Este es por asi decirlo el epílogo...espero que hayan disfrutado tanto como yo este fic. y que siempre recuerden asi como Draco todo lo que paso en este fic...porfavor les voy a pedir solo una cosa..recomiendelo por favor...pk se que hay muxas personas que no lo han leido porfa si?
Para siempre,

En las sombras.

"Yo estaba mirando por la ventana de la sección prohibida cuando aquello ocurría. Sentí la brisa de la mañana fresca, golpear mi rostro como cuando aún vivía. Ya era un recuerdo más. Xavier e Isabella sobrevivieron, y yo, William de Castilla, viví junto a ellos. Pero automáticamente después de lo sucedido, mi yo pasado recordó todo...la creación del libro, a Draco y a Hermione. Lo recordó, sí, porque también fui suficientemente ingenioso como para guardar mi memoria en el libro. Fue entonces, en el siglo XVI cuando me atreví, sentado en la biblioteca de la mansión Shawn a escribir este libro, describiendo el presente, que para entonces era Xavier e Isabella, y el futuro, que para mí era Draco y Hermione.

Los años pasan, las heridas sanan, algunas sí, otras no. Llevo dos años aquí, sentado en esta biblioteca de era moderna, escribiendo esta crónica; y no puedo creer que ya la he acabado. Sin embargo, aunque la idea siempre fue terminar aquí el recorrido, mi curiosidad no me dejó hacerlo.

Sí, muchos dirán que fue un atrevimiento. Pero lo hice, saqué el libro de su escondite y adelanté el tiempo, lo suficiente como para ver qué había sido de la vida de Hermione y Draco…

Qué había sido de ellos cuando uno cargaba con los recuerdos, y el otro con el terrible peso de no recordar."


El viento soplaba con fuerza. Era invierno, y el frío era bastante desgarrador. Hermione Granger caminaba por las calles mágicas con una bolsa de compras. Algunos magos y brujas la saludaron en el camino, era una época en la cual todos querían hacer compras…pues la navidad estaba más que cercana. La castaña subió dos escalones y dejó la bolsa en el suelo para tocar la puerta.

- ¿Quién es?- preguntó una voz infantil.

- Es el hada Morgana.- dijo Hermione sonriendo.

- ¿Qué es lo que quieres de mí hada del mundo de guerreros y monstruos?

Hermione rió.

- ¡Quiero muchos besos y chocolates!

- ¡Respuesta correcta!- dijo la voz dulce y tierna mientras abría el pestillo de la puerta y se lanzaba a los brazos de la castaña. - ¡Mami llegaste!

- Así es, y veo que no te peinaste...- dijo Hermione a su pequeña hija. No debía tener más de cuatro años. Tenía cabello castaño y ojos marrones brillantes. Era la réplica perfeccionada de su madre.

"La escena era tierna, y no pude evitar sonreír al ver a Hermione reír mientras cargaba a su hija al interior de la casa. Draco lo había conseguido; había creado una vida perfecta para ella. La había hecho feliz"

Hermione dejó la bolsa sobre la mesa y se acercó a la ventana para abrirla solo un poco. Por un breve instante creyó ver a aquel hombre de ojos grises que siempre aparecía cerca de su casa, cubierto con una túnica negra de tal forma que nunca podía ver su rostro, solo esos ojos; esos ojos que por alguna razón la perseguían en sueños, esos ojos que le recordaban a algo que nunca podía descifrar…

Pero al final nunca le daba importancia, en realidad no le importaba no recordar por qué esos ojos la hacían estremecer. Hermione sabía que no debía ser más que producto de su imaginación, pues ella nunca olvidaba cosas importantes.

Nunca.

Tomó una taza de chocolate entre sus manos, sintiendo el calor que esta le proporcionaba y se sentó en la mesa con su hija.

Al otro lado de la calle un hombre alto, con túnica negra y ojos grises opacados por los años y la soledad, caminó a través del callejón y desapareció entre la gente que transitaba por el lugar.

"Ha sido un viaje maravilloso. Me despido así de ustedes, queridos lectores, y sé que habrán captado la esencia magnífica de esta historia. Porque solo historias como estas se mantienen vivas a través del tiempo, y porque el tiempo siempre intenta decapitar todo, es que siento que los años caen sobre mi cabeza como agua de lluvia. No supe más de ellos; ni de Draco ni de Hermione. Ya fue suficiente atrevimiento adelantar lo que no debía ser adelantado para que mis ojos vieran lo que no debía ser visto. Solo sé que sea en donde sea que estén, y aunque Hermione ya no me recuerde...quiero que sepan lo agradecido que estoy.

Gracias a ustedes también, lectores, por seguir esta historia.

Espero que llegue a más ojos.

Y recuerden,

Esta es la historia de Xavier Pirandello y de Isabella Shawn, pero sobre todo, es la historia de Draco Malfoy y Hermione Granger, quienes cambiaron el pasado.

El tiempo, se los proporcioné yo...

Ellos hicieron el resto."

William sonrió en la gran biblioteca Pirandello. Las luces de las antorchas iluminaban el lugar levemente. La puerta se abrió e Isabella se asomó por esta.

- Xavier está molesto y dice que más te vale que salgas de este agujero a comer.- dijo ella riendo.

- Lo haré.- contestó William. - Y tú no deberías andar caminando demasiado.

Isabella posó su mano sobre su barriga bastante crecida.

- No me hará daño. Además, hará que el bebé nazca sano.

Cerró la puerta mientras William reía.

El escritor humedeció su pluma en la tinta y escribió:

"Y la magia termina una fría noche de junio mientras una chica entraba a la biblioteca…"

Fin.


gracias de nuevo dejen reviews porfa..las dejo pero porfavor no me olviden y prometanme porfavor ke si algun dia llego a subir otro fic..lo van a leer si? gracias..cuidense por cierto voy a tratar de contestar a sus reviews enuna hoja nuevadespues de esta espero ke los lean bye!