Neon Genesis Evangelion: La 2nda Oportunidad

Capitulo 2: Sobrevivir

Escrito por: JimmyWolk

Traducido por: beamknight87


El único sonido que quedaba era el estrellar de las olas.

Sólo estrellas, la luna y una raya roja llenaban su visión.

Sus sentidos lentamente regresaron a él, sólo para presentarle una vista, que no quería ver. Pero ni siquiera pudo encontrarse a sí mismo capaz de parpadear.

Así que en vez de ello volteó su cabeza, sólo para encarar lo que parecía ser un océano; rojo como la sangre.

'Ayanami...'

Pero ella ya no estaba ahí.

'Así que, justo como ella vino a mi vida, se fue...'

Lentamente, Shinji se incorporó. No fue sino hasta ahora, que notó a alguien más aparte de él.

'¡Asuka!'

Las memorias regresaron a él; todas a la vez; inundando su mente.

' "¡Aléjate de mí!" '

Ella nunca me va dejar acercármele.

' "¡Tú no podrías entenderme!" '

Ella nunca me va a dejar conocerla.

' "¡Pero, si tengo que estar contigo, preferiría morir!" '

¡Ella nunca va a querer estar conmigo!

' "Ayúdame... ¡Ayúdame!. ¡Ayúdame!. ¡No me dejes solo!. ¡No me abandones!. ¡No me mates!" '

' "... No" '

' "¡Ella nunca me ayudará!" '

Sin siquiera saber lo que estaba haciendo, se montó sobre ella y comenzó a terminar lo que empezó 'ahí' dentro.

Su mente estaba vacía, sus ojos en una mirada sin expresión, mientras sus manos se apretaban más fuerte alrededor de su cuello; su corazón ardiendo con rabia de traición, ira y perdición.

Pero entonces, se detuvo. Algo cálido acarició su mejilla. El tierno tacto de su mano lo alcanzó en su trance. Era, como si un sueño, que aún lo estaba hechizando en su estado de media-percepción, estuviera finalmente desvaneciéndose.

Ahora, él estaba seguro, que de verdad estaba de vuelta en el mundo real; el mundo de sentimientos reales; el mundo de dolor y el mundo de felicidad.

El sueño se había acabado.

Lentamente, se dio cuenta de lo que casi había hecho, a medida que sus dedos bajaban por su rostro.

Ella había necesitado que él se detuviera. Ella lo había necesitado para ayudarla de él mismo...

Esa realización lo golpeó.

¡ELLA lo había necesitado a ÉL!

No sólo ahora, sino también antes. No importaba cuánto declarara ella que no era cierto.

Y no sólo había sido ella.

'Misato necesitó mi ayuda después de la muerte de Kaji. Rei necesitó mi amistad incluso después de que averigüé sobre ella. Y ella... incluso aunque nunca lo hubiera admitido, sé que me necesitó después del 15°'.

Para éste momento él se había colapsado. Sus lágrimas resbalaban por sus mejillas sin parar, cayendo en el rostro de Asuka.

Todo este tiempo él había rogado por ayuda, siempre queriendo que los otros se encargaran de sus problemas, él nunca se había dado cuenta de que ellos tenían los suyos propios con los qué lidiar.

¿Cómo podía esperar su ayuda, si nadie los había estado ayudando?

¿Si él no los había estado ayudando?

"Me siento enferma..."

Él no entendió que quería decir ella con esas palabras; si se sentía mal o si sólo estaba disgustada con ésta situación o con él. Ahora mismo, no importaba del todo.

Lloró por lo que parecieron horas, mientras que Asuka sólo se quedó ahí; sin moverse del todo.

Mientras sus sollozos finalmente cesaban, notó de hecho los vendajes en su brazo y su cabeza por primera vez. Imágenes del perforado y destrozado EVA-02 destellaron en su mente.

'Pero ella está viva', trató de despejar su cabeza, sacudiéndola.

"¿Podrías quitarte de encima de mí ahora?" Asuka preguntó con voz cansada, mientras desviaba la mirada de él.

Se dio cuenta de que aún estaba sentado sobre ella y forcejeó por levantarse. Por primera vez, dejó que su vista vagara por sus alrededores. El amanecer había llegado, pero el color del 'agua' no había cambiado con la llegada de la luz. Había unos palos que se levantaban cerca de la orilla; la cruz de Misato colgaba en uno de ellos. ¿Él la había puesto ahí? No lo recordaba.

Ruinas eran todo lo que quedaba de la gloriosa ciudad de Tokyo-3.

Pero lo que lo empequeñecía todo, era la enorme cabeza de Rei/Lilith, ahora inclinada a un lado, observando el cielo con una grotesca, sonrisa sin fin en sus labios.

"¿Conque eso es, huh?" Asuka ya se había incorporado para ahora, siguiendo su mirada.

"A-Asuka, yo..." Apretó sus puños, mirando fijamente el suelo.

"No... no todavía, Shinji". Lentamente ella se levantó. "Hablaremos... hablaremos más tarde. ¿Está bien? Otras cosas deberían de tener más prioridad ahora. Y éste día ha sido lo suficientemente largo..."

Él asintió, pero ella no pareció darse cuenta, ya que se dio la vuelta y caminó hacia los restos de Tokyo-3. Shinji regresó su vista al horizonte.

"¿No quieren regresar?" le preguntó al océano.

Como era de esperarse, no recibió ninguna respuesta.

Lentamente, se dio la vuelta y empezó a seguir a Asuka.


No quedaba mucho de la ciudad. Casi todo había sido volada con la exposición del Geofrente. El agujero, donde la esfera gigante había estado, era difícil de no ver.

Shinji siguió de cerca de Asuka. Sabía que ella se dirigía a casa, o al menos, lo que esperaban que quedara de ella. No se estaban moviendo rápido, notó mientras la observaba.

'Por supuesto, ella fue gravemente lesionada y también parece estar cansada. Yo... yo debería hacer algo. Pero no puedo. ¡Aún no puedo!. ¡Después de todo lo que pasó, después de todo lo que me he dado cuenta, aún no puedo ayudarla! Aún el mismo cobarde...'

Ella súbitamente tropezó, tambaleándose hacia adelante un poco, antes de recuperar su equilibrio.

'... ¡No!'

"¿A-Asuka?" él ganó su atención, causando que se detuviera. "¿E-estás bien? Qui-Quiero decir, fuiste muy lastimada, y... ¿Sabes?"

Ella levantó su brazo vendado y cerró su mano levemente. "No estoy segura. No duele tanto como debería". Giró su cabeza, viéndolo con ojos cansados. "Llegaré a casa. Supongo que me sentiré mejor si descanso algo".

Él asintió, no realmente satisfecho por su respuesta, pero simplemente no podía reunir la suficiente confianza para arriesgarse a una discusión ahora mismo.


Los suburbios dieron una leve vista mejor. La mayoría de los edificios aún seguían de pie, pero estaban dañados gravemente, mientras que otros apenas tenía un rasguño. Autos y escombros estaban propagados en las calles y banquetas.

Por suerte, su edificio era uno de los pocos en mejor forma. Sin embargo, mientras entraban a su departamento, fueron saludados con una pobre vista. Debido a la onda de choque, casi todos los vidrios fueron rotos y todo lo que no era lo bastante pesado o estaba clavado yacía disperso en el suelo.

Asuka suspiró y se dirigió a su habitación.

"No sé tú, pero yo necesito algo de sueño antes de poder hacer cualquier cosa más".

Él asintió. "Buenas noches, Asuka".

Un pequeña sonrisa se arrastró a sus labios.

"Ya no es de noche, baka", dijo y cerró la puerta de su habitación detrás de ella, dejando a Shinji con sus pensamientos.


Después de limpiar su cama de la suciedad, trató de descansar un poco también. Pero el sueño no iba a venir tan fácilmente. Los eventos del día previo se repetían en su mente una y otra vez, cada vez que cerraba sus ojos. La invasión; que ya no le importaba si moría; la muerte de Misato y su despedida; la vista del EVA-02 de Asuka, destrozado por los EVAS de Producción en Serie blancos; la aparición de Rei; los eventos que fueron el Tercer Impacto...

¿Cuándo empezó a ir mal?. ¿Cuando tuvo que asesinar a Kaoru, después de que él había sido el primero en abiertamente mostrar afecto hacia él?. ¿Cuando supo sobre el pasado de Rei, o cuando ella se sacrificó por él?. ¿Cuando casi pierde a Asuka, después de que se perdió a ella misma debido al ataque del 15° Ángel?. ¿Cuando Misato se cerró a sí misma para continuar la búsqueda de Kaji por la verdad, o con la pérdida de la figura de un padre, que había encontrado en el encantador hombre?. ¿Cuando perdió toda esperanza de obtener ninguna clase de entendimiento por su padre verdadero, cuando el hombre obsesionado lo forzó a casi matar a su mejor amigo?

¿O incluso antes, cuando él todavía era feliz...?

Pero, habían habido ocasiones, cuando él fue feliz aquí. Había sido aceptado; encontró amigos. Sólo habían sido unos cuantos meses o incluso semanas antes cuando había sido admirado por Touji por vivir con Misato, cuestionado por todos lados sobre NERV y los EVAS por Kensuke, o víctima de las bromas de ambos cuando mostraba interés en Rei o Asuka; justo como a Misato le gustaba hacer, desde el día que lo acogió para vivir con ella; no hacía mucho que él, a pesar de los tiempos de 'estrés', aún disfrutaba vivir con la alegre, pero perezosa mujer y Asuka, después de que ella se mudó cuando participaron en su entrenamiento de sincronización; no hacía mucho que había escuchado el consejo de Kaji; no hacía mucho que...

Pero ahora sólo parecían ser débiles memorias de eventos que sucedieron hacía años, en un muy lejano pasado.

Shinji se encogió en su cama. Habían sido éstos sentimientos los que le hicieron querer regresar; pensó que podía sentirse así otra vez, una vez que todos regresaran. Pero ahora, mientras parecía que nadie lo seguiría a él y Asuka; los pensamientos de éstas alegres memorias, sabiendo que nunca regresarían, le dolieron aún más comparado a los tiempos oscuros que vinieron después.

' "Mientras vivas, puedes encontrar la oportunidad de lograr la felicidad donde sea". ' Recordó las palabras de su madre.

¿Pero cómo se suponía que encontrara la felicidad, cuando estaban completamente solos?

Suspiró; era obvio que no iba a poder dormir; no cuando no podías encontrar una manera de evitar pensar en nada del todo. No podía ni siquiera escuchar su SDAT; no sólo las baterías había estado vacías desde ayer; también había sido alcanzado por una de las partes más grandes de escombros que había caído libremente del techo; destrozándose, al parecer con todo lo de su vida previa.

'¿Siquiera fue ayer? Hasta donde sé, pudimos haber estado días, semanas o hasta años ahí dentro...'

Finalmente, decidió darse por vencido, aunque no había mucho que pudiera hacer. La TV estaba rota e incluso si no, no habría nada para sintonizar de ahora en adelante de todos modos. Si trataba de limpiar el desorden del departamento, casi seguro haría demasiado ruido y despertaría a Asuka. El cello estaba fuera de cuestión también, por ambas razones.

No obstante, sería mejor que tratara de encontrar algo con qué ocupar su mente.


"¿Estoy... muerta?"

"No quiero estar solo..."

'¿Por qué él está aquí...?'

"Entonces. ¿Eso es todo lo que soy para ti después de todo?"

"¡Me enferma sólo mirarte!"

"Ikari. ¿Trataste de entender?"

"Si no puedo tenerte sólo para mi, no te quiero del todo..."

"¡Asuka, ayúdame!. ¡Tú eres la única, quien puede!"

"Patético..."

"Entonces todos deberían simplemente morir..."

'¿Debido a mí?'

Asuka saltó; respirando pesadamente, cuando despertó de su pesadilla. La camisa, en la que había sido capaz de cambiarse junto con un par de shorts, después de quitarse el traje de conexión con algo de forcejeo, ahora estaba bañada en sudor. No había forma, de que ella pudiera regresar a dormir por ahora.

Mientras se calmaba, notó que un bien conocido y bienvenido aroma estaba en el aire; alcanzando su nariz: el olor del cocinar. Cuidadosamente se levantó, siguiendo el aroma a la cocina. No la sorprendió encontrar a Shinji ahí, sino que al parecer preparó toda la comida perecedera que tenían en la casa. No era tanta como uno esperaría de un hogar de tres personas, pero definitivamente era más de lo que dos personas podían comer sin enfermarse.

"No sabía que tenías tanto apetito".

"¿Huh?" Obviamente sorprendido por su súbita entrada, él miró arriba. "¡Asuka!. ¿Te desperté?"

"No, no realmente", dijo ella frunciendo el ceño.

"B-bueno. ¿C-cómo te sientes?" murmuró inocentemente.

"Tan bien como puede esperarse dadas las circunstancias, supongo..." suspiró ella, pero entonces rápidamente trató de sacudir de su cabeza los pensamientos que la llevarían sólo a una depresión, que no podía usar ahora. "Así que. ¿Qué estás haciendo aquí?" cambió ella el tema.

"Uh. ¿Cocinando?"

Ella sonrió levemente, mientras giraba sus ojos. "¡Puedo ver eso, baka!. ¿Pero por qué?"

"Bueno, dado que no tenemos energía para el congelador, esto se habría podrido pronto de todas formas e incluso aún más rápido si está crudo".

"Hm, parece que tú PUEDES pensar a veces", se burló ella juguetonamente, haciendo su mejor esfuerzo por mantener el humor.

"Uhm¿Gracias?" dijo él, más o menos incrédulo ante su 'elogio'. Pero entonces su rostro se puso serio. "Asuka, sobre..."

Su ceño fruncido rápidamente lo cortó.

"Ya te lo dije, hablaremos sobre eso después..."

"Pero... nosotros... nosotros tenemos tiempo para hablar ahora..."

Podía decir que él estaba ansioso por compartir lo que fuera que tenía en mente y ella sabía bastante bien, qué era eso.

'Pero no puedo'. Ella lo miró, mientras esperaba una respuesta. 'Todavía no'.

"No, no lo tenemos... cambiaría demasiado..." susurró ella.

Con una mirada confundida, él regresó su atención a la estufa.


Cuando terminó, comieron algo de la comida. No era precisamente un almuerzo, pero algo les dijo que incluso más o menos ingredientes frescos como éstos podían ser un lujo pronto. El resto fue cuidadosamente empacado, para que pudiera durar lo más posible.

"Entonces... ¿Qué vamos a hacer ahora?" Shinji preguntó después de unos cuantos momentos de silencio.

"Supervivencia básica, supongo", Asuka se encogió de hombros, más bien obviamente escondiendo cuales quieran que fueran las preocupaciones que deambulaban en su mente detrás de una máscara de profesionalismo. "Tenemos que asegurarnos, tener comida, agua, suministros médicos. La electricidad sería tan buena como el ag..." se interrumpió, cuando vio su cara afligida. "¿Qué?"

"No... no creo que pueda..." susurró él. Se sentía, como si fuera a desmoronarse en cualquier segundo; su cuerpo entero tembló, como si sus sentimientos amenazaran con abrumarlo otra vez. "¿Cómo podría?. ¡Después... después... de eso!. ¡Estamos solos! Todos se han ido... ¿Cómo...?"

"¡Shinji!" gritó ella enojada; interrumpiéndolo. Se inclinó sobre la mesa, causando que el mirara hacia arriba para verla. "Maldita sea. ¿Qué tan estúpido eres?. ¿De verdad quieres quedarte lamentando después de algo, que de todas formas no puedes deshacer?. ¿De verdad sólo quieres pasar inanición y eventualmente morir?"

"No..."

"Entonces contrólate. ¿De acuerdo?" Después de unos momentos de silencio y que ambos se habían calmado otra vez, ella se desplomó de nuevo en su silla mientras dejaba salir un profundo suspiro. "Entonces¿Tienes alguna idea?"

"Bueno... el... agua aún está corriendo", Shinji murmuró quedamente. "Y parece estar limpia. Pero el resto de la comida que nos queda tarde o temprano se echará a perder..."

"Sí, es casi seguro que vamos a necesitar cultivar algo por nosotros mismos, pero eso tomará tiempo".

Él asintió lentamente. "Hay comida seca en los refugios, creo. Tal vez en caso, de que los refugiados quedaran atrapados ahí durante un ataque. Recuerdo haber visto los paquetes ahí".

"¿Huh?. ¿Cuándo estuviste tú en un refugio?"

"D-durante el ataque del 14°..." Miró hacia abajo, avergonzado de su decisión en ese entonces de dejar a todos atrás.

"Si, lo recuerdo..." murmuró ella. "Ahora, dejemos eso. ¿Está bien? Ahora no importa".

Más o menos sorprendido por su garantía, él miro de nuevo hacia arriba.

"¿Qué?" estalló ella tras unos cuantos segundos.

"N-nada..." murmuró y sacudió su cabeza. "Uhm, para los suministros médicos, el hospital de Tokyo-3 está cerca, tal vez aún esté intacto..." se interrumpió de nuevo.

"Oh. ¿Ahora qué?" gruñó Asuka. "La idea no es tan mala, no es como si yo misma no la hubiera pensado".

"La hermana de Touji había estado ahí, antes de ser transferida..." Él no miró hacia arriba.

"¿Aún no superas eso, huh?"

"No es eso, yo..." suspiró. "¿Crees que volverán?"

La pregunta realmente no la sorprendió, pero ella de hecho no la había pensado antes. ¿Había incluso una posibilidad de que ellos no estaban o estuvieran solos?

"No lo sé" respondió ella. "Tal vez. Pero no podemos confiar en eso. Creo que ellos ya habrían vuelto, si lo quis..." sacudió su cabeza, levemente enojada, al darse cuenta a dónde iba esta conversación. "¿Cuántas veces tengo que decírtelo?. ¡Hablaremos de eso después!"

"Lo lamento..."

Su cabeza salió disparada hacia arriba, observándolo. Pero entonces su rostro se suavizó lentamente y en vez del asalto verbal esperado, Shinji escuchó una ligera risa ahogada de su compañera. Incluso aunque, al principio realmente no entendía, pronto fue afectado por su humor y se le unió.

En ese momento, a pesar o tal vez sólo debido a las más oscuras situaciones, el sonido de las risas llenó esas habitaciones por primera vez en semanas...


Decidieron ir primero al refugio más cercano, pero cuando llegaron ahí, encontraron la entrada enterrada por escombros. Así que en lugar de ello, fueron a revisar el hospital. Era media tarde para ese momento y el sol quemaba como siempre, como si nada hubiera pasado del todo. El hospital parecía estar en perfecta forma, casi seguro debido a que estaba construido muy lejos de la ciudad, para estar fuera del rango del ataque de un Ángel.

Mientras entraban fueron saludados por una fresca brisa dentro.

"El aire acondicionado está encendido..." Asuka notó.

"¿Huh?. ¿Las luces también están prendidas...?"

"Deben de tener un generador de energía de emergencia para los apagones". Súbitamente ella lo agarró por su camisa. "¡VAMOS!" Lo arrastró hacia las escaleras y bajaron lo más profundo posible.

'Al menos, parece estar bien otra vez', pensó Shinji, mientras él y Asuka se apresuraban a través del piso del sótano, mirando las marcas de cada puerta.

"¿Dónde está?" murmuró ella.

"¿Dónde está qué?"

"¡A-HAA!" Finalmente ella se detuvo ante la puerta de acero, marcada con '¡ALTO VOLTAJE!. ¡ALÉJESE!'. "¡Ábrela!" comandó, empujándolo hacia delante para enfatizar su orden.

Shinji sólo le dio una mirada perpleja. "¿Cómo?"

"¡Sólo patéala!. ¡Salta contra ella! Rayos. ¿Acaso tengo que pensar en todo?"

Quería protestar otra vez, pero se detuvo a sí mismo. Ella iba a ganar una discusión de todas formas. Y con sus heridas, ella de hecho tenía una buena razón para que no pudiera abrir la enorme puerta.

No es que él tuviera ninguna idea, de cómo iba a poder ser capaz de hacer semejante tarea imposible. Así que se decidió por lo más simple primero: jaló la manija... y fue sorprendido cuando la puerta de hecho se abrió.

"Bueno, tanto para la seguridad..."

Fueron saludados por el zumbante sonido del generador. Asuka corrió y examinó la máquina por unos cuantos momentos, luego jaló unas palancas en el panel de control a su lado. El zumbido se debilitó; las luces parpadearon un poco, antes de irse. En otras palabras: Estaba oscuro.

"¡Eh, AsukAAAAHHH!" Shinji gritó en shock, cuando ella de repente prendió una linterna justo debajo de su rostro. "Eso no fue muy gracioso..." jadeó, agarrando su pecho, mientras que ella sólo soltó una risa ahogada ante su reacción.

"Yo creo, que lo fue", dijo inocentemente.

"Lo que digas", murmuró, antes de regresar su vista a la máquina en la oscuridad. "Qué mal que es tan grande".

"¿Huh? Oh, el generador. Sí, pero esperaba algo como esto. No podríamos usarlo de todas formas, como dije; es para emergencias, no para que funcione las veinticuatro horas".

"¿Entonces por qué lo apagaste?"

"¿Quién sabe si necesitaremos los instrumentos de aquí algún día? No deberíamos gastar el combustible. No creo que quede mucho en él de todas maneras".

"Así que. ¿Eso es por qué te apresuraste tanto?"

"Sí, perdón por eso..."

Silencio.

"¿Shinji?"

"¿Acaso... acaso acabo de oír a la gran Asuka Langley Sohryu disculpándose por algo?"

Ella hizo una mueca. "¡Y si no te das prisa, tal vez no la oigas otra vez!" advirtió y se fue... con la linterna... dejándolo en la oscuridad...

"¡H-hey, espera!"


Los pisos superiores estaban bastante iluminados con la luz del día afuera, así que pudieron echar un buen vistazo alrededor, aún sin energía. Los largos corredores parcialmente incluso yacían fuera del edificio, para que los pacientes fueran capaces de tener algo de aire fresco, sin irse muy lejos de sus habitaciones. Cada cuarto estaba marcado, así que no fue mucho problema encontrarlo, donde la medicina y otros fármacos estaban almacenados. Sin embargo, a diferencia del cuarto del generador, éste estaba cerrado.

Shinji se arrojó contra la puerta por lo que debió de ser la sexta o séptima vez.

"Ah, sólo déjalo y vamos", Asuka gruñó, al aburrirse por sus intentos fútiles. "Ahora no necesitamos ninguna medicina. Basta con saber que podemos obtenerla aquí, cuando la necesitemos".

"¿Y en caso de una emergencia?" Chocó otra vez con la puerta, la cual cedió levemente. "¿Cuando tengamos que apresurarnos y no podamos entrar?" Después de tomar unos cuantos pasos hacia atrás, salió disparado hacia delante y se estrelló a través de la puerta, finalmente. Jadeando, evitó caerse contra los estantes. "Y ya que estamos aquí, deberíamos revisar tus heridas".

Ella frunció el ceño ante sus vendajes. "No lo sé... apenas y duelen, pero..." se interrumpió, ya que recordaba simplemente demasiado bien, cómo las obtuvo. El impacto de cada lanza; al agarre de cada garra; la mordida de cada mandíbula...

"Asuka, por favor... podrían ponerse peor, si no las tratamos apropiadamente", Shinji insistió consternado.

Después de unos cuantos segundos de silencio ella asintió con indecisión. Shinji cogió unos vendajes nuevos y siguió a su compañera a la siguiente habitación, donde se sentó en una de las camas.

"¿Debo... yo...?" preguntó él inquieto.

"¡No!" declaró Asuka. "Yo... yo necesito hacer esto por mí misma..."

Inspirando profundamente, empezó a deshacer los vendajes, comenzando por su mano. Necesitó forzarse a abrir sus ojos para mirar a las esperadas heridas.

Pero no había ninguna.

Rápidamente, desenvolvió el resto de su brazo. Nada.

"Ni siquiera una cicatriz..." susurró ella incrédula.

"¿Huh?"

"¡Mi brazo! Fu-fue cortado... quiero decir... ¿Cómo...?" No terminó frase; en vez de ello agarró el parche en su ojo, arrancándolo ansiosamente. La visión estaba borrosa al principio, pero pronto ella pudo ver tan claramente como antes. "¿Cómo está?"

"Se ve..." se interrumpió mientras miraba en sus ojos. "... bien..."

De repente dándose cuenta de qué estaban haciendo, interrumpieron su mirada rápidamente.

"Será mejor que nos vayamos ahora", tartamudearon ambos simultáneamente.


Aún les quedaba algo de la luz del día, pero el siguiente refugio estaba muy lejos para ir allí y regresar otra vez.

"Tal vez revisemos las tiendas en el camino y veamos qué podemos usar", Asuka sugirió, cuando pasaron a través de las calles en ruinas hacia su hogar.

"¿Huh?" Pero no tengo nada de dinero".

Asuka se detuvo y se volteó para verlo. "¡Baka!. ¿A quién quieres pagarle?". Suspiró. "Esto es anarquía, Shinji. No hay nada que podamos hacer al respecto".

"Aún así no creo sea correcto", murmuró él.

"Más vale que te acostumbres. Definitivamente ésta no será la última vez, que necesitemos 'tomar prestado' algo".

Entraron en la siguiente tienda de comestibles que encontraron. Los estantes habían sido tirados; sus contenidos combinados en el piso en una pegajosa masa de huevos rotos, jugos derramados, fideos instantáneos y otras cosas indefinibles.

"¡Uhargh!. ¡Qué horror!" se quejó la pelirroja mientras daba grandes pasos a través del desorden para llegar al otro lado del pasillo.

"Fue tu idea... Así que¿Qué debemos agarrar?"

"No lo sé. No queda mucho aquí..."

"Será mejor que tomemos alimentos instantáneos y latas, dado que no se van a echar a perder tan pronto".

"Genial, llévate también unas cuantas cervezas y estaríamos viviendo el sueño de Misato..." Tan pronto dijo esto, se mordió la lengua. Dándose la vuelta, vio a Shinji, con su cabeza agachada; perdido en sus pensamientos. "Hey, yo... yo..."

"Lo sé, no quisiste decir eso". Miró hacia arriba, dándole una débil sonrisa. "¿A ella realmente no le importaría éste tipo de 'dieta' del todo, huh?"

Ella le regresó la débil sonrisa, pero ninguno dijo mucho después. Tomaron tanto como podían cargar y se dirigieron a casa.


"Aún tengo que limpiar este desastre..." murmuró Shinji mientras entraba a la sala. Cuando habían llegado al departamento, el sol ya empezaba a ponerse, invocando sombras en todos lados.

"¿Crees que valió la pena?" Asuka cuestionó, sorbiendo de una lata de soda aún caliente que habían traído de la tienda de comestibles.

Se volteó a su voz. "¿Huh?. ¿Qué quieres decir?"

"Vamos a tener que cultivar nuestra propia comida. ¿Recuerdas? Dudo que podamos vivir con lo que puede crecer en el balcón".

"Así que... ¿Quieres mudarte afuera?"

"Vamos a tener que, supongo..." se encogió de hombros. "A menos, que quieras viajar alrededor todo el día".

"¿Pero a dónde ir? Hasta las granjas más cercanas están a varias millas de distancia", se quejó. No le gustaba el pensamiento de irse del primer lugar donde realmente se sintió como en casa. "Y no sugiero que nos vayamos muy lejos de la ciudad; nunca sabremos si vamos a necesitar nuevos suministros".

"Hmmm... ¿Qué tal un jardín-mercado?"

"¿Huh?. ¿Crees, que puedes vivir ahí?"

"¿Por qué no? No es tan inusual eso, al menos si es un negocio familiar, los dueños viven ahí. Otra ventaja sería que usualmente tienen un invernadero, así que seríamos independientes del clima".

"¿Un invernadero?. ¿Has visto algún vidrio que no esté roto, hoy?"

"¡Rayos, no seas tan pesimista!" regañó ella.

"¡Está bien, está bien! Voy a buscar el directorio telefónico y un mapa..."

"¡Ése es el espíritu!. ¡Ve por él!"

"¿Podrías ayudar, sabes?"

"Phht. ¿Es mi culpa, que todavía no hayas limpiado éste desorden?"


"¡Por fin!" declaró Asuka exhausta. "¡Y sólo nos tomó medio día llegar aquí!"

Sólo habían encontrado dos jardines mercado en el área de Tokyo-3 y uno de ellos estaba demasiado cerca del Geofrente para estar bien. El otro estaba a unas 10 millas de su casa y al otro lado de la ciudad, y combinado con el clima cálido, era todo un viaje.

"Bueno, se ve bien..." Shinji examinó sus alrededores.

"¡Oh, no trates de oírte tan entusiasta!" su compañera dijo sarcásticamente. "¡Vamos, revisemos el jardín!"

Dicho jardín estaba, hasta donde podían decir, en buenas condiciones y era bastante grande, dejando en claro que yacía en una capital como Neo Tokyo-3, incluso si sólo en los suburbios. Los dueños anteriores habían cultivado varios tipos de vegetales, desde tomates hasta pepinos; desde lechuga hasta cebollas; así que no tendrían que preocuparse sobre las posibilidades de éxito o fracaso en cultivar debido a la tierra. De hecho, parecía suficiente, para que pudieran tener suministros por un buen rato. O el negocio no iba bien últimamente o era tan bueno, que necesitaban tener tantos recursos. Sin embargo, significaría, que había buenas posibilidades de que encontraran semillas, también. Y ciertamente, uno de los dos cobertizos almacenaba todo tipo de ellas, por suerte marcadas, ya que ninguno de los dos habría sido capaz de decir que saldría de qué. El otro, más pequeño cobertizo estaba vacío; la razón tal vez haya sido que una ventana parecía haberse roto incluso antes del Impacto. O alguien la había roto y entrado para robar lo que estaba ahí por alguna razón, o los jardineros lo habían vaciado para prevenir justamente eso.

En el invernadero, encontraron principalmente vegetales ya brotados que serían plantados fuera, una vez que fueran lo bastante grandes. Shinji incluso notó unas cuantas plantas de arroz, aunque era dudoso, que pudieran haber crecido aquí lo suficiente para hacer beneficio económico.

El invernadero en sí había sido escudado por el edificio principal, y por lo tanto sólo un vidrio estaba roto y otros tres tenían rasguños.

"Nada que no pueda ser reparado..." la pelirroja sonrió maliciosamente, "... por ti".

Shinji ignoró la última parte. "Asuka. ¿Podemos irnos ahora?"

"¿IRNOS?. ¡Acabamos de llegar!. ¡Después de semejante caminata, debo añadir!" se enojó. "Y aún no hemos revisado la casa".

"Pero aún no hemos estado en los refugios. Y todavía creo que deberíamos ir por esa comida. Más vale prevenir que lamentar".

"No discutiré eso. Pero creo que nos dejaron algo aquí para llegar allá más rápido", sonrió otra vez y señaló el garaje.

Se puso pálido. "Tú... tú no quieres decir... quiero decir, ni siquiera sabemos cómo conducir. ¿Y qué hay con los escombros en la calle y demás?"

"¿Crees que es más difícil manejar un auto que pilotear un EVA?"

Todo lo que pudo hacer fue suspirar. Ella tenía razón en eso, pero aún así se sentía tenso sobre el pensamiento.

"¡Shinji!"

"¿Ahora qué?" se acercó de un tirón.

"Parece que no tenemos que preocuparnos por la electricidad", dijo ella confiadamente, mientras miraba a algo en el techo y él seguía su vista. En las tejas había grandes, cuadros grises montados; divididos en docenas de más pequeños. Grandes grietas cortaban el vidrio encima de algunos de ellos.

"¿Paneles solares? Pero parecen estar rotos..."

"Nah, no todos. El resto debería darnos suficiente energía".

"¿Tú crees?. ¿Qué hay de las noches y días lluviosos? No tendremos energía entonces".

"Baka, la energía se guardará hasta que sea usada. Pero tienes razón, sin embargo. Los paneles solares comúnmente son usados como una adición al suministro de energía regular. No vamos a ser capaces de desperdiciarla como antes, supongo".

"Bueno, está bien, ése es un problema menos..."

Como más tarde fue mostrado, éste no era el único dispositivo que los dueños previos habían instalado para usar recursos naturales. Un gran tanque para recoger y filtrar el agua de lluvia estaba encajado en la tierra. Aunque no debería ser usada como agua para beber, si no era necesario; definitivamente les ayudaría para guardar un montón de sus depósitos de agua, en caso de que el suministro público eventualmente parara.


Ya que Asuka insistía en inspeccionar la casa, no había forma de resistirse. Tuvieron que forzar la entrada, o mejor dicho: Shinji tuvo que forzar la entrada. Por suerte para él, había una ventana en la planta baja que estaba un poco inclinada. Trepando un poco, pudo entrar a la cocina y abrir la puerta frontal por dentro, para dejar pasar a Asuka.

La casa no era tan grande, así que pudieron tener una más bien rápida vista general. Un pequeño vestíbulo llevaba a la sala; obviamente la habitación más grande de la casa y desde donde se llegaba al resto de ella. A la derecha estaba la cocina, a la izquierda había un corredor, que llevaba hacia el baño, un cuarto de almacenaje y dos dormitorios, de los cuales uno parecía estar más bien sin uso y era casi seguro para invitados. Unas escaleras de madera llevaban al primer piso, pero los tres cuartos aquí estaban principalmente vacíos y no parecían haber sido usados últimamente.

La vista de destrucción era mejor que en su propia residencia, pero eso no era lo que daba a Shinji una sensación incómoda. A él aún no le gustaba la idea de adueñarse de la casa de alguien más. No hacía mucho, gente había vivido aquí, que él no conocía; yendo a sus actividades diarias; nunca esperando que nada cambiara. ¿Quién sabía, si les habrían permitido poner siquiera un pie en su casa, sin mencionar vivir aquí? Estaba aliviado de que ninguna de las habitaciones parecía ser la de un niño. Realmente no sabía si podría manejar esa vista, sin desmoronarse.

Mientras que Asuka estaba ocupada buscando a través de los cuartos, él la esperó en el sofá de la sala. Mientras sus ojos vagaban alrededor, de la mesa enfrente de él, que estaba vacía a excepción de un jarrón con una única flor; a las dos pinturas y el reloj, que decoraban las paredes; a la fotografía, que estaba en la TV. La última atrapó su interés. Parecía bastante vieja; al menos de hacía 20 años, supuso. Era una foto familiar, obviamente tomada en un picnic en un día soleado de otoño. Pero lo que era extraño en ella, el hombre y su esposa parecían de algún modo... similares...

'Ahora, si el cabello de ella fuera más púrpura y él tuviera una cola de caballo... Nah...' Suspiró. 'Supongo, que sólo estoy viendo cosas. Sólo porque ellos ya no están aquí...'

"¿Necesitas más tiempo para mirar fijamente las fotos de otras personas o podemos irnos ya?" murmuró una voz detrás de él, sacándolo de sus pensamientos.

"No", masculló y regresó la foto, "podemos irnos ahora..."


Ahora, que la pelirroja finalmente estaba complacida con la inspección se movieron al garaje. Cuando abrieron la verja, fueron saludados por una pick-up verde marcada con el logotipo de la compañía familiar.

"¿Segura que quieres conducir eso?" preguntó él.

"Escucha, si quieres mover todas tus cosas aquí a pie, siéntete libre de hacerlo. Voy a tomar éste bebé de aquí".

"Pero ni siquiera tenemos..." Ella sostuvo un montón de llaves enfrente de su nariz. "... las llaves... ¿De dónde las sacaste?"

Se encogió de hombros. "Las encontré en un escritorio. Vamos, súbete ¿O tengo que arrastrarte?"

Suspirando, subió y se colocó en el asiento de pasajeros. Mientras tanto, ella encendió el motor y puso el equipo en marcha.

"¡Ha, y dijiste que sería difícil!" se burló ella. Sin embargo mientras apretaba el acelerador, el auto sólo se tironeó hacia adelante un poco, el motor obviamente atascado. "Ni una palabra", advirtió, mirándolo.

Lo encendió de nuevo, esta vez manejando el clutch y el acelerador más cuidadosamente. Lentamente, empezaron a conducir hacia el refugio más cercano, antes de ir a casa. No llegaron muy rápido, sin embargo. Más de una vez, Asuka olvidó cambiar las velocidades o pisaba muy fuerte uno de los pedales.

"¡Verfluchter Mist!" maldijo ella. "¿No podía ésta cosa ser automática?"

"Supongo que hay algo más que necesitamos para sobrevivir", dijo Shinji, tras estar en silencio durante todo el viaje hasta ahora.

"¿Y qué sería eso?" preguntó Asuka molesta.

"Conocimiento".

"¡Si, sólo échamelo en cara!"

"Hablo en serio. Vamos a necesitar saber cómo mantener las máquinas en forma, cómo cultivar apropiadamente o cómo tratar heridas mayores y enfermedades. Vamos a necesitar libros o algo para aprender cosas como ésas..."

Ella lo miró, con curiosidad. "Hm, puede que tengas raz..."

"¡ASUKA, CUIDADO!"

Apenas y pudo esquivar un auto descompuesto...


Ya que tenían que mudarse tarde o temprano, decidieron hacerlo pronto, o en particular: al día siguiente. No le tomó mucho a Shinji empacar sus cosas. Primero que nada no tenía muchas cosas para empezar y algunas de ellas, como su cello, habían sido destruidas durante el Tercer Impacto. Así que todo lo que tomó fueron ropas y el signo que había caído de su puerta. "La Encantadora Suite de Shinji". Sus ojos vagaron al cuarto de quien, había colgado ese signo ahí; un símbolo de bienvenida, que se suponía que siempre le recordara que había encontrado un hogar aquí. Misato había sido la primera, quien lo hizo sentir bienvenido, sentirse en casa; cómo sería vivir en una familia. De toda la gente que había conocido, ella era tal vez la que más extrañaría.

Se movió a empacar toda la comida y bebidas que quedaban en el departamento. Como anticipó, Asuka necesitó más tiempo para empacar sus cosas, pero al final salió de su cuarto cargando cuatro cajas de cartón. Era nada comparado a la cantidad de cajas, cuando se había mudado aquí, pero aún era mucho comparado con su única caja.

"Hey, Shinji. ¿Podrías ir por el resto?"

'Debí haberlo sabido...' pensó él, viendo cinco más en su habitación.

Una vez que cargaron todo en la pick-up, se dirigieron a su nuevo hogar. Era extraño, aún cuando podían volver aquí cuando quisieran, se sentía como si se irían para siempre; del único lugar que le había gustado llamar su hogar.

No miró atrás cuando se fueron.


Otro día yacía detrás de ellos. No habían hecho mucho más que mover sus cosas en su nueva casa, donde querían vivir y trabajar de ahora en adelante.

Shinji estaba acostado en su nueva cama. Aún no era capaz de dormir muy bien, así que se encontró a sí mismo mirando fijamente el techo.

Otro techo desconocido.

Esperanzadoramente el último.

Como era de esperarse, Asuka había escogido el dormitorio más grande, dejándolo a él con el más pequeño que casi seguro había sido reservado para los invitados. No es que realmente le importara, aún era lo bastante grande y también tenía una ventana. A diferencia del pequeño cuarto, al que tuvo que moverse, cuando Asuka se les unió a él y a Misato en el departamento y tomó el suyo.

Trató de liberar su mente de esas memorias del pasado. De lo contrario, tal vez no dormiría nada del todo esa noche otra vez.

Después de que habían desempacado sus pertenencias, le dieron una mirada más de cerca a la casa; o más bien: a los muebles y trastos, y lo que tal vez les sería de utilidad. Lo cual fue más fácil de decir que hacerlo; ¿Quién podía predecir si iban a necesitar exactamente ese cepillo para salvar sus vidas un día?

Para el día siguiente, tenían planeado tratar de llegar a Kofu, la ciudad más cercana que aún tenía una Universidad. Ahí, esperaban encontrar una biblioteca que llenara todas sus necesidades académicas para ganar el conocimiento para sobrevivir por su cuenta. Sería un largo, pero necesario viaje y entre más pronto estuviera detrás de ellos, más pronto él sería capaz de descansar un poco...


Se fueron a la mañana siguiente (más tarde que temprano). Fue un viaje de 3 horas, ya que los caminos directos estaban bloqueados por abandonados y descompuestos autos, camionetas y camiones. Debido a esto, y a que era la primera vez que Shinji conducía, lentamente se arrastraron o en una carrera alrededor de éstos obstáculos, en un extremo del camino o se dificultaban en trayectorias a través de tierra aparentemente uniforme (no para el deleite de cierta pelirroja).

Era casi mediodía, cuando llegaron a un mirador sobre Kofu.

"Es algo extraño", Shinji murmuró, observando sobre los altos edificios, brillando en el sol, "ver ésta ciudad tan intacta e inafectada, como si nada jamás hubiera sucedido..."

"Sí" Asuka convino, aunque no podía sacudir el sentimiento de vacío, que tuvo antes, cuando habían visto Neo Tokyo-3 durante el apagón. "¿Sabes?., tal vez incluso aún haya electricidad y agua corriente. Quizás deberíamos dejar Tokyo-3 y mudarnos directo aquí. Podríamos ahorrarnos un montón de trab..."

"No..." sorpresivamente la interrumpió firmemente. "Yo... yo no quiero irme... más de casa..."

Aunque ella le dio una mirada cuestionadora, no preguntó más. Ella sabía muy bien, a lo que se refería...


Dado que era hora del almuerzo, su primera parada fue en una tienda departamental, donde agarraron algo de comida, que no necesitaba calentarse, antes de dirigirse a la Universidad Yamanashi. Llegar ahí resultó en un problema más grande, de lo que esperaban. No sólo, uno podía perderse fácilmente si no sabía su camino a través de las calles de la ciudad, sino que Kofu también estaba mucho más poblada de lo que Tokyo-3 estaba cerca de su fin, cuando la mayoría de los civiles habían sido evacuados. Además, había tantos choques de autos que era aún más difícil navegar ahí, que cuando venían de camino (lo que más los enojó, fue que aprendieron más tarde que pudieron haber evitado todo esto, al conducir alrededor de la ciudad, ya que la Universidad estaba más afuera de ella).

Una vez que finalmente llegaron a su destino, por fortuna no fue muy difícil encontrar la biblioteca en la gran área del campus al usar los mapas instalados. Por suerte para ellos, la Facultad de Medicina de la Universidad y su biblioteca, la cual había estado en la ciudad de Tamaho antes del Segundo Impacto, había sido transferida al campus de Kofu.

Fueron a través de varios pisos y edificios, agarrando cada libro de eso que pensaron que tal vez eventualmente sería de utilidad: medicina, ingeniería, arquitectura... al final, tenían casi una docena de canastas llenas de libros, fólderes y materiales similares; suficiente para estudiar por años. Pero tristemente, notaron, que la biblioteca estaba demasiado especializada para libros sobre jardinería o consejos de 'hágalo usted mismo', lo cual significaba, que tenían que volver a la ciudad otra vez y encontrar una pública o una tienda de libros.

Lo bueno sobre esto fue, que les dio la oportunidad de recoger algunos suministros, no iban (o al menos sólo difícilmente) a ser capaces de entrar a los restos de Tokyo-3 más; no sólo comida, sino también herramientas y utensilios, que podían ser necesarios; Asuka incluso insistió en obtener unas cuantas ropas más. Lo malo fue, que perdieron un montón de tiempo gracias a ésta escala adicional.

Ya era media tarde, cuando finalmente se fueron de Kofu.


Apenas habían dejado la ciudad, cuando Shinji súbitamente frenó tan fuerte que fueron lanzados hacia delante contra sus cinturones.

"¡Genial, ahora voy a soltar ese poco de comida que tuve, gracias a ti!"

"Perdón", se excusó astutamente. "Supongo que aún tengo que aprender cómo acelerar y frenar más suavemente..."

"¿Por qué nos detenemos aquí, de todas formas?"

"Hay un campo de trigo", declaró él, señalando a la ventana izquierda.

"¿Y...?"

"Bueno, voy a necesitar harina para cocinar y para los fideos y demás. Y dado que no he visto ningunas semillas para las cosechas en..."

"Sí, sí, ya te entendí", gruñó ella. "¿Entonces qué estás esperando? Apresúrate y agarra algunos granos, para que nos podamos ir a casa por fin".

"Uhm. ¿Quieres decir, que no vas a ayudarme?"

Ella no respondió a esto. No es que necesitara hacerlo. Su mirada era respuesta suficiente.

Suspirando, abrió la puerta y salió del auto.


Pasaron al menos 15 minutos hasta que Shinji regresó con una carga de trigo. Parecía estar muy apurado, ya que arrojó todo en la parte de atrás de la pick-up y saltó dentro. Cuando al final pisó el acelerador y dio la vuelta con los neumáticos rechinando, Asuka se puso un poco ansiosa.

"Rayos. ¿Cuál es el gran problema?" lo maldijo, mientras trataba de mantener el equilibrio en su asiento. Él no parecía estar asustado, así que era dudoso, que estuviera huyendo de algún tipo de peligro.

"Vi una granja por allá" le dijo con entusiasmo.

"¿Y?. ¿Pensé, que no querías mudarte a una granja?"

"No, pero ahí habrá unos cuantos animales".

"¿Animales?" Asuka frunció el ceño. "Eso es exactamente por qué no querría vivir en un granja..."

"Bueno¿Entonces cómo se supone que sea capaz de tener cosas como huevos o leche para cocinar?"

"¿Leche?. ¿Quieres llevarte una vaca?"

Shinji se encogió de hombros. "Tal vez tienen cabras..."

"¿Leche de cabra?" hizo una mueca. "¿Tratas de envenenarme?"

Shinji sólo giró sus ojos y suspiró. No habría oportunidad de discutir con ella una vez que fijara su mente con terquedad.

"Bien, nada de leche entonces..." dijo, mientras detenía el auto enfrente de lo que parecía ser un granero. "Pero no te quejes, si no te puedo cocinar todo, lo que me pidas que..." añadió murmurando mientras salía.

"¿Dijiste algo?"

"No, yo..." se interrumpió y le sugirió que se callara con su mano. ¿Escuchaste eso?"

Frunciendo el ceño con curiosidad, ella lo siguió fuera del auto. De hecho, era difícil no oírlo: fuertes chirridos, balidos y relinchidos venían de uno de los edificios más grandes del área de la granja pasada de moda.

Shinji no perdió tiempo y corrió al más cercano, abrió la puerta... y se congeló.

Éstos animales se estaban muriendo de hambre después de varios días sin comida; algunos de ellos tenían heridas, ya sea por tratar de liberarse a sí mismos o incluso por medidas desesperadas como canibalismo por los de su especie.

Shinji sólo ausentemente notó su mano abriéndose y cerrándose en un puño levemente, mientras miraba la perturbadora escena en shock.

"Tenemos... tenemos que ayudarlos..."

Sería así en todo el mundo: animales, mascotas esperando que sus dueños regresaran, para que los alimentaran y los cuidaran. Pero nunca regresarían...

"Shinji, no puedes ir a todos lados y encargarte de cada ser vivo", Asuka habló seriamente detrás de él, como si le hubiera leído la mente. "No puedes salvarlos a todos..."

"Lo sé..." se tensó. "Lo sé muy bien..."

Sin discutir más, se dirigió a las puertas, las abrió una por una y liberó a esos animales que estaban sujetados. Aunque no los sacó afuera, ya que tampoco había razón para eso. Ellos encontrarían su camino a la libertad, donde al menos tendrían una oportunidad de sobrevivir.


Las gallinas sin embargo fueron otra historia. Uno pensaría, que se cansaban y fácilmente quedaban exhaustas. Sin embargo, no mostraban ninguna señal de eso, cuando Shinji hizo su mejor esfuerzo como "Cazador de Gallinas". Durante por lo menos media hora, las persiguió con impaciencia a través del corral, mientras que Asuka simplemente lo observaba, parcialmente confundida, parcialmente molesta; recargada en la valla que lo rodeaba.

Finalmente una no fue lo bastante rápida para escaparse de entre sus dedos en el último momento.

"Mira", dijo triunfal, levantando la ansiosa y forcejeando salvajemente ave en el aire, "¡Tengo una!"

"¿Shinji?" Una pequeña, divertida sonrisa se arrastró en su cara.

"¿Sí?"

"Ése es un gallo". Sacudió su cabeza; soltando una leve risa ahogada ante su atontada cara, mientras perdía su agarre en el ave, la cual corrió inmediatamente a la esquina opuesta. "¿Cómo planeas transportarlas de todas maneras? Eso es. ¿Sin que estén corriendo aleteando alrededor, o peor, en el auto?"

"Uh... Yo... ¿No lo sé...?"

Sus hombros se vinieron abajo y un suspiro emanó de ella. "Debí haber sabido que dependería de mí encargarme de pensar. Espera aquí. ¿Está bien?"

Él sólo asintió silenciosamente, antes de que ella se fuera.

Le tomó casi diez minutos hasta que regresó, cargando dos pequeñas jaulas y un obviamente bastante pesado saco que llevaba arrastrando atrás.

"Uhm... ¿Necesitas ayuda con eso?" preguntó débilmente, pero no pudo saber si la mueca, que obtuvo como respuesta, se suponía que fuera un "¡Sí, por supuesto que te necesito estúpida mula para hacer el trabajo duro!" o un "¡No, ni siquiera necesito tu ayuda con nada, baka!"

Así que al final no hizo nada.

"Puedo entender lo de las jaulas. ¿Pero para qué el saco?" continuó él cuando ella se descargó enfrente de la cerca.

"Hay trigo ahí dentro", respondió casualmente. "Y, por cierto, ésta es una forma mucho más efectiva de tomarlo, que recogerlo de los campos..."

"Así que... ¿Qué vamos a hacer ahora con eso?" cuestionó, ignorando el comentario ofensivo sobre sus acciones anteriores.

Asuka le dio una mirada incrédula. "¿Por qué tengo mis dudas de que los hombres se suponía que eran los grandes, ingeniosos cazadores, cuando te veo a ti?" Sacudió su cabeza. "¡Estamos haciendo una trampa, por supuesto!"

Con eso, puso un montón de trigo un una jaula y la colocó al otro lado de la cerca. Éste procedimiento fue repetido con la otra. Después, le aconsejó a Shinji que dejara rastros de trigo hacia la entrada de la jaula.

No tomó mucho tiempo, hasta que la primera de las hambrientas aves literalmente siguió el rastro directo en la caja; sin saber, que un segundo después, la puerta se había cerrado de golpe y la barra era bloqueada. A pesar de su salvaje protesta de sus temporales, restringidas condiciones de vivienda; no fue suficiente para asustar a una segunda de sufrir el mismo destino.

"¿Ves?" dijo Asuka triunfal, levantando las jaulas. "¡Así es como atrapas algo que es demasiado rápido para ti!. ¡Ahora, agarra el saco, para que nos podamos ir a casa!"

"Sí", simplemente murmuró, abrió la reja y dejó el corral de gallinas; seguido por media docena de aves, curiosamente explorando su nueva encontrada libertad...


El sol ya se estaba poniendo cuando finalmente dejaron la granja y no tomó mucho para que fueran envueltos por la oscuridad de la noche. Por supuesto, esto realmente no ayudaba a navegar; aún con las luces prendidas.

"¿Estás segura, de que éste es el camino correcto?" Shinji cuestionó después de unas cuantas horas de manejar 'a ciegas'. "Creo, que debimos girar a la izquierda tres vueltas antes..."

"¿Cómo voy a saberlo?" su pelirroja copiloto respondió de vuelta. "¡Se supone que tú eres capaz de leer las señales sin problemas!"

"¿Entonces por qué insististe en manejar a la derecha?"

"¡Se suponía que fuera una broma!. ¿Por qué es mi culpa que seas tan estúpido para entenderla?"

"¿Una... una broma? Yo..." Se interrumpió, frenando sin advertencia y apagó el motor.

"¿Ahora qué?" gruñó Asuka, pero Shinji sólo cerró sus ojos y suspiró.

"¿Sabes qué, Asuka?" murmuró él. "Fue un día largo y estoy... estoy muy cansado para esto, de acuerdo? Quiero decir, es tarde, y; enfrentémoslo, estamos perdidos y es dudoso que podamos hallar el camino de vuelta de noche..."

"¿Así que dices, que quieres dormir aquí?. ¿En el auto?. ¿Ahora?" Ella lo vio asentir lentamente en respuesta.

"¡De ninguna manera!" escupió. "¡Podemos dormir en la siguiente casa que esté en nuestro camino!. ¡No voy a dormir justo a tu lado, donde puedes vivir tus sueños pervertidos sobre mí!"

Él parecía estar en shock, el momento que lo dijo; en vez de su sonrojo usual y negaciones murmuradas, sus ojos ganaron una triste mirada, la cual él rápidamente evitó.

"Nosotros... nosotros hemos visto el último edificio hace más de una hora", murmuró él. "Si tú... quieres, yo.. yo puedo dormir afuera..."

"¡Oh rayos, ya deja de quejarte!" gruñó ella. "¡Bien, dormiremos aquí!. ¡Pero más te vale quedarte en tu lado!. ¡Y que no se te ocurran ideas estúpidas!" advirtió y reajustó su asiento en una posición horizontal.

"Buenas noches, Asuka..." dijo él, antes de apagar las luces y hacer lo mismo.

"Lo que sea..."

Dormir fue más fácil decirlo que hacerlo. Ella definitivamente se sentía tensa, yaciendo al lado de él, sólo a unos centímetros de distancia. Especialmente en relación a cuánto aún no estaba dicho entre ellos. Pero aún era demasiado temprano para eso. Tal vez incluso sería mejor, si se dejaba sin decir y sólo vivían como ahora. ¿No era tan malo así, o sí? Y si él...

Se detuvo a sí misma. Pensamientos como éste realmente no le ayudaban en sus intentos por dormir. Tampoco lo hacía el incómodo asiento o la luz de la luna que entraba por la ventana.

Al menos estaba caliente.

Al menos, las pesadillas de las noches anteriores no regresaron ésta vez.


Despertaron con el amanecer de la siguiente mañana, cuando el sol matutino brilló a través de las ventanas y las gallinas se hicieron escuchar con un cloqueo audible.

Se volvió obvio que estaban más cerca de Neo Tokyo-3, de lo que pensaban; después de sólo cinco minutos de manejar se encontraron con la primera señal que mostraba su camino y apenas 20 minutos después, estaban de vuelta en su nuevo hogar. No es necesario decir, que Asuka no estaba muy feliz con ésta revelación.

Tuvieron un desayuno bastante grande que Shinji preparó (parcialmente como excusa por la noche anterior; parcialmente para compensar el día anterior cuando no tuvieron mucho más que un rápido tentempié), antes de descargar la pick-up.

Los libros fueron simplemente dejados en la sala, para clasificarlos más tarde; los suministros fueron guardados en uno de los cuartos vacíos del primer piso, menos la comida, que necesitaba estar (y caber) en el refrigerador o el congelador. El trigo fue colocado junto con las otras semillas en el cobertizo de afuera; mientras que las gallinas se quedaron con el más pequeño. No era mucho, pero eventualmente estaría apropiadamente amueblado y tendrían un pequeño gallinero; aunque por ahora, parecían estar felices de salir de sus más bien apretadas jaulas.

El resto del día fue principalmente agotado nadando entre los libros; clasificando cuál sería necesitado para qué o si eran necesitados del todo.

Lo último que hicieron fue más o menos asignar las tareas. Asuka estuvo de acuerdo en trabajar en lo técnico y la ingeniería o en otra palabras: Ella se encargaría de que todo estuviera funcionando y trabajando como debería. Sorpresivamente, ella incluso aceptó a hacer el trabajo manual que vendría junto con esto.

No era realmente necesario decir que Shinji fue designado como el responsable de limpiar y cocinar. Lo último demostró volverse un reto más grande de lo que parecía, ya que esto ahora incluía proveer los bienes básicos como pan o fideos, una vez que se les acabaran los suministros. Pero por una vez tenía confianza en eso. No sin razón, ya se había adelantado y obtenido unos cultivos para la harina. Sólo esperaba que de hecho crecieran.

En cuanto a esa parte; la jardinería, decidieron, que ambos se encargarían de eso, ya que ninguno de ellos jamás había hecho algo como eso y por lo tanto, no sabían, quién estaba mejor calificado para el trabajo.

Y con eso, todo, lo que necesitaban parecía estar resuelto por ahora.

Tenían un nuevo hogar; tendrían comida y agua; tendría el conocimiento necesario.

Tenían todo lo necesario para sobrevivir.

Pero había algo que todavía estaba sin resolver...


Shinji se le acercó en la sala, mientras miraba la puesta de sol a través de la ventana.

"Asuka, hemos hecho todo lo que podemos hasta ahora, para asegurarnos de sobrevivir. Ahora tenemos todo el tiempo que necesitamos". Su mano se crispó nerviosamente y bajó su vista. " Necesitamos... tenemos que hablar, finalmente".

Ella se tensó notablemente ante sus palabras, pero no se dio la vuelta.

"¡Yo... yo no lo creo!. ¡Aún tenemos mucho trabajo por hacer, si queremos sobrevivir!"

"Pero... siempre tendremos mucho qué hacer. ¿No es así? Entonces nunca hablaremos..."

"¿Y qué?" masculló ella. "¿Sería tan malo, si sólo vivimos y olvidamos...?"

"¡Asuka!" interrumpió él. "Por favor..."

Tras dejar escapar un profundo suspiro, ella asintió.

"Está bien, entonces..." casi susurró ella y se volteó.


Notas del autor:

Ha, puedo imaginar sus quijadas cayéndose por la confusión. Sí, vengan y obtengan la oferta especial del Loco Jimmy: Lean una historia, llévense una posterior al TI gratis. Lo prometo, tendrá más sentido con cada nuevo capítulo.

Bueno, tal vez tengan que esperar un buen rato para el siguiente, sin embargo. Tengo que estudiar por las siguientes semanas (estúpidos exámenes gruñe ¿Por qué escogí ir a la universidad de todos? murmulla... por otra parte, conociéndome, terminaré escribiendo de todas formas).

Sin embargo, éste capítulo me dio la oportunidad, que casi todos los autores de historias posteriores al TI quieren: Escribir mi propia interpretación para el final de EoE.

Creo que es gracioso, en casi cada fic posterior al TI, hasta los mejores, van a los Cuarteles Generales de NERV... ¿Hola?. ¡Los Cuarteles Generales de NERV estaban dentro del Geofrente!. ¿Ya saben, esa negra, cosa redonda que explotó en billones de piezas al final? De hecho es posible que el 'océano' es, donde se suponía que el Geofrente estaba. No me malinterpreten, entiendo que así funciona mejor para algunas historias (y no quiero enfadar a mis compañeros y a posible revisores, rayos, puedo ver ahora, por qué todos ruegan por ellos, son adictivos...), pero es extraño que es usado tan a menudo. Como sea...

En cuanto al hospital, no recuerdo si su nombre vino durante la serie y apesto para inventar nombres, así que sólo lo llamé el hospital de Tokyo-3.

Y sí, soy un partidario-de-Asuka-realmente-no-está-lastimada, diablos. ¡Está usando un brazo, que se supone fue cortado a la mitad!

Lo sé, es casi seguro, que no habrá mucho jardines-mercado (¿hay de hecho alguna palabra mejor para esto?) en una metrópolis como Tokyo-3, pero quería algo diferente, que la usual 'fueron a una granja'-cosa. De hecho, no me he decidido, si los dejo mudarse del todo, hasta que escriba esa escena.

Bueno, para el resto, no piensen mucho en este capítulo, es más un preestablecimiento de los posteriores.

Así que, los dejo con un lindo, pequeño cliffhanger, esperen el Capítulo 4 para la parte de WAFF...


Traducido al español el 25 de Julio del 2006

Notasl de traductor: si yo también me quedé así de. ¿WTF? cuando leí esto la primera vez pero poco a poco empezó a tener sentido todo... gracias a Theblacksun y a BurningFlower por la prelectura y revisiones, he de confesar que el inglés de Jimmy es un poco más... 'duro' de entender de lo que estoy acostumbrado pero hago mi mejor esfuerzo por mantener con el mismo sentido original la traducción. Bien, el siguiente semestre de la universidad está por comenzar... así que trataré de darme prisa lo más posible por continuar las traducciones, porque una vez que empiece, es seguro que se aminore muy notablemente el ritmo, en fin, hasta la próxima.

FeroAng: como mencionas, mis prelectores no tienen una cuenta en ffnet, sino que son personas que casi siempre hacen uso de esos nicks en los foros o en los chats donde hablo con ellos, además de ser amigos míos, por cierto, ésta historia la relaciono mucho con ese doujin de NGE que mencioné en un de mis notas de "LQYAE", RE-TAKE... me pregunto cómo terminará Jimmy esta historia...