CAPITULO 14

EL CRISTAL DE LA UNIÓN Y EL CRISTAL DEL AMOR

Por Saori-Luna

-Ahora las senshi y los shitennou están completos- dijo el joven de largo cabello gris y ojos pardos.

-Kunzite!- susurró Serena.

Los hermanos miraban molestos esta última interrupción, mientras trataban en vano de controlar al árbol:

-Detente Makaiju, ya tenemos toda la energía que necesitamos, podemos irnos de este planeta- decía Alan

Pero el árbol no parecía entender ninguna razón, y su centro seguía brillando peligrosamente mientras sus ramas se esparcían por todo su edificio, arrasando con todo a su paso:

-Esto ya ha sido demasiado, detente!- dijo Sailor Venus- Cadena de amor de Venus!

Los fuertes eslabones fueron a atar las malignas ramas, y por un momento todo quedó en calma… pero sólo por un momento, la cadena fue destrozada, mientras una de las ramas se dirigía a atacar a Sailor Venus…

-Venus, cuidado!

No fue suficiente la advertencia, Sailor Venus sólo alcanzó a ver como la planta se acercaba a ella, y justo antes del impacto, un cuerpo se atravesó entre los dos:

-Kunzite!

El mayor de los shitennou cayó sobre Venus, mientras lágrimas recorrían el rostro de la senshi…

-Qué es lo que crees que haces?- dijo Neflyte, mientras enviaba una onda de energía hacia el árbol.

-Neflyte, cuidado!- gritó Júpiter al ver como la onda era devuelta.

Justo antes de recibir el ataque, Neflyte fue empujado hacia el lado:

-Zoicite, por qué hiciste eso?- preguntó el general de cabello rojizo

-Te lo debía hermano- dijo el rubio- nos han devuelto la vida, y nuestros recuerdos, debemos agradecer por un nuevo comienzo

-Así es

-Chicos, cuidado!- gritó Mercury, al ver como otras ramas se dirigían a los generales, pero fue demasiado tarde.

-Esto fue demasiado- dijo Júpiter- Centella Relampagueante de Júpiter!

-Burbujas congelantes de Mercurio!- dijo Mercury

Mientras tanto, Alan y Anne habían logrado llegar frente a Serena y Darien, quienes estaban aún malheridos…

-Gracias por venir, Darien, nos ahorraste la molestia de ir a buscarte- dijo Anne.

-Ahora podemos irnos- dijo Alan

-No permitiré que se la lleven- dijo Darien, mientras protegía a Serena con su cuerpo.

A lo lejos se escuchaba el grito de Sailor Mars…

-Fuego Sagrado de Marte!

-Te equivocas Darien- dijo Alan- esté es el momento perfecto para hacerlo, las sailor babosas están muy ocupadas para notarlo, y ustedes están indefensos.

Tan sólo un pensamiento ocupaba la mente de Darien si tan sólo pudiera transformarme, o si hubiéramos hallado el cristal dorado

-Acaso no les importa lo que les suceda a su árbol?- preguntó Serena claramente.

Los extraterrestres la miraron, arqueando una ceja…

-Ya no lo necesitamos, ahora que conseguimos las mejores fuentes de energía del universo

En ese momento el centro del árbol dejó de brillar, y de su centro se desprendió una rama más que fue directamente hacia las dos parejas…

-Serena, Darien, cuidado!- gritó Mars

Al ver la rama que se acercaba rápidamente, Alan y Anne se transportaron, mientras Darien veía impotente como no podían huir, estando ambos rodeados por muchas ramas…

-Nooooo- gritó Serena, interponiéndose rápidamente entre la rama y su novio.

-Serena!- gritaron todos

En ese momento, un enorme resplandor inundó la habitación, cegándolos nuevamente, cuando pudieron ver nuevamente, la princesa de la Luna se encontraba frente al árbol, con el cristal de plata en sus manos:

-Serenity- dijo Darien

-Príncipe, está usted bien?

Darien miró a su lado, los generales estaban rodeándolo, mientras las senshi se ubicaban a lado y lado de Serena.

-Detente- decía esta última, mientras sostenía el cristal- por qué tienes tanta rabia?

El árbol se agitaba aún más ante la pureza de la energía que lo rodeaba, mientras Alan y Anne se disponían a atacar a Serena.

Darien observaba impotente la escena, mientras repasaba en su mente todo lo que sabía sobre el cristal dorado; de pronto las palabras que había escuchado dentro de su sueño fueron completamente claras para él:

Ya tiene usted tres de sus cuatro partes, debe encontrar la última.

El joven miró a su alrededor, los generales estaban a su lado, cubriendo cada uno de los puntos cardinales:

-Los shitennou están ahora completos…

-Me alegra que lo haya comprendido, mi señor- dijo Kunzite, inclinándose ante él.

Al ver a su hermano mayor inclinarse, Neflyte, Jedaite y Zoicite, hicieron lo mismo.

-Zoicita, Jedita, Nefrita, Kunzita…- dijo suavemente Darien

Entonces, un pequeño resplandor emanó de cada uno de los generales, y cuatro piedras semipreciosas se mostraron…

-Son las cuatro partes del legendario cristal dorado…

Un nuevo, y cálido resplandor inundó la habitación; Serena abrió los ojos al sentir una presencia junto a ella:

-Endimión- susurró

-Aquí estoy, Serenity

Ambos jóvenes dirigieron los cristales hacia el árbol y hacia los hermanos, y en un momento, debido al excesivo resplandor que se generó, pudieron observar algo dentro de sus cuerpos:

-Es eso una semilla?- dijo la princesa Serenity

-Está dentro de ellos, no hay forma de que podamos retirarla.

Entonces, el resplandor de los cristales cesó, y después de parpadear varias veces, tanto las senshi como los shitennou observaron dos nuevas figuras delante de ellos:

-Sailor Moon!

-Tuxedo Mask!

Serena miró sonriente a su lado, mientras su novio le decía:

-Nosotros los distraeremos, ya sabes lo que tienes que hacer.

Sailor Moon asintió, mientras se alejaba de un salto de ellos.

-Sailor Venus, atácalos!- dijo Tuxedo Mask

-Cadena de Amor de Venus!

Los hermanos no pudieron hacer nada frente al sorpresivo ataque, y en un instante quedaron atados al árbol.

-Nos las pagarán sailor scouts!

-Mercury, Zoicite es su turno!

Inmediatamente los guerreros del hielo atacaron conjuntamente, inmovilizando aún más a los extraterrestres.

-Sailor Moon, ahora!

-Sí!

Entonces, un nuevo báculo apareció frente a Sailor Moon, mientras ella decía:

-"Por el poder del halo de la princesa de la Luna"

El ataque dio de lleno en los extraterrestres, y entonces, tanto los hermanos como el árbol comenzaron a encogerse, al final, un par de bebés y un pequeño retoño se mostraron, y de ellos, 3 semillas blancas brotaron, dejando salir de sus cuerpos 3 pequeños… demonios?

Los guerreros miraron sorprendidos, como los extraterrestres comenzaban a elevarse, mientras escuchaban una profunda voz:

Muchas gracias príncipes, han limpiado nuestros cuerpos de la maldad que nos había inundado, ahora tenemos una nueva oportunidad…

Un precioso día de domingo se disfruta en Juuban, siendo el mejor de los planes salir con tu familia de paseo; sin embargo, ese día, y por cuatro caminos diferentes ocho personas se acercaban al mismo lugar:

-No te parece raro que Serena nos pidiera que nos viéramos hoy?- preguntaba una joven de cabello azul a su acompañante rubio.

-No lo sé, algo se traen esos dos- le contestó este.

-Espero que no nos haga esperarla igual que siempre- decía una chica de largo cabello negro, con evidente mal genio.

Su pareja por toda respuesta detuvo su caminar, y la atrajo hacia sí, dándole un breve beso en los labios.

-Está bien- dijo la chica- no la regañaré tanto.

-No te parece increíble todo lo que ha pasado?- decía una castaña.

-Así es- le contestaba su pareja, abrazándola por la cintura- no nos podemos quejar, de todos nosotros somos los únicos que se conocían de antes.

-Así es- dijo la chica de buen humor- espero que a Serena le guste lo que preparé.

-Acaso lo dudas?

-Esto no ha terminado, cierto?- le preguntaba una rubia de larga caballera a su acompañante.

-Por qué lo preguntas?

-Esas personas, quienes te llamaban a Londres, ellos nos advirtieron que estos enemigos no eran los más importantes.

-No te preocupes por eso, por ahora nuestros príncipes han pasado la prueba, y podemos disfrutar de un tiempo de paz.

-Sabes que algún día tendrás que decirme quienes son esas personas y por qué saben tanto de nosotras.

El joven de ojos pardos calló, mientras disimuladamente miraba a su lado a una pareja de chicas que tomaban un café; una de ellas, de cabello aguamarina, le guiñó el ojo.

-Algún día, Mina, algún día.

Las cuatro parejas siguieron caminando tranquilamente hasta llegar a un punto en que todos los caminos se cruzaban:

-Amy? Zoicite?

-Rei? Jedaite?

-Lita? Neflyte?

-Mina? Kunzite?

-Qué están haciendo aquí?- preguntaron todos al tiempo.

Entonces, la guerrera del fuego estalló:

-Dónde rayos está Serena?

Achis…

-Estás bien?- preguntó Darien

-Sí, vámonos, nos deben estar esperando.

-Lo lamento, en realidad no sé como me quedé dormido.

-Las chicas nunca creerán que fue tu culpa el llegar tarde- decía la rubia, mientras halaba a su novio para que se apurara, entonces, giró un poco la cabeza, y sus ojos azules se encontraron con dos ojos grises que la observaban fijamente…

Esos ojos de hielo… yo los conozco, pero de dónde?- se preguntó la chica.

-Serena, estás bien?

-Sí- dijo ella, sonriendo- apurémonos.

Corriendo, los dos jóvenes llegaron al parque, sólo para ver como la mesa del picnic ya había sido puesta, y la mitad de la comida había desaparecido:

-Por qué no nos esperaron?

-Lo siento Serena, pero teníamos hambre- dijo Rei, comiéndose tranquilamente el último pedazo de pastel de chocolate.

-Rei!

El grupo se reía con una pequeña gota sobre sus cabezas, al ver la pelea de las princesas de Marte y la Luna, mientras dos gatos descansaban perezosamente sobre el pasto…

-Artemis, crees que es mejor esperar para contarles- decía la gata negra

-Creo que sí, Luna, dejémoslos disfrutar de algo de tranquilidad- le contestó su compañero.

FIN

NOTA DE LA AUTORA: Acabé! Finalmente! Haciendo cuentas, noté que la serie R tiene 13 capítulos, y el fic me salió un poco más largo, pero en fin… espero que les haya gustado muchísimo, lo hice con mucho cariño, y me siento súper feliz de haber terminado mi primera historia larga de Sailor Moon. Muchísimas gracias a todas las personas que me acompañaron en cada capítulo, a todas las que dejaron reviews. Voy a tomarme un poco de tiempo antes de seguir con la continuación de esta historia, que ni siquiera tiene nombre aún. Todos los personajes, como saben, son de Naoko Takeuchi. Muchísimas gracias a:

Ginny Potter W: me alegra que te haya gustado la historia, y espero hayas disfrutado este capítulo, yo también creo lo mismo, porque cuando dos personas deben estar juntas como Serena y Darien, creo que siempre se van a reencontrar, no importa las circunstancias.

Meryinustar: aquí está el final, traté de no demorarme tanto, así que ojala te haya gustado. Bye!

Silene-luna: bueno, esas son las ventajas que tienen los shitennou de poder transportarse, simplemente, Mina y Kunzite aparecieron dentro del avión y luego en Juuban. Gracias por tu apoyo.

Sailor angel7: lo prometido es deuda, aquí está el final, espero te haya gustado, muchísimas gracias por acompañarme durante toda la historia.

Starligt: sí, Kunzite es el nombre original en el manga, y quise respetar un poco eso, mmm, tienes buenas sensaciones, pero aún falta bastante para que esa parte de la historia se conozca. Gracias por todos tus comentarios.

Lorena: espero te haya gustado el final. Sí! Serena y Darien, rarara!

AbysSerenity: muchas gracias por tus felicitaciones y espero te haya gustado el final.

Bueno, eso ha sido todo por ahora, espero les haya gustado y nos vemos en una próxima ocasión. Matta ne!