LOCURA


Las miradas recorrían el cuerpo inerte, y alivianado en peso de la doncella, estaba pálida y llena de cortes por donde se escurrían los recuerdos y su vida. Las miradas se dirigieron hacia un pedazo de ¿Musculo, no, no era solo eso...Era su lengua, con la que alguna vez intento gritar...
Un cuerpo calló a su lado, temblando, gimiendo, un espectáculo lamentable.
"Que horror, que horror" Una a una las miradas se alejan y dejan solos a la muerta y su hombre destrozado. El no para de temblar y tapa su boca con las manos, cubre la verdad de su alma. Sus ojos cristalinos, hinchados y las lagrimas callendo sobre el cuerpo herido de la joven.
"Ella dió su vida por ti ¿Por que no la diste tu por ella?" La culpa que lo carcome, el no fué, el debía ayudar a todos, porque todos son iguales ante los ojos de Dios. "Te ama, te amó" Yo también, yo también.
La mano envenenada en ira y cariño acarician el rostro blanco y aterciopelado, mientras que las heridas parecen volver a sangrar, y por las paredes corren los gritos nuevamente. El se cubre las orejas desesperado, callense, callense...
"¿La mató el? si fue su culpa...tu no lo viste" Y lo mataría también, pero sería como matar el alma de ella. El alma de ella "La puta del lugar" ¡No! la alma más pura y hermosa; la mujer más perfecta, la adolecente, la niña...
Se abraza a la muerte y llora en su pecho, perdoname, es que amo a la mujer que siempre fue mía, pero Dios me prohibió. "Ella era tu pecado, y también el de tu Dios" Se la llevó, quizá el también la deseaba para el.
Los gritos disminuyen y también el sentimiento de culpa. "Amor aquí estoy" Y sus generosos brazos lo rodean. El la mira con la cara empapada.
La sangre en el piso se adentra por las heridas y cicatrizan. "Mi alma existe"
- Maddy - La voz le tiembla, y una sonrisa se dibuja en su rostro. Ella lo calla. Sus ojos son felices. "Aquí estoy, aquí estoy" Aunque sea por locura tuya y mía...