Disclaimer: One Piece y sus personajes no me pertenecen. Son propiedad de Eiichiro Oda y esta es una actividad que realizo sin ánimo de lucro.


I. Olores

—¿En serio todos olemos diferente? — Luffy miró incrédulo al renito de la nariz azul, que estaba sentado a su lado.

—Así es, cada persona desprende un aroma diferente y así es más fácil distinguirlos. — Chopper comía del plato que Sanji le había puesto delante. Cenaban en la cubierta debido al calor que hacía dentro de la cocina—. Por ejemplo, Sanji huele a especias, supongo que porque está todo el día en la cocina; el olor de Zoro siempre me ha recordado al de un bosque de pinos y Nico Robin huele a pétalos de flores…

—Pero eso es porque tienes un olfato muy fino, ¿no es así, Chopper? — el espadachín bebió un trago de cerveza tras preguntarle eso a su pequeño amigo.

—Bueno, creo que sí, pero pienso que cualquiera podría percibir el aroma de la otra persona si se ponen muy juntos, por ejemplo.

—¡Pelirroja mía! — Sanji se abalanzó sobre Nami — ¿Me dejarás olerte? — la mencionada le dio un puñetazo y el cocinero cayó al suelo con cara enrojecida y de bobo enamorado.

—¿Seguro que no te has pasado, Nami? — Usopp se calló la boca cuando vio la mirada de la navegante—. Vale, vale no te has pasado, tranquila…

La pelirroja se levantó de la mesa y se marchó de allí con cara de pocos amigos, andando furiosa. Estaba un mosqueada por el revuelo que habían armado Sanji, Usopp y Luffy cuando intentaba hacer sus mapas y se los habían estropeado todos. Echaba humo por las orejas. Se sentó en la parte de atrás de sus naranjos y se dedicó a ver el atardecer, intentando calmarse con la brisa fresca del mar. Cerró los ojos y se dejó llevar, sintiendo un leve viento bailarle en el pelo y acariciarle el rostro. Una leve sonrisa se pronunció en sus labios y así se quedó un rato, medio dormida, con las manos cruzadas abrazando sus rodillas y la cabeza apoyada sobre las suaves hojas de sus queridos árboles.

De pronto, escuchó unos pasos muy leves y un cuerpo que se sentaba a su vera. No abrió los ojos. Una mano cálida le revolvió el cabello naranja con mucha dulzura. Sintió como el rostro de esa persona se acercaba a su pelo, con la mano aún en él, y aspiraba su aroma lentamente, como deleitándose. Aquello le puso un poco nerviosa, pero… se sentía tan bien así. Inconscientemente sus manos se despegaron y se aferraron a la ropa de la persona que estaba con ella.

—Hueles como las mandarinas. — Una voz risueña retumbó en sus oídos, abrió los ojos, sorprendida, al reconocerla, y vio a Luffy, quien le miraba con una de sus muy conocidas sonrisas.

Ella también sonrió, olvidándose por completo del enfado que había tenido toda la tarde, y apoyó la cabeza en su hombro.

—Oye Nami, ¿a qué huelo yo?, que Chopper no me lo ha dicho.

La navegante lo observó, algo contrariada, pero al final suspiró, cediendo ante la mirada insistente de su capitán. Se puso de rodillas, le quitó el sombrero y hundió la nariz en su melena negra y espesa, sintiendo que su olor le llenaba cada fibra de su ser.

—Pues… hueles como el mar, Luffy.

El muchacho sonrió, completamente satisfecho y se cruzó de piernas, mirando orgulloso al horizonte. Hasta su cuerpo parecía indicar que estaba hecho para surcar los mares. Nami puso las manos en el suelo y volvió a mirar al frente. Luffy se colocó su sombrero y puso su mano sobre la de ella sin darse cuenta. Así se quedaron, viendo cómo caía el sol. De pronto, Luffy soltó su característica risilla, haciendo que Nami lo mirase curiosa.

—Me gustas más cuando sonríes — ella se sonrojó—. Así nadie piensa que cuando te enfadas pones cara de bruja.

Lo último que Luffy llegó a recordar de ese día fue un terrible dolor de cabeza debido al puñetazo de la navegante y el olor a mandarinas que le estuvo envolviendo hasta que el resto de la tripulación el encontró inconsciente en el suelo.


N/A: Espero que esto se pueda considerar drabble XD Los que he leído hasta ahora tenían menos descripción y más diálogo, por eso lo digo. En fin, ¡No me lo creo! ¡Mi primer Luffy/Nami! ¡Es imposible, imposible, imposible, imposible! Espero que les guste la verdad es que se escribe rápido, aunque el final me ha dado algún problema porque quería que acabase con un Luffy hostiado en el suelo y no sabía cómo ponerlo xD de modo que ha quedado así, espero que bien. Las cosas que hago cuando debería estar estudiando para selectividad XD es que a mí estas cosas me pueden U.U

Bueno, me despido hasta que decida subir el próximo :P

¡Un beso!

Prox. drabble: Sabores