"¡Desgraciado! ¡No sabes nada de ella! ¡No tienes derecho a hablar sobre ella! ¡Juro, que si llegas a decir aunque sea su nombre una vez más, te mataré!"

"¿Matarme? No pareces estar en posición para hacer amenazas de muerte. Fuera de eso…" Tranquilamente empujó sus gafas sobre su nariz. "Esa no es una forma muy materna de hablar…"

"Tú… Te mataré. Te mataré. ¡Te mataré! ¡Te mataré! ¡TE M-agh… r-r…"

Mientras el cuerpo se colapsaba ante él Gendo inconscientemente tocó su cuello del cual las manos esposadas habían estado a solo milímetros de él, ocultando la traicionera emoción al ajustar su uniforme en el último segundo. No lo admitiría, pero había habido un momento de shock cuando ella se liberó para saltar a su escritorio. Tal vez habría sido mejor empezar con el chico…

Neon Genesis Evangelion: La 2nda Oportunidad

Capitulo 12: El Último…

Escrito por: JimmyWolk

Traducido por: beamknight87

Siempre había odiado estas celdas.

Por supuesto, no se suponía que a sus ocupantes les agradaran las celdas, pero en este caso dudaba que fueran legalmente aceptadas por algún país que respetara el concepto de los derechos humanos.

No es como si a NERV alguna vez le hubieran importado.

La única razón por la que una persona normal no sufría instantáneamente claustrofobia en el momento en que era arrojada al pequeño confinamiento, que apenas y ofrecía algún espacio que no estuviera ocupado por la dura cama y el frío retrete, era la oscuridad constante. Esa era probablemente la peor arma psicológica que el lugar tenía; llevándose la habilidad de sentir el paso del tiempo, dejándote sin nada más que hacer sino pensar.

Pensar era algo que Shinji había hecho mucho desde… desde que fue traído aquí. Pensar y preocuparse.

Debió haber anticipado esto. Habían pensado en toda posible manera de cambiar lo que había pasado, pero habían subestimo algo importante: Gendo Ikari no era ningún tonto, y descontar la posibilidad de que simplemente dejaría pasar lo que habían estado haciendo había sido optimista. Obviamente no habían sido lo bastante precavidos para evitar que su padre descubriera un poco de información.

¿Pero por qué tuvo que pasar ahora? Habían estado tan cerca…

No saber qué sucedió con Asuka era lo peor para él, sin embargo. Realmente no había esperado que se les permitiera estar juntos, ni siquiera que alguien respondiera sus preguntas sobre ella. Pero entre más tenía que soportar sin ninguna noticia sobre ella, más se volvía loco.

Por casi la centésima vez, hizo una nota mental para disculparse una vez más por el mes que la había dejado preocupándose y en duda.

¿Simplemente cuánto tiempo había estado aquí ya? Por todo lo que sabía la JSSDF ya podría estar infiltrándose en el cuartel general; apuntando a las celdas de contención, sonde serían un blanco casi tan fácil como había hecho de sí mismo esa otra vez. O tal vez los despiadados soldados ya habían estado ahí y no les habían importado las celdas, lo cual significaría que no quedaba nadie para dejarlos salir jamás.

Shinji pateó la pared de la prisión en frustración. Para su sorpresa, la luz inundó la oscuridad desde la puerta que se abrió en ese mismo momento, pero cualquier ridícula idea de que accidentalmente había dado en un botón secreto de "salida" fue rápidamente aplastada cuando las sombrías figuras de dos agentes de NERV aparecieron a la vista.

"Al Comandante le gustaría hablar contigo".

OOO

'El Comandante'.

Shinji se preguntó si alguna vez podría ver a este hombre ante él como algo más algún día. La forma en que se sentaba ahí en su pretencioso escritorio, mirando fijamente a su hijo como si fuera sólo otro criminal, la misma forma en que miraba fijamente a cualquiera, de hecho. Que ni siquiera pudiera demostrar la decepción de un padre en su hijo rebelde…

"Pueden dejarnos ahora", el Ikari mayor dijo a los dos agentes que habían escoltado a Shinji a la oficina.

"¿Está seguro, Señor?" Uno de ellos preguntó. "¿Luego de…?"

"¿Tengo que repetirme?"

"¡No, Señor!" ambos rápidamente respondieron con un saludo apresurado.

Shinji sonrió cansinamente mientras miraba a los brutos cerrar la puerta tras ellos. "Parecer sentirte algo valiente hoy", se permitió comentar sarcásticamente, tirando demostrativamente ante las esposas de tres capas que aún revestían sus muñecas.

Con toda la frustración que había reprimido en las últimas horas, ya no se molestó en seguir pretendiendo. No había necesidad de todas formas; actuar como su viejo yo tímido, inseguro e ignorante, no le haría ningún bien ahora. Su padre no habría ido tan lejos como esto sin una muy buena sospecha y no la dejaría descansar hasta que Shinji la confirmara. Ahora sólo era cuestión de cuánto este hombre en verdad sabía.

Al Comandante no pareció importarle su inusual descaro. "Prefiero mantener esta discusión en privado", dijo calmadamente. "Y estaba bajo la impresión de que a ti también te gustaría. Después de todo, han sido muy cuidadosos hasta ahora para mantener su regreso a este tiempo en secreto. Sin embargo, tenía que tomar precauciones".

Los ojos de Shinji se posaron en el arma, sobre el escritorio cerca de su padre, pero no lo perturbó tanto como la previa confirmación de sus temores.

"La Segunda", Gendo continuó, "reaccionó más bien de forma violenta cuando fue confrontada con mis preguntas, especialmente cuando el tema de nuestra discusión pasó a la comunicación que ustedes dos compartieron durante el incidente con el 15° Ángel. Tuvimos que sedarla luego de que trató de atacarme cuando le pregunté sobre esta… 'Aki'…"

Los dedos de Shinji se enterraron en sus palmas temblantes. Rara vez antes había sentido tal rabia surgiendo como lo hacía en ese momento hacia su padre. Lo único que lo contuvo fue el saber que el Comandante sólo quería eso: provocarlo. Si de verdad había lastimado a Asuka, podía pagar más tarde por eso.

"¿Qué… qué quieres?" Shinji siseó a través de dientes apretados.

"Estoy seguro de que ya lo sabes". Su padre se tomó su tiempo para ajustarse sus lentes antes de continuar. "Quiero conocimiento… de lo que sucederá".

"¿Qué?" No era que Shinji no entendiera. Conocimiento sobre el futuro probablemente era tentador para cualquiera, aún más para alguien con planes tan cruciales como los del Comandante. Lo que aún no podía creer era la arrogancia del hombre ante él.

Sin embargo, el Ikari más viejo malinterpretó su renuencia. "No tienes por qué hacerte el tonto. Sé que lo han visto. La conversación con Sohryu ya ha confirmado mi teoría, pero debido a su falta de cooperación, aún no estoy al tanto de los detalles".

Shinji trató de tragarse su enojo, pero tuvo poco éxito. "¿Qué te hace pensar que te daré más respuestas de las que ella te dio? ¿Vas a torturarme? ¿O lastimarla a ella incluso más frente a mí?"

Las siguientes palabras del Comandante, sin embargo, lo golpearon mucho más que algo de eso. "Tú eres…" habló casi rogando, "mi hijo…"

Shinji no podía creer a sus oídos.

"¿Qué?" susurró con voz ronca, sus brazos temblantes forcejeando inconscientemente con las esposas alrededor de sus muñecas. "¿¿QUÉ?? Esas palabras… esas palabras por las que esperé escuchar durante tanto tiempo… y te atreves", lágrimas se formaron en sus ojos, pero no podía decir si por el enojo o la decepción, "te ATREVES a decirlas ahora? Nunca has sido un padre para mí. Me alejaste, sólo me llamaste de vuelta para pilotear en contra de mi voluntad, forzándome a través del peor momento de mi vida. Sólo en las últimas horas, me encerraste, amenazaste indirectamente con matarme y peor todavía usaste a mi hija desaparecida para torturar a la mujer que amo. Y de verdad esperas que yo sólo sea… un buen hijo… y te diga todo lo que quieres saber…"

"Sería la forma más preferible", Gendo simplemente concurrió, "pero también puedo tomar medidas más drásticas si es necesario".

"Odio… odio ser tu hijo. Odio tenerte como mi padre. Porque… porque realmente deseo poder odiarte con todo mi corazón ahora mismo". Shinji logró detener el flujo de las lágrimas, pero incapaz de enjugárselas, aún había rastros húmedos en sus mejillas mientras regresaba la vista desde el suelo hacia el hombre sentado enfrente de él; una fría, maniaca sonrisa extendiéndose en su rostro mientras lo hacía. "¿De verdad quieres saber? Bien", gruñó tranquilamente, "¡Vas a morir!"

Si ese anuncio tocó al Comandante de alguna manera, no dejó mostrarlo. "Amenazas vacías tampoco te harán ningún bien".

La sonrisa de Shinji se desvaneció tan rápido como había venido mientras regresaba la fría mirada de su padre con una que fácilmente se le igualaba. "¡No fue una amenaza! ¡Vas a morir! ¡Todos van a morir! ¡Tienes razón; lo he visto! ¡He visto el fin del mundo! ¡Todo por ese egoísta plan tuyo!"

El silencio que siguió su arrebato sólo fue perturbado por su fuerte jadeo, haciendo eco en la vasta oficina".

"No te traerá más que muerte", Shinji añadió susurrando, pero fue lo bastante fuerte en la calma. "¿De verdad piensas que ella volvería a ti gracias a eso?"

Por un segundo, podría haber jurado en verdad haber visto una reacción en el rostro de su padre. Aunque más probablemente había sido su imaginación, ya que ni un solo músculo se había movido, había visto al viejo, destrozado hombre detrás de esa dura máscara."

"Vete".

Shinji parpadeó de sorpresa. La orden había sido calmada, pero no en la fría manera a la que estaba acostumbrado de su padre. Si no lo conociera mejor, habría pensado que había sido la voz de alguien más.

"Aparentemente me equivoqué en mi suposición. No tengo tiempo para la tonta broma de dos niños".

"Pero…" No podía creer sus oídos. ¿El hombre que lo había mantenido encerrado por horas, si no es que días, que probablemente había llegado tan lejos como torturar a Asuka para obtener la información que deseaba, ahora se rendía fácilmente, luego de en verdad haber obtenido lo que quería escuchar?

"Puedes encontrar… a la Segunda Elegida en la habitación 303 de la enfermería. El guardia afuera te quitara las esposas".

"¡No estoy… No estoy bromeando!" Shinji luchó por palabras a través de su confusión. "¡Es la verd.."

"¡Vete!" el Comandante lo interrumpió, con algo de renovada dureza.

Shinji suspiró enojado, pero cuestionaría más la decisión dado que sólo era para su beneficio, así que se dio la vuelta y fue a la salida sin mirar atrás.

Lentamente, se dio cuenta de que mientras había respondido a la pregunta del hombre con la verdad, por supuesto no había sido lo que él había querido escuchar. Pero el Comandante, su padre, ese viejo, destrozado hombre; todo lo que había querido obtener era una certeza. Cualquier cosa que dijera que su deseo nunca se volvería realidad, algo semejante nunca lo querría creer.

'"No hagas preguntas sobre las que realmente no quieras escuchar la respuesta"'

OOO

Habitación 303. ¿Por qué de todas tenía que ser esta? No podía ser que todas las otras habitaciones estuvieran en uso, ¿Verdad? ¿La sección craneal era la única lo bastante aislada como para no despertar demasiadas sospechas por tenerla aquí? El destino debió pensar que sería increíblemente divertido recordarle su momento más débil así.

Todo era demasiado similar. Claro, no había tantas máquinas para monitorear constantemente su estado y no había ninguna intravenosa para mantenerla viva a través de su coma. Pero verla yacer en esa cama, el leve levantamiento rítmico de su forma alzándose siendo la única respuesta a los suaves llamados de su nombre era suficiente para hacer que su estómago se revolviera ante su impotencia justo como en ese entonces.

Otra diferencia eran las amarras que habían sido usadas para atar sus brazos a la estructura de la cama, pero rápidamente las había quitado, tras lo cual casi instantáneamente giró sobre su lado en respuesta, dándole la espalda. Eso sólo se agregó a la incómoda familiaridad.

Por un rato, se había quedado para mirarla, sentado a su lado en la cama, mientras sostenía su cálida mano, acariciando la suave piel con su pulgar.

Aunque eventualmente, cuidadosamente le dio la vuelta sobre su espalda otra vez. Sosteniendo su rostro para que no cayera a un lado, lentamente se acercó a sus labios levemente separados y los encontró con los suyos propios, quedándose así por varios segundos.

"¿Besando a la bella durmiente para despertarla otra vez?" una voz ronca preguntó. "Tal vez debiste haber intentado eso la última vez".

Su sonrisa sobrepasaba la cansada de ella. "Dudo que eso haya funcionado entonces".

"Habría sido mejor que otra cierta actividad".

"Lo sé". Puso fin a ese tema rápidamente con otro beso. "¿Cómo te sientes?"

"Cansada. No estoy segura de qué me dieron, pero probablemente fue suficiente para noquear a un elefante".

Shinji dio una risa ahogada ante esa comparación. "Difícilmente tienes la figura de un elefante".

"Pero probablemente los espanté como uno salvaje en estampida". Su rostro se endureció cuando la memoria regresó de lleno. "¡Ese… ese desgraciado! No tenía derecho… no sobre ella…"

"Shh". Acarició su mejilla. "Ya todo está bien".

Dejó tranquilizarse, acomodando la almohada, pareciendo como si estuviera a punto de volver a caer dormida. Pero luego parpadeó como si se diera cuenta de algo. "¿Cómo… cómo llegaste aquí de todas formas? ¿Escapaste de algún modo? Tú no… no le dijiste, ¿Verdad?"

"Sí, en realidad lo hice. Pero no exactamente lo que él quería escuchar". Hizo pausa por un momento y notó la curiosidad intensificándose en sus ojos. Rápidamente sacudió su cabeza. "No te preocupes por eso ahora. Descansa un poco. Necesitaremos estar en perfecta forma dentro de muy poco".

Asuka ni siquiera trató de discutir. Asintió un poco, luego sus párpados apenas abiertos volvieron a cerrarse.

OOO

"¡Alerta nivel 1!" Shigeru bufó. "¡A veces de verdad me pregunto qué están pensando! Primero dicen que ese niño era el último Ángel y ahora dicen que ni siquiera se nos permite salir de la base".

"Bueno, esperemos que él ERA el último", Makoto se le unió para hablar mal de los mandos mayores. "Si ahora declaran que cometieron un error, mejor esperemos que la JSSDF tenga unas cuantas bombas N2 de sobra".

"Sí, tenemos 2 pilotos sin EVAS y dos EVAS sin pilotos. Con nuestro arsenal más bien limitado, no somos sino blancos fáciles".

"No entiendo este con Shinji y Asuka de todas formas. Fueron arrestados por conspiración, ¿Pero por qué trabajarían en nuestra contra? Son nuestros propios pilotos".

"Tal vez una facción rival les lavó el cerebro. No sería la primera vez que la Sección 2 deja escapar algo".

"¿Pero entonces por qué no trataron de escapar con los EVAS, o causar destrozo a propósito para arruinar nuestra reputación para siempre? ¿O siquiera usarlos para pelear con nosotros? No pudimos detener a la Unidad-01 cuando Shinji desobedeció antes, así que al menos él tenía toda la oportunidad que necesitaba".

"Tal vez querían esperar hasta que todos los Ángeles fueran destruidos. Nadie logró hallar un método para destruirlos con medios convencionales después de todo. Pero pensar en enemigos regulares…"

"No hables así", Maya rogó, temblando, interrumpiendo su discusión por primera vez. "Si la organización no se disuelve… espero que nunca usemos los Evangelions contra humanos. P-preferiría renunciar entonces".

Un silencio incómodo cayó sobre los tres colegas y amigos. Aunque todos compartían las mismas preocupaciones morales, Maya probablemente era la única de los tres en poner su importancia sobre su trabajo, pero ninguno de los dos hombres estaba dispuesto a decir eso.

"Bueno, también se dice mucho que el Comandante Ikari sólo quería sacarlos del camino ahora que ya no los necesitaría más", Makoto eventualmente cambió de tema.

"¿Fuera del camino?" Shigeru preguntó, alzando una ceja. "¿Para qué?"

Makoto sólo se encogió de hombros, pero Maya habló suavemente.

"¿Ustedes creen lo que dicen? Que Shinji y Asuka son…" Su tono susurrante se volvió aún más callado, "… ¿Del futuro?"

"¿Quién dice eso?" Makoto se preguntó, la incredulidad audible en su voz.

La mujer nerviosa se mordió el labio, sólo queriendo esconderse detrás de su taza de café. No debió haber dejado eso se le escapara, pero ella nunca fue alguien que pudiera soportar mantener secretos sólo para ella misma. "E-estuve ahí cuando recuperaron la grabación que fue hecha, cuando ese chico… durante el ataque del último Ángel. El Sub-Comandante Fuyutsuki me dijo que olvidara lo que escuché, pero…" Cerró sus ojos, casi esperando sentir la furia por su traición en cualquier segundo. "Sonaba como si hubieran estado juntos por bastante tiempo. Que… que estaban casados e incluso tuvieron un bebé. Y luego fueron 'enviados de vuelta' aquí de alguna forma y lo perdieron debido a ello".

"¿Viajar en el tiempo?" Shigeru se preguntó, compartiendo una mirada con Makoto. "¿Es eso siquiera posible?"

"No lo sé. Pero Shinji sonaba tan trastornado por la pérdida de esa 'Aki'… no creo que haya sido sólo un acto", Maya justificó. "Aparentemente trataron de cambiar algunas cosas para lo mejor. Quizás el Comandante…" bajó su voz aún más, "tal vez él no quiere que las cosas cambien".

"¿Cambien… de qué…?"

Los tres se miraron fijamente el uno al otro de manera inquisidora. "¿Alguno de ustedes sabe sobre qué trata el Proyecto de Instrumentalización…?"

OOO

La brillante luz de la Luna llena caía a través de la ventana, pero esa no era la razón por la que Rei despertó.

Podía sentirlo. La estaba llamando, más fuerte que nunca antes. La hora de cumplir su destino estaba cerca.

No hizo ningún sonido mientras se levantaba, sin molestarse en vestirse con algo más que la camisa que llevaba, y en silencio caminó hacia la puerta.

Sólo una vez más quería nadar, antes de que la llamara. Entonces, finalmente sería libre otra vez; libre de los dolores y preocupaciones que la acechaban en este mundo.

Sí, esa era la voz a la que se suponía debía escuchar. No la que la asustaba; la que le decía que toda su razón de existir estaba mal, que los deseos egoístas de él ya no importaban más. La que últimamente le hacía cuestionar la honradez en esta forma para la humanidad.

Si escuchaba a esa voz, nunca sería capaz de –

"¿A dónde vas?"

Los ojos de Rei se abrieron como platos. Su mano ni siquiera había tocado la perilla de la puerta.

OOO

Los dedos de Misato volaban sobre el teclado de su laptop, una forma conveniente de evitar que se congelaran en el estrecho confinamiento de su escondite en las vastas profundidades de los sistemas refrigerantes de la MAGI. Hackear en la base de datos desde estos nodos había sido mucho más fácil de lo que había pensado, pero era difícil decir si eso era debido a las excelentes instrucciones de Kaji, porque NERV no esperaba que ningún espía potencial encontrara este lugar (o llegar tan lejos) o si este lugar estaba tan desprotegido debido a que simplemente había sido olvidado cuando la base y las súper computadoras aún estaban en construcción.

Aún no había usado el regalo de despedida de Kaji hasta sus límites. Teniendo a dos viajeros en el tiempo en casa, podía obtener muchas respuestas directamente. Pero incluso esos dos no habían sabido todo lo que estaba pasando en lo más profundo dentro de NERV y estaban poco dispuestos a darle todos los detalles cruciales hasta que su posible descubrimiento ya no fuera una amenaza.

Aparentemente, ese secreto había sido para nada.

Misato no pudo evitar sentirse culpable por esconderse mientras Shinji y Asuka estaban arrestados. Se sentía mal, como si estuviera huyendo, abandonándolos. Pero sabía que no sería capaz de ayudarlos tampoco si ella misma era encerrada. Así que, hasta que pudiera estar segura de que el Comandante no supiera de su participación en la tristemente no tan secreta transmisión, una retirada táctica había estado a la orden, dejando el Centro de Comando tan discretamente como le fue posible luego de que el Ángel había sido despachado, fijándose que nadie la hubiera seguido mientras entraba a su escondite de las últimas, incómodas horas.

Un fuerte sonido de repente penetró el silencio, haciendo que la Mayor brincara instintivamente, lo cual mandó la computadora en su regazo a estrellarse en el piso.

'¿Me encontraron…?' Su mano ya estaba en su arma cuando se dio cuenta que el sonido era el timbre de su teléfono celular. Lo había reactivado cuando se volvió aparente que NERV tendría mejores cosas que hacer que localizarla para encerrarla. Si lo que había encontrado tenía algo de verdad, no podían darse el lujo de perder a su Directora de Operaciones ahora, aunque mucho menos a sus dos únicos pilotos activos. Quién sabía lo que el Comandante estaba pensando estos días… 'Caprichoso, mis narices…'

Sacando el teléfono de su chaqueta, contempló su decisión una vez más. La ID de la llamada indicaba que venía del Centro de Comando. Pero si de verdad querían encontrarla, ya podrían haberlo hecho de todas maneras. Presionó el botón.

"Katsuragi aquí… ¿Makoto?... No, estaba… haciendo algo de investigación… ¿Ocurrió algo?... ¿Qué? ¿Lo fueron? ¿De verdad? ¡Eso es genial!... Sí, los visitaré tan pronto sea posible. ¿Habitación 303 verdad?... Sí, gracias".

Terminando la conexión, Misato dejó escapar un suspiro de alivio. Finalmente algo de buenas noticias, aún si le hacían dudar las decisiones de Ikari aún más de lo que ya lo hacía. ¿Había querido sólo asustarlos e intimidarlos para mostrar que aún era el jefe? No necesariamente la mejor forma de motivar a tus subordinados.

Sacudiendo su cabeza, marcó automáticamente otro número.

"¿Rits? Soy yo. ¿Qué tan lejos estás?... ¿Estás?... ¿Está él ahí? Oh, me leíste la mente". Mirando a la pantalla de su laptop volcada, tembló levemente ante la vista de la imagen de la criatura blanca. "Sé que tal vez había tenido mis suposiciones, pero de verdad pudiste haberme dicho que Ikari nos estaba llevando a una guerra santa contra SEELE".

OOO

Shinji había tratado él mismo de dormir un poco mientras se sentaba al lado de la cama de Asuka, pero la ansiedad por el día que estaba por venir apenas y le dejó dormitar por poco más de unos minutos a cada rato. Trató de contactar a Misato tan pronto como fue posible para informarle, pero nadie la había visto por horas. Más que nunca se maldijo a sí mismo por no darle los detalles antes. Si no podían advertirle a tiempo, ya no serían capaces de hacer las preparaciones necesarias, sólo porque no habían querido arriesgarse.

Asuka despertó después de que la oscuridad de la noche hacía mucho que había terminado. No fue sino hasta que salió de la cama y estaba estirando sus cansadas extremidades que una familiar mujer de cabello púrpura finalmente pasó a través de la puerta.

"Hey ustedes dos, ¿Hyuga dijo que querían hablar conmigo?"

"¡Misato!" Shinji exclamó con alivio. "¿Dónde estuviste por tanto tiempo? Traté de contactarte hace horas".

"Perdón. Dado que ustedes dos estaban fuera de acción, decidí hacer uso del regalo de despedida de Kaji e investigar un poco por mi cuenta".

"¡Olvídalo! Si no nos damos prisa, entonces…" se interrumpió, sintiendo la nausea crecer dentro de él al pensar de vuelta en los sangrientos detalles de ese día.

"La JSSDF nos atacará en cualquier momento ahora", Asuka respondió por él.

"¿La JSSDF? ¿Por qué ellos…?" se interrumpió, rápidamente figurándoselo ella misma. "SEELE…"

"Casi seguro. Supongo que les dijeron que nosotros iniciaríamos el Tercer Impacto. De lo contrario no puedo explicar cómo ellos… ellos…" Shinji cerró fuertemente sus ojos para suprimir el impulso de vaciar su estómago cuando las memorias que usualmente trataba de enterrar lo más profundo posible resurgieron otra vez. "¡No fue sólo un ataque, fue una masacre! No estuve ahí todo el tiempo, eso ayuda a no pensar en eso. Pero aún así lo oí casi todo, y eso fue suficiente para darme pesadillas hasta el día de hoy. Los tiroteos, los gritos. No les importó si la gente estaba armada o no. A veces incluso olía a carne calcinada".

Misato tuvo un visible escalofrío. "Encontré por mi cuenta que SEELE quiere usar las EVA Series para iniciar el Impacto ellos mismos. Pero sólo esperaba que enviaran eso contra nosotros. Sabía que tenían a algunos oficiales de alto rango en su nómina, pero que su influencia llegue tan lejos para manipular a la JSSDF en semejante drástico, indisputable ataque…" suspiró, masajeándose las sienes. "Creo que necesito dormir un poco. Al menos Ikari debe tener ya algunas expectativas de su parte, al menos eso explicaría el toque de queda".

"¿Toque de queda?" Shinji se preguntó, sorprendido.

"Sí, ¿No hizo eso la última vez?"

Él sacudió su cabeza. "Como dije, estuve bastante fuera de eso. Mierda, y yo quería…" Rápidamente cesó sus murmullos al notar que estaba a punto de rendirse, pero demasiado tarde para las dos mujeres que lo miraban expectantes. "O-olvídenlo…"

Asuka mantuvo su mirada de sospecha más tiempo que Misato, obviamente no muy feliz acerca de un posible cambio de planes del que ella no estaba enterada, pero eventualmente regresó su atención a la Mayor. "También necesitamos poner a Rei bajo vigilancia para que no pueda ir con el gigante allá abajo".

"¿Rei?"

Shinji asintió. "Ella fue el centro del Tercer Impacto en sí, luego de que de alguna manera se fusionó con esa Lilith".

"¿Parecido a lo que sucedió con el EVA-00?" Misato se figuró.

"Bueno… en cierta forma. Parecía más consciente de lo que estaba haciendo que con el EVA. Y… mucho más poderosa. Y me escogió a mí de todas las personas para decidir cómo manejar esos poderes. Debido al estado de mi mente en ese entonces… sólo quería morir… y llevarme al mundo que me había brindado tanto dolor conmigo".

Los ojos de Misato se abrieron como platos en shock. "¿Tú? ¿Tú fuiste la razón por…?"

De nuevo asintió solemnemente. "Aún estaba inundado de culpa por haber matado a Kaworu, tenía miedo de Rei por lo que recientemente había averiguado sobre ella, Asuka estaba en coma. Y le hice algo a ella que me hizo sentir aún más miserable, al menos en ese entonces".

"Aún es asqueroso", Asuka interrumpió gruñendo, antes de que una leve sonrisa apareciera en su cara, "Pero ahora al menos estás esperando hasta que despierte".

Shinji rió débilmente, pero rápidamente vaciló. "Poco después de eso, el ataque empezó. Durante eso… a ti… te dispararon mientras tratabas de arrastrarme a mi EVA. Trataste de hacerlo ver como si no fuera tan grave, pero luego de que estuviste fuera de vista, supe…" alzó su mano hacia su pecho, "Supe que habías muerto. Sólo porque había estado demasiado jodido como para ir a las jaulas yo mismo".

Ahora se tuvo que forzar a sí mismo a verla, tratando de no ser abrumado por las siguientes imágenes del pasado. Esa triste sonrisa cuando las puertas del elevador se cerraron… "As-Asuka mientras tanto había despertado de su coma y estaba peleando, pero de nuevo yo… simplemente no hice nada. El EVA-01 había sido congelado en baquelita y esa sola vista había sido suficiente para hacer que me rindiera. Para cuando finalmente pude salir para ayudarla, no… no había nada más de la Unidad-02 excepto un cadáver mutilado".

Los ojos en shock de Misato pasaron sobre el rostro de mirada distante de Asuka ante sus palabras. Shinji podía decir que debía sentirse enfermizo escuchar acerca de su propia muerte, pero al menos, a diferencia de la pelirroja, ella no podía recordarla.

"Verás, no me encontraba en un estado mental muy objetivo para juzgar el destino de la humanidad en ese momento", continuó. "Pero finalmente me di cuenta de mi error. Me di cuenta de que en un mundo sin dolor, ninguna otra emoción sería capaz de existir. Si alguna vez quería sentir verdadera felicidad, tenía que regresar a la realidad, aún si eso significaba soportar dolor, tristeza y soledad otra vez, ya que también serían reales. Así que lo terminé y con eso le di a todos la oportunidad de regresar también. Pero por alguna razón, como ya lo sabes, sólo Asuka eligió hacerlo.

"Como puedes ver", inspiró profundamente, "además de SEELE, también necesitamos detener a Rei de fusionarse con Lilith. No tenemos idea de si esta vez le concederá a mi padre sus deseos o hará algo por su propia cuenta. Aún si ella me volviera a escoger, no podemos estar seguros de que todo estará bien si le pido que detenga todo y regrese a la normalidad".

La Mayor asintió, pero su rostro parecía todo menos tranquila. "Sólo hay un problema: No sabemos dónde está Rei. Ya tratamos de traerla aquí cuando el toque de queda fue impuesto, pero ya no estaba en casa y dejó su teléfono".

La expresión de shock de Shinji se encontró con la de Asuka. ¿Ya era demasiado tarde?

"¿Por qué no simplemente destruimos a Lilith entonces?" Asuka propuso agresivamente. "Tenemos que deshacernos de esa cosa eventualmente de todas formas y durante el ataque…"

"Necesitaremos todo lo que tengamos", la estratega terminó por ella, desechando la idea sacudiendo la cabeza. "Y si es tan importante para el Comandante como creo que es, dudo que la JSSDF vaya a crear la suficiente distracción que necesitaríamos para obtener los medios necesarios para destruirla sin que lo note".

La pelirroja se encogió de hombros. "¡Está bien, está bien! ¡Pero pongámonos en marcha!" Asuka les urgió y se dirigió a la puerta. "Si no podemos hacer nada sobre ello ahora, tendremos que manejarlo cuando podamos. No quiero seguir todavía sentada aquí cuando nuestros 'invitados' lleguen".

"¿No quieres cambiarte antes?" Misato le preguntó, señalando la bata de hospital que aún estaba vistiendo.

"No tiene mucho caso. Me cambiaré directo en mi traje de conexión en los vestidores".

OOO

'"¿De verdad piensas que ella volvería a ti gracias a eso?"'

¿Por qué las palabras del chico no dejaban su mente? ¿Era el castigo por desperdiciar valioso tiempo y esfuerzo?

¿Qué había estado pensando? No tenía tiempo para semejantes tonterías. Los ancianos pronto harían su movimiento, y él tenía que hacer el suyo antes. Las posibilidades de que ninguno de ellos tuviera éxito eran casi inexistentes. No podía permitir perder su ventaja al interrogar a rebeldes, mentirosos adolescentes. Que hayan falsificado esa historia para su diversión, directamente en rencor a él o si era una verdadera locura de su parte; muy pronto, ya no importaría más. Sin embargo, entre más tiempo contuvieran a SEELE, mejor para él.

Era casi como si el implante en su palma supiera que el día prometido había llegado.

Irónicamente, también Keel. "¡La hora prometida ha llegado!" su voz retumbó, sin distorsionar, pero aún escondido detrás de su holograma monolítico. "Con la Lanza de Longinus perdida, la complementación usando a Lilith es imposible. Nuestra única esperanza es proceder con el único descendiente verdadero de Lilith, el EVA-01".

Gendo había esperado este movimiento, pero se tensó ante las palabras de todas formas, aún cuando fue lo bastante profesional como para no dejarlo mostrar. Sacrificarla a ella por el bien de los ancianos definitivamente no era aceptable. "Esto difiere del escenario original de SEELE".

"Los humanos han alcanzado el pináculo para crear al Evangelion", Fuyutsuki protestó a su propia manera. Casi había sido una sorpresa encontrar al profesor a su lado. Últimamente, parecía que se había vuelto más distante.

"Los humanos deben evolucionar en un mundo nuevo. Eso para lo que los EVA series fueron creados", Gendo le recordó a todos, aún manteniendo su acto de ser el único fiel a los planes hechos hacía mucho tiempo.

"No tenemos intención de rendir nuestra forma humana para usar el EVA como nuestra Arca", uno de ellos naturalmente mostró su verdadero rostro detrás de la máscara holográfica y los otros concordaron.

"Es sólo una parte del proceso para resucitar a aquellos que están aprisionados".

"El destino de la destrucción es también la alegría del renacimiento".

"Un sacramento de muerte para unir a Dios, humanos y todas las otras formas de vida".

Hipócritas. Eso es todo lo que eran. Hablando acerca de traerle el mayor beneficio a toda la humanidad. Pero así no es cómo eran los humanos.

Gendo tuvo suficiente de ellos. "La muerte no crea nada", habló desafiante.

"¡Entonces te traeremos muerte!" la voz de Keel anunció antes de que los monolitos desaparecieran en el aire.

'"No te traerá más que muerte"'. Frunció el ceño cuando las palabras de su hijo hicieron eco en el fondo de su mente. 'No si puedo evitarlo'.

OOO

Shinji inspiró profundamente, jugando con el objeto en su bolsillo mientras estaba de pie enfrente de la puerta. No estaba tan nervioso como la mayoría de los otros hombres en esta situación, al menos no por las mismas razones. No tenía miedo al rechazo. Pero sabía como podía ser ella cuando alguien la hacía preocupar, y no dudaba que él lo había hecho. Le encantaría; de eso estaba seguro. Pero no lo salvó de la bofetada que ya esperaba cuando eventualmente entró a los vestidores.

"¡'Estaré justo detrás de ti', mis narices! ¡Te fuiste por tres horas!"

"Perdón, sólo tuve que salir para…"

"¿SALIR? ¡¿Dónde diablos estuviste?!" Asuka le gritó. Como había anunciado, ya estaba vestida en su traje de contacto, lista para salir en cualquier momento. "¿Cómo saliste bajo el toque de queda de todas formas?"

"Justo como entramos cuando el apagón. Deberíamos decirle a Misato que vigile mejor los sistemas de ventilación".

"¡Idiota! ¿Qué tal si lo hicieron? ¡Pudieron dispararte antes de que alguien notara que eras tú el que se estaba arrastrando!"

"Sí, lo sé. Los guardias en la entrada estaban bastante inquietos a pesar de conocerme cuando regresé", Shinji se encogió de hombros. "Pero necesitaba ir por algo a la casa antes de la pelea".

"¡¿Qué estabas pensando?!" Asuka continuó exaltada. "¡Sabes que podrían estar aquí en cualquier momento! ¿Y si te hubieran atrapado? ¿Estabas arriesgando tu vida por una estupidez? Pudiste… pudiste…"

"Relájate", Shinji la interrumpió, poniendo sus manos sobre sus hombros. "Mi mente tal vez no haya estado funcionando lo mejor posible en ese entonces para recordar cada detalle, pero estoy bastante seguro de que no fue en la noche cuando atacaron".

"¡Eso no significa que no estén en los alrededores ya! ¡Podrían…" De nuevo fue interrumpida, esta vez por su dedo en sus labios.

"Aún si pudieran estar, no lo hicieron", Shinji intentó calmarla, aunque tratando de suprimir el escalofrío involuntario que le recorrió la espalda, ya que realmente no había pensado en esa posibilidad. Pero ahora no era tiempo para culpas. Cuidadosamente, le hizo señas hacia la banca entre los casilleros. "¿Po-por qué no te sientas?"

Aceptó, aunque luciendo más bien confundida ante su petición, aún más cuando él se arrodilló enfrente de ella, buscando en el bolsillo izquierdo de sus pantalones.

"En cuanto a 'esa estupidez'… bueno tal vez lo sea, pero…" Sonrió, oyendo su jadeo de sorpresa al sacar la caja de terciopelo. "Quería hacer esto antes de salir allá afuera".

"Pero… Shinji, nosotros ya…"

"Sé que lo estamos, al menos en mente. Y… y fue el mejor momento de mi vida. Pero después de todo lo que ha pasado, se sintió correcto para mí renovar ese lazo, también ante la ley y nuestros amigos". Mirándola, la vio mordiéndose su temblante labio inferior mientras abría la caja para revelar el anillo dorado. "¿Asuka? ¿Quieres casarte conmigo otra vez?"

"¡Baka!" maldijo ella calladamente, desviando sus ojos de él. Esta no era la reacción que había esperado. "¿No sabes que algo como esto trae mala suerte antes de una pelea? Ya sabes... como decir que será tu último trabajo antes de retirarte".

"¿Asuka…?" preguntó desconcertado, incapaz de creer que estaba a punto de rehusarse debido a semejante superstición.

No fue decepcionado cuando volvió a verlo con ojos llorosos y una ancha sonrisa. "Puedes estar tranquilo de que no crea en la suerte", anunció impacientemente antes de inclinarse hacia él, tomando su cara en sus manos para darle un tierno beso, primero en los labios luego otro en la nariz y finalmente en su frente. "Por supuesto que sí, Baka", susurró con una voz temblando de alegría.

Presionando el botón en la muñeca de su traje de conexión, aflojó el apretado traje alrededor de la parte superior de su cuerpo, jalándolo lo suficiente para sacar su brazo. Le dejó sostener su mano mientras él removía el anillo de la caja con su mano libre. Sus ojos se mantuvieron fijos los unos en los otros mientras lo deslizaba en su dedo.

Mientras su vista eventualmente iba hacia la cinta de oro con la pequeña piedra roja engarzada en ella, Shinji pudo ver en sus ojos que finalmente se dio cuenta.

"Shinji… ¿Es…?"

Asintió. "Vaya que me costó más que la última vez, pero al menos está entero y es de tu tamaño". Sonriendo ante su estupefacción se levantó, besando su frente mientras la vista de ella seguía fija en su mano izquierda. "Bueno, será mejor que me vaya ahora y me prepare".

Se dio la vuelta para irse, pero sólo logró dar unos cuantos pasos.

"¿Shinji…?"

Detenido por su tímida llamada, miró de vuelta para escuchar lo que ella tenía en mente. Aunque lo dejó esperar. Sus ojos dirigidos al piso, aparentemente estaba contemplando sobre si quería o no realmente decir lo que tenía en mente.

"¿Pasarías… pasarías la noche aquí… conmigo?" No dejó mucha duda del significado más profundo de su petición, exponiendo su pecho un poco más de lo que ya estaba.

Shinji tragó saliva fuerte mientras lentamente caminaba de vuelta hacia ella. Técnicamente, difícilmente era su primera vez, pero había pasado tanto tiempo que casi se sentía así.

"¿Estás segura?" preguntó mientras se sentaba a su lado, tomándola en una leve abrazo. "¿No necesitamos estar en forma para mañana?"

"Baka", susurró, sus brazos flojamente yendo alrededor de su cuello. "No estoy pidiendo una noche salvaje de sexo apasionado. Ni siquiera tenemos que llegar hasta el clímax literal. Sólo… sólo quiero hacer el amor por un rato, ¿Está bien?"

"Está bien", respondió con un beso. "Aunque una banca en un vestidor no era exactamente lo que tenía en mente para nuestra 'nueva primera vez'. ¿No tienes miedo de esos 'viejos pervertidos' con sus cámaras de seguridad?"

Se le unió a su risa ahogada. "Déjalos que miren. Probablemente mueran de una enorme hemorragia nasal de todas formas si lo hacen".

Sus labios se encontraron otra vez, el beso rápidamente creciendo en pasión mientras sus manos vagaban por los cuerpos el uno del otro en su fuerte abrazo, su camisa cayendo al suelo mientras su traje se deslizaba centímetro a centímetro.

"Sólo recuerda", Asuka respiró entre sus jadeos, rompiendo el beso momentáneamente. "Al menos… al menos en cuerpo, yo…"

"Sí, lo sé", Shinji la tranquilizó. "Tendré cuidado esta vez".

No más palabras se dijeron durante las próximas horas entre los amantes mientras se convertían en uno por primera vez, de nuevo.

OOO

No había sido el mejor momento para tomar un descanso, pero Fuyutsuki ya no era el más joven y la al parecer interminable espera por el primer ataque de SEELE lo había agotado. Pero claro, la tetera hierve justo cuando no estás mirando.

Se apresuró de vuelta al Centro de Comando tan rápido como pudo cuando las alarmas sonaron. Si su informante había estado en lo correcto usarían un acercamiento sutil, tratando de hackear la MAGI y sin duda querrían usarla para ganar control de las instalaciones. Aunque de alguna forma dudaba que eso sucediera completamente sin derramar sangre aún en ese caso. Y el resultado sería aún peor.

Si de alguna manera lograban resistir contra este ataque inicial, no tomaría mucho para que SEELE intentara tomar los cuarteles generales con toda la fuerza que pudieran reunir. De cualquier modo, no se veía nada bien para NERV. De alguna forma u otra, este día seguramente sería el que le pondría fin a todo.

Mientras se apresuraba a través de los corredores, notó a mucho personal agitado, pero se sorprendió de ver una figura, vestida en su uniforme negro, acercársele.

"Ikari, las alarmas". Le recordó al hombre más joven. "¿No vienes?"

"No", Gendo habló claramente mientras pasaba su lado. "Fuyutsuki… Encárgate de las piedras que los ancianos nos van a arrojar".

"¿Ya?" el hombre mayor preguntó lo bastante rencorosamente como para sorprender al Comandante. Aunque Ikari no lo mostró excepto por detenerse y voltear a verlo fijamente.

"Los detendré. Y no me voy a arriesgar", simplemente anunció antes de continuar su camino.

Kozo sabía que debía detenerlo. Este escenario suyo, iba contra sus viejos planes, contra el deseo de ella. Nadie, probablemente ni siquiera el mismo Ikari, podría decir si su resultado sería mejor que el que SEELE deseaba.

Sabía que debía detenerlo. Pero… podría entenderlo. Porque él también, la extrañaba.

"Ikari", ásperamente llamó a su superior. "Saluda a Yui de mi parte".

OOO

Misato odiaba esto. Todo lo que podía hacer era mirar fijamente a los diagramas y escuchar todos los detalles técnicos que difícilmente podía retener. Prefería tener al enemigo a la vista. Le recordaba mucho al 11° Ángel, sólo que peor. Esta vez eran sus propios sistemas MAGI de alrededor del mundo tratando de hackear en el original.

Y como si eso no fuera lo suficientemente malo, toda comunicación con el exterior estaba bloqueada, incluso las conexiones satelitales estaban bloqueadas. Así que aún si quisieran, no podían ni rendirse, mucho menos explicarse o pedir ayuda.

Ritsuko le había asegurado que su plan no estaba amenazado por esto, pero todo lo que Misato podía hacer era esperar que la doctora tuviera razón. Después de todo, su amiga ya había explicado que no podían usar estos restantes medios de comunicación para enviar un mensaje, ya que estaba destinado a esa terminal y ningún humano estaría ahí para recibirla.

Mirando abajo a los niveles inferiores del Centro de Comando, vio el tablero alzado de la MAGI-Gaspar donde Ritsuko estaba ocupada trabajando en algo para que esas computadoras ahora hostiles estuvieran ocupadas un buen rato.

Lo bastante como para que la JSSDF abriera las puertas del infierno para NERV.

Aún si no lo hubiera escuchado ya, habría llegado a esta conclusión fácilmente. No entregar nada luego de que la orden A-801 lo demandó era lo mismo a una rebelión abierta después de todo y sería respondida con un castigo severo, especialmente dado su amenaza potencial. Pero sólo dejar a SEELE hacer lo que quisiera estaba fuera de toda cuestión.

"El hackeo contra la MAGI ha sido detenido", Maya anunció, acompañando el cambio de imagen, el cual ahora mostraba redes sobrepuestas de hexágonos indicando la activación exitosa de un firewall tipo 666. "Una pantalla de defensa Danang Tipo B ha sido activada. Acceso externo es imposible por las siguientes 62 horas".

"¿Se acabó entonces?" Misato escuchó a uno de los operadores preguntar ingenuamente.

"No. No se darán por vencidos tan fácilmente", murmuró con tristeza. "Sólo está a punto de comenzar…"

Cerrando sus ojos, trató de aclarar su cabeza para la siguiente tarea. Esta no sería una pelea contra un enemigo desconocido. No sería contra monstruos gigantes con tremendos poderes. Esto sería contra otros humanos. Un enemigo que fácilmente los superaría en número. Un enemigo que conocía sus fortalezas y más importante, sus debilidades. Un enemigo contra el que nunca fueron preparados para enfrentar. Esta sería su pelea más difícil.

'Con los Ángeles eliminados, tal vez todo acabe después de esto. Tal vez finalmente pueda dejarte descansar entonces…' Su vista fue abajo a donde su mano estaba apretando la cruz alrededor de su cuello. 'Padre…'

OOO

Abajo, en las profundidades de la MAGI-Gaspar, Ritsuko se permitió un pequeño, victorioso suspiro mientras hacía el teclado a un lado. Ahora que esto estaba hecho, tenía que regresar tan rápido como le fuera posible. Sin duda, SEELE traería la artillería pesada pronto y si quería evitar correr a través de áreas listas para el combate, mejor se daba prisa.

'Eso probablemente sea mi última afronta contra él. Sé que merece algo peor, pero estoy segura que lo lastimará más que la muerte. ¿No lo crees…' su mano acarició el acero que alojaba el "cerebro" cibernético de Gaspar, 'Madre…?'

OOO

Toshiki Asakura siempre se había sentido orgulloso de ser un "intransigente". El tiempo de caos tras el Segundo Impacto no había permitido ninguna debilidad. La nación había estado en necesidad de hombres fuertes como él para guiarla, para reconstruir su gloria de antaño. Y su curso eventualmente le había otorgado la posición de Primer Ministro.

Pero enterarse de la traición de NERV, una organización paramilitar equipada con las armas más poderosas de la Tierra ciertamente era… inquietante, hasta para él. Y pensar que una vez había estado orgulloso de tener la base principal en suelo japonés. Pero pensándolo bien, realmente nunca había confiado en ese Ikari.

No se había dado cuenta de lo mucho que la tensión lo estaba afectando hasta que se estremeció cuando la puerta de su vasta oficina de repente se abrió de golpe. Quiso ladrar un recordatorio enojado sobre tocar, pero luego reconoció a la persona que entró con tan malos modales, seguido por su visiblemente estresada secretaria.

"Señor, estoy terriblemente apenado, pero él no…" balbuceó, pero fue interrumpida por el recién llegado sin afeitarse.

"Disculpe mi súbita entrada, Señor, pero esto es muy urgente. Si quiere, repetiré el chequeo de seguridad, pero ya tomó demasiado tiempo las primeras 34 veces para llegar aquí".

Toshiki asintió pensativamente. "Por favor déjenos, Sra. Yamashita", dijo a su secretaria quien siguió la orden para retirarse luego de una reverencia formal.

"Lo recuerdo, Sr. Kaji", se dirigió al recién llegado tan pronto las gruesas puertas se cerraron. "Usted es uno de los agentes trabajando para la Oficina de Inteligencia. Designado a infiltrarse en NERV para mantener un ojo en sus intenciones si no me equivoco".

"Sí, pero me temo que no hay mucho tiempo para formalidades. Primer Ministro Asakura, he recibido bastantes datos en los últimos meses que indican que hay al menos un traidor de alto rango en la milicia. El General Kato aparentemente está influenciado por una poderosa organización secreta llamada SEELE. Y como he escuchado, recientemente tomó el mando sobre una inquietante operación contra NERV".

"Hmm, si lo que dice es verdad, entonces ciertamente tal vez sea inquietante. Pero de vuelta a sus datos personales, fui notificado que usted estaba… muerto", habló tranquilamente mientras sacaba su arma escondida debajo de la mesa y la apuntaba al espía sin titubear, "y de verdad odio que todo ese papeleo haya sido por nada".

Sin embargo, el hombre de la cola de caballo no pareció desconcertado del todo por este giro de los acontecimientos. De hecho, estaba sonriendo. "¿Pensó que no sabría del traidor de mayor rango contra la nación japonesa también?"

"Eso tal vez sea un asunto de un punto de vista". Toshiki sonrió. "Pero de cualquier forma usted debe de ser muy valiente o sólo un tonto para confrontarme con esto tan directamente".

"Cancele el ataque sobre NERV", Kaji demandó tranquilamente.

Sin creer sus oídos, Toshiki agitó el arma. "Creo que no entiende muy bien la situación en la que está. Si cree que titubearé debido a mi reputación está cometiendo un error fatal. Mi personal aquí es muy discreto. No sería la primera vez que esta oficina tiene que ser limpiada".

"Creo que usted no entiende muy bien su situación", Kaji dijo, dando una suave risa ahogada. "Naturalmente he tomado algunas precauciones para salir de aquí en muy buena salud. Si no regreso, muchos documentos incómodos serán revelados al público. Acerca del Segundo Impacto, SEELE, sus intenciones y por supuesto sobre sus pequeños peones como usted".

Toshiki frunció el ceño. Este tipo en realidad no podía venir aquí con una historia tan débil y esperar que él lo aceptara, ¿Verdad? "No hay policía nacional o internacional, agencia de noticias o gobierno que usara nada que usted tal vez tenga listo para enviarles. SEELE lo interceptará antes de que se haga público.

"SEELE tal vez controle todas o al menos las posiciones más importantes para redirigir la verdad de la gente. Así que por supuesto tomé acción para llevarla directamente a ella". Su sonrisa se ensanchó. "La Internet es algo fabuloso, ¿No lo cree?"

"¿La Internet?" El Primer Ministro estalló en carcajadas. "¡La Internet es una farsa! Teorías de conspiración aparecen ahí todo el tiempo. Sus seguidores sin embargo son demasiado pequeños para ser una amenaza. Nadie lo tomará en serio".

"Oh, creo eso depende de la escala. En dos horas, un gusano que ya está implantado en los servidores de cada diario principal se activará, reemplazando el contenido regular con mi 'reporte especial'. Y aún si pudieran desactivar los servidores a tiempo, lo cual llamaría mucho la atención y sospechas por sí solo, sólo detendría las cosas un poco. Como los gusanos usualmente hace, se expandirá por la red entera, siempre recordado a la gente sobre sus planes".

"Supuestas pruebas fácilmente pueden ser denunciadas", Toshiki escupió, un poco demasiado enojado, como notó él mismo. No podía mostrar ninguna debilidad enfrente de este bastardo sonriente demasiado presumido.

"Oh, no puedo esperar a oír la historia que van a darle a las masas para cubrir esto. Un meteoro probablemente no sea suficiente esta vez, supongo. Pero no importa lo que sea, la gente recordará este evento y siempre habrá fuertes voces cuestionando su honestidad".

Notando que su mano sosteniendo el arma se estaba sacudiendo demasiado, renuentemente la colocó en el escritorio. Odiaba admitirlo, pero por ahora estaba en manos de este tipo. Tendría que asegurarse de tener su venganza después. "¿Q-Qué es lo que quiere?"

"Cancele el ataque sobre NERV", Kaji habló, ahora serio.

Toshiki no podía creer sus oídos. "¡To… tonto! ¡¿De verdad quiere que NERV inicie el Tercer Impacto?!"

Los rasgos del espía se endurecieron. "¡Usted es el tonto si de verdad cree que SEELE quiere prevenirlo! ¡Sólo porque financiaron su carrera no significa que siempre tuvieron razón!"

"¡Ellos… ellos no lo harían!" Toshiki palideció. No lo harían. Ellos eran los buenos. Tomando algunas medidas drásticas e impopulares que los forzaban a actuar en secreto, pero siempre trabajando por las metas correctas. ¿Por qué lo habrían ayudado a alcanzar su posición si no por el bien de Japón…?

Se derrumbó en su silla al hacer las incómodas conexiones. "Es demasiado tarde", simplemente murmuró. "Ya empezó. Y tienen órdenes estrictas de no comunicarse con nosotros hasta que den la señal".

"Así que pase lo que pase ahí no será rastreado de regreso a ustedes y pasará como el atroz acto solitario de unos cuantos soldados traidores si no sale como lo planeado", Kaji escupió con desdén. "¡Entonces saque a las tropas restantes de Tokyo-3 tan rápido como sea posible! ¡Si no podemos decírselos por radio, tenemos que decírselos cara a cara, o apuntándoles con un arma si debemos!"

OOO

Brazos cruzados enfrente de ella, los dedos de Misato en su mano derecha golpeaban nerviosamente su codo izquierdo. "¿Cómo va la evacuación del personal no combatiente?"

"Casi la mitad de ellos han alcanzado los refugios internos".

No lo bastante rápido. "No lo bastante rápido", repitió en voz alta. "Podríamos ser atacados en cualquier…"

Las primeras explosiones la interrumpieron justo en ese momento.

"¡Los radares en los sitios del 8 al 17 han sido eliminados!" alguien gritó, cuando un monitor tras otro mostraba nada más que estática.

"¡Batallón de la JSSDF pasando a través del perímetro de defensa de Gora!"

"¡Dos batallones aproximándose por Gotemba!"

Los puños de Misato se apretaron mientras más y más reportes de casualidades y territorio perdido llegaban, su mente yendo a toda velocidad para analizar la situación. Si tan sólo Shinji hubiera sido capaz de recordar algo de importancia táctica. Las fuerzas del enemigo ya estaban invadiendo ¿Pero por qué…?

'¡Espera! De seguro se están moviendo para eliminar su mayor amenaza primero, pero no tienen nada contra los EVAS. Pero podrían eliminar el punto débil de los EVAS…'

"¡Las fuerzas atacando el lado oeste son un señuelo!" gritó al darse cuenta. "¡Si su objetivo real son los EVAS, irán tras los pilotos! ¿Dónde están Shinji y Asuka?"

"Ya están en las jaulas y avisando que están listos para salir", Makoto le dijo.

"Bien. Al menos una noticia que no es devastadora", Misato suspiró con alivio. "Lancen los Evangelions directamente a la superficie tan pronto estén listos. ¿Qué hay de Rei?"

"Paradero desconocido", Shigeru reportó. "Aún no somos capaces de confirmar su localización".

Misato apretó sus dientes. Que no pudieran encontrarla significaba que estaba con el Comandante y a punto de iniciar el Tercer Impacto o que ya estaba muerta. Y una enfermiza parte suya casi deseó lo último. Pero que el Comandante no estaba aquí, ahora de todos los momentos, disminuía las posibilidades de eso por mucho.

Sin embargo, tenía otras cosas por las qué preocuparse ahora. Las fuerzas invasoras aún estaban invadiendo los pasillos de los cuarteles generales mucho más rápido de lo que había anticipado, pasando a través de cualquier clase de obstáculo que NERV colocara como si ni siquiera estuviera ahí.

Shinji le había dicho que matarían a cualquiera en su camino, pero tal vez había subestimado su eficacia brutal. Había estado pensando en aumentar el número de hombres para interceptar la esperada fuerza de ataque, aunque ahora era obvio que solamente los había enviado a una muerte segura.

No, esta no era una pelea que pudieran ganar cara a cara.

¡Tenía que pensar! ¿Qué habría hecho antes? ¿Qué podía hacer para hacerlo aún más efectivo? Lanzó un suspiro de frustración antes de prepararse y hablar por el comunicador. "¡Todos repliéguense al complejo central! Cubran su camino a sus espaldas tanto como puedan, pero no intenten detenerlos solos. Si no logran llegar en el siguiente minuto…" Su voz se detuvo. Estas eran las decisiones por las que siempre odiaba estar al mando; decisiones que reducían una vida humana a un simple número en un cruel análisis de costos y beneficios. "Escóndanse y recen por que nos los encuentren".

Había mucha duda de que alguien fuera capaz de sobrevivir si llegaban a eso. Aquellos que, como las fuerzas invasoras, aún estaban en los niveles exteriores difícilmente tenían una oportunidad de llegar a tiempo. Pero no tenían mucha elección.

"En 50 segundos, llenen los Niveles 2 a 4 por completo con baquelita", Misato ordenó tranquilamente. "Abran toda compuerta, toda entrada para inundar todo pasillo y toda habitación. Deberíamos atrapar a un buen número con eso, y al menos retenerlos por un rato. Si tenemos suerte será por el tiempo suficiente".

"¿Tiempo suficiente… para qué?"

Misato deseó tener una respuesta a esa pregunta.

OOO

Los tanques instantáneamente giraron sus cañones a los dos gigantes, desperdiciando sus municiones contra los impenetrables Campos-AT. Varios VTOLs rugían alrededor de los cabezas de los titanes como enormes y molestos insectos; los pilotos aparentemente tomados por sorpresa por los obstáculos que de repente habían sido catapultados en su zona de vuelo, ya que uno esquivó demasiado tarde, chocando contra el escudo naranja del EVA-01.

La ventana de comunicación de Shinji apareció a su izquierda, mostrando su rostro alicaído. "Asuka…"

"Está bien", la pelirroja dijo gentilmente, sabiendo muy bien que no matarían a seres humanos a menos de que no hubiera otra alternativa. No era como si el pensamiento de tomar vidas le fuera algo placentero, pero ella podía convencer su consciencia más fácilmente de que era un acto necesario en defensa propia que él. "Yo me encargo. Estos tipos no son problema en realidad. Sólo encárgate de vigilar mi cable, ¿De acuerdo?"

Sonrió débilmente mientras asentía. "Claro".

Asuka le sonrió de vuelta, antes de cerrar sus ojos; inspirando profundamente. Luego se lanzó a la carga.

OOO

Al General Kato no le gustó nada lo que veía por sus binoculares, unas cuantas millas lejos del campo de batalla; aunque dado el tamaño de sus enemigos, podrían muy bien haber estado sentados justo a su lado. El monstruo rojo eliminó sus VTOLs como moscas, aplastó sus tanques como si pisara insectos bajo sus enormes pies y peor aún, no había recibido ningún daño aparente a pesar del bombardeo incluso con múltiples misiles que fueron parados en seco por ese maldito campo de fuerza antes de que siquiera se pudieran acercar.

Había habido un único momento de esperanza cuando un misil encontró su objetivo, impactándose directamente contra el rostro de la horrible bestia, pero eso no había ni rasguñado la superficie. O ese escudo podía constantemente cambiar su perímetro o la armadura era más gruesa de lo que les habían dicho. El ver el patético progreso que habían hecho hasta ahora en su avance; tanta cantidad de poder, dinero y ya ni se digan las vidas humanas desperdiciadas contra la aparentemente impenetrable pared roja era devastador.

Pero no sería merecedor de su rango si semejante desventaja ya fuera suficiente para que él perdiera toda esperanza de obtener la victoria. Habría sido preferible "asegurar" los Evangelions y a sus pilotos antes de que pudieran entrar a la pelea, pero no era como si no hubieran estado del todo preparados para esta situación.

"¡El cable!" ladró la orden a su oficial de comunicaciones. "¡Concentren todo el fuego en ese cable de energía!"

"¡Es inútil, Señor! ¡El Púrpura lo está protegiendo!"

"¡¿QUÉ?!" Instantáneamente, se dio la vuelta para enfocar su vista en el segundo gigante que al parecer todavía no se involucraba en el combate, y ciertamente, se mantenía cerca del cable del rojo, agachándose y saltando de forma impresionante para esquivarlo sin dejar que la piloto del Rojo se preocupara de que su compañero accidentalmente restringiera sus movimientos. Cada vez que una de sus fuerzas empezaba a disparar a la fuente de poder, esos hexágonos naranjas aparecerían, obviamente siendo emitidos por la unidad púrpura.

Y el propio Púrpura no tenía un cable como punto débil.

Kato gruñó de frustración. "Creo que eso es todo para nosotros entonces…"

Uno de sus oficiales lo miró, esperando la aclaración. "¿Retirada, Señor?"

El General cerró sus ojos mientras pensaba. Aún tenía una mina N2 a su disposición, pero eso era demasiado valioso y había visto Ángeles soportar incluso más de una de ellas. ¿Quién podía garantizarle que sería suficiente para acabar con esas dos bestias que habían superado a las otras? Y tenía planeado descubrir el Geofrente con ella.

"Sí", finalmente confirmó haciendo una mueca. No importaba que tan inútil fuera la pelea, siempre era una puñalada a su honor el rendirse, aún si sólo fuera por razones estratégicas. "Den la señal y pidan a los chicos grandes. Dejen que los monstruos se maten entre sí".

OOO

"¡Estoy detectando ocho, no, nueve transportes aéreos!" Aoba reportó. "Liberando… ¿Liberando EVAS?"

"Los EVA series", Misato murmuró, sin sorprenderse, aunque no estaba exactamente feliz por las noticias. "Tardaron más de lo que esperaba".

"¿N-nueve?" Maya jadeó. "¿Contra dos?"

"Bueno, ya me encargaré sobre las posibilidades", Misato murmuró para sí misma, sacando su celular. Sólo tuvo que sonar una vez. "¿Ritsuko? ¿Estás lista allá abajo?"

"Ya voy en camino", vino la corta respuesta de la rubia a través del auricular.

La Mayor sonrió. "Buena chica", la halagó, antes de terminar la corta llamada y guardar de nuevo el teléfono.

Hyuga, como la mayoría de los otros, ni siquiera había notado la llamada. "En serio, nueve contra dos. Están exagerando… ¡ESPEREN! ¡Aún hay otra señal, se acerca rápidamente!"

"No te preocupes por esa", Misato anunció ahora en voz alta. "¡Es de los nuestros!"

OOO

"¿Estás lista?"

"Tan lista como podría estar", respondió sonriendo cautelosamente, sin quitar los ojos de los pequeños puntos blancos que muy bien podrían haber sido aves desde esta distancia. "Lo cual no es mucho". Viéndolos tan arriba, se preguntó si no debieron de haber pedido un arma de larga distancia y tratar de acabar con uno o dos de ellos mientras estuvieran en el aire. Pero sabía mejor que nadie que necesitarían más de un tiro para derribarlos, sin importar cuán preciso fuera.

Su corazón latía salvajemente, pero era difícil decir si era por el esfuerzo de la pelea previa o la perspectiva de la siguiente. Casi seguro ambas cosas. Inspirando profundamente, flexionó sus manos para tranquilizar el hormigueo en ellas que era transmitido por las de su EVA. Casi seguro resultado de haber sido reparadas apresuradamente tras haber sido cercenadas por el último Ángel. Mejor que pelear únicamente con los talones, aunque eso difícilmente era tranquilizante cuando posiblemente la pelea más difícil de su vida se encontraba enfrente de ella.

Espalda con espalda, las dos Unidades esperaban a que las bestias blancas terminaran su descenso mientras eran rodeadas por ellas. Poco después de que los nueve EVAS aterrizaron azotando el suelo, Shinji y Asuka se lanzaron al frente, hacia los que se encontraban más cerca de ellos, derribando a sus enemigos antes de que pudieran prepararse, mucho menos estar listos para pelear.

Al menos ese era el plan.

Ni siquiera un segundo después de que había tirado a su objetivo, ella sintió sus pies patearla en la espalda de su EVA, derribándola de inmediato. Usó el momento para alejarse rodando antes de que pudiera ser un blanco inmóvil para los otros, retrocediendo mientras se incorporaba de nuevo.

La Unidad que había mandado al suelo ya estaba de pie también, estando horriblemente cerca por lo que apenas y tuvo tiempo de evadir el golpe de la espada que aún empuñaba. Para gran sorpresa de Asuka, la patada con la que contestó fue esquivada elegantemente por el sonriente EVA producido en masa, así como el siguiente intento de tomar su brazo y torcerlo, dejándola pasar de lado.

Notando por el rabillo del ojo que otras dos Unidades se le estaban acercando y otra aproximándose a su cable, decidió que lo mejor sería retirarse. Shinji debió de haber experimentado problemas similares porque se encontraron donde empezaron, espalda a espalda, encarando las sonrientes monstruosidades.

"¡Algo no está bien! ¡No deberían de ser tan fuertes!" Asuka gritó mientras sacaba su cuchillo progresivo de la funda de la hombrera, un movimiento que fue copiado por Shinji.

"Pero pensé que ellos… bueno…" su voz se volvió tan queda que apenas era audible entre sus jadeos, "te vencieron…"

Ella rápidamente descartó ese pensamiento. "Pero sólo porque se regeneraron. Y debido a las…" Un jadeo se atoró en su garganta al notar con un brillo en los ojos que los dos que habían peleado con la Unidad-01 ya habían transformado sus espadas, "Lanzas… Ni siquiera eran tan buenos peleadores en ese entonces. A menos que…"

Su súbita realización le produjo una sensación gélida en las entrañas. No había sido sólo muerte lo que esas cosas le trajeron, sino la destrucción total. Y por eso sintió una rabia fría encenderse en ella, aún mayor que el odio que había sentido entonces. "Sólo jugaron conmigo…"

"¿Qué?"

"Mi energía se iba a terminar tarde o temprano sin el cable", continuó hablando en voz alta. "Sabían que no podría vencerlos. Así que sólo esperaron; divirtiéndose un poco conmigo mientras lo hacían. Sólo querían inflar mi orgullo para que pudieran destrozarlo otra vez. Jugaron conmigo como un gato con un ratón antes de romperle el cuello".

"Asuka…" Shinji jadeó incrédulo. "¿E-estás segura de que incluso pueden ser maliciosos? Habrían arriesgado…"

"¡No me interesa por qué lo hicieron!" lo silenció con un grito lleno de rabia. "¡Pero voy a hacer que paguen!"

Salió disparada con eso, sin escuchar las llamadas de Shinji de que esperara, que se calmara y pensaran en un plan. Pero aún cuando estas bestias blancas ante ella ya se estaban arremolinando para darle la bienvenida, aún cuando la habían tomado por sorpresa por segunda vez, no se iba a echar para atrás. Los destruiría, los haría trizas hasta que se asegurara de que nunca se levantarían otra vez.

Pero entonces se detuvo con en seco con un chirrido. Una enorme sombra salió al parecer de la nada en el campo de batalla, cayéndole encima a un sorprendido EVA producido en serie, retrocediendo de un salto, antes de que los otros pudieran reaccionar.

"¿Q-qué es eso?" Asuka preguntó jadeando.

Shinji sin embargo reconoció fácilmente la abultada forma roja y gris, pero su sorpresa no era mucho menor. "¿El Jet Alone?"

"¡Hey!" Una voz segura de sí misma vino a través del comunicador. "¡Escuché que necesitaban ayuda!"

"¿Touji?" Shinji preguntó, perplejo por oír a su amigo.

"Yep, soy yo".

Asuka lo encontró aún más difícil de creer. "¿ estás piloteando esa cosa?"

"Bueno, sí…"

OOO

"… y no. Creo que 'controlar' es más apropiado", Touji dijo desde su asiento, abajo en una de las cámaras en lo profundo de los cuarteles, mientras miraba a Ritsuko. "Pero creo que la doc puede explicarlo mejor".

La rubia hizo una mueca ante el apodo, pero decidió que no era el momento para discutir. "Como tal vez recuerdes Shinji, el JA se suponía que trabajara sin piloto, recibiendo sus órdenes por varios controladores a través de señales de radio. Sólo reemplacé esa simple configuración con un control intuitivo más efectivo que es muy parecido al de los EVAS".

Ciertamente, el asiento de piloto de Touji era un viejo modelo de los prototipos de las cabinas de contacto; incluso llevaba puesto una diadema de interfaz. Pero eso, justo como los controles, se conectaba con cables a una terminal cercana de la MAGI para dejar que las super computadoras se ocuparan de la conversión de las señales enviadas al robot.

"Pero…" Shinji empezó, notablemente nervioso porque, como lo mostraban las pantallas, los EVAS enemigos se estaban acercando otra vez luego de que el momento de sorpresa pasó. "¿Cómo lo obtuvieron? ¿No fue confiscado por el gobierno tras ese incidente? A lo mucho, esperaba que se encontrara en otro lugar".

"Tú tenías tus secretos, yo tenía los míos", Misato dijo por el canal abierto, permitiéndose un pequeño momento de triunfo en medio del caos. "Pero digamos que tenemos un amigo en común que nos dio este regalito".

"Hicimos las primera prueba cuando el toque de queda fue declarado", Ritsuko explicó. "Un momento perfecto porque de lo contrario, nunca habríamos traído a Touji aquí a tiempo".

"¿Él nunca lo ha manejado antes?" La voz estridente de Asuka protestó por el comunicador, instintivamente esquivando un golpe por detrás.

"¡Oh, no te preocupes, Sohryu!" Touji ladró burlonamente. "Ya he realizado varias simulaciones. ¡Y creo que puedo hacerlo bastante bien!"

"Como sea", Asuka reconoció sonriendo tras lanzar a su atance por encima de su hombro. "¡Sólo no te metas en nuestro camino!"

"¿Yo en el tuyo?" El chico rió en respuesta, forcejeando con los controles para dejar que los largos brazos giraran alrededor del robot, golpeando a dos Unidades a la vez. "¡Apuesto a que derribo más que tú!"

Ritsuko se aclaró la garganta para recordarles a los adolescentes sobre la seriedad de la situación. Después de todo, esta era una pelea que tal vez decidiera la vida y muerte de toda la raza humana, no una competencia amistosa. "Recuerden, el Jet Alone no tiene un Campo-AT ni tampoco puede erosionar uno, así que ustedes tendrán que encargarse de ello", se dirigió a los pilotos de los EVAS. "Pero por otra parte, también nulifica la ventaja de las lanzas".

"También tengan en cuenta que funciona con energía atómica", Misato habló de nuevo, haciendo una leve mueca ante el recuerdo, cuando intentó en vano detener al coloso. "Una explosión nuclear no es tan mala como un Tercer Impacto, pero aún así preferiría evitarla si es posible".

"Entendido", Shinji contestó.

"¡Entonces demostrémosles que los números no importan para nosotros!" Touji anunció.

"No tienes que decírmelo", Asuka intervino. "Vi la calificación de tu último examen de Matemáticas".

Ritsuko sacudió la cabeza. Niños…

OOO

"¡Reporte de la situación!"

"¡Escuadrón Shinjo aquí!" Akita respondió por la radio. "¡Nivel 2 finalmente asegurado, cambio!"

"¿Por qué tardaron tanto?" rugió la voz arrogante en respuesta.

El soldado se molestó aún más por eso. "¡Esa baquelita estaba por todas partes! ¡No pudimos dar un rodeo, así que tuvimos que pasar a través de ella cortándola!" Inspiró profundamente, decidiendo sobre si debía o no expresar su enojo a su oficial superior. "¡Y eso habría sido mucho más rápido si nos hubieran mandado los refuerzos que nos prometieron!"

"No pudimos hacer que pasaran más allá de Púrpura y Rojo".

Akita suspiró. "Ya no importa. ¡No hemos encontrado mucha resistencia desde que bloquearon los primeros niveles!"

"Eso no es para sorprenderse; la mayoría de ellos no tienen entrenamiento militar. Probablemente nos lanzaron todo lo que tenían primero antes de esconderse".

"No señor, me refiero a que no nos hemos topado con nadie hasta ahora". Hizo una pausa, mirando en los alrededores al resto de su escuadrón. "¿Cree que es una trampa?"

OOO

Gendo Ikari no era un hombre que sonriera abiertamente por pura anticipación, pero ciertamente se sentía extasiado mientras caminaba a través de los oscuros pasillos del Dogma Terminal, la aceleración de los latidos de su corazón innegable mientras se acercaba a su meta. Estaba ahora tan cerca, los años de trabajo finalmente rindiendo frutos. Una vez que recogiera a Rei, sólo sería cuestión de minutos para que finalmente pudiera verla otra vez.

La última puerta se abrió.

"Sabía que te encontraría…" se interrumpió al darse cuenta de su error. La cámara estaba vacía, sólo los restos de los clones estaban flotando en el tanque de LCL aún iluminado.

Había estado seguro de que ella vendría aquí, al lugar de su nacimiento una vez más. Quizás había llegado demasiado pronto y ella aún se estaba preparando para dejar su forma, neutralizando su propio Campo-AT. ¿Pero no la habría notado en su camino hacia aquí entonces?

Se dio la vuelta, acelerando sus pasos mientras empezaba a buscar por el área asegurada. Los latidos de su corazón aún estaban ahí, pero ya no eran causados por la emoción. Incertidumbre y miedo ahora lo estaban inundando.

¡Ella tenía que estar aquí! ¡Era su propósito, su destino! Cada fibra de su ser la estaría llevando aquí en este momento. ¡Que no pudiera haber sido encontrada por la inteligencia de NERV tenía que significar que ella estaba aquí abajo en el Dogma Terminal! ¡Tenía que estar aquí en algún lugar!

Pero sin importar dónde buscó, las habitaciones, el cuarto donde nació, el cementerio, los viejos laboratorios; ella no se encontraba.

Un pensamiento demasiado horrible para ser verdad lo había estado acechando todo el tiempo: '¿Había tenido razón el chico?' ¿Y si SEELE había puesto sus manos en ella mucho antes de que iniciara su ataque? Aún de haber habido repuestos, no tendría el tiempo para revivirla. Pero aunque su Inteligencia tenía órdenes de no molestarlo con asuntos triviales, él de seguro sabría si algo le había sucedido a ella, o a los agentes que se encargaban de cuidarla. Por otra parte, ya antes habían perdido de vista a los pilotos. ¿Podría tener más traidores en sus filas de los que él pensaba?

Fuera lo que fuera lo que había impedido que Rei viniera a él, no había nada que pudiera hacer para traerla aquí. Y sin ella, todo se escapaba de sus manos, todo por lo que había trabajado, tan cerca que ya casi podía tocarlo.

Simplemente no podía ser…

Estaba jadeando por su búsqueda cuando llegó a la enorme sala que se supone había sido el lugar donde renació por segunda vez. Pero como antes, no había nadie más que él y el ser blanco crucificado, colgando inertemente en su cruz en el lago de LCL.

No había señal de Rei.

Cayó de rodillas, cansado físicamente, pero aún más emocionalmente. Tan cerca…

Mientras miraba al rostro del gigante, los siete ojos en su máscara lo miraron fijamente de vuelta. Parecían quemarle el alma, burlándose de su estupidez. Lilith tal vez estuviera presa, indefensa a sus acciones, a sus pruebas, a sus experimentos para obtener su poder. Pero ahora era como si ella se riera de él por pensar que podía obtenerlo. Nunca antes se había dado cuenta de cuán fútil había sido, lo inferior que era, aún con toda la ciencia de la humanidad detrás de él, ante este dios.

Hubo un cosquilleo en su palma derecha, un deseo despertando dentro de él para continuar con esto por su cuenta, para iniciar la conexión sin el intermediario, pero Gendo no era tan tonto como para caer en el anzuelo de Adán. No tendría oportunidad de controlarlo.

En ese momento supo que todo lo que había esperado y por lo que había trabajado, todo lo que le hizo seguir adelante durante tantos años, todo por lo que había sacrificado su humanidad, había sido por nada.

Porque quien siempre había sido la pieza más confiable en su juego había traicionado sus esperanzas.

A final había perdido. Sus defensas eventualmente serían aniquiladas. Nada podría evitar que la JSSDF entrara en los reinos más sagrados de los cuarteles por siempre.

Pero mientras su mano tomó el frío acero en su bolsillo, se dio cuenta de que tal vez hubiera otra forma de ver a Yui una vez más.

Y mientras a cientos de metros encima de él las armas de los soldados resonaban en los corredores y pasillos, un único disparo hizo eco en el Dogma Terminal.

OOO

Con la sorpresa del enemigo inesperado ya desvanecida desde hace mucho, los nueve EVAS de la Producción en Serie no mostraron titubeos, mucho menos respeto por los guerreros de NERV. A diferencia de la primera pelea de Asuka con estas criaturas, no esperaron a atacar una después de la otra. Avanzaban en grupos, pero no simplemente de tres contra uno, una vez que uno de los tres enemigos era atacado pasaban al siguiente, sin importar si conectaban un golpe o eran repelidos, tal vez incluso era pateados o rasguñados por un cuchillo progresivo.

De esta forma, forzaban a los pilotos a defenderse contra al parecer un avance interminable sin oportunidad de enfocarse en uno para hacer algún daño grave. Algunos incluso aceleraban las cosas al extender sus alas otra vez y agitar sus enormes armas a sus oponentes terrestres desde arriba. No era necesario mencionar que particularmente la piloto pelirroja no estaba muy contenta con esta situación.

"¡MALDITA SEA!" maldijo de frustración mientras apenas y evitaba ser decapitada mientras que su propia arma no golpeaba otra cosa más que aire otra vez. "¡Tal vez ustedes dos deban dejarme sola, lo hacía mejor peleando contra ellos por mí misma!"

"¡Asuka!" Shinji alcanzó a protestar, a pesar de sus propios problemas con las bestias blancas. "¡No digas esas cosas!"

"Aunque tal vez tenga razón", Misato musitó por el comunicador. "Si se separan un poco más, tendrán que romper su patrón. Sólo no se alejen demasiado de los otros en caso de que uno necesite refuerzos si planean concentrarse todos sobre uno".

"¡Es más fácil decirlo que hacerlo!" Asuka contestó.

"¿Por qué no están usando esas lanzas?" Touji preguntó. Aunque él no era un peligro inmediato como Shinji y Asuka, se estaba esforzando tanto como ellos por mantener a su avatar gigante ileso. No era sólo la inmersión, que no era ni de cerca tan profunda como su corta experiencia con la Unidad-03. Pero estaba ahí para ayudar, no sólo ver como su robot era hecho pedazos sin acabar con al menos uno de estos bastardos por sus amigos.

"¡Probablemente no quieren arriesgarse a golpearse entre- MIERDA!" La conclusión de Asuka fue ahogada por las alertas mientras su contador comenzaba su marcha atrás. Detrás de ella, inadvertida hasta ahora por el caos total, estaba una de las bestias sonrientes, su arma aún entre las dos partes del recién cortado cable de energía. "¡Bien! ¡Se acabó!"

Impulsada por la rabia, Asuka no trató de bloquear el siguiente ataque. En vez de eso, se lanzó contra el EVA con un feroz grito de batalla, dándole un cabezazo antes de que pudiera golpear. El impacto del Evangelion rojo contra su pecho causó que la sorprendida Unidad perdiera su arma que Asuka instantáneamente tomó mientras su oponente estaba distraído.

"Asuka, tranquilízate", Shinji rogó mientras ella empezaba a agitar el arma salvajemente, asustando a los atacantes y haciéndoles mantener su distancia. "¡Piensa en tu energía! Deberías sólo…"

"¿Debería sólo qué?" ladró de vuelta. "¿Ponerme a salvo y dejar que ustedes se encarguen? ¡No seas ridículo! ¡Tengo otros cuatro minutos y medio para acabarlos!"

"Asuka…" Shinji trató una vez más, pero se rindió. "¡Sólo prométeme que usarás los últimos veinte segundos para salir de aquí!"

Mirando el intercambio, Touji casi falló en notar la Unidad que ignoró la nueva amenaza en el EVA-02, planeando hacia el Jet Alone. Casi.

Se agachó e hizo a un lado para esquivar el golpe; al mismo tiempo lanzando su brazo. La Unidad fue detenida abruptamente cuando la mano metálica tomó una de sus alas. Touji usó el impulso del Jet Alone para agitar al EVA a su alrededor, con la intención de mandarlo a volar contra la pared de una montaña cercana. Sin embargo, el fuerte sonido de un desgarre anunció la falla de su plan, aunque no de forma negativa. Con un ala menos, la Unidad se estrelló en el suelo, el cuerpo blanco dando vueltas varias veces, su masa cavando en la tierra hasta que se estrelló contra una pequeña formación de rocas donde se quedó en silencio.

"¡Wohoo!" Touji se felicitó. "¡Ese es el primero!"

"¡Todavía no!" El grito de Asuka vino sólo una fracción de segundo antes de que brincara con su EVA al lado del Jet Alone a la aparentemente Unidad en silencio, estrellando la afilada punta del arma en lo más profundo del núcleo rojo. Chispas volaron mientras empujaba más y más, decenas de grietas apareciendo en la superficie lisa. El EVA no tan muerto de repente se sacudió con un fuerte chillido, sus brazos tratando de alcanzar a su agresor, y cayó inerte finalmente cuando el núcleo se destrozó en miles de pedazos.

Una sonrisa maniaca, pero satisfecha apareció en el rostro de la chica jadeante mientras se daba la vuelta. "Erster…"

OOO

Un momento después una protesta se escuchó en la sala de reuniones del consejo de SEELE. "¡Destruyeron al EVA-09! ¿Cómo pudo pasar esto?"

"¡Se suponía que las Series fueran invencibles! ¡Incluso los núcleos no deberían de dejar de funcionar sino hasta recibir un 63 por ciento de daño!"

"¡Todo se ha perdido! ¿Cómo vamos a comenzar la ceremonia ahora?"

"¡No hay razón para entrar en pánico! Aún tenemos un reemplazo en el campo de batalla".

"¡Un reemplazo que no está de nuestro lado y no tiene el poder necesario!"

"No importa. Mientras obtengamos la victoria, podemos arrebatar a Lilith y Adán de Ikari. Construiremos un nuevo Evangelion para que tome el lugar del caído. La ceremonia será simplemente pospuesta".

"¿Construir uno nuevo? ¡Es fácil para ti decirlo! ¿Pero y si más caen? ¡Mi país ha usado todos sus recursos para construir los que tenemos ahora! ¡Y sé muy bien que no somos los únicos!"

"Estoy de acuerdo. Sin embargo, revivir el proyecto espacial será más barato. ¡Podríamos recuperar la Lanza original!"

"¡La Lanza sólo nos será útil si salimos victoriosos! ¡Cometimos un error al poner todas nuestras esperanzas en este ataque! ¡Fuimos muy descuidados y subestimamos a esos niños!"

"¿Cómo podríamos perder? ¡Solamente perdimos UNA Unidad! ¡Aún los superamos en número por mucho!"

"¡No peleemos entre nosotros ahora! Podemos adaptarnos a esta situación una vez que ganemos la batalla".

"Es verdad. ¿Hay noticias del escuadrón traidor que se avistó?"

"¡Tenemos otras cosas de qué preocuparnos en vez de unos cuentos VTOLs faltantes!"

La discusión se calentó más y más, pláticas sobreponiéndose, todos habiendo perdido noción de quién decía qué detrás de sus hologramas anónimos.

En el caos que bullía, sin embargo, nadie notó que el monolito con la inscripción "SEELE-01" permanecía en silencio.

OOO

"¡Señor!" el piloto del VTOL gritó sobre el rugir de los motores. "¡Nos estamos acercando a Tokyo-3!"

Kaji sólo dio muestras de que entendió y volvió a mirar por la ventana. La noticia realmente no había sido necesaria, aún cuando faltaban varias millas, la pelea entre los ahora once gigantes era difícil de no ver. Sintió algo de orgullo al ver que Katsuragi había encontrado y hecho buen uso de su regalo. Pero aún los superaban en número y era difícil decir si la experiencia de Shinji y Asuka y el elemento sorpresa en la forma del Jet Alone serían suficientes contra las habilidades de los EVAS Producidos en Serie.

"¿Hay alguna forma de detenerlos?" le preguntó a Sakamoto, el líder del escuadrón que los estaba acompañando.

La mayoría de los soldados no acogían con mucho cariño la perspectiva de ir en contra de sus propios camaradas por decir lo mínimo. Pero algunos que sabían hasta cierto punto de qué se trataba todo esto estaban felices de detener lo que tal vez podría ser la mayor vergüenza de la JSSDF. Sakamoto de hecho se suponía debía de haber sido parte del equipo de asalto, pero se había negado; no dispuesto a matar a quien fuera a la vista, civiles desarmados e incluso niños.

"Si eso hubiera significado el fin del mundo, al menos habría sido capaz de ir como un hombre, no un monstruo", le había dicho a Kaji. Dado lo delicado de la situación, no habían tenido que temer a un tribunal por insubordinación, pero habían sido confinados a su base bajo un embargo completo. Pero eso le había dado tres escuadrones enteros que ahora se dirigían al campo de batalla y otros más que los seguían de cerca.

"Temo que no". Sakamoto sacudió su cabeza. "No están bajo nuestro control".

"Me lo temía", Kaji murmuró mientras miraba al EVA-02 bloquear una patada a su cabeza. "Buena suerte entonces, chicos…"

Estaba a punto de separarse de la ventana cuando algo captó su atención, en un estacionamiento no muy lejos de ellos. "¡ATERRIZA EN ESA CALLE DE INMEDIATO!" le gritó al piloto sin pensarlo dos veces mientras se lanzaba a la escotilla.

Asegurándose rápidamente él mismo, le arrebató el rifle a un sorprendido soldado a su lado, luego se preparó y golpeó el botón de la compuerta. La descompresión lo engulló al instante, tratando de sacar todo de la cabina, pero se mantuvo firme en su lugar y apuntó. Extrañamente parecía haber sólo un soldado con su arma levantada en vez de los tres que pensó haber visto antes, pero la mata de cabello azul era inconfundible. No estaba seguro de qué estaba haciendo ella hasta acá, pero ahora no era el momento de pensarlo. Los primeros dos disparos fallaron debido a la distancia y el movimiento de la aeronave, pero el tercero dio en el blanco. No letalmente al parecer, pero todo lo que necesitaba era ganar algo de tiempo de todas formas. Sólo entonces notó que los otros dos cuerpos que había visto previamente ya estaban tirados en el suelo.

Unos cuantos segundos después, el VTOL había bajado lo suficiente para que saltara sin problemas y Kaji corrió al estacionamiento, seguido por Sakamoto y otros cuantos del grupo.

Rei parecía estar esperándolos.

"Aprecio su ayuda, Señor Kaji", le agradeció formalmente, mientras que los soldados se apresuraban a los heridos y sus aparentemente compañeros muertos.

"No hay problema", el hombre de la cola de caballo dijo, encogiéndose de hombros. "Aunque es toda una sorpresa verte aquí".

"Traté de escapar antes de que atacaran", Rei admitió tranquilamente. "Estaba segura de que no estaría a salvo en los cuarteles".

Kaji la miró un momento, pero como era usual en ella, su lenguaje corporal no decía más que sus palabras. "No estaba hablando acerca de razones de seguridad…"

"Yo…" Inesperadamente, ella estaba mostrando una excepción a la regla, sus ojos brillando hacia el suelo. "Tenía mis razones para no… ayudar al Comandante…"

Figurándose que sería lo más que obtendría de ella por ahora, asintió. "Muy bien pues, eso debería facilitar las cosas bastante. ¡Sakamoto!" le gritó al oficial. "¿Tenemos espacio para alguien más?"

"¡Temo que ya iremos bastante apretados con estos tres!" el soldado respondió mirando a sus compañeros caídos que estaban siendo cargados al VTOL.

Kaji se rascó la barbilla, pensando por un segundo mientras sus ojos se detenían en el radicalmente detenido jeep. ¿Realmente ya no lo iban a necesitar, verdad?

"¿Crees que puedes acabar con esto tú solo?" lo llamó una vez más. Era realmente una pregunta innecesaria, ya que de todos modos no era más que un pasajero sin ninguna influencia real en las tropas de la JSSDF. Pero una parte de él probablemente esperaba oír un "No", sólo para sentirse necesitado.

Naturalmente, eso no pasó ya que Sakamoto alzó su pulgar.

"Está bien entonces", Kaji se volvió hacia Rei. "Tomaremos el jeep y te llevaré a donde quieras hasta que esto se acabe".

Rei asintió, pero no se movió para seguirlo mientras él empezaba a caminar hacia el vehículo. "¿Podría llevar el auto al otro lado de esos árboles? No deseo pasar por este escenario otra vez".

"Um, claro", se preguntó mientras se dirigía hacia el conjunto de árboles cerca del estacionamiento y la calle, "¿Pero por qué no puedo llevarte conmigo ahora mismo?"

Ella se detuvo en seco. "Tengo que recoger a alguien".

"¿Qué…?"

OOO

La pérdida de uno de sus hermanos había forzado a los Evangelions Producidos en Masa a tomar una nueva estrategia. En vez de mantener a su presa en un lugar y atacarla todos a la vez, ahora habían formado grupos para separarlas, mientras que atacaban con mayor ferocidad. Habían descartado las espadas para convertirlas en lanzas, con la excepción de las de tres Unidades que perseguían al Jet Alone. Cuando una puñalada al robot apenas y rasguñó la gruesa armadura, rápidamente habían vuelto sus armas a su forma previa.

"¡Hey, Asuka!" Touji gritó a la pelirroja, quien aún estaba repeliendo a sus tres enemigos con espada capturada. "¿Por qué no cambias también esa cosa? Pensé que los EVAS serían alérgicos a esas lanzas".

"Claro, no hay problema", Asuka respondió, el sarcasmo evidente en sus palabras mientras arrojaba su ahora obsoleto cuchillo progresivo directo a la cabeza de uno de sus enemigos. Como era de esperarse, la bestia simplemente trastabilló un poco por el impacto, aparentemente sin molestarle para nada el acero en su cerebro. Pero fue distracción suficiente para que Asuka abanicara su espada hacia su hombro, cortando de tajo el brazo antes de que el EVA pudiera alejarse. "¡Sólo dime cómo!"

"¿Por qué no las están arrojando?" Shinji se preguntó. Él era por mucho el que más problemas tenía, peleando contra cuatro EVAS usando sólo su cuchillo progresivo. No era necesario decirlo, estaba más ocupado esquivando las puñaladas de sus lanzas que otra cosa, tratando de alejarse lo más posible de ellos. "¡Si lo hicieran al menos sería capaz de arrebatarles una!"

"Probablemente acabas de responderte a ti mismo", Misato señaló a través del comunicador. "Quieren - ¡HEY! ¡Touji, cuidado!"

Dos Unidades voladoras se lanzaron sobre el Jet Alone por atrás, tomándolo por los hombros y las varillas que sobresalían de su cabeza. Aparentemente, planeaban estrellarlo contra una montaña o dejarlo caer desde una gran altura como una víctima fácil una vez que perdió su precioso contacto con la tierra. Pero sólo lograron arrastrar al pesado gigante a ras del suelo por una corta distancia antes de que Touji reaccionara y agitara uno de los elásticos brazos del robot en círculos.

Aunque incapaz de golpear con fuerza desde esta posición, la proximidad de los dos atacantes probó ser fatal para ellos. La Unidad golpeada se salió de curso y se estrelló contra la otra, mandando a ambas al suelo donde sus alas se entrelazaron.

Touji sonrió triunfante desde su asiento. "Heh. No me van a atrapar tan fácil…" Su burla se desvaneció al ver que la única reacción del robot a su último comando fue dejarse caer hacia adelante y detenerse por completo. Tironeó de los controles una y otra vez, pero sin resultado. "¡¿Qué le sucede?!"

La mueca de Akagi mientras miraba las pantallas del estado del robot le dijo más de lo que necesitaba saber. "Parece que dañaron las varillas de control con ese último ataque. ¡La fuerza de la señal es de menos del cinco por ciento!"

Touji se desplomó en su asiento, no para relajarse sino lleno de rabia. Ser vencido por un daño tan nimio, quedarse sin poder hacer nada y ser forzado a mirar mientras sus amigos estaban peleando por sus vidas. Gruñendo, dejó salir su frustración al estrellar su puño contra los ahora inútiles controles.

"Lo lamento chicos", murmuró. "Creo que tendrán que encargarse del resto ustedes solos".

OOO

"¿Misato?" Aquí Ritsuko", la rubia dijo a su celular mientras se adentraba en lo más profundo del complejo, su ritmo un poco más rápido de lo usual. "¡Sí, ya sé que estás 'algo ocupada'! ¿Pero sabes? Te dije que tenía algo más que hacer y ahora que nuestro juguetito se rompió, en serio tengo que ir… ¿Qué? Sí, me refería a eso; ¿Solo quería saber si el Comandante ya apareció?" Cerró sus ojos ante la respuesta negativa, suprimiendo una maldición. "Sí, me lo temía. Pero gracias de todos modos".

Terminó la llamada con un molesto resoplido.

"Maldición", se le escapó después de todo, tocando el control remoto en el bolsillo de su bata de laboratorio mientras entraba al elevador que la llevaría al Dogma Terminal. "Quería ver sus esperanzas aplastadas, no irme con ellas".

OOO

Asuka se quedó horrorizada cuando las memorias la abrumaron. La tercera Unidad se había reunido con las dos que habían derribado al Jet Alone y una tras otra aparecieron de los otros grupos. No tenían intención de devorar a su presa metálica, pero se dieron el sádico placer de estrellar sus garras en el robot indefenso, haciéndolo trizas. Y ella lo sintió, lo sintió como si fuera su EVA, su propia carne y huesos siendo destrozados otra vez.

El shock sólo duró unos cuantos segundos, pero fueron demasiado. Se movió, pero no lo bastante rápido.

Su hombro estalló de dolor.

El impacto de la lanza perforante la forzó hacia delante, mandando a su EVA a estrellarse en el suelo. La sorpresa no duró mucho, pero el dolor permaneció. Su respiración fue reducida a jadeos mientras se maldecía en silencio por no haber notado la amenaza a tiempo. Ahora que sus sentidos para el combate habían vuelto, rápidamente trató de llevar el brazo bueno de su EVA a la maldita lanza empalada en su hombro izquierdo, que la sujetaba al suelo, inmovilizándola peligrosamente en el calor de la batalla.

Pero su intento de liberarse no duró mucho. Alzando la vista, vio una mano blanca gigante sujetando la muñeca roja de la Unidad-02, así como la enfermiza, torcida sonrisa de su dueño. Seis fuertes temblores sacudieron el suelo a su alrededor, dejando sin lugar a dudas sus refuerzos habían llegado.

Sonrió tristemente mientras sus ojos se posaban en su dedo corazón, donde un pequeño bulto sobresalía de su traje de conexión. 'Baka… Te dije que traía mala suerte hacer eso de antemano'.

Se abstuvo de gimotear al sentir las garras sujetar la armadura de su EVA, pero apenas y lo logró. Lo peor acerca de la muerte era saber que estabas a punto de morir. La pérdida de la existencia de uno; cualquier forma de felicidad siendo arrebatada, junto con cualquier oportunidad de recuperarla.

No quería morir. No ahora, no así.

Pero sabía las pocas posibilidades que Shinji tenía de vencerlos a todos a tiempo si él venía en su ayuda. Sólo podía esperar que él al menos saliera victorioso, que al menos pudiera seguir viviendo con los demás. Y tal vez ella finalmente podría ver…

Su miedo se fue. Había una sensación, una sensación de orgullo y amor. Pero había algo más también, algo que se sentía como… ¿Tristeza?

'¿Adiós?'

Cuando se dio cuenta, ya era demasiado tarde.

OOO

Justo cuando Shinji se aseguró de haber creado distancia suficiente de la Unidad que lo perseguía, dio la vuelta al EVA-01 de nuevo para mirar a dónde se habían ido las otras tres de repente. Pero lo que vio hizo que se congelara al instante.

Shinji no quería verlo. Pero tampoco podía apartar la mirada. Por ese momento, no fue capaz de hacer nada. Ni siquiera parpadear.

Shinji no quería verlo. Pero lo vio todo.

Vio a los EVAS Producidos en Serie tratando de escapar de las llamas. Vio a cada uno de ellos atrapado en la explosión que los mandó al infierno que se merecían. Pero eso ya no importaba.

Vio a la Unidad-02 autodestruirse.

"A… Asu… Ah…" No era ni siquiera un susurro, sólo un gorgoteo. Ni siquiera se dio cuenta de que fue él quien hizo ese sonido.

Habían sabido que las cosas podían empeorar con sus cambios. Siempre lo habían sabido. Pero nunca había querido ver…

No fue sino hasta que algo jaló el brazo de su EVA, azotándolo al suelo, que parte de él vagamente recordó al enemigo que lo había molestado y ahora estaba sobre su Unidad.

Otro más de esos monstruos blancos. Por culpa de ellos… Era por culpa de ellos que Asuka… Asuka…

Esa bestia ni siquiera lo vio venir.

Las manos del EVA-01 habían cogido su cuello antes de que siquiera pudiera pensar en esquivarlas. Apretaron más y más. Tal vez la bestia estaba tratando de luchar, pero Shinji no sintió ningún golpe. No sentía nada más que odio.

El resplandeciente blanco se manchó con sangre cuando el cuello se partió bajo la mortífera presión. Gritó mientras se quitaba el cadáver de encima; gritó su pérdida y odio al mundo mientras se levantaba; ¡Gritó por el instrumento que los hiciera pagar!

¡Era su culpa! ¡Todos! ¡Todos…!

Ya no importaba. El hombre en el que se había convertido por ella. Los logros que habían hecho juntos. Su familia… primero Aki… ahora ella también…

Ya no importaba. Ni siquiera si él se volvía la causa. Al menos, tal vez, podría verlas otras vez entonces. Y tal vez ellas lo perdonarían.

"¿Me ayudarás, verdad… madre?"

OOO

El shock no dejaba la cara de Maya mientras miraba el monitor que mostraba el cráter donde la Unidad-02 había estado hacía solo unos momentos. Ella nunca había sido tan cercana a los niños, pero siempre le habían agradado. Después de todo, eran los que peleaban por ellos; simples adolescentes arriesgando sus vidas con el destino de la humanidad sobre sus hombros. Y ahora le había costado la vida a uno.

Sin embargo, una fuerte alarma atrapó su atención antes de que pudiera ser engullida por completo por la culpa y la tristeza. "Shinji… el radio de sincronización de Shinji está aumentando…"

OOO

Un dolor sordo le sacó un gruñido mientras forzaba sus ojos a abrirse, su mente aún dando vueltas. Como si la herida de la lanza no hubiera sido lo bastante mala, el LCL no había sido capaz de absorber por completo el impacto cuando la cabina se estrelló contra una roca cercana sólo para caer girando hasta que la forma cilíndrica finalmente se detuvo.

Con su brazo bueno, alcanzó la manija de la escotilla de emergencia, arrastrándose fuera del asiento del piloto. A diferencia del exterior, que estaría caliente por la fricción a una temperatura apenas soportable, el interior apenas y estaba afectado debido a que el LCL dentro rápidamente disipó la mayor parte del calor. El traje de contacto humedeció el resto sin problema, pero eso no le hizo más fácil abrir la escotilla a mano, especialmente si sólo podías usar una adecuadamente.

Finalmente, logró abrir el seguro, impaciente por ver qué había pasado fuera durante el minuto que se perdió.

Casi deseó no haberlo hecho.

OOO

Misato había oído el anuncio de Maya, pero apenas y pudo mantener su profesionalismo que aún era necesario en la severa situación. La explosión del EVA-02 le había hecho un agujero en el corazón que el vacío usaba para adentrarse. Ni siquiera podía empezar a imaginarse cómo Shinji se sentía ahora mismo. Y realmente no podía reprocharle que aparentemente haya abandonado la lucha.

Aún si eso significaba el fin del mundo.

OOO

La Unidad-01 llenaba la mayor parte de su visión, aullando desafiante al cráter donde su EVA había estado. El gigante estaba demasiado cerca para ver su rostro encima de ella, pero fácilmente pudo imaginar los ojos brillantes de la criatura demoníaca.

Rápidamente, regresó dentro de la cabina por un segundo para activar el sistema de comunicaciones antes de que él se perdiera dentro otra vez, probablemente de una vez por todas.

"¡Shinji, tranquilízate! ¡Fui expulsada justo a tiempo!"

Pero si él podía escucharla, no mostró ninguna reacción.

OOO

Todos en el Centro de Comando se quedaron sorprendidos por la voz, aunque Misato fue quien definitivamente dio el mayor suspiro de alivio. Sin embargo, sólo duró hasta que Maya actualizó su reporte.

"¡Radio de sincronización aún elevándose, cerca del 100 por ciento!"

"¡¿Por qué no se detiene?!" Misato se dio la vuelta. "¿Acaso no la oyó?"

"¡Accidentalmente ella debió haber abierto el canal sólo a nosotros!" Shigeru le informó agitadamente.

"¡Entonces díganselo!"

Pero él sacudió su cabeza. "N-no creo que ella vaya a ser capaz de escucharnos con todo ese ruido allá afuera", le respondió con resignación.

Ya quería cambiar la orden, pero Makoto la interrumpió. "¡El Campo-AT se está expandiendo!"

OOO

Su cabello empezó a agitarse en el extraño viento que parecía hacerse más fuerte por el grito inhumano del EVA. Atreviéndose a mirar alrededor, notó que en verdad polvo y escombros estaban dando vueltas en el aire, doblando árboles hasta formar un círculo, haciendo parecer como si la Unidad púrpura no fuera sólo el epicentro, sino la fuente misma de la tormenta fría.

"¡Estoy bien, Shinji, cálmate!" gritó por el comunicador cada vez más nerviosa.

Un extraño escalofrío le recorrió el cuerpo, haciendo que mirara arriba otra vez. El EVA una vez más se había liberado de la armadura que lo ataba, exponiendo su núcleo rojo al mundo. Su boca se abrió en un jadeo de sorpresa cuando un Campo-AT como nunca antes había visto salió de la espalda del EVA como alas deformes, mientras estiraba sus manos a los lados, inclinándose hacia atrás como si le fuera a dar la bienvenida a algo desde el cielo con lo brazos abiertos.

Y ese algo ya había perforado las nubes.

OOO

"¡Algo se aproxima desde la atmósfera con una velocidad tremenda!"

Eso era lo último que Misato podía usar ahora.

"¡Sólo pónganla en contacto!"

OOO

"¡MALDITA SEA, BAKA! ¡BASTA!"

OOO

"¿Asuka…?"

OOO

Las manos gigantes, manchadas de sangre detuvieron el vuelo de la Lanza de Longinus en un instante.

Se debatió contra el alto, tan cerca de su meta, sólo unos cuantos metros entre su punta y el núcleo rojo que había llamado a la Lanza hacia él con su energía infinita. Pero el nuevo amo de la lanza ya no deseaba la destrucción.

En vez de eso, se lanzó hacia la parcialmente decapitada Unidad Producida en Masa que acababa de volver a ponerse pie, atravesando el cuerpo blanco fácilmente, perforando levemente su motor S2. El EVA-01 ni siquiera se volteó para verla deslizarse fláccidamente del arma roja.

Sus ojos brillantes escanearon el suelo alrededor del cráter que dejó la explosión. No quedaba nada que pudiera ser identificado como algo que hubiera pertenecido a la Unidad-02, pero había unas cuantas partes blancas dispersadas, una mano aquí, media o una cabeza allá.

Uno aparentemente había sobrevivido a la explosión después de todo, tratando de alejarse arrastrándose usando su brazo derecho, el único miembro que le quedaba. En realidad no era más que un brazo quemado y un torso, con casi toda la armadura vaporizada. Se quedó en silencio cuando el EVA-01 hundió la Lanza en su brillante núcleo.

Finalmente, en la distancia, estaba la forma cilíndrica de una cabina de contacto, una diminuta figura roja saliendo de ella. La figura salió de ahí, agitando su mano al gigante.

Aunque era imposible ver su cara impresionada, cuando el Evangelion extendió sus alas de energía y se elevó el aire, yendo más y más alto.

OOO

"¿Está bien ahora?"

"Sí. Ella está bien. Eso es todo lo que me importa. Pero…" Shinji desvió la mirada, "… ¿Esto es realmente necesario?"

"No debe quedar un solo EVA. Sólo una vez que ellos, y la Lanza de Longinus se hayan ido, el mundo tendrá una oportunidad. Shinji, sabes que esto tiene que hacerse, ¿Verdad?"

Él asintió. "Mientras el Sol, la Luna y la Tierra existan, todo estará bien", recontó. Pero su sonrisa, incluso esta triste, se desvaneció al mirar de vuelta hacia arriba. Despedirse de alguien importante siempre venía demasiado súbitamente. "¿Pero de verdad quieres eso? ¿De verdad quieres estar allá fuera por toda la eternidad? ¿No te sentirás… sola?"

"No…" fue la honesta respuesta. "Porque siempre te tendré en mi corazón". Sonriendo orgullosamente, le acarició la mejilla. "Adiós, hijo mío. Cuida a aquellos que amas; a tu pequeña familia, a tus amigos. Siempre debes estar ahí para aquellos que te necesitan. Adiós…"

"Adiós… mamá…"

OOO

Mientras Shinji abría sus ojos, su primera reacción fue cerrarlos rápidamente otra vez por la invasora, cegadora luz. Esperó un segundo antes de parpadear dos veces hasta que se encontró a sí mismo mirando al espacio blanco encima de él. "Un techo desconocido…"

"Ya deberías conocerlo…"

Sorprendido por la voz inesperada, giró la cabeza. Asuka estaba sentada en la cama al lado de la suya, sonriéndole. Además de los vendajes alrededor de su hombro que la forzaban a usar un cabestrillo, sólo unos cuantos curitas cubrían pequeñas heridas en su cuerpo. Aparte de eso se veía perfectamente bien.

"No sé, creo que le dieron una nueva mano de pintura…" bromeó llanamente mientras se incorporaba.

Asuka se levantó de la cama y fue hacia él, besándole la frente.

"Buenas tardes, Dormilón", se burló excesivamente. "En serio, tú sólo te sacaste unos moretones por haber sido expulsado con la cabina a una altura de varios cientos de metros, mientras que yo me golpeé más veces y más fuerte, y me atravesaron el hombro, pero mira quién decide estar noqueado por horas".

"Olvidaste mencionar que tú también fuiste expulsada".

"Hm, oh sí, no quería que te sintieras tan mal", se encogió de hombros juguetonamente. Subiendo a su cama, poniéndose encima de sus piernas, puso sus brazos holgadamente alrededor de sus hombros; sonriendo mientras miraba a sus ojos. "¿Sabes? Ambos fuimos 'expulsados' por nuestras madres. Me pregunto cómo interpretará la gente eso".

"Bueno, en cierta forma, sólo lo hicieron por nuestro bien". Sonrió, regresando el débil abrazo al colocar sus manos en su cintura. "Sólo me pregunto cómo deberíamos… ya sabes… encargarnos del resto ahora".

"Creo que realmente no tenemos que preocuparnos más por eso". Él le dio una mirada de interrogación, pidiéndole que lo explicara, lo cual ella hizo con una sonrisa. "Ritsuko se encargó de Lilith por nosotros".

Shinji parpadeó de sorpresa. "¿Qué?"

"Sí", Asuka aún sonaba un poco sorprendida ella misma. "Ella programó la MAGI para que detonara los explosivos que se suponía eran para la autodestrucción de los cuarteles para que sólo detonaran el Dogma Terminal y los pocos, en ese momento vacíos, pisos encima. Lo que haya sobrevivido de Lilith de esa explosión yace ahora aplastado por unas cuantas toneladas de concreto".

Desconcertado, Shinij estaba sin habla.

La cara de Asuka, sin embargo, de repente se puso más seria, ansiosa; su voz volviéndose un susurro esperanzado. "Entonces… lo logramos, ¿Verdad?"

Débil, pero sonriendo ampliamente, él sonrió. "Sí".

Ella de repente se acercó más, sujetándolo fuertemente. "Entonces podemos… ¿Finalmente podemos llorarla?" preguntó, conteniendo apenas sus sollozos.

Su corazón se hundió instantáneamente, la gran victoria olvidada al sentir sus ojos humedecerse ante sus palabras. "Sí", repitió, pero ahora más solemne mientras él mismo hacía más fuerte su abrazo. "En cualquier forma que queramos".

"Creo… creo que me gustaría tener un funeral por ella. Aún si la tumba sólo estuviera vacía. Sólo… sólo un recordatorio a todo de que ella estuvo ahí, de que no fue sólo…" Su voz de repente se interrumpió por el sonido de la puerta al abrirse.

Rei retrocedió un paso al verlos, sus pálidas mejillas coloreadas con un débil rosa. "Me disculpo. No quise molestarlos".

La pareja compartió una mirada, lentamente alejándose el uno del otro.

"No Rei, está bien", dijo Shinji. Verla aquí era un alivio, pero aunque había muchas preguntas en su mente, por el momento se conformó con: "¿Hay algo que podemos hacer por ti?"

La chica de cabello azul asintió. "Tienen que acompañarme de vuelta a mi departamento. Hay… algo que necesito mostrarle a ambos".

OOO

Asuka sintió un escalofrío bajarle por la espalda mientras entraba al hogar de Rei. Dado que su enigmática piloto parecía estar extrañamente apresurada y Shinji aún tenía que llenar varias formas (así como cambiarse de ropas) antes de que pudiera dejar la enfermería, habían estado de acuerdo en dejar que las dos chicas se adelantaran.

Asuka había oído de Shinji sobre las horribles condiciones en las que Rei vivía, pero era la primera vez que veía el deteriorado edificio con sus propios ojos. No había esperado que fuera así de malo.

Al menos Rei parecía haber decorado las paredes con unas cuantas fotografías, pero la atención de Asuka estaba más centrada en los agujeros de bala que estaban por todo el lugar. No podía recordar ninguno en el departamento de Misato en ese entonces y esperaba que esta vez tampoco hubiera ninguno. Aparentemente, ellos sabían dónde esperar a los pilotos o SEELE le había advertido a la JSSDF que Rei era la mayor amenaza para ellos y que tenía que ser eliminada a toda costa. Eso también explicaría por qué no se molestaron con el riesgo de la precisión y dispararon salvajemente a todo lo que estuviera a la vista. Era una sorpresa que no hubieran usado una granada o volado el edificio completo.

Sólo un vaso seguía encima del refrigerador en una esquina, pero los fragmentos a su alrededor evidenciaban que había habido unos cuantos más. La cama estaba en medio de la habitación en un ángulo extraño, el colchón también perforado no estaba exactamente puesto en su lugar, haciendo que Asuka se preguntara si había sido levantado provisionalmente otra vez tras haber sido derribado durante el ataque.

Sacudió su cabeza, dándose la vuelta hacia su anfitriona. "Así que, ¿Qué es lo que querías mostrarnos?" Asuka preguntó, con curiosidad pero también algo de molestia en su voz, mientras que Rei miraba alrededor, aparentemente ella misma buscando "eso".

Pero antes de que la chica de cabello azul pudiera responder, la atención de la pelirroja de repente fue atraída por el susurrar detrás de la cortina cercana a su izquierda. No pudo decir si su respiración y corazón se detuvieron o más bien multiplicaron su velocidad cuando sus grandes ojos azules miraron a un par similar mientras la cortina era hecha a un lado de forma vacilante.

"¿Mamá…?

OOO

Notas del autor: Aww, ¿No sería ese un punto excelente para terminar? Es lo bastante obvio, y a la vez abierto; tan Evangelion…

Pero por mucho que amo Evangelion como es, no soy Anno y no es mi estilo no compartir mi "conocimiento" de cómo se llegó a esto. Así que esperen el "fin" muy pronto, cubriendo lo que sucede en el día previo de Rei, antes de dejar caer el telón para L2O. Aún cuando algunos de ustedes con dientes débiles tal vez prefieran de hecho que termine aquí, si saben a lo que me refiero…

Notas Varias:

- Las primeras líneas fueron agregadas posteriormente. Yo (obviamente) quería establecer el status quo del EoE ahí lo más pronto posible, pero salieron realmente de la nada. Su coma original tenía también algo de introducción después de todo.

- No tengo idea de si el lugar donde Misato estaba hackeando la MAGI realmente era "en la vasta profundidad de sus sistemas de refrigeración". Pero aparentemente estaba bastante frío ahí, así que…

- Sé que todo lo referente al JA (especialmente cómo fue adquirido) fue realizado de forma más bien ingenua, pero siempre recibe tantas quejas de los fans ("Nunca podría vencer a un Ángel, LOL") que quise darle al pobre al menos un (aunque fuera corto) momento de gloria. Y me dio una razón para traer a Touji de vuelta al juego.

Hablando de juegos, recientemente escuché que el modelo Prime hace lo mismo en el juego para PS2/PSP de Eva2 (sabía del JA Prime, pero pensé que era un enemigo…), así que la idea del JA ayudando en la pelea contra los Series no es tan fresca como pensé…

- Supongo mejor digo esto. Chicos: Un anillo no te va dar instantáneamente un acostón. Eso sólo va para los personajes en una obra de ficción llena de clichés ;P

- Gracias a LD, William T. Martin y Tarage por la pre-lectura.

- Gendo… Ah, creo que me quedaré las notas faltantes para el último capítulo. Nos vemos pronto. Muy pronto… (y hablo en serio).

Traducido al español el 2 de Julio del 2009

OOO

Notas del traductor: apenas y me acordaba de este proyecto.. tras casi un año de dejarlo abandonado. Como sea, algún día terminaré, creo que lo que me impulsó a continuarlo fue el reciente lanzamiento de la segunda peli del Rebuild of Evangelion y la mar de spoilers de los que me enteré apenas navegar un rato por la red... no esperemos verla de forma decente sino hasta dentro de un par más de meses.

¿En cuánto tiempo el siguiente (y último) capítulo traducido? Ni idea, depende de si me entran ganas de hacerlo y si no ando ocupado (como lo estuve todo el año pasado y por lo que dejé de lado esta traducción), pero muy probablemente será cuando regrese algo más de la fascinación y amor que le tengo a Evangelion. Quizás una vez que vea la segunda película de Rebuild... o los capítulos finales del manga que Sadamoto se supone va a empezar a publicar este mes en una revista... Mientras tanto, me emociona más la espera de nuevos capítulos y figuras Myth Cloth de Saint Seiya The Lost Canvas.

Hasta la próxima.