Y, como ustedes lo pidieron… aquí les traigo el epílogo que algunas tanto me pidieron, otras me exigieron, y algunas más me amenazaron u.u
Me mandaron una carta bomba, diciendo que ni por las moscas me atreviera a poner continuación. Me valió y aquí esta el epilogo. Disfrútenlo.

Este… es una especie de SuzeXRein… saben que no soy buena escribiendo ese tipo de cosas! XD

OoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoO

5 años después...

Estaba en el tejado de su casa, arreglando una madera que estaba floja y crujía en los días de viento.
El grácil cuerpo ataviado de una ropa negra ajustada, una tela azul marino a modo de falda corta, con hombreras, peto y rodilleras de metal, ajustadas con correas a su cuerpo, zapatos negros largos con vendas en los tobillos, las manos y antebrazos vendados también; el largo cabello castaño recogido en una trenza que le llegaba hasta por debajo de la cintura; claro, sin olvidar el ojo sheikah en la armadura que llevaba al frente.
Martillaba con fuerza para que la madera se acomodara, era casi medio día y el sol estaba a su máximo esplendor, se limpió el sudor de la frente con una mano.

Salió de la casa un muchacho de 15 años, con el cabello negro corto, pero vestido de una forma similar, sin armadura.

-Suze! Mamá quiere que vengas a comer!

-Ya voy Seth... sólo un martillazo más...

El joven entró de nuevo a la casa. Ella terminó el trabajo y de un salto bajó cayendo cerca de la entrada.
Se introdujo en su hogar, yendo a la cocina, sentándosea la mesa.

-La madera está arreglada, mamá.

-Gracias hija¿vas a ir al entrenamiento hoy?

-Si, se supone que practicamos los hechizos en parejas hoy...

-Y de seguro vas a tocar con Rein- interrumpió Seth- no puedes vivir sin él.

-Qué dices enano? ¬¬XX No vuelvas a insinuar nada- dijo amenazándolo con el puño.

-No se peleen- dijo su madre poniendo comida en la mesa- Seth, que tu siempre haces pareja con Ámeri, no digas nada.

El chico enrojeció y sólo se cruzó de brazos, viendo a otro lado.

-jeje, para que se le quite XP.

-Amargada-dijo por lo bajo- consíguete un novio.

-Qué, enano? ¬¬XX

-nada, nada n.nUU

Terminaron de comer, Seth se alistó para su clase de la tarde, y Suze afiló su espada corta para el entrenamiento.

-Ya me voy mamá, llego hasta la noche!- salió y fue corriendo a la plaza, donde estaban los demás jóvenes de cuarto grado.

-Hola Suze!- la saludaron varias chicas.

-Hola amigas...

Le taparon los ojos por detrás, era alguien más alto que ella.

-Qué quieres Rein?-dijo descubriéndolo y quitándose las manos de los ojos, volteándose para ver al chico, que vestía una armadura similar a la de ella, su inigualable paliacate verde oscuro, y una tela elástica negra que le cubría gran parte del cuerpo, sólo con una camisa verde oscuro.

-Hola!- dijo agitando infantilmente su mano, saludando a Suze.

-hola... -.-UU

-Lista para perder contra mi?

-Perder? No será que estas invirtiendo los papeles?

-no n.n

-¬¬

-Haber, jóvenes- llamó el instructor en pelea- vamos a tener el examen final de pelea cuerpo-cuerpo... los voy a poner en parejas, de hombre y mujer, para que no se den muy fuerte, espero hayan traído sus armas... por que si no, van a pelear a mano limpia contra las armas del oponente.

-Si, señor!- exclamaron los 20 jóvenes.

-Afilen sus armas, prepárense... los primeros serán...- observa el grupo- Suze y el señor chistosito!

N/A: por si no lo sabían, ese maestro le dice señor chistosito a cierto joven que siempre le hace bromas... si, adivinaron! XD Rein!

-Ah!- Suze se golpea la frente- no por favor...

-Si! Wiiiii n0n.

-Prepárense!- les gritó el instructor- sólo van a atacar de frente, y van a simular como que hieren, no van a herir, van a noquear, usen las técnicas que quieran.

-Si, señor!- gritaron los dos chicos.

Suze se puso en posición, no iba a sacar las espadas cortas, hasta que tuviera a Rein donde quería, lo atacaría saltando; por su parte, Rein estaba más ocupado viendo cómo ella se preparaba, no estaba muy seguro de lo que iba a hacer, pero eso sí, usaría una treta psicológica.

Los demás hicieron un círculo a su alrededor, con el instructor observando la posición que tomaba cada uno.

-Listos? Empiecen!- hizo un ademán con la mano.

Suze saltó, Rein sólo corrió tratando de detenerla, dejándolo atrás. Los demás exclamaron "ah!"; ella cayó justo detrás de él, pero recordó que debía atacar por el frente. Rein se volteó, justo para recibir un golpe de lleno con el cuerpo de Suze, lo que hizo que se cayera, la chica lo inmovilizó tomándole las muñecas y colocándose encima de él.

-Pero ahora no tienes cómo sacar tus armas- le reprobó el instructor.

-No sabe de lo que soy capaz...- dijo ella por lo bajo.

Rein aprovechó esa cercanía de la chica para empezar a atacarla.

-Suze...

-Qué?- dijo mientras pensaba cómo idear una forma de dejarlo sin moverse y tomar algún arma.

-Es que... me gustas...­ -le dijo por lo bajo.

-No me vengas con esas tonterías!- le reprochó visiblemente afectada.

-Pero, es cierto, yo no quiero pelear contigo... no puedo lastimarte, eres demasiado perfecta.

-Cállate!- le gritó enojada, dejando una mano del muchacho libre y propinándole una bofetada.

Todos observaron esa acción, el instructor soltó una pequeña risa.

Suze aprovechó eso para tomar una de sus armas de la espalda y amenazar el chico, estaba demasiado enojada. Pero Rein aprovechó eso y la empujó, haciendo que cayera pesadamente hacia atrás. Suze se levantó, Rein ya iba tras ella, la abrazó, haciendo que soltara la espada.

-No quiero herirte... eres muy bonita...- le susurró al oído.

-No estés jugando!- dijo con rabia, y con el brazo libre sacó su otra espada, y simuló que se la encajaba en una parte de la espalda, justo por un pulmón.

-Alto! Suze ganó!- cortó el instructor- debe de evadir mejor, chistosito...

Rein soltó a la chica, que fue a recoger su espada.

-Felicidades, me venciste...

-Eres un tonto...- dijo empujándolo y yendo hacia el templo del poder.

-Espera, Suze...­- dijo por lo bajo.

-Si, has metido la pata...- interrumpió sus pensamientos un amigo suyo, llamado Setzu- la echaste a perder...

-Pero...

-Yo que tú... voy a disculparme... y pronto.

El joven corrió tras ella.

OoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoO

Llegó al templo conteniendo lágrimas de rabia. ¿por qué le dice ese tipo de cosas¿sólo esta jugando con ella¿acaso no entiende que ella siente algo serio, y él sólo se la pasa jugando?

-Imbécil!-masculló antes de entrar a la casita a un lado del templo.

-Qué vocabulario es ése para una señorita, Suze?- le preguntó una mujer desde dentro de la casa.

La chica entró algo apenada.

-Perdón sacerdotisa...- se disculpó- pero, estoy enojada... pero, por eso no estoy aquí...

-Lo sé, quieres saber si voy a ir a la ansiada graduación...

Ella asintió.

-Aún no lo sé- dijo cerrando los ojos- mis piernas sufren dolores terribles, y no puedo caminar bien, esta enfermedad me esta debilitando.

-Bueno... el agua de fuente de hada podría curar el dolor de sus piernas- habló sonriendo.

-Y tú serías tan amable de traerla?- rió la señora sentada sobre la cama- hazme ese favor...

-Claro! sería un honor...

-Además, conoces el camino...tardarías menos en llegar...

-n.nUU jeje

Rein abrió la puerta de golpe.

-Suze!- se quedó estupefacto- ..UU perdón.- cerró la puerta.

Faina sonrió, miró la reacción de la chica, estaba sumamente enojada.

-Suze, alguien te va a acompañar- dijo divertida- quiero que Rein te acompañe.

-QUÉ? No! por favor!

-Y es una orden...¬¬

-u.u si sacerdotisa...para qué hablé?

-Sabes cómo llegar, así que sólo prepárate con lo que vayas a necesitar.

La chica salió sin pronunciar palabra, apesadumbrada.

-Ven... ¬¬- le dijo al chico tomándolo del cuello de la camisa y ahorcándolo momentáneamente.

-X.x porqué?

Ella lo soltó a prudente distancia de la casa de Faina.

- -.- porque vamos a ir a conseguir agua de fuente de hada para Faina, y hay que ir hasta el norte, a Ciudad Reloj.

-Qué? Voy a ir a un encargo fuera de la ciudad?- puso cara emocionada- y contigo? XD esto no puede mejorar!

-¬¬ voy por Faina, tu sólo eres un maldito chicle, si no hubieras llegado!

-TOT porqué eres tan mala conmigo?

Ella no respondió y fue directamente hacia su casa, dejando al chico con la palabra en la boca.

OoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoO

Llegó y azotó la puerta, yendo directamente a su cuarto.

-Suze... qué te pasa?- le preguntó su madre al ver su extraña actitud.

-Nada!- cerró la puerta con fuerza.

-Creo que ahora si se volvió loca- expresó Seth a su madre desde la cocina.

Teia fue a tocar la puerta, y la abrió, encontrando a su hija empacando sus cosas en una mochila de tela.

-Qué ocurre? O.o por que empacas? ¬¬XX qué pasa?

-Faina me mandó a un encargo, por agua de hada a Ciudad Reloj.

-Y no pensabas decirme nada?-dijo enojada.

-Estoy tan enojada, mamá... que, que...

-Por qué andas así?- se sentó en la cama.

-Faina... mandó a Rein conmigo en el encargo, no es justo...

-XD pero, así no vas sola!

-Preferiría un wolfo, en vez de Rein -.-

-n.nUU no seas tan dura con él... porque él te...

- no lo digas!

-Te quiere y estima mucho, casi son hermanos n.n

-¬¬- empacó sus demás cosas- saldremos mañana.

-Entonces, vamos a cenar n.n y te doy algunas provisiones.

OoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoO

Era ya de madrugada, Suze se levantó antes del alba. Su madre le había dado algunas provisiones. Se alistó la mochila con todas las cosas, cambios de ropa, vendajes y hierbas para posibles accidentes, comida para 8 días.
Caminó hasta la plaza principal, había uno que otro caminante.

-Lista?- le preguntó Rein llegando por detrás.

-Si, mientras más pronto empecemos, más pronto terminamos.

-Qué tienes?- le cuestionó confundido.

-Nada...- observó el caballo negro que Rein tenía tomado de las riendas- en ese caballo nos vamos a ir? No...no trajiste dos caballos?- dijo algo nerviosa.

-No, mi papá sólo me dejó traer uno n.nUU desde que extravié accidentalmente el caballo blanco.

-Genial...- dijo sarcásticamente- bueno, es hora de irnos, si tenemos suerte, llegaremos al bosque kokiri al atardecer- caminó disponiéndose a subirse al caballo.

-ah, ah, ah- exclamó con desaprobación el chico- es mi caballo, yo tomo las riendas.

-Qué? Oye, eso no se vale. T.T

-Ya, ya, no lloriquees...- se subióal caballo, y le extendió una mano para que subiera.

Suze de un salto se subió al caballo, puso las manos en el asiento por detrás de su cuerpo, para apoyarse.

-Lista, vámonos...

-Entonces, me vas diciendo... arre Banu!- azuzó al caballo, que trotando rápidamente salió de la ciudad, que apenas estaba despertando.

El campo de Hyrule, a esa hora de la mañana estaba cubierto de una leve neblina, estaba fresco y con un clima agradable.

-Qué enorme es este campo!- exclamó asombrado Rein.

-Ahora, vete por ese sendero de ahí! por ahí! no! que por ahí!- le trataba de decir la chica, pero él estaba muy embobado viendo la majestuosidad del campo.

OoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoO

Había transcurrido todo el día en silencio, Rein había intentado en vano entablar una conversación, la chica se resistía, estaba molesta por algo, y creía saber porqué.

-Oye, Suze...-trató de nuevo de que hablara- ¿y viajaste por todo Hyrule hace 5 años?

Ella no respondió, sólo suspiró largamente.

-TOT no me apliques la ley del hielo! Qué te hice?

-Te voy a decir lo que me hiciste... u.ú me pusiste en ridículo frente a todos!

-yo? No te hice nada!

-Con esas actitudes de niño chiquito! ¬¬XX te aborrezco, no me vuelvas a hablar, sólo vine porque Faina necesita esa agua.

-T.T

Así, en silencio, llegó el atardecer, y divisaron el bosque kokiri, y la inigualable copa enorme del árbol deku.
Suze vió a lo lejos la casita del señor Dan y Link, se bajó de un salto del caballo, corriendo a toda velocidad hacia la casa.
Llegó y tocó la puerta frenéticamente.

-Señor Dan! Link!- dijo mientras se pegaba a la puerta y tocaba.

Rein llegó hasta la casa, bajó del caballo y se puso a observar la ventana.

-Suze, no hay nadie... está vacía.

-qué?- dijo asomándose también- oh! No puede ser! T.T debo preguntar en el bosque.

Caminó hasta la entrada del bosque, Rein la siguió.

-Espera! No me vas a dejar solito? O si?

-Sugeriría que no entres, pero, si te quieres arriesgar...-corrió hasta dentro, Rein se quedó viéndola.

Suze llegó al bosque, no había cambiado en nada, sólo más árboles, todo seguía tan verde y lleno de vida.

-INTRUSO!-se escuchó el grito de algún kokiri.

Un grupo numeroso de estos pequeños fueron tras Suze.

-ESPEREN!QUÉ LES HE DICHO!- interrumpió una peliverde de ojos azules- sólo ataquen wolfos y deku scrubs! -.- Mido! Cuantas veces te lo he dicho?- le reprochó a un niño pelirrojo con pecas.

-Perdón Saria...- dijo apenado- pero, mira! Es una extraña!

La kokiri avanzó hasta la chica, la observó de pies a cabeza.

-¿Suze?- preguntó sin creerlo- ¿eres tú?- ella asintió con la cabeza- ¡Cuánto tiempo sin verte! Ven!

-Gusto en verte, Saria...n.n

Caminaron hasta el templo del valor, mientras los demás kokiris iban a sus actividades normales.

-Dime, Saria¿y el señor Dan¿Link?

-Oh!- dijo viendo al suelo- bueno... lo que pasa...

OoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoO

Rein entró al bosque, y lo primero que escuchó fue...

-INTRUSO!

-qué?- dijo sin comprender.

Un enorme grupo de niños se le abalanzaron.

-Ayuda! Los enanos me atacan!

OoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoO

-... lo que pasa, es que ellos se mudaron hace tres años, a Ciudad Reloj, el señor Dan dijo que estar lejos de un centro educativo iba a repercutir a Link, se fueron, y se llevaron todo su trabajo...

-Comprendo- dijo cruzándose de brazos- y lo bueno es que vamos a Ciudad Reloj, después de todo lo volveré a ver.

-Vamos?- dijo Saria confundida- con quién vienes?

-n.nUU con nadie...

-Oye¿y has tenido noticias del castillo? Yo no he hablado con Impa desde lo de la boda...

-n.nU si he tenido noticias, de las pocas veces que ella va a la ciudad, me enteré que el príncipe ya cumplió dos años...

-XD cómo me gustaría verlo...- dijo sonriendo- dicen que se parece a su papá... ¬u¬ yo podría decirles... XD ¿y sabes cómo se llama?

-Impa me dijo...- trató de recordar- Raven... si, se llama Raven...

-Espero ir alguno de estos días al castillo, espero que el árbol deku me dé un encargo -o-

-si, yo también quisiera verlo- dijo divertida.

-AAY!- se escuchó un grito desde afuera.

-oh, no! de seguro Mido atacó a alguien!- corrió Saria hacia fuera, seguida de Suze.

Encontraron a Mido peleando con un chico muy alto, Rein estaba a punto de golpearlo.

-Que me dejes pasar! ¬¬

-No! XP

-Déjame pasar! ¬¬X

-XP no!

-Mido! – lo regañó una vez más Saria- ya deja en paz a ese joven!

-Pero...

-No te preocupes Saria- interrumpió Suze- ya nos íbamos...n.nUU verdad Rein?- se dirigió al chico.

-Emm, si! o.o

-Un gusto verte Saria, cuídate- se despidió con la mano mientras iba a la salida agarró del cuello de la ropa a Rein.

-X.x adiós!

OoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoO

-Te dije que no entraras! – le reprochó al estar sobre el caballo y enfilar al norte de nuevo.

-Pero...

-Ni un pero más... hay que encontrar un lugar para pasar la noche- observó por todo el lugar.

-Hay algo mal...- dijo él deteniendo el caballo- se siente algo en el aire...

-Espera! Creo que aquí en un buen lugar- dijo bajando de un salto del caballo.

-No! Suze! Hay algo mal aquí!

Pero ella no lo escuchó, caminó por el terreno, Rein vio lo que tanto lo había inquietado, una manada de wolfos se acercaba por un lado.

-Corre!

-qué¿de que hablas?

Él se bajó del caballo y corrió hacia ella, pero un wolfo fue más rápido e interceptó a la chica que veía extrañada la actitud de Rein, el animal clavó sus fauces en la pierna izquierda y se afianzó con sus garras a la piel de la chica, tumbándola al suelo, Rein no pudo continuar ya que el resto del grupo de wolfos le impedía el paso.

-AAAAAAH! MALDITO ANIMAL! DÉJAME!- trataba de quitarse en vano al wolfo de su pierna ,lo que hacía que le clavara más las garras, tomó el cuchillo de su cintura y con un golpe le tajó el cuello.

Rein pateaba a los animales, que saltaban hacia él para atacarlo, la única oportunidad que tuvo de ver dónde había quedado Suze, tomó una bola de humo de su cinturón, y la estrelló contra el piso, haciendo que el resto de los animales saliera despavorido.

-Suze!- corrió hacia ella, mientras trataba de quitarse el cadáver de encima.

Con un movimiento quitó las garras del wolfo de su pierna, chorreando de sangre eran 8 arañazos largos, y los dientes marcados por todo el muslo. Hizo una mueca de dolor, y golpeó el piso con los puños.

-AAAY!

-Suze, espera no te muevas!- dijo llegando y viendo la profundidad de las heridas.

Sacó una navaja, y rompió la tela elástica de la pierna, quitando con cuidado los pedazos cerca de los arañazos.

-¿qué estás haciendo?- dijo aguantando un grito por el dolor que le producía el contacto del aire y el contacto con la tela que estaba siendo retirada.

-te lo voy a curar- dejó un momento a la chica que seguía golpeando el piso del dolor, para ir al caballo por vendas. Regresó, con una cantimplora de agua, hierbas (que Suze había llevado) y vendas- quietecita, por que te va a doler.

-Qué?- no pronunció más palabra, Rein había mojado un poco de tela y estaba limpiando la herida, sólo sintió un ardor- ash!

Con las hierbas, hizo un cataplasma, que puso directamente sobre la herida, ella gritó.

-Duele! TT.TT

-Shh!- le puso una mano por la parte interior del muslo para tomar la venda y empezar a enrollársela, ella se sintió nerviosa. Terminó el vendaje con un amarre fuerte, pero que no le doliera más –n.n Listo...

-Gra...gracias...- dijo viendo al suelo.

-No hay de qué n.n

Se trató de levantar cuando el muchacho fue a dejar las cosas en el caballo, pero sufrió un calambre que impidió el movimiento, era de seguro un desgarre.

-No te levantes!- la regañó Rein llegando hasta ella- ¿no entiendes que no puedes caminar?

-Y que quieres que haga?- le contestó molesta.

Él le extendió los brazos al tiempo que se hincaba enfrente de ella.

-o.o?

-Ven...

-Me quieres cargar? O.o XO no lo permitiré!

Se acercó a ella y le pasó un brazo por debajo de las rodillas y otro por debajo del brazo derecho, y la cargó.

-XO bájame!- se trataba en vano de mover, y sintió de nuevo el calambre- AAAAA!

-Te vas a lastimar...- dijo mientras caminaba al caballo- y no quiero que te lastimes...

Ella ya no intentó nada, y sólo se dejó llevar, la puso al frente del caballo, se subió y la volvió a cargar, sólo que ahora sentado sobre el caballo y la llevaba en su regazo.

-No tienes porqué hacer esto, yo puedo irme sola atrás de ti...

-No, prefiero cuidarte...

Se sintió culpable, él la estaba cuidando y le había ayudado, ella le dijo que lo aborrecía, ahora estaba confundida...
Recargó su cabeza en el hombro de Rein mientras juntaba sus manos.
Al poco tiempo, Rein se detuvo.

-Aquí vamos a dormir...- se bajó mientras la cargaba.

-...

Encendió una pequeña fogata, ella se sentó, Rein sacó un poco de fruta seca, se sentó a su lado.

-Quieres?

-Gracias- dijo tomando la fruta- sabes... no debí decirte esas cosas tan feas... después de lo que hiciste por mi... perdóname.

-No es para tanto... n.n

-Soy una tonta...-.-

Él le pasó un brazo por los hombros, abrazándola.

-Lo sé XD

-u.u

OoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoO

Amanecía, el trinar de un pájaro levantó a los sheikah que dormían junto a una extinta fogata.
Rein sin querer se había quedado dormido con la cara en el suelo.

-XD despierta!

-o.- eh? O.O waaaaaaa!- escupió parte del pasto.

-XD

OoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoO

Avanzaban con el trote rápido de Banu, Suze reconoció la entrada al Ciudad goron y rito, pasaron ya casi hacia el atardecer por la entrada del bosque al dominio zora.

-Estos lugares me traen recuerdos...-dijo casi en un susurro.

Rein la abrazó más fuerte, al saltar un pequeño pozo.

-... qué tiene?- pensó mientras pasaban el hoyo.

-Aquí dormimos...- dijo él deteniendo el caballo- ¿Cuánto falta para Ciudad Reloj?

-Creo...-observó el lugar- llegamos para mañana al atardecer, si no me equivoco.

-Pues, en ese caso n.n está bien...-dijo bajando del caballo con ella en brazos- tengo mucho sueño... además, debo revisarte esas vendas.

-n.nUU no hay necesidad... de veras... estoy bien.

-Nada, nada- sacó más hierbas de la bolsa que estaba sobre Banu, y la cantimplora- haber, te voy a volver a limpiar esa herida.

Suze se sentó apoyándose con sus brazos, estirando poco la pierna herida, ya que sentía venir otro calambre; Rein quitó la venda anterior, dejando al descubierto los arañazos, que tenían un mejor semblante que el día anterior.

-Vaya! Cicatrizas muy rápido...- comentó mientras aplicaba más hierbas en otro cataplasma.

-> - sufría en silencio, cada vez que Rein le tocaba la parte herida, sentía un dolor agudo.

-Terminé! n.n ahora la venda...- dijo mientras colocaba de nuevo su mano en la parte interior del muslo y tomaba la tela, rodeándolo hasta cubrir la herida, Suze comenzó a sentirse nerviosa.

-De nuevo gracias...- miraba al suelo.

-Awwwwwwn! o.- de nada... -o- me quiero dormir...- dijo acurrucándose en un lado.

-Ya es hora de dormir?- dijo viendo la cara de él- ...

Rein ya no respondía, estaba profundamente dormido.

-u.úXXX

OoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoO

La imponente estructura movible del reloj, sonaba a esa hora de la mañana una campana que marcaba el inicio de otro día laboral.
En una casa del oeste de Ciudad Reloj, salió un chico a esa hora con decenas de pergaminos en los brazos, debía entregarlos a la bibliotecaria del este de la ciudad, y luego ir por ellos en la tarde de nuevo, ése era su trabajo ahora, mandar el trabajo de su padre a revisión literaria y luego recogerlos.

- no me pagan lo suficiente...-pensó mientras sentía como tres pergaminos se le caían de los brazos.

El chico de 15 años caminó por el norte de la ciudad, donde estaba la entrada a la fuente del hada, ya no era ese chiquillo flacucho y enano, media un poco más de 1.75, aunque seguía con la misma mentalidad, según su padre. ¿por qué se habían mudado ahí? La escuela... esa escuela que ni entendía.

Llegó a la biblioteca, dejando los pergaminos en la mesa.

-Srita. Hutch, aquí le manda mi padre...

La mujer se abrió paso entre los libros y llegó a la mesa.

-Ven por la mitad a la tarde, y por favor, a esa hora me traes los de ayer... se me olvidó algo¿quieres, Link?

-o.o -.- está bien.

Salió dando un portazo¡ahora tenia que volver a traer lo de ayer! E ir a la escuela... sin decir más caminó al lugar del saber, y comenzaba un largo día normal para Link.

OoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoO

Ya llevaban todo el día cabalgando al norte, hasta que a lo lejos Rein distinguió la ciudad, Suze iba medio dormida recargada en su regazo.

-Suze... creo que ya llegamos, justo al atardecer...o.o que loco!

Ella abrió poco los ojos, sin querer se había quedado dormida recargada sobre él.

-Qué?- dijo viendo al frente- n.n por fin llegamos!

Pasaron unos minutos hasta que estuvieron en la calle afuera del área sur de la ciudad.

-Ven, nos vamos a bajar- dijo cargándola y bajando del caballo- dónde queda la fuente?

-Al norte de la ciudad, en una cueva- se sintió incomoda al ser levantada por Rein- yo...puedo caminar... no hace falta.

-Segura?

-si... yo puedo...

-Haber...- la bajó, pero le puso las manos en la cintura para ayudarla.

-no...no tienes que hacer eso- dijo sonrojada- por favor...

-Está bien- le pasó una mano por los hombros.- camina...

Dio pasos como pudo, y lentamente entraron a la ciudad; llevaban dos frascos cada uno en la mochila, para llenar con agua.
Entraron a la parte norte y avanzaban despacio, no vieron a un chico que iba cargado de papeles y no veía por donde iba.

-Te duele, Suze... no sigas...

-no... estoy caminando... déjame...

El chico chocó contra ellos desparramando todos los pergaminos.

-Óyeme imbécil!- le reprochó Rein- qué te pasa ? fíjate por donde caminas!

-Lo siento!- dijo en el suelo.

Suze vió los pergaminos caer, después al joven, se le fue el alma a los pies.

-¿Link?

Rein se sorprendió, Link subió la vista, y vió allí a...

-¿Suze?- preguntó sin creerlo.

-Hola! n.n ha sido tanto tiempo... ¡has crecido mucho!

-¿y qué te pasó a ti?- dijo al verle la pierna vendada.

-Se conocen?- cuestionó Rein a Suze.

-Es Link! Me ayudó hace 5 años!

-de veras? n.n déjame ayudarte...-se dirigió a la chica- ¿puedes sostenerte?

-si...

La dejó parada para ayudarle a Link con los papeles, Link no pudo evitar notar la reacción de Suze, le había contestado muy...¿tierna?

-él es Rein?... por el que ella tanto lloró?... por que entonces lo trata así de fría...?

Rein le puso el último pergamino en los brazos al chico.

-Gracias... oye! Por que no van a cenar a la casa? A papá le gustaría verte, Suze... tengo que entregar algo... ¿a dónde van?

-a la fuente de la gran hada...por agua...

-Entonces n.n los espero aquí, y vamos a mi casa...

-n.nUU gracias!- dijo ella.

-bueno, los veo aquí en breve! No me tardo!- salió corriendo al este.

Ya solos, Rein cargó de nuevo a Suze para llevarla a la fuente.

-Aquí?

-Si...

Entraron... brillos caían del techo, y el agua brotaba del centro.

-Y el hada?- preguntó atónito el joven.

Sin decir palabra alguna, Suze llevó su mano a la boca y silbó el arrullo de Zelda, qué resonó en el lugar haciendo eco; una risa alegre de mujer retumbó por el lugar, y del centro de la fuente alió una mujer con vestido de enredaderas y largo cabello rosa oscuro...(N/A: la Gran hada...¬¬ ok? ), se quedó suspendida en el aire, cruzó una pierna y los miró.

-Viajeros que han venido a verme! Qué asuntos quieren tratar conmigo?- se le quedó viendo a la chica...

-Gran hada...- comenzó Rein- necesitamos un poco del agua de tu fuente para aliviar los dolores de nuestra sacerdotisa.

La gran hada no respondió... agudizó su mirada en la chica que estaba apoyada en Rein.

-A ti te conozco...- sonrió ampliamente- hace 5 años que dejé de saber de ti... la chica que me rescató de una estatuas... y a la que una flecha de magia oscura casi la mata XD

-La misma n.nUU- dijo apenada- ¿nos dejaría tomar un poco del agua?

-Toda la que quieran! XD pero, antes, déjame sanarte esa fea herida...- puso sus manos juntas después las abrió dejando ver una flor blanca, que sopló hacia la chica (N/A: XD ah! Ya sé, bien Wind Waker ) y los pétalos cubrieron a los dos chicos.

Sintió ardor en la pierna, después, nada.

-Listo n.n ya estás sanada.

-o.o gracias Gran Hada... no sé cómo agradecertelo...

-Por lo de las estatuas...¿quieres? n.n bien, tomen toda el agua que quieran...- y haciendo un giro, desapareció como había aparecido.

-¿te sientes bien¿puedes caminar?- él se hincó junto a la pierna afectada y quitó las vendas, sorprendentemente no había rastro de que hubiera habido alguna cortada ahí- genial! n.n ya estás bien... me alegro.

-Bueno, es hora de tomar por lo que vinimos- dijo cortando el momento- debo llenar los cuatro frascos...

Sacó de la mochila los frascos, entregándole dos a Rein, se acercaron a donde estaba el agua, llenado hasta el tope los frascos y tapándolos con el corcho, el chico hizo lo mismo.

-Espero que con esto Faina pueda ir a la graduación...

-Para eso es el agua?- le preguntó mientras salían de la cueva e iban a donde Link los encontraría.

-n.nUU si... ella siempre ha visto por nosotros.

Llegaron hasta el pequeño senderito, donde estaba Link hablando con una joven, tenía el largo cabello pelirrojo en dos coletas, cuando llegaron ella se despidió con un beso del chico y se fue.

-XD quién era ella?-le preguntó pícaramente Suze.

-n.ñ jeje...- Rein no se aguantaba las ganas de reírse.

-Este...- el chico estaba todo rojo- es mi...

-¬u¬ iuuuuuu Link tiene novia! XD- empezó a burlarse Suze.

-Ya!- exclamó aún rojo- y qué si es mi novia?

-XD nada, nada... vamos n.n quiero ver a tu papá!

Link tomó una docena de pergaminos que había dejado a un lado, y se dirigieron al oeste, llegando a una casita humilde enfrente de la posada.

-Hola papá! Ya llegué! Mira quién vino!

-Es Hari?- preguntó el señor Dan desde dentro de la cocina, salió para encontrarse con los dos chicos y Link- o.o ¿Suze? Es ella?

-Buenas tardes señor Dan n.n

Se quedaron a cenar, Suze hablando de su entrenamiento, Link hablando de cuándo se habían mudado para que terminara la escuela.
Mientras Suze hablaba con el señor Dan de la condición del bosque y lo que había encontrado ahí, Link se puso a conversar con Rein.

-Y vinieron por agua de hada a ciudad Reloj? alguien debe necesitarla mucho...-comenzó el joven hylian.

-Si... más que nada, a ella se la encargaron, yo... sólo vine por que la sacerdotisa quiso que la acompañaran- esto lo dijo algo triste, recordando que ella le había dicho cosas muy feas al salir de la ciudad.

-n.n Suze... no la conoceré mucho... pero, cuando fui con ella en esa aventura, puede parecer ruda... pero es muy buena persona.

-Lo sé...- suspiró- pero, a veces me pregunto, si dejará de aparentar ser ruda...y...

El chiquillo lo miró, recordando las lágrimas de Suze, en el cementerio cuando le dijo que todos los sheikahs habían muerto, y sólo encontró esqueletos.

-Ella...- dijo sin medir sus palabras- te quiere mucho...¿no?

-Me gustaría que así fuera...- dijo suspirando más profundo- la conozco desde pequeño, y...bueno, tu sabes como es eso n.n

-Estoy seguro que... tarde o temprano, ella entenderá... XD

-Gracias por todo señor Dan- la plática entre ella y el padre de Link interrumpió la conversación- pero, nos quedaremos en la posada, no queremos molestar.

-Como ustedes quieran, aquí siempre serán bienvenidos n.n

Suze se levantó y abrazó a Link.

-Me dio mucho gusto verte de nuevo es bueno saber que estas bien.

-Igualmente, cuídate mucho Suze, espero que seas una genial guerrera.

-Amigo- dijo Rein guiñándole un ojo- ella ya es guerrera.

-Rein!- dijo dándole un codazo ruborizada.

-XD- el chico se rió- entonces, este es el adiós de nuevo...

-Adiós, tal vez... para cuando complete mi entrenamiento, vuelva... n.n

-Eso espero, hasta luego.

Salieron de la casa y se dirigieron a la posada, cuando llegaron, tras el mostrador estaba una señora.

-Bienvenidos a la posada del puchero n.n en qué puedo servirles?

-Tiene alguna habitación disponible?- comenzó Suze- sólo por una noche...

-Déjeme ver- hojeó unas listas- creo que si... ¿vienen juntos?

Ellos asintieron.

-La única que me queda libre... una cama, una salita y un baño, desayuno incluido en la mañana...

-Tomamos esa- repuso el chico.

-Qué?- dijo ella confusa.

-Serían 250 rupias por cada uno...- Rein puso 500 en el mostrador, la señora las tomó- entonces, déjenme darles su llave y llevarlos hasta allá.

La señora salió del mostrador y los escoltó escaleras arriba pasando por una habitaciones, hasta el fondo se encontraba la que les habían rentado.

-por qué dijiste que si, asi todo... raro?- le preguntó mientras seguían a la señora.

-o.o cómo raro?

Ella hizo una mueca de disgusto y volteó hacia otro lado.

La señora los dejó en la habitación, muy acogedora, Rein se sentó en la cama, Suze cerró la puerta.
Ella observó el lugar.

-Te me duermes en el piso... yo uso la cama.

-T.T por qué? No hay ni sillón ni nada¿qué te parece si cada uno en un extremo? Prometo no molestarte!

Ella arqueó una ceja. Se dirigió a la mochila que él había dejado en buró y sacó su ropa, fue hacia el baño, se quedó viendo a Rein desde el marco de la puerta.

-Por qué?- dijo tratando de comprender, mientras aferraba más su ropa.

-Qué qué?- dijo él confuso sentado en la cama.

-Por que siempre juegas conmigo?- dijo al cerrar de un portazo la puerta del baño.

OoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoO

-Jugando? .- reaccionó a la pregunta de Suze- lo dijo por... por lo del entrenamiento? Ella piensa que estoy jugando con ella? Oh! No puede ser! – se golpeó la frente.- he sido un tonto! Con razón está enojada...

¿Era por eso que siempre lo rechazaba¿Por qué creía que estaba jugando¡Qué gran equivocación! Ahora ella creía que era un idiota que siempre jugaba.

-Ahora si la hiciste buena Rein!

Ella salió del baño, se había dado un baño no muy largo, el cabello mojado recogido en una larga coleta, vestida con un vestido corto blanco que usaba para dormir.

-Como en mi casa! XD- dijo más para ella que para alguien más.

Rein tomó ahora sus cosas y en vez de ir al baño, se paró atrás de ella.

-Suze...

Ella se volteó para verlo.

-Si?- dijo sin interés.

-Quiero decirte... que yo... no siempre juego... sólo... quería decirte eso...y, que tu sabes que me has robado el corazón desde que te vi... si no me crees... yo... no sé...- dijo tristemente y fue al baño.

Se quedó sin saber cómo reaccionar, sólo se sentó en la cama.

-¿no ha estado jugando?- se quedó pensando- oh!- se llevó las manos a la boca- no... ahora... si que lo he echado a perder... alejé a la única persona ¿Qué me quería?

El chico salió del baño, traía una camiseta blanca y unos pantalones holgados, con una mirada sombría, dejó sus cosas en el buró, y se recostó en el lado derecho de la cama dándole la espalda a Suze.

Se le partió el alma de culpa, no sabía que hacer... tal vez ya todo se había acabado ya.

Lentamente se recostó en el lado izquierdo, la culpa le carcomía le mente ¿qué hacía? Se quedó observando la espalda del chico, suspiraba profundamente, y se tomaba de los hombros.
Sin decir nada se acercó a él, y lo abrazó por detrás poniéndole las manos en los hombros.
Rein se estremeció¿Por qué lo abrazaba? Ella hundió su cara en la espalda del muchacho.

-Yo...perdóname...he sido una tonta... debí darme cuenta...- estaba al borde de las lágrimas- pero... sin querer... me he enamorado de ti, y no sabía si lo que sentías por mi era cierto, tenía miedo de no ser correspondida... ahora, ya lo mandé todo a volar

Rein se volteó, para poder ver la cara de Suze, que tenía los ojos vidriosos, ella lo abrazó más fuerte.
Se le quedó viendo a los ojos, esos ojos púrpuras que lo habían cautivado, acercó una mano a la cara de la chica para quitar el cabello mojado que caía hacia un lado.

-Te amo... y cualquier acción que hagas, no va a cambiar mi opinión- dijo con una sonrisa viendo cómo ella se ruborizaba.

-te amo...? es lo... que siente por mi...- la cara le ardía.

Inconscientemente se fue acercando, cerrando los ojos, hasta encontrarse con la boca de ella, esto hizo que comenzara a temblar de los nervios y se sonrojara más, se dejó llevar por el momento, era su primer beso, y ahora sólo sentía su respiración, sus labios moviéndose a un tonto ritmo que fue haciéndose más fuerte y largo, hasta que la falta de aire los obligó a separarse. Encontrándose con los ojos del otro.

-Yo también te amo...- dijo casi en un susurro.

La abrazó fuerte acercándola a su cuerpo, quedándose así hasta que el sueño los venció.

OoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoO

En la mañana, la señora que atendía la posada tocó la puerta de la habitación, llevaba el desayuno que iba incluido en el precio.
Nadie abría... tomó la bandeja con una mano y sacó de su bolsillo una de las tantas copias que tenía de las llaves.
Abrió la puerta, encontrándose con una tranquilidad en la habitación, dejó la bandeja sobre la mesa, miró a la cama, la señora se puso nerviosa, esa pareja estaba todavía dormida... (cof cof abrazados en la cama dormidos XD), salió rápidamente de allí.

-si ya sabía yo que nomás a eso venían...

N/A: a qué? No pregunten por que no sé! XD

OoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoO

Suze se despertó al escuchar la puerta cerrarse, se quiso levantar, pero algo se lo impedía.

-Rein!- pensó sonrojándose al sentir los brazos del muchacho en su cintura.

Se quitó los brazos del chico y los acomodó sobre su pecho, se levantó y se cambió con su ropa habitual, observó que había comida en la mesa.

-Entraron a la habitación! O.o- pensando que el que había entrado había malinterpretado las cosas.

Rein se levantó amodorrado, viendo la reacción de la chica mientras se restregaba la cara.

-Qué pasa?

-n.nUU que trajeron la comida...- miró la bandeja, dos platos de sopa y pan.

Desayunaron sin intercambiar palabra, Rein se cambió de ropa mientras Suze acomodaba todo en la mochila para el regreso, poniendo los 4 frascos enrollados con tela para que no les pasara nada.

-Lista para regresar?

-Si...

-¿te sientes bien?

Ella se le quedó viendo.

-No sé...cómo reaccionar... ¿qué hacer?

-n.n te refieres a... eso... XD ni yo sé muy bien qué hacer- se puso serio- te serviría saber, que siempre voy a estar contigo?

-n.n- le sonrió- me haces muy feliz...- dijo tomando su cara y acercándola a la de ella, deteniéndose a propósito a escasos milímetros de su boca- te quiero mucho...

-Me quieres mucho?- preguntó divertido- yo pensé que era algo más fuerte...

-Tonto- dijo sonriendo y besándolo después – ya sabes que te amo...demasiado.

OoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoO

Ya en el campo de Hyrule, Suze ahora tomaba las riendas de Banu, Rein iba detrás de ella, aprovechando la oportunidad y abrazándola por atrás, recargando su cabeza en el hombro derecho de ella.

-Espero que no nos ataque ningún wolfo...- expresó recordando el accidente anterior.

-Sólo no te bajes del caballo...

Ya pasaba del atardecer, la luna comenzaba a salir con todo su esplendor, iluminando tenuemente el camino, pararon, era hora de dormir, cuando escogieron el lugar prendieron una fogata, cerca de allí, un pequeño estanque con un riachuelo cerca.

-Estoy segura que va al dominio Zora...- expresó ella viendo el agua.

Pensó en algo, y corrió al estanque, mientras Rein se quedaba asando castañas, y la vió algo extrañado.

Se quitó toda la ropa, hasta quedarse en la interior, que en ese caso fungía funciones como traje de baño, y saltó al agua.

-jaja, y eso?- le preguntó desde la fogata el chico.

-Van a pasar dos días sin bañarme XD mejor lo hago ya...

Terminó las castañas guardándolas en una bolsa que dejó en el caballo; y fue directamente al estanque, viendo como Suze entraba y salía del agua.

-Pareces una niñita...

-Hace mucho que no venía a un estanque XD.

-n.n

Se quedó ahí observando a la chica, metió los pies en el estanque, disfrutando del agua.

-Listo... o.o emm- se sonrojó y salió lentamente, Rein le ayudó extendiéndole una mano.

-XD dónde dejaste tu ropa?

-Por ahí...- dijo apenada.

Rein fue por la ropa que estaba regada, y se la dio a la chica. Se sonrojó, y se puso como pudo la tela elástica.

Rein se acercó a ella, tomándole el mentón con una mano, y levantándole la cara para que lo viera a los ojos.

-Eres muy hermosa...- le dijo en un susurro.

-Rein... por favor- dijo sonrojada- no...me hagas arrepentirme...

-XD arrepentirte de qué?

-De...- vió los ojos café claro del muchacho, se olvidó completamente de lo que iba a decirle.

-Yo no me arrepentiría, de veras...- dejó a al chica para que se cambiara y fue recostarse junto al fuego.

Ella se puso de nuevo su ropa, caminando hasta quedar junto a la fogata, sentándose del otro lado de donde se encontraba él.

-Quiero, dormir...- expresó sin sentimiento alguno la chica.

- yo también -o- -se levantó y se sentó junto a ella – quieres dormirte?- preguntó pícaramente.

-o.O qué me vas a hacer? ¬¬

-XD nada mortal...- le comenzó a hacer cosquillas.

-XD jajajaja Rein, basta! Por favor!

Después de ese cómico episodio, se quedaron dormidos, mientras Banu pastaba cerca de ahí.

OoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoO

¿Para qué resumir los dos días de viaje? Pasaron casi igual a este, sólo que se turnaban en períodos de tiempo caminando para que el caballo no se cansara, incontables muestras de cariño de parte de esa pareja que experimentaba por primera vez una relación amorosa.

Llegaron a Ciudad Sheikah, al atardecer del tercer día.
Rein se bajó de Banu, llevándolo de las riendas, mientras Suze buscaba el agua de hada que habían traído.
Llegaron a la casa de Faina...

-Pasen...-se escuchó la voz de la sacerdotisa.

Suze entró, con los cuatro frascos en las manos.

-¿cómo está, Faina? Ya regresamos n.n

-Gracias suze- dijo recibiendo el agua de la chica- que bueno que regresaron con bien.

La sacerdotisa le dio un largo trago al agua del frasco.

-Es mucho mejor de lo que recordaba, mis dolores desaparecieron! n.n Gracias Suze!

-De nada n.n

La señora se le quedó viendo fijamente a la cara.

-Veo n.n que el viaje te sirvió de mucho... verdad?

La chica se ruborizó.

-n.nUU algo...

-XD que bueno que te sientas bien contigo misma, cuando sea la graduación, iré con gusto...

-En ese caso me retiro, pase buena noche.

-Igualmente Suze...

Salió de la casita de la sacerdotisa, encontrándose con Rein.

-Creo que ya me voy a mi casa...- le dijo cansada.

-Entonces... te veré mañana en el entrenamiento...

-Es la prueba final, no? de magia?

-algo así -o-

-Te veo mañana...- se despidió con un beso corto de él.

-Mañana...- dijo embobado y observó cómo la muchacha caminaba hacia su hogar.

OoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoO

-Me alegra decirles, que ustedes son otra generación más de guerreros que cumplen su entrenamiento- empezó a decir Faina una semana más tarde en el cierre del entrenamiento- han sido muy buenos muchachos, y espero que honren a sus familias.

-Si!- exclamaron los 20 jóvenes.

Impa había venido del castillo para esa ocasión especial.

-mis felicitaciones, nuevos guerreros...- expresó la sabia de la sombra.

Concluida la ceremonia, los chicos intercambiaron opiniones... Suze y Rein no habían hablado con nadie... pues todavía pensaban si su relación iba a ser lo suficientemente fuerte como para que los demás se enteraran.
Suze iba de camino a su casa, cuando alguien la llamó.

-Hola de nuevo...

Se volteó para ver a la sabia de la sombra.

-Hola Impa... n.n hace mucho que no te veía.

-Lo mismo digo – le sonrió- ¡hasta que terminaste tu formación! Estoy muy orgullosa de ti.

-Jeje- estaba apenada- no es para tanto...

-Tengo que hablar seriamente contigo...- se puso más formal- debo pedirte un gran favor...

-Dime... para lo que sea estoy dispuesta...

-Es que...- dudó- ¿cómo decirte? –suspiró- Mira Suze... yo ya estoy algo vieja...

-Oh! No digas eso Impa!

-Claro que si... necesito que alguien tome mi lugar en la formación y seguridad del príncipe Raven... además, su majestad Zelda, ella me pidió que si tú pudieras ser la institutriz del príncipe. ¿qué dices?

-Yo?- dijo sorprendida- pero... ¿yo?

-n.n serías perfecta para ese trabajo...

Ella meditó las circunstancias... era algo muy grande lo que le pedían, mucha responsabilidad, pero había un problema...

-Rein...- dijo casi en un susurro.

-Qué?- le preguntó Impa viendo su reacción.

-No lo sé Impa... en este momento estoy muy confundida... es que...

-n.n tu novio... lo sé... aunque no digan nada eso parecen- la chica se sonrojó- por él no hay problema... si quiere ir, siempre hay algo que lo pongamos a hacer en el castillo, ayuda nunca sobra...

-De veras?- dijo sorprendida.

-Claro...¿qué me dices?

-Que si! Sería un honor!- abrazó a la sabia- Gracias!

-No es nada n.n no es nada...

OoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoO

Fin de nuevo...XD

Espero que esto les haya quedado claro! XD
Ya ahora si me despido de estos personajes... me encantó hacer su historia... y es momento de dedicarme de lleno a mis otros proyectos...
Disfruten la historia leyéndola, como yo la disfruté haciéndola...

Dialirvi XD