. Matándonos suavemente…. matándonos de amor .

De: Priss.

Capitulo I: "Su pasado lo persigue".

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-..-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

Me ordenaron deshacerme de ella, eliminarla. Algo fácil para un profesional con sangre fría como yo. Y si nunca he titubeado, si jamás me he tentado el corazón, entonces¿por qué?. . . . ¿por qué no puedo matarla?.

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-..-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

Con cierto temor, miraba al muchacho de largos cabellos castaños, no por él realmente, pues ni siquiera lo conocía, ésta era la primera vez que lo veía.

Pero al saber quienes lo habían enviado, casi se pone a temblar.

Este jovencito era el mensajero de su oscuro pasado que no lo dejaba vivir en paz, ni aun ahora que su vida se había convertido en un atardecer.

Vivió tranquilo casi cuarenta años, tratando de olvidarse de sus pecados, pero. . . .

El pasado siempre nos persigue, pisándonos los talones; creí que un hombre como usted debía saberlo muy bien.

Le dijo el muchacho, mirando por el gran ventanal de la biblioteca.

Entonces giró el rostro clavando su sádica mirada sobre el anciano.

Señor Yohmei. . . . para mi es un honor conocer a un veterano de mi, ahh. . . . "circulo social".

El mayor de los caballeros se limitó a encender un cigarrillo.

Ni para que sorprenderse, seguro que éste muchacho sabía todo sobre él, en ese caso, no le quedaba más que permanecer tranquilo, pero en alerta permanente.

Olvídese del protocolo jovencito, y dígame quien es y por que demonios lo enviaron ante mí.

El visitante lo miró con malicia, aunque con cierta diversión.

Que impaciente es usted, caballero.

Le dijo ya de frente.

La razón de su presencia era por simple "control".

En su juventud, Yohmei había formado parte de un selecto grupo de asesinos, más se había retirado hace mucho tiempo, decidiendo llevar una vida tranquila y honesta.

En aquel entonces, sus compañeros y hasta los líderes simplemente lo dejaron ir.

Le tenían respeto, confianza y en aquellos días no representaba ningún problema, pero ahora. . . .

La posición económica que actualmente posee, le otorga ciertos contactos, por no decir, poder, en el gobierno, así que. . . .

Les preocupa lo que pueda hacer con esas influencias para perjudicar tu "circulo social".

Exacto!.

El chico mostró un amplia sonrisa llena de malicia; seguro que estaba disfrutando de esto, en cambio Yohmei se mostró molesto. En realidad creía que después de tantos años, los "Dragones Negros" no lo molestarían más, o en el mejor de los casos se habrían olvidado de él.

Vivió en paz por tantos años. . . . ¿Por qué ahora?.

El anciano suspiró, recargándose sobre su cómodo sofá, tratando de tomar las cosas con más calma.

Lo que no entiendo es por que te enviaron. Ese grupo no se tienta el corazón, si quisieran matarme lo harían y ya, no se molestarían en hacérmelo saber primero.

El castaño le dio la espalda, comenzando a caminar tranquilamente, con los brazos cruzados, por todo el lugar.

Era fácil, por su antiguo rango, la lealtad mostrada durante sus años de "servicio" y sus logros, se había ganado esa única oportunidad.

¿Oportunidad?.

La oportunidad de perdonarle la vida, amigo mío.

El anciano sonrió irónico.

Ese mocoso hasta le decía amigo.

Bueno, conociendo las reglas de los asesinos y la forma de proceder de sus antiguos camaradas, estaba plenamente conciente de que no podía más que "aceptar" dicha oportunidad.

Y¿qué tengo que hacer?.

Finalmente preguntó el anciano, resignado a acatar nuevamente las ordenes.

Oh, no se preocupe, usted solo dedíquese a seguir su rutina de siempre, yo lo vigilaré.

Si, esa era la idea.

El muchacho seguiría detalladamente todos y cada uno de los movimientos de Yohmei, sobra mencionar que un solo movimiento sospechoso o en falso y. . . .

Los Dragones tomaran medidas drásticas.

Qué medidas¿me mataran?.

Preguntó divertido el hombre de escasos cabellos plateados.

Es que a su edad y con toda su experiencia adquirida, la muerte no era algo que le preocupase. Más el joven visitante le sonrió con tranquilidad, como si de un viejo amigo se tratase.

Por favor, señor Yohmei, tome esto con más seriedad, usted debería saber que los castigos de mi grupo no son tan. . . . simples.

Explico con paciencia, logrando que su anfitrión lo mirase furioso.

Era fácil, si el viejo resultaba ser algún peligro, por mínimo que fuera, se desharían del familiar más cercano.

Y tengo entendido que su única familia es una bella jovencita rubia.

"Mi nieta".

Pensó Yohmei; sus pupilas contraídas y sin color producto de la sorpresa.

Ella era todo lo que tenía, o mejor dicho, lo único que le quedaba. Se desvivía por ella, volvería a matar por ella.

Con tan solo una sonrisa suya, era capaz de todo; y más considerando que ella no sonreía muy a menudo, casi nunca. Con tal de que ella estuviese a salvo, nada más le importaba.

El anciano se llevó la mano a la frente, estaba cansado y preocupado.

De acuerdo, cooperaré.

Susurró con la cabeza baja y los ojos cerrados.

El castaño sonrió victorioso, la verdad es que no le dejaban salida a este hombre, pero así es el "trabajo"¿no?.

Justo estaba por explicarle el proceso de la "investigación", cuando tocaron a la puerta, entrando en seguida una hermosa mujer que de inmediato llamó la atención del muchacho.

Era muy joven, cuando menos cinco años menor que él; de figura delgada, cabellos rubios que caían con elegancia sobre sus hombros y blanca, casi pálida, piel. Sexy, sin duda.

Pero lo que más le gustó de ella, fueron sus ojos de un negro profundo y frío. Esa mirada suya, lo miraba con superioridad.

"Kami¡que mujer!."

Pensaba el castaño.

No cabía la menor duda, era ella, y por dios, era mucho más hermosa de lo que le habían dicho.

La chica se acercó a Yohmei, mirándolo fugazmente.

Ya me voy, te veo luego.

Cuídate, Anna.

Su abuelo le pidió en un susurró perfectamente audible, completamente conciente de que ella, su niña, estaba en la mira de toda una organización de asesinos.

La chica lo notó algo extraño, más no le dio importancia.

"La edad."

Pensó, andando hacia la puerta.

Entonces, el acompañante de su abuelo, a quien había ignorado por completo, se plantó frente suyo impidiéndole dar un solo paso más.

Usted disculpe, bella dama, pero creo que no nos han presentado.

La joven arqueó una ceja.

¿Presentarlos, este sujeto debía estar bromeando; a ella no le interesaba conocer a aquellos que tenían algún tipo de negocio con su abuelo. . . . ¿Para qué, seguro todos eran aburridos.

Aun a pesar de haber notado la falta de interés por parte de la rubia, el joven de largos cabellos tomó con suavidad la mano derecha de la mujer, depositando un delicado beso sobre el dorso de esta.

Clavando su seductora mirada en los fríos ojos de la chica y sin soltar aun su suave mano, se presentó finalmente.

Mi nombre es Hao. . . . Hao Asakura.

Continuará...

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-..-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

¿Qué tal?. Para ustedes, el fiction de larga duración del 2005, (aunque lo estoy publicando un año después, tan solo como nota adicional, comence a escribirlo el 18 de febrero de 2005 y lo termine recien el 14 de febrero de este año).

Otro Universo Alterno. Una idea un tanto común, aunque más adelante iré agregándole diversas situaciones a la historia, cuya pareja es, por supuesto, HAO x ANNA.

Me he basado en cierto largometraje para gran parte de la trama y es hasta después de la mitad que todo deja de tener relación con la película.

Por último, les prevengo que este fic va a tener romance, LEMON, casi nada de drama y hasta violencia y acción, aunque no soy nada buena para tratar estos últimos temas.