01

- Baja la mirada, actúa con inocencia - se oían varios clicks de cámaras fotográficas por todas partes - ahora despeina tu cabello... ¡Sonríe!

Una hermosa mujer de 25 años, tez blanca, profundos ojos café claro y rizos castaños se encontraba tendida en la arena, jugueteando con las olas, sonriendo e intentándose mostrar tentadora...

- ¡Basta, ya no quiero posar más! - explotó la castaña - ¡Esta sesión ha durado más de 6 horas ¡soy actriz no modelo!

- Hermione, preciosa...lo sé, pero falta poco esto es para el promocional de la película - dijo pacificadoramente Paul Cardie, el fotógrafo - Además déjame decirte que si no fueras actriz serías una excelente modelo.

- Más vale que no me des por mi lado Paul, se que eres uno de los mejores en tu campo¡pero estoy rendida! - se quejó ella.

- Lo sé cariño, pero ya sabes como es éste medio, además en las grabaciones te tardas mucho más...

- Sí, pero al menos estoy más entretenida, aquí no dejo de actuar como muñequita de pastel.

- Tomemos un descanso. - dijo él tratando de poner fin a la situación.

El hombre le tendió una toalla a la chica, él era joven con cuerpo atlético, rubio, ojos marrones, atractivo, quien los viera juntos sin lugar a dudas pensaría que eran pareja. Bueno, en realidad en un tiempo lo fueron...pero la relación no prosperó y se redujo sólo a una buena amistad.

Analítica, práctica y algo calculadora. Así era Hermione Granger, al menos así era como todos la describían, y no estaban del todo equivocados, la castaña podía tener muchos amigos, pero pocos amantes, ella nunca iniciaba a una relación sin haber analizado una y mil veces los "pros" y "contras" de la misma y cuando lo hacía era sumamente meticulosa con cada paso que daba.

Y cada vez que le rompían en corazón se volvía un poco más inalcanzable...

- "Eres tan inaccesible" - le había dicho Harry Potter un día - "Con razón Ron te apodó "La testaruda reina del hielo" y te queda bastante bien "

Hermione se abstuvo de defenderse, después de todo era cierto, hace años la castaña era una chica inocente que creía en el verdadero amor, y en cursilerías tales como "el príncipe azul", un día creyó encontrarlo, pero éste paso de largo...

- ¡Draco! - su descanzo había terminado justo a tiempo para ver metros adelante como un arrebatadoramente apuesto rubio de intensos ojos grises se acercaba a zancadas hacia ella.

- ¡Herm!

El rubio y la castaña se estrecharon tan fuerte que parecía como si no se hubieran visto en años.

- ¿Qué haces aquí? - preguntó ella apartándose un poco.

- Vaya recibimiento... - dijo él haciéndose el ofendido - ¿se te olvida que soy el director y productor de la película?

- Claro que no, es difícil hacerlo cuando te encargas de recordármelo veinticuatro horas al día - bufó irónica - hasta en mis sueños te cuelas.

Para cuando se dio cuenta de lo que había dicho su rostro ya había enrojecido hasta la raíz del cabello.

- ¿En verdad? - preguntó el con voz tan seductora que se sintió como una caricia. Estaban tan cerca, tan próximos...

- ¡Herm! lindura ¿podrías venir? - gritó el fotógrafo del otro lado de la playa, interrumpiéndolos.

- ¡Rayos! - masculló en voz baja - El "francesito" te llama... - dijo el rubio con tono de burla, y un dejo de desazón

- Se llama Paul - le recordó con algo de sátira - Y debo recordarte que tú fuiste quien lo contrató.

- No lo habría hecho de haber sabido de tu "aventura" con él, pero claro ¿cómo olvidar ese detalle con los cientos de conquistas en tu lista? - vociferó Draco molesto

- ¡Odio cuando te pones así! - gruñó la castaña - además, por si lo olvidas tu haz tenido tantas o más "aventuras" que yo...

Y así, furiosa Hermione se alejó hechando chispas por los ojos.

- ¡Es insoportable! - pensaba ella

- ¡Es una malcriada! - se decía él

Giraron para verse de nuevo, pero de inmediato se dieron la espalda cruzándose de brazos

- "Típica pelea de enamorados" - pensaba el Staff entero.


Draco observó toda la sesión de fotos, a penas concentrándose en lo que pasaba:

- "Tal vez esto no funcione" - pensaba - "Debí de haberla sacado de mi vida hace mucho" - se reprimió.

Pasaron unos segundos mientras la observaba.

- "Imposible" - fue su conclusión

Draco Malfoy, el implacable y arrogante Draco Malfoy estaba confundido por primera vez en su vida. Desde hacía varios años, al quedar huérfano había tenido que asumir las riendas de la corporación Malfoy & Black Inc., al parecer ese no era su destino, pues a pesar de ser implacable, perfeccionista y muy hábil en los negocios, se rehusaba a seguir los pasos de su padre.

Ya se había resignado a ese destino, pero un día se le presentó otro muy diferente. Como el emporio Malfoy & Black Inc. interfería en varios rubros se le presentó la posibilidad de patrocinar una película, y para cuidar su inversión, se dedicó a estudiar e impregnarse de ese ambiente, y lo hizo de tal modo que terminó por enamorarse de él.

Por medio de un "seudónimo" hizo un filme independiente y al recibir la aceptación internacional decidió rebelar su identidad, para sí obligar a la crítica mundial a reconocer su talento muy por encima de su status social: Y lo logró.

- Me encargaré y dirigiré todas y cada una de las empresas Malfoy, sus inversiones, acciones y alianzas con otras multinacionales de tal forma que como único heredero asumiré la completa responsabilidad que conlleva mi cargo, pero de ninguna manera renunciaré a mis propias aspiraciones...

Beatriz y Rodolphus Lestrange, junto con Nimphandora Tonks su prima, la hija de su difunta tía Andrómeda, en pocas palabras, la familia en pleno, se miraron confusos.

- Tía Bellatrix, te dejo al frente de mis negocios, vigilaré tus movimientos y revisaré con lupa cada uno de los informes que me des y a cambio tu recibirás una cuantiosa retribución.

- ¿Seré como una empleada más? - preguntó ofendida.

- Exactamente.

- Al menos podrías darme unas cuantas acciones.

- No perderé ni una acción de mi compañía - declaró con frialdad - Pero el sueldo que te proporcionaré será cuantioso, eso servirá para sacar adelante la empresa de mi tío.

Bellatrix y su esposo sonrieron al escuchar esto.

- ¿Y qué hay conmigo? - preguntó tras ellos Niphandora, con su cabello pintado de intenso color rosado.

- Tu seguirás recibiendo la pensión que mis padres te asignaron.

La chica sonrió.

- Eso es suficiente para mí.

Los detalles se arreglaron en pocos días, Bellatrix, asumiría la presidencia, pero le rendiría mes con mes un informe a Draco, el único heredero y dueño el emporio.


- ¡Ya casi terminamos jefe! - bromeó Paul trayendo al rubio a la realidad.

El rubio gruño.

- "Ese tipo es un presumido..."

Alejó ese encono de su mente y volvió sus recuerdos...

Poco a poco fue ascendiendo, perfeccionó su técnica y llegó a convertirse en el afamado director que ahora era, todo en su vida iba bien, todo era perfecto y simple, hasta que la conoció...

-- FLASHBACK --

- ¡Quiero que esos andamios queden bien puestos!

- ¡Claro jefe!

- Nunca debí de aceptar dirigir una simple obra de teatro... - se quejaba Draco recorriendo de un lado a otro el escenario.

- No debería menospreciar el trabajo de todos los actores y el Staff - dijo una suave y femenina voz bajo la tarima.

- ¿Y a usted quien le pidió su opin...? - el rubio no pudo terminar la pregunta pues al bajar la vista quedó atónito ante lo que vio...

Estaba sucia y empolvada, posiblemente a causa de la pintura que estaba usando para pintar la escenografía una maraña de cabello castaño parecía empeñarse en velar el perfecto y femenino rostro en forma de corazón que poseía esa mujer, un overol por demás usado, también parecía querer ocultar el voluptuoso y sensual cuerpo que ostentaba; pero lo que más le fascinó, lo que más lo hechizó fueron esos ojos color chocolate, eran preciosos y parecían tener cientos de pequeños destellos dorados esparcidos por toda su iris.

- ¿Tengo algo raro en el rostro? - preguntó ella algo sonrojada - ¿sucede algo, le puedo ayudar?

El rubio salió de su ensimismamiento.

- ¿Son lentillas?

- ¿Perdón?

- ¿Usas lentillas? - volvió a preguntar, pero al ver que ella empezaba a reír se sintió como un tonto adolescente - "¡Que tonterías digo!"

- Lo siento, es que no es muy común que alguien me pregunte eso, mis ojos no son tan extraordinarios como para que alguien asuma que son lentillas.

¿Qué no eran tan "extraordinarios"? O esa mujer era una despistada o una completa tonta.

- Son preciosos.

Ella enrojeció de una manera tan inocente que no pudo parecerle menos que encantadora.

- ¿En verdad? - tragó saliva, ningún hombre jamás se había tomado la molestia de mirar sus ojos, mucho menos de memorizarlos. - Esa treta debe de funcionarte para conquistar a muchas chicas. - dijo ella sintiéndose repentinamente irritada

- ¿No crees en lo que digo?

- No es común que un extraño me halague - murmuró con timidez, extendiendo su mano - Mucho gusto, Hermione Granger - dijo con una sonrisa en el rostro, poniéndose de pie y extendiendo la mano.

- ¡Ah, perdón! - el rubio estrechó su mano - Yo soy... mi nombre es...- "¿Cómo me llamo?" - todo parecía habérsele borrado de la mente - "Idiota, tu eres..."

- Draco Malfoy - lo auxilió ella.

- ¿Cómo sabes?

- Sólo el director podría decir: "Nunca debí de aceptar dirigir una simple obra de teatro" - lo imitó ella - y ese es Draco Malfoy.

Esa chica tenía un ligero, pero marcado toque de ingenio, honestidad y cinismo, no sólo era bonita, sino también inteligente.

- Debí verme como un tonto...

- No, en realidad me pareció de lo más adorable - declaró ella sonriendo

Esa sonrisa...Esa sonrisa le mostró justo lo que Draco estaba buscando: potencial.

- ¿No te gustaría participar en mi nueva película? - las palabras fluyeron sin siquiera pensarlo...

Eso pareció sorprenderla en verdad.

- ¿Cómo? - preguntó sin podérselo creer.

- Bu-bueno, sería como actriz de reparto...un papel pequeño pero... - a cada palabra se ponía más y más nervioso - "¿Qué me pasa con ésta mujer?"

- Me encantaría - respondió ella antes de que él pudiera terminar.

- Perfecto - dijo sonriente - entonces deja eso y vamonos - Draco se mostraba más entusiasmado que el día en que filmó su primer película - "¿Porqué me siento así?" - se preguntaba.

Cuando el rubio extendió su mano para jalarla ella se liberó:

- ¿Podría ser después? Es que le prometí a mi novio que le ayudaría con esto...

-"¿Novio?" - Eso sí le cayó como un cubo de agua helada...

Continuará...

N/A:

¡Hola a todos, bienvenidos a esta gran remasterización! Desde hace tiempo pensé en renovar esta historia, quienes ya la hayan leído no se llevarán muchas sorpresas, pero quienes no lo han hecho, los invito a que me sigan acompañando y disfruten de este fanfic que escribí con todo cariño para ustedes.

Se aceptan todo tipo de Reviews, me alegrará saber de ustedes y conocer sus opiniones, ¡hasta el próximo capítulo!

Atte. Aimé

Canción recomendada: Alguien menos tu / Ragazzi