Disclaimer: los personajes que aparecen en esta historia pertenecen a JK Rowling y Warner Brothers---- excepto Daine Prince.

¡Hola a todos!

Tengo escrita esta historia desde que leí Harry Potter and de Half-Blood Prince, pero decidí guardarla para ahora que ya ha salido en español y espero que hayan tenido la oportunidad de leerlo. Así que como dice el summary este fic contiene spoliers del libro y bastante fuertes, aunque no aparezcan hasta más adelante.

Ya saben que tengo debilidad por los Black, y en esta historia aunque no abandono a Sirius incursiono en un nuevo personaje, Regulus Black. Me parece que sabemos poco sobre él pero podría ser importante... y las iniciales RAB dan mucho que pensar¿no creen?

Pero bueno, en realidad es mi primera incursión directa en la familia Black, siempre me he dedicado a Sirius casi en exclusiva, así que estoy ansiosa de ver que les parece el experimento. Este capítulo es muy desde Sirius, pero poco a poco Regulus irá tomando el protagonismo.

La frase en cursiva con la que empieza cada capítulo pertenece a JK Rowling. En cada caso especificaré de que libro ha sido tomado.

Espero que les guste.

.-.-.-.-.-.-..-.-.-.-.-.- .-.-.-.-.-.-..-.-.-.-.-.- .-.-.-.-.-.-..-.-.-.-.-.- .-.-.-.-.-.- .-.-.-.-.-.- .-.-.-.-.-.- .-.-.-.-.-.- .-.-.-.-.-.- .-.-.-.-.-.- .-.-.-.-.-.- .-.-.-.-.-.- .-.-.-.-.

CAPÍTULO 1

LA FAMILIA BLACK

"…los odiaba a todos: a mis padres, con su manía de la sangre limpia, convencidos que ser un Black te convertía prácticamente en parte de la realeza… El idiota de mi hermano, que fue lo bastante estúpido para creérselo…"

Sirius Black. J.K. Rowling. Harry Potter y la Orden del Fénix.

Editorial Salamandra. Pp. 122

Sirius Black era el hijo mayor de la familia Black. Alto, de aspecto atlético pero al mismo tiempo distinguido, ojos grises y cabello oscuro largo. El chico de 16 años bajó rápidamente la escalera de Grimmuald Place 12 al oír llamar a la puerta.

Oyó como el elfo doméstico de la familia, Kreacher, abría, dando paso a la mansión Black a tres chicas muy distintas entre sí pero con aire familiar imposible de negar.

La primera de ellas era alta, un año mayor que Sirius, de cabellos negros y mirada dura. La segunda era un poco más baja, tenía la misma edad de Sirius y sus cabellos castaños enmarcaban un rostro amable y sonriente. La tercera era la más pequeña y tenía un aspecto más débil que sus hermanas, pero su mirada decidida hacía notar, como Sirius sabía, que era tan peligrosa como cualquiera de ellas. Bellatrix, Andrómeda y Narcisa, las hermanas Black.

-¡Hola Sirius! – lo saludó Andrómeda, al tiempo que sus primas le sonreían fríamente. El chico sabía que no estaban más feliz de verlo que él de verlas a ellas. Solamente le interesaba ver a una.

-¡Andy¿Cómo estás¿Lista para irnos? Quedé con James de pasar por él dentro de media hora.

-En un momento – dijo la chica – debo saludar a los tíos y a Regulus antes¿no crees¿Dónde están?

-Pues Regulus en la biblioteca¿dónde más? – contestó Sirius como si fuera lo más obvio del mundo. Las tres chicas se dirigieron hacia ella y Sirius las siguió de mala gana.

Regulus Black estaba efectivamente ahí. Físicamente se parecía mucho a su hermano, exceptuando que llevaba el pelo corto, tal como a su madre le gustaba, y en lugar de la contextura atlética y fornida de su hermano era más bien delgado.

Pero si físicamente no era mucha la diferencia, cualquiera que los conociera ligeramente podía dar fe de que eran diametralmente opuestos. A pesar de que ambos eran muy listos, sus intereses estaban cosas en totalmente distintas.

Sirius era un chico activo, apasionado, travieso a impulsivo. Era muy popular entre el estudiantado de Hogwarts, el colegio al que ambos asistían. Tenía muchos amigos y contaba con la rendida admiración de más de la mitad de las chicas.

Regulus por su parte era un chico calmado, frío y paciente. También era muy conocido en Hogwarts, por ser un excelente estudiante, ganador de gran cantidad de los puntos dados en clase a la casa Slytherin. Al contrario de su hermano que vivía saliendo de la casa, Regulus pasaba casi todo su tiempo libre en la biblioteca de la familia. Prácticamente sabía de memoria todos los libros que tenían, que no eran precisamente pocos.

Cuando las chicas y Sirius entraron al salón lo encontraron sentado cómodamente en un sillón leyendo un gran volumen de tapas verdes llamado La nobleza de la naturaleza: una genealogía mágica.

-¡Reg! – exclamó Narcisa llamando su atención. El chico sonrió, puso un marcador en la página por la que iba y levantó la vista.

-¡Cissy¡Bella¡Andy¡Qué gusto verlas!

Sirius parodió que sostenía dos bombones en las manos y hacía porras al más puro estilo de las porristas muggles que había visto en las películas. Ninguna de sus primas lo vio, pero su hermano le dedicó una mirada seria que llevaba escrita en letras fosforescentes "MADURA".

En ese momento la puerta de la biblioteca se abrió de nuevo y entraron los señores Black: Antares Black y Yelba Black.

-Chicas, que placer tenerlas aquí… - dijo Yelba saludándolas amablemente.

-¡Hola tía¡Hola tío! – saludó Narcisa, quien ya estaba sentada en el brazo del sillón de su primo. Ella y Regulus eran de la misma edad y eran más apegados incluso que Sirius y Andrómeda.

-Hola Narcisa, chicas – el señor Black miró a Sirius con el ceño fruncido - ¿todavía por aquí?

-Sé que estás deseando deshacerte de mí padre – dijo Sirius acercándose un poco – pero Andrómeda viene conmigo hoy.

-No irán a salir con esa mala pieza de Potter¿verdad? – preguntó Yelma mirándolos a los dos severamente.

-Sí tía. Con él y con el pobretón Lupin. – intervino Bellatrix – Le he dicho a Andy que debería juntarse menos con Sirius, pero esta chica no tiene remedio…

Sirius sintió su cara enrojecer de cólera. Odiaba a su familia. Odiaba ser tratado como un paria en su propia casa. Trató de mantener el control, tenía que salir ese día. Ya mañana… mañana sería otra historia.

-Oh vamos tíos – dijo Andrómeda dedicándole una mirada gélida a su hermana mayor – no son tan malos.

-¿Qué no? – intervino Narcisa - ¡Son un montón de traidores de la sangre!

-¡Igual que este hijo mío! – dijo Yelba con tono trágico señalando a Sirius - ¿Qué he hecho para merecérmelo¡Traidor de la sangre de mi propia carne!

-Ya te he dicho que no lo lamentes tanto – intervino Antares – Sirius puede ser un desastre, pero aquí tenemos a Regulus.

La mirada orgullosa del señor Black se dirigió a su hijo menor, quien sonreía satisfecho. Narcisa le pellizcó suavemente la mejilla. Sirius rodó los ojos. Era hora de oír más alabanzas para Regulus… Como si no hubiese escuchado suficientes toda su vida.

-Él sí que tiene el debido orgullo de un mago. Sabe llevar el apellido Black, esta sangre de nobles que corre por nuestras venas…

Sirius sintió ganas de vomitar al ver la expresión de orgullo de su padre, su hermano y de sus primas. Sólo Andrómeda intercambió una mirada desesperada con él.

-Perdona padre –intervino Sirius- pero en el mundo mágico no hay aristocracia… ¿No crees que es algo muggle lo que estás diciendo?

Andrómeda agachó la cabeza para que no la vieran reírse. Sin embargo, fue a la única que el comentario le pareció gracioso. Antares se acercó a su hijo lívido de furia.

-¿Cómo te atreves a hablarme así¿Dónde está el respeto que me debes?

-No te lo has ganado – contestó Sirius. Inmediatamente sintió el dolor en la mejilla izquierda, donde la mano de su padre acababa de golpearlo. Lo miró de nuevo, tratando de controlarse. Su padre levantó la mano de nuevo, pero entonces Regulus habló por primera vez desde la entrada de sus padres.

-Ya déjalo padre. Nunca va a entenderlo.

Antares miró a Sirius con desprecio antes de volverse hacia su hijo predilecto, quien estaba serio y calmado.

-Tienes razón Regulus. Simplemente no soporta que le recordemos que eres mejor que él.

Andrómeda se acercó a Sirius mientras Narcisa decía orgullosa.

-¡Claro que lo es! En Hogwarts, es el mejor de nuestro nivel, y sería el mejor en pociones de todo el colegio de no ser por Severus Snape, del nivel de Andrómeda.

-Además es un chico muy listo – dijo Yelba con admiración – ya casi se sabe de memoria toda la biblioteca. ¿Verdad cariño? Y es un experto en genealogía mágica.

-El sueño de mi vida – murmuró Sirius, pero su madre lo escuchó.

-Ningún sucio mestizo podría hacerse pasar por limpio frente a él. –dijo su madre con orgullo para cambiar a un tono despreciativo- En cambio tú no eres capaz de distinguir un muggle de un sangre pura.

Sirius iba a responder cómo podía distinguirlos de una manera nada amable para los sangre limpia, pero Andrómeda lo detuvo poniendo una mano en su hombro. Su primo era demasiado impulsivo, nunca pensaba antes de hablar.

En ese momento llamaron a la puerta. Se oyeron pasos dirigirse a la biblioteca y entró una chica francamente preciosa. Los cabellos sueltos formaban bucles color castaño claro y sus grandes ojos azules refulgían de manera especial. Tenía la piel blanca y sonreía encantadoramente.

-¡Daine Prince! – exclamó Sirius abriendo los brazos para recibirla con un abrazo - ¡Qué alegría verte por aquí!

La chica se ruborizó un poco al saludarlo, pero luego saludó a cada uno de los presentes. Regulus se puso de pie y le dejó su asiento en el sillón.

-¿A qué debemos esta encantadora visita? – le preguntó Regulus amablemente.

-Oh, sabía que hoy tus primas estarían por aquí y pensé en venir a saludar. Hace mucho no los veía… En especial a ti Sirius, no fuiste al baile de la semana pasada.

-Créeme, no tenía ganas de poner un pie en la casa Malfoy – dijo Sirius al tiempo que intercambiaba una mirada con Andrómeda, quien se apresuró a recoger su abrigo.

-Como si te hubieran invitado – dijo Narcisa con desprecio.

-Me habría sentido ofendido de otra manera – dijo Sirius con una sonrisa despreciativa – Fue un placer verte Daine, pero no creo que te moleste que te deje sólo con mi hermano. Parece de aceptación popular que es preferible su compañía.

Daine palideció un poco.

-¿Te vas?

-Sí preciosa – Sirius pasó un brazo por los hombros de su prima – Andy y yo tenemos una salida pendiente. Te dejo en buena compañía.

Salió del salón sin despedirse de nadie más. Andrómeda lo siguió tras despedirse rápidamente de los presentes. Una vez fuera de la casa Andrómeda lo miró seriamente.

-¿Qué pretendías ahí adentro¿Para qué los provocas?

-No puedo evitarlo Andy – dijo Sirius encogiéndose de hombros – Además, era la última oportunidad de discutir con ellos que tenía.

-Entonces¿sigue en pie lo de hoy en la noche? – el tono de la voz de su prima le indicó que tenía la esperanza de que desistiera.

-Sí. No aguanto un día más en esa casa – dijo Sirius con una mirada resentida hacia la mansión que acababan de dejar – los odio a todos, y es recíproco.

-Sabes que no es cierto – dijo Andy frunciendo el ceño – Regulus te aprecia.

-Sí claro. – dijo Sirius en tono sarcástico – Es un idiota, creyéndose todas esas tonterías de la nobleza de los Black…

-Sólo porque piense distinto, eso no lo hace menos – dijo Andrómeda severamente. Sirius la miró algo molesto pero luego sonrió.

-Siempre das en el clavo. Sí… Supongo que tienes razón. A él no lo odio… después de todo, es mi único hermano¿no?

.-.-.-.-.-.-..-.-.-.-.-.- .-.-.-.-.-.-..-.-.-.-.-.- .-.-.-.-.-.-..-.-.-.-.-.- .-.-.-.-.-.- .-.-.-.-.-.- .-.-.-.-.-.- .-.-.-.-.-.- .-.-.-.-.-.- .-.-.-.-.-.- .-.-.-.-.-.- .-.-.-.-.-.- .-.-.-.-. .-.-.-.-.-.-..-.-.-.-.-.- .-.-.-.-.-.-..-.-.-.-.-.- .-.-.-.-.-.-..-.-.-.-.-.- .-.-.-.-.-.- .-.-.-.-.-.- .-.-.-.-.-.- .-.-.-.-.-.- .-.-.-.-.-.- .-.-.-.-.-.- .-.-.-.-.-.- .-.-.-.-.-.- .-.-.-.

¿Qué les ha parecido¡Espero con ansias sus comentarios!

Tengo muy avanzada esta historia. No será muy larga, la tengo planeada para unos 11 capítulos y un epílogo de los cuales ya tengo escritos 7 y el epílogo, más todo lo demás planeado. Así que tranquilos, no duraré meses en actualizar. De hecho planeo hacerlo cada 15 días si la Universidad me lo permite.

Para los lectores de Memorias, informarles que sigo trabajando en el capítulo 6 y ya está avanzado. Trataré de acabarlo mañana porque el martes entro a clases, pero si no me es posible prometo subirlo lo antes posible...

Y una última cosa, pero no menos importante. ¡Mi hermana acaba de publicar un one shoot Lily – James precioso! Es cortito y muy bueno, así que les recomiendo que lo lean. Ella siempre ha escrito sobre Snape, pero este ha sido un cambio, que a mí me ha gustado mucho porque llevaba meses pidiéndoselo… Mi hermana es amsp14 y la historia se llama A la espera. Pueden encontrarla en mis historias favoritas y a ella entre mis autoras favoritas. ¡Pasen y déjenle review!

Bueno, eso es todo por ahora. ¡Nos vemos en la próxima publicación o en alguna de sus historias!

Sara Fénix Black