O.o Kaoru-chan o.O


--Disclaimer--

Rurouni Kenshin no me pertenece, este fic es por mero entretenimiento.

--Notas de la autora—

Si, ya se... me imagino que todos me quieren matar ¿Cómo es que estas subiendo un nuevo fic si ni siquiera actualizaste el resto? Pero no es tan así. Este fic lo tengo pensado desde hace rato, rato. Se acuerdan que dije que le iba a llamar 'Sin ella nada importa' bueno, cambie de opinión y le puse otro nombre. Y finalmente lo terminé, lo había dejado en suspenso porque no se me ocurría nada y además porque estaba muy inspirada con el resto, pero aquí lo ven. No estoy inspirada con el resto y tenía ganas de escribir algo muy sombrío volví con este. Además ayudó bastante el hecho de que haya salido el manga número 25 de Kenshin acá en la Argentina...

Les informó que este "Fic" va a ser varios pensamientos de los personajes principales sobre el evento de la saga de Enishi. Hasta desencadenar en los protagonistas principales. No van a ser muchos capítulos porque no tengo pensado poner a todos los personajes. Solo a algunos más importantes y los que participaron en la saga.

Ahora no molesto más y les espero abajo.

¡Disfruten!


.:El fin del sueño:.

Yahiko's feelings

"¿Por qué...?"

"¿Por qué tuvo que pasar algo así?"

La voz de Tsubame... nadie le respondido. Su respuesta era muy dolorosa...

Un silencio tenebroso sentenciaba el dojo Kamiya. En donde siempre se escuchaban risas, donde habitaba la alegría y una peculiar familia. Donde los habitantes, estaban llenos de vivacidad, alegría, compañerismo, hoy, en esta noche, solo se escuchaba el viento.

Silencio.

Para cuando desperté...

Ya había pasado todo...

No estaba en mi habitación en ese momento. Tardé un par de segundos en darme cuenta donde estaba. El consultorio del doctor Genzai. Salí de la habitación, esperando encontrarme con el éxito de Kenshin, pero cuando encontré a mis amigos...

Lágrimas corrían por sus caras, preocupado pregunté que pasaba, pero ninguno se animaba a contarme. Sanosuke estaba de espaldas al resto, con los puños fuertemente cerrados, su cuerpo se tensó al escuchar mis preguntas pero no se digno a decirme nada. Él siguió mirando el patio. Tsubame estaba abrazada a Tae y Megumi estaba sentada como una autómata sin decir una palabra, mis preguntas parecían llegarle con efecto tardío. Tsubame se fijo en mi presencia y se separó lo suficiente para verme.

Sus ojos.

Sus ojos estaban apagados.

Dolor, había tanto dolor en sus ojos. Fue en ese momento cuando percaté la ausencia de Kaoru y Kenshin. Rápidamente abrí la puerta de una de las habitaciones, no escuchaba lo que Megumi me decía.

Estaba en una cama en el consultorio de Oguni...

Blanca como la misma tiza.

Por eso...

Nunca vi cómo murió.

Lo que vi... fue a una Kaoru en mortaja blanca.

Blanca como la misma muerte.

Parecía una persona diferente.

Con sus ojos cerrados, sin su característica sonrisa, sin sus chispeantes ojos...

Por eso incluso ahora...

Ahora que parece como si hubieran pasado días y meses... ahora...

No siento que esté realmente muerta...

El dojo esta finalmente en silencio. Solo los sollozos de Tsubame se pueden oír. Sanosuke y Megumi estaban en la misma habitación y por única vez no discutían...

Las cosas habían cambiado.

Ya no se escuchaban los gritos de Kaoru enfurecida.

Ya no se escuchaba las órdenes de Kaoru.

Ya no se escuchaba la risa contagiosa de Kaoru.

Ya nunca probaría la horrible comida de Kaoru.

Ya nunca más vería a Kaoru...

Y Kenshin...

Desde el momento en el que desperté no lo vi. Nadie sabía nadie de él. No después de...

Nadie vio a Kenshin desde entonces...

Sanosuke mandó a todos sus amigos a buscarlo pero todavía no lo encontraron...

La necesidad de encontrarlo era desesperante. Megumi quería encontrarle para curar sus heridas, Sanosuke para buscar venganza. Tsubame quería verlo una vez más. Y yo... yo no se que quiero.

Pero ¿Kenshin volvería?

Adonde se habrá ido...?

No tiene ningún otro lugar más que este...

En ese momento entendí lo que Kaoru sintió cuando Kenshin partió a Kyoto.

En ese momento sentí lo que Megumi sintió cuando Kenshin no se despidió de ella.

En ese momento sentí tantas cosas.

Especialmente impotencia.

Como aquella vez...

- ¿te molesta tanto tu propia impotencia... chico? – la voz de Kenshin es ya como un vago recuerdo de lo que recuerdo

- mierda... quiero ser fuerte... no quiero necesitar de ayuda... quiero defender el honor de mi padre y mi madre con mi propia fuerza...

Aquellas fueron las palabras que una vez le dije a Kenshin, en este momento lo tengo más presente.

No quiero volverme fuerte.

No quiero volverme fuerte solamente para defender a mis padres... sino también para defender a los seres que quiero. No quiero fallar. No quiero que lo que le pasó a Kaoru se vuelva a repetir...

No es venganza lo que quiero... pero... tampoco puedo estar quieto sin hacer nada.

El tipo que la mato, Enishi, desapareció con su compañero en medio del humo.

Había escapado...

Saitou derrotó a Kujiranami pero está medio loco y no habla...

Había escapado

Por los otros tres que arrestaron descubrieron el escondite, pero ya estaba vacío.

Había escapado

Al final me perdí de todo...

Como siempre...

- LO ENCONTRAMOS SANO. ENCONTRAMOS A HIMURA

O o o O

Villa de los Rakunin

- Ken--

No podía creer que aquel hombre vencido fuera Kenshin. Pero mis ojos no mentían.

Su mirada perdida. Su sakabatou encadenada y sus pocas ganas de vivir...

No, sin duda ese no era el Kenshin que yo conocía.

Eran sus pedazos

De mi estupefacción no puede emitir ninguna palabra. Sanosuke se había encargado de aquello.

Pero Kenshin parecía no responder. Parecía no entrar en sí.

- ¡VAMOS A MATAR A ENISHI¡VENGUEMOS A LA NENA!

Kenshin seguía sin levantar la vista del suelo.

- SÉ QUE NO VA A TRAERLA DE VUELTA... PERO... ¡NO PODEMOS DEJAR QUE SE ESCAPE¡ESTO NO PUEDE TERMINAR ASÍ!

Sanosuke tenía toda la razón, las cosas no podían terminar así. No traería a Kaoru de vuelta... pero... es algo...

Sin embargo, Kenshin parecía no decir nada...

- ¡KENSHIN! – Sanosuke casado de esperar tomó a Kenshin por las ropas, buscando de alguna forma que reaccionara que...

- ¡NO TE QUEDES CALLADO, DECÍ ALGO!

- Ya no... más... estoy... cansado...

Sufrimiento.

Decepción.

Ira.

- ¡BOLUDO!

La voz de Sanosuke distrajo a todos. Kenshin nunca se rendía. Él seguía adelante no importaba que. Tanto... tanto...

Tanto la amaba... que... había perdido todas las ganas de vivir...

- ¡PELOTUDO! – la voz de Sanosuke otra vez. Su golpe envió a Kenshin unos metros más lejos.

- ¡Sanosuke! – la voz indignada de Megumi se hizo escuchar.

A nuestras espaldas aparecieron más hombres. Los hombres de la villa Rakunin. Se cuidaban entre ellos mismos, protegiendo a Kenshin como una vez el lo hizo con nosotros, como nosotros lo hicimos. Pero ni siquiera pudimos proteger a Kaoru... ella no pudo sobrevivir.

De que sirven las palabras.

De que sirve el Kamiya Kasshin Ryu.

Después de todo... Kaoru...

- Kenshin... – la voz de Tsubame. Ella se había acercado temerosa a Kenshin, que se reincorporaba del golpe y volvía a sentarse frente a ellos.

Hecho que hizo que la atención volviera a él

- Ya no más... estoy cansado... Acá hay silencio... déjenme dormir acá...

Más sorprendidos que nunca, nos dimos cuenta de que todo había acabado.

Ya no estaba Kaoru...

Ya no estaba Kenshin... ya...

Nadie pudo decir otra palabra después de eso...

Cada uno se fue por su lado...

Era de noche, y mis pasos me llevaron hasta el puente donde conocí a Kenshin y a Kaoru. Fue en un día de invierno. Aquel día fue como el comienzo de mi sueño...

Estaba haciendo unos trabajos para los Yakuza, para saldar la deuda que mis padres tenían con ellos.

Intenté robarle la billetera a Kenshin, pero Kaoru me detuvo a mitad del camino. Se lanzó sobre mí y golpeo mi cabeza contra el suelo ayudándose con su mano.

- ¡MIERDA¡SOLTAME¡VIEJA BRUJA!

- Viej... ¡como te atreves a llamar así a la que llaman belleza del esgrima!

- CALLATE, VIEJA BRUJA

Fue hace bastante tiempo, pero aun lo recuerdo. Quiero reír con las memorias, pero en vez de eso solo una mueca de melancolía se forma en mi rostro.

- ¡Soy Yahiko Miyoujin de la familia samurai de Tokio¡No necesito la pena de los extraños!

Y sin embargo... me hospedé en tu dojo... te hiciste cargo de mi... cuidaste de mi...

Lamento mucho los malos ratos que te hice pasar...

Lamento mucho el no haberte respetado temprano.

Lamento mucho no haberte ayudado...

Me acuerdo del día cuando Kenshin salió a comprar unas cuantas cosas que en verdad no necesitabas, pero te gustaba hacerlo cargar de más.

En ese momento creía que una mujercita o vieja bruja como te llame en no podía enseñarme nada. Pero cuando aparecieron esos dos discípulos tuyos y te enfrentaste sola a esos dos hombres, me di cuenta de lo fuerte que eras.

Y no solo era fortaleza física sino también fortaleza mental.

- Yo asumo la responsabilidad por todo esto. Dejen que estos tres se vayan...

Palabras maduras para una joven de tu edad. El pasar tanto tiempo sola, sin tus padres te ayudaron a madurar... yo en cambio...

A pesar de que te menospreciaba, te faltaba el respeto y te gritaba groserías, a pensar de todo eso seguías intentado enseñarme...

¿Porque?

- Yahiko, sos un malhablado pero la línea que sigue tu espada es buena. Esforzate mucho.

Arigatou Kaoru...

Asumiste toda responsabilidad. Te responsabilizaste por los tres. A pesar de que ya no fueran más tus discípulos. Pero igual...

- Deja de llorar, no es propio de vos. Yo nunca voy a hacer algo así. Voy a ser tu discípulo. No tiene sentido tratar de convertirme instantáneamente en alguien como Kenshin. Así que me voy a conformar con alguien como vos

En ese momento todo cambio.

- ¡No tengo tiempo para que pierdas llorando Kaoru¡Quiero volverme fuerte rápido!

Parece tanto tiempo, pero en verdad fue hace casi medio año.

Kaoru...

Ella mantenía la casa limpia, ella daba clases, ella se reía y muchas veces vi como se llevaba a Kenshin a rastras para dejarnos a mi y a Tsubame juntos...

Kaoru siempre me cuidada, me alimentaba a pesar de todo. Y trabajaba para que pudiésemos comer a diario. Tenía que hacer grandes trayectos para dar en distintos dojos y juntas algo de dinero extra.

Siempre fue una persona muy especial. A pesar de gritar, enojarse seguido, ser mala cocinera, de tener un temperamento muy fuerte, era una de las mujeres más fuertes que conocí.

'Mi nombre es Yahiko Myojin, descendiente de samurais y el mejor discipulo del Kamiya Kasshin Ryu'

¡Siempre estuve orgulloso de decir esas palabras!

Siempre estuvo orgulloso de esas palabras... Hoy puedo llamarte como de verdad te lo mereces, como siempre te debía haber llamado.

Kaoru Kamiya... mi sensei.

Pero ahora...

Sin que me diera cuenta lágrimas comenzaron a surcar mi cara... mis ojos me ardían por guardar tanto tiempo mi llanto y siento una obstrucción en mi garganta...

- Llego el fin de este sueño...

O o o O

Notas de la autora: Llegaron al final de este capitulo. En el próximo creo que va a ser los pensamientos de Sanosuke o los de Misao, todavía no me decidí. No esperen que el resto de los capítulos sean tan largos como este, porque lo dudo mucho.

Ahora, sé que tengo que actualizar mis otros fics, pero les voy a ser completamente sincera.

No puedo con todo.

Si, si, ya se. No me creen. Pero es de verdad, tengo que estudiar inglés y además estoy sin inspiración, lo que todo lo que escribo sale horrible. Como este.

Los únicos que tengo ganas de escribir son. Like we were yesterday y A la vuelta de mi casa nació el amor: Cupido toca la puerta.

Porque son medianamente fáciles y además porque tengo la guía de capítulos.

Ahora, Si te odio te amo, si estudio estoy en el secundario y I hate you love lamentablemente lo voy a suspender, según mis cálculos lo retomaré en Marzo o Abril. Depende de cómo me vaya. Y que vuelva la inspiración en esos dos. Son los que más se me dificulta escribir.

Esta claro que Aunque sea nuestro destino va a ser un one-shot, no da para que lo siga, tal vez haga un song fic, pero nada más. Ese sería el final.

Y después si algún día me levanto de buen humor algún one-shot.

Eso sí, de todos los fics que les comenté, mas o menos, tengo la mitad del capitulo siguiente, no se sorprendan que vean actualizaciones este mes, pero no esperen que sea constante. Escribo casi una linea por semana.

Prometo terminarlos, pero la verdad es que prefiero escribirlos con ganas antes de hacerlos mal.

Otra cosa, quiero escribie algo sobre san valentin, ya que no escribi nada y bueno, espero que se me ocurra algo.

Eso es todo, lo que me ayuda mucho para escribir son sus reviews. Eso me alienta a seguir así que espero que me hagan feliz :)

Me despido con un gran abrazo, beso, cariños y un Kenshin miniatura.

Los quiero mucho.


O.o Kaoru-chan o.O