Y continuando él capitulo que sigue, estoy escribiendo cuanto puedo. Si, se que aun tienen dudas, que hay cosas que deberían saber o que no les concuerdan con la historia, pero todo tiene su respuesta.

Sobre quien es Arthur y quien es realmente Tofu, son cosas que intentare explicar aquí.

CAPITULO 4

Tofu se encontraba esa noche en su consulta, aún pensaba en la criatura que lo observaba, sí, las cosas se estaban saliendo de control, o eso parecía ser. Se maldijo por un instante el no pertenecer al negocio familiar.

El teléfono sonó.

-Consulta del Doctor Tofu Ono, ¿en qué puedo ayudarle?.-

- Hola doctor, soy Akane ¿Kazumi ya llegó?.-

¿Kazumi venia?- el doctor miró a la ventana que daba a su entrada. –Pues no Akane, tu hermana no ha llegado ¿hace cuanto fue?.-

Fue unos 10 minutos atrás, y usted sabe como es ella, es puntual para sus cosas, nunca se habría demorado tanto y por eso pensé que estaba con usted.-

No te preocupes Akane, yo me encargare.-

La menor de los Tendo colgó, Tofu comenzaba a preocuparse, y en ese mismo instante lo sintió, muchas energías, podrían ser 5 o 6 pero no de tanto poder. Se asomó nuevamente a la ventana pero no vio nada pero ahí, frente a su mirada, una sombra pasó rápida y fugaz, Tofu la alcanzó a presenciar, la energía era poderosa, pero lo más temible, no era humana.

Y ahí alcanzó a sentir una energía familiar, Kazumi estaba en peligro.

Fue hacia su estante, agarró un frasco y una ballesta, regalo de su padre hacia tantos años atrás. Ya sabia desde el principio que era el ser que acababa de pasar por su clínica.

Oh dios, Kazumi, por favor que no sea tarde.-

Cualquiera pensaría que era un simple doctor, algo alocado y que no se toma su trabajo en serio bromeando la mayor parte de las veces. Pero eso era la fachada, él era diferente, y a decir verdad, nadie conocía su "verdadero yo".

Saltó entonces por el tejado y fue saltando hasta llegar a donde había sentido la energía de Kazumi. Y lo que vio no le gustó, había un cráter en el muro, algo de polvo que le pertenecía claramente a los No Muertos cuando ya eran definitivamente eliminados, pero también ahí había otra cosa, un Vampiro... y Kazumi.

Tomó rápidamente su ballesta, la cargó y apunto directamente.

SUELTALA VAMPIRO.-

El ser se dio vuelta y vio a un enojado Tofu detrás de él, ¿y se atrevía apuntarlo con un arma?. Sentía que la respiración de su enojado atacante estaba entrecortada, eso significaba que estaba nervioso, su corazón latía con fuerza y para eso había dos posibilidades: O aun enfrentándole le tenia miedo o era por que la mujer que había salvado era su novia, o ambas cosas claro está. Pero algo más se preguntaba.

Por lo general un Humano no reconoce a un vampiro en medio de la noche, entonces creo que debería preguntarte – se giró hacia Tofu – quien es y como sabes que soy yo.-

Mi nombre es Tofu Ono – No dejaba de apuntar con la ballesta – y soy hijo de uno de los más grandes Observadores Sobrenaturales en el mundo.-

El vampiro sonrió, hacia tanto tiempo que sabia de los Observadores Sobrenaturales. Pero algo más le llamó la atención y debía darle crédito, el humano bien sabia jugar sus cartas.

Si eres un Ono entonces deberías ser Observador, pero según veo tus ropas, eres medico.-

Bingo, tal ves el humano sepa de los vampiros, las presencias y todo lo sobrenatural, pero no podía ser un Ono, hasta donde el conocía, la familia Ono, una de las mas famosas en lo que se refiere a los Observadores y no había ninguno que no estuviese fuera del negocio familiar. Algo así como en las novelas, Abraham Van Helsing o los Mayfair, pero claro que ellos no existían, lo más cercano serian los Observadores, y en Japón, la familia Ono era de las mas respetadas dentro del mundo Sobrenatural.

Te sorprendería saber, Vampiro, que no todos los Ono son de la misma estirpe, en mi caso yo elegí ser medico pero obviamente con entrenamiento de Observador, por eso siento tu energía.-

Ya veo, pero entonces si es así, te pido amablemente que vuelvas a sentirla, así, sabrás que no estoy aquí para cometer asesinato, vengo en son de paz.-

Mierda, el vampiro tenia un buen punto, era verdad, su energía era tranquila, no era de los que buscaban sangre desesperadamente, no era de las generaciones de ahora, este era más refinado, amable, mas... ¿antiguo?.

Tofu se decidió a bajar su arma, aun así se acercó cautelosamente adonde estaba Kazumi y el Vampiro. Bueno o no, no quería correr riesgos.

Y ya que estamos como "personas" civilizadas me presento, me llamo Arthur Bradbury y estoy aquí en Japón por asuntos de "trabajo", si puedo decir así.-

Y yo soy Tofu Ono, medico del sector de Nerima, y la joven que esta detrás creo que debería irse a su casa, su hermana llamó preocupada – Kazumi se sonrojó, estaba atenta escuchando pero no entendía mucho.- Kazumi, ve, pero no les digas nada a nadie, por ahora ¿esta bien? Inventa cualquier cosa.-

Era la primera ves que ella veía a Tofu actuando normal, se veía preocupado por ella y no quería desilusionarlo, así que rápidamente se despidió y se fue, dejando al Doctor y al Vampiro solos.

Ahora que no está, creo que deberías decirme la verdad, Arthur.-

Es algo largo pero lo resumiré. Vengo de Inglaterra y no estoy aquí de vacaciones, están matando a los vampiros ingleses y uno de nuestro Clan fue asesinado aquí, en Tokio, por eso un amigo y yo estamos en este lugar, buscando pistas y evitando que pase algo más.
Pero hace un rato atrás salve a tu amiga de unos No Muertos y eso me hace pensar que algo grande esta llevándose acabo. Aparte de las nubes que vienen en camino, en Inglaterra hay algo parecido y el frío esta tomando vidas. De verdad, Tofu Ono, creo que hay algo más grande si los No Muertos andan sueltos.-

Creo que conozco a quien pedirle ayuda, yo de combates contra entre sobrenaturales no tengo mucha experiencia, pero conozco a alguien que si puede hacerlo por que tiene ya vasta experiencia en el tema.-

¿Tu padre?-

No, este chico es uno de los más grandes artemarcialistas de Japón, aunque te diré que ya llamé a mi padre y el también viene en camino.-

¿Me llevarás donde él?

En ese momento apareció Ranma junto con Akane, habían llegado corriendo y se veían preocupados.

Doctor!- exclamó Akane – Kazumi llegó pero se veía alterada, nunca la había visto así y me pidió que fuéramos a donde estaba usted.-

Arthur miró a los recién llegados, notaba una energía bastante poderosa para ser simples mortales, eso de que los del Oriente tenían su energías bien distribuidas al parecer no era un mito, lo que más le sorprendió fue que el chico que le acompañaba superaba toda las energías conocidas para ser un simple humano, seria un perfecto espécimen para transformar, seria bastante poderoso.
De inmediato desechó esa idea, estaba tentado pero debía controlarse, él no era como los demás Vampiros.

Tu debes ser el chico que Tofu me comentaba ¿no?-

Arthur – habló Tofu- Te presento a Ranma Saotome, el mejor artemarcialista conocido. Ranma, te presento a Arthur, un vampiro.-

UN QUE?.- Gritaron Akane y Ranma a la ves.

Aquí vamos de nuevo.- Se dijo el vampiro.

CONTINUARA

Ya, ahora voy explicando mas cosas, espero no incomodarlos. No quiero más protagonismo de Tofu, o sea, es un buen personaje, pero como que me eh dedicado mucho a él, ahora tratare de ser parejo.

DEJEN REVEWS!