O.o Kaoru-chan o.O


-Disclaimer-

Rurouni Kenshin no me pertenece, este fic es por mero entretenimiento.


-

-

.:El fin del sueño:.

Kenshin.

-

¿Para que sirve el Hitten Mitsurugi Ryu...?

¿Para que sirve Kenshin Himura...?

Nuevamente no fui capaz de proteger a quien amaba.

Señorita...Kaoru...

-

Fue en una noche de invierno cuando caminaba por las oscuras calles de Tokyo. El oscuridad de la medianoche, la luz de la luna iluminando superficialmente cada figura, el silencio levemente interrumpido por el sonido de mis pisadas al caminar, así eran las noches de Tokyo.

Estaba dispuesto a caminar un poco más, hasta llegar a las afueras. Una ciudad más que recorría. La verdad era que no estaba muy cansado de caminar, a pesar de que lo había hecho por las últimas seis horas sin parar. Ni siquiera tenía mucho sueño. Doblé la esquina y comencé a alejarme. De pronto...

"¡Hitokiri Battousai!"

Me di media vuelta, sorprendido. ¿Alguien me había reconocido? Mi mirada se detuvo en una joven. Tenía en la mano un bakutou y avanzaba hacia mí con pasos lentos.

Kaoru... Kaoru... estas viva

"Finalmente te encontré" dijo con la mirada en el piso. De pronto alzó su brazo izquierdo, donde tenía su arma, y me apuntó, "Tus dos meses de crímenes sangrientos terminan esta noche¡Prepárate!"

Incredibilidad y asombro pintados en mi rostro. "¡Oro!"

Se lanzó corriendo hacia mi, con el bakutou extendido. "¡No te hagas el tonto¡Nadie más ignoraría la ley y caminaría n plena noche cargando una katana!"

Con agilidad salté esquivando tu ataque, pero fácilmente caí sobre una cerca de madera.

"Vagabundo..." dije intentando calmar la situación. Aquella joven tenía carácter, "Soy un vagabundo. No tengo rumbo, soy un espadachín ambulante."

Obstinada, impulsiva, hiperactiva, agresiva.

Valiente, bondadosa, amable, solidaria.

No hay suficiente adjetivos para describir tu corazón.

"A mi no me interesa tu pasado"

Durante varios años me dedique a viajar por todo Japón. Distanciándome de las personas, cortando cualquier tipo contacto, y no permaneciendo más de dos día en un lugar. La solidaridad no era para mí y la comprensión mucho menos. Pasé gran parte de mi vida alejándome, para que nadie descubriese mi pasado. Y ahora, esta joven impulsiva, me abría las puertas de su dojo.

Cuanta maldad había en el mundo. Cuantos asaltantes. Violadores. Aprovechadores. Asesinos... ¿No te importa que un asesino este bajo tu mismo techo?

"Yo nunca dije que quería que el Battousai se quedara. Yo te lo pedí a vos, el vagabundo"

Ya veo... así fue como comenzó el problema con Kihee. Le abriste tu puerta. Aceptaste cuidar de él y fuiste traicionada por el falso Battousai. Llenaron las calles de horror y miedo. Asustaron a todos tus discípulos y tu nombre quedo manchado. Cuanta maldad había en el mundo. Pero mientras pueda blandir mi espada, te protegeré de cualquier amenaza. Te prometo que mantendré mi palabra.

"Kenshin. Kenshin Himura. Ese es mi nombre ahora. Ya estoy un poco cansado de tanto viajar. Un vagabundo nunca sabe donde va a quedarse o por cuanto tiempo."

Por lo menos durante todo el tiempo que este a tu lado.

Así fue como comenzó todo. Mis pasos me había llevado a una nueva ciudad con problemas. Pero nunca imaginé que acabaría así.

Yahiko, Sanosuke, Megumi. Fueron los amigos que recolectamos durante el trayecto. Pero también encontramos enemigos. Jin-e, que osó a capturarte y usarte como carnada, un error fatal de mi parte que prometí que nunca volvería a pasar. Prometo que de ahora en más, nada te volverá a ocurrir. Voy a protegerte de todos, y no voy a dejar que llores.

Los oniwabanshu, un grupo clandestino liderado por Aoshi Shinomori. Un fuerte contrincante, que después de haber perdido a todo su grupo planeó vengarse. También estuvo Raijuta, pero aunque no fue un gran oponente, se llevó las ilusiones, sueños y anhelos de un ser muy querido e importante. La esperanza de Yutazo de volverse fuerte había quedado enterrada bajo el manto de lo inevitable.

Nuestra terrible suerte continúo por más tiempo. Ya no existía la paz aparente. Un ex shinsengumi apareció. Un lobo de Mibu dispuesto a sacar al Battousai de mi interior. Solo tenía que incitarme a luchar y a amenazarte durante para que volviera a ser lo que era en el Bakumatsu. Pocas veces había tenido semejante contrincante, ni siquiera en los tiempos de guerra pudimos terminar nuestra contienda. Un luchador difícil de vencer.

Aún así, Toshimichi Ookubo logró detenernos. Volví a la normalidad y escuché lo que estaba pasando. Un nuevo enemigo amenazaba Japón. Mi sucesor, Mokote Shishio planeaba crear el caos.

Aquello no podía pasar.

14 de Mayo.

"voy a tener que ir a Kyoto"

"gracias por todo lo que hizo por mi... adiós. Yo soy un vagabundo, tengo que volver a mi viaje otra vez"

Lo siento. Rompí mi promesa de protegerte. Te dije que te protegerías, cueste lo que cueste. Pero... pero es mejor así. Estando a tu lado, podría convertirme en Battousai y tarde o temprano, Shishio se enteraría de mi paradero y otra vez te encontrarías en peligro. No puedo permitir que seas el blanco de mis enemigos. No pudo permitir que estes en peligro. Eres Kaoru. La joven que me abrió las puertas de su dojo. No puedo dejar que a una persona con tan puros sentimientos se vea envuelta con mi oscuridad. No puedo dejar que tu alma pura se manche.

Lo siento mucho, señorita Kaoru.

No importa lo duro que sea, todo es por tu bien. Mientras estemos lejos, aunque me cause más dolor, y sienta mi pecho desgarrarse de sangre. No puedo. No voy a permitir ponerte en peligro. Debes entender. Que es mejor para los dos.

Pero debí imaginarme que no te quedarías así. Debí saber que irías a buscarme. Debí suponerlo. Tu naturaleza es impulsiva y te preocupas demasiado de los demás.

Apareciste frente a la casa de mi maestro. La felicidad de verte otra vez solo duro unos instantes. La sombra de shishio se había extendido hasta los lugares inalcanzables. Si por una espada estuvieron a punto de matar a un bebe¿que te pasaría a ti?

"Kenshin... vine a Kyoto sin pensar en el peligro... ¿estas enojado conmigo?"

"A medias, la otra mitad esta contenta. Los hombres de shishio pueden estar en cualquier lado. Por favor tenga cuidado."

Debí suponer que vendrías... ahora la lucha será más difícil... pero igual... de todas maneras... estoy muy contento de volver a verte.

Gracias.

La lucha con Shishio, dejo mis fuerzas sobre el piso. Pero solo basto con un simple recuerdo de una pelinegra con ojos azules para levantarme y blandir mi espada.

Si lo derrotó, podré asegurar un futuro para ti.

Kaoru... Lo último que pensé y lo primero que vi al despertar.

Mis heridas habían tardado en sanar, pero otra más se había abierto en Kyoto. Una que ni siquiera la mejor medicina de Megumi-san podría curar.

Kyoto. La ciudad donde había vivido la mayor parte de mi vida. Donde estaba lo que en verdad era. Donde habitaba la persona que amé, que había matado con mis propias manos.

Tal vez, debería haberlo dicho. Tal vez debería haberme alejado de ti.

Ya no lo puedo cambiar. Su muerte será mi tragedia. Su dolor será mi herida. Mi cicatriz será su recuerdo.

Nacer para morir. Morir para nacer.

Kaoru...

Después de Kyoto me di cuenta de muchas cosas. En especial de cierto corazón de cierta pelinegra.

Lamento mucho haber tardado tanto en decírtelo. Pero... desde que dije "He vuelto" era la primera vez que lo decía en años.

He vuelto a casa.

A casa.

A mi hogar.

Kaoru...

Lo siento tanto.

De todas las personas. De todos los que en verdad no se lo merecían.

-

-

"Señorita Kaoru..."

"Señorita Kaoru!"

"KENSHIN! – fue el grito de Megumi."

- "..."

"Este olor... es de..."

"Ciruelas blancas. Para mi es el recuerdo de mi hermana. Pero ahora para vos..."

"ENISHI ¡QUÉ LE HICISTE A KAORU?"

"Enishi sonrió - "Voy a dejar que el olor te guíe. Esa respuesta que tanto estabas buscando, esta ahí"

-

"...!"

"Señorita Kaoru!"

"ANDA A VERLA CON TUS PROPIOS OJOS!"

"Señorita Kaoru!"

"SUFRÍ! GRITÁ! ARREPENTITE! LLORÁ HASTA MORIR! "

"SEÑORITA KAORU!"

-

-

Rojo.

¿Para qué sirve el Hiten Mitsurugi ryu?

Todo el dojo estaba rojo. Sus paredes, su piso, su techo...

¿Para qué sirve Kenshin Himura?

Todo tu cuerpo...

Manchado con sangre.

Tus ojos abiertos para verlo todo.

Tu mirada ausente.

Nuevamente no fui capaz de proteger a quien amaba...

Tu corazón atravesado con la espada de Enishi.

Y una cicatriz en forma de X en tu mejilla izquierda...

Señorita

Tu cuerpo sin vida.

Kaoru...

-

-

Devastación,

Arrepentimiento.

"VAMOS. PARATE"

Furia.

"VAMOS A MATAR A ENISHI. VENGUEMOS A JOU-CHAN"

Decepción, desconsuelo.

"SE QUE NO VA A TRAERLA DE VUELTA. PERO... NO PODEMOS DEJAR QUE SE ESCAPE"

Dolor. Tristeza,

"ESTO NO PUEDE TERMINAR ASÍ"

Dolor,

"KENSHIN"

Dolor.

"NO TE QUEDES CALLADO. DECÍ ALGO."

Llanto.

Ya no más.

Dolor.

Culpabilidad.

Estoy cansado.

Dolor.

Dolor.

Acá hay silencio.

Dolor. Llanto. Dolor

Déjenme dormir acá.

Dolor. Dolor. Dolor.

Ya no más...

Dolor. Dolor. DOLOR!

ASESINO.

Ya...

No...

Más...

Finalmente ha llegado el fin de mi sueño.

O o o O

Ch6: jueves 31 de agosto de 2006.-1.20 a.m.

-Notas de la autora-

------------------------------------

He cambiado de opinión nuevamente. NO ME MATEN. Este fic termina acá, porque no se me ocurré el epílogo. Además de que si lo hago no sería muy "el fin del sueño" bah.. si sería, pero no da XD! porque con este fic quería hacer oneshots por lo que pasan cada personaje.

TAL VEZ suba un one-shot, como epílogo de este, pero nu se... eso se verá. Perdón por expandir falsas esperanzas )

Gracias a todos los que me siguieron!

-----------------------------------

Demasiado tiempo, demasiado. Hace mucho tiempo que no escribo algo mío. Ayer, miércoles 30 de agosto, decidí imprimir lo último que había escrito de cada historia que tengo. Así como últimos capítulos y comienzos de los capítulos que todavía no subí.

Mientras viaja en el colectivo, yendo a la facultad los releí. Y con 'el fin del sueño' se me vino todo esto. No pensé que me iba a salir tan largo, la última vez que lo actualicé fue el... mmmh, 2 de abril. Hace ya mucho tiempo.

Quiero volver a escribir. Quiero volver a inspirarme. Quiero volver a disfrutar lo que escribo. A pensar en nuevas ideas, y nuevos problemas. En tener tiempo y hacer lo que quiero.

Pero vieron, es como el fin de mi sueño.

A veces pienso que me gustaría ser escritora. Escribir cuentos y novelas. Románticas y dramáticas. Pero yo misma sé mis limitaciones. Sé que no soy tan buena, me doy cuenta con los libros que leo.

Quiero progresar, quiero leer, quiero escribir. Quiero SABER escribir. Engatusar al lector, quiero lograr que mi lectura sea entretenida, amena, y muy profunda. Quiero hablar de hechos reales, quiero fantasear, quiero explorar nuevas ramas. Quiero hacer sentir cada uno de los sentimientos en carne propia. Quiero hacerte llorar, quiero hacerte reír, quiero verte feliz, triste, y melancólico con mis palabras. Quiero hacerte sentir lo que un rico dulce hace a tu paladar.

Quiero hacer muchas cosas. Quiero aprender, quiero saber.

Quiero que las cosas me salgan como quiero. Quiero mi libertad. Quiero mi tiempo. Quiero dormir. Quiero volar. Quiero leer. Quiero vivir. Quiero salir. Quiero todo.

Todo. Todo. Todo. Y todo.

Este capítulo me gusta. Este tipo de one-shot. Es todo lo que creo que Kenshin pensó y piensa. Es como creo que lo vivió. Probablemente, me falten cosas. Probablemente, no tiene el toque final que me gustaría.

Pero creo que es lo que sentí en el momento para escribirlo.

Espero que lo de esta mañana, se repita seguido.

.-Actualización del último capitulo de Seducción Programada.- sábado 2 de septiembre.


O.o Kaoru-chan o.O sintiéndose viva.