- ¿Segura que estás bien?- preguntó la mujer algo preocupada a la chica, que trataba de incorporarse.

- Me siento bien… estoy bien. Muchas gracias.

- Genial, eso me quita un peso de encima. Me alegra que esto no haya pasado a mayores.

- Gracias… seas quien seas- dijo Lilia sonriendo.

- Cierto. Mi nombre es Ariadna- dijo correspondiendo la sonrisa- Debo decir que me sorprende un poco que confiaras en mí aún sin conocerme en absoluto- Lilia ladeó la cabeza.

- Si Rion confía en ti, para mí es suficiente- ambas voltearon a ver al rubio, que había permanecido en silencio hasta ese momento en un rincón, con los brazos cruzados, tamborileando uno de sus brazos con sus dedos. Ariadna puso cara de pícara.

- Bien, tengo algunos asuntos pendientes por ahí, volveré en un rato. Cuídense- dijo alegremente, guiñándole un ojo a Rion antes de dirigirse a la puerta. El chico se exaltó al escuchar esto y se apresuró a seguirla fuera de la habitación, con la penetrante mirada de Lilia a sus espaldas.

- ¡¿Qué crees que estás haciendo?!- preguntó él cuando estaban fuera de la vista de Lilia, en voz baja pero con ganas de gritar, apretando los dientes.

- ¿Cómo que qué¡Pues dándote una oportunidad! Con lo sope que eres, no creo que puedas hacerlo si no están a solas al menos un momento- replicó la mujer con el ceño fruncido.

- ¿Pero de qué estás hablando¿Oportunidad de qué?

- ¡Ay, por favor, no te hagas!- Rion suspiró un tanto molesto- Además¿qué no iban a tener muchas cosas qué decir?

- Ah¿ahora resulta que también puedes leer la mente?- bufó exasperado y se cruzó de brazos.

- No es necesario poder leer la mente para saber que estás ansioso por hablar con ella- el chico se sonrojó hasta las orejas al recordar "el tema" que iba a tener que tocar cuando hablara con Lilia.

- Bueno, sí… pero… es que… yo…- Ariadna negó con la cabeza y volvió a sonreír- Nada de peros, aquí tienes tu oportunidad de que nada los interrumpa, así que ya no hagas esperar a tu dama- dijo ella empujándolo suavemente dentro de la habitación.

- ¿Qué¡No, espera, es que yo, yo aún…!- Ariadna le guiñó nuevamente un ojo antes de cerrar la puerta casi en sus narices- … aún no estoy listo…- terminó diciendo en un murmullo.

- Rion…- la suave voz de su amiga hizo que retirara su mirada de la puerta- ¿Está todo bien?

- S-sí, claro¿por qué lo preguntas?- le contestó acercándose a ella.

- Estás todo rojo…- dijo ella mirándolo con atención. Este comentario hizo que Rion se sonrojara aún más si es que era posible.

- Sí, bueno, es que yo…- trató de decir sin encontrar alguna excusa creíble para su inesperado sonrojo. Lilia no pudo evitar reír un poco ante tan extraña visión; nunca había presenciado tal color en la cara de su amigo- ¿Qué es tan gracioso?- preguntó un poco molesto.

- Te ves tan lindo…- dijo ella aún riendo. Rion abrió mucho los ojos.

- ¡Yo no tengo nada de lindo!- replicó cruzando los brazos, sintiendo cómo su cara ardía.

- Por supuesto que sí. O… no me hubiera enamorado de ti- dijo ella sonriendo ligeramente. El rubio no supo qué contestar ante esto; la chica lo había dicho tan repentinamente y con tal naturalidad que lo desconcertó un poco.

- Ci-cierto… emmm s-sobre eso… yo…- Lilia se bajó de un brinco de la cama donde había estado sentada, para dirigirse a la ventana.

- Lo he estado pensando… ¿Sabes? No me arrepiento de habértelo dicho, pero… pero... creo que lo mejor sería que lo olvidaras- Rion abrió mucho los ojos ante este comentario- Todo este tiempo… hemos perdido casi todas nuestras vidas tan sólo por esta misión y yo… yo no creo que esto sea lo mismo después de todo lo que hemos pasado- dijo con una sonrisa nostálgica y los ojos húmedos.

Mírame Mírate

Natalia Lafourcade

La distancia nos llevó a otros rumbos,
caminos distintos, que no tienen vuelta
hacia atrás
El tiempo, aliado-enemigo, que cambia
el destino, congela las ganas de amar

Rion estaba atónito. Se dirigió también a la ventana y se quedó admirando el paisaje por algunos instantes, luego de los cuales golpeó una pared haciendo que Lilia se sobresaltara un poco

- Entonces… ¿por qué¿Por qué me lo dijiste si al final me ibas a pedir que lo olvidara?- protestó mirándola con resentimiento.

- Supongo… supongo que, mientras estaba ahí, en tus brazos, y pensar que jamás te volvería a ver, era lo único que quería decirte… lo único que quería que supieras… y… yo…- trató de decir la chica, pero sentía que un nudo comenzaba a obstruirle la garganta

- ¿Y realmente es eso lo que quieres¿Que lo olvide todo, seguir como siempre y fingir que nada pasó?

- ¡N-no!

- ¡¿Entonces qué es lo que quieres?!

- ¡Que me ames!- Rion se quedó petrificado ante esto, con Lilia mirándolo fijamente a los ojos, temblando incontrolablemente.

- L-Lilia...

Se han quedado en la luna los tiernos
abrazos, se ha llevado la noche
lo que fuimos una vez
tú y yo

- Eso es lo que realmente quiero, que me ames, como sé que me amabas antes. Pe-pero, ya no creo que eso sea posible, porque lo olvidaste todo, olvidaste todo lo que vivimos juntos, te olvidaste incluso a ti mismo... y me olvidaste a mi...- Rion estaba más que confundido. Lilia le estaba dando a entender que habían tenido "algo" antes de que todo lo que había hecho que su memoria se volviera un batidillo de recuerdos le sucediera. Pero... La chica cayó de rodillas al piso y comenzó a sollozar- Lo olvidaste todo...- dijo en voz baja- Ya nada volverá a ser como era antes...

Mírame, mírate, como hemos cambiado
Mírame, mírate, ahora nada es igual
Mírame, mírate, ya no te siento a mi lado
Mírame, mírate, no podemos volver
Hacia atrás

Era cierto. Ella tenía razón. Él lo había olvidado todo, y no había podido hacer nada para evitarlo. Sin embargo...

- Lilia... hay que intentarlo- la castaña alzó la mirada sorprendida- Perdóname si no recuerdo lo que tú quisieras que recordara, pero... sin importar el pasado, todo lo que nos haya ocurrido, y si nuestras vidas se han ido en esta misión... sin importar todo eso, lo nuestro aún podría funcionar... Hay que intentarlo...

No tiene sentido, si no hay un motivo
Un beso, para respirar
Se han quedado en la luna, los tiernos
Abrazos, se ha llevado, la noche
Lo que fuimos una vez
Tu y yo

Lilia bajó la cabeza moviéndola negativamente.

- Ahora, nada es igual- murmuró- Todo ha cambiado... nosotros hemos cambiado... ¿acaso hay algo que no sea diferente ya? Incluso tus sentimientos deben haber cambiado, o no me hubieras olvidado- Rion se acercó a ella y se hincó a su lado- Sabía que tú me querías como yo a ti, pero nunca me atreví a decírtelo... por cobarde, y porque aunque me sentía correspondida tenía miedo de que me rechazaras por no querer tener nada serio.

- ¿Y crees que dejé de sentir eso por ti?- inquirió suavemente el muchacho. Lilia permaneció en silencio, con la vista clavada en el suelo- Lilia...

- Lo único que recordabas de mí es que era tu amiga... y nada más.

Mírame, mírate, como hemos cambiado
Mírame, mírate, ahora nada es igual
Mírame, mírate, ya no te siento a mi lado
Mírame, mírate, no podemos volver
Hacia atrás

El rubio sonrió y le pasó una mano a la chica por su mejilla, haciendo que volteara a verlo.

- Es que yo nunca dejé de amarte...- Lilia abrió mucho los ojos, y nuevas lágrimas comenzaron a brotar de ellos. Una extraña mezcla de sorpresa, alegría y confusión se albergó en su pecho- Nunca...- repitió el chico.

Sin darse cuenta de cómo, cuándo o por qué sucedio, los dos se unieron en un largo y profundo beso. La confusión y la duda se habían esfumado del corazón de Lilia por completo...


Yeeeeeeeeeeep!!!

Jeje, hola de nuevo, aquí estpy yo molestando con la conti de esta historia de amor entre Rion y Lilia!! A mi parecer, el capi quedó bastante romántico, y eso que estoy muy enojada con Cupido. Pero bueno, en fin. Muchas gracias RoxasloverO3o!!!!!! Que al parecer le encanta esta historia y es la única persona que se ha dignado a dejar un review. Bueno, con esto me despido.

Disfruten de la vida y que tengan un buen día!!!!!!!!!!!!!!!!

KaTmAi