Disclaimer: esta historia contiene escenas no aptas para menores de 18 años, si no tienes la edad o el criterio para leerla, por favor, no lo hagas, no respondo por las consecuencias.

FATAL ATTRACTION

CHAPTER 1

MELANCHOLY

Por SaoriLuna

Los suaves y ágiles dedos se deslizaban por el piano, mientras la joven diosa de los ojos de lechuza se dejaba llevar por el ritmo de la música, recordando a aquel joven de ojos castaños, pensando en aquel último día, el que decidió sus destinos…

………………………………………………………………………………………………...

Saori-san?

La joven levantó su cabeza con interés, sonriéndole al recién llegado

Hola Seiya, qué se te ofrece?

Necesito hablar contigo

Dime

El caballero de Pegaso se acercó lentamente y se sentó frente a ella; Saori le miraba divertida, normalmente él no daba tantos rodeos para decirle algo…

Pasa algo malo?

Saori, yo… he estado hablando con Mino desde que regresamos de la batalla contra Hades, y hemos tomado una decisión- contestó él- nos vamos a casar.

Saori abrió los ojos sorprendida, mientras sentía como su corazón se rompía en mil pedazos… no era posible que esto estuviera pasando, no después de lo que se habían confesado en el Averno.

Por… qué?- atinó a preguntar

Se lo prometí antes de la batalla del Santuario, le prometí que al regresar de esa batalla dejaría de luchar y me quedaría con ella- contestó él, sin atreverse a mirarla a los ojos- Saori, yo

No necesito oír nada más, que seas feliz Seiya- dijo ella, huyendo de la habitación.

El caballero de Pegaso golpeó la mesa frustrado, esto no era lo que él quería, no quería casarse con Mino, ni pasar el resto de su vida en el orfanato, sólo quería estar con ella, con su princesa, pero eso era imposible, y él no podía faltar a la promesa hecha.

Maldición- murmuró- por qué tuve que hacerle esa promesa?- en ese entonces no estaba del todo conciente de lo que sentía por Saori, pero ahora…

Pasaron varios días, en los que el Pegaso trató de hablar con la diosa, mas nunca pudo encontrarla, finalmente después de rogarle a Shun, éste accedió a decirle donde se encontraba:

Está en Grecia, por supuesto, pero Seiya, deberías dejarla en paz, ya le has roto el corazón, qué más quieres? Tu boda es pasado mañana, cásate con esa niña y piérdete, trata de olvidar que conociste a Saori alguna vez.

Tratar de olvidar? Pero si él la amaba… y ella lo odiaba ahora seguramente. No podía dejar que las cosas terminaran así.

Una sombra sigilosa recorría el Santuario en Grecia, despistando a todos los guardias; quién más que él, que había vivido gran parte de su vida en este lugar para conocer sus caminos más secretos, tenía que lograrlo esta noche, debía hablar con ella, o si no para mañana ya sería demasiado tarde…

Faltaba poco para que el Gran Reloj marcara la medianoche, y después de un arduo trabajo Atena se preparaba para acostarse; era esta la hora del día que menos le gustaba, porque acostada en su cama su mente no dejaba de acudir a él, al joven de cabello rebelde y ojos cafés al que tanto amaba, para recordar luego que pronto lo perdería para siempre.

Ahogarme en trabajo no sirve para nada- pensaba la diosa- tarde o temprano mi pensamiento siempre vuelve con él.

Envolviéndose en una bata transparente, Saori se acercó a la ventana, dispuesta a cerrarla y correr las cortinas, pero en el momento en que su mano tocó el marco fue sujetada firmemente por otra persona, quien se introdujo en la habitación…

No grites Saori-san, soy yo.

El corazón de la chica dio un salto apresurado…

Seiya?

Lo siento, pero necesitaba hablar contigo.

Qué demonios quieres?- mientras trataba de soltarse de las firmes manos que la sujetaban- no es tu matrimonio mañana?

No puedo casarme sin hablar contigo antes, por favor, escúchame.

No creo que tengamos nada que decirnos!- seguía diciendo la chica, muy molesta- o mandaré a los caballeros a que me traigan tu cabeza.

Gomen ne Saori-san, pero no me dejas otra opción.

Rápida, pero suavemente, el caballero giró a la chica hasta que quedó frente a él, y con su brazo izquierdo la sujetó fuertemente por la cintura, para que ella no siguiera moviéndose, a la vez que con su mano derecha tomaba la barbilla de la chica y la obligaba a mirarlo

Me escucharás ahora?- preguntó él suavemente.

Por qué tendría que hacerlo?- dijo la chica, al mismo tiempo que las lágrimas comenzaban a surcar su bello rostro- entre tú y yo ya no existe nada, Seiya, si es que alguna vez existió.

El caballero de Pegaso quedó inmóvil, viendo las lágrimas de la joven, mientras se reprochaba a sí mismo por hacerle tanto daño. Sin pensarlo acercó sus labios a los de ella, y comenzó a besarla lentamente, disfrutando de su dulce sabor, mientras el brazo con el que la sujetaba subía hasta su espalda, fundiéndose en un abrazo.

Saori sabía lo que esto significaba, era una despedida, su forma de decirle adiós, no quería que fuera así, no quería tenerlo para luego perderlo, pero, acaso no era más doloroso no haberlo tenido nunca?

El tiempo transcurría lentamente, mientras que el beso se hacía cada vez más apasionado; primero con timidez, Saori fue introduciendo su lengua en la boca del caballero, alentada porque este no le negaba el avance, sino que le correspondía con igual o incluso mayor emoción; las manos de Seiya comenzaron a acariciar la espalda de la joven, al tiempo que la empujaba suavemente hacia la cama, en la que finalmente cayeron.

Saori le miró, por primera vez en la noche, expresando con sus ojos todo lo que sentía en ese momento, miedo, tristeza, amor… pero también pasión. Seiya le devolvía la mirada confirmando con ella, todos sus sentimientos.

Saori-san, yo te –comenzó a decir el Pegaso.

No lo digas- le interrumpió ella- no podré seguir sabiendo lo que sientes por mí, mientras que estés con ella.

Seiya asintió suavemente, acercándose a ella para comenzar a besarla nuevamente, mientras la joven le quitaba la camisa; poco a poco la ropa fue desapareciendo, hasta que él pudo admirar por primera vez su cuerpo desnudo, y ella el suyo.

eres tan hermosa- susurró, mientras recorría todo su cuerpo con sus labios.

Saori suspiraba con cada beso, mientras sus manos acariciaban el cabello de su amante. Suavemente comenzó a gemir, al sentir como los labios de Seiya exploraban sus senos, mordiéndolos ligeramente, y sus manos exploraban su entrepierna. Se sentía en el cielo, mientras miles de sensaciones que no había experimentado nunca recorrían su cuerpo.

Y aún así, lo perderé mañana

Inconscientemente mordió su labio inferior ante este pensamiento, sintiendo como sus ojos se llenaban nuevamente de lágrimas.

no permitiré que me olvide, nunca.

Con este nuevo pensamiento en mente, Saori empujó a Seiya, para poder quedar sobre él. El caballero de Pegaso cerró los ojos al sentir como ella se inclinaba para besar y lamer su pecho; podía sentir su larga cabellera en todo el cuerpo, y la presión de sus senos sobre su piel. Cómo podría vivir ahora, sin ella?

Seiya, no puedo resistir más- murmuró ella.

Él la miró. Estaba en realidad dispuesta a entregarle su virginidad? Como presintiendo lo que él estaba pensando, la joven se acercó a su oído y susurró:

por favor…

Eso era todo lo que él necesitaba escuchar. Firmemente la tomó hasta quedar sobre ella nuevamente, mientras la penetraba cuidadosamente…

Te duele?

No mucho.

Seiya se movía cada vez con mayor fuerza sobre el cuerpo de la muchacha, mientras ella lo abrazaba fuertemente y se movía junto con él… pronto todo a su alrededor se desvaneció, tan sólo existían sus ojos, en los que podía perderse para siempre…

Te amo Saori

Te amo Seiya

Con la mirada imperturbable y del brazo de Shun había llegado al día siguiente a la Iglesia, dispuesta a felicitar a la pareja…

Estás segura que quieres felicitarlos?

Sí, Shun, ya te lo he dicho muchas veces, no tengo motivos para no hacerlo.

Con una gran sonrisa en sus labios se acercó para felicitar a una sorprendida Mino:

Cuídalo mucho, por favor.

No te preocupes, Saori-san, lo haré.

Giró para darle un abrazo al Pegaso, ante la mirada angustiada de todos sus amigos.

Espero que sean muy felices.

Gracias, Saori.

Se separaron muy a su pesar, mirándose aún a los ojos

………………………………………………………………………………………………...

Sorpresivamente la melodía se interrumpió; la joven, con los ojos llenos de lágrimas, trataba de disminuir el temblor de sus dedos. Hacía ya un año desde que había perdido a su adorado Pegaso. Pero acaso, en realidad lo había perdido?

Inesperadamente la joven sintió como unos fuertes brazos tomaban su cintura.

Sabes que no me gusta que llores.

Lo siento… Seiya- dijo, mientras sus labios probaban los de él nuevamente…

Continuará.

Inicio: Sábado, 28 de Enero de 2006, 1:37 p.m.

Escuchando: Para Elisa

Fin: Sábado, 28 de Enero de 2006, 2:49 p.m.

Escuchando: Onaji Namida wo Wakatte

Nota de la Autora: Hola a todos! Espero que les haya gustado este lemon, tenía ganas de escribir uno desde hace tiempo, pero no había podido por falta de tiempo, he estado muy concentrada en mi fic "Una Historia Diferente" de Sailor Moon, y he dejado a mi pareja favorita a un lado, pero aquí estoy de regreso. Es la primera vez que voy a continuar un lemon, y espero hacerlo pronto. Saint Seiya es propiedad de Masami Kurumada. Nos leemos en el próximo capítulo, "Bordeline", en realidad creyeron que iba a dejar a Seiya con la babosa de Mino? Matta ne!