La cola del diablo 3.

Sonic fue a la casa de Sally a investigar algo sobre lo que le pasaba a Sombra que actuaba tan extraño. Pusieron libros sobre la cama y empezaron a leer.

¿Encontraste algo?- dijo Sally.

No, pero aquí hay mucho sobre como cambiar tu color de cabello con colas de conejo.

Esa es mi revista, tonto.- se la quitó.

Oye.- dijo con cara triste.- ¿Era por eso que cada conejo que te prestaba nunca me lo devolvías?

……….. No salgamos de tema, hay que seguir buscando.

Sonoc ojeaba un libro rojo.

Sally, creo que lo encontré.

A ver.

Para librar un espíritu maligno: Hace siglos en la antigüedad brujos libraban espíritus malignos a la gente que padecía enfermedades sobrenaturales… hasta hoy quedó comprobados que esos trogloditas no sabían que era varicela y no el diablo. Creían que el rojo era signo del diablo. Pero es verdad que el diablo se encuentra en una caja violeta para neutralizar su poder….- pensó Sonic y le dijo a su amiga.- Claro, el diablo está en la tentación, en las armas y en todo ¿y por qué no en una caja?- siguió.- Solo los idiotas ignorantes abren una caja violeta y …… Bueno hay más insultos.

Da la vuelta.- dijo ella.

Dio vuelta la página.

Más blasfemias.

Dio vuelta otra página.

Sigue las blasfemias.

Dio vuelta la página.

Ajá, para deshacerse del demonio los ingredientes quedaron extintos porque la mayoría eran animales, hombre de tres cabezas y cabellos de gitana.- Sally y Sonic se miraron y levantaron hombros.- Pero da lo mismo con ingredientes más actualizados.

Se ven difíciles.- dijo la ardilla.- Pero aré cualquier cosa para recuperar a mi amigo.

¡Yo también! ¡dame esos cinco de ardilla!

Sally chocó su mano con la de él.

¡¡Sally!

¿¡Qué mamá?

¡Has estado mucho tiempo con ese chico ahí! ¡Escucho gritos!

La ardilla chocaba su mano contra su frente.

¡No mamá! ¡Sonic ya se va!

¿Me voy?

Te vas.

Bueno me voy.

¡Que salga por la ventana!- dijo la madre.

¡Pero mamá…!

¡Dije por la ventana! ¡No pisará mis pisos limpios!

Sally dio un suspiro.

Si te sujetas de los caños no te caerás.

Este salía por la ventana con miedo.

Puedo saltar de aquí.

Mejor no, está mi mascota ahí abajo.

No le temo a los perros.

Saltó de muy alto sin hacerse daño.

¡Estoy bien!

¡Sal de jardín!- decía agitando su mano.

Cito, no le temo a los perros.

Una casa de madera comenzó a temblar y Sonic comenzaba a tener miedo.

Y de allí salió…………………………………. Salió……………………………… un ave muy grande…….. Muy grande……… amarilla y con ojos asesinos.

- ¿¡Abelardo?- dijo el erizo con una gota en la cabeza.

- ¡Abelardo no está en Plaza Zezamo y no hay niños! ¡Por eso matarte!

Abelardo corrió a Sonic en círculos.

- ¡¡Sally! ¡¡Detenlo! ¡¡Aaaaaaaaahh!

La ardilla los miraba con una gota en la cabeza.

¡Abelardo! ¡Basta! ¡Deja a Sonic o no traeremos a Elmo!

El pájaro se detuvo y el erizo corrió velozmente saliendo del jardín.

Lo se, lo se todavía no hay nada interesante pero les prometo que para el cuarto capítulo buscarán los extraños ingredientes.

Continuará…

Fiend of Zero – Keilavi.