Gracias por sus reviews!!!!

Luly… Me alegra que estes leyendo mi fic y en honor a eso a pesar de que no estaba planeado le daré un espacio para el Takari oñ…

kizu-chan… jajaja la verdad no me esperaba que te hubieras cambiado el nombre, me alegra que a pesar de todo sigas siguiendo mis historias, se que no peuden ser muy buenas, pero las hago con micho cariño y dedicación para ustedes que las leen!!! Muchisimas gracias!!! Este capítulo va dedicado a ti oñ

Jade Saotome… Gracias por leer mi fic!!! Y mas por tu review!!! Espero y te guste el capítulo…

Sucel… No sabes cuanto me alegra saber de ti mi querida sucel!!! La verdad me siento muy contenta y por eso me animo a subir antes este capítulo. Estar ausente del por tanto tiempo me ha hecho perder el contacto con muchas amigas y compañeras que había conocido a lo largo de esta experiencia de escribir aquí… Me alegra mas que nada el que aún así sigas mandando review que me llenan de ánimo de sobre manera que mira los resultados… Va por ti y por todos!!!!!!!!

Autora: Digimon no me pertenece… Nooooooooooooo!!!!!!!!!!!!!!!!

Amores infantiles

Cap. 4 Seis jóvenes, un ogro y una pequeña pelirroja.

Resumen: ¡Sora ha sido atacada! Por defender a Matt, Sora fue alcanzada por el terrible carrusel de la muerte y ahora enfrenta las consecuencias y ¡Se ha convertido en una niña!...

-Hola ¿Dónde estoy?- preguntó la pequeña inocentemente, además con demasiada calma. La ropa que traía puesta era muy grande para ella. -Discúlpame pequeña pero ¿Quién eres?- preguntó Mimí. - Mi nombre es Sora Takenouchi- dijo la pequeña con una gran sonrisa. -¡¡¡¿¿¿QUÉ???!!!- gritaron nuevamente al unísono mirando a la pequeña Sora sorprendidos…

-¡¡Koushiro!! ¡¡¿Qué significa esto?!!- gritó Yamato intrigado y tomando con ambas manos el cuello de la camisa de Izzy por ver a una Sora en miniatura, sólo que esta pequeña tenía su cabello rojizo con un corte más corto que el que usa Sora usualmente, algo parecido al corte de un varón.

-Mmm, posiblemente cuando Weregarurumon partió "El carrusel de la muerte" en dos, lo mismo pasó con la información que formaba el virus por lo tanto solo parece haber borrado una parte de la información de Sora- explicó Izzy soltándose tranquilamente del agarre de su compañero.

-¡Ahhhh! ¡No entiendo! ¡En español Koushiro Izumi!- gritó Mimí exasperada.

- Lo que quiero decir es que de haber recibido por completo el ataque de Octomon, Sora habría desaparecido por completo, pero la información del ataque virus iba incompleto por lo que borró la información más reciente de Sora tanto física como mentalmente, por lo tanto, el porcentaje del ataque recibido en Sora será su edad.

-Dime So-chan ¿Qué edad tienes?- preguntó Hikari a la niña quien no comprendía nada la situación y miraba a todos con los ojos muy abiertos.

-Siete- respondió la pequeña Sora mostrando siete de sus dedos.

-Increíble, entonces Octomon en verdad nos quería eliminar- dijo T.K impresionado.

-Disculpen, pero, ¿Quiénes son ustedes? ¿Acaso mamá sigue trabajando?- preguntó la pequeña curiosa. Todos la miraron preocupados. Sora era ahora una pequeña niña inocente ¿Cómo podrían explicarle que por ahora no podía ver a su mamá? La señora Takenouchi aún no sabía que su hija aún seguía teniendo conexión con el digimundo, no podían llevar a Sora en ese estado, le daría tremendo infarto a su madre.

-¿Y ahora que hacemos?- preguntó Tai rascando la parte inferior de su nuca.

-Creo que lo más conveniente sería mantener esto en secreto y tratar de ocultar a Sora, al menos hasta que podamos capturar a Octomon y crear una vacuna- sugirió Koushiro- Como el virus no atacó por completo a Sora, pienso que hay una manera de revertir esto.

-¿Pero que haremos con Sora?- preguntó Kari preocupada.

-Sora me dijo antes de ir al Digimundo que su madre iría a pasar una semanas a Kyoto para acompañar a su padre y que estaría sola- explicó Mimí- No podemos dejarla así, es muy pequeña como para cuidarse a sí misma.

-¿Mamá esta de viaje?- preguntó Sora con una cristalina mirada -¿Dónde estoy? ¿Quiénes son? Esta no es mi recámara- comenzó a atacar la pequeña con preguntas que sus amigos no se atrevían a responder, todos habían vuelto a fijar la mirada en la pequeña Sora con angustia y una tristeza, no sabían como empezar.

-Hola Sora, mi nombre es Mimí y ellos son Tai, Kari, Joe, T.K, Koushiro y ese rezagado de ahí es Matt- dijo la chica señalando a cada uno de sus amigos y Matt se disgustó un poco por la manera en la que Mimí lo presento.

-¿Tai? Yo también tengo un amigo llamado Tai, hace poco vomitó en mi sombrero y no me lo dijo- dijo la niña con inocencia. Todos se voltearon a ver rápidamente a Tai con cara de asco, mientras que este estaba completamente sonrojado- Mamá me regaño por su culpa por que el olor en mi cabello duró mucho tiempo-.

-¡Oigan! ¡No me vean así! ¡Eso fue hace mucho tiempo, me sentía muy mal, había comido de más, y el sombrero fue lo único que tenía a la mano!- se excusó el chico de cabello alborotado causando la risa de todos los de la habitación y la confusión de la pequeña al no entender la razón por la que reían.

-Un momento- dijo Koushiro de repente -¿Recuerdas a Tai?

-Tai es mi mejor amigo, jugamos todas las tardes fútbol- respondió la pequeña.

-Mira Sora-chan, yo que eres muy pequeña, pero quiero que trates de comprender lo que puedas- Dijo Mimí colocando su mano sobre su cabeza de manera sobre protectora y Sora puso toda su atención a ella.

-La verdad es que tu no eres una niña, tú tienes 14 años, o sea que tienes más o menos nuestra edad, pero hace poco un malvado monstruo llamado Octomon te convirtió en lo que eres ahora, así que no podemos llevarte ni con tu mamá ni con tu papá hasta que atrapemos a el monstruo que te hizo esto y vuelvas a ser como eras- explicó Mimí.

-¿Yo tengo 14?- pensó Sora-chan en voz alta.

-Así es- dijo Mimí con una sonrisa satisfecha puesto que al parecer Sora había comprendido un poco la situación –En realidad eres tan grande como cualquiera de nosotros- dijo la chica mientras señalaba a todos sus amigos- de hecho, este Tai es el mismo que vomitó tu sombrero.-

¡Mimí! ¡Deja de decir eso!- dijo Tai completamente rojo y apenado, además de que se había caído al piso al volver a escuchar el comentario provocando la risa de todos nuevamente. Sora se le quedó mirando con sus grandes ojos al chico.

-Tai- fue lo único que dijo la pequeña pelirroja. Luego miró sus ropas, le quedaban muy grandes y pudo reconocer que a pesar de estar sólo más alto Taichi parecía seguir siendo el mismo

-¡Sora-chan! ¿Entonces te acuerdas de mí también?- dijo emocionada Hikari- Soy la hermana de Taichi-.

-¡Kari-chan! ¿¡Eres Kari chan?!- dijo la pequeña abriendo muy grande sus ojos, Hikari respondió positivamente con su cabeza y con una gran sonrisa.

-Si, siempre que puedo me gusta cargarte, aunque a Taichi no le gusta mucho jugar a la mamá y al papá, pero al final siempre se queda por las galletas de la comida- dijo nuevamente la pelirroja causando que nuevamente las miradas apuntaran al pobre de Taichi quien por cierto su rostro estaba más rojo que un tomate.

–Entonces, yo fui tan grande como ustedes- testificó la pequeña. Todos parecían contentos de ver que Sora había comprendido por completo la situación. Sora era una niña muy lista. Muchas veces los niños pueden comprender mejor el mundo que los mismos adultos, esa es la ventaja de la inocencia.

-¡Entonces ya comprendo por que tengo esto!- dijo la niña emocionada sacando algo del interior de su blusa y para sorpresa de todos la pequeña niña sacó un hermoso sostén de encaje rosa mínimo copa b prueba de el desarrollo del cuerpo de Sora con el tiempo y lo mostró orgullosa demostrando completamente la inocencia e ingenuidad de aquella niña. Todos los chicos del cuarto se sonrojaron por completo, salvo Taichi y Joe, que habían sido más extremos, a quienes les salió sangre de la nariz como si fuera un cohete a propulsión. Por la reacción de estos chicos no me sorprendería que lo imaginaran puesto sobre su dueña.

-¡Sora! ¡No hagas eso!- dijo Mimí completamente roja de la pena y quitándole el sostén y guardándolo rápidamente.

- ¡Y ustedes! ¡¿Qué demonios están pensando?! ¡Pervertidos!- gritó Mimí furiosa al ver la reacción de Tai y Joe (de ahí una moraleja, si piensan mal, al menos disimúlenlo o las consecuencias serán muy dolorosas) y se dirigió furiosa hacia ellos arremangándose las mangas y apretando fuertemente los puños… (¿Qué les dije?).

Las siguientes escenas están tan llenas de Gore y son tan violentas que siendo un fic prácticamente para toda la familia las omitiremos de la lectura, por favor esperen unos momentos…

Wuaa!!!! NooOOOooooOOO

Suplico clemencia!!!! Ya noooo!!!!!

No Mimí!!!!! Todo menos eso!!!!!

Para ver si así dejan de pensar idioteces!!!!!!- sólo se oyen más golpes.

NoooooOOOOOOOoooooooooooooo!!!!…

Por fin silencio…

Gracias por esperar, la escena del crimen se ha limpiado y las cosas están de nuevo en su cauce, no se preocupen amigos que Sorachan tampoco ha sido expuesta a esta oleada de masacre y violencia ya que Hikari se encargo de distraer a la pequeña aunque tampoco pareció importarle mucho…

Habiendo pasado este pequeño incidente y cuando las narices de Tai y Joe dejaron de sangrar, así como sus múltiples heridas. Retomaron el tema de qué hacer con Sora-chan.

-Esas ropas le quedan muy grandes meditó Hikari después de un tiempo. Mimí jugaba con Sora a las palmas divirtiéndose como una niña (en sus rostro lleva salpicado un poco de sangre, ha sido muy descuidada con eso, a Sora-chan sigue sin importarle y juega como si nada hubiera pasado)–Debemos conseguirle ropa nueva-

Al decir esto de una manera muy macabra con una enorme sonrisa y una mirada de fuego y limpiándose aquellas pequeñas salpicaduras Mimí volteó a ver a Hikari. –Déjamelo a mí, esto es un trabajo para Mimí, jo, jo, jo, jo, jo- dijo la pelirrosada mostrando todas sus tarjetas de crédito a todos sus amigos con sumo orgullo, mientras que estos la miraban nerviosos mientras una pequeña gota de sudor corría de sus cabezas.

-Eh, bueno yo quería decir que mamá no ha tirado nuestra ropa desde que éramos pequeños, talvez podamos buscarle a Sora algo que le quede- se atrevió a decir Hikari, el miedo era evidente en su voz ya que Mimí parecía muy emocionada y eso puede ser igual o más peligroso que cuando se enoja.

-Mmm- refunfuño Mimí con una expresión entre decepción y enojo- Esta bien, pero yo me encargo de peinarla- dijo embozando una brillante sonrisa sorprendiendo a todos la tenacidad de Mimí de meterle mano a look de la pequeña Sora, pero por temor a que peligraran sus vidas, no la contradijeron más y aceptaron resignados.

-La pregunta del millón del dólares es… ¿Quién se encargará de cuidar a Sora?- preguntó T.K y todos volvieron a tomar la expresión de preocupación y mientras se miraba unos a otros.

-Yo no puedo, recuerden que estoy viviendo en un hotel y mi habitación es sencilla- dijo Mimí muy triste.

-Yo no podré atenderla por que estaré ocupado tratando de encontrar la vacuna para volverla a la normalidad- dijo Koushiro.

-Yo estoy muy ocupado preparándome para los exámenes del curso especial- dijo Joe acomodándose en vano sus lentes rotos por la paliza administrada por Mimí hace unos momentos.

-Yo no se cuidar niños- dijo apenado T.K

-Mamá se preocuparía mucho si la llevamos a casa por que ella no sabe que seguimos en contacto con el digimundo- dijeron Tai y Hikari tristes.

-Bueno, yo tengo mis prácticas, recuerden que este 24 de diciembre daré un concierto- dijo Matt.

-Pues vaya amigos que tiene Sora, así no llegaremos a nada- dijo Hikari muy triste- Sora siempre está ahí cuando necesitamos su ayuda y ahora que más nos necesita nos hacemos los desentendidos.

-Está bien, yo la cuidaré- dijo Yamato, las palabras de Hikari le habían hecho recordar el motivo por el cual tenían este dilema, él era el único responsable, así que tomaría cargo de ella.

-Bien- dijo Mimí contenta- ¿Escuchaste Sora-chan? El se hará cargo de ti- dijo Mimí apuntando al rubio quien se sonrojó al instante. Sora lo miró profundamente como examinándolo y notó su rostro muy tenso, pero eso lo hacía ver gracioso.

-¡Ogro!- gritó de repente la pequeña apuntando a Yamato quien quedó como piedra y mostrando una mueca muy graciosa al igual que todos sus amigos. La verdad nadie se lo esperaba.

-¡¿Qué acabas de decir mocosa?!- Renegó Yamato en cuanto salió de su estado de shock a lo que la pequeña pelirroja le respondió haciéndole una mueca muy infantil sacándole la lengua y poniendo su dedo índice debajo de su ojo derecho.

-¡Ogro! ¡Ogro! ¡Ogro!- gritó una y otra vez mientras bajaba deprisa de la cama, acto que hizo que la falda que alguna vez llevó puesta Sora en su estado normal resbalara dejándola nada más que con su blusa que más bien podría pasar por camisón y sus panties. Corrió hacia Yamato y le propinó tremenda patada en su espinilla para después salir corriendo. A pesar de ser pequeña, la patada le había dolido a Yamato hasta a sus ancestros, el dolor le recorrió en una fracción de segundos todo el cuerpo del rubio erizándolo como un gato.

-¡Ven acá pequeña maleducada!- gritó encolerizado Yamato mientras perseguía a la pequeña quién hábilmente lo esquivaba, sólo hasta el final corrió a refugiarse tras de Taichi mientras que T.K y Joe detenían al ogro ¬¬… (está en todo el derecho de portar ese apodo por cómo ha actuado últimamente).

-¡Matt! ¡Tranquilízate! Recuerda que es Sora- dijo Mimí dándole un gran coscorrón al rubio al ver que T.K y Joe no eran lo suficientemente fuertes como para contener la cólera del ogro, perdón,de Yamato. Sólo el dolor del coscorrón junto a las palabras de Mimí le devolvieron la cordura y el chico volvió a su cuerpo (figuradamente), sólo así T.K y Joe pudieron soltarlo.

-Tai, llévame contigo- rogó la pequeña al único conocido que tenía con ojos suplicantes causando que el chico se sintiera un poco incómodo por no saber que hacer, luego la pequeña se volteó a ver a Yamato y volvió a hacer el gesto de burla sacándole la lengua y poniendo su dedo índice en su ojo derecho, lo que provocó nuevamente la furia del rubio, pero esta vez sólo le dirigió una mirada asesina.

¿Cómo sería ahora que ambos tendrían que vivir juntos en lo que se encuentra la cura de Sora?

-------Fin de capítulo---------

xxxEl rinconcito de Priss-chanxxx

Hola, actualicé más rápido no??? Este es mi tercer fanfiction y el capítulo 4 de Amores infantiles, he estado experimentando nuevos elementos para que les agrade la historia. Como ya he acabado con mi fic de "La cresta del amor" les voy a adelantar el nuevo proyecto en puerta, se llama "Tales of Diguion: Los herederos de Guennai" un fic más o menos medieval, lleno de drama, magia, peleas épicas y por supuesto ¡¡¡Sorato!!! Y haciendo caso a la petición de una lectora (Luly) añadiré también Takari, y Jyoumi... El primer capítulo aún sigue en progreso y con este fic experimentaré cosas nuevas que espero que les agrade también (es sorpresa oñ).

Respecto a el capítulo extra de "La cresta del amor" la cual a pesar de que los reviews fueron favorables, no tuvo mucha atención por parte de los lectores, así que no subiré el capítulo extra, pero no se preocupen, los que si votaron por el capítulo extra en cuanto lo tenga listo se los haré llegar a sus e-mails para que lo disfruten, solo en dado caso que vea más demanda lo subiría, pero no creo jejeje…

Mejor ya no los aburro y nos veremos el siguiente capítulo!!!!

Chayito

Prisschan fuera…