"Novio Psicópata"
De: HawkAngel XD

Antes ke nada…

NINGUNO de los personajes en este fic es mío…. Es de la mejor creadora de anime… Rumiko Takahashi…

Disclaimer: "lo dejaría todo porque me lo dieran… mi tiempo, mi pasado, mi religión… Sessh-sama!... ;;U"

Summary: AU SessRin, Mini Serie de 3-Shots! Siempre quise ver a Sesshoumaru celoso… pero psicópata?... Descúbranlo… PASEN, LEAN Y DEJEN REVIEW!

Spoiler: A que nivel de puede llegar Sesshoumaru estando celoso?... solo un psicópata sabe lo que hay que hacer…

Pareja: Sesshoumaru x Rin

-.-.-.-.-.-.-.-.- cambios de escena, tiempo, etc.

'pensamientos'

"Hablando"

Author's Note: Sorrys por no actualizar rápido, pero tenemos problemas técnicos, y mi maquina se descompuso, y no puedo sacar nada de información de ahí… al igual ke en el fic de "bailamos?" el capitulo ke tenia adelantado y completo, no lo pude sacar de ahí, y bueno… en esta marina en al ke estoy ahora solo tengo unos cuantos pedazos y me falta una ke otra hojilla para acabarlo… pero creo ke la inspiración no será la misma… pero bueno… no tengo mucho ke decir, solo que muchas gracias por todos los comentarios ke le han dado a este fic… también muchas gracias por el apoyo, y de nueva cuenta, no se olviden al ultimo de mandar su lindo…REVIEW!


-.-.-.-.-.-.-.-.-

Capitulo 3

"Novio Psicópata: En la cena"

-.-.-.-.-.-.-.-.-

Martes… En el 25avo piso de un gran edificio de una empresa sumamente famosa…

Se encontraba un hombre de gran hermosura sentado en una silla de cuero negro, del más fino que se podía encontrar… Estaba cavilando acerca de las muchas cosas que pasaron en las últimas semanas… Habían pasado algunas semanas desde aquel trágico accidente, en donde nuestro protagonista psicópata habia caído en una de sus propias trampas. Ahora, tenía que pasar por una gran prueba… pedirle a Rin que fuera su esposa y madre de sus próximos hijos…

Habia preparado todo con anticipación… conseguir un hermoso restaurante donde se pudiera respirar una tranquilidad infinita, y por supuesto que el ambiente sea el indicado… una romántica vista hacia la luna y estrellas… no importaba el costo, solo quería lo mejor para que ella aceptara ante todo y sin titubear. El hermoso restaurante era italiano y tenía una gran vista, por su hermoso y decorado balcón. Solo esperaba que, después de las cosas que habían pasado entre ellos, fueran olvidadas y que su hermosa Rin le dijera que si.

-.-.-.-.-.-.-.-.-

Entre otra parte… Universidad… Cafetería

Un par de jóvenes y hermosas morenas estaban sentadas y platicando amenamente tomando un par de sodas. La morena de mirada esmeralda se quedo en un silencio que a su amiga le pareció algo extraño, pero aun así, no le pregunto nada, solo esperaba a ke ella le dijera todo a su tiempo y ahí fue cuando la morena de vivaces ojos verdes exclamó.

"Kagome.chan?" preguntaba nerviosa y mirando hacia todos lados, como buscando a alguien.

"si, Rin?"

"creo que Sesshoumaru me va a pedir que me case con el,"

"y como lo sabes?" preguntó con mucho interés en sus palabras.

"pues… ha estado mas tranquilo y menos celoso que de lo normal… por eso sospecho que se trae algo entre manos,"

"eso piensas?"

"si,"

"bueno pues esperemos que lo que digas sea cierto… pero a todo esto, lo amas demasiado para casarte con el,"

"pues… a pesar de todo lo que nos ha pasado, yo lo amo muchísimo… y pues por otra parte aunque se ke su amor es algo enfermizo, yo se que me ama…"

"en la última parte tienes toda la razón," dijo Kagome y de ahí el par de jóvenes empezaron a reírse cuales niñas chiquitas.

"Rin!"

"dime Jakotsu?" preguntaba Rin con una sonrisa, puesto que Jakotsu era muy amigo de ella. Jakotsu, era un hombre guapo, alto, fornido y de muy buenos modales. Varias veces estaban platicando muy a gusto con el y Sesshoumaru se puso celoso puesto que Jakotsu era muy guapo y sabia envolver a Rin en un ambiente de tranquilidad y frescura. Pero cuando se entero que Jakotsu tenía pareja, y además era Bankotsu… y que por supuesto era 100 porcierto gay, el giro entre ellos cambio demasiado.

"no has visto a mi Koi, Bankotsu?"

"mmm…" pensó y fue cuando recordó algo, "lo vi en la barra de comidas; corre y alcánzalo, y vengan a comer con nosotras,"

"muchas gracias, y claro, venimos con ustedes," decía Jakotsu muy feliz, puesto que ya habia encontrado a su kanai. Después de que el chico fornido fuera en busca de su pareja, el par de ojos azules de Kagome se dirigieron hacia Jakotsu y Bankotsu que ya se dirigían sus miradas.

"Se ven lindos no crees?"

"si, claro que si, son una lindura, me acuerdo de aquella vez que Sesshoumaru se puso celoso de Jakotsu,"

"enserio?"

"si, no te conté?" preguntaba Rin con cara de duda.

"pues que yo recuerde no," decía Kagome sin mas.

"esta bien, mientras llegan te la cuento," El par de amigas comenzaron a platicar de nuevo, hablando sobre aquel hombre que tenia unos celos inimaginables.

-.-.-.-.-.-.-.-.-

Mientras en otro lado de la ciudad, un tipo alto, de hermosos ojos ámbar y rubio estornudaba cada vez que mencionaban su nombre.

"Quien estará hablando tanto de mi?" preguntaba Sesshoumaru, tomando un pañuelo de su bolsillo, para después continuar con su segundo trabajo, además de espiar a su linda novia; Era encargarse de las empresas que algún día después del fallecimiento de su señor padre, empezó a hacerse cargo de ellas.

-.-.-.-.-.-.-.-.-

Mientras tanto…

"Ban!" gritaba Jakotsu desde un puesto muy lejano pero que desde ese mismo punto se podía divisar la barra de comidas.

Un hombre de blanca tez y con un raro tatuaje, divisaban hacia todos lados, para ver de quien era la melodiosa voz que escuchaba y lo llamaba.

"Jankotsu, koi saliste temprano de tus clases?"

"claro," decía acercándose a el, y dándole un beso fugaz en sus labios.

"Rin y Kagome nos invitaron a sentarnos en su mesa, vamos con ellas, apresúrate mi lindo kanai,"

"claro"

El par de chicos robustos se hicieron cargo de sus comidas, y se dirigieron tranquilamente donde se encontraban un par de morenas muertas de la risa por alguna anécdota que se estaban contando.

"enserio hizo eso?" decía Kagome, hecha las lagrimas de la risa.

"si, yo hasta estos momentos no me lo creo te he de decir,"

"Kami como sobrevives con el,"

"el amor, el amor,"

"bien chicas, de que hablan, cuéntenos el chiste para reírnos nosotros también" decía Jakotsu con una gran sonrisa en sus labios.

"Jakotsu, te acuerdas de aquella vez que Sesshoumaru pensó que me estabas coqueteando?"

"mmm…," pensó un momento hasta que aquel satírico momento vino a su mente y de ahí comenzó a reírse "claro, fue la mejor partida de celos que he visto por el momento,"

"enserio estuvo, demasiado demasiado chistoso," dijo Jakotsu para estallar de nueva cuenta con la risa, seguido de su kanai; Bankotsu, que habia estado solo unos momentos presentes de aquella anécdota que sus amigas decían.

Pasaron mas minutos platicando hasta que el reloj alarma de Kagome les decía a ambas, que tenian ya que regresar de sus clases, porque la maestra que les tocaba después del almuerzo, era muy estricta y además le gustaba la puntualidad ante todo.

"lo siento chicos, no tenemos que retirar un poco temprano…," decía Rin sin mas que decir, quería seguir la platica, pero esa maestra daba una lata…

"no se apuren, en otra ocasión será," dijo Bankotsu.

"les toca la vieja bruja verdad?" preguntó curioso Jankotsu y a lo cual recibió un movimiento afirmativo de ambas chicas. "entonces apresúrense, que con esa vieja bruja no se juega con el tiempo, y lo aprendí de muy mala forma," decía Bankotsu acordándose de aquella vez que aprendió eso de la vieja buitre.

-.-.-.-.-.-.-.-.-flashback-.-.-.-.-.-.-.-.-

Llegaba un par de minutos tarde a la clase más importante que tenia por el momento, al querer entrar por la puerta una mano con arrugas detenía su paso.

"Jovencito,"

"buenas tardes, podría pasar a tomar clase,"

"2 minutos tarde," decía fijándose a su reloj.

"Pero son solo dos minutos profesora," decía insistente pues quería tomar la clase.

"Creo que son 2 minutos suficientes como para decirle que no pueda pasar,"

"pero-o," dicho esto, la puerta se cerro fuertemente en su cara…

-.-.-.-.-.-.-.-.- End Flashback-.-.-.-.-.-.-.-.-

"Córranle," decía temeroso Jankotsu a lo que podrían pasar sus amigas.

"Si, no te apures lo haremos," dijo de inmediato Kagome, tomando todo, y corriendo al igual que Rin para entrar a su respectivo salón.

Por fortuna llegaron temprano a su clase y no tuvieron que pasar por lo mismo que paso Jankotsu en su tiempo de tener clases con la buitre. De ahí en fuera, las clases transcurrieron de forma normal.

-.-.-.-.-.-.-.-.- 2 Días Después, Viernes -.-.-.-.-.-.-.-.-

El pequeño teléfono celular sonaba una y otra vez hasta que la dueña de aquel susodicho aparato lo contesto.

"Mushi Mushi?" (Bueno?)

"Rin,"

"Sess me da gusto escucharte, quiero-," cuando iba a decir su orden el interlocutor la interrumpió.

"Te invito a cenar esta noche… formal… ahorita no tengo mucho tiempo para hablar… pasare por ti a las 7…,"

"Si, claro…," dijo sin mucho animo puesto que su querido novio se escuchaba ocupado.

"Preciosa, te amo… recuérdalo,"

"claro, yo también," dicho esto, su novio corto la llamada, pero las ultimas palabras dichas por el fueron un consuelo a su animo.

Un rato después decidió avisarle a sus amigos que iría a cenar con Sesshoumaru.

"Kagome…"

"si, Rin?"

"Creo que no podré ir con ustedes a la cena,"

"Que lastima… pero será para la próxima verdad," -

"Claro, si esta vez Sesshoumaru me dejará hablar, pero si, será para la próxima,"

"esta bien, nos vemos,"

"si, ja ne!" dicho esto ambas se amigas colgaron para arreglarse, se acercaba la hora en la que vería a su querido novio, que como siempre traería mas de una sorpresa para su vida.

-.-.-.-.-.-.-.-.- 7 de la noche -.-.-.-.-.-.-.-.-

Ding dong…

Viéndose una última vez al espejo, y viendo que tan bien habia quedado con su lindo vestido negro, con detalles de pedrería en color verde puestos estratégicamente en el vestido, haciéndola lucir hermosa y perfecta para la noche. También la acompañaban unas bellas zapatillas de raso y pedrería negra que hacían contraste con su vestido, y acompañada de un fino maquillaje en color verde que resaltaba la belleza y finas curvas de su cara, y enmarcando mas su hermosos ojos esmeraldas.

Inmediatamente abrió la puerta para mostrar a un radiante y apuesto novio de ojos ámbar. El vestía un traje negro ajustando todo lo varonil que era, camisa negra y tenia una sonrisa cautivadora en su rostro, y sus ojos ámbar chispeando de felicidad. El al verla comenzó a salivar de tanta belleza junta en tan solo una mujer.

"Preciosa…" dijo para darle un ramo de rosas y besarla tiernamente en los labios.

"Muchas gracias, Sessh," decía ella sin aliento después de aquel tierno y a la vez apasionado beso, dejando las rosas estratégicamente en un jarrón, preparado anteriormente por ella. El jarrón se encontraba alado del espejo en donde ella antes habia visto su presencia antes de abrir. Como era costumbre, Sesshoumaru siempre traía rosas de regalo para ella cuando iban a salir a lugares formales. Traía regalos cuando la veía?... si, eran pequeños, pero a la vez muy hermosos.

"lista para irnos?", preguntaba formalmente el apuesto caballero de hermosa mirada ámbar.

"Claro vamos," tomando su bolso, cerro la puerta y tomados de las manos fueron directo al convertible estacionado al frente de la casa de la doncella.

En el trayecto iban conversando animadamente y dándose besos en determinados tiempos en donde el semáforo detenía la circulación. Después de algunos minutos llegaron a un famoso y hermoso restaurante italiano.

"Italiano Sessh?" preguntaba Rin con una gran sonrisa en sus labios.

"Solo quería cambiar el rumbo en la cena," decía tomando a Rin en sus brazos y depositando un tierno beso en sus suaves labios.

El Maître del lugar los recibió amablemente y los dirigió a su mesa que ya estaba reservada desde algunas semanas atrás y que ya en estos momentos estaba todo en perfecto orden.

La hermosa vista de la ciudad se encontraba a la vista de sus esmeraldas ojos, el brillo en ellos era sin igual y esto pudo ser captado con gran emoción en la mirada ambarina. La tomo en sus brazos de sorpresa y comenzó a besarla ante las luces que desplegaban los faroles y toda pequeña luz en esa enorme ciudad.

Se sentaron cómodamente y pidieron la carta al Maître que se encargaba de atenderlos y que se sintieran a gusto en el lugar. Siendo un finísimo empresario, pidió la mejor botella de vino que tenian en el lugar, y bebieron unas cuantas copas antes de la riquísima cena que les presentaban.

Conversaban de todas las cosas que les habían ocurrido mientras no se habían visto. Se habían comunicado muchas veces, pero no se podían contar todo, debido al trabajo de el, ó la universidad de ella. Pasando cerca de la media noche, el par de enamorados tomados de la mano, El decía cosas en voz baja que a la morena de ojos verdes la ponían rojísima. La manera en que se besaban era autentica y llamaba la atención de todas las personas presentes en el lugar de dicho restaurant. Era tan electrizante el amor entre ellos que no podían dejar de verlos.

Minutos después de haber pedido la cuenta, un joven de gran apariencia con ojos azules pasaba vendiendo rosas a los presentes, y sin dudarlo, lo detuvo para comprarle una rosa al amor de su vida. Ella ensisimada con las atenciones de su novio, veía las rosas en la canasta que portaba el joven, y no miro la mirada de insistencia que le hacia el joven. Cuando levanto la mirada, un par de mirar azulada y otra ambarina la veían ensisimada.

"Muchas gracias Sessh," decía ella tomando la rosa que su novio le habia regalado y oliendo el dulce y embriagante olor que emanaba de ella.

"Por nada preciosa," decía el viendo aquellas pupilas esmeraldas brillas con una intensidad inmensa.

El joven sin quedarse atrás, llamo la atención de Rin, y dijo unas cuantas palabras… "una rosa para una hermosa dama," dijo entregándole otra rosa de un tono mas claro, que la roja que Sesshoumaru habia tomado. "cortesía de la casa, dulce dama,"

Ella sin chistar, tomo el regalo, aceptándolo con gusto, al tomar la rosa, El joven tomo su mano, y deposito un beso en gesto amable. Ella solamente se quedo sonriendo y con un modesto gracias, tomo la rosa y la puso alado de la que le habían regalado con anterioridad, y puso esa misma mano encima de la de su novio que se veía extendida en aquella mesa.

Pasaron los minutos y el Maître del lugar llego con la cuenta y sin chistar, Sesshoumaru dio una tarjeta platino para pagar por aquella lujosa y muy bonita cena. El fuego en la marida ambarina no acababa, y después de que aquel quien habia besado a su novia se habia ido, pasaron algunos minutos para que le decidiera irse a dar una parada al tocador.

"En un momento vuelvo, Rin,"

"si, no hay problema Sessh," dijo ella segura y con una exquisita sonrisa en su rostro.

Parándose con el perfil de todo un caballero, busco disimuladamente aquel joven que habia osado tocar y besar la mano de su todavía novia, y ahí lo encontró… Justamente en el lugar donde le habia indicado a su novia que se iba a dirigir, al tocador de Hombres.
Se dirigió con sigiloso cual tigre, y al ver salir a aquel joven, lo aventó hacia el mismo lugar, y ahí mismo, en el tocador, le dio un puñetazo en la cara para dejar atontado a su contrincante. El mismo joven, pregunto a que se debía tanta "amabilidad" de su parte, y el solo contesto con "por besar la mano de mi novia, y enfrente de su próximo prometido,", después, siguió ese interrogatorio con más y más golpes. Comenzó a golpearlo de distintas formas, incluso a llegar a los punta pies, hasta dejarlo inconsciente totalmente.

Fue en tan poco tiempo en el que tuvo que dejarlo inconsciente, que se hizo el "tonto," por algunos momentos, para lavarse las manos, secárselas, y salir de ese lugar como si nada hubiera pasado.

La cuenta que en momento antes se habia pagado, tomo la tarjeta que estaba encima de una pequeña cajita, y ahí mismo deposito unas monedas y un billete para dejarle de propina al mozo, y como si nada, tomo la mano de su querida novia para salir del lugar, como si nada hubiera pasado. Subieron al convertible negro, y se dirigieron a una sorpresa que el ya tenia preparada desde hace mucho tiempo.

"Sessh a donde vamos?"

"a una sorpresa…"

"enserio?"

"si, preciosa,"

"muchas gracias, pero dime, que es esa famosa sorpresa?" preguntaba ella con unos ojos extremadamente brillosos y de enorme tamaño.

Al ver los ojos que su novia estaba haciendo, se controlo lo más que pudo para no revelar la hermosa sorpresa que le tenía preparada.

"Lo unico que te puedo decir que hagas, es esperar a que lleguemos,"

"mmm… esta bien,"

Tomaron rumbo a la carretera, y a Rin se le hacia mas y mas extraño. Solo quedaba saber, a donde la llevaría…

30 minutos mas tarde, por las ventanas de aquel carro convertible, se escuchaban las olas… La habia traído al mar?...

"Llegamos preciosa," como todo un caballero, salio primero del lujoso auto, para abrirle la puerta a su linda dama. Ella al salir, sintió uno de los primeros escalofríos que sentiría en la noche. Estaba un poco fresco y además por el ambiente húmedo, se daba una noche fría en aquella parte donde la arena yacía tocada por las olas del mar.

"Preciosa, cierra los ojos…," dijo para sacar una pañoleta negra de su bolsillo y colocárselo delicadamente por los ojos.

"Sessh!" decía con voz emocionada "a donde me llevas?"

"a donde mas?"

"al mar?"

"exacto… inteligente y hermosa… como me gusta,"

"…" sus mejillas rojas delataban la situación de aquella frase dicha con dulzura y amor.

Llegaron a una parte donde la arena era tan suave, cual brisa del viento, y ahí, habia una manta, y en el medio de esta se encontraba un arreglo floral, un pequeño sobre, y en la punta de aquel dicho arreglo, el anillo de compromiso. Aquella tela en medio de la brisa y las olas del mar, ahí era donde podrían sentarse y donde ahí también podría hacerla su prometida, su esposa.

Murmurando en su oído, dijo que después de quitar la pañoleta de sus ojos, los mantuviera cerrados, y poco a poco fuera descubriendo la sorpresa. Atenta a todo lo que el le decía, al quitarle la pañoleta, solo esperaba aquellas dulces palabras para indicarle que abriera de una buena vez aquellos ojos esmeraldas que el tanto amaba.

"Puedes abrir los ojos ahora," dijo con una voz tan calida, tan sensual, que todo su cuerpo se estremeció ante aquella melosa voz.

Poco a poco sus ojos fue abriendo para encontrar un arreglo floral de lo más hermoso… en la punta de aquellas flores, en la rosa mas roja y hermosa que habia visto, se encontraba un anillo incrustado con una piedra color esmeralda y el anillo de hermoso platino. En una flor lateral, se encontraba una pequeña tarjeta, y escrita de puño y letra de su amado, se encontraban incrustadas estas palabras…

"quieres casarte conmigo?"

La voz de su amado Sesshoumaru, se escuchaba al compás de cómo leía aquellas preguntas en voz alta. El lo suponía, siempre lo hacia, cuando le regalaba algo, siempre venia con una tarjeta, la cual, la leía en voz alta.

Leer aquellas palabras era tan mágico, que la transportaron de un lugar a otro en tan solo un instante. Abrazándolo fuertemente, de aquellas perlas esmeraldas comenzaron a caer lagrimas de felicidad… No se lo esperaba así… ni este tiempo… Ese era su sueño… casarse feliz y muy enamorada.

Sesshoumaru viendo aquellas lagrimas de felicidad, tomo el anillo, y pregunto de nueva cuenta que si quería ser su esposa, y para aquella pregunta su respuesta fue un feliz 'si'. Poniendo el anillo en el respectivo dedo, se besaron y abrazaron durante mucho tiempo que para ellos era la eternidad… Hablaron sobre muchas cosas, sobre las cosas a planear, y lo mucho que tenian que cambiar entre ellos para que las cosas fueran a resultar bien. Todo incluya aquellos celos de Sesshoumaru, que en el instante que ella dijo que si, a ser su esposa terminaron… Ella, tenia miedo de que podría ser igual ó peor aquellos celos enfermizos que tenia el. Sesshoumaru aseguro que no quiera perderla y que por eso actuaba así… con unos celos enfermizos e incontrolables.

Pasaron las horas, y el cansancio les fue ganando. Ella se quedo dormida en sus brazos, y el la cargo para una gran mansión que ella no diviso por lo de aquella pañoleta en sus ojos al entrar a la propiedad.

Camino por los pasillos de aquella mansión playera, y entro a una habitación donde la deposito suavemente para no despertarla. Quito los zapatos, y las argollas que traía en las manos, para dejarla descansar un poco mas ligera. En cuanto a el, se quito saco y zapatos para descansar junto a ella, para que en la mañana no tuviera que molestarse en buscarlo en aquella gran mansión que antiguamente era la mansión de descanso de su difunto padre.

Al subir para la mansión se quedo pensando en aquel joven que oso tocar a su ahora prometida… y se quedo pensando… y no llego a nada, solo lo dejo igual… algún día se lo diría… si, algún día…

-.-.-.-.-.-.-.-.-

A la mañana siguiente, Al despertar tuvo la gran visión de unos ojos dorados admirándola amorosamente, al recordar la noche anterior se abrazo a el con fuerza, y diciéndole al odio lo mucho que lo amaba, comenzaron de nueva cuenta el día.

Pasaron varios meses para planear la boda, desde la más mínima cosa hasta la lista de invitados. Durante aquellos meses los novios tuvieron poco tiempo para planear, al final, las listas de invitados, se juntaron y invitaron a esas personas, Fueran y quien sean, fueron invitados.

La facultad de la joven terminaba y se realizo la graduación, como su pareja llevo a su lindo prometido, y ahí dieron unas buenas clases de baile para todos. Puesto que bailaban tan bien, y tenian practica bailando cualquier tipo de música, dilataron las pupilas de cada persona en la pista de baile.

Algunos días después, la joven prometida buscaba trabajo en una de las mejores empresas del país, y como lo supuso el trabajo fue de ella, puesto que su prometido, era el jefe de aquella comprometedora compañía.

Después, El día de la boda se acercaba más y más, y como debía ser, las despedidas de solteros se hacían. Para el lado femenino, la organizadora fue Kagome, y se contrataron Streepers para dilatar y que disfrutara la pupila femenina. Para el lado masculino, el organizador fue el celebre hermano menor, Inuyasha, contrato a algunas bailarinas, y el novio, no muy contento con eso, se dedico a ver el show, sin salivar y sin mostrar interés alguno con las famosas bailarinas contratadas. Sin duda alguna, al día siguiente el par de novios estaban preparándose para todo el ajetreo que iban a recibir en el día. A primera hora, el arreglo de ellos mismos, luego la sesión de fotos. Momentos después una ligera comida ellos solos, y de ahí a la iglesia y lo que seria la recepción.

En la iglesia, fue un momento demasiado emotivo para ambos, Rin, lloraba de felicidad, y el derramo algunas lagrimas por la misma emoción. La mayoría de las mujeres presentes en aquella privada misa, lloraron de felicidad al ver a los novios, tan contentos y felices de estar juntos, de ahí a la eternidad.

La fiesta, habia transcurrido de maravilla, todos los invitados estaban maravillados ante la belleza y todo lo que ocurría en aquel salón para fiestas. Termino todo, lanzando el ramo, y el par de enamorados metiéndose a la limosina del famoso magnate. Se dirigieron a una famosa isla al este de Estados Unidos… la famosa Hawai… donde ahí pasarían una linda luna de miel… donde habría mucha miel que compartir.

Habia algunos momentos en los que pensaba decirle a su esposa de aquella golpiza que le propicio a aquel joven de mirada azul… y lo seguia pensando…

y Talvez… algún día… se lo diría…

----FIN---


Este último capitulo salio al horno con… 14 Paginas!

Nota de la Autora: lo siento demasiado en haberme tardado en postear este ultimo capitulo de nuestro querido Novio… la situación es esta… mi maquina esta descompuesta, y ahí venia este capitulo casi terminado… esto fue lo unico que pude rescatar de aquel capitulo… lo unico que me acordaba… pero bueno, creo que quedo mucho mejor este cap… jejejeje bueno, ojala le puedan dar, o mejor dicho que me merezca un comentario a este atareado fic… y espero verlos en "bailamos?", que al igual que este fic, ando rescatando los capítulos que tenia terminados en mi maquina… me retiro… se me cuidan!

HawkAngel