Este fics está narrado en primera persona la mayoría del fics xD. Por James Potter, me resultó muy divertido ponerme a liar las cosas de un adolescente que está enamorado de su enemiga y encima no puede odiarla, me gustó la idea así que la escribí. Espero que les guste n.n.

¿A quién miras?

Odio que Remus tenga razón¡lo odio!. Tengo dieciséis años, soy bueno en el Quidditch, en los estudios... bueno voy siempre bien encaminado, Remus siempre haciendo el papel de madre responsable en mi vida, Sirius el de hermano cabecilla de cualquiera broma que podamos hacer y Peter un tipo hermanita de la caridad, claro que siempre estoy con ellos, me encanta estar con ellos, pero para una vez que estoy a solas con Remus me lo suelta se sopetón... ¿tanto se me nota?. Bueno la verdad, puedo poner una perfecta cara de gilipollas que no me la quita nadie, a no ser que venga Sirius y me lama la cara como buen perro guardián. ¡Para que teníamos que ponernos a hablar de chicas!. Que ni Sirius, bueno es que Sirius es un estilo Dorian Gray pero en vez de pactar por la belleza pacta por las tías, sabe que me pasa, y cree que ella cree que soy un capullo... debo admitirlo, lo soy... ¡pero bastante menos que el año pasado!.

Es que jode un poco que uno de tus mejores amigos, el cual es un estilo de tu consejero te suelte de repente y sin venir al caso... bueno sí venía, pero entonces no le podría echar la culpar. Decirme que no tenía que preocuparme de que me acosaran las tías por que como estaba enamorado de Evans... ¡Y encima de Evans!. Y yo como gilipollas que soy me callo para no recordarle a Remus que visito a su madre de vez en cuando¡y es que el muy licántropo tiene razón, me gusta Lily!. ¿Cuándo pasó a ser Evans a Lily?. Vale no tengo ni idea de cómo lo ha notado... tal vez por que tengo el bajo de mi cama lleno de corazoncitos con L.E o por que la invito a salir cada vez que la veo o por que cuando le sostengo la mirada me sonrojo... ¡tan obvio no puedo ser!. Vamos que parece que solo hace falta que me tatúe en la frente L.E Love for ever y en los arbolitos del bosque prohibido (que en más de uno ya escribí con mi cornamenta 'I love you Lily' pero creí que en licántropo al transformarse se quedaban inconsciente¡será mentiroso el cabrón!).

Y encima ahora estoy en la biblioteca, sitio que piso una vez al año, vamos que la rata de biblioteca es Evans... ¡me acabo de llevar un súper puñetazo mental!. ¡Como se me ocurre insultar a la pelirroja!. ¡Eso es sacrilegio!. Vamos que por poco no mando a Snape a la boca del lobo prácticamente por que me cae fatal y un día de esto incendia las mazamorras, ojala así sea, con la grasa que tiene el pelo, cuando me entere cuando es su cumpleaños, cosa que en seis años me ha interesado bien poco, le regalaré un ticket para un salón de peluquería, es que a lo mejor el pobre no tiene dinero y el rico da al pobre. Y eme aquí en uno de los lugares más aburridos de Hogwarts, y con la señora Pince mirándome con cara de mala ostia¡casi nos prohíben volver a entrar a Sirius y a mi por queman una hoja de un libro!. Se puso peor que una Banshee con dolor de muelas, vamos¡solo vive para los libros es que ni siquiera creo que haya tenido sexo!. Eso debe ser traumante, virgen a los cuarenta... yo no duro.

Ahora que hablo de la biblioteca... está vacía, vamos que excepto yo que he cogido el libro de Quidditch para volver a ojearlo aunque me lo sé de memoria, eso es algo bueno de mí, memorizo cada cosa en un tiempo record, 15 horas seguidas que me pasé leyendo y releyendo el libro, hasta que Sirius se hartó y me dio con el peluche de Peter en la cabeza, que no se que coño tendrá dentro que me dejó K.O, seguro que un alijo de algo ilegal¡Por eso está tan feliz cuando lee el Play Magic por las noches y huele como la colonia favorita de Sirius!. Por cierto nuestro perro casi lo mata cuando le olió por que dijo que era su fragancia natural... pobre Peter se tuvo que transformar para escapar. Miro a la puerta y veo entrar a una cabellera roja... ¡Mi Lily ha venido a verme...! No ilusiones acabadas en tres segundos se va a la sección de encantamientos, esta chica solo sabe hincar codos, a veces pienso que no conoce la palabra 'diversión'... ¡Ni con los chistes verdes de Sirius que son la puta ostia, uno hizo reír hasta McGonagall!. Claro que después se dio cuenta del chiste y nos quitó diez puntos a la casa Gryffindor con el dolor de su corazón, por que para que nos vamos a engañar, el chiste fue buenísimo.

¡Pero es que nunca la he visto reírse!. Vamos ni que fuera Snape en versión femenina ¡dios no lo quiera, mi futura esposa de diez hijo y treinta nietos por lo menos no puede tener el cabello estilo no he visto el champú en mi vida!. Además ella tiene el pelo sedoso estilo Loreal por que ella lo vale, si es que es un diamante en bruto, sino me creyera tan capullo y supiera exactamente que me odia con cada ápice de su corazón, juro que me haría su amigo, aunque como decimos Sirius y yo, la amistad entre un hombre y una mujer no existe¡vamos que ni el loco genio del profesor Dumbledore que nos dice que busquemos nuestro...! Como decirlo, paz interna o algo así, es que adivinación nunca fue lo mío, según el libro tengo mi ojo interno nublado y con probabilidades de tormenta así que como que no... ¡pero seguro que hasta Dumbledore ha tenido sexo y seguro que con la profesora McGonagall!. Si es que se ve al lejos, claro que con un telescopio con un aumento que se pueda ver Plutón, pero se ve.

Me acerco 'sigilosamente' donde se encuentra mi futura esposa, tirando cuatro o cinco libro por el camino casi haciendo que la señora bibliotecaria me mate con la mirada, menos mal que no tiene una varita a la mano que sino... Miro a mi pelirroja rodeada de libros el pelo enmarañado, los ojos fijos en la lectura que no me nota, mejor no quiero que empecemos a gritar y no me dejen volver aquí de por vida. Si es que hay que saber mirarla, las pecas que tiene que cuando se enfada se multiplican¡es tan mona cuando la cabreo!. Claro eso lo pienso tres milésimas antes de que diga que soy un capullo egocéntrico y que me odia, antes de esas palabras soy el tío más feliz del planeta, después me resigno y busco la oportunidad de volver a enfadarla, es un tópico masoquista¿pero que queréis?. Soy un romántico masoca.

¡Es que es tan guapa!. No lo digo en voz alto con temor a que Sirius crea que me he vuelto loco y por no ver la reacción de la pelirroja, es que mi hermano no la ha visto bien¡tienes unos ojos tan bonitos y verdes, y bonitos y verdes y fantásticos que si tenemos diez hijos quiero que la mitad tengan esos ojos!. Como dice Sirius ojalá ninguno salga con mi peinado, eso en vez de una herencia sería una maldición... casi lo mato cuando lo dijo, luego lo medité dando por hecho que tenía la razón. Y su cabello... ¡una vez se lo vi arreglado y me iba a dar un ataque al corazón!. Pero si es que duele verla, sino fuera por que sé que me odia... ¡joder luego dicen que los tíos no sufrimos por amor!. Aunque este año hemos mejorado, me ha dirigido tres palabras antes de que empecemos a pelear, esto es nuevo 'Buenos días Potter' de ahí en adelante ya me comporto como un capullo integral y por eso no podemos tener una conversación normal.

¡Tiene gracia que la única chica que me gusta de toda la maldita escuela me odia!. A lo mejor puedo conversar con ella ahora... no hay nadie... no podemos alzar la voz, impongo mi fuerza de voluntad que junto a ella se debilita por las hormonas pero lo conseguiré¡hablaré con ella sin pedirle salir!. Vamos que eso faltaría mucho para poder conseguirlo, a lo mejor al terminar la conversación... claro que si reúno valor para empezarla eso más que nada¡Valor para algo me puso el sombrero en Gryffindor aparte de para conocer a mi hermano y ser uno de los tíos más deseados de Hogwarts! Y como dice Sirius modestia aparte. Vale, valor, eres Gryffindor... ¡que coño el Gryffindor aquí soy yo!. A ver... un pasito para delante... no mejor un pasito para atrás... ¡joder la indecisión no es propia de mi!. La he cagado miles de millones de veces con ella, por una más no será el fin del mundo, a no ser que me diga que tiene novio y que se casaran mañana, en tal caso me tiraré por la torre de astronomía.

- Si salieras de detrás de la estantería Potter sería una situación menos ridícula que espiarme desde detrás de ella - ¡vaya no sabía que me había visto!. Normal con el jaleo que monté antes con los libros, aunque lo mejor es disimular.

- No te creas tan importante como para querer que te espíe Evans – ¡soy gilipollas!.¡La única oportunidad que tengo de hablar con ella y va y la cago como tantas veces!.¡Repito soy gilipollas!.

- No me lo creo Potter, y por favor si eres amable, cosa que dudo bastante – me miró fijamente¡como alguien tan sumamente arisca puede estar tan buena! – vete a otra mesa, estoy haciendo un ensayo y la redacción de Encantamientos.

- ¿Redacción de encantamientos?. Eres la mejor de la clase en eso Evans y en pociones también¿tienes siempre que anteponerte a esas cosas?.¿No podrías hacerlo el sábado o domingo como todos? – eso indirectamente la he llamado bicho raro, decidido, le voy a pedir a Remus que meta puñetazos hasta que se me caiga la muela del juicio.

- Yo no soy como todos Potter, soy prefecta, lo sabes perfectamente, seguro que he quitado más puntos a esta casa que cualquier otra – hizo un amago de sonrisa¡si sonríes para mi te hago un monumento!. Aunque pensaba hacerlo de todas formas – además me gusta tener las cosas terminadas al día, siempre lo hago así para tu información – vale, lo anoto en mi memoria, 'Madre de futuros hijos empollona superdotada'... otra súper ostia mental, 'Mi futura esposa estudiante aplicada', si eso estaba mucho mejor.

- Es bueno saber que hay gente así, creía que solo Remus lo hacía, ya veo que no – hago mi mejor sonrisa pero ella ni se inmuta – por cierto Evans¿podrías...? - ¡mierda ya voy a empezar la pregunta del diablos!.¡James contrólate!.

- No pienso salir contigo Potter, no te lo pienso repetir – volviendo a su tarea¡ahora como arreglo esto!. Tal vez... como no he terminado la pregunta pueda arreglarlo.

- No iba a pedirte eso Evans, sino que si podrías ayudarme con el ensayo de pociones - ¡Sí lo arreglé!. Soy el puto amo aunque... ¿por qué me mira con esa cara?. No se habrá enfadado... ¿cierto?... ¡Conozco esa expresión!. Se va a poner a gritar, se va a poner a gritar, se va a... ¡se está riendo!.¡Momento mágico Lily Evans se está riendo!. Muy suavemente pero sí¿dónde hay una cámara cuando la necesito?.

- ¿En serio ibas a preguntarme eso? – si tiene hasta cara de niña buena, sino supiera las putadas que nos hemos hecho mutuamente la confundiría con un ángel, yo asiento - ¿Por qué no le preguntas a Lupin? Para algo es tu amigo – en eso tiene razón, pero no tengo que rendirme, piensa James piensa, que tienes más de una neurona que sirven más que para el Quidditch aunque algunas murieran en el camino y unos cuantos golpes de Bludger.

- Es que Remus está demasiado... como decirlo, cansado de que le pidamos prestadas sus tareas y nos ha dicho que lo hagamos por nosotros mismos, y como tú eres la... bueno eso de pociones, me preguntaba sí... – vale no sé como continuar, por lo menos he mantenido mi meta, conversar con ella y lo he hecho, ahora solo hace falta saber como reacciona ella... seguramente con un no, ya lo estoy viendo...

- No pienso dejarte copiar mi tarea Potter - ¿lo veis?. Al final mi ojo interior no va a estar tan nublado como se suponía que estaba – pero si quieres puedo ayudarte a hacerla – si ya sabía yo que esto no iba a... ¿Qué ha dicho?. Vale esto no me lo esperaba¡acaba de decir que qué!.

- Eh... disculpa, no me he enterado – toso haciéndome el distraído a lo que ella frunce un poco el ceño¡que guapa está joder!.

- He dicho que si quieres te ayudo con el ensayo, no copiarlo, pero sino quieres... – bajó la vista y James puso una sonrisa de idiota, pero de feliz, que en unas horas no se la quitaría.

- Bueno... – estoy nervioso, lo admito, vamos a hacer la tarea juntos, hay que ir lento, primero es esto luego el matrimonio – tendré que volver a la torre por mis cosas por que no... – espera, ella está sacando u pergamino tamaño cartulina extra grande de largo... ¡no me extraña que su mochila abulte tanto!.

- Si tienes prisa te presto el pergamino, los libros son esos – señala a una pira con cinco libros de más de mil páginas cada uno... nada más que verlos ya me da algo... – pero yo te recomendaría este, hay una mención muy extendida en la página 365 – me señala a un libro más fino que los otros por lo que alabo a Dios, Mahoma, Buda y cuantos más existan.

- Eh... bueno... – me senté lo más cerca que puse, osea a metro y medio por la cantidad de libros que tenía a su alrededor, más que una estudiante parecía que estaba en medio de un bunker, pero así podía verla, era tan hermosa... no sabía cuantas veces se lo había repetido en su mente, algún día se lo diría.

Me centré, cosa que no me lo creo ni yo, en copiar lo de la maldita página, estaba casi todo lo que tenía que decir de la poción. La verdad es que no me interesaba pero tenía que interpretar mi papel de chico bueno, y en realidad lo soy, pero demasiado orgulloso la mayoría de mi vida como para no aparentarlo. Ella sigue rasgando el papel... me centro tanto en lo que hace ella que me puedo quedar dormido sin darme cuenta, sin darme cuenta... sin dar... Abro los ojos de repente¡no tengo que quedarme dormido tengo que terminar esto!. Hora y media después, por fín dios bendiga al campanario o reloj gigante o lo que sea que tenemos en Hogwarts sonó, yo hacía rato que terminé la redacción y me puse a mirar libros, pero Lily seguía enfrascada en algo que no era ni pociones ni encantamientos, estaba completamente seguro... era algo más... y tenía una tremenda curiosidad, pero ella era capaz de maldecirme por hablar y distraerla, así que se le ocurrió la idea de mandarle un mensajito de papel. Lo mandó rodando hasta la mano de Lily que lo miró y abrió.

"¿Qué es lo que estás haciendo?" – bueno al parecer no se ha molestado por que me está escribiendo dedujo James cuando le dio el papel en la cabeza y la pelirroja rió... ¡necesito una grabadora urgente!.

"El trabajo de transfiguración para la semana que viene" - ¡con que era eso!. Trataba sobre los animagos y la experimentación, él era uno de los mejores en esa materia, no por nada era un animago ilegal, esta vez el papel también le dio en la cabeza a la chica que la hizo fruncir el ceño.

"Si quieres te puedo ayudar, esa es mi especialidad" – ella parece sorprenderme y me mira como si fuera un perro verde, bueno no son tan raro, una vez teñimos a Sirius de verde cuando dormía y le hicimos que se transformara en perro, nos descojonamos de risa pero claro, estuvo el hecho de que luego casi nos mata y estuvo a punto de soltar secretos vergonzosos en la sala común. Para mi placer, el de gozo no del otro salidos mentales, ella asiente y le hace un hueco a los libros para que me siente a su lado.¿Quién es el puto amo?.

Me siento a su lado mirando su trabajo, tiene muchas cosas y también ha hecho dibujos... son bastante buenos y sonrió al ver un ciervo en la parte superior... ¿le gustarán los ciervos?. A lo mejor le podría presentar al mío un día de estos. Lo reviso varias veces al puro estilo Holmes viendo que tiene casi de todo, pero le falta algo que sé donde está exactamente¡poca teoría y práctica para convertirnos en animagos!. Le pido que me disculpe, bueno disculpas... se que nunca ella se disculparía por nada, pero busco el maldito libro... A los diez minutos lo encuentro¡no es mi culpa si el libro es muy pequeño y la biblioteca tiene el tamaño de un campo de Quidditch!. Sonrío con orgullo y me vuelvo a sentar a su lado, si alguien entrara y nos viera sentados juntos haciendo las tarea, seguramente creería que es un sueño o peor el fin del mundo.

- Tienes un trabajo muy completo y muy bien concretado, pero te falta como se hace la unión entre cuerpo animal y cuerpo humano para que así la transformación sea completa¿ves?.– me doy pinitos como profesor particular, su pudiera ser el suyo... pagaría yo por darle clase a ella, asiente con la cabeza – Esta es una parte muy importante, por que la mayoría de las transformaciones salen mal por esto, así que lo copias con tus palabras y ya tienes acabado la mayor parte del resumen. El resto son teorías sobre si falla algo, por si quieres completar – estoy al lado de la chica que me gusta explicándole cosas que sé desde tercero y lo mejor ella no me está gritando.

- Eres muy bueno en transformaciones, nunca he sabido por que – susurró mientras se ponía a lo suyo y yo la miraba con atención, una muñequita de porcelana china.

- Es uno de los secretos de merodeador, y eso guarda su encanto – dije inocente mientras ella me miraba de lado con una extraña sonrisa.

- Puto egocéntrico – a esto fruncí el ceño.

- Sin insultar señorita Evans, o se le quitarán puntos por no moderar su vocabulario – meneé la cabeza intentando hacer que riera, cosa que conseguí, ya se como hacerla reír, ya me ha mirado, ya he hablado... ¡Dios existe!.

- Raro... – musitó antes de concentrarse en el trabajo y dejarme de lado completamente.

Pasó media hora mientras añadía cosas y yo pensando si debía hacer señales de humos con los libros de la escuela... no mejor no que no quería que me expulsaran por quemar los queridos libros de la señora Pince. Me siento ignorado... lo suelo sentir mucho, por que Remus y Sirius a veces se lían en sus discusiones de parejas salidos del armario y cuando yo menciono ese tema capto la atención de ellos dos y se me tiran encima, pero eso no lo puedo hacer con Lily, me siento como cuando tuve una lechuza y por mucho que la llamara nunca venía, al poco tiempo me enteré de que un bocinazo la había dejado sorda como una tapia, pero esto era diferente. Diez minutos pasadas las seis, James creía que se le olvidaba algo muy importante que estaba a punto de recordar cuando Lily asintió cerró el libro y se desperezó echándose un mechón rojo detrás de la oreja.

- ¿Terminaste? – hablé suavemente creyendo que si lo hacía más alto me oiría doña urraca.

- Sí, ha sido muy bueno poder completarlo, sacaré buena nota – orgullosa de sí misma y luego me miró como recelosa de decirme algo... ¿me iba a decir que me odiaba?. No le había dado motivos esta tarde para eso, aunque con las mujeres nunca se sabía – me cuesta decirte esto, pero gracias – ahí me ha cogido, me acabo de quedar boquiabierto... ¡Lily Evans le ha dado las gracias a James Potter!.¡A un Potter! – aunque creo que si lo hubiera buscado también lo habría encontrado - ¡mierda, era demasiado bonito para ser verdad!.

- No hay de qué, tu me has ayudado con lo de encantamientos – se lo podía pedir a Remus, pero prefiero a mi pelirroja que está recogiendo y la miraba atentamente.

Era imposible no quererla, el día de la boda llevaría el pelo liso y limpio, un poco de maquillaje y un traje blanco... y el un intento de pelo peinado y un esmoquin. Era un sueño muy lejano, pero tenía aún año y medio para conquistar a su pelirroja y si lo conseguiría al terminar Hogwarts se casarían, Sirius sería el padrino de sus hijos y Remus de sus hijas, no quería que Sirius le cogiera cariño a las niñas y que se enamoraran de su padrino¡quien sabe lo que pasa por las mente de las tías!. Se quedó ensimismado en si mismo hasta que todos los libros estuvieron en su sitio y la chica ya tenía todas sus cosas colgadas en la mochila y miraba al merodeador con algo de curiosidad, se podía ver en sus ojos, claras ventanas del alma.

- ¿A quién miras, Potter? – esa pregunta fue algo absurda, no es de las cosas más brillantes que se le han ocurrido a mi futura esposa, pero como si le contesto que a ella no sabré su reacción, mejor será disimular.

- A un sueño – ella en vez de cabrearse, sorprenderse o cualquier de las cosas que hace siempre, hecha la cabeza a un lado y me dice una cosa con una sonrisa linda e inocente.

- Tienes que madurar – al decir eso su nuevo amago de sonrisa apareció y se despidió saliendo de la biblioteca.

¡Esa tarde había disfrutado mucho!. La había pasado junto a su pelirroja, casi sin hablar, pero la había pasado junto a ella... lo malo es que no se lo podía decir a Remus, por que diría 'Te lo dije' tantas veces como Sirius se enrollase con una tía que son muchas y si se lo digo a Sirius me tratará como a un loco... y si se lo digo a Peter acabará sabiéndolo toda la escuela, sino ha ido con el chisme Remus. Se estiró y pensó que qué le diría la chica si algún día le supiera cuantas veces y en que situaciones había soñado con ella esos últimos años... tras ese pensamiento se sonrojo y bajó la mirada.

- Me mataría... – esa era la conclusión.

Seguramente.

FIN

Como muy bien sabrán este fics ha sido planeado únicamente para la comedia xD. Si alguien lo ha terminado y se ha reído por favor déjeme un review para saber si tengo que escribir más o pararme aquí. La verdad es que esta idea se me ocurrió ayer, o por lo menos el final cuando escribí mi Bio y puse fics que puedo hacer y como este fue el primero pues... Hoy estaba muy aburrida y no hay más que hablar n.n. Muchas gracias y recordad Review XD. ¡Que bonito es el amor cierto xD!

ATTE: Asumi – chan