Capitulo 9

El Verdadero Rey Calabaza

Caminando entre Humanos

Regreso del Infierno

Sakura soltó al joven Dragón para abrazar a la loba de pelaje moreno –Me alegro mucho al poder verlos de nuevo— dijo con una gran sonrisa –Si, yo también estoy "feliz" de verte. Ahora suéltame— dijo Skarlen –¿No hay abrazo para mi?— pregunto con una cara triste Fenrir –Claro que si— dijo Sakura abrazando a la loba.

Remus y Bankai no se acercaron al feliz grupo, Sakura abrazo a los Jueces uno por uno, en especial a Éaco –Me alegro mucho al verla señorita Sakura— dijo Garuda –¡Éaco! Llámame solo Sakura— dijo Sakura con un falso rostro de enojo –Algún día lo haré señorita Sakura— dijo Éaco para fastidiarla, recibiendo un suave golpe de la joven y un abrazo.

Sakura noto que algo se movía detrás de Éaco, ladeo su cabeza para ver quien se escondía. Abrió sus ojos por la sorpresa, frente a ella estaba una loba muy parecida a Skarlen. Solo que algo mas baja, sus ojos eran un poquito más grandes y cargados de un brillo de felicidad, en su oreja izquierda estaba un zarcillo de un ángel. Sakura soltó al Juez para verla mejor –Creo que no tengo el gusto de conocerte ¿Puedo saber tu nombre?— pregunto Sakura amablemente –Ella es la peste— dijo Skarlen antes que la pequeña loba contestara –Soy Ángeles, la hermana menor de Skarlen— dijo la pequeña loba.

Sakura sonrió –Es un placer, soy Sakura Kinomoto— se presento –Lo se, Kage me contó de ti. Cosa que desagrada a mi hermana— dijo. Sakura no pudo evitar reír por el comentario de la joven, se volteo viendo a su sombra, esta se acerco a paso lento a la joven de ojos verdes –Muchachos, ustedes no la conocieron porque ella evito que Sakura viniera aquí a mi mundo. Ella es Bankai, mi sombra— la Sombra sintió la mirada del grupo de criaturas, todas eran de curiosidad menos una, Kageryu miraba a la sombra como si fuera algo normal –Vaya, ni tu has hecho algo así Kage— dijo Minos –Eh… si— dijo el Dragón ganándose la mirada de las dos mujeres lobo –Y quiero presentarles a un amigo muy especi…—pero no pudo continuar por el grito que dio Fenrir para correr a abrazar a Remus.

Remus abrió sus ojos asombrado y un leve rubor cubrió sus mejillas –¡Eres el Hombre Lobo más lindo que e visto en mi vida y huele a Chocolate¡Kage¿Puedo quedármelo¡Prometo cuidarlo, amarlo y enseñarle a tocar el violonchelo!— dijo Fenrir con una cara suplicante. El Dragón coloco su mano en su barbilla –Pues si prometes cuidarlo bien, si puedes— dijo. Sakura mostraba una gran sonrisa, una mirada de auxilio del licántropo la hizo actuar –Lo siento Fenrir, pero no puedes quedártelo. El debe enseñar aun sus clases y creo que ya esta reservado— dijo con una sonrisa nada inocente. Remus no quiso saber de que hablaba Sakura pero esperaba que la loba lo creyera –Oh que mala suerte…de todos modos le enseñare a tocar el violonchelo— dijo con un gran sonrisa.

Sakura sonrió a un más, su corazón estaba lleno de alegría y felicidad, dudaba que algo pudiera romperla y hacerla regresar a esos momentos de tristeza. Ni el anciano ni ningún otro entrometido. Allí encontró el primer problema ¿Dónde se quedarían? Nunca pensó en eso, tan concentrada en crear el portal que nunca planifico donde se quedarían sus amigos. El único lugar seguro era…Halloween Town. Pero había un problema –Muchachos— todos los presentes voltearon –Quiero que se queden aquí, en la noche vendremos para hablar. Hay cosas que debo decirles antes de llevarlos a otro lugar— dijo Sakura –¿Y por qué no ahora?— pregunto Skarlen –Porque tengo un problema con el director y debo evitar que se entere de esto y de ustedes— dijo recogiendo algunas cosas y borrando los símbolos y marcas mágicas con un movimiento de su mano.

Bankai volvió al suelo y al lado de su ama –Nos veremos en la noche, ven tú también Remus. Necesitare tu ayuda— dijo abriendo la puerta y cerrándola de nuevo. Un silencio se apodero del lugar –Bueno, creo que les traeré algo de comer y algunos juegos para que no se aburran— dijo Remus –Yo quiero chocolate negro— dijo Fenrir. Remus sonrió, le caía muy bien esa loba.

En lo más profundo de un baúl, un libro negro brillaba. Aunque no era el destello de la última vez sino uno de un color azul claro, seguido por uno de color marrón. Ambos brillaban con fuerza, el destello azul salio del libro, fuera del baúl para caer en la cama de Sakura. En segundos el pequeño cuerpo de un animal aparecía, su pelaje era de un azul como el mar, el de su abdomen hasta la quijada era de color blanco. Tenía el cuerpo de un zorro pero muy delgado y fino, además de ser pequeño. Sus ojos eran de un color azul verdoso.

Miro todo la habitación, nadie estaba allí en ese momento, en sus ojos se reflejaba la tristeza –No deberías salir Mizu, Yami se enojara— dijo una voz, del baúl salio el destello marrón, apenas toco el suelo, el cuerpo de otro zorro pero un poco más grande que del primero. Este era de un color marrón oscuro, la punta de su cola era de un verde claro. Sus ojos eran de un color entre el amarrillo y el negro –Lo se, pero mamá no nos a sacado del libro desde hace meses— dijo el primero zorro, su voz delataba que era hembra.

Gogyou suspiro, de un salto ya estaba en la cama, al lado de su hermana mayor –Mizu, entiende que no estamos en casa, sino en otro lugar en donde nos verán como seres oscuros. Como nos lo explico nuestra madre— dijo. Mizu se acostó en la cama, percibiendo el olor de su madre –Lo se, pero…extraño sus caricias— dijo con tristeza. Gogyou levanto su pata, abrazando a su hermana, cuando el sonido de pisadas empezó a sonar.

Ambos zorros se movieron con rapidez aunque Mizu no actuó tan rápido como lo hizo su hermano que desapareció. La Puerta se abrió, dejando pasar a una joven de pelo marrón enredado. Hermione Granger seguía pensado en lo que hizo, dejándose claro que fue lo correcto, pero su mente dejo de pensar en eso al verla. Frente a ella estaba Mizu, la Guardiana no se movió un milímetro, al igual la joven bruja.

Hermione tenía sus ojos abiertos, jamás había visto una criatura como esa frente a ella, ni había leído algo que se le pareciera. Trato de cerrar la puerta lentamente, pero la criatura empezó a correr directo a ella.

Mizu noto como la joven trato de cerrar la puerta, empezó a correr para salir, no podía regresar al libro, eso haría que lo revisaran y el escapara. Hermione trato de cerrar de golpe la puerta, pero la joven zorra logro escapar, aunque no se detuvo y más al ver a tantos jóvenes al final de las escaleras.

Muchos se apartaron de su camino, aunque no lograba ver una salida de ese lugar, solo las ventanas. No quería revelar más de ella, pero si no lograba salir de otra forma, no le quedaría otra opción. Como si algo la hubiera escuchado, el retrato de la Dama Gorda se abrió, dándole su vía de escape. Harry entraba en ese momento, aunque cayo al suelo al ser empujado, un leve peso estuvo sobre su pecho unos segundos para luego desaparecer.

Harry se levanto lo más rápido que pudo para voltearse, solo pudo ver la cola azul de lo que lo empujo, Hermione baja apresurara por las escaleras, y sin detenerse para ayudar a su amigo, siguió a la criatura. Mizu corría por todas partes, perdiéndose en ese laberinto de pasillos y escaleras, tantas presencias la confundían, hasta que noto una muy poderosa y familiar. Una gran sonrisa surco sus labios, sin disminuir su velocidad siguió la dirección de la presencia de su madre.

Sakura caminaba con paso normal, con una gran sonrisa en sus labios, si se dejara llevar, estaría dando pequeños saltos de felicidad, cosa que hizo asquear a Bankai por el pensamiento. No pudo evitar reírse, ganándose la mirada de muchos estudiantes que caminaban por ese pasillo. Estaba a pocos pasos para llegar frente a la estatua del grifo cuando lo sintió. Frente a ella una mancha azul corría como si el Diablo la persiguiera, cosa que vio que no era el Diablo pero si algo muy cercano a el. Hermione apenas duras podía mantener el ritmo de la Guardiana azul, Mizu al ver a su madre salto hacía ella. Sakura abrió sus brazos recibiendo a la pequeña criatura, esta se enrollo como si fuera una pelota, feliz de estar en los brazos de su creadora.

Sakura acaricio a Mizu, suspiro "Pequeña, me has metido en otro lió" Mizu escucho el pensamiento de su madre, aunque no parecía un regaño se sintió mal. Sakura la abrazo con fuerza, para decirle que no estaba enojada con ella. Hermione respiraba agitadamente, tratando de recuperar el ritmo normal de su respiración, gruesas gotas de sudor caían por su rostro –¿Es…es tuya…esa criatura?— pregunto, Sakura asintió –Si ¿Algún problema con eso?— pregunto.

Hermione dio una ultima bocanada de aire, se seco el sudor con un pañuelo que llevaban con ella –El reglamento prohíbe cualquier criatura que no sea una lechuza, sapo, gato o rata— dijo con voz seria –Pues sabes, me importa un comino eso, Mizu es más que una zorrita normal. Ella es talvez una de la pocas de su especie— dijo con seriedad Sakura. Hermione frunció su seño molesta –Y si me disculpas Granger. Debo hablar con el anciano— dijo acercándose a la estatua, la cual se aparto de una, dejándola entrar.

Apenas cerró la puerta, las escaleras de caracol empezaron a moverse "Lo siento" dijo la zorrita mentalmente a su madre "No te preocupes, en parte es mi culpa por no haberlos sacado y estar con ustedes. Pero entiende que es peligroso, no por mi sino para ustedes" dijo Sakura con una leve sonrisa acariciándola, Mizu cerro sus ojos, disfrutando del momento, varias presencias se sentían cada vez más cerca, aunque la pequeña zorra las ignoro. Las escaleras se detuvieron, frente a ella estaba una puerta cerrada –Bien, aquí voy una vez más. Espero que el Diablo se aparezca y se trague de una a ese anciano. Aunque pensándolo bien, pobre Diablo, le daría indigestión— dijo con una sonrisa abriendo la puerta.

Kage estaba recostado en uno de los muros de la habitación, Skarlen estaba acostada en su pecho, las colas de ambos estaban enredadas tratando de estar lo mas juntas posible. Ángeles registraba cada rincón de la habitación, su curiosidad la impulsaba a mover todo al igual que Fenrir, los Jueces practicaban con sus instrumentos.

La puerta se abrió de un solo moviendo y tan rápido como abrió se cerro. Todos pusieron sus miradas en el ingresado, menos la pareja que seguían en sus propios mundos. Remus suspiro de cansancio –Dios, jamás pensé que me tardaría en volver, lo lamento mucho— se disculpo –No se preocupe señor Remus— dijo Ángeles. Fenrir agitaba su cola con violencia, golpeando levemente a Radamanto que era el mas cercano a ella –Huele a Chocolate— dijo fijando su mirada sobre el licántropo, como si fuera su próxima victima.

Remus sonrió –Pues si, traje algunos chocolates— dijo poniendo todo en un escritorio viejo. Éaco agarro uno de los libros que trajo el licántropo, Minos un ajedrez y se puso a jugar con Radamanto, los dos se emocionaron al ver las piezas moverse y destruirse entre si. Fenrir agarro todo los chocolates posibles, dándoles algunos a Ángeles y a la pareja, Skarlen al olerlos sonrió y agarro uno, acercándolo a los labios del dragón. Kage al sentir el sabor abrió su boca pero su lengua jamás toco el dulce, la loba se lo había comido –Bien, si así lo quieres— dijo en un susurro el dragón besando a la loba, saboreando el sabor del chocolate y su boca.

Remus sonrió, la joven pareja le recordaba a otra de recién casados –Hacen una linda pareja— Fenrir que era la mas cercana a el asintió –Aunque sean de diferentes especien se ama aunque algunos lobos no están de acuerdo con la relación— Remus pestañeo por eso –Pues que extraño, en Halloween Town hubo una boda y eran diferentes especies— esto atrajo la atención de todos en especial de la pareja –¿En serio? Qué bueno que en el Halloween Town de este mundo no les importe la diferencia de especie— dijo Kage –¿Y quienes se casaron?— pregunto Ángeles –Pues Jack y Sally— al decir esto se produjo un silencio total.

Remus miro a todos los presentes, en sus miradas se notaba una tensión y odio –¿Que sucede?— pregunto –¿Aquí hay un Rey Calabaza?— pregunto Minos –Pues si, Jack Skeleton, es un buen tipo y muy agradable— ante esto todos mostraban confusión –¿Un buen tipo?— pregunto Radamanto –¿Agradable?— esta vez fue Kage –Si…aaahh ya. Olvide que el Jack de su mundo era un ser cruel. Pues no tienen que temer ni nada, yo conozco personalmente a Jack y créanme que el que ustedes conocieron no se parece en nada al que yo conozco— dijo Remus con una sonrisa –¿Nos puedes contar de el?— pregunto Fenrir –Creo que Sakura es la indicada para hablarles de Jack. Ella es la que ha vivido más tiempo con el que yo— dijo Remus. Los presentes se miraron entre ellos, en silencio acordaron no molestar al licántropo sobre el tema y espera a que la joven de ojos verdes regresara.

Mizu se sentía nerviosa, todos los presentes la observaban, se revolvía entre los brazos de Sakura, buscando esconderse de las miradas –Una interesante criatura lleva allí señorita Kinomoto— dijo Dumbledore. Sakura noto el tono de voz del anciano y al verla llamado por su apellido, no estaba muy feliz –Si, Mizu es una de las pocas de su especie que e podido ver y tener el honor de que este conmigo— dijo Sakura. Mizu levanto su cabeza, mirando al rostro de su madre, ella sabía que su forma fue tomada a partir de un ser protector de los bosques, un Kitsune.

Dumbledore miraba con atención a la zorra, esta al sentir la mirada del anciano volteo su cabeza, fijando sus ojos en los del director. Por un momento Dumbledore trato de ver los recuerdos de la criatura, para ser rechazado con fuerza, Mizu entrecerró sus ojos, como retando al anciano a intentarlo de nuevo –Bien, creo que desean saber que paso. Les diré que me han retrasado por varios años la creación de un modo mas seguro de desplazamiento— dijo Sakura, los Miembros de la Orden del Fénix empezaron a murmurar entre ellos, hasta que la voz de Dumbledore los hizo callar –Me dice que estaba usando una reliquia para crear un modo de desplazamiento— dijo Dumbledore. –Así es, el espejo era perfecto para probar el prototipo, sería un modo de viaje más seguro y efectivo. Una especie de portal como le explique a Remus— ante esto Dumbledore recordó las palabras de su alumna, sintiéndose tonto y preocupado por sus actos apresurados –Y ahora, años de investigación se fueron a la basura director, tendré que empezar todo desde el principio— dijo Sakura –Lo lamento— se disculpo el Anciano –No es a mi quien tendrá que pedir perdón. Hágalo con el Concilio, si me disculpan, debo descansar— al decir esto se levanto de su silla, saliendo del lugar.

A penas la puerta se cerro, todos empezaron a hablar –Con el debido respeto Director, Kinomoto miente— dijo McGonagall –Ese es el punto Minerva, no sabemos si miente o no— dijo Dumbledore apoyando sus manos en el escritorio –Esa mocosa piensa que es superior a nosotros, además que oculta demasiadas cosas— dijo Snape –Por eso te pido que la mantengas vigilada Severus— Dumbledore cerro sus ojos, tratando de calmar el leve dolor de cabeza que empezaba a crecer.

La noche por fin había caído, al igual que Snape en un gran agujero, cortesía de la Princesa de la Calabazas. Sakura había pasado unas horas con Mizu, Gogyou y con Yami, Sakura sonreía al comparar las personalidades de sus Guardianes, Mizu parecía una pequeña niña y eso que era la mayor de los tres. Gogyou es mas serio que su hermana mayor, pero a la vez muy infantil, en cambio Yami, aunque era el menor era el mas serio de los tres, apenas sonreía, solo cuando sentía las caricias de su madre.

Ya estaba frente al aula, donde sus amigos estaban desde el medio día, sin abrir la puerta, la atravesó. Apenas toco el suelo, Fenrir la abrazo con fuerza –Te extrañe mucho— dijo con voz triste, aunque se notaba el tono juguetón de ella. Con una sonrisa abrazo a la loba –Yo también te extrañe Fenrir— Fenrir sonrió soltándola. Noto que Remus estaba jugando un partido de ajedrez con Radamanto. Éaco, Minos y Angeles jugaban cartas, por los rostros de los dos Jueces, se veía perfectamente que estaban perdiendo, pero faltaba algo –¿Donde están Kage y Skarlen?—al escuchar la pregunta, todos señalaron un lugar de la habitación. Un gran muro de sombras dividía el lugar –Mi hermana y Kage han estado allí desde hace horas— dijo Angeles –Y de seguro te imaginas lo que hacen allí— dijo Minos.

Las mejillas de Sakura se tiñeron de rojo –Bueno, ellos se aman y es…normal— dijo con una sonrisita, Bankai estaba pensando en algo, mostrando el extraño sonrojo blanco en sus mejillas. Todos voltearon al escuchar algo, el muro de sombras caía y mostraba a una sonriente Skarlen, al lado un sonrojado Kage pero igual de sonriente que abrazaba a la loba –Se ve que disfrutaron mucho allí— dijo con malicia Bankai –Si, en especial porque yo domino— dijo Skarlen sin pena.

Kageryu mostró una pequeña sonrisa, pero al ver a Sakura soltó a la loba, la cual puso una mala cara –Hola Sakura, creo que es hora de que nos cuentes un poco de ese Jack— dijo el dragón –Así que Remus ya les menciono que aquí hay un Rey Calabaza, yo quería decírselos— dijo mirando al licántropo, este sonrió nervioso –lo siento— dijo apenado –¿Es verdad que aquí hay un Rey Calabaza?— pregunto temerosa Angeles –Si, pero Jack solo asusta a la gente. Es alguien muy amable y tierno, es como un niño pequeño que le encanta hacer muchas travesuras, siempre sonríe y crea nuevas formas para asustar en Halloween— con cada palabra, Fenrir movía su cola con emoción –¡¡Entonces vamos a conocerlo!! No se parece en nada al que nosotros conocíamos— dijo con una gran sonrisa.

Kage miraba a Sakura, esta le sonrío –Esta bien, pero debemos buscar un cementerio para poder llegar a Halloween Town— dijo el dragón –¿Entonces ustedes no conocen los 7 árboles de las festividades?— pregunto Sakura –¿Los 7 Árboles de que?— preguntaron todos extrañados, menos Remus que le hacía Jaque Mate a Radamanto.

Pestañaron al verlos, Fenrir miraba cada puerta aunque se concentro en la de la Navidad al igual que Angeles –Brilla— dijeron mirando los destellos de los adornos. Skarlen miraba la de San Valentín, los Jueces miraban con cuidado cada una y Kage la de Halloween –Entonces dices que se puede llegar a Halloween Town por aquí— dijo asombrado –Exacto, al igual que las otras puertas conducen a otras festividades, Jack las encontró cuando estaba deprimido y cansado y llego a conocer lo que era Navidad, pero mejor que Jack les cuente que le paso, es una historia fascinante y muy divertida— dijo con una sonrisa. Iba abrir la puerta cuando esta se abrió, todos los presentes se prepararon para lo que fuera que saliera menos Remus y Sakura. Una mano esquelética salio de la oscuridad, seguida por el resto de su cuerpo, Jack pestañeo al ver a tanta gente frente a el, pero sonrió al ver a su amiga –¡Sakura! Te iba a visitar pero veo que tu te me adelantaste— Sakura dio una gran sonrisa acercándose al Rey Calabaza y abrazándolo.

Todos pestañearon extrañados, era bizarro ver a alguien que conocíamos como un tirano y despiadado Rey con una sonrisa amable y con una vestimenta de gala, pero recordaron que esta no era su dimensión –¿No me presentaras a tus amigos Sakura?— pregunto Jack –Oh lo siento Jack. Ellos son mis amigos del otro Halloween Town, el otro mundo del que te hable cuando cruce tu espejo— Jack se acerco a ellos. Estaban nerviosos, no sabía que podía suceder, pero lo que vieron nunca lo esperaron. Jack se inclino ante ellos –Les agradezco mucho por haber cuidado y ayudado a Sakura cuando estuvo en su dimensión y es un gran placer para mi por fin conocerlos— Kage que era el que estaba al frente del grupo hablo –El placer es nuestro Rey Calabaza— dijo –Por favor, llámenme Jack. Los amigos de Sakura son mis amigos, pero no nos quedemos aquí. Vamos a Halloween Town para poder hablar con mas calma— dijo regresando sobre sus pasos para entrar por la puerta del Halloween, Sakura lo siguió –Vamos, no tenga miedo, como les dije el es muy amable— dijo Remus entrando.

El grupo siguió mirando la entrada –Bueno ya nos invitaron, y sería descortés no aceptar su invitación— dijo Fenrir y de un salto entro, Los Jueces entraron con mas calma, Skarlen entro después, Kage iba a entrar cuando volteo su cabeza, Angeles miraba con cierta duda –Ven Angy, yo estoy aquí—dijo ofreciéndole su mano a la joven loba, ella lo tomo sonriéndole y ambos entraron. La puerta del Halloween se cerro por si sola.

Miraron extrañados su alrededor, nada había cambiado, Fenrir olfateo el aire –Huele diferente. Huele a Calabazas pero hay algo más, no se que es— dijo cerrando sus ojos disfrutando del aroma –Es el de las bromas y la diversión, no se queden allí y sigamos— susurro Jack, Sakura usaba sus ropas del Halloween, las marcas aparecieron en su rostro. Fenrir abrió sus ojos y volteo para ver a Remus, apenas lo vio y dio un fuerte aullido –¡¡¡PERO ERES LO MAS LINDO QUE E VISTO!!!— grito con alegría y salto abrazando a un ya transformado Remus –¡No importa lo que digan. Te secuestrare y te llevare conmigo!— dijo con una gran sonrisa.

Remus sonreía nervioso, aunque no trato de romper el fuerte abrazo que le daba la mujer lobo, Kage negó moviendo la cabeza, aunque sonreía por la locura de su amiga. El grupo siguió a Jack, todos veían asombrados las grandes sonrisas que aparecían en su rostro y más cuando Sakura le contaba algo, Angeles quedo asombrada y maravillada con el campo de calabazas, el olor se mezclaba en el aire, llenando los pulmones de todos. Las sonrisas aparecían en sus rostros, no había comparación entre su mundo y este, había una gran diferencia y esperaban que pronto no existiera.

Fenrir se distrajo, moviendo sus orejas –¿Escucharon eso?— pregunto –Ese es Zero—dijo Sakura sonriendo, en un segundo apareció el fantasmal perro, Bankai lo rodeo y tomando diferentes forma jugaba con el –Ah, que lindo— dijo Angeles acariciándolo –En nuestro mundo nunca vi uno así— dijo Éaco –¿En serio? Entonces puedo decir que tengo al único Zero en el mundo— dijo Jack sonriendo. Kage sonrió, le agradaba mucho ese Jack –Sigamos, ya falta poco para llegar— dijo el Rey Calabaza. Todos siguieron avanzando, en pocos minutos llegaron al cementerio y salieron de el, apenas cruzaron la reja lo vieron, los muros y edificios de Halloween Town.

La gran Reja se alzo frente a ellos, permitiéndoles pasar, veían con fascinación todo los edificios y plaza, era tan diferentes a los de su hogar –Que bonita fuente, cuando existía la ciudad no había una así, sino una gran hoguera— dijo Skarlen –¿Y eso para que?— pregunto Jack –Para quemar humanos— dijo Minos serio. Los rostros de Remus y Jack mostraban asombro y horror, Sakura también pero mas leve –Pero…eso es horrible¿Cómo podían hacer eso?— pregunto Jack –Era lo que se hacía cuando nuestro Rey Calabaza reinaba— dijo Kage con desprecio. Jack no podía creer eso, se acerco al joven Dragón y puso su mano en su hombro, ganando su atención –Pero eso ya termino, lograron vencerlo y encerrarlo y ahora pueden disfrutar de un verdadero Halloween— dijo con calma –No se puede— dijo Fenrir con tristeza –Los humanos nos temen tanto que si salimos a su mundo, seremos atacados— explico Radamanto.

Sakura veía a sus amigos, ella pensó que podían arreglar todo, que podrían celebrar un verdadero Halloween, pero entonces algo llego a su mente –Pero, si no salen para asustar ¿Cómo sobrevivirán? Si no asustan y dejan el temor entre los humanos y más en Halloween pueden morir— dijo Sakura preocupada –Lo sabemos, pero hasta ahora no a pasado y creemos que es por ti Sakura— dijo Radamanto –¿Por mi?— pregunto –Recuerdas cuando el Rey Calabaza te lanzo al agujero donde estaba el Espíritu del Halloween— dijo Kage –Si, el Espíritu mantenía a todos los que fueron lanzados con vida y me saco de allí para poder pelear contra ese Jack pero ¿Qué tiene que ver?—pregunto confundida –Pensamos que al tener contacto con el Espíritu, este te dio algo de su poder y creemos que tu nos mantienes con vida, ya que llevas esa parte de el dentro de ti— explico Minos dejando asombrada a la joven de ojos verdes.

Jack miraba a Sakura al igual que Remus, ambos asombrados –Entonces, eso quiere decir que, si yo dejara por un tiempo de hacer bromas y de asustar ustedes…— se detuvo, de solo pensarlo su boca se secaba y sus manos temblaban –Moriremos—dijo Angeles. Kage se acerco hasta estar frente a Sakura –No pienses que ahora debes de asustar por obligación, ni porque te lo pedimos. Si no sientes ese deseo ni la felicidad de asustar, nunca podrás hacerlo bien. Pero mientras los sientas con eso seguiremos viviendo— Sakura sonrió, una pequeña sonrisa y tranquila. Se lanzo hacía Kage, abrazándolo con fuerza ganándose varias miradas de furia y de muerte por parte de la loba de pelaje canela.

La noche paso rápido, entre historias y risas, Jack los invito a su casa, grande fue la sorpresa en especial la de las dos lobas de ver a Sally, ya que el recuerdo de su pelea cuando entraron a la fortaleza del Rey Calabaza aun seguía en sus mentes. El Sol de Halloween lentamente se alzaba, alejando a la noche, el esquelético gallo despertó al sentir los primeros rayos de luz. Pero antes de poder dar su canto exploto, del tejado salio Bankai con una sonrisa –Ahora quiero ver como cantas maldito gallo— dijo sumergiéndose lentamente, cuando esta por desaparecer por completo lo escucho, el canto del gallo. Sus ojos brillaron de la ira, sacando de algún lado una motosierra.

Sakura se despertó al oír el ruido del motor de la sierra y los escandalosos gritos de un gallo y la risa maniática de su sombra –Finalmente le entro la locura…más de la que ya tenía— dijo adormilada para luego caer de nuevo en la cama –Silent— apenas susurro el nombre de la card y esta hizo su trabajo, impedir que el ruido llegara a ella.

Poco a poco, los demás despertaban, aunque algunos aun no salían de sus habitaciones –¿De nuevo?— pregunto Minos –De nuevo— contesto Angeles. Kage y Skarlen aun no salían de su habitación –Esos saldrán para cuando sea medio día, a mas tardar en la tarde— dijo Fenrir –El amor es algo extraño— dijo Radamanto –Buenos Días señorita Sakura— saludo Éaco al ver a la joven salir de su cuarto, usaba una camisón negro que le llegaba hasta los tobillos –13ill13s días— respondió Sakura con un bostezo –¿Bankai no te dejo dormir?— pregunto Fenrir –Mas o menos, apenas saliendo el sol ataco de nuevo al gallo y creo que se volvió aun más loca de lo que ya esta— dijo caminando hasta la loba pero se detuvo y se apoyo en el Garuda.

Del suelo salio Bankai, respiraba con agitación pero con una sonrisa de alegría en su rostro "Y hablando del Diablo" pensó Sakura –Buenos Días a todos, es una excelente mañana— dijo Feliz alejándose por el pasillo y bajando las escaleras –Si, esta bien loca— dijo Fenrir.

Poco después salio la pareja de casados, abrazados. Sakura sonrió al verlos, para muchos sería extraño hasta demasiado demente ver algo así, pero para ella era lo mas lindo que podía ver en su vida, como dos seres que se aman estando juntos. En eso vino la imagen de su novio, hacía ya semanas que no le escribía, ni a su familia ni amigos. Se dirigió a su habitación, debía cambiarse.

El desayuno pasó entre risas e historias, estaban muy contentos, jamás esperaron comer en la misma mesa en donde se encontraba Jack Skeleton, pero este no era el que conocían. Jack se asombro mucho al escuchar sobre un oogie Boogie bueno –Tendré que conocerlo algún día— dijo emocionado –Mejor nosotros lo traemos cuando podamos, porque si vas…bueno— dijo Angeles –No seré bien recibido, no te preocupes, lo entiendo— dijo con una sonrisa. En ese momento el grito del timbre se escucho –Yo abro— dijo Sakura levantándose, Fenrir la siguió, el olor de Remus estaba en el aire mezclándose con otro olor, un olor que la llamaba.

Sakura abrió la puerta, frente a ella estaba el lobo y el perro –Buenos días Sakura—saludaron al mismo tiempo Remus y Sirius –Buenos días Remus, Sirius— saludo feliz Sakura, el hombre perro entro pero apenas al dar unos pasos, algo cayo en su espalda, una cadena se enrollo en su cuello –Ahora eres mío lindo— dijo Fenrir con malicia –No se porque pero esto me recuerda a mis días de estudiante— dijo Sirius con una gran sonrisa –¿Lo dices porque tienes a una muchacha en tu espalda o por la cadena?— dijo Remus –Por las dos pero mas por la cadena— contesto Sirius.

Los recién llegados entraron en el comedor, con una Fenrir montada en la espalda de Sirius sin intenciones de bajarse. Algunos pasos sonaron bajando por las escaleras, Kage bajaba a paso lento bostezando –¿Noche agitada?— pregunto Fenrir –Bastante diría yo pero se quedo dormida hace poco y me da oportunidad de comer— dijo Kage, se acerco a Sirius y toco su hombro –Espero que tengas una mente bien cuerda para soportarla o tendrás que acostumbrarte a ella— dijo el Dragón para luego sentarse para comer –Vez Remus, yo siempre atraigo a las mujeres únicas— dijo Sirius con una de sus típicas sonrisas.

El día siguió avanzando, aunque Skarlen estuvo enojada con el Dragón por dejarla sola –Me recuerda a una vieja compañera de clases, era muy posesiva, igual que esa loba— dijo Sirius con lo que se gano una mirada que hubiera matado a cualquiera –Claro que no tan agresiva— entrando la noche, Sakura le pidió una favor al Rey Calabaza –Jack, podrías contarles sobre lo que te hiciste hace tiempo en esa navidad— pidió Sakura –Pero primero ¿Qué es Navidad— pregunto Angeles –Se de una forma de decírselos, vengan— Jack se levanto y salio de su casa, seguido del grupo, aunque Sally suspiro –Presiento que algo malo saldrá de todo esto— dijo –¿Qué mal podría salir con una explicación de la Navidad?— pregunto Remus.

Entraron en el ayuntamiento, el escenario estaba levemente iluminado, se sentaron cerca y Jack se subió a el –Ven un momento Sakura— pidio Jack, la joven se subio. Jack le susurro algo al oído y ella asintió y se metió entre las cortinas –Ahora preste atención por favor— pidió Jack y las pocas luces se apagaron, dejando una sola que iluminaba a Jack.

There were objects so peculiar
They were not to be believed
All around, things to tantalize my brain

It's a world unlike anything I've ever seen
And as hard as I try
I can't seem to describe
Like a most improbable dream

Miraban cada paso de Jack, prestando atención a lo que decía, intrigados y con la curiosidad a más no poder.


But you must believe when I tell you this
It's as real as my skull and it does exist
Here, let me show you

Jack jalo una soga, abriendo el telón, los ojos de los presentes se abrieron ante lo que tenían enfrente, un fondo de colinas blancas, un cielo entre negro y azul, pequeñas casas de colores calidos con nieve en sus tejados, en el escenario, en el centro del escenario, decorado con miles de adornos y luces, un árbol de navidad con su brillante estrella. Jack se agacho tomando algo debajo del árbol.

This is a thing called a present
The whole thing starts with a box

Pero no pudo seguir explicando ya que la voz de Radamanto se alzo, junto con la Minos y Éaco.

A box?
Is it steel?

Are there locks?

Is it filled with a pox?

A pox
How delightful, a pox

Sally se tapo el rostro con su mano, su presentimiento se hacía realidad, aunque muy parecido a lo que ocurrió ya tiempo atrás. Jack hablo de nuevo, para poder continuar.

If you please
Just a box with bright-colored paper
And the whole thing's topped with a bow

Pero una vez más fue interrumpido y esta vez por las dos mujeres lobos que se acercaron para ver el regalo.

A bow?
But why?
How ugly
What's in it?
What's in it?

That's the point of the thing, not to know

Jack trato de calmarlas pero en un Segundo Kage había tomado el regalo con su cola, acercándolo a el y a Angeles para mirar mas de cerca, sin notar que Fenrir también se acerco.

It's a bat

13ill it bend?

It's a rat

13ill it break?

Perhaps it's the head that I found in the lake

Jack se acerco de un rápido arrebatándoles el regalo, con una mirada enojada pidió silenció.

Listen now, you don't understand
That's not the point of Christmas-land

Now, pay attention
We pick up an oversized sock
And hang it like this on the wall

Con un calcetín rojo entre sus manos, lo puso en la pared, hasta que los Jueces volvieron a aparecer.

Oh, yes! Does it still have a foot?

Let me see, let me look

Is it rotted and covered with gook?

Se alejo de ellos, hasta estar en medio del escenario, metiendo su mano dentro del calcetín.

Umm, let me explain
There's no foot inside, but there's candy
Or sometimes it's filled with small toys

Fenrir y Skarlen hablaron al mismo tiempo seguidas por Angeles.

Small toys?

Do they bite?

Do they snap?

Or explode in the sack?

Or perhaps they just spring out
And scare girls and boys

Se voltearon para ver a Kage que empezó a proponer algo.

What a splendid idea
This Christmas sounds fun
I fully endorse it
Let's try it at once

Jack al ver que su explicación tomo, trato de pensar en una forma de recuperar el control.

Everyone, please now, not so fast
There's something here that you don't quite grasp

Vio que todos les prestaban atención, entonces un pensamiento cruzo su mente tan rápido que ni siquiera lo razono dos veces.

Well, I may as well give them what they want

Las luces del escenario se apagaron lentamente, hacienda que todos fijaron sus ojos en Jack, que bajaba del escenario para caminar entre ellos aun explicando.

And the best, I must confess, I have saved for the last
For the ruler of this Christmas-land
Is a fearsome king with a deep mighty voice
Least that's what I've come to understand

And I've also heard it told
That he's something to behold
Like a lobster, huge and red
When he sets out to slay with his rain gear on
Carting bulging sacks with his big great arms
That is, so I've heard it said

Con cada palabra, la acompañaba un movimiento de Jack, para explicar mucho mejor, se acerco de nuevo al escenario, dando un pequeño salto, las luces poco a poco se volvieron rojas e iluminaron el rostro de Jack, haciéndolo aterrador.

And on a dark cold night
Under full moonlight
He flies into a fog
Like a vulture in the sky
And they call him… Sandy Claws

Todos aplaudieron entusiasmados, Jack hizo una leve reverencia para luego acercarse al árbol de navidad, el telón se cerro detrás de el.

Well, at least they're excited
But they don't understand
That special kind of feeling in Christmas-land
Oh, well…

Sally suspiro cansada, Remus mostraba una sonrisa nerviosa –Como que…no salio como el quería ¿No?— pregunto para tratar de calmarla –Lo que más me preocupa es que esto ya paso una vez y fue un total desastre lo que ocurrió después— dijo la muñeca de trapo.

Sakura se acerco a Jack, ella miro todo desde atrás del escenario –¿Así se los explicaste a todos hace tiempo?— pregunto, Jack se volteo para verla –Pues, si. Quería hacerlo diferente pero ocurrió de la misma forma cuando trate de explicar la Navidad. Parece que no importa de que universo vengas, pasara lo mismo, pero tratare de que no ocurra lo mismo otra vez. Dudo que Sandy me perdone si alguien de Halloween Town trata de sustituirlo en Navidad— dijo con una leve sonrisa de culpa.

En el mundo humano la puerta de Halloween se abría, Remus salio primero perdiendo otra vez su forma de hombre lobo, ayudo a Sakura a salir, las marcas en su rostro desaparecieron –Bueno, ya tenemos un problema resuelto, el otro es llevarnos el espejo— dijo Remus –Ya me encargue de eso Bankai fue por el y de seguro lo metió en uno de los portales de sombras. Ahora debe estar flotando en la nada hasta que lo necesitemos— explico Sakura.

Caminaron a paso lento, la estrellas brillaban con fuerza antes de desaparecer con la llegada del sol, una leve brisa fría estremeció el cuerpo de Sakura, aunque algo mas la hizo temblar y voltear hacía atrás. Remus se detuvo –¿Sucede algo Sakura?— pregunto –Por un momento, pensé que alguien nos estaba observando— dijo lentamente –¿Será Hermione?— pregunto el licántropo. Después de lo ocurrido el viernes, desconfiaba de la joven bruja –No. Hubiera sentido su presencia, es más bien una extraña sensación, no se que pueda ser, pero me dice que tenga cuidado— dijo con calma Sakura.

Remus frunció el seño, trataba de ver si alguien los seguía o algo –Mejor nos vamos ya de aquí— Sakura asintió, retomando el paso, sin notar un par de ojos que los vigilaba desde las sombras.

La semana paso con tranquilidad, algo que disfrutaron todos los jóvenes estudiantes y profesores. La Princesa de las Calabazas no había hecho ni una broma toda esa semana, aunque algunos pensaba que planeaba algo, algo muy grande.

Sakura jugaba con su comida, estaba aburrida, sus pensamientos estaban concentrados en Halloween Town, preguntándose que estarían haciendo sus amigos. Harry miraba a la joven de ojos verdes, no se hablaban desde que lo encontraron en la torre de astronomía desmayado. Aunque ella no tenía nada que ver con eso, aunque dentro de el le decía que si, pero no recordaba nada. Ron comía con tranquilidad, cosa rara ya que tragaba todo lo que estaba en la mesa. Hermione leía un libro aunque su mirada estaba concentrada en Harry, notando que miraba fijamente a Sakura, cosa que la molestaba.

Las lechuzas entraron al Gran Comedor para entregar sus mensajes y paquetes, aunque algo llamo la atención de todos, en especial la de los profesores. Para muchos parecía un gran lagarto y delgado, que se movía como una serpiente, aunque poseía patas y cuernos, era totalmente negro con ojos de color ámbar. En segundos voló hasta la mesa del León, deteniéndose frente a Sakura, flotando frente a ella. En su hocico estaba en pergamino enrollado, abrió su boca dejándolo caer, Sakura lo atrapo y lo desenrollo con rapidez, al terminar de leerlo saco su pluma y escribió algo en el otro lado del pergamino. Lo enrollo de nuevo y se lo dio de nuevo al pequeño Dragón, apenas lo tuvo entre sus dientes, salio volando con gran velocidad. Sakura guardo su pluma y siguió jugando con su comida, ignorando las miles de miradas frente a ella.

Después de unos segundos hablo –Nunca han visto a un Dragón Chino en su vida o que— dijo enojada –Es que…no es normal que uno traiga el correo— dijo Ron –Pues díselo a mi amigo Kageryu que el fue el que me mando la carta— dijo Sakura –¿Kageryu?— pregunto Harry –Es un nombre japonés, aunque el nació en China, quiere decir Dragón de Sombras— explico Sakura para luego levantarse y salir del Gran Comedor. Dumbledore miraba a la joven, al igual que alguien más.

Sakura caminaba por los largos pasillos de Hogwarts, pensando en la carta enviada por su amigo, debió haberle explicado que no podía mandar a sus sombras para entregarle mensajes, aunque agradecía que apareciera de esa forma y no de la nada, eso hubiera sido muy sospechoso y pudieron relacionarlo con la Princesa y después con ella. Una sonrisa cruzo su rostro –Será muy interesante este fin de semana—dijo para luego desaparecer en uno de sus portales.

El fin de semana llego, al igual que la salida al pueblo cerca del castillo, Hogsmeade, desde Tercero hasta Séptimo año esperaban para salir, menos Sakura. La joven Hechicera caminaba con tranquilidad hacia las afueras del Castillo, hasta que la detuvo Filch –Sin una autorización no sales— dijo de mal humor –Pues aquí tiene su autorización— dijo con Sakura y el pobre hombre se elevo en el aire, Sakura siguió caminando hasta alejarse de Hogwarts, haciendo que Filch cayera al suelo.

Sakura no presto atención a las tiendas ni comercios, solo se dirigió hacia la afueras del pueblo, esperaba a algunos amigos, pero no noto que tres personas la seguía. Ya lejos del pueblo se detuvo, estaba cerca de la Casa de los Gritos, Remus le contó que era el lugar donde pasaba sus transformaciones en su tiempo de estudiante y cuando estuvo de profesor hace ya dos años. Ahora ya no lo necesitaba, aunque se seguía transformando, podía controlar al lobo dentro de el, aunque tomaba la forma de un gran lobo, en Halloween Town y en la víspera de Halloween se transformaba en Hombre Lobo –Talvez algún día encontremos una forma de que pueda controlarla del todo— pensó en voz alta.

En pocos minutos, varias figuras se acercaban a lo lejos, tres muchachas, un joven y 3 adultos. Una de las muchachas tenía el cabello largo y con ondulaciones, de piel clara con un gran lunar en forma de luna creciente en su frente, en sus ojos un brillo de diversión centellaba, la otra joven, de piel morena y cabello corto y lizo, tan negro como la noche caminaba sujetando el brazo del joven, este tenía el cabello negro pero no tanto como la de joven de piel morena, de piel normal aunque en sus mejillas se notaba un sonrojo que parecía natural en el, la otra joven se notaba que era un poco menor, muy parecida a la morena aunque de cabello un poco mas largo.

Los tres adultos iban detrás de la joven del lunar, el primero tenía el cabello corto amarillo, de ojos dorados y fríos, el segundo tenia el cabello debajo de los hombros de un color morado oscuro, de ojos marrones medio claros, el ultimo, su cabello era bastante largo y de color gris, tanto que ocultaba sus ojos.

Se detuvieron al estar frente a la joven de ojos verdes, Sakura pestañeo asombrada –No se como lo hicieron pero sino fuera por tu lunar Fenrir, no los hubiera reconocido— dijo Sakura –Jaja, Kage quiso esconderlo pero le dije que no, es parte de mi— dijo la mujer lobo con su gran sonrisa, Sakura noto que aun tenía puesta las cadenas en sus muñecas. El de cabello morado se acerco –¿Adivine quien soy?— dijo con una sonrisa –¡¡Éaco!! Uh mejor me alejo de ti, puedo olvidar que tengo novio— dijo en un tono picaron, haciendo que la sonrisa del Garuda creciera –Déjame ver…eres Radamanto— dijo acercándose al de ojos dorados –Así es— respondió –Lindos ojos— Radamanto se sonrojo levemente –Y nos queda Minos, me gusta tu cabello aunque no veo tus ojos— dijo tratando de verlo –Así me hago mas enigmático— dijo con voz suave y divertida –Y llamas mucho la atención – dijo acercándose a Kage –No pareces de China Kage— dijo con seriedad –Lo se, me gusta más así— dijo el Dragón con una leve sonrisa –Pero eres guapo— al decir esto noto la mirada de odio de la morena –Estas hermosa Skarlen, y celosa como siempre— dijo con burla, por ultimo mira a Angeles –Que linda te vez, me gusta mucho tu rostro, parece de un ángel— Angeles se sonrojo –Gracias—respondió con una gran sonrisa.

Sakura se puso al frente del grupo, viéndolos a todos una vez más –Pues en marcha, vamos a pasear y gastar dinero— dijo contenta la hechicera pero antes de dar un paso alguien se puso frente a ella. Sakura frunció el seño al verlo –Malfoy, pero que asquerosa y repugnante sorpresa ¿Viniste a que te tumbe los dientes de nuevo?— pregunto Sakura con malicia –Cállate maldita sangre sucia. Esta vez será diferente— dijo Malfoy levantando su varita pero antes de hacer algo Éaco se puso frente a el, ahorcándolo y levantándolo del suelo –No lo mates Éaco, solo rómpele algo importante— dijo con calma Sakura, posando sus ojos en el suelo. Garuda miro hacía abajo, en el suelo estaba la varita de Malfoy, sonrió con maldad, el rubio miraba su varita nervioso entendiendo las palabras de la joven. Volteo su mirada a sus guardespaldas, para notar que estaban noqueados en el suelo, con feos golpes en la cara y sus varitas rotas, detrás de ellos estaban los otros dos adultos.

Éaco soltó a Malfoy, el joven trato de recuperar el aliento lo mas rápido que pudo y tratar de salvar su varita, pero el Garuda ya la tenía entre sus dedos, de un simple movimiento la partió en dos para luego partirla en mas trozos, dejándolos caer uno por uno frente el rostro de Malfoy.

Sus ojos estaban abiertos de par en par, aunque su rostro se contrajo por la ira, Radamanto y Minos se acercaron de nuevo al grupo, Éaco se sacudió las manos –Agradece que le dije que no te matara, el es capaz de hacerlo y de mucho más— dijo Sakura empezando a caminar, el grupo la siguió. En pocos minutos ya estaban de nuevo en el pueblo, todos se dispersaron viendo las vidrieras –Oigan no se alejen, como compraran sin dinero— dijo Sakura con una sonrisa. Todos se acercaron –Una bolsa llena de dinero para cada uno, compre lo que quieran— dijo la joven –¿No hay problema que gastemos tu dinero?— pregunto Angeles –Para nada, tengo demasiado y nunca lo usare todo. Así que gástenlo en cualquier cosa que desean, por mas inútil que les parezca— dijo Sakura con una sonrisa. Todos se separaron de nuevo, menos Kage que se quedo al lado de Sakura –Entonces el cumpleaños de Skarlen se acerca— dijo mirando al Dragón –Si, y pensé que en el mundo humano podría comprarle algo, Remus me contó de este pueblo y quise verlo y comprar su regalo— dijo Kage.

Sakura le sonrió –Pues ve a buscar ese regalo, yo iré a pasear también. Nos encontraremos en el Bar, se llama las Tres Escobas, pregunta por el y te dirán donde esta, díselo a los demás por favor— pidió Sakura alejándose –Un Bar…creo que nos divertiremos mucho— susurro Kage con una sonrisa.

Ya la tarde se acercaba, el frío del invierno soplaba con fuerza, Sakura caminaba por las calles medio vacías del pueblo, dirigiéndose a las Tres Escobas, aunque encontrándose con algunas personas en el camino –Hola muchachos ¿A dónde van?— pregunto la hechicera al trío de Gryffindor –Vamos a tomar algo en las Tres Escobas ¿Quieres venir?— pregunto Ron sin notar la mirada de su amiga Hermione –Claro, de todos modos debo ir allí para buscar a mis amigos— dijo Sakura caminando de nuevo con el trío –¿Unos amigos?— pregunto Harry –Si, Kage vino con unos amigos y su novia para verme. Son grandes amigos y me alegro verlos, teníamos un año sin vernos— dijo Sakura con una gran sonrisa de felicidad.

En pocos minutos llegaron, Ron se acerco a la entrada, apenas la abrió un poco cuando un grito lo dejo medio sordo.

Alza tu cerveza
brinda por la libertad
bebe y vente de fiesta
el infierno es este bar

El grupo pestañeo y más con la música que salía del lugar, en cambio Sakura sonreía de emoción entrando con rapidez pudo verlos, Radamanto era el que cantaba. Todos los magos que tomaban algo, escuchaban al grupo, una mujer que parecía la dueña tenía un rostro de preocupación.

Si has perdido el rumbo escúchame
llegar a la meta no es vencer
lo importante es el camino y en el
caer, levantarse, insistir, aprender

El trío entro asombrado, Sakura se acerco al Wyvern que la atrapo entre sus brazos para bailar con ella, aunque se detuvo para mirar el joven de ojos verdes, acercándose a el y poner su brazo sobre sus hombros.

Si has perdido un beso en un adiós
o huyes de un destino que te negó
la oportunidad de ser feliz
ven con nosotros estamos aquí

Fenrir tocaba con gran entusiasmo su violín, al igual que Kage que se acercaron a Harry, poniéndose cada uno a un lado del joven. Radamanto se subió a una mesa moviéndose al ritmo de la canción para luego patear una de las jarras de algún tipo, la cual golpeo a alguien que entraba al lugar, una persona de cabello largo y grasiento.

En esta posada los muertos
cuentan su vida y se ríen de quien
estando vivo desea estar muerto
en el mas allá nunca dan de beber

Fenrir se acerco al tipo inconciente, sonrió con maldad y lo arrastro hasta una silla, Angeles tenía una soga entre sus manos, sonriendo de igual manera que la mujer lobo, ambas empezaron a amarrar al sujeto. Los clientes seguían el ritmo de la canción alzando sus jarras.

Alza tu cerveza
brinda por la libertad
bebe y vente de fiesta
y a la muerte emborráchala

Alza tu cerveza
brinda por la libertad
y que el cielo te espere
pues el infierno es este bar

Kage tocaba con alegría, Skarlen se pegaba a el lo que mas podía, cosa que el Dragón también lo hacía, una ves mas Radamanto se acerco a Harry, atrayéndolo con el grupo de criaturas disfrazadas.

Si la noche es tan oscura que
ni tus propias manos consigues ver
ten seguro que amanecerá
y mientras tanto te invito a mi bar

Sakura le pasó una Jarra a Harry, ella también tenía una en la mano y sonreía con gran alegría, Harry no pudo evitar también sonreír y poner su brazo en los hombros de Sakura, ambos moviéndose al ritmo de la canción.

En mi taberna los muertos
cuando amanece se van a inflingir
duros castigos y oscuros tormentos
a los que ni quieren ni dejan vivir

El sujeto despertó, para ver como le echaban encima el contenido de un barril de hidromiel en la cabeza, Angeles sonreía con maldad, Fenrir se acerco al sujeto y empezó a bailar con el, atado aun a la silla. Hermione se dio cuenta horrorizada que era el profesor Snape.

Alza tu cerveza
brinda por la libertad
bebe y vente de fiesta
y a la muerte emborráchala

Alza tu cerveza
brinda por la libertad
y que el cielo te espere
pues el infierno es este bar

Era un caos total, todos bebiendo o baliando, la dueña estaba despernada, tratando de controlar el caos que destrozaba su establecimiento, Harry jamás se había sentido tan libre, Hermione trataba de acercase a el, cuando solo se escucho el violín de Harry y el grupo empezó a susurrar aunque se escuchaba con claridad juntando sus jarras frente al joven de ojos verdes.

Alza tu cerveza
bebe y brinda por vivir
juntemos nuestras copas
esta noche es para ti

Se apartaron rápidamente, para mostrar a Snape, atado, mojado y amordazado, Harry sonrió con locura, viendo a su profesor, sin importale el castigo o los puntos que le quitarían a su casa, solo le importaba disfrutar de la alegría que sentía junto a los amigos de Sakura. Todo el mundo levanto sus jarras, cantando junto a Radamanto las notas finales de la canción.

Alza tu cerveza
brinda por la libertad
bebe y vente de fiesta
y a la muerte emborráchala

Alza tu cerveza
brinda por la libertad
y que el cielo te espere
pues el infierno es este bar

VENIROS AL BAR, CABRONES!!!

Y con esas ultimas palabras, entre Fenrir y Skarlen, alzaron a Snape, Harry se unió a ellas y en un segundo lo lanzaron por la ventana cuando las últimas notas sonaron. El profesor atravesó el cristal, cayendo ruidosamente a la calle, una gran multitud de gente rodeaba el lugar, para ver que ocurría, algunos ayudaron a Snape a levantarse, la silla se había roto con el golpe, liberándolo de sus ataduras.

Adentro el grupo reía como loco, Harry y Sakura estaban abrazados, riendo a mas no poder, limpiándose las lagrimas que habían escapados de sus ojos verdes –¡¡Por los Dioses!! Tenía tiempo sin lanzar a alguien fuera de un bar— dijo Skarlen dijo feliz –Esto estuvo mejor que cuando la tocamos por primera vez en nuestro hogar— dijo Kage –Creo que me deje llevar— dijo Angeles apenada por lo que hizo –Es el instinto de las lobas Angy ¡¡Así que solo disfruta!!— dijo Fenrir alzando su jarra y tomándosela de un golpe.

Hermione se acerco a Harry –¡¡Harry¿¿Acaso no viste que lanzaste al profesor Snape por la ventana??— pregunto histérica. Allí Harry reacciono, lentamente dirigió su mirada por la ventana rota, para ver como un golpeado Snape se levantaba, con una mirada llena de furia –Esa mirada me recuerda a las de Oogie— dijo Kage riendo. Snape entro por la ventana por la cual fue lanzado, respirando agitadamente, los Jueces se pusieron frente a el, esperando el más mínimo movimiento de el para hacerle algo, cuando ocurrió lo inesperado.

Una fuerte explosión se escucho a lo lejos, la gente corría desesperada, Kage y las lobas se levantaron y salieron del lugar, seguidos por los Jueces, Sakura no se quedo atrás, metiendo su mano en el cuello de su franela. En la entrada del pueblo cientos de personas encapuchadas y con mascaras lanzaban hechizos a todos lados, provocando explosiones e incendios –¿Quienes son esos?— pregunto Minos –Son los seguidores de un hechicero oscuro de aquí, llamado Voldemort. Véanlos como si fueran los esqueletos del Rey Calabaza— dijo Sakura sacando su llave –Entonces ¿Podemos hacerle lo mismo que le hacíamos a esos huesudos?— pregunto con una aterradora Fenrir –Por supuesto— respondió Sakura haciendo aparecer su Guadaña doble.

Al escuchar esto, se lanzaron con gran rapidez al grupo de Mortífagos, uno estaba frente a una estudiante de Hogwarts, la joven estaba tirada en el piso asustada, el Mortífago levanto su varita, sonriendo cruelmente detrás de la mascara, sin notar la sombra que caía frente a el. La Mano de Fenrir sostuvo su cabeza empujándolo al suelo su cabeza cocho contra el suelo pero no se detuvo allí, con la fuerza de la caída de la loba y la de su brazo, la cabeza del Mortífago reventó como un melón. La joven miraba horrorizada la escena, la sangre esparciéndose por la delgada capa de nieve, como la joven se levantaba sonriendo, la sangre y trozos de carne escurriendo por su brazo derecho –Mejor ve a un lugar seguro— dijo Fenrir para buscar a otro Mortífago.

Skarlen y Angeles combatían juntas, los fuertes golpes y patadas destrozaban los huesos de los encapuchados, incluso atravesaban sus cuerpos o desgarraban su carne, Skarlen volteo un momento para ver como uno de los Mortífagos apuntaba a su hermana, de un rápido movimiento se acerco a el por la espalda atrapándolo por el cuello, de un rápido movimiento se la torció matándolo al instante –Gracias Hermana— dijo Angeles –Estupida, la próxima vez no cuidare de ti— dijo enojada Skarlen para luego atacar a otro Mortífago. Angeles sonrió y ataco a uno que trato de lanzarle una maldición.

Los Jueces se divertían, Minos con rápidos movimientos cortaba a sus atacantes en varias partes, Éaco los quemaba hasta que solo quedaban sus cenizas, Radamanto sacaba su larga cola sin que lo notaran sus atacantes, atravesando sus cuerpos. Noto que uno estaba vivo aun, temblado de miedo, sonrió con maldad dando un paso hacía adelante. El Mortífago retrocedió un paso para tratar de correr, sin notar que la larga cola de escorpión estaba en su cuello, en un segundo la larga aguja atravesó su cabeza y su cerebro, de un simple movimiento fue arrancada de su cuello, la cabeza voló por unos segundos por el aire hasta caer al suelo y rodar a los pies de Radamanto –Con carne cuesta un poco más— dijo para si mismo pateando la cabeza a un lado.

Kage usaba sus garras y cola, estaba rodeado por varios Mortífagos, uno por uno caían al suelo muertos, sin cabezas o atravesadas por las garras del Dragón, con su cola hacía exactamente lo mismo, solo que atravesaba sus pechos o estómagos, incluso los partía por la mitad. Uno de los Mortífagos apareció detrás de el, solo lo noto cuando grito algo –¡¡Crucio!!— la Maldición imperdonable voló directamente al pecho de Kage, los pocos Mortífagos vivos sonrieron al ver como impactaba en el joven, pero sus sonrisas desaparecieron de inmediato al verlo a un de pie, sin gritar y retorcerse de dolor. Kage se sacudió la ropa, levanto su rostro, mostrando una deforme sonrisa de crueldad –¿Eso es todo? Ahora es mi turno— dijo lanzando contra el que lo ataco. El Mortífago trato de atacar de nuevo, pero el Dragón fue mas rápido, clavando sus garras en el rostro y ojos del enmascarado, destrozando la mascara por completo.

Sakura movía su Guadaña con elegancia, cortando los cuerpos de los Mortífagos como si fuera mantequilla, algunos los cortaban incluso en 4 partes al mover de un rápido movimiento su arma, para usar las dos afiliadas cuchillas, también del suelo salían llamas negras, directo a los rostros de los magos oscuros, quemándolas por completo hasta solo dejar los cráneos negros por el calor –¡¡Mátenla rápido¡¡¡Mátenla!!!—gritaba el que parecía el líder pero no pudo seguir hablado al ser cortado por la mitad en forma vertical por Sakura, los dos trozos cayeron en diferentes direcciones, algo de sangre cubría el rostro de Sakura, sus ojos verdes con una mezcla de negro mostraban una frialdad absoluta.

Los pocos sobrevivientes escaparon a la masacre, algunos sin alguna parte de su cuerpo o destrozada, Sakura suspiro, con un pañuelo se quito la sangre del rostro, su Guadaña brillo hasta volverse en la pequeña llave, los Jueces amontonaban los cadáveres uno sobre el otro. Las lobas también ayudaban hacer lo mismo, Kage los desaparecía por sus portales, para luego abrirlos sobre la pequeña montaña de cadáveres ya formada. Cuando ya terminaron, todos se sentaron en el suelo, dándole la espalda a la montaña –Saben. Fue divertido— dijo Kage –Quien diría que extrañaríamos tanto las peleas— dijo Fenrir con una pequeña sonrisa, sacudía sus cadenas para liberarlas de los pequeños trozos de carnes que estaban pegadas a ellas –Como en los viejos tiempos— dijo Éaco.

Después de unos segundos, varios magos aparecieron frente al pueblo. Los Aurores abrieron sus ojos horrorizados, sangre por todos lados, algunas cabezas humanas esparcidas por el lugar, con rostros de horror y algunos sin un ojos o ambos. Dumbledore con algunos profesores miraban asombrados el lugar, algunos Aurores jóvenes no pudieron evitar las ganas de vomitar al ver todo eso y más de percatarse de la gran cantidad de cadáveres amontonados en el centro del pueblo, frente a ellos un grupo de 8 personas estaban allí sentados tranquilamente. El Director reconoció a Sakura, sin pensarlo fue directamente hacía ella, notando el olor de carne quemada en el aire, y de varias marcas oscuras de quemaduras en el suelo, producto del fuego.

Sakura levanto su rostro al ver los zapatos de alguien frente a ella, el rostro serio y envejecido, los ojos azules fríos de dumbledore la miraban –Hola profesor ¿Vino a dar un paseo? Por lo que pueda ver, creo que el pueblo tardara un poco en recuperarse— dijo con tranquilidad la joven hechicera, levantándose lentamente –¿Usted hizo todo esto?— pregunto el anciano, su voz era dura –No puedo llevarme todo el crédito. Mis amigos me ayudaron a defender el lugar— dijo aun con el mismo tono de voz –¿Defender¡Usted asesino a cientos de personas¡¡Acaso no le importa lo que hizo!!— pregunto alzando la voz –En las guerras siempre esta la muerte y el mas fuerte es el que gana— dijo Kage levantándose, al igual que los demás.

Dumbledore frunció su seño –¿Y ustedes quienes son?— pregunto con rudeza –Permítame presentarles a mis amigos profesor. A mi derechas, las tres lobas, Fenrir, Skarlen y Angeles. A Mi izquierda, los Jueces también conocidos como los Kyotos del Inframundo. Radamanto, Minos y Éaco. Y por ultimo pero no el menos importante, el manipulador de sombras, Kageryu— dijo Sakura presentándolos.

Dumbledore miraba a cada uno de ellos, Fenrir le regalaba una sonrisa de lado, Skarlen una mirada dura, Angeles se escondió detrás de Fenrir, los Jueces miraban seriamente a Dumbledore. Kage le devolvió la mirada a Dumbledore, el anciano trato de entrar en sus recuerdos pero la imagen que vio fue la de un gran Dragón negro abriendo sus fauces, como queriendo tragárselo. Retrocedió un poco, Kage sonrió.

Sakura sonrió –si nos disculpan, estamos llenos de sangre ajena y necesitamos un baño caliente, los llevare al castillo para que se lo den. Con su permiso— dijo para luego caminar, los demás la siguieron –No puede hacer eso señorita Kinomoto, yo soy el Director de Hogwarts y demando unas respuestas a lo que paso exactamente aquí— dijo con enojo el anciano –Si lo olvido, soy enviada del Concilio de Oriente, no una de sus estudiantes. Además usted no es un Auror ni forma parte del Ministerio de Magia directamente, como usted dijo, es el directo de Hogwarts. Ahora realmente necesito ese baño y mis amigos también— dijo con voz seria para luego seguir caminando.

Cuando se alejaron un poco de Dumbledore. Radamanto hablo –¿Los Kyotos del Inframundo¿De donde sacaste eso Sakura?— pregunto de un Manga que me prestaron, esa forma que tienen, me daba la sensación de haberla visto en algún lado y recordé ese manga. Los mas cómico de todo, es que sus nombres se parecen, incluso tienen un titulo, Wyvern, Grifo y Garuda— comento dejando asombrado a los Jueces –Tendrás que contarnos más de ellos— dijo Minos –Claro— dijo Sakura con una sonrisa.

Una semana había pasado después del ataque a Hogsmeade, los alumnos estaban aun asombrados cuando el día siguiente del ataque, el Profeta anuncio que la gran mayoría de Mortífagos había muerto, pero no explicaban mucho de cómo ocurrió, solo decía que un grupo de personas lo habían hecho. Los pocos estudiantes que habían visto lo ocurrido, fueron advertidos por el director de no mencionar ninguna palabra de ese día o serían expulsados. El diario mágico decía que las personas probablemente sería un grupo de otro Mago Oscuro que intenta tomar terreno y ocupar el lugar de Quien-Tu-Sabes.

Sakura al leer eso quemo el periódico, estaba enojada y sospechaba, no. Sabía quien hizo eso para que el Profeta digiera esa cosa de sus amigos y de que ella no apareciera mencionada.

Aunque eso no les importo mucho a las lobas, dragón y Jueces, más bien se reían de la mentalidad de esas personas, cosa que calmo un poco a Sakura, pero no evito que la Princesa de las Calabazas reapareciera e hiciera un caos en el Profeta.

El sábado 18 de Noviembre se celebro algo en Halloween Town, Skarlen cumplía años, algo sonrojada soplo las velas de un extraño pastel de cumpleaños hecho por Sally, aunque también había uno de Chocolate, el cual disfrutaron mucho en especial Remus, Fenrir, Skarlen y Kage. En la noche en casa de Jack se entregaron los regalos. Aunque Skarlen buscaba a su novio que parecía haber desaparecido. Cuando le toco a Fenrir de entregar su regalo, empujo una gran bolsa hasta ponerla frente a Skarlen, la loba pestañeo y la abrió. Dentro de esta estaba un adolorido Kage con un moño rojo en uno de sus cuernos, en el otro cuerno una nota atada que decía de Fenrir para Skarlen.

La loba de color moreno sonrió, en segundos saco al Dragón y lo arrastro escaleras arriba a su habitación y no se les vieron más en la noche sino hasta el día siguiente bien entrada la tarde.

Noviembre se fue y Diciembre entro, con su nieve y frió. Sakura caminaba por los jardines del castillo esa mañana de sábado, aun era demasiado temprano para que todos se levantaran y más con ese frió, pero un sueño la hizo levantarse de su cama, un sueño de una sombra deforme y de ojos ámbar, seguidos de otra sombra de ojos rojos. Por alguna razón, las dos sombras se les hacía familiares y aterradoras.

Trato de no pensar más en eso y se dirigió de nuevo al castillo, ya empezaba a tener algo de hambre. Cuando llego había varios alumnos afuera del Gran Comedor, y algunos profesores tratando de abrir las puertas "Bankai" llamo Sakura "¿Si?" pregunto la Sombra "¿Hiciste algo de lo que yo no este enterada?" pregunto "No, no e hecho ninguna broma" dijo la sombra con calma, Sakura sabía que ella no mentía. Así que se dirigió a las puertas –¿Pasa algo profesora Sprout?— pregunto. La Profesora líder de Hufflepuff volteo para mirarla –Las puertas no se abre y hemos intentado con todo— contesto la mujer –Déjeme intentarlo— pidió amablemente, la profesora lo considero un momento para luego llevarla con ella. Una vez frente a la puerta la toco, una escalofrió recorrió toda su medula espinal, respiraba un poco agitada, la puerta se abrió lentamente, los profesores miraban asombrados pero se extrañaron de que la joven entrara lentamente. Sakura tenía los ojos abiertos, el Gran Comedor estaba vació, pero ahora todo era de madera oscura dándole un ambiente aterrador –Parece…de Halloween Town— dijo Sakura mirando al fondo, había un escenario, con dos columnas deformes que parecían de dados rojos con calaveras, un foco estaba alumbrando el centro del escenario.

Sakura abrió más sus ojos al ver una sombra aparecer debajo de la luz, se agitaba y tomaba una forma extraña grande y gorda, pronto formo un rostro de grandes ojos de color ámbar y de una gran boca –¡¡Sorpresa!!— grito la sombra –Oogie Boogie— susurro Sakura. Oogie Boogie sonrió con maldad, de alguna parte salía una canción y la gran sombra empezó a cantar.

Well, well, well!
Sakura, the Pumpkin Princess!
Finally made, huh?
Oh, I've been waiting!
So how do you like
My Oogie-Town?
Ha, ha, ha, ha!

Sakura apretaba sus dientes, de un rápido movimiento arranco su llave de su cuello y en segundos apareció su Guadaña de un salto estuvo frente a Oogie atacándolo, por alguna razón también cantaba.

It's over! It's over!
This time you've gone too far!
It's over, I'm serious!
Just who do you think you are?

Just because you fooled the town
Doesn't make you king!
You'd better give up, surrender now!
I'm fixin' everything!

Oogie desapareció pero Sakura salto de nuevo, cerda de donde apareció para atacarlo. Oogie lanzo algo al aire y unos dados gigantes cayeron, Sakura los evito saltado a un lado, dándole oportunidad de que Oogie desapareciera y apareciera de nuevo en el escenario. Unos fantasmas aparecieron a los lados de Oogie, flotando hasta Sakura para atacarla y acompañando el canto.

That's what you think, hah!
But you couldn't be more wrong!
And this will be the last time
You hear the Boogie song!

Ohhh!

Ohhh!

Oh ohhh!

Ohhh!

Whoa oh!

Ohhh!

I'm the Oogie Boogie Man!

Sakura destruyo a los fantasmas y se acerco de nuevo a Oogie atacándolo, este desapareció de nuevo pero esta vez más cerca de Sakura, lanzando sus dados pero la joven hechicera los destruyo y lo lastimo al mismo tiempo. Una vez más desapareció y reapareció en el escenario.

I see you're pretty proud of
All your booby trapping schemes!
But I can say you'll rule this town
Only in your dreams!

Heh, that's funny Sakura, it was a dream!
But now it's coming true!
'Cause even my mere shadow knows
Your days as Princess are through!

Whoa oh!

Whoa oh!

Oh ohhh!

Whoa oh!

Whoa oh!

Whoa oh!

I'm the Pumpkin Princess!

Al decir las palabras finales, una gran cantidad de sombras se alzaron y atacaron a Oogie Boogie de todas direcciones, grito de dolor aunque parecía sin algún daño. La extraña canción ya no sonaba, Oogie Sonrió –Bien, lo que tenía que hacer esta hecho Sakura, nos veremos pronto mocosa— dijo para desaparecer lentamente.

Sakura respiraba agitadamente, comprendió rápido lo que dijo Oogie boogie, ahora notaba una extraña caja de música, de allí provino la canción, seguro algo en ella la hizo cantar y revelar su secreto. Se volteo lentamente, en la entrada todos los profesores, incluidos Remus estaban allí, encabezados por Dumbledore, muchos alumnos miraba entre asombrados y asustados a Sakura. La mirada de Dumbledore era totalmente fría y calculadora, como esperando algún movimiento de ella para atacarla, Remus la miraba preocupado, sin saber que hacer para ayudarla.

Sakura miraba al frente, sin fijarse en nadie, aunque sabia que la mirada mas fuerte de todas era la del anciano, abrió la boca para decir algo pero algo paso, la tierra empezó a temblar, el piso empezó a agrietarse. Sakura se volteo rápidamente, una presencia oscura crecía en el escenario, en unos segundos una columna de fuego surgió en donde unos segundos estaba Oogie.

De la columna salio una joven de ropas negras y maltratadas, su piel mostraba quemaduras fuertes, incluso se podía ver en algunas partes sus huesos –Hola Sakurita ¿Me extrañaste?— pregunto la joven con una sonrisa retorcida, su largo cabello castaño ocultaba casi todo su rostro, lo levanto revelando parte de el –No. No puede ser— dijo aterrada Sakura.

El rostro de la joven era igual al de Sakura, solo que esta tenía el ojo de un color rojo sangre –Así es Sakurita, volví del Infierno. Jajajaja JAJAJAJAJAJA— se rió Sakura revelando el otro lado de su rostro, quemado y con varias partes del hueso a la vista, la columna de fuego creció más con la risa maligna de la joven de ojos rojos.

Sakura miraba aterrada a su otra yo, sin poder creer lo que miraba, Bankai salio del suelo para defender a su Ama de lo que pasara. Sakura dejo de reír en su rostro mostraba su sonrisa deforme, y más con un lado quemado y viendo sus dientes por un agujero en su mejilla. La peor Pesadilla de Sakura se volvía realidad.

SSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSS

Aleluya!!!!!!!!!!!! Termine!!!! Después de todo este tiempo, pido perdón por el retraso pero las tareas y otras cosas me quitaban la poca inspiración que me quedaba. Pero de seguro nadie ¡Absolutamente nadie se esperaba esto¿Cierto?

No solo volvió Oogie Boogie sino que la otra Sakura también vino con el y el secreto de Sakura es revelado a todo Hogwarts. Ahora si que la cosa se pone demasiado emocionante, espero que tengan paciencia porque no se cuando tendré tiempo e inspiración para escribir lo que viene pero les aseguro algo, tengo el siguiente capitulo desarrollado hasta la mitad en mi mente.

Bien hubo tres canciones en este capitulo, la primera es Town Meeting Song. Que obviamente pertenece a la película de Jack, la siguiente es una conocida ya que la use en el capitulo fina de Halloween La Posada de los Muertos de Mago de Oz, y la ultima, esta es especial aunque fue modificada un poco para que Sakura pudiera cantarla ya que pertenece al juego de Jack. The Nightmare Before Christmas Oogie's Revenge (es de PS2 el cual yo no lo tengo T.T y dudo poder tenerlo pero es un gran juego, se puede conseguir videos en Youtube eso si algunas voces apestan y las canciones son Remix de la película, algunas bien malas)

Bien eso es todo por ahora, les deseo una súper retrasada navidad, un retrasado feliz año y un súper lejano Halloween a todos!!!