Disclaimer: Esta historia NO es mía, pertenece a kurinoone yo solo la estoy traduciendo con su permiso. Todos los personajes pertenecen a J.K. Rowling.

The Darkness Within
By kurinoone

/…./ Pensamientos

"…." Diálogo

Capítulo Dieciocho

Harry estaba congelado enfrente de la entrada del Gran Comedor. Su corazón latía como loco al ver a cientos de niños sentados y platicando, comiendo felizmente su desayuno y saludándose entre ellos después de no verse en todo el verano. Nunca había visto a tantos niños juntos en toda su vida. De pronto estuvo más consciente de su pelo desarreglado y su incómoda ropa de escuela. Estaba ahí, parado, petrificado.

James camino y se paro aun lado de su hijo, tratando de saber que era lo que estaba viendo. Harry ni siquiera noto a James.

"Vamos Harry, la mesa de Gryffindor es esa de ahí" James señalo la ultima mesa a la derecha.

Harry comenzó a caminar hacia la mesa. Podía sentir todos los ojos sobre él cuando se acerco a la de mesa Gryffindor. Rápidamente se sentó lo más lejos posible de los demás. James dejó a Harry en la mesa y se encamino hacía la mesa de profesores en donde ya se encontraba Lily.

Harry mantuvo sus ojos puestos sobre el plato vacío delante de él. Podía sentir como los estudiantes alrededor de él lo miraban fijamente, deseando que dejaran de hacerlo. Suspiró y tomó unas tostadas y comenzó a comerlas perezosamente. Su garganta parecía estar cerrada por alguna razón. Harry nunca lo admitiría abiertamente pero estaba nervioso de tener a tantos niños a su alrededor. El no se ponía nervioso tan fácilmente. Había peleado y hasta matado a muchos Mortífagos, y no se diga todos sus encuentros con el Ministerio y los aurores de la Orden, y nunca se había puesto nervioso. Y hay estaba, en medio de un montón de niños y se sentía enormemente tenso. Sabía que era sólo porque estaba en territorio desconocido. Cuando se le daba una asignación sabía lo que le esperaba, lo que tenia que hacer y como hacerlo. Sin embargo ahora estaba en una situación donde no tenía ningún control.

Harry suspiró tratando de limpiar su cabeza. Lo primero era lo primero. Tenia que encontrar a Draco. Necesitaba enviar un mensaje a su padre. Harry dio un vistazo a las demás mesas. Vio al rubio Slytherin sentando en la mesa más alejada de el. Era obvio que la enemistad entre las dos casas era tal que las mesas que pertenecían a cada casas tenían que estar situadas tan lejos entre si como fuera posible. Vio como Draco hablaba con un pequeño grupo de varios chicos y una chica. Draco no miraba hacía donde estaba el. El rubio estaba demasiado ocupando hablando con sus amigos Harry sonrió a pesar de eso. /¿Qué dirá Draco cuando me vea aquí?/ pensó.

Harry acababa de volver su atención hacía su desayuno cuando un repentino movimiento delante de él causo que levantara la vista. Damien acababa de sentarse delante de él.

"Buenos días Harry" dijo Damien con una voz alegre.

Harry gruñó a modo de respuesta.

"¿Entonces, qué piensas sobre Hogwarts? Es genial¿no crees¡Espera a verlo todo, bueno eso es técnicamente imposible, debido a su gran tamaño, pero las partes que veras te asombrarán! Y los terrenos de Hogwarts… " Damien se detuvo cuando vio a Harry poner sus dedos sobre cada lado de su cabeza y empezaba a masajearse las sienes.

"¿No puedes ir a molestar a alguien más?" preguntó fatigosamente al adolescente más joven.

"¡Harry!, eres nuevo aquí. Alguien tiene que explicarte todo sobre Hogwarts. ¿Y por qué no yo?" preguntó Damien dándole otra deslumbrante sonrisa.

Suspiró y dejo que Damien siguiera hablando sin cesar acerca de Hogwarts. Sabia que el no hacerle caso no funcionaria, pero no había nada que pudiera hacer. Vio su tostada a medio comer. Había perdido el apetito. Volteo hacía la mesa de profesores y vio a James y a Lily mirarlos fijamente. Sonrío para el. /Tiempo para hacer pasar a los Potter un pequeño momento de angustia/ pensó.

Harry se inclinó hacía Damien y lo llamó para que se acercara. Damien dejó de hablar y se inclinó ligeramente hacía adelante, curioso para oír lo que Harry quería decirle.

"Bien niño¿entonces porque no me das un recorrido?"

Damien miró a Harry durante un segundo.

"¿En serio?" preguntó Damien muy excitado.

"¿Por qué no?, Alguien debería hacérselo, y por que no tu" contestó Repitiendo las palabras de Damien.

"¡Genial! Ah, pero no podemos ir ahora mismo, McGonagall repartirá los horarios pronto" dijo Damien un poco decepcionado por el poco tiempo que tenían.

"Bueno¿por qué no me enseñas el camino hacía el baño de chicos? Necesito ir antes de que empiecen las clases."

Damien asintió y ambos muchachos se levantaron y caminaron hacía la salida.

James saltó de su silla y trató de acercarse precipitadamente hacia Harry y Damien. Él y Lily habían estado mirando a Harry y la conversación de Damien y James se puso muy agitado. Recordó lo que Harry le había dicho cuando le había hablado por primera vez sobre Damien. Tenía una mirada extraña en sus ojos ese día y esto lo había desestabilizado. Después de todo, James sabía cuanto daño podía hacer, aun sin una varita mágica. No quería que Damien, o a ningún otro niño estuviera a solas con el. Sin embargo encontraba difícil pasar por los estudiantes de séptimo año que acababan de entrar precipitadamente al comedor. Vio a Harry y Damien cerca de la puerta, de algún modo habían logrado pasar por delante de los de séptimo año. Lo vio voltear y mirarlo directamente, cuando él y Damien llegaron a la puerta. Harry le sonrió con satisfacción y le guiñó a James antes de desaparecer hacia el pasillo.

James sintió que la sangre se le congelaba. ¿Qué significaba eso¿Qué planeaba hacerle a Damien? Seguramente Harry no se atrevería a hacerle daño a Damien directamente bajo la nariz de Lily y de el. ¿Verdad?

James logro abrirse camino atreves de la muchedumbre y entró en el vestíbulo principal, no podía verlos. Comenzó a sentir pánico y a regañarse a si mismo. ¿Por qué había le tomado tanto tiempo dejar la mesa de profesores¿Por qué no se acercó a la mesa en cuanto Damien se había sentado con Harry?

Sacó su varita mágica y susurró,

"Señáleme"

Su varita mágica empezó a dar vueltas, pero siguió señalando en todas las direcciones diferentes, izquierdas, derechas, izquierdo otra vez, derecho. James maldijo en voz baja. Parecía que el hechizo "señálame" no funcionaba en Hogwarts por obvios motivos de seguridad. Miró desesperadamente hacia la izquierda y la derecha. Tenían que estar por hay en algún sitio¿Dónde podrían haber ido¿Cómo Damien podía ser tan estúpido? Le iba dar una reprimenda a Damien, si pudiera encontrarlo. Comenzó a correr hacía su derecha, sentía como el corazón se le aceleraba. Empezaba a tener un ataque de pánico. Harry le estaba haciendo algo horrible a Damy, podía sentirlo.

Cuando James iba a dar una vuelta en una esquina oyó una voz familiar detrás de él.

"… y hay un baño de chicos en todos los pisos, pero los baños de chicas están sólo en cuatro pisos, puede parecer injusto pero eso es lo que hay"

James volteo rápidamente y vio a Damien y a Harry salir del baño y dirigiéndose hacia el Gran Comedor otra vez.

"¿Por qué demonios querría yo saber cuantos baños de chicas hay?" preguntó Harry con resignación.

James parecía que se iba a derrumbar por el gran alivio que sentía. /¡El baño! Desde luego, Damien solamente le mostraba donde estaba el baño/ James se sintió un poco apenado por su ataque de pánico. Harry no le haría daño mientras estuviera en Hogwarts, el no era irracional, bien James esperaba eso de todos modos.

James camino hacía los dos muchachos y suprimió el deseo de abrazar a Damien.

"¿Papá¿Qué haces aquí?" preguntó Damien cuando vio a su padre andando rápidamente hacia él.

James alcanzó a sus dos hijos y no tenia ni idea de que debía decir¿que se suponía que debía decir? "Pensé que Harry te había llevado para asesinarte" James sintió vergüenza otra vez. Harry también miró la figura pálida delante de el. Sonrío triunfante al ver la cara de preocupación de James. Damien también notó la tez pálida de su padre y las gotas diminutas de sudor sobre su frente.

"Papá¿qué sucede? No te vez bien" preguntó Damien otra vez.

"Nada Damy, estoy bien…um… ¿Donde estaban?" Esperó que su voz sonara despreocupada.

"Solamente le mostraba a Harry alrededor, ya sabes antes de que empiecen las clases" dijo Damien mirando aun a su padre de un modo preocupado.

"¿Qué pensabas que hacía Potter?" preguntó Harry de un modo ocasional, pero James capto la burla que disfrazada en el comentario. Harry había preocupado a James deliberadamente. Había jugado con el y James había caído en su trampa.

James lamentaba no haberse quedado en la mesa de profesores. Sólo le dio una mirada de advertencia a Harry y comenzó a conducir a los niños hacía el Gran Comedor.

Una vez que ellos estuvieron dentro y se hubieran sentado otra vez, James volvió a su asiento. Lily se veía aliviada cuando vio a sus dos hijos sentarse otra vez.

En ese mismo momento todos los jefes de casa comenzaron a repartir los horarios a cada uno en sus casas. La profesora McGonagall sólo se detuvo aun lado de Harry un momento antes de continuar. Había tomado el horario y lo había metido en su bolsillo sin mirarlo. ¿Para que? Iba a ser escoltado a todas sus clases por Potter de todos modos, mejor dejarle a el que recordara su horario de clases.

El pelinegro notó a dos muchachas que le sonreían tontamente y que lo miraban fijamente. También notó que ahora toda la mesa de Gryffindor lo miraba con desconfianza. Damien rápidamente comenzó a preséntalos a todos ellos. Harry se mantenía en silencio y no devolvió muchos de los "Hola". Se estremeció perceptiblemente cuando Damien lo presentó como 'Harry Potter'. Inmediatamente las preguntas vinieron de todos los lados. Muchos preguntaron donde había estado todos estos años. ¿Por qué en secreto había sido trasladado hacía el extranjero? Vio como Damien contestó a todas las preguntas, aun cuando la mayor parte de las preguntas fueran dirigidas a el. Uno de sexto año pregunto "¿El es mudo?"

Harry avanzó, queriendo romper la boca del atrevido Gryffindor pero Damien le dio una mirada suplicante a Harry y por alguna razón se detuvo. Tal vez era porque Damien inconscientemente le había ayudado en exaltar a James. Harry miró airadamente al muchacho de Gryffindor cuando Damien rápidamente contesto "David, cállate, solo tiene un dolor de garganta, eso es todo".

Las dos muchachas que le sonreían tontamente le acercaron y una de ellas pregunto.

"Harry¿Por qué no estabas en el banquete ayer?"

/Por Merlín ¿podrían no ser tan ruidosas?/ pensó.

"No tenia ganas de ir" contestó sin mirarlas, esperando que se fueran.

Sin embargo las dos muchachas siguieron riendo tontamente otra vez hablando con otras muchachas alrededor de ellos. Harry logro escuchar los susurros.

'¡Que voz!… ¡Que encantadores ojos! … ¡Es tan sexy!'

Harry vio que ahora las dos chicas se reían con fuerza. También notó que casi todas las muchachas en esa mesa lo miraban con el mismo brillo extraño en sus ojos. Harry suspiró mientras pensaba/Estúpidas muchachas/

Harry se levantó de la mesa y al instante sintió que James le agarraba su hombro. Quito su mano de ahí y comenzó a caminar hacia la puerta. Notó que Damien miraba a su padre cuando trató de pasar por la muchedumbre y unírsele. James negó con la cabeza y le dijo que fuera a su clase y que se encontrarían en la comida. Damien asintió, aunque se veía decepcionado. Le sonrió a Harry y le gritó "Buena suerte" cuando se unió a toda prisa a los de tercer año. Harry rodó los ojos al escuchar el mensaje. ¿Como si él necesitara suerte para las clases…¿Qué tenía hoy? Sacó el horario arrugado y vio que tenía una doble clase de Historia de la Magia.

/Fantástico/ pensó. /Qué gran modo de perder el tiempo/ James caminaba aun lado de Harry desde que salieron del Gran Comedor y se dirigieron hacía los salones.

Antes de que Harry se uniera al grupo de Gryffindors y Ravenclaws que esperaba fuera del aula, James lo jalo aparte y le dio su mochila.

"¿Y mi varita mágica?" preguntó Harry.

"La tendrás pronto, pero para hoy no la necesitaras. Tus clases de hoy no requieren una varita mágica"

Abrió la boca para discutir, pero cambio de parecer.

"Harry, no quiero ningún truco en clases, bien. No sé lo que tratabas de demostrar esta mañana en el desayuno pero no te quiero desapareciendo así otra vez. ¿Entendiste?" James no podía evitar demostrar la cólera reflejada en su voz.

Harry miró a James con calma y le contestó con voz relajada.

"Vamos Potter, no oculte lo que realmente quieres decir. ¿No me quieres desapareciendo otra vez o mejor dicho no me quieres desapareciendo con Damien otra vez?" Harry sonrió cuando James palideció a la mención de su hijo más joven. Harry siguió.

"No lo vez Potter, Damien es tu debilidad¿no puedes esperar que no me aproveche de ella, verdad?"

James perdió los estribos al oír esas palabras.

"¡Harry tu no dañaras a Damien¡No le harás daño de ningún modo, entendido!"

Ahora James temblaba de rabia.

"Si voy o no a dañarlo Potter es cosa mía. He demostrado antes, que puedo hacerte estallar en pánico sin tocar ni un pelo de su cabeza. Por ahora me es suficiente saber que crees que podría hacerle daño, después…bueno, ya veremos" Se burlo de la expresión de consternación sobre la cara de James.

La puerta del aula se abrió y los estudiantes comenzaron a entrar. Harry se empezó a alejar de James, dejando al angustiado hombre solo en el vestíbulo.

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

"¡No Dumbledore, esto no va a funcionar¡Todo esto solo se va a convertir en un desastre! El abiertamente me amenazó con dañar a Damien. ¡Es demasiado peligroso! Nunca debimos haberle traído aquí." James estaba en la oficina de Dumbledore, incapaz de calmarse tras su encuentro con Harry.

Dumbledore se sentó silenciosamente, dejando a James liberar su cólera y su frustración. Sabía que James tenía que calmarse antes de que le pudiera explicar algo.

Finalmente después de 25 minutos de gritos por parte de James, el hombre se derrumbó agotado en una silla delante del director. El profesor Dumbledore miró a James y vio tristeza en sus ojos.

"James, te lo dije antes, esto no va a ser fácil. Harry va ser muy difícil, es natural para él oponerse a nosotros y desafiarnos. No debemos rendirnos tan fácilmente"

James miró a Dumbledore con ojos cansados.

"Dumbledore, no me rindo fácilmente, sabes lo difícil que es esto para mí, para Lily y Damien. No queremos más que tener a Harry con nosotros pero no estoy preparado para dañar a cualquier inocente en el proceso" James vio a Dumbledore con una expresión confusa cuando este se levanto de su asiento y sonrió serenamente a James.

"Exactamente James, exactamente. Ningún inocente será lastimado de cualquier modo y menos por Harry"

Al ver la expresión confundida de James, Dumbledore se explico.

"Sabes, que le he pedido al Profesor Snape juntar más información sobre el Príncipe Oscuro y estarás muy sorprendido de lo que ha logrado averiguar. Parece ser que el Príncipe Oscuro no es un asesino despiadado como nosotros nos habíamos imaginado. En realidad tiene algunas reglas y una de ellas es que ningún inocente será lastimado por sus manos. Por inocente, Harry toma a cualquier niño"

James no podía creer lo que oía. ¿Cómo era posible? Seguramente Voldemort no apoyaría a Harry en ese tipo de moralidades. ¿Qué estaba pasando?

"Pero Dumbledore, en cuanto a "quien-tu-sabes", por qué tolera ese tipo de reglas en Harry"

"Harry es muy exitoso en completar todas sus asignaciones. Me imagino que Voldemort le permite luchar de cualquier modo que a él le plazca, mientras no falle. Voldemort trata a Harry de manera diferente. Severus me dijo que no se arrodilla delante de Voldemort como el resto de los Mortífagos, el es tratado como un igual por Voldemort, y naturalmente no interferiría con cualesquiera que sean las reglas que Harry ponga"

James comenzó a comprender y también se levanto de su silla.

"¡Los niños de la Señora Pomfrey! Es por eso que los salvó. Trata a todos los niños como inocentes, y por eso arriesgó su vida para salvarlos"

James sintió como si un enorme peso fuera quitado de sus hombros. Harry no le haría daño a nadie que fuera menor de diecisiete años, entonces los estudiantes de Hogwarts estaban a salvo. James soltó un enorme suspiro de alivio. Entonces era un farol cuando dijo que le podría hacer daño a Damien. Sólo trataba de poner a James bajo presión. /Bueno, si funciono/ pensó James.

James sintió un nuevo tipo del respeto hacía Harry. Él había crecido bajo las enseñanzas del mago más malvado que el mundo alguna vez haya visto, pero aun así todavía logro crecer con algo de moral. Sin embargo algo no cuadraba. ¿Por qué tenia ese tipo de moralidades? Solo tenía quince meses cuando fue alejado de su hogar y aunque James quisiera fingir que Harry ya lo llevaba dentro, no había forma de que supiera distinguir el bien y del mal a esa edad. Además ¿por qué Voldemort lo apoya? Seguramente eso podría plantear problemas en el futuro de Voldemort. James miró al director otra vez antes de expresar sus preocupaciones.

"Algo no concuerda Dumbledore, Harry no pudo haber crecido con moralidades, no es comprensible. ¿Por qué Harry no quiere hacer daño a niños? Sonara triste pero, pienso que "quién-tu-sabes" habría hecho que Harry le hiciera daño a cualquier ser vivo en cuanto pudiera sostener una varita mágica. No creo que hubiera permitido a Harry tener cualquier tipo de compasión por otros. Y por lo que a inocentes va, no son los objetivos de los Mortífagos por lo genera. Esto no tiene ningún sentido" James terminó algo irritado.

"Asumo que Harry no nos ve a nosotros como inocentes. Él sólo piensa en los niños como inocentes pero tienes razón James, no tiene ningún sentido es por eso que Severus tiene instrucciones para averiguar tanto como pueda, pero hasta entonces tenemos la certeza de que no le hará daño a ningún niño aquí en Hogwarts"

James asintió distraídamente. Personalmente no confiaba en Snape para averiguar algo más, Snape no estaría interesado en averigua nada de información sobre Harry. Decidió que tendría que ponerse en eso el mismo. Averiguaría tanta información como le fuera posible sobre el pasado de su hijo y su educación. ¿Por qué Harry sintió que no debería dañar a niños¿Después de todo niños indefensos no son los objetivos favoritos de los Mortífagos? Si James pudiera demostrar que Harry había estado salvando a la gente como el Príncipe Oscuro, entonces eso sólo ayudaría a Harry en conseguir un perdón completo del Ministerio.

James camino hacia la puerta perdido en sus pensamientos cuando de repente se dio cuenta de algo.

"Dumbledore¿cuándo averiguaste todo esto?" preguntó al director.

"Lo averigüé poco después de que fuera capturado¿por qué?"

James sonrió al director. Dumbledore realmente era un anciano muy astuto.

"Entonces era por eso que no estuviste preocupado de que viniera a Hogwarts, sabías que él no dañaría a ningún estudiante. Las disposiciones para eso fueron inventadas en consecuencia también ¿supongo? "

Dumbledore sólo sonrió e inclinó la cabeza ligeramente.

"James, tomo la seguridad de mis estudiantes muy seriamente. Nunca los expondría a ningún peligro que no fuera controlable"

James sólo sonrió y dejó la oficina, regresando para recoger a Harry para su siguiente clase. No podía menos que sonreír. Tal vez había esperanza para el después de todo.

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

El resto del día pasó tranquilamente. Harry llegó al Gran Comedor, acompañado por James y se sentó en la mesa de Gryffindor para la cena. Acababa de tener sus primeras clases en un salón en toda su vida. En casa, solía tener sus lecciones con Bella, Lucius o con su padre, Lord Voldemort. Sintió una punzada de melancolía. Realmente lamentaba el no poder hablar con Draco pero Potter no lo alejaba de su vista. Todas las clases de ese día eran con Ravenclaws o Hufflepuffs, así que todavía no había podido ver a Draco. Miró hacía la mesa de Slytherin para poder ver al muchacho rubio, pero Draco no estaba ahí. Harry miró la comida que estaba delante de él. Tenía hambre, pero no tenía ganas de comer en ese momento. Con un suspiro trató de comer.

Vio a Damien entra al comedor con los hermanos Weasley, una muchacha de pelo castaño y la muchacha que Harry ya había visto. Ahora que la vio con los tres muchachos Weasley era bastante obvio que eran sus hermanos. Ron y la muchacha castaña, quien adivinado que era "Granger la sangre sucia" de quién Draco siempre hablaba, había estado en todas las clases con Harry. Harry había pasado desapercibido en todas sus clases. Era obvio que la mayor parte del personal en Hogwarts no estaba de acuerdo con la decisión de Dumbledore de traer a Harry a la escuela. La mayor parte de los profesores no le habían hecho caso y habían tratado de no hablarle. Esto era bueno para el, ya que estaba demasiado perdido en sus pensamientos buscando una forma de como escaparse de ahí, como para prestar atención a las clases.

Esperaba que Damien y su grupo de amigo se mancharan y no se sentarían a un lado de él. No podía lidiar con ellos en ese momento. Sin embargo, su suerte no estaba con él en esos días, ya que Damien se apresuró a sentarse a su lado y arrastro a los otros cinco adolescentes con él. Vio las expresiones de incomodidad sobre las caras de los cinco chicos cuando se sentaron cerca de el. Hizo todo lo posible por no hacer caso de ellos y concentrarse en terminar la comida que había en su plato. Sin embargo Damien, al ver el ver el comportamiento de Harry comenzó a charlar con el.

"¡Eh! Harry¿cómo estuvieron las clases? Probablemente muy aburridas, como siempre"

Harry no había abierto la boca para responder cuando Damien siguió adelante con las presentaciones de sus amigos.

"Ah, a propósito estos son mis amigos, Ron y Hermione que creo que ya los había visto antes.…" Harry sonrió con satisfacción al mirar a Ron, "… y el es Fred y su gemelo George y ella es Ginny" Damien terminado con un expresión de orgullo sobre su joven cara.

Observo que los cinco chicos lo veían torpemente y luego a Damien. Fijo su mirada en Ginny. La pelirroja dio otra mirada fría a Harry y luego comenzó a llenar su plato. El pelinegro regreso su atención a Damien.

"¿Cuándo vamos a terminar el recorrido?" preguntó a Damien.

"Um, cuando quieras"

"Ahora" dijo Harry.

"¿Ahora¿No quieres comer primero?" preguntó Damien mirando con ansia su plato lleno de comida.

"No, no tengo hambre. Mejor olvídalo, voy a ir a solo" Comenzó a levantarse cuando Damien también lo hizo.

"No, iré contigo"

"Damien, no quieres terminar de comer antes" preguntó Ron silenciosamente. Vio una expresión de enojo cruzar por la cara de Ron cuando echó un vistazo hacía el.

"No gracias Ron, no tengo demasiada hambre"

Damien rápidamente camino hacía la puerta con Harry. Ambos muchachos vieron hacía la mesa de profesores antes salir. Damien saludo con la mano a su mamá y papá, señalando que iba fuera con el. Para sorpresa de Harry James saludo también con una sonrisa sobre su cara, diciéndoles así que fueran. Se preguntó por qué James no los detuvo. Eso era algo bueno desde ahora Harry no tenia que preocuparse de ser rápido en sus acciones. Tenía mucho tiempo.

Harry dijo que primero quería ver el exterior de Hogwarts, entonces Damien lo condujo fuera. En cuanto dio un paso fuera descubrió a la persona que quería encontrar, Draco Malfoy se apresuraba hacia la puerta con el resto de los Slytherins, obviamente volvían de Herbólogia ya que se podía ver que la mayor parte de ellos miraban sus manos con repugnancia. Su mejor amigo era el peor, tenía su cara pálida y una expresión de repugnancia total y se quejaba lo más ruidosamente posible "esas pequeñas cosa asquerosas" y "por qué tienes que comer".

Harry se sentía emocionado de al fin poder hablar con Draco. Se volteo para afrontar a Damien.

"Niño espera aquí" dijo Harry cuando comenzó a caminar hacia los Slytherins.

"¡Qué¿Por qué?" preguntó Damien un poco perplejo.

"¡Solamente has lo que te dije!" ordeno a Damien, que se veía consternado por el tono ácido de Harry.

Harry dejó a un trastornado Damien y se apresuró para encontrarse con el Slytherins. Draco estaba tan absorbido en sus quejas que no vio al pelinegro que se acercaba a el. Harry logró quedar detrás de Draco mientras el rubio seguía quejándose.

"¡Esto no es más que una perdida de tiempo¡Mi padre siempre dice que lo que enseñan en Hogwarts es inútil! Quien se preocupa por unas plantas inútiles y sus propiedades. Cuando vamos a usar esa información tan insustancial como esa" Draco trataba de limpiar sus manos enérgicamente con un hechizo de 'Fregotego'.

"No lo se Malfoy, algunas plantas pueden ser usadas para salvar tu vida" dijo, haciendo que el rubio Slytherin se estremeciera y volteara hacía donde Harry estaba.

Sonrió a su mejor amigo, en el fondo disfrutaba de la mirada asustada sobre su cara pálida. Draco se había quedado congelado, no podía creer lo que veía.

"¿H-Harry¿Cómo…Qué haces aquí?"

Draco echo un vistazo nervioso alrededor, como si buscara a alguien.

"¿Están atacando Hogwarts?" susurró el rubio nerviosamente.

"¡No imbécil! Si Hogwarts estuviera bajo ataque ¿crees que me pondría a hablar contigo tan tranquilo?" Harry negó con la cabeza. /Francamente¿por qué era amigo de un idiota como él?/

Draco pareció ruborizarse y gritó desafiante.

"¡Eh¿A quien llamas imbécil¡Sólo pregunté ya que era la única razón por la que pondrías un pie en Hogwarts!"

La expresión de Harry se oscureció cuando volteo hacía las puertas principales de Hogwarts.

"Sí, eso es lo que también solía pensar" dijo Harry con una mezcla de emociones en su voz. Draco pudo ver algo de enojo y dolor. Rápidamente ordeno a los dos imbéciles, Crabbe y Goyle, que se marcharan, quienes se apresuraron a obedecer al rubio, dejándolos solos.

"¿qué pasó?" preguntó Draco, completamente desconcertado por la presencia de Harry en Hogwarts y por su extraña respuesta.

Harry dirigió su mirada hacía Draco. Estudió la cara de su amigo antes de responder,

"¿No sabes lo que paso?"

"¿De qué hablas¿Qué pasó?" Draco ahora se veía muy confuso.

"Fui capturado por la Orden hace poco más de dos semanas"

Harry miró como los ojos grises de Draco se ensancharon con sorpresa, parecia aun mas pálido que de costumbre.

"¿Q-qué?" balbuceó.

"¿No lo sabes¿Su padre nunca le mencionó nada?" preguntó Harry tratando de imaginarse una razón por la qué Lucius no se lo habría dicho a Draco.

Los ojos de Draco se estrecharon y se sintió un poco incómodo.

"Um…no…pero es probablemente porque yo no estaba hay. Mamá y yo fuimos a España durante las dos semanas pasadas. Hay es donde…el asunto se va a resolver" Draco terminó un poco vacilante.

Harry entendió a lo que se refería. Lucius y Narcissa tenían problemas con su matrimonio desde hace más de dos años. A menudo Draco acompañaba a su mamá a España, donde la familia de Narcissa vivía, siempre que había una pelea en particular horrible entre los Malfoys. Comprendió que Draco debió haber llegado a Hogwarts directamente de España. "Probablemente no ha hablado con Lucius en las dos semanas pasadas" pensó.

"Te envié un par cartas, diciéndote lo que pasaba, pero obviamente estabas…" Draco se calló, no sabiendo como preguntar por qué había sido capturado por la Orden.

Harry le sonrió otra vez a Draco, pero no dijo nada. Harry vio unas figuras acercarse a Damien y se acordó de la principal razón de querer hablar con Draco.

"Draco, escucha te necesito para entregar un mensaje. Dile a mi padre que estoy a salvo. Independientemente de lo que pase, que NO intente una misión de rescate. Es exactamente lo que Dumbledore quiere. Dile que el único modo que puedo escapar es bajar las defensas de Hogwarts, aun que sea si sólo son durante unos minutos, es todo lo que necesito para escaparme de aquí"

Draco miraba a Harry desconcertado.

"¿Estas chiflado? No hay forma de que las defensas puedan ser derribadas. Hogwarts es uno de los sitios más protegidos. Eso tomará meses de cálculos, sin contar el tiempo en derribarlos"

"Draco, si se puede, la escudos no son siempre tan confiables como todos piensa, pueden ser debilitados. Las defensas de Hogwarts ya están siendo trabajados, era el último proyecto que mi padre había comenzado. Tarde o temprano los escudos de Hogwarts serán debilitados. Las defensas sobre la escuela en sí serán imposibles de romper pero las que están colocadas sobre los terrenos de Hogwarts pueden ser debilitados. Todo lo que necesito son unos minutos para salir por las puertas, entonces los Mortífagos pueden ayudarme a llegar a casa. Si esto toma meses, que así sea, preferiría quedarme aquí durante un par de meses a tomar el riesgo de que mi padre sea capturado"

Draco aun miraba a Harry escéptico pero le dijo que entregaría el mensaje.

Harry comenzó a alejarse pero Draco lo detuvo para hacer preguntas sobre por qué la Orden no le había enviado a Azkaban. Le susurró que le explicaría más tarde, cuando tuviera más tiempo. Harry rápidamente regreso donde Damien y sus amigos estaban.

Damien miró a Harry curiosamente. El había pasado cinco minutos dirigiéndose a Malfoy. Harry y Draco Malfoy se conocían, eso era obvio. ¿Pero de qué hablaban? Damien tuvo que contenerse de acercarse a averiguar. Se sorprendió al ver que Ron, Hermione y Ginny se acercaban y se detenían a un lado de el.

"¿Qué hacen aquí?" preguntó Damien, sorprendió que sus amigos hubieran terminado su cena tan rápido.

"Es que no teníamos hambre" dijo Ron mirando alrededor buscando cualquier signo de Harry.

Damien bufo.

"Debe de ser la primera vez para ti" bromeó.

La sonrisa de Ron desapareció cuando vio a Harry hablando con Draco.

"Que esta haciendo con Malfoy" preguntó Ron con expresión enfadada.

"No lo se" contesto Damien, mirando muy intranquilo la situación.

Vio a Harry alejarse de Draco y caminar hacía donde el estaba. Damien miró como rápidamente Draco camino hacia la entrada lateral de Hogwarts y entraba. Cuando Harry estuvo cerca de el le preguntó,

"¿Qué hacías hablando con Malfoy, no serás amigo de el?"

Harry miró de forma mordaz a Damien al irse acercando al adolescente.

"¿Que si lo soy? Si ustedes pueden ser amigos de alguien como ella, entonces no veo el por qué no puedo ser amigo de Malfoy" Harry señalo con la cabeza a Hermione cuando le hablo a Damien.

Los cuatro adolescentes reaccionaron como si hubieran sido quemados por las palabras de Harry. Ron pareció perder la poca paciencia que le quedaba, cuando le gritó a Harry.

"¿Qué quisiste decir con eso¡Hermione vale diez veces más que tú y Malfoy juntos! Eres un maldito, no tienes ningún derecho a dirigirte a nosotros como si fuéramos inferiores a ti" Ron estaba rojo de la cara e instintivamente había dado un paso hacia Harry.

Harry miró a Ron y contestó,

"Pero tu eres inferior, sobre todo de mí"

La cuatro adolescencia miraba a Harry con expresiones de incredulidad sobre sus caras. Harry disfrutaba de eso enormemente cuando los dos Weasley se pusieron tan rojos como su pelo y obviamente encontraba difícil decir algo. Hermione miraba fijamente a Harry, apenas controlando su enojo. Damien se veía mucho peor. Se encontraba en medio de la pelea entre su hermano y sus mejores amigos. Miró impotentemente a Harry y luego a Ron para decirle que se detuviera. Ron estuvo a punto de responder a las palabras de Harry cuando de repente Hermione puso una mano sobre su brazo, deteniéndolo.

"Ronald, no lo hagas. No es digno ello. ¡Él no lo vale!" añadió mirándolo con ira.

Harry de repente la calma cuando las palabras de Hermione picaron su orgullo.

"¡Sin valor¡Ahora voy a tener que aprender sobre mi valor de una pequeña sangre sucia como tú!" le silbó Harry.

El efecto fue casi instantáneo. Ron agarró su varita mágica y señaló a Harry mientras las dos muchachas jadearon fuertemente por las palabras de Harry. Damien le gritó a Ron;

"¡RON NO¡Él no tiene varita¡Ron no lo hagas! …" pero Ron estaba demasiado enfadado para oírlo y lanzó un maleficio a Harry.

"INCARTO" gritó Ron y una luz amarilla salió de su varita.

Harry se movió tan rápido que pareció como si simplemente hubiera desaparecido y luego aparecido delante de Ron. Con una mano, Harry agarró la mano donde Ron tenía la varita mágica y con la otra dio un poderoso puñetazo a la cara de Ron. Ron aulló del dolor cuando su nariz se rompió. Luchó por liberar su mano y con su otra mano trataba de parar la sangre que salía por su nariz. Con un movimiento fluido rompió la muñeca de Ron. El ruido que produjo causó que Damien, Ginny y Hermione gritaran del horror. Ron soltó un grito angustiado. Agarró a Ron por su ropa y lo jalo de modo que la cara ensangrentada de Ron estuviera a sólo centímetros de la suya.

"¡No vuelvas a intentar atacarme Weasley! Puedo romper tu cuello fácilmente" silbó peligrosamente antes de soltarlo.

Ginny y Hermione estaban inmediatamente se acercaron a ayudar al adolescente herido encima. Ambas muchachas lo miraron con miedo antes de marcharse, Se sintió algo contento con el miedo que ahora ellos tenían en sus ojos. /Eso les enseñará a no meterse en mi camino/ pensó cuando los tres adolescentes desapareció de su vista. Damien todavía estaba ahí, mirando a Harry con una expresión afligida.

Sin decir una sola palabra a su hermano, Damien siguió a sus amigos y dejó a Harry solo en la puerta.


Hola!!!

Bueno, gracias a todos por sus Reviews

No se les olvide dar clic sobre ese botoncito que dice "Go" aunque sea solo para regañarme por lo irresponsable que soy XDD

Jejeje nos vemos despues

Se cuidan n.n