Al final me decidí seguirlo P

Sin betear, si corregir, sin nada…Pero con mucho cariño ¿cuenta?

Ah! A partir del próximo capitulo el fic se cambiara de nombre a "El trato" ¿ok? Disculpen las molestias.

Disclaimer: Harry Potter y sus compañeritos de cochinadas no me pertenecen…o si no yo seria rica, viviría en Inglaterra y no tendría que estudiar hasta morir xX Aps, y me vería bien de rubio ¬¬

Capitulo Dos:

Sirius caminaba por los pasillos de Hogwarts con una mirada furibunda en su rostro, quería patear, gritar, llorar, agarrar a James y sacudirle hasta que los intestinos se le salieran por las orejas, y lo único que atinaba a hacer era seguir caminando por el pasillo como un imbecil, yendo a su sala común donde seguramente encontraría a su ya no muy querido Prongs usando unas técnicas de seducción baratas y estupidas con Remus.

Al cual para su máxima irritación parecía no molestarle.

Desde que habían llegado de vacaciones, hace aproximadamente un mes atrás, todo el día se pasaba entre risitas entre ambos, toqueteos "amistosos" guiños cómplices y una que otra mirada un poco más audaz de la cuenta, sobre todo por parte de ese intento fracasado de persona que era James Potter, por que ¡Vamos! Que Moony tenia un culito precioso, de eso todos se daban cuenta, no era necesario mirárselo cada cinco minutos, a parte, pensó Sirius con un deje de sorna, luego ambos se acercan él, de lo mas lindos, para preguntarle si "estaba enfadado" o si algo le pasaba…Por supuesto que cada uno de esos encuentros terminaba con Sirius hablándole mas fuerte de lo que querría a Remus, y lanzándole miradas de profundo desprecio a James.

-¡Idiotas!-Refunfuño, mientras le ladraba (casi literalmente) la contraseña a la señora gorda que lo miró con mal talante, murmurando mientras pasaba algo que sonaba muy parecido a "mocoso prepotente".

Aun que quizás, pensó rápidamente al mirar la imagen que lo recibía, hubiera sido mejor que no hubiera venido para acá y se hubiera quedado caminando y refunfuñando por los pasillos, ya que frente a el, con una cara que demostraba aun mas cabreamiento que el suyo propio, James lo miraba seriamente y con los brazos cruzados sobre el pecho; los ojos castaños estaban entrecerrados con las cejas juntas.

- Tenemos que hablar- Las palabras de James salían como un escupo de su boca, por un minuto en la cabeza de Sirius paso la idea de que hablar en ese estado de cabreamiento de ambos seria fatal para su amistad, peor luego la imagen de su amigo susurrándole venga a saber dios que cosa al oído de Remus se presento en su mente y la idea de mandar a volar su amistad con el moreno no fue tan descabellada.

- ¿De que quiere hablar?

- …- James pasó a su lado, y mientras golpeaba el hombro de Sirius con el suyo, susurro- Vamos afuera, no quiero armar una escena aquí adentro.

El ojigris lo siguió.

Ambos salieron de la sala común, y caminaron en silencio hacia su habitación, que estaba convenientemente vacía. Al llegar Sirius se apoyo contra una pared y cruzándose los brazos sobre el pecho en una actitud claramente a la defensiva, miro hacia James intensamente, mientras este se sentaba sobre una de las camas.

- ¿Qué pasa?- Preguntó; Sentía como el aire en el ambiente se iba poniendo cada vez mas tenso, y eso lo entristeció un poco, mas allá de todo esto, James era su mejor amigo, como su hermano casi, y el sentir esta rabia contra él le pesaba en el alma…Pero no podía evitarlo, el echo de que Remus le sonriera de esa forma cómplice y coqueta solo a él lo tenia enfermo, casi histérico, y se sentía peor al darse cuenta que solo asumía lo que sentía por el hombre lobo por que otro intentaba tenerlo antes que el.

- Y bien…-Suspiro cansado mientras espera una respuesta del moreno, la cual no tardo en llegar.

- La pregunta más bien seria… ¿Qué te pasa a ti?- La voz de Potter era seria y un poco fría.

- Nada…

- No me mientas Padfoot, que te conozco demaciado bien… algo te paso a ti, y no nos iremos de aquí sin que me lo digas.

Sirius bufo.

- ¿No me vas a decir?

- James, por favor, no me jodas, no pasa absolutamente nada digno de comentarte así que ¿me puedo ir?- Había sido un poco mas rudo de lo que esperaba pero la verdad es que se estaba aburriendo un poco de este drama, y se moría de ganas de volver a su plan inicial para la noche. Sentirse miserable y hacer un pequeño muñeco vudu con lentes para cortar sus partes intimas.

- Pues bien entonces yo respondo la pregunta por ti…lo que te pasa es que estas celoso.

- Ja… ¿de quien?

- De mi pues perro estupido de quien mas…No te creas que soy idiota, ¿Crees que no he notado como me miras cada vez que me acerco a él?

- No se de que hablas- La respuesta del canino animago fue inmediata, tan inmediata que obviamente tenia que ser falsa, james doblo la punta de su túnica.

- Si te gusta deberías decirme algo… ¿No? Somos amigos.

- ¡No me gusta!- Sirius estaba describiendo que la negación estaba dejando de hacer efecto en su subconsciente, y la mirada intensa de James sobre su rostro sonrojado no le ayudaba mucho.

- Entonces ¡no te tendría por que molestar que a mi si me guste y le haga la corte!- James Bufo y le miro serio y Padfoot solo pudo morderse el labio inferior con nerviosismo y desviar la mirada.

- ¿Nada que decir?

- Yo…-Suspiro- ¡Me jode que no le dejes en paz, ya! No se por que pero me molesta que le toquetees todo el día, y le mires el culo…

- ¿Tan obvio soy? (;o;)

- Si (¬¬), y que no dejes de sobarlo, eso me jode, siento que me alejan.

James lo miro un poco sorprendido mientras este se sonrojaba, no era muy común ver a Sirius "soy el centro del jodido universo" Black admitiendo que el, SI necesitaba a alguien, y que en algún punto, era vulnerable.

- el te gusta.

- …

- Joder Sirius…

El silencio callo entre ambos, mientras Sirius asimilaba todo lo que sentía ¿realmente el chico de ojos dorados estaba apropiándose de su corazón? No lo sabia con certeza, pero nunca había sentido nada igual por ninguna otra persona, sin importarle que ambos fueran hombres (algo un poco mas aceptado en el mundo mágico que en el Muggle, pero aun así anormal) que su familia seguramente lo rechazaría, ni nada.

Solo había algo que se interponía en lo que estaba sintiendo por Remus, y ese algo tenia piernas, brazos, había sido su mejor amigo (¡Casi hermano!) y estaba sentado justo frente a el.

Se dejo caer junto a Potter y le paso un brazo por los hombros suspirando.

- No voy a dejar que un encoñamiento dañe nuestra amistad Prongs.

- ¿Ah?

- Que si el te gusta a ti, no voy a meterme, tu lo viste primero- bajo los ojos y sintió que era el momento de hacer una salida digna y luego ir a las cocinas a pegar su adolescente corazón con chocolate; nunca sospecho que el tener que renunciar a algo que hace media hora ni siquiera sabia que quería le iba a doler como le estaba doliendo- Tratare de contener mis malos humores y toda mi mierda.

James lo miro con un brillo extraño en los ojos y le empujo con el codo, amistosamente.

- Idiota- le dijo con una sonrisa, la primera real que le lanzaba desde que estaba ahí.

- ¿De nada? Bonita forma que tienes de agradecer las cosas- La sonrisa fue correspondida por otra de Sirius.

- Jamás te quitaría al chico que te gusta imbecil, así que yo me puedo quitar de tu camino.

- Pero… ¿y tu?- Se miraron a los ojos; habían compartido todo desde que se conocieran, años atrás, cosas, pensamientos, libros, lo que fuera, y justo ahora acababan de llegar al punto que se tenían que dar cuenta que no todo en la vida estaba echo para ser compartido, algo que ambos desean y que no podían tener a la vez..

- Mira- Sirius empezó a hablar, aun con el brazo alrededor del cuello de su amigo- eres mi mejor amigo, ¿realmente crees que te haría algo así? Primero muerto antes que traicionándote, además, como soy mas guapo seguramente encontrare una novia pronto, así que no te sientes mal Bambito- La risa escandalosa del moreno inundo la habitación, rompiendo un poco la tensión entre los dos chicos, mientras james le pegaba con una almohada.

- A mi me pasa lo mismo idiota, así que ni pienses que…bueno, no me acercare mas a él.

- Yo tampoco.

- ¡Bien!

- ¡Bien!- Sirius parpadeo- entonces… ¿En que quedamos?

- En nada…

- ¿Nada?

- Exacto, ninguno hará ningún acercamiento romántico ¿Te parece? Seguiremos siendo buenos amigos y nada más, no toqueteos ni sonrisitas ni nada- James salto de la cama, y comenzó a rebuscar algo en su baúl, bajo la atenta, y confundida, mirada de Sirius- y esto- dijo apuntando gloriosamente un libro viejo y gris- lo va a evitar.

- ¿Qué, si le tomo la mano me vas a pegar con eso?

- Estupido…mira- Se volvió a sentar junto al ojigris y abrió el libro- Ves, este hechizo, es una especie de pacto mágico, lo conjuramos y nos asegura que ninguno de los dos traicione al otro, a no ser que uno se lo permita al otro… ¿Entendiste?

- No.

- Lento, o sea, la única opción que tienes de meterte con el es que yo lo autorice y vise-versa.

- Ahhh…Me agrada la idea, ¿Lo hacemos?

- Oh Sirius, nunca pensé que tuvieras esas intenciones conmigo- James parpadeo rápidamente y puso una mano sobre la rodilla de su compañero- Pero que sepas que soy un caballero.

- Imbecil, hablo del pacto ese, pervertido, pero no creo que este sea el mejor lugar, pueden llegar Moony o Peter en cualquier momento…- callo unos segundos mirando a su alrededor, y luego, sonrió, con esa sonrisa picara que ponía cada vez que tenia una nueva idea para una jugarreta y que james no veía hace mucho tiempo- ¿La casa de los gritos?

James no contesto, en vez de eso se puso de pie de un salto y le ofreció la mano para que el se para, luego ambos salieron riendo de la habitación, aun que no llegaron muy lejos, ya que al salir a tropezones dieron con un joven licántropo que subía hacia su cuarto, tirándolo al piso.

Este los miro con confusión y levanto la ceja, esos dos desde que habían llegado de vacaciones no se hablaban, ¿y ahora salían como si nada de la habitación?

- Err… hola Rem- Ambos animagos tenían muecas nerviosas.

- Hola chicos, ¿en que andan?- Les pregunto mientras se levantaba del suelo con un poco de torpeza, ya que ninguno de los dos le ofreció la mano para ayudarlo.

- En…en…nada- Sonrisas sospechosas

- Ah… ¿y adonde iban entonces?

- Hacia…err... ¿James?

- Exacto Padfoot- y tomándolo de un brazo y sin ni siquiera mirar a Remus, ambos salieron corriendo escalera abajo, dejando a joven lupino solo frente a la puerta.

Este los miro alejarse y suspiro, sospechaba que todo ese capricho que James había adoptado por el era producto del alejamiento de Sirius, y no se equivocaba, pero aun así descubrir que era plato de segunda dolía…

Sobre todo por que el también se había empezado a sentir atraído por el chico de gafas.

Decidió dejar de pensar, y con una mueca triste se acostó en su cama y cerró los doseles, pocos minutos después, mientras los dos animagos sellaban su trato, Remus logro conciliar el sueño.

Continuara…

-----------------------------------

Uff, este capitulo me trajo problemas, eso que estaba escrito en mi cuaderno hace un mes, era incapaz de pasarlo al pc, y me costo mucho escribirlo.

Enorme dialogo Jimmy-Siri…podéis matarme si se aburrieron mucho, pero que era importante para la tramaaaa!

Aparte descubrimos que el lobito hermoso tendrá un fuerte resentimiento mas adelante…Pobre niño venga conmigo que jamás lo dejaría como plato de segundo….Serias mi primero, segundo y postre! ;)

UU

Juro solemnemente que el próximo capitulo ¡HAY BESO!

Pero, lo mismo que antes... ¿que quieren USTEDES que pase ahora?

¿Seguimos en cuarto año o avanzamos un poquito?

¿Alguna otra pareja que quieren que aparezca?

¿o algún personaje?

O por sobre todo…

¿Quién le dio su primer beso a Remy? (yo tengo una sospecha xD, pero quiero ver que quieren ustedes!)

Cualquier comentario bienvenido!