin pelo, aquel enorme ser e hizo que se fueran... Me puse muy triste de nuevo.

Papá, nos querías mucho a Alexander y a mí, ¿verdad? Porque recuerdo que me abrazaste.

- Tienes que ayudar a papá, Nina. Y Alexander también.

Me llevaste a aquel lugar tan oscuro y me dijiste que nos pusieramos en el centro del círculo aquel. Luego...

Después de la luz brillante, ¿qué pasó? Los hermanitos vienen a la mente, pero me siento triste... Me siento rara... Yo...

Yo nada... Porque tras esa luz roja todo se esfuma... Este es mi castigo por no saber ser una niña buena...