Harry Potter

y

el Último de los Horcruxes.

Año

7

Esta historia sobre los personajes de Rowling y míos (animales y nuevos personajes) esta basada en algunas cosas que hay en el sitio Web de madame Rowling referente a este libro el cual se espera con ansias, según yo creo (por ser el último de la serie)... Prometo R/H y HP/G.

(Harry Potter y el Príncipe Mestizo)

30

La Tumba Blanca.

Nota: Si no recuerdan el capitulo reléanlo (A LOS QUE NO LO HAN LEÍDO ABSTENGANSE SI NO QUIEREN SUFRIR CON LOS SPOILERS DE ESTE FAN-FIC), solo haré un resumen y llegaré a las partes que necesito renombrar claramente de este capitulo... (ALTO CONTENIDO DE SPOILERS):

Las clases y exámenes en Hogwarts se cancelaron por completo, por la muerte de Dumbledore, alumnos como Zacharias Smith y las gemelas Patil abandonaron la escuela la mañana después de la muerte de Dumbledore por ordenes de sus padres, el único que resistió fue Seamus Finnigan, quien tubo una discusión con su madre al respecto en el Vestíbulo.

Magos y Brujas se estaban hospedando en Hogsmade para rendirle sus últimos respetos a Dumbledore.

Madame Maxime regresó a Hogwarts para rendirle respetos a Dumbledore, cuando llega causa gran sorpresa en los alumnos más pequeños y esta es recibida por Hagrid, a quién ella consuela, mientras que una comisión de oficiales del Ministerio, entre ellos el Ministro de Magia, estaban acomodándose en el castillo, Harry evitaba a toda costa topárselos dado que le preguntarían sobre la última excursión de Dumbledore fuera de Hogwarts.

Neville fue dado de alta, pero Bill seguía bajo los cuidados de la Sra. Pomfrey, teniendo muchas cicatrices que lo hacían ver como Ojo-Loco Moody, pero de personalidad seguía siendo el mismo, Ginny tiene que rendirse y aceptar como la Sra. Weasley que su hermano mayor se casará con Fleur Delacour.

Toda la Comunidad de Aurores están tras la búsqueda de Snape.

Harry ahora tiene que adentrarse en un camino oscuro y tortuoso para terminar lo que Dumbledore y él iniciaron, deberá de encontrar por sí solo los últimos cuatro Horcruxes: el Medallón (ahora en posesión de un tal R. A. B), el Cáliz, la Serpiente (Nagini), algo de Griffindor o Ravenclaw y eliminarlos para concluir con el último de los Horcruxes: VOLDEMORT (quién será mortal si Harry logra destruir todos los Horcruxes antes mencionados).

Harry carga siempre con él el medallón falso para recordarse a sí mismo el reto que deba enfrentar ahora.

Hasta ahora no hay nadie que encaje con las iniciales del Medallón Falso.

Hermione estaba en lo correcto cuando decía que Eleen era el "Príncipe", dado que su apellido era Prince, y esta al haberse casado con Tobías Snape, dio a luz a un "Prince" Mestizo, es decir, Severus Snape.

Toda la Orden del Fénix estaba presente en el entierro de Dumbledore: Kingsley Shacklebolt, Ojo-Loco Moody, Tonks (su pelo se volvió milagrosamente al rosa vívido de antes), Remus Lupin (con quien Tonks tenía las manos agarradas), el Sr. y la Sra. Weasley, Bill acompañado y ayudado por Fleur y seguidos por Fred y George (que vestían chaquetas de piel de dragón negra). Madame Maxime, TOM (el propietario del Caldero Chorreante), Arabella Figg (la vecina Squib de Harry), Ernie Prang (el conductor del Autobús Noctámbulo), la Señora Malkín (de la tienda de túnicas en el Callejón Diagon), y algunas personas quienes Harry conoció meramente de vista, como el mozo de la taberna "la Cabeza del Puerco" y la bruja que empujaba el carrito en el Expreso de Hogwarts. Los fantasmas del castillo también estaban presentes, escasamente visible a la luz del sol. Dolores Umbrige también estaba presente, Fudge, Rita Skeeter, Firenze, los centauros y las sirenas del Lago.

Harry corta con Ginny porque tiene miedo de que la ataquen ahora que sabían que eran novios.

Rufus Scrimgeour (nuevo Ministro de Magia) se percató de la presencia de Harry después de el Entierro de Dumbledore, en el cual cuando lo colocaron en el ataúd blanco unas llamaradas en forma de fénix lo envolvieron...

-¡Harry!

Él se volteó. Rufus Scrimgeour estaba cojeando rápidamente hacia él alrededor de los bancos, apoyándose en su bastón.

-Tengo la esperanza de tener una palabra contigo ... te importa si yo camino un poco contigo?

-No- dijo Harry indiferente, y se puso de nuevo afuera (?)

-Harry, esta fue una terrible tragedia- dijo Scrimgeour calladamente- Yo no puedo contarte como me espanté al oír hablar de eso. Dumbledore era un muy gran mago. Nosotros teníamos nuestros desacuerdos, como tu sabrás, pero nadie sabe bien que...

-¿Qué es lo que quiere?- preguntó rotundamente Harry.

Scrimgeour se veía anonado, pero como antes apresuradamente modificó su expresión a una de comprensión afligida.

-Tu estas, por supuesto, devastado- dijo él- Yo se que tu eras muy cercano a Dumbledore. Yo pienso que tu habrás sido su alumno favorito. La cercanía entre ustedes dos...

-¿Qué es lo que quiere?- repitió Harry, poniendo un alto.

Scrimgeour paró también, se apoyó en su bastón y miró a Harry, su expresión era sutil ahora.

-La palabra es que usted estaba con él cuando él dejó la noche a la escuela que él se murió.

-¿La palabra de quién?- dijo Harry.

-Alguien Entorpeció a un Mortífago encima de la Torre después de que Dumbledore se murió. Había también dos palos de escoba a allí. El Ministerio puede agregar dos y dos, Harry.

- Es alegre escuchar eso- dijo Harry- Bien, dónde yo halla ido con Dumbledore y lo que nosotros hicimos es mi asunto. Él no quería que las personas lo supieran.

-Esta lealtad es admirable, claro- dijo Scrimgeour que parecía estar refrenando su irritación con dificultad- pero Dumbledore se ha ido, Harry. Él se ha ido.

-Él sólo se habrá ido de la escuela, cuando no le quede ninguna persona de aquí que le sea fiel- dijo Harry, mientras sonreía a pesar de él.

-Mi querido muchacho... incluso Dumbledore no puede regresar al...

-Yo no estoy diciendo que él pueda. Usted nunca lo entenderá. Pero yo no tengo nada que decirle.

Scrimgeour dudó, entonces dijo, en lo que era evidentemente supuesto para ser un tono de delicadeza.

-El Ministerio puede ofrecerle toda clase de protección, tu sabes, Harry. Yo estaría encantado en poner un par de mis Aurores a tu servicio...-Harry se rió.

-Voldemort quiere matarme y los Aurores no lo detendrá. Así que gracias por la oferta, pero no gracias.

-Para que- dijo Scrimgeour, su voz era fría ahora- la demanda que le he hecho a usted en Navidad...

-¿Qué demanda? Oh sí... La que dónde digo al mundo que es un gran trabajo lo que usted está haciendo a cambio de...

- ... ¡levantar a todos la moral!- chasqueó Scrimgeour.

Harry lo consideró un momento.

-¿Ya soltó a Stan Shunpike?

Scrimgeour se volvió de un color púrpura intenso favorablemente recordándole al de Tío Vernon.

-Yo veo que usted es...

-El hombre de Dumbledore a través de y a través de- dijo Harry- Eso es correcto.

Scrimgeour sonrió para él otro momento, entonces se volvió y cojeó lejos sin otra palabra. Harry podría ver a Percy y al resto de la comisión del Ministerio que esperaba por él, mientras lanzaban miradas nerviosas a Hagrid que sollozaba y a Grawp, que todavía estaban en sus asientos. Ron y Hermione se apresuraban hacia Harry, pasando a Scrimgeour que iba en dirección opuesta, Harry se volvió y caminó despacio hacia adelante, mientras esperaba por ellos para ponerlos al tanto, ellos finalmente se hicieron en la sombra de un árbol del haya bajo en el que ellos se habían sentado en sus tiempos más felices.

-¿Qué quería Scrimgeour?- susurró Hermione.

-Lo mismo que él quería en Navidad- Harry se encogió de hombros- Me quiso sacar información sobre Dumbledore y ofrecerme ser el nuevo muchacho de cartel del Ministerio.

Ron parecía esforzarse con él mismo un momento, entonces él le dijo ruidosamente a Hermione.

-¡Mira, permíteme regresar y golpear a Percy!

-No- dijo ella firmemente, mientras agarraba su brazo.

-¡Me hará sentir bien!

Harry se rió. Incluso Hermione sonrió un poco abiertamente, aunque su sonrisa se marchitó cuando ella miró hacia el castillo.

-Yo no puedo tener la idea de que nosotros nunca podremos regresar.- dijo ella suavemente-¿Cómo pueden cerrar Hogwarts?

-Quizá no lo hagan- dijo Ron- Nosotros no estamos en más peligro aquí que cuando nosotros estamos en casa¿no? Todas partes son lo mismo ahora. Yo incluso diría que Hogwarts está más seguro, hay más magos dentro que defienden el lugar. ¿Qué dices Harry?

-Yo no regresaré el próximo año aun cuando este se vuelva a abrir- dijo Harry.

Ron abrió la boca, pero Hermione dijo tristemente.

-Yo sabía que ibas a decir eso. ¿Pero entonces qué harás?

-Yo regresare con los Dursleys una vez más, porque Dumbledore quería que así fuera- dijo Harry- Pero será una visita corta, y entonces me iré para bien.

-¿Pero a dónde irás si no regresaras a la escuela?

-Yo pensé que..., yo podría regresar al Valle de Godric- murmuró Harry. Él había tenido la idea desde entonces en su cabeza desde la noche de la muerte de Dumbledore- Para mí, empezó allí, todo. Yo tengo simplemente un sentimiento que me dice que yo necesito ir allí. Y así yo también podré visitar las tumbas de mis padres, eso me gustaría.

-¿Y entonces después de eso, qué?- dijo Ron.

-Entonces yo tendré que encontrar el resto de los Horcruxes¿debo hacerlo, no?- dijo Harry, poniendo sus ojos en la tumba blanca de Dumbledore, reflejada en el agua al otro lado del lago- Eso es lo que él quería que yo hiciera, por eso él me contó todo acerca de ellos. Si Dumbledore estaba en lo cierto... y yo estoy seguro que lo estaba... hay todavía cuatro de ellos fuera de aquí. Tengo que encontrarlos y destruirlos y entonces, tendré que destruir el séptimo pedazo del alma de Voldemort, el pedazo que todavía está en su cuerpo, y yo soy el único que va a matarlo. Y si yo me encuentro a Severus Snape por el camino- él agregó- será bueno para mi, y para él será lo peor.

Hubo un silencio largo. La muchedumbre casi se había dispersado ahora, los paseantes que daban un atracadero ancho a la figura monumental de Grawp cuando él abrazó a Hagrid, cuyo lamento de pesar todavía estaba haciendo eco en el agua.

-Nosotros estaremos allí, Harry- dijo Ron.

-¿Qué?

-En la casa de tus tíos- dijo Ron- Y entonces nosotros iremos contigo, dondequiera que tu vayas.

-No...- dijo Harry rápidamente, él no había contado con eso, él les había querido hacer entender que él iba a emprender esa parte más peligrosa él solo.

-Tu nos dijiste esto una vez, antes- dijo Hermione calladamente- que había tiempo para retroceder si nosotros quisiéramos. Nosotros hemos tenido tiempo¿no?

-Nosotros estaremos contigo en cualquier cosa que pase- dijo Ron- Pero amigo, tu vas a tener que venir a la casa de mis padres antes de que nosotros hagamos nada más, incluso antes de que vallamos al Valle de Godric.

-¿Por qué?

-El casamiento de Bill y Fleur¿recuerdas?

Harry lo miraba, sobresaltado; la idea que algo tan normal como una boda pudiera existir todavía parecía increíble y todavía maravilloso.

-Sí, nosotros no debemos extrañarnos por eso- dijo finalmente.

Su mano se cerró automáticamente alrededor del Horcrux falso, pero a pesar de todo, a pesar de la oscuridad y el torcido camino que vio que se estaba estirando delante para él, a pesar del último encuentro con Voldemort que él sabía que debía llegar, tal vez en un mes, un año, o en diez, él sentía en su corazón palpitar ante este pensamiento de que había todavía uno, salió para pasar el último día de paz con Ron y Hermione.

1

De Regreso a Privet Drive.

Harry Potter no era un muchacho cualquiera, era un mago, un mago que cargaba un peso muy grande encima. Harry era como lo nombraba el Diario MágicoEl Profeta era"El Elegido". Pero Harry como cualquier otro mago o persona tenía amigos de verdad, estos eran Ron Weasley, un chico delgado, pecoso, alto y pelirrojo, y su amiga Hermione Granger, un chica inteligente, de cabello castaño abundante y enmarañado. Harry Potter era muy afortunado al contar con el apoyo de amigos como ellos, inclusive en estos momentos después de tantos eventos desafortunados tales como la muerte de Dumbledore, considerado por Harry, el mejor mago de todos los tiempos, o la pérdida de su padrino, el dictamen de una profecía que se debía de cumplir... más pronto de lo que Harry pensaba, o el hecho de tener que ir de lugar en lugar buscando unos objetos llamados Horcruxes, con los que Harry podría vencer a Lord Voldemort, el mago más temible de todos los tiempos, Harry estaba acostumbrado a ser distinto a los demás magos que conocía (pues ningún otro tenía tales cargas y mucho menos se había enfrentado tantas veces cara a cara con Lord Voldemort), desde que una profecía se dictó hacía casi dieciséis años, Harry estaba destinado a ser diferente en todos los sentidos.

Harry Potter se crió al lado de sus insoportables Tíos los Dursleys, al lado de su gordo y patético primo Dudley, y lo que se había enterado hace un año atrás, con la magia de la protección de su madre y de Albus Dumbledore.

Después de el entierro del Director de Hogwarts, Harry había tenido que abordar el Expreso de Regreso a Privet Drive, donde pensaba pasar poco tiempo, dado que iría a la boda de Bill y Fleur, no sin antes haber hablado bien con los padres de Ron para pedirles permiso para que Ron se quedara con él unas semanas en Privet Drive y que Hermione mandará una lechuza urgente a sus padres informándoles que iría a la casa de los Tíos de Harry. Tras haber tenido una aceptación por respuesta (de ambos padres de los amigos, aunque la Sra. Weasley no estaba muy de acuerdo que digamos ante la idea de que su hijo no regresara después a Hogwarts, Harry, Ron y Hermione le dieron una excusa para no decirle lo de los Horcruxes...), los tres amigos se dispusieron a pasar unas semanas en Privet Drive, aunque Harry sabía que los Dursleys (en especial Tío Vernon) se pondrían furiosos, pero no le importaba, sabía que lo dejarían después de todo.

Cuando el Expreso de Hogwarts se detuvo en el andén 9 ¾, Harry, Ron y Hermione salieron del andén, divisaron a los tíos de Harry, los cuales se sorprendieron mucho al ver la cara de tristeza que traían algunas de las personas que recibieron a Harry y a sus amigos tenían caras tristes y se despedían de los tres amigos. Se sorprendieron aun más cuando los tres avanzaron hacia ellos, Dudley se escondió detrás de su madre, lo cual era como si una pelota enorme me pusiera detrás de un poste de luz. La cara del Tío Vernon se puso de un morado intenso cuando Ron y Hermione lo saludaron de una manera agradable (así acordaron ellos dos dentro del tren, aunque Harry puso sus objeciones).

Harry recordaba perfectamente como se había puesto cuando le dio la noticia de que sus dos mejores amigos se iban a ir unas semanas a su casa.

-Hola- saludó Harry serenamente.

-Brmpf...- bufó Tío Vernon.

-Bien¿nos vamos?- se apresuró a decir Harry haciéndoles señas a sus amigos para que lo siguieran.

-¡Espera un momento chico!- lo llamó Tío Vernon, Harry se volteo calmadamente- ¿A qué te refieres con: Vamos?

-¡Oh!- exclamó Harry con una sonrisa en la cara- ¡se me olvido, Tío Vernon... este... Ron y Hermione...

-Hola mucho gusto- dijeron al unísono Ron y Hermione.

Tío Vernon bufó y miro a Harry furioso.

-... Ellos se van a... quedar unas semanas en Privet Drive..., con nosotros- finalizó Harry.

-¿Qué!- Vernon gritó furioso- ¿Me estas diciendo que tu invitaste a tus amigos...- señalo con descaro a Ron y a Hermione que se miraron asustados-... A MI CASA!

-Si- dijo Harry muy sereno.

-¿Cómo te atreves?- le dijo Dudley por detrás de su madre.

-Me atrevo porque ahí es el único lugar seguro para pasar unas... semanas- Harry sonrió.

-Esa no es tu casa- le puntualizó Tío Vernon.

-Creí que era tan mía como de ustedes.

-Pues te equivocas...- le dijo Vernon que parecía un caldero a punto de estallar.

-Harry...- lo llamó Hermione un poco asustada-... creo que mejor...

-No, ustedes se quedan- dijo Harry calmadamente.

-Pero Harry...- dijo Ron.

-Nada de pero Ron, de aquí no se mueven y esa es mi última palabra.

-Vernon...- llamó Tía Petunia a su esposo que parecía una morsa morada- Vernon..., querido... será mejor que... que... vengan...

Harry sonrió satisfecho ante la cara de perplejidad de su tío.

-Bien, ya oyeron ¿no?- les dijo Harry a sus amigos- ustedes vienen, tu Hermione dormirás en el cuarto de huéspedes- Tío Vernon parecía a punto de golpear a Harry pero Tía Petunia lo veía severamente, con lo que no dijo nada- y tu Ron, dormirás en mi habitación conmigo- Ron y Hermione asintieron- ¿nos vamos?- le preguntó a su Tío que estaba furibundo.

Harry se había salido con la suya, los tres baúles cupieron perfectamente en la nueva camionetita último modelo que la empresa de Tío Vernon le "regaló", como a cada rato Tío Vernon le recordaba a la familia. Era un milagro de que Dudley cupiera en uno de los asientos de la camioneta. Ron se asombró al verla por dentro y más aun cuando Dudley prendió la T. V. portátil que la camioneta tenía incluida.

-¡Excelente!- Ron veía con asombro la propaganda que anunciaban ahora por la tele- ¡parece un retrato pero con sonido!

-Se llama televisión, Ron- le explicó Hermione sonriendo- ¿Qué canal vemos?- le preguntó a Dudley, que la miró perplejo y se ruborizó.

-Que te importa...- murmuró Dudley.

-¡Esos no son modales Big D!- le dijo Harry.

-Si yo la quiero tratar así es mi problema...

-Déjalo Harry...- le dijo Hermione.

Tío Vernon puso en marcha la camioneta, Ron miraba asombrado por la ventana (pues iban más lento que los que el Ministerio le prestaba al Sr. Weasley). Hermione miraba con curiosidad a la tía de Harry, que estaba muy callada viendo a su marido con reproche.

-Llegamos...- dijo Harry.

-¡Genial!- dijo Ron- se ve muy distinto desde abajo, recuerdo la sala...

Tío Vernon hizo un ruido muy extraño y Dudley se puso blanco.

Los tres amigos bajaron sus baúles de la camioneta. Tía Petunia miraba en todas direcciones como esperando que nadie la viera con su sobrino y sus raros amigos.

Hermione y Ron entraron en la casa después de Harry, el cual cerró la puerta, Dudley ya se había puesto a ver el televisor de la sala con su padre, el cual le lanzaba miradas furiosas a Harry. Tía Petunia por el contrario acompañó a Harry y a sus amigos al piso de arriba, donde se encontraban los dormitorios.

-Este será tu cuarto...- le dijo a Hermione, la Tía Petunia abriendo el cuarto de huéspedes.

-Me llamo Hermione- al decir esto Hermione le extendió la mano a Tía Petunia, que para sorpresa de Harry le respondió el saludo.

-Perdonen por la conducta de Vernon...

-No hay problema- dijo Hermione.

-Bien, espero que estas semanas sean de su agrado.

-Sólo te pido un favor... Tía- le dijo Harry.

-¿Cuál?- Tía Petunia se sorprendió de que Harry la llamara sólo "Tía".

-Que me dejes ir a la boda del hermano de Ron, y luego recoger mis cosas para dejar esta casa para siempre...

-Esta bien- le dijo Petunia a Harry- y... ¿a dónde irás?

-Primero a la casa de Ron- Harry señaló al pelirrojo que estaba observando la casa- y luego me iré, mejor dicho, nos iremos...- Hermione sonrió y Ron hizo un gesto de afirmación- a el Valle de Godric, donde visitaré la tumba de mis padres- agregó Harry, con lo que Petunia se entristeció un poco.

-Bien, si no les importa...- tía Petunia se marchó escaleras abajo.

-Bueno pasa Ron, Hermione puedes dejar tu baúl en el tu cuarto- les dijo Harry a sus amigos.

Los días en Privet Drive fueron un poco agradables, ya que desde entonces nadie los molestaba. Tía Petunia veía tristemente a Harry cuando este se alejaba con sus amigos para salir a caminar por la calle. Y Tío Vernon bufaba cada vez que Ron exclamaba "¡Excelente!" o "¡Genial!" por algún aparato eléctrico que veía funcionar.

Harry no recordaba que alguna vez sus tíos fueran tan "corteses" con él.