Una habitación fría, obscura y tenebrosa era el refugio de un dulce niño, esta sentado a la orilla de su cama con la cabeza agachada y la mirada perdida, sus pensamientos no tienen sentido, su madre, su único vivir esta apunto de fallecer, su padre los abandono desde hacia mas de 10 años, el ahora muchacho de 14 no sabe si su vida tiene sentido, el dinero que tiene no es comparable al deseo que tiene de tener una familia. Tocan a la puerta.

-joven syaoran, su madre acaba de fallecer-

Palabras fuertes para un joven de esa edad, un sentimiento de abandono lo rodea. "y… ¿ahora que será de mi?"…..

En otra parte:

-Sakura vamonos, ¿que no ves que hora es?-

-ahí voy tomoyo, ¿que no ves que apenas me puedo vestir?-

-si sakura lo se pero vas a llegar tarde a porras, eres la capitana que no se te olvide-

-si tomoyo- la niña sube los ojos.

-te ves muy linda-

-gracias- dice sakura con algo de descontento.

-¿Qué pasa sakura?-

-¡¡es que ya me canse tomoyo!- lanza el cepillo con el cual se peinaba, baja la cabeza una lagrima cae en el lavabo, están en los baños del colegio.

-pero sakura, ¿de que estas cansada? Tu vida es muy buena, vienes de gente adinerada, tu papá te quiere mucho al igual que tu hermano, eres muy popular, tienes un novio jugador del equipo de fútbol, eres bonita, carismática, popular… cualquier niña desearía una vida así, ¿¿no lo crees?

-pues no lo se, yo no soy así, finjo, soy segura ante todos, pero por dentro me desmorono, la perdida de mi madre fue muy fuerte para mi, nadie lo entiende, solo tu Tomoyo, lo entiendes por que eres mi prima, somos casi iguales. Soltó a llorar cayendo en sus rodillas.

-levántate sakura- la tomo por el brazo ayudándola,- no te dejes vencer, ya es tardísimo vamonos- se limpio las lagrimas y salieron del baño.

Pasaron varios años más, sakura había cambiado, ya no era mas la niña dulce y tierna, seguía siendo popular a costa de gente que lastimaba. No le importaba despreciar a sus mejores amigas, sakura ahora tenia 16 años y era mas cruel que nunca, sus llamados "amigos" no eran mas que gente atemorizada por ser una mas de sus crueles victimas, aquellas niña querida por todos ahora era temida. Su única fiel amiga seguía siendo tomoyo, su prima, a quien tanto quería, a ella nunca la había hecho su victima. Seguía siendo popular entre los chicos pues a su edad tenia curvas pronunciadas, vestía faldas provocativas, haciendo a cada chico voltear a su paso, todos querían algo con ella, su vida había cambiado tanto que ya ni ella sabia en lo que se había convertido. Un día en su casa estaba sentada a la mesa con su padre y su hermano:

-¿y como te fue hoy sakura?-

-Pues igual que siempre-

-sakura, tu no eras así, antes nos contabas todo, ¿Qué te paso? ¿Por qué cambiaste?- su padre estaba muy preocupado.

-no me pasa nada- dijo en tono despectivo.

-sakura cuéntamelo-

-¡¡no te tengo que contar nada, mi vida no te incumbe, es asunto mió, si quiero te cuento sino, no, ¡entiéndelo de una vez papá!- en ese momento ya estaba parada.

-¡no tienes ningún derecho de hablarle así a nuestro padre, pídele disculpas!-

-no voy a hacer lo que no quiero ¿me oíste?- volteo la vista hacia otro lado.

-te haz convertido en una….- decía Toya mientras levantaba el brazo para darle una cachetada.

-¡¡¡¡BASTA TOYA!- lo había detenido el grito de su padre.

-pero…-

-he dicho basta, les tenia una noticia y se las voy a dar, he adoptado un niño, mas bien un joven se llama syaoran li, su madre murió hace 2 años y ahora esta en un internado, llega mañana en la tarde y va a ser su hermano-

-¿¿¿Qué?- dijeron al unísono.

-¿¿por que los haz hecho?-

-esta ya no es una familia desde que su madre falleció y busco algo que nos pueda volver a unir ¿¿ok?- sakura iba a decir algo- y no quiero peros- se levanto y se fue a su habitación, sakura y Touya hicieron lo mismo al terminar de desayunar.

El día se sakura se fue muy rápido, tenia nervios de ver con quien iba a vivir, no sabia a ciencia cierta si era emoción, celos o enojos, llego a su casa y tiempo después tocaron a la puerta. Bajo a abrir y vio como del carro bajaba un joven de pelo chocolate, ojos que le penetraban el alma color marrón, tenia finta de rockero, en la mano izquierda llevaba una guitarra, tenia perforaciones en los oídos, una cicatriz cruzaba su mejilla izquierda, a pesar de esto a sakura se le hacia guapo y sexy. No era el syaoran dulce que oía en su habitación la noticia de que su madre había muerto, era un syaoran encrudecido.

Syaoran por su parte veía a sakura como una niña caprichosa,

Pensando en que una niña de sus estilo jamás lo voltearía a ver, se hizo a la idea de que aunque fuera preciosa, eso no tenia duda, no le movería el mas mínimo pelo en su cuerpo, lo mas que llego a pensar fue que serian grandes amigos.

-me llamo sakura kinomoto-

-me llamo syaoran li-

Se estrecharon las manos pero ni por sus pensamientos mas recónditos llegaron a pensar en que sus vidas darían un giro de 360º, era el inicio de una nueva vida llena de nuevos cambios…..

Si quieren saber que pasa con estos dos polos opuestos manden reviews, ¿sus vidas en verdad cambiaran, ¿serán mas que amigos, ¿habrá alguien mas?... manden reviews.

Je je bye