Neon Genesis Evangelion: La 2nda Oportunidad

Capitulo 3: El 13°

Escrito por: JimmyWolk

Traducido por: beamknight87

Notas del autor previas al capítulo: Whoa, no tengo idea de cómo pudo pasar esto. Esto es lo más largo que he escrito hasta la fecha y casi seguro será así por un buen rato, ya que de hecho yo mismo no soy un gran amigo de los capítulos de +10,000 palabras. Lo habría separado en dos capítulos, pero eso habría arruinado el formato de ésta historia. En vez de eso, para aquellos que no quieran leer la cosa entera de una vez, les aconsejo que se den un descanso después de leer un rato.

Ahora, continuemos:


"Aún no puedo ver el motivo de ésta actividad" Rei declaró, jadeando.

"¡Ha!. ¡Parece que al menos tenemos algo en común, Primera!" Asuka no se molestó en mirarla. En vez de eso, prestó más atención al mechón empapado de sudor de cabello que estaba molestándola por ya un rato al constantemente caer sobre su vista. Alcanzó para hacerlo a un lado, pero no tomó el tiempo para fijarlo correctamente en su diadema. "¡Tengo cosas mucho mejores que hacer que desperdiciar mi tiempo así!. ¡Sin mencionar: con ustedes dos, de todos los seres! No puedo creer que haya gente, quien de hecho disfruta esto". Falló en tratar de cubrir su agotamiento, aunque su voz no mostró el veneno, que usualmente venía con sus gritos.

"Perdón", murmuró Shinji. "No es mi culpa que haya ganado en 'piedra-papel-tijeras' por una vez".

"¡Sí, claro!. ¡Apuesto a que hiciste trampa, para llevar a cabo ésta estúpida idea tuya!"

Rei decidió ignorar la discusión de sus compañeros pilotos y se enfocó en su tarea actual. La cual se volvía más y más difícil con cada momento que pasaba. Se sentía... ella realmente no podía describir la sensación. Era como si estuviera enferma, pero ella estaba perfectamente saludable antes de que comenzaran. ¿Podría ser, debido a que ésta era la primera vez, que hacía esto? Trató de aclarar su mente de la sensación al sacudir su cabeza. Sohryu e Ikari no parecían notarlo, ya que ella aún lo estaba regañando por meterla en esto. Rei no entendía por qué la pelirroja hacía tanto escándalo por ello. Cuando ellos hicieron que la decisión sobe de quién sería la idea para una actividad común fuera satisfecha al jugar ese juego, le parecía que la furiosa alemana de hecho le dejó ganar a él. Pero ella no mencionó eso.

"¡Ya confiesa, Shinji!. ¡Tú sólo querías arrastrarnos aquí!" Asuka siguió.

"P-pero Misato nos ordenó que hiciéramos algo juntos", gimoteó Shinji. "Ésa no fue mi idea".

Rei se quedó en silencio. Era raro que ella no fue ordenada directamente por la Mayor Katsuragi o por ningún otro oficial superior. En vez de ello, fue informada por sus compañeros pilotos en la escuela que ellos tendrían que 'hacer algo'. Aunque, Rei no esperaba que éste 'algo' fuera tan cansado.

Shinji pareció notar esto también. "¿Estás bien, Ayanami? Te ves algo exhausta".

"No estoy acostumbrada a ésta 'excursión' " Rei respondió. Pero, no podía evitar, sentirse familiar con ella.

Habían estado vagando por dos horas para éste momento, tomando una ruta que los llevaría alrededor de la ciudad. Ahora pronto iban a reentrar a los bordes de Neo Tokyo-3, pero el esfuerzo del viaje, gracias al apuro de Asuka, así como también al sol quemante del eterno verano, habían tomado su cuota en los Elegidos. Mientras que Asuka y Shinji estaban sudando y respirando un poco pesadamente, era algo sorprendente que Rei parecía tener la resistencia más débil. Jadeando pesadamente, se estaba quedando atrás. No se sentía bien del todo.

"¡Bueno, qué mal si no te gusta, Primera!" se burló Asuka, mientras se daba la vuelta para ver a sus compañeros. "¿Habrías preferido otra 'actividad'?"

Rei parpadeó. Ella realmente nunca había pensado sobre qué le gustaba, especialmente no sobre, lo que los otros se referían como 'hobbies' ".

Nadie nunca estaba interesado.

"Preferiría nadar" declaró la piloto de cabello azul después de una corta pausa.

"Bueno, podríamos ir a nadar en otra ocasión" le ofreció Shinji alegremente.

"¡No, no podemos!. ¡Parecer que cierto baka se ha olvidado de que él no puede nadar!" escupió la Segunda Elegida.

Shinji titubeó notablemente. "Ah... eh... sí... perdón, Aya... ¡AYANAMI!"

Fue lo último que escuchó antes de que todo se volviera negro.

"¿Qué sucede?" preguntó Asuka al darse la vuelta para ver a Shinji bajar a su compañera piloto cuidadosamente en el suelo.

"No lo sé..." Inmediatamente fue a revisarle el pulso. El ritmo inestable no calmó su mente un poco; ni tampoco su inusual cara roja, la cual era un gran contraste a su normalmente pálida piel. Poner su mano en su frente sólo confirmó sus temores. "Está caliente. Casi seguro le dio una insolación".

"La cargaremos allá. ¡Vamos, toma su derecha y yo su izquierda!"

"¡Espera!. ¡No podemos moverla tanto!" Shinji protestó firmemente, mientras Asuka se agachaba ante la inconsciente Rei, levantando el brazo izquierdo de la chica albina sobre su hombro.

"Mira, Shinji. ¡No voy a discutir contigo ahora! Ya no está tan lejos. Diablos, hicimos todo éste viaje para llegar allí por fin".

"¡Asuka!"

Ella suspiró. "Perdón, lo sé, eso se oyó egoísta. Pero no podemos refrescarla o ayudarla aquí de todas maneras".

Ella tenía razón en eso; tuvo que admitir él, mientras miraba alrededor. No había ningún árbol alrededor, cuyas sombras aliviarían el calor, ni tampoco había un arroyo cercano. Tan cerca de la fortaleza de los hombres, la naturaleza era forzada a retirarse.

Así que, finalmente, accedió. "Está bien, démonos prisa".


Cuando Rei despertó, lo primero que notó fue que algo frío y mojado estaba en su frente.

"Ah, parece que su amiga ha recuperado la conciencia, Sr. Ikari", escuchó ella la voz de una vieja mujer.

La cara de un chico de cabello café oscuro llenó su borrosa visión. "Hey Ayanami. ¿Cómo te sientes?"

"¿Cómo me siento...?" susurró ella. "... Cansada..."

Shinji sonrió levemente. "Llamamos a Misato; vendrá a recogernos pronto. Deberías tratar de descansar un poco hasta entonces".

Ella asintió mientras ajustaba levemente su cabeza para ver que estaba en una radiante, ordenada sala, pero debido a su visión borrosa no pudo distinguir detalles. Detrás de Shinji, pudo vagamente ver la silueta de una mujer con largo cabello gris, el cual estaba sujeto en una cola de caballo. Pero antes de que pudiera ver más, se deslizó de nuevo al sueño.

Shinji regresó su atención a su anfitriona, viendo que la vieja mujer le estaba sonriendo. "Gracias otra vez por su ayuda, Sra. Yamadera. No sé, lo que habríamos hecho si usted y su esposo no nos hubieran dejado entrar".

De hecho, él había estado sorprendido de cuán ansiosamente habían sido bienvenidos por la pareja mayor. Después de que el Sr. Yamadera les había ayudado a cargar a Rei a la casa, casi necesitaron pelear con su esposa quien les quería ofrecer té, galletas u otros dulces.

"Oh, no es nada. Después de que nuestro hijos se fueron, se puso un poco solitario por aquí. Así que estamos contentos cuando tenemos algunos invitados. Ni siquiera tenemos muchos clientes éstos días. Nuestro jardín-mercado se volvió más un hobby que un negocio. El último cliente que tuvimos estuvo aquí hace semanas. Y él solo quiso unas semillas para sandías..." se interrumpió, viendo la mirada perpleja del chico. "Oh perdón, creo que te estoy aburriendo con mis cuentos".

"No" sacudió él su cabeza negando. "Yo... yo quiero decir... ¿Acaso éste cliente tenía una barba incipiente y una cola de caballo y era bastante, uh, encantador?"

"¿Huh? Sí, lo era", ella pareció como si tratara de recordar, antes de sonreír ante su memoria. "Koichi de hecho se puso algo celoso, incluso aunque él era muy parecido cuando tenía esa edad", soltó una risita. "Así que. ¿Lo conoces?"

"Bueno, sí, más o menos..." soltó él una risa ahogada. 'Ahora, a eso es a lo que llamo coincidencia...'

"Hmm, esas sandías ya deberían haber crecido mucho desde entonces. ¿Las has visto?"

"No, todavía no. Pero se supone que las vea pronto..."

A pesar de la mirada cuestionadora de la vieja mujer, él no explicó más.

"Dime, tu otra amiga seguro que se toma su tiempo. ¿Siempre se queda tanto tiempo en el baño?"

"Ah, ella es incluso peor en la mañana..." Shinji se interrumpió y evitó su mirada; sonrojándose levemente, ya que notó que esto podía fácilmente ser malentendido. "Um... bueno..."

"Oh, perdón, no quería avergonzarte", la Sra. Yamadera soltó otra vez una risita. Era fácil ver que ésta frase no había sido toda la verdad. "Pero dado que admitiste que conoces sus hábitos matutinos eso significaría que ella de hecho ES cercana a ti. ¿Tu novia, tal vez?"

"Bueno... s... Yo-yo quiero decir, no, Yo... vivimos juntos... Uh... eh... ¡Pero no así!" escupió él, nervioso baja la mirada fija de la mujer de cabello gris. 'Maldición, es casi como un versión más vieja de Misato'.

"Vaya que es fácil de embromar, Sr. Ikari. Pero será mejor que te ocupes de ella. ¿Supongo que tu, cómo la llamaste?. ¿Tutora? Creo que ella estará aquí pronto".

Él asintió tímidamente. Después de revisar el estado de Rei una última vez, fue a buscar a Asuka.

No le tomó mucho encontrarla, ya que la casa no era tan grande. Y él la conocía bastante bien.

Tan bien como la conocía a ella.

Él no era estúpido; sabía bastante bien, que ella no insistió en regresar aquí sólo para conocer a los dueños de la casa.

La encontró justo donde lo esperaba. Estaba parada en el pasillo enfrente de una habitación, sin moverse del todo, como si tuviera miedo de lo que encontraría dentro. Él podía entenderlo muy bien, por qué ella estaba parada ahí; mirando fijamente la puerta cerrada.

Ésa había sido su habitación primero, antes de que...

"¿Hola?. ¿Hay alguien en casa?" una voz familiar desde la entrada los sobresaltó a ambos.

La llamada de Misato sacó a Asuka de su trance y se dio la vuelta para mirarlo. Sintió él que su corazón se rompía, al ver las lágrimas sin derramar brillar en sus ojos. En ese momento, odió su decisión más que nunca; odiaba no ser capaz de tenerla cerca, sostenerla. Tratando de hacer la mejor cosa siguiente, delicadamente puso su mano derecha en su hombro, nunca perdiendo el doloroso, pero tranquilizador contacto visual. Con una forzada, pero agradecida sonrisa, ella colocó su propia mano sobre la suya, apretándola levemente. Un pequeño cabeceo contestó su pregunta silenciosa.

"¡Sí!" dijo él de vuelta a la entrada. "¡Ya vamos!"

Sin moverse.

Nunca perdiendo el contacto.


"¿Y está segura que una joven, encantadora señorita como usted no quiere algunos vegetales?"

"Eh, no, perdón, yo..." Produciendo una gota de sudor, Misato hizo su mejor esfuerzo por rechazar las constantes ofertas del encantador anciano tan cortésmente como le era posible con una sonrisa.

"¿Oh?. ¿En serio? Las lechugas y zanahorias han crecido muy bien éste año. Y debería ver mis grandes, largos..."

"¡KOICHI!"

"... pepinos", terminó su frase interrumpida por su esposa. "¿Qué?"

La Sra. Yamadera hizo una reverencia ante Misato. "Por favor disculpe a mi marido,. ¿Señorita...?"

"Katsuragi".

"¡... Señorita Katsuragi! Siempre es así con jóvenes, atractivas mujeres", lo miró fijamente.

"Bueno, discúlpame por tratar de vender algo..." murmuró él.

Mirándolos pelear, la Mayor no pudo evitar recordar a alguien más, aunque no podía dar exactamente con quién. "Eh, perdón, no quise provocar una discusión", dijo ella, riendo nerviosamente. "Sólo quería recoger a los chicos".

Como si fuera una señal, Shinji y Asuka vinieron a la vista.

"Hey ahí" los saludó. "¿Listos para irse?"

Shinji disparó un rápido pero no inadvertido vistazo a su pelirroja compañera de cuarto, quien cabeceó extrañamente pasiva. "Sí. Sólo tenemos que ir por Ayanami", respondió él, señalando dentro.

"¡Koichi, ayúdalos!" la Sra. Yamadera comandó.

"Sí, sí..."


"Así que. ¿Me lo van a decir ahora?" Misato preguntó, mientras conducía a casa desde NERV, después de llevar a Rei a la enfermería de NERV. Y si los problemas con los Elegidos no eran suficientes, ella aún tenía que atender a esa reunión con el comité sobre el último Ángel en una hora. Al menos ahora quería divertirse un poco.

"¿Decirte qué?"

"¿Qué estaban haciendo ustedes chicos allá afuera?" Su voz aguda, mientras cambiaba al modo para hacer bromas. "¿No fueron por un trío en los arbustos, verdad?"

"¡MISATO!" ambos adolescentes gritaron con caras de un rojo profundo.

"¿Cómo te atreves a pensar así de mí, como si me rebajara a mí misma a hacer algo como... eso con fenómenos como ellos...?" Asuka añadió.

"A-además, tú nos ordenaste que pasáramos algo de tiempo juntos..." Por la forma en que Shinji los estaba mirando fijamente, sus zapatos de momento debían de estar haciendo su interpretación del bien conocido trabajo 'La Interesante Nada'.

"... sólo el pensamiento de ello. Uargh..." Asuka continuó.

"¿Lo hice?" Misato parpadeó, ignorando los gritos en curso de la pelirroja. Ella realmente no podía recordarlo. ¿Tal vez había estado borracha otra vez cuando hizo esa orden?

"... Necesito una ducha, tan pronto como regresemos..."

"B-bueno, sí, de hecho fue cuando tuvimos el entrenamiento de sincronización..." Shinji murmuró.

"... Tal vez eso saque esas... imágenes repugnantes de mi cabeza..."

Misato estrechó sus ojos. "Oh, es bueno ver, cuán entusiastas están ustedes chicos por cumplir mis órdenes..."

"¡... Como si no fuera lo bastante malo, que ella siempre está sospechando que tengo algo con él, pero también con ella!..."


"¿Cuánto tiempo estará la Primera Elegida incapaz de cumplir su deber?" el Comandante Gendo Ikari esperó por su reporte diario de su subordinado enfrente de su escritorio.

"El Dr. Kanegawa recomendó tenerla bajo observación médica por al menos uno o dos días", Ritsuko informó, temblando bajo su fría voz.

"Ella será liberada para ésta tarde", ordenó él tan tranquilo como si acabara de ordenar su almuerzo.

"¿Señor?"

"¿Hay algún problema, Dra. Akagi?"

"No, Señor, informaré a la enfermería".

"Bien. Le darás a ella una 'revisión' en los días venideros. Quiero ese prototipo terminado lo antes posible".

"No veo complicaciones con eso. El trabajo progresa muy rápido, pero hemos encontrado algunas fallas..."

"Eso no importa".

"Pero..." Ella no pudo terminar su frase; ni siquiera lo esperaba. Gendo Ikari era un hombre quien sólo estaba interesado en el éxito.

"¿Qué hay sobre el incidente del radio de sincronización inusual de la Segunda y Tercer Elegidos?" cambió él el tema. "¿Tienes los resultados de la investigación ahora?"

"No. La MAGI no llegó a una explicación consistente para esto, tampoco. Tal vez sólo fue coincidencia después de todo".

Ritsuko pudo decir que él no estaba muy complacido con éste resultado, ni tampoco ella. Su mente científica demandaba una explicación más lógica que sólo pura suerte.

"Muy bien entonces, olvida el asunto", declaró él finalmente. "Si no es reproducible, no nos sirve de ningún modo".

"Sí, Señor".

"¿Algo más?"

"La prueba S-2 está programada para..."


"Como siempre, Ayanami y Aida están ausentes". El profesor de la clase 2-A ya había podido aburrir a la mitad de sus pupilos antes de que siquiera empezara sus 'lecciones'. Touji definitivamente era uno de ellos. Estaba tumbado en su silla, con los pies en el escritorio, sin mostrar nada de respeto o modales hacia el anciano.

"Hey, Touji", Shinji susurró a su amigo, mientras que el maestro continuaba. "¿Dónde está Kensuke?"

"En Nuevo Yokosuka, mirando portaaviones. Dicen que el "Myoko" atracó en el puerto".

"¡Suzuhara!"

El chico saltó, sobresaltado, cuando el profesor lo llamó. "¡Sí!"

Shinji encendió su Laptop y empezó a escribir un mensaje tan pronto como el sistema de arranque terminó.

-Kensuke está en Nuevo Yokosuka. Ahora estoy seguro que fue hoy.

La respuesta no tomó mucho tiempo.

-Entonces, hoy desaparecerá.

-Sí. Y entonces el siguiente vendrá.

Justo en ése momento, a medio mundo de distancia, todo el infierno se desató.


"¿Cuál es el status?"

"La MAGI lo confirmará..."

"¿Desvanecido?"

"¡Se ha ido!"

"¡Estoy acabado!"

"... está en pánico".

"... la causa?"

"... sólo imágenes del satélite..."

"... miles de personas..."

"... ninguna explosión..."

"... el motor S2..."

"... recibiremos la Unidad-03..."

"... cómo haremos la prueba?"

"... designen al Cuarto..."


"¿Qué quieres decir, con olvidaste nuestro almuerzo?" la fuerte voz de Asuka perturbó la paz de la hora del almuerzo, atrayendo la atención de la clase a la 'bestia' y su común 'presa'.

"Nosotros... yo... estaba algo ocupado. ¿Sabes?" Shinji se hundió más bajo la mesa, esperando evitar la inminente cólera de la pelirroja. "Yo, bueno, no tuve tiempo de preparar algo. ¿Ves?"

"¿Y debido a que estabas tonteando, yo tengo que perder mi almuerzo?"

Touji no podía verlo más. Esta hora de 'ayudar' a su amigo y finalmente ser capaz de consumir sus varios almuerzos, que había comprado antes, en paz.

"¿Ustedes dos teniendo otra pelea marital?" 'Eso debería funcionar...'

Como se esperaba, les tomó un rato estar bajo las carcajadas de los otros estudiantes, antes de que ambos lo negaran simultáneamente. Pero...

'¿Apenas sonrojándose?. ¡Casi parece como si hubieran suprimido una risa!. ¿Podrían ellos de hecho...?' Los pensamientos de Touji fueron perturbados por la gruñona pelirroja, quien se dio la vuelta tan rápido que su largo, castaño rojizo cabello se sacudió a través del aire, azotando la cara de Shinji.

'Nah, tendrían que estar completamente ebrios antes de que se empiecen a gustar el uno al otro...'


"Usaremos al cuarto piloto para las pruebas de la Unidad-03 en Matsushiro" la Dra. Akagi declaró a la Mayor Katsuragi mientras preparaba los datos para dicho EVA y su piloto.

"¿Huh?. ¿Encontraron al Cuarto Elegido?"

"Sí, ayer..."

Misato frunció el ceño. 'Y otra vez, soy la última en enterarme...'

"No he recibido el reporte del Instituto Marduk todavía..." murmuró ella.

"Los documentos oficiales llegarán mañana".

"Dra. Akagi. ¿Está escondiéndome algo otra vez?" preguntó ella con franqueza.

"No" fue la simple respuesta.

No era la respuesta que ella esperaba, pero supuso que no iba a obtener una mejor.

"Ah, está bien. ¿Y quién es el niño seleccionado?" Se dio la vuelta y dio una mirada a la pantalla en la que su vieja amiga mostraba los datos. Sus ojos se abrieron como platos cuando vio la identidad del Cuarto. "¿Qué?. ¿Es...?"


"¡Suzuhara!" el camino de Touji a la libertad fue bloqueado por la siempre propia Hikari Horaki. "Estás de servicio ésta semana. Haz tu trabajo".

"¿Qué quieres decir?" gimoteó él, tratando de escapar de sus tareas desagradables, mientras miraba envidiosamente a otros estudiantes irse.

"¡Esto!" sostuvo ella las copias de las lecciones en su cara. "El profesor dijo que deberías dárselas a ella".

Lesionado, pero no derrotado, las tomó. "Alguien más estaría mejor para eso", respondió él.

"Ayanami faltó hoy".

"Ayanami y yo... eso no funcionaría. E ir solo a la casa de una chica..."

La cara de ella se iluminó ante su oportunidad... "Yo podría..."

"¡Shinji!" la interrumpió él, al llamar al chico, quien estaba a punto de irse. La sonrisa de Hikari se desvaneció en un instante. "¡Tú me acompañarás!"

"¡Oh no, no lo hará!"

"¡Aahh!" Touji gritó de sorpresa, cuando alguien entró corriendo por la puerta. "¡Asuka, pensé que ya te habías ido!"

"¡Bueno, no lo hice!"Agarró al lamentado Shinji por el cuello de su camisa. "¡Es culpa de éste baka que hoy no tuve almuerzo y si él no me hace una comida apropiada una vez que lleguemos a casa, me aseguraré de que el trío de idiotas sea el dúo de idiotas una vez más!"

"P-perdón, Touji..." Shinji pudo decir, antes de ser arrastrado fuera del salón.

El deportista miró fijamente la puerta. "Hombre. ¿Cómo puede un tipo ser tan sumiso?" murmuró él.

"¡AHEM!" Su cabeza se dio la vuelta para mirar a la representativa de la clase 2-A otra vez. "¿Le llevarás ahora las copias?" hizo su mejor esfuerzo por no sonar amenazadora.

"¡Pero si ni siquiera sé dónde vive!" protestó él.

La cara de ella se suavizó otra vez y un leve sonrojo fue apenas cubierto por las pecas en sus mejillas. "Como... como dije, podría ir contigo..."

"Entonces..." fue todo lo que él dijo, antes de que ambos se quedaran en silencio por un momento.

'No puedo creer que en verdad se lo haya pedido', pensó ella, con los ojos mirando abajo. '¿Qué está esperando?. ¡Por favor di que sí!. ¿Pero y si no lo hace? Él todavía no ha respondido. ¿Es ésa una buena señal?. ¿O él está sólo pensando en cómo caerme mejor?. ¿Y si Asuka tiene razón y él sólo es un pervertido que sólo espera una oportunidad para meterse en mis pantalones? Bueno, eso podría ser lin... ohh. ¿Qué estoy pensando?'

"¿Entonces, no puedes llevárselas tú?"

Sobresaltada por su burda, respuesta inesperada, fue sacada de sus pensamientos. "¡No!" casi gritó ella, antes de recuperar su auto control. "¡Quiero decir, tú eres el que está oficialmente de servicio!"

"Oohh..."


"¡Ya llegamos!" exclamó Shinji, mientras la puerta del departamento se cerraba detrás de él. Asuka ya se había quitado sus zapatos, entrado y mirado alrededor.

"Misato no está en casa, tod..." Antes de que pudiera terminar, se encontró a sí misma en un fuerte, pero agradable cálido abrazo por detrás. "No tienes remedio. ¿Sabes eso?" le sonrió a él.

"Sí", soltó él una risa ahoga y levemente besó su cuello. "¿Alguna vez te he dicho, lo linda que te ves en ése uniforme de escuela?"

"Me lo figuraba", lo miró juguetonamente. "Debí haber sabido que sólo eres un sucio pervertido persiguiendo a pequeñas colegialas". Con una falsa mirada de dolor, se dio la vuelta para mirarlo.

Sólo para encontrarse casi inmediatamente atraída delicadamente por su mano en su sonrojada mejilla. "No", dijo él mientras colocaba sus labios sobre los suyos, "sólo a una".

Finalmente ella se dio la vuelta en su abrazo para verlo por completo, envolvió sus brazos alrededor de su cuello y lo atrajo más cerca; profundizando el beso que estaban compartiendo. Ella ya se estaba arrepintiendo de que no podía durar mucho.

"Baka", susurró sonriendo. "Misato podría regresar en cualquier minuto..." Se sobresaltó. "... y nos están viendo".

Shinji giró su cabeza para seguir su mirada, viendo los ojos de un pingüino que los observaba curiosamente antes de regresar a su refrigerador.

"Oh, no le des importancia", se rió él, "págale con algo de buena comida y no le dirá a nadie".

"Pero, aún así... Misato... ella o alguien más podría..." A pesar de sus palabras, fortaleció su agarre y posó su cabeza en sus hombros, no queriendo soltarlo.

Él suspiró. Habían tenido ésta discusión ya varias veces, pero aún así... "Nosotros... nosotros podríamos al menos decir que nos enamoramos el uno del otro..."

"Oh, Shinji, ya hablamos sobre esto antes. No creerían que nosotros, de todas las personas, podríamos volvernos una pareja. No así nada más, sin una razón. Creen que nos odiamos el uno al otro..." su voz se interrumpió. "O al menos que yo te odio, gracias a mi orgullo..."

Detectó la ansiedad de Asuka mientras ella se acordaba de sus viejas faltas, que habían olvidado hacía mucho. Tratando de calmarla, la sostuvo lo más cerca posible mientras que lentamente acariciaba su espalda. "... Y que nunca tendría las agallas para acercarme a ti. Pero tienes que admitirlo, no era muy diferente de 'así nada más' cuando de hecho sucedió".

Ella le dio una débil sonrisa. "¿Dices que la Instrumentalización 'no fue mucho'?"

Shinji sólo se encogió de hombros con una torcida sonrisa. "¿Crees que nuestro pequeño plan con Touji y Hikari funcionará?" trató de cambiar el tema.

"¡Será mejor que funcione!. ¡Ellos ya arruinaron nuestro plan con el viaje de excursión!"

"Bueno, al menos eso nos dio la oportunidad de que Rei se abriera un poco".

"Sí, y eso acabó con ella en el hospital", giró ella sus ojos.

"Hey, pero finalmente, estuvimos..." se detuvo cuando sintió que ella se tensaba. "¿Estás bien?"

Aún cuando no era una pregunta muy difícil, le tomó un rato antes de que ella respondiera.

"Sí..." vino al fin la respuesta, demasiado débil para su gusto. "Sólo se sintió tan... no sé cómo decirlo... vacío ahí..."

Él asintió en afirmación, mientras sus pensamientos regresaban a su viaje del otro día, cuando él quería sostenerla así, aliviando el dolor del obsesionante pasado que ambos sintieron ahí, sólo antes...

"¡Misato!"

"¿HUH?" Sorprendida, ella rompió el abrazo con bastante fuerza, mirando alrededor en pánico por la anunciada Mayor. "¡No fue mi idea, Misato!.¡Ése baka pervertido trató de...!. ¿Dónde está ella?"

"¿Qué?" Se quedó algo atontado, antes de darse cuenta de su malentendido. "No, quise decir: Acabo de recordarlo; ella no regresará pronto".

Después de un momento de estarlo mirando fijamente, ella sonrió otra vez. "¡Baka!" Golpeó suavemente su frente. "¡No me asustes así!" dijo mientras avanzaba una vez más con más que una insinuación de una mirada lujuriosa en sus ojos. "¿Entonces tenemos más tiempo para nosotros mismos?"

"Temo que no" suspiró él. "Tenemos pruebas de sincronización ésta noche..."


"¿Hola?. ¿Ayanami, estás en casa?" Touji esperó por una respuesta por detrás de la puerta del departamento de su compañera de clase... por casi 2 segundos, "Obviamente no..." declaró y empezó a irse. De no haber sido por la mano que lo agarró por la manga de su traje de deportes.

"¡Hey, aún no has entregado las copias!"

"Pero jefa de clase", gimoteó a la morena, chica de coletas, "¡Ella no las verá en ése buzón atascado de correo!. ¡Y no quiero esperarla aquí!"

Tratando de liberarse del agarre de la aparentemente frágil chica, al darse la vuelta, se tambaleó con fuerza contra la puerta. Rechinando, reveló la entrada al departamento 402.

"¿Está abierto?" parpadeó Hikari.

"¡P-pero simplemente no podemos ir ahí dentro!"

"¿Tal vez está en casa y no nos oyó?" cuestionó ella. "¿Ayanami?. ¡Vamos a entrar!"

Lentamente, entraron; incómodos, como si un monstruo estuviera merodeando en el pequeño departamento, esperando a un sabroso deportista de almuerzo y a una representante de clase de postre. Lo que los saludó sin embargo, fue la vista de un oscuro, desordenado cuarto.

"¡Dios mío!" jadeó Hikari.

"¿Éste es el cuarto de una chica? No muy confortable..." Touji arrastró los pies a la cama deshecha y arrojó las copias sin cuidado en la almohada. "Ahora, salgam..." se interrumpió, al volverse a la obediente chica; viéndola arrodillándose en el piso. "¿Qué estás haciendo?"

"Estoy limpiando. No puedo dejar una habitación así".

"¡Bueno, yo no voy a ayudarte!. ¡Ése no es el trabajo para un hombre!" declaró él orgulloso.

"¡SUZUHARA!" Eso consiguió su atención. Tal vez, ella podía intentar éste 'indefenso/seductivo método', que Asuka usaba ocasionalmente. "¿No dejarías que una pobre chica haga todo éste trabajo sola, verdad?"

"Yo no... pero... yo... ¡Oh, viejo!" suspiró él en derrota, mientras que Hikari tomaba nota mental de si éste método era algo embarazoso, era obviamente útil.


"Has cambiado mucho".

"¿Huh?" el deportista preguntó algo desinteresado, sin siquiera mirar arriba de su trabajo de juntar la basura en el suelo.

"Quiero decir, si alguien me hubiera dicho hace meses que podías ser una persona amable y preocupada, me habría reído de él", Hikari explicó sonrojándose levemente. Tal vez no era la verdad completa, pero era lo mejor en lo que podía pensar. "No estoy segura que diría ahora, después de lo que le pasó a tu hermana y desde que te volviste amigo de Ikari..." Ella lo miró, esperando un arranque de alguna manera de Touji.

Pero, él inusualmente miró fijamente a la nada. 'No debí haber mencionado a su hermana. ¡Estúpida!' se regañó a sí misma, rápidamente desviando su vista.

"Tal vez yo..."

"¿Eh?" Parpadeó ella de sorpresa cuando él súbitamente habló.

"Cambiado, quiero decir..." Le mostró una pequeña sonrisa. "Pero tú también".

"¿Cómo... cómo es eso?"

"Nunca habías sido tan..." fue interrumpido cuando la puerta se abrió por la habitante respectiva del departamento; sobresaltando a Hikari, quien ni siquiera había notado lo mucho que se había tensado. Rei entró, como si no hubiera visto o le importaran los dos intrusos.

"¡Discúlpanos!" Ambos dijeron casi simultáneamente, lo que les ganó una mirada interrogatoria de su compañera de clase de cabello azul.

El problema con la mirada cuestionadora es: No sabes exactamente cuál es la pregunta. Especialmente, cuando la que te da dicha mirada es Rei Ayanami.

"Eh... verás; te trajimos las copias..."

"... y la puerta estaba abierta..."

"... así que entramos..."

"... y vimos tu cuarto..."

"... y nosot... ella decidió limpiarlo..."

"... pero no hicimos nada más..." Ambos se sonrojaron. "... Ah, con tus cosas, quiero decir..."

Rei se encontró a sí misma en una situación en la que estaba rara vez: Ella no sabía exactamente cómo reaccionar hacia lo ahora sonrojados y tartamudeantes limpiadores. LA gente la había ayudado, usualmente durante el deber, pero ésta era la primera vez que podía recordar que alguien hacía algo... lindo por ella sin que se lo pidieran.

"Estoy... agradecida por su trabajo", dijo finalmente ella incómoda e hizo una leve, formal reverencia.


"Viejo, esos pilotos de EVA en verdad son extraños", comentó Touji, mientras se dirigían a casa.

Hikari asintió. "Sí, mientras que Asuka puede ser extremadamente... bueno, 'expresiva' ", pudo verlo girar sus ojos, "Ikari es casi el exacto opuesto. Y Ayanami, bueno, ella es..."

"¡... Rara!"

"¡Suzuhara!. ¡No deberías hablar así a espaldas de alguien!"

"¡Perdón, perdón!" alzó sus manos en defensa. "¿Sabes, no fue tan malo", dijo tranquilamente, sobresaltándola... e incluso a él un poco. Ambos se quedaron en silencio en la banqueta, mientras hacían su mejor esfuerzo por mirar cualquier cosa excepto el uno al otro. Es extraño lo incómodo que éstos silencios pueden ser, cuando estás en una calle desierta, mientras el sol se está poniendo y con el constante susurrar de las cigarras, totalmente solo con alguien que tú...

"Eh... yo... será mejor que me vaya. N-nos vemos mañana", Touji finalmente tartamudeó, antes de tambalearse hacia atrás e irse con prisa.

"S-seguro..." susurró Hikari, mientras lo miraba desvanecerse detrás de la siguiente esquina.


"¿Y dónde estaban ustedes dos?" una impaciente Dra. Akagi preguntó a los dos adolescentes, quienes acababan de entrar corriendo por el pasillo.

"¿Llegamos muy tarde?. ¡Eso es culpa del baka!"

"¿Cómo es eso? Tú fuiste, quien..."

Ritsuko sacudió su cabeza incrédula. A veces se preguntaba cómo los pilotos de los Evangelions, vencedores de Ángeles y salvadores de la humanidad podían discutir sobre de quién había sido la culpa de algo, justo como si fueran niños pequeños. Pero otra vez, se tuvo recordar a sí misma que ellos todavía eran niños.

"No, de hecho incluso llegaron muy temprano", los interrumpió ella. "Se suponía que tuviéramos otra conferencia antes de sus pruebas, pero cierta Mayor no se ha mostrado todavía", suspiró. "Shinji. ¿Podrías hacerme el favor de ir a buscarla?"

Él asintió afirmativamente y se fue.

"Entonces ahora que el baka está ocupado. ¿Qué hay de mi?" preguntó la pelirroja.

"Bueno, dado que ya estás aquí, haremos unas pruebas físicas hasta que Misato esté aquí", propuso la doctora.

Los ojos de Asuka se estrecharon. "¿Está bromeando, verdad?"

"¿Alguna vez me has visto bromear?"


Mientras tanto, Shinji se dirigió al salón, donde estaba seguro de encontrar a Misato, aún si él todavía no lo hubiera sabido. Cuando ella no estaba donde se suponía que debía de estar, usualmente estaría ahí, consiguiéndose algo de beber y hablando con otro personal que, a diferencia de ella, de hecho tenía un descanso del deber.

'Eso, o ella está usando los baños para sacar todos los líquidos de sus sistema otra vez', soltó una risa ahogada. Pero ésta vez, definitivamente sabía que ella estaría ahí, hablando con Kaji.

Kaji...

Su mano vagó casi sin saberlo al sobre en su bolsillo. No, aún era demasiado pronto para eso...

Escuchó una especie de arrastre de pies, mientras se acercaba al salón.

"¿Misato?" llamó mientras entraba, viéndolos parados junto a las máquinas vendedoras a casi 2 metros de distancia el uno del otro; Kaji inocentemente sorbiendo una bebida. Shinji no estaba seguro de lo que habían hecho para tratar de esconderlo, y de hecho, él no quería saberlo.

"Oh, hola, Shinji. Te había esperado aquí más temprano. Cuando tienes pruebas por la tarde, usualmente vienes directo de la escuela".

"Ah... creo... que lo olvidé..." se rascó la cabeza.

"Hey, hey, no hay razón para apenarse. Si fuera tú, no desperdiciaría mi poco tiempo libre aquí de todas formas".

"Eh, Ritsuko dijo, que tu conferencia está empezando..."

"Está bien, gracias". Con un corto "Te veré más tarde" hacia Kaji, dejó a los dos hombres solos.

"Hey. ¿Qué tal si vamos por un té?" el mayor ofreció.

"De hecho", Shinji sonrió maliciosamente, "Prefiero el café".

"¿Eh?"


"Kaji", empezó Shinji, "¿tú no estás trabajando sólo para NERV, verdad?"

Por un momento, el hombre al otro lado de la banca afuera del Cuartel General de NERV pareció que iba a ahogarse. No duró mucho, sin embargo.

"¿No temes a la gente en quien confías, huh?"

"Perdón".

"Cuando hasta tú lo sabes..." Kaji suspiró. "Parece que mi trabajo secreto de medio tiempo ya no es tan secreto..."

"No sé mucho. La mayor parte es especulación. Pero de hecho, espero que algo de ella sea verdad..."

"Ya veo... ven, te enseñaré algo lindo", el agente le mostró su sonrisa con marca registrada a Shinji, mientras se levantaba. "Eso es, si no tienes miedo de que voy a tener que dejarte desaparecer por saber demasiado..."


"¿Sandías?" el joven Ikari preguntó lo obvio mientras se arrodillaba y alcanzaba una de las plantas ovales, con rayas verdes.

La boca de Kaji formó una sonrisa orgullosa, mientras regaba sus 'bebés'. "¿No son hermosas? Es mi hobby".

"No te preocupes, tu secreto está a salvo conmigo", Shinji aseguró. "Ambos".

"Bueno, gracias. ¿Sabes?. , crear o hacer que algo crezca es genial. Puedes aprender muchas cosas, como el placer..."

"Sí", su voz se volvió monótona, "pero entre más placer tienes al criarlo, es más doloroso, cuando lo pierdes".

"¿Odias el dolor?"

"¿En éste caso?. ¡Sí!", Shinji asintió, frunciendo el ceño.

"¿Oh?. ¿Qué fue tan horrible que le pasó a las plantas por las que tanto sufres?"

Shinji pareció mirarlo, al parecer sorprendido. "¿Plantas?"

"¿O qué fue lo que criaste?" Kaji se encogió de hombros.

"Oh, se... desvaneció..."

"¿Robado, huh?"

"En una forma..." Shinji asintió. "Creo, que las riegas un poco de más", súbitamente cambió el tema, sosteniendo una de las sandías cerca de su oreja y golpeándola.

"¿Perdón?"

"Aunque podría estar equivocado. Deberías preguntarle a Asuka, ella sabe más de esto que yo... eh... quiero decir... ¡Olvídalo!" el chico se disculpó rápidamente y puso de vuelta la fruta en su lugar.

Kaji sólo le dio una mirada confundida. Ni siquiera notó que ya no estaba moviendo más la regadera, empapando un solo lugar. Era nuevo para él que el tímido piloto de EVA fuera alguna vez un jardinero por hobby. ¿Pero no debería saber él, si Asuka tenía conocimiento sobre el riego? Ella lo habría listado a él tan a menudo como otro de sus rasgos positivos. ¿Y por qué ella le diría a Shinji?

El sonido de su teléfono perturbó su serie de pensamientos y lo trajo de vuelta a la realidad.


Las pruebas de sincronización fueron y vinieron, justo como el día y la noche. Y más pronto que tarde los estudiantes de la escuela de los Elegidos se encontraron a sí mismos de vuelta a sus clases. Pero justo como la noche fue reemplazada por el alba, hasta la lección más aburrida fue reemplazada por la hora del almuerzo.

Ésta sería la hora en que los amigos se juntaban en lugares que regularmente podían encontrar, ya fuera dentro del salón o afuera en las sombras de los árboles, o en las bancas en el patio, en el pasto cerca del campo de deportes, o incluso en el techo.

Ésta era la hora en que estarían comiendo y bebiendo sus almuerzos que habían traído con ellos, ya fueran hechos por ellos o por sus padres en casa, comprados en tiendas de comestibles demasiado caras, o, lo que era considerado peor, de la cafetería de la escuela.

Y ésta también era la hora en que el más reciente chisme se hizo conocer.

"¿EVA Unidad-03?" preguntó Shinji visiblemente nervioso. Un poco demasiado nervioso para el gusto de Kensuke.

"Tú... ¿Tú sabes algo no?" preguntó él disgustado. Corrió tan rápido que perdió el equilibrio por un momento y casi se arrepintió de haberse sentado del otro lado del barandal, de no haber podido agarrarse de él. Después de que el shock de casi caer varios metros desde el techo fue aliviado, agarró a Shinji por el cuello y sacudió a su amigo. "¡Vamos, dime!"

"Ah, yo, me pregunto. ¿Por qué tarda tanto Touji? Lo llamaron hace 20 minutos..." su amigo trató un triste intento por cambiar el tema.

"¡No trates de hacerte el tonto conmigo, Ikari!. ¡Sabes que viene aquí!"

"¡Eh... no!"

"¡Y que será probado en Matsushiro!"

"¡No tengo idea!"

"Dime. ¿Todavía no tienen un piloto, verdad?"

"¡No lo sé!"

"¿Podrías preguntarle a Misato, si me dejarían pilotearlo? Por favor, quiero..."

La cara de Shinji súbitamente se puso muy seria. "Créeme, no querrías pilotear éste..."

"¿Huh?. ¿Por qué?" Kensuke miró al otro chico mordiéndose la lengua.

"Eh... por... porque es... ah... rosa. ¡Sí, eso es!"

"¿Así que hasta sabes su color?. ¡WOW!"

"Kensuke", agarró él los hombros de su amigo y lo empujó abajo, "sólo... sólo déjalo. ¿Esta bien?"

"Oh, está bien, está bien..." suspiró él derrotado y se inclinó sobre el barandal. "Tienes razón, Touji se está tomando su tiempo. Tal vez está con la jefa de clase".

"¿Qué te da ésa idea?"

"Ah, Shinji. ¿No has visto las miradas que se han estado dando el uno al otro todo el día?"

Shinji sonrió levemente, mientras observaba a los pupilos hablando, comiendo y riendo en el patio. "¿Y?"


Hikari se dirigió de vuelta al salón 2-A. Se estaba haciendo tarde; el sol ya se estaba poniendo y la mayoría de los estudiantes ya se habían ido desde hace un rato. Touji aún estaría ahí, estando de servicio; así que ella podía ir a revisarlo... que hiciera su trabajo, claro.

Bueno, tal vez no...

Pensó otra vez cuando regresó después de haber sido llamado a la oficina del director. La expresión en blanco de su cara y su voz monótona la habían preocupado, hasta asustado. El director no le diría nada; él sólo dijo que estaba más allá de su autoridad. Eso realmente no alivió su mente.

Al entrar, lo vio sentado en su escritorio, comiendo ésta comida que siempre compraba de la tienda.

"¡Suzuhara!" lo llamó ella.

"¿Eh?"

"Estás de servicio. Tienes que escribir el reporte diario y enderezar los escritorios". Hikari se encontró a sí misma diciéndolo en su típico rol de representativa de clase. '¡Maldita sea, Hikari! Has progresado. ¿Quieres perder eso otra vez?'

"Todavía no he almorzado. Lo haré después".

'¡Vamos! Es ahora o nunca', trató ella de armarse de valor. "Suz... Touji. ¿Qué... qué pasó durante el almuerzo? Te veías... distraído después..."

Él visiblemente hizo una mueca ante la mención de la hora del almuerzo. "Yo... yo..." Forzó una sonrisa. "¡Pude obtener un mejor tratamiento médico para mi hermana!"

"Pero-¡Eso es genial!" Hikari animó. "¿Qué hiciste para eso?"

"No mucho", murmuró él. Su sonrisa se cayó otra vez y sus ojos recuperaron una mirada distante. "Solo vendí mi alma..."


Misato había empacado y estaba lista para irse. Estaba la maleta con sus ropas, la bolsa con algunos bocadillos y la cerveza para su tiempo fuera de servicio (el cual esperaba fuera suficiente hasta que tuviera tiempo de encontrar una tienda), tenía su arma por cualquier razón, incluso vestía su gorra, ya que tenía que saludar a los delegados americanos con todas las formalidades, las cuales incluían el uniforme completo... Esperen, algo faltaba para lo completo.

"Shinji. ¿Has visto mi chaqueta?" preguntó al departamento.

"¡Sí, aquí la tengo!" Vino un momento después por la esquina, su mochila en una mano y la chaqueta de uniforme rojo brillante en la otra. Misato lo miró sospechosamente cuando la tomó de él.

"¿Qué estabas haciendo con ella?"

"Eh. ¡La limpié para tu viaje!" respondió algo nervioso, poniéndose sus zapatos. "Dime. ¿Dónde está Asuka?"

Ella le dejó tirar el tema, no segura de si realmente quería más explicaciones. "Ya se fue. Está tratando de evitarme".

"¿Aún debido a Kaji?"

Eso era sorpresivo. Shinji era un buen niño, sin duda, pero él nunca parecía bueno para entender los sentimientos de otras personas, especialmente cuando se trataba de asuntos del corazón.

"Sí, casi seguro".

Pero aún había algo que la estaba molestando. Ella aún no le había dicho sobre el piloto de la Unidad-03. Shinji tal vez había mostrado pequeñas señales de disfrutar de pilotear; incluso después del incidente con el 12° Ángel, su radio de sincronización había bajado tan poco que apenas fue vencido por Asuka otra vez. Pero, él nunca olvidaría el dolor que los EVAS podían causar. No estaba segura si él los perdonaría, si algo le pasara a cualquiera de los pilotos. Ahora otro de sus amigos era puesto a ése riesgo. Y él ni siquiera lo sabría...

"Uh, por cierto..." ambos empezaron simultáneamente. Perdida en sus pensamientos, Misato ni siquiera había notado que él había estado tan silencioso justo como ella.

"Adelante..." lo animó ella.

"Yo... yo sólo quería decir: Cuídate allá. No... sabemos si ése EVA está bien, después de lo que oí que le pasó a la Unidad-04..."

"Oh Dios. ¿Hay alguien preocupado por mí?" sonrientemente ella se burló. "No te preocupes. Ritsuko está ahí también. E incluso si algo sale mal... bueno, nuestros EVAS, pilotos y personal son los mejores".

"Eso espero..." susurró él; sin sonar muy convencido.

"Shinji, hay algo que debo decirte..." finalmente empezó ella, aún no muy segura de cómo decirlo. "Verás; el piloto..."

El sonar del timbre de la puerta la interrumpió.

"Yo abro", anunció él, dejándola a media oración.

Tan pronto como abrió la puerta, casi chocó con un Kensuke que entró corriendo. El chico de anteojos se detuvo ante ella e hizo una profunda reverencia.

"¡Mayor Katsuragi!. ¡Solicito convertirme en el piloto del Evangelion Unidad-03!" escupió, sonando como si de hecho fuera en serio.

Misato, sin embargo, respondió justo como cualquiera respondería ante una petición como ésa.

"¿Eh?"

"¡Vamos Kensuke, vayamos a la escuela!. ¡Adiós Misato! Dijo Shinji, arrastrando a su amigo afuera. "¿No te dije que lo olvidaras?"


"¡Ahora, comamos!" Kensuke exclamó, juntando su comida, cuando la campana finalmente liberó a la clase 2-A de la lectura sobre el Segundo Impacto de su profesor. Pero, mirando alrededor notó algo inusual. "¿Eh?. ¿Dónde está Touji?"

"No lo sé. No lo he visto por un rato", declaró Shinji, aún sentado en su escritorio.

"¿Touji se fue?. ¿Él sin almuerzo?. ¡Eso es imposible!"

"Bueno, él ha estado actuando un poco raro últimamente".

"Mira quién habla..." Kensuke murmuró, observando a su amigo.

"¿Huh?"

"Nada, nada", apaciguó él.


"Suzuhara".

La voz tranquila distrajo a Touji de sus pensamientos. Él había ido al techo donde esperaba estar solo; teniendo algo de tiempo para pensar en todo y en nada, mientras se inclinaba en el barandal y miraba a la distancia. Pero al parecer, su deseo no fue cumplido, cuando dio un rápido vistazo detrás de él.

"Ah, eres tú Ayanami. Si estás buscando a Shinji, él no está aquí".

Pero, ella no se movió. Así que ella no estaba ahí buscando al piloto de la Unidad-01, significaría... "¿Sabes sobre mí, verdad? Sohryu parece saberlo, también".

"Sí".

"Shinji es el único quien no lo sabe".

"Creo que estás equivocado", Rei lo interrumpió. Lo cual sobresaltó al deportista, sin duda. La oportunidad de ser interrumpido por Rei Ayanami era tan rara como la oportunidad de ser seleccionado como... bueno, piloto de EVA.

Sonrió astutamente ante su comparación.

"¿Cómo es eso?"

"Él está actuando diferente últimamente. Sohryu también. Ambos han mejorado sus habilidades sociales. Ikari no es tan tímido en la presencia de otras personas. La agresividad de Sohryu se ha calmado lo suficiente para aceptar la presencia de gente que ella declaraba odiar, incluyéndome a mí misma. Sin embargo, la mayor parte del tiempo, ellos están tratando de convencer a todos que éstos cambios son inexistentes. También ellos parecen poseer un mayor conocimiento que antes", dijo la chica de cabello azul, o más precisamente, le reportó.

Él le frunció el ceño y al mismo tiempo le dio una mirada cuestionadora. Claro, él había notado los leves cambios en el comportamiento de los pilotos de EVA, incluso aunque no estaba seguro sobre Asuka. De hecho, en su opinión, todos los tres primeros Elegidos se habían vuelto más abiertos hacia otros. Aquí estaba él, teniendo una conversación de verdad con la Rei Ayanami.

Pero él realmente no entendió su última oración. "¿En qué forma puedes decir cuánto saben ellos?"

"Los he observado".

"¿Puedes ver su cantidad de conocimiento al observarlos?"

"Sí".

"Quién lo habría adivinado..." Esperó a que la chica de cabello azul albina preguntara, exactamente a qué se refería.

Entonces recordó que ésta era la chica de cabello azul albina parada ahí. "Que también estás observando a Sohryu, quiero decir. Habría pensado que sólo mirabas a Shinji".

"No comprendo".

"Estás preocupada por él" declaró, lo que había sido obvio para él por un tiempo.

"¿Y? Tal vez lo estoy".

"Yep".


"¡Hikari!. ¡Vayamos a comer!"

La fuerte voz distrajo a Hikari de estar mirando a través de la ventana, donde había observado una conversación entre dos de sus compañeros de clase en el techo. Especialmente el varón de ellos que atrapaba su ojo y sus pensamientos.

"Oh, Asuka. ¿Te importaría comer sin mí hoy? Yo... tengo que ir a otra parte", le dijo a su amiga esperando.

Asuka estrechó sus ojos ante ésa pobre excusa. "Sí, claaaro..."

"Perdón, pero..." Hikari se interrumpió, sin realmente saber, qué decir. Ella no notó el leve, pero traicionero sonrojo que se arrastró en su cara.

"¡Oh, vete ya!. ¡Comeré aquí!. ¡Totalmente sola!" Asuka jugó un irónico acto de dolor, enfatizando especialmente la última parte.

Incluso aunque ella sabía que no lo quería decir en serio, Hikari no pudo evitar, sentirse algo culpable, dejando a su mejor amiga sin ninguna compañía. "Podrías unirte a Ikari y Aida..."

"¿Segura que estás bien?. ¿Un tipo de fiebre, tal vez?. ¡Tal vez de verdad deberías ir y tomar algo de aire fresco o algo!"

"Está bien", la chica morena de coletas soltó una risita. "Y, Asuka. ¿Podríamos caminar a casa juntas hoy? Quisiera hablar contigo..."

"Seguro, me da la oportunidad de alejarme de ciertas personas".


"¿Touji?" Sólo unos pocos minutos después de que Rei se fue, él fue sobresaltado otra vez por la voz de una chica. Pero mientras se daba la vuelta, no pudo evitar, sonreír a la chica con pecas.

"Oh, hey, Hikari", la saludó.

"¿Está todo bien?" Ella se mordió la lengua. Por supuesto, NO todo estaba bien. "Tú... tú aún estás preocupado por lo de mañana. ¿Verdad?"

"Debe de ser muy obvio. ¿Huh?" Touji suspiró. "Cuando hasta Ayanami viene para animarte..."

¿Animarlo? La pequeña parte celosa de ella se alivió, cuando supo que su plática fue 'solo profesional'. Fue entonces cuando recordó los paquetes de almuerzo que ella nerviosamente tenía en sus manos hasta ahora. "Hey. ¿Ya comiste algo? Nosotros... quiero decir, hice un almuerzo un poco demasiado grande. Podríamos compartirlo... ¡Eso es si quieres!"

"¿Por qué no? La comida nunca falla en levantarme el espíritu". Sonriendo, tomó uno de los paquetes, que ella presentó, mientras se sentaban para comer.

Ninguno de ellos notó a la chica sonriente, observándolos desde la ventana de la clase 2-A.


"Lo siento, Asuka", Hikari se excusó con su amiga. "Usualmente caminas a casa con Ikari".

"Ah, no te preocupes, Hikari. Sólo estoy con él debido al trabajo y ya tengo que ver su estúpida cara en casa".

"¿Oh? Pensé que ustedes dos finalmente se habían entendido el uno al otro mejor..."

"¿Eh?. ¿Qué?" La pelirroja escupió muy nerviosamente. "¡Debe de ser tu imaginación!"

Hikari no estaba segura de qué pensar de ésta reacción, pero decidió no preguntar más. Al menos por ahora.

Después de un rato de caminar, finalmente llegaron a un lugar donde podían hablar sin ser perturbadas. Se sentaron en una banca en éste mirador; la puesta de sol creaba una incluso más espectacular vista de la majestuosa ciudad de Neo Tokyo-3.

Sentándose ahí por unos pocos momentos de silencio, Hikari trató de figurarse cómo hablar con su amiga sobre Touji, antes de que Asuka perdiera la paciencia y se fuera. No esperaba que ella estuviera muy feliz sobre esto de todas maneras.

Pero mientras aún estaba buscando las palabras adecuadas para comenzar, Asuka alzó su voz. "Hey, Hikari. Hay algo... que debes saber sobre Su..."

"Si quieres decirme que él es el Cuarto Elegido; ya lo sé". La jefa de la clase 2-A casi se rió ante la sorprendida expresión en shock de la Segunda Elegida.

"¿EH?. ¿Cómo lo sabes?"

"Bueno, él... me lo dijo", Hikari se encogió de hombros.

"¿Él hizo qué?

"¿Qué?. ¿No le estaba permitido? Es bien sabido que tú, Ikari y Ayanami son pilotos. ¿Por qué él no debería decirlo?"

Asuka sacudió su cabeza, obviamente tratando de recuperar su calma. "No, no es eso, es sólo... bueno, inesperado..."

"Bueno, nosotros..." Hikari pudo sentir otro sonrojo aproximarse. "Creo que nos hemos vuelto un poco más cercanos en el último par de días..."

"¡Oh chico!" El sarcasmo en su voz fue imposible de perder. "¿No me digas, es 'la gran A', ya?"

" '¿La gran...?' " Ahora Hikari se sonrojó por completo, con los ojos al piso, al entender lo que Asuka quería decir. "¡No... no lo sé! P-pero... creo que es lindo tener a alguien con quien puedes abrirte... o ser así".

"Sí", susurró una voz soñadora.

"¿Huh?"

"Eh, quise decir. ¡Sí, sí!" Asuka rápidamente añadió en un tono más sarcástico.

Pero ésta vez no se iba a escapar tan fácilmente.

"¡Oh, vamos, has estado pensando en alguien con quien puedas compartir algo como esto!"

"¡Ha!. ¡Toda ésta dulce plática con tu deportista debió haber dañado tus sentidos!. ¡Sabes exactamente que no necesito a nadie!" la pelirroja exclamó orgullosamente, pero sin su usual determinación.

Al menos no la suficiente para Hikari,

"Hmm. ¿Quién podrá ser? Si fuera tu Sr. Kaji, reaccionarías diferente. ¡Apuesto a que es Ikari después de todo! Él parece ser bastante lindo..."

"¿Qué?. ¡Él es el más estúpido de todos, ése baka!. ¡Él no tiene idea de cómo relacionarse con otros!"

"Oh, pero..."

"¡Ya basta!"

"Está bien, está bien", Hikari soltó una risita.

"Rayos", bufó Asuka, cruzando sus brazos. "¿Qué le pasó a la tímida, pequeña niña que ya se sonroja de un rojo brillante cuando semejantes temas apenas eran tocados?"

"Creo que ella simplemente está feliz..."

"Hey, si ya sabías y obviamente no necesitas saber más cómo ponerte toda cariñosa con él; ¿Entonces, de qué querías hablar conmigo?"

La sonrisa de Hikari se desvaneció al recordar la razón por la que se estaban sentando aquí. "Sólo estaba curiosa... sobre la prueba de mañana. Y después. ¿Él... él estará a salvo, verdad?"

"¿Qué?. ¿Por eso es todo esto?"

"Asuka, por favor..." Cerró en puños sus manos que temblaban levemente. "Hablo en serio..."

Asuka gruñó audiblemente. "Está bien, está bien, haremos de niñera por él. ¿Contenta ahora?"

Con una recuperada sonrisa en sus labios, Hikari asintió honestamente agradecida por la promesa de su amiga. ¿Cómo iba a saber que Asuka ya había hecho una promesa similar hacía mucho tiempo?


"¡No tengo tiempo para eso!. ¿Por qué no puedes dejarme estudiar en paz ahora?"

"¡Hmph!. ¿Por qué no puedes irte y dejarme sola con Kaji?"

"¡Ya, ya, paren de discutir ustedes dos!" Kaji suspiró, interfiriendo en al menos su quinta pelea ésta noche. Casi deseaba no haberse 'voluntariado' para cuidar a los Elegidos los cuatro días, que Katsuragi estaba fuera. "Creo que podría necesitar un baño. Y por favor. ¿Podrían tratar de no matarse el uno al otro?"


"¿Se los diste?" preguntó Asuka, sin mirar arriba de la aburrida revista que estaba leyendo. Estaba acostada enfrente de la encendida, pero ignorada TV no muy lejos de Shinji, quien parecía concentrarse en los libros de texto y su laptop en la mesa.

"Puse una advertencia anónima en la chaqueta de Misato. Pero no tuve mucho tiempo con Kaji. Hablaré con él ésta noche".

"Será mejor que lo hagas. Ésa podría ser la última oportunidad que lo veas".

"No lo entiendo de todas formas", suspiró él, finalmente mirándola. "Tú lo ves mucho más a menudo que yo".

"Oh", dejó que la revista cayera de sus manos, cerró sus ojos y descansó su cabeza en sus ahora brazos cruzados, "sabes muy bien que él sólo pensará que es una especie de carta de amor".

"¡Sin dudarlo, por la forma en que eres alrededor de él!" murmuró Shinji con ojos estrechados.

"¿Qué?" Asuka sonrió. "¿Acaso escucho celos?"

"Bueno, estuviste con él por un buen rato ayer..." declaró él con exagerado dolor en su voz.

"¡Ooohh, pobre Shinji!" se burló ella. "Me pregunto cómo puedo compensarte".

Justo en cuanto dijo esto, pudo escucharlo levantarse y pronto lo sintió inclinándose hacia ella por atrás, con cuidado para no despertar a PenPen, quien estaba dormido a su lado.

"Preferiría besarte en vez de una compensación", susurró en su oreja, mandando escalofríos por su espalda. "Qué mal, Kaji está aquí ésta noche. Podríamos hacer algo que no hemos hecho, desde que estamos aquí".

"Y no haremos" trató ella de sonar determinada, pero sin mucho éxito, sintiendo su aliento hacerle cosquillas en su espalda. "Se darían cuenta en la siguiente revisión física al final".

"Hmm. ¿De verdad eres la misma Asuka que siempre quería quedarse un poco más en la cama?" Sus manos lentamente se enrollaron alrededor de su delgada cintura, mientras los ligeros besos que daba en su cuello la hicieron jadear.

"¡Tú... ah... pervertido!" Se mordió el labio, suprimiendo un gemido demasiado fuerte. "Deberías mejor usar el tiempo y pensar en cómo me puedes compensar por la última primera vez".

"¿Qué?. ¿Aún sostienes eso contra mí?" Sobresaltado, se echó para atrás un poco, antes de inclinarse sobre ella otra vez. "Además, no recuerdo que te quejaras mucho después".

"¿Y qué?. ¡Eso no quiere decir que me debas una mejor!. ¡Oh, y detén eso antes de que no podamos detenernos!" se dio la vuelta levemente y lo empujó, a pesar de lo mucho que se arrepentía. "¡Kaji volverá en cualquier minuto!"

"Pero.."

"¡Sin peros!. ¡Ahora regresa a tu computadora y tus libros y pretende estudiar como un buen niño, antes de que Kaji regrese!" le dio instrucciones, señalando la mesa.

"Sí, sí..." Arrastró los pies de regreso y se desplomó, suspirando.

"¡Y quédate ahí!" le recordó con fuerza, justo cuando la puerta de abría para revelar a Kaji, ahora vestido en una bata de baño verde, secándose el cabello.

"Ahh, ése fue un buen, baño caliente" declaró antes de notar la tensa atmósfera, lo cual sólo podía significar una cosa. "¿Discutiendo otra vez?. ¿Siempre son así cuando Katsuragi está fuera?"

"De hecho, siempre es así..." murmuró Shinji.

"¡Ah, no lo escuches! Estoy tratando de ser más buena con ella por ti, pero no puedo evitarlo. ¡Él sólo sigue provocándome!"

"Perdón..."

"¿Ves?. ¡Lo está haciendo otra vez!"

Kaji suspiró internamente. "Sí, ya veo. Será mejor que nos vayamos a dormir. ¡Es lo mejor en semejantes situaciones!"


"¿Kaji?. ¿Estás dormido?" la voz de Shinji perturbó el silencio en la ahora oscura sala, donde él y Kaji yacían ahora en sus futones.

"No, todavía no", el mayor respondió.

"¿Cuánto sabes sobre mi padre?"

"¿Huh? Ahora, ésa es una pregunta sorpresiva. Pensé..."

"De su trabajo, quiero decir", Shinji lo interrumpió. "¿Y de aquellos detrás de él?"

De nuevo en pocos días, Kaji se encontró a sí mismo sorprendido por el joven Ikari. "¿Sabes sobre SEELE?"

"¿Huh? No sabía cómo se llamaban. Sólo había escuchado algo sobre un comité a veces".

Kaji asintió, incluso aunque estaba mirando en otra dirección, no estaba seguro si Shinji podía verlo. La información sobre el comité no era tan restringida como la de SEELE, incluso si ésta información sólo decía que era parte de la administración de la ONU a la que NERV estaba subordinada.

"Bueno, no hay mucha diferencia, de hecho. El comité consiste en los miembros de SEELE con los rangos más altos y existe sólo para mantener la apariencia de que la ONU tiene control sobre NERV".

"¿Entonces sabes mucho sobre ellos?"

"Digamos, que sé más de lo que es saludable..." le dijo, temiendo que ya hubiera dicho demasiado.

"¿Lo suficiente para ayudarnos?"

"¿Eh?" Kaji se giró al escuchar al chico levantarse e ir por sus ropas. Después de algo de búsqueda regresó con un sobre en su mano.

"Lleva esto contigo", se lo presentó. "Y mantenlo en secreto. Por favor, tal ves seas el único quien puede hacer esto".

"¿Qué es esto?" preguntó Kaji mientras trataba de leer las letras en su lado en la luz de la luna: "¡Para ser abierto después del 14°!"

Shinji mientras tanto regresó bajo sus sábanas y cerró sus ojos otra vez.

"Tal vez la última esperanza para un futuro..." murmuró él.


"¿Crees que la prueba ya empezó?" Hikari dejó caer nerviosamente su aún sin desenrollar caja de almuerzo.

"¡Oh, Hikari!. ¡Ésa es al menos la sexta ves que lo preguntas!" Asuka obviamente estaba molesta, sentada en su escritorio y descansando su cabeza en su mano. Pero, Hikari no podía evitar, ponerse preocupada.

"Lo siento..."

"¡Genial, ahora hasta suenas como Shinji!"

"Lo sient... oh, ya veo, a qué te refieres". Ella habría soltado una risita, de haber estado del humor correcto. Pero al menos por el momento, una sonrisa halló su camino a su rostro. "Es sólo... ¿Alguna vez has sentido tanto por alguien que siempre estás preocupada cuando no sabes si está a salvo?"

Por un segundo, creyó verla echar un vistazo al escritorio vació de Shinji, pero la impresión se desvaneció tan rápido como vino. "¡Deja de estar tan amorosa por ése imbécil! Ya lo verás: Más pronto de lo que yo quisiera, será otro piloto incompetente al que tendré que cuidar, para que no se lastime a sí mismo".

"Sí, tal vez tienes razón", Hikari dijo, pero sin sonar ni verse como si de verdad estuviera convencida. "No tengo mucha hambre", suspiró y le presentó su almuerzo a Asuka. "¿Quieres comer esto?"


"Hey. ¿Estás esperando una llamada?"

"¿Qué?" Shinji miró arriba, sobresaltado por la súbita pregunta.

"Has mirado ése teléfono varias veces en la última media hora", Kensuke informó, antes de sonreír maliciosamente a su amigo. "Hey Shinji. ¿Podría ser... una chica?"

"No", suspiró él, girando sus ojos. "De hecho, espero que no suene".

"Ya veo. ¿Tienes un fan persistente?"

"¿Persistente? Sí, en una forma. Pero definitivamente no un fan".

"Oh", Kensuke empezó con complicidad, poniéndose derechos los lentes, "¿Desde cuándo Asuka te ordena por teléfono?"

"¿Eh?. ¿Por qué Asuka haría eso?"

"¿Qué?. ¿Ya la estás protegiendo? Rayos. ¿Qué se traen ustedes dos?"

"¡N-no tengo idea de qué quieres decir!"

"Ustedes dos han estado actuando un poco raro últimamente. Demasiado... no sé... amigables".

Shinji rió nerviosamente. "D-debes de estar viendo cosas. ¿Has olvidado su 'saludo' de ayer? Y deberías de haber estado ahí hace tres días, cuando estaba enojada conmigo por olvidar su almuerzo".

Kensuke descartó las gimoteos de su amigo como una pobre excusa con un 'humph'. "¿No estás 'simpatizando con la demonio', verdad?

Shinji se sonrojó levemente, pero no lo suficientemente leve para escapar de los ojos de Kensuke. Pero, el tímido piloto de EVA no había sido capaz de tartamudear una obviamente no completa negación de verdad.

El teléfono celular sonó.


"¿Un accidente en Matsushiro?" preguntó Shinji, al acabar de ser informado sobre la situación, sentado en el ya desplegado EVA Unidad-01. "¿Qué... qué hay sobre el personal?. ¿Misato?"

"No han podido hacer contacto todavía", Rei informó.

"Pero... ¿Qué se supone que hagamos? No podemos pelear contra un Ángel por nuestra cuenta".

"El Comandante Ikari tomará el mando directo".

"¿Mi Padre? Pero..."

"¡Ya deja de quejarte!" La cara de Asuka apareció en su pantalla de comunicación. "¡Le patearemos el trasero a ése Ángel con o sin Misato!"

Él frunció el ceño al escuchar sus gritos. Pudo oír que ella también estaba sufriendo, mucho más de lo que se suponía. Incluso habló en plural en vez de decir yo.

'O Misato no recibió el mensaje o no hizo ningún cambio...'

Y ahora, todo estaba a punto de repetirse. El 13° Ángel había poseído al EVA-03.

El intento de expulsión de la cabina de contacto fallaría. El Comandante abandonará a la Unidad-03 y la declarará como el objetivo.

Los otros EVAS sería posicionados lejos el uno del otro para formar tres líneas de defensa cerca de Nobeyama.

'¡El más grande 'error'!' Firmemente agarró él los controles. '¡Pero no otra vez!'


"¡El objetivo se aproxima!" la voz de Hyuga se escuchó por el comunicador.

Entonces vino a la vista de Shinji.

Era tal y como lo recordaba; el sol a su espalda, se veía más como un demonio negro salido del más profundo abismo del infierno, que un mensajero sagrado como se le llamaba.

"Pero... ése es un EVA. ¿Eso es... el Ángel?" preguntó él, sin necesidad de actuar su nerviosismo. El conocimiento sobre lo que dependía el éxito de hoy era suficiente para acelerar su pulso.

"Sí, ése es el objetivo".

Se encogió ante la fría voz de su padre. Luchó contra el impulso de replicarle algo, recordando lo que había hecho la última vez. Por suerte, el comentario de Asuka detuvo su serie de pensamientos.

"¿El EVA fue poseído por el Ángel?"

Shinji cerró sus ojos. Era hora de un pequeño cambio. "El piloto... ¿Está él todavía dentro?"

Ninguna respuesta.

"Ten... tengo que ayudarlo..." murmuró. Se levantó, arrojó su arma al suelo y empezó a correr hacia 'la primera línea de defensa'.

Si el comandante estaba sorprendido, su voz no lo mostró. "¿Qué estás haciendo?"

'Sólo cambiando la historia...'


Ésta vez, estaba preparada.

Éstas vez, no estaba distraída.

Ésta vez detuvo el veloz y anormal golpe con sus propias manos.

'¡Ésta vez, no me atraparás tan fácilmente!'


Shinji llevó su EVA tan rápido como pudo, mientras su padre aún trataba de convencerlo de detenerse.

"El entrenamiento de la Piloto Sohryu la hace más calificada para reaccionar ante amenazas desconocidas que tú".

"¡Eso no quiere decir que no puedo ayudar!"

"¡Tercer Elegido!" La voz de Comandante ganó sólo un poco, pero notable enojo. "¡Te ordenaron que mantuvieras tu posición, hasta que sepamos las habilidades del Ángel!"

"¡Tengo que salvar al piloto de la Unidad-03!"

"El EVA y su piloto están perdidos. Cualquier intento de rescate es fútil y un riesgo innecesario. ¡El Ángel debe ser destruido!"

"¡No!" Shinji declaró tan determinado como pudo. "¡No atacaré mientras el piloto esté dentro!"


"¿Desde cuándo tiene semejante confianza en sí mismo?" se preguntó Fuyutsuki, observando al EVA-01 avanzar en la pantalla gigante como todos los demás en el Dogma Central.

"En los peores momentos", Gendo maldijo. "Su desobediencia pone en peligro a la Unidad-01. Si el Ángel posee a éste EVA también, todo se perderá". Cambió su atención a los técnicos abajo. "¡Corten las conexiones entre la Unidad-01 y el piloto!" Ordenó él. "¡Activen el sistema sustituto!"

"Señor", la joven mujer, que identificó como la Teniente Ibuki, escupió, "aún hay problemas con el sistema sustituto y sin la Dra. Akagi..."

"¡Cualquier cosa es mejor que un piloto, quien no sigue órdenes!" Ikari la cortó.

"¡Pero, Señor!" protestó ella. "¡Él se está enfrentando al Áng...!"

"¡Eso no importa!. ¡Hágalo!"

"Sí, señor..."

"Ikari..." advirtió el Subcomandante en vano.


El EVA-01 se detuvo abruptamente. La oscuridad rodeó al Tercer Elegido, antes de que una luz roja envolviera la cabina. Pero en vez de aterrarse, Shinji sólo sonrió maliciosamente.

Su vista normal regresó en un instante.

El EVA-01 siguió adelante.


"¡La Unidad-01 está rechazando el sistema sustituto!. ¡Las conexiones con el piloto han sido restauradas!"
"¡Gracias, mamá!"

El mecha púrpura saltó para encontrarse con el Ángel.


"¿Qué?" Por un momento, el Comandante perdió su actitud fría y profesional. "¡Eso es imposible!"

"Parece que la madre ha elegido a su favorito..." Fuyutsuki declaró tranquilamente.

"¿Yui?. ¿Eliges al niño sobre tu propia carne?" se preguntó Gendo, sin siquiera notar la ironía en la pregunta.


"¡Hey, baka!. ¿Quieres ponerte bajo el reflector otra vez?"

Mientras Shinji llegaba los otros dos EVAS forcejeaban el uno contra el otro. Asuka necesitaba ambos brazos y una pierna para mantener a la poseída Unidad-03: contenida y a una distancia segura de la babeante boca del Ángel.

"¡Perdón!. ¿Puedes tirarl...?" Fue interrumpido, cuando el EVA negro liberó uno de sus brazos extensibles del agarre de la Unidad-02 y agarró la cabeza del EVA-01. Gruñendo de frustración, tomó el brazo con ambas manos, tratando de liberarse, pero en vano.

"¡Maldita sea!" Asuka maldijo "¡Quédate quieto!.¿Quieres?"

"¡Ayanami!. ¡Podríamos..."


"... necesitar algo de ayuda aquí!"

De nuevo, Rei se encontró a sí misma en una, situación, desconocida para ella.

Estaba en un dilema.

Esto no estaba siguiendo la estrategia del Comandante. La Unidad-03 estaba perdida. El Ángel debía ser destruido.

Pero...

Él aún está dentro. Será lastimado. Asesinado.

Pero...

Detener al Ángel, mientras avanzaba. Derrotar al Ángel a toda costa.

Pero...

Ayudar a Ikari y a Sohryu. Rescatar al Cuarto.

Pero...

Las órdenes. Del Comandante...

' "¿No confías en el trabajo de tu padre?" '

' "¿Cómo podría, con un padre como ése?" '

'¿Podría ser verdad?' ¿Podría ser que sus decisiones no siempre fueran de confianza¿Podría él estar... equivocado?

"¿Qué...?


"¿... Qué debo hacer?"

Las cejas de Comandante se alzaron levemente. La situación se salía más y más y fuera de su control. "¡Permanece...!"

"¡Ikari!" regañó Fuyutsuki. "¡Si no la dejamos ayudarles, tal vez perdamos más de un EVA!"

Él no respondió. Fuyutsuki ni siquiera estaba seguro sobre si él de hecho lo había escuchado o sólo estaba pensando sobre esto.

"¿Comandante?" Rei preguntó otra vez.

"Avanza para asistir a los otros pilotos..." Ikari murmuró disgustado.


"Entendido" confirmó ella la orden con más alivio del que esperaba.

Tirando el rifle, se movió para enfrentarse al Ángel.


Un grito hizo eco a través del aire mientras Shinji doblaba el brazo atenazador en un ángulo extraño cuando trataba de liberarse. Por mucho que se maldecía a sí mismo por lastimar al piloto, éste era el momento de atacar. Antes de que se recuperara, el EVA-02 dio una rápida patada contra las piernas de la malvada Unidad, mandándola de cara al suelo. Gruñó de frustración mientras forcejeaba contra las dos EVAS que inmediatamente lo habían sostenido contra el suelo lo más firme posible.

"¡Ayanami!" Shinji llamó al EVA azul que acababa de llegar.

Rei se movió tan rápido como pudo para agarrar la cabina de contacto a medio expulsar en la espalda de la Unidad-03 que se estaba retorciendo. La goma como limo rodeándola se expandió mientras la jalaba con fuerza, no queriendo liberar la cabina.

"¡No puedo sostenerlo por más tiempo!"

"¡Deja... de gimotear... Tercero!" Asuka lo reprendió, a pesar de sonar como si ella misma tuviera problemas para sostener abajo al cuerpo crispante.

Finalmente, la cabina fue lentamente sacada. El hombro del EVA-00 liberó su Cuchillo Progresivo y con un veloz corte, la goma restante fue cortada.

El Cuarto Elegido estaba libre.

"¡Genial! Ahora llévalo... ¿A salvo?" La exclamación de Shinji se interrumpió. El gigante cuerpo negro se quedó quieto.

"¡El treceavo Ángel está en silencio!. ¡El patrón azul se ha desvanecido!" Aoba anunció por el comunicador.

"¿Podría ser...?"

'¿Dependía de su piloto?'

Lentamente, se alejaron del aparentemente muerto Ángel.

"Lo... derrotamos..."

"Sólo así..." Asuka se preguntó, antes de cambiar a su usual actitud. "Hmph, esperaba una victoria más gloriosa. Y lo peor de todo, ustedes dos interfirieron..."

"¡Asuka, cuidado!"

"¿Qu...?" No pudo decir más, ya que un poderoso golpe en el 'estómago' de su EVA la noqueó. El brazo negro se redujo a su tamaño normal, cuando el Ángel se incorporó de un salto en un al parecer ángulo imposible; los ojos brillando en un blanco puro; la boca sonriendo con los contrastantes dientes rojos.

"¡Patrón azul restaurado!. ¡EVA-02 abajo, piloto inconsciente!"

'¡Dime algo que no sepa!' Shinji apretó sus dientes, mientras miraba a la caída Unidad roja. '¡Maldición! Ella no va a estar muy feliz por esto, cuando despierte'.

Shinji observó en horror, mientras el brazo del EVA, que había retorcido antes, volvió de vuelta a su posición original. Pero, lo que se veía peor para él, eran las gruesas venas que aparecieron por todo el cuerpo, estirando las placas de armadura por todos lados y finalmente estallando las ataduras del EVA. Gruñendo pesadamente, el 13° miró directo a la Unidad-01.

"¡Ayanami, llévate la cabina a salvo!" gritó él, mientras sacaba su Cuchillo Progresivo, preparándose para pelear.

Sólo podía esperar que ella hiciera lo que le dijo, ya que no tenía tiempo de mirarla. El ahora completamente Ángel despertado saltó detrás de él en una fracción de segundo y estrelló al sorprendido EVA directo en la montaña más cercana, causando que perdiera el cuchillo. Antes de que Shinji pudiera reaccionar, sintió algo cerrarse alrededor de su cuello. Si no fuera por la situación mortal, tal vez se habría reído por cómo la historia se repetía. Sólo que ésta vez, él estaba listo para contraatacar.

Pero la sonrisa en su rostro se desvaneció, al forzar a que sus ojos se abrieran. En vez de doblarse directamente sobre él, el Ángel estaba fuera de su alcance, gracias a sus miembros extensibles. Por mucho que trataba de no hacerlo, Shinji empezó a aterrarse cuando la falta de aire se volvía más y más evidente.


"¡Corten la sincronización al 60 por ciento!" Fuyutsuki ordenó a los técnicos, pero fue detenido por su superior.

"¡Esperen!"

"¡Pero si esto sigue así, el piloto morirá!" le recordó al Comandante.

"Ésta es su mejor pelea hasta la fecha. Estoy ansioso por ver qué tan bien puede manejarla".

"¿Incluso si eso lo mata?"

El antiguo profesor no estaba seguro qué lo asustaba más: las órdenes del Comandante o su mueca despiadada.


Trató de liberarse del agarre mortal, pero fue en vano. Todo lo que podía hacer ahora era buscar alrededor por algo que lo ayudara; una roca o una gran señal de la calle o el poste de un teléfono o su cuchillo...

¡Su cuchillo!

Tan pronto sintió la empuñadura, se estiró lo más que pudo para agarrarla bien y lo estrelló en el brazo del Ángel. Pero, a pesar de los gritos de dolor, no soltó a su presa. Shinji empujó más profundo y lejos la hoja a través de la 'carne', corriendo contra el tiempo antes de que se desmayara. Entonces al fin, el agarre en su cuello se rompió y un horrible chirrido llenó el aire cuando el brazo fue cercenado.

Shinji no perdió el tiempo. Una vez que recuperó su aliento, se dirigió hacia el Ángel y, antes de que pudiera responder, estrelló su Cuchillo Progresivo justo en su garganta. El cuello de una Unidad EVA, aunque más grueso que sus brazos, no detuvo a Shinji de usar la misma estrategia otra vez. La adrenalina bombeando en sus venas no le dejó pensar una forma más adecuada para matar a éste Ángel. Ignoró los constantes golpes del puño restante de la unidad forcejeando y siguió empujando adelante. Casi a la mitad del camino, se retorció una última vez y el resto de la cabeza cayó víctima de la gravedad.

Shinji miró fijamente al torso, antes de que finalmente se relajara por el alivio.

¡Demasiado pronto!

"¿Aún está vivo?" le preguntó a nadie en particular, mientras el cuerpo sin cabeza empezaba a tambalearse hacia delante después de quedarse quieto por sólo pocos momentos. Con un brazo parcialmente cortado, la cabeza faltándole, placas de armadura quebradas y gruesas venas por todos lados, la figura humanoide parecía más un zombie de una película de horror barata con sus lentos, movimientos sin coordinación.

'¡No puedo creerlo!. ¿De verdad tengo que partirlo en incontables piezas para matarlo?' Fue entonces que un destello de rojo en la ahora abierta área del pecho de la Unidad vino a su visión. '¡Por supuesto!. ¡El núcleo!'

Por suerte, sin ninguna coordinación el Ángel ya no era mucha amenaza. Una rápida tacleada causó que el inválido gigante cayera. Shinji arrancó la restante armadura, exponiendo el núcleo del Ángel/EVA. Con sólo poca resistencia, acuchilló una y otra y otra y otra vez.

Estaba algo satisfecho y horrorizado al mismo tiempo, mientras la cabeza cercenada daba un último grito de rabia y agonía, cuando la esfera roja finalmente se quebró y se partió en miles de pedazos. El silencio siguiente fue sólo perturbado cuando el quieto torso cayó en el camino.

Al final, la Unidad-03, el 13° Ángel, estaba muerto.

Y ésta vez Ikari Shinji sonrió.


Con el sonido de las sirenas y los médicos apresurados, Misato lentamente abrió sus ojos.

"¿Todavía estoy viva?" A pesar de los analgésicos, que los médicos obviamente le dieron, ella sintió varias laceraciones y rasguños y su brazo izquierdo se sentía entumido. Supuso que al menos estaba dislocado, tal vez hasta roto. Fue entonces cuando notó a alguien arrodillándose sobre su camilla. "¿Kaji?"

"Tuviste suerte, Katsuragi", dijo sonriendo, obviamente juzgando por la destrucción que la malvada Unidad había causado.

"¿Qué hay de Ritsuko?"

"No te preocupes. Ella está en mejor forma que tú".

"¿Tanto así?" Pudo sonreír, pero entonces recordó. "¿Y el EVA-03?"

"Destruido como un Ángel por la Unidad-01".

Decir que estaba en shock era una subestimación. "N-no le he dicho a Shinji todavía", desvió su vista de él.

"No necesitas..."

Ella no lo escuchó, sin embargo. "¡Necesito un comunicador!" Llevada por la culpa, luchó contra el dolor, forcejeó por incorporarse y se dirigió a los frenéticos técnicos. "Pónganme en comunicación con el EVA-01 inmediatamente".

"Katsuragi, escucha..."

"¡Ahora no, Kaji!"


Shinji sintió como si estuviera esperando los resultados de un examen importante. Rei había llevado la cabina de contacto del EVA-03 a una distancia segura de la pelea, pero no regresó a la base en caso de que ella fuera necesitada. Debido a esto, el status del piloto todavía no era revisado hasta ahora.

"Shinji..." Sonrió él ante la voz que lo distrajo.

"Misato. ¿Estás bien?"

"Shinji, lo siento. Yo teng..." susurró ella.

"Sé que es Touji", admitió él.

"¿Shinji?. ¿Cómo...?"

"Perdón Misato, pero necesito escuchar esto ahora..." la cortó cuando finalmente escuchó la voz de Maya por el comunicador.

("Reporte del equipo de salvamento de la cabina de contacto. Supervivencia del piloto confirmada".

"Está inconsciente. Su brazo izquierda y pierna...")

Shinji contuvo su aliento. '¡No!. ¡No puede ser!. ¡Nosotros...!'

("... parecen estar rotos, pero por lo demás...")

Dejó escapar su aliento y se relajó de vuelta en el asiento.

"¿Shinji?. ¿Shinji?" Misato preguntó preocupada. "¿Puedes oírme?. ¿Estás bien?"

Una cansada sonrisa se arrastró en su cara. Al menos ésta vez habían ganado de la forma en que debieron.

"Sí, Misato, estoy bien..."

Al menos un éxito...


"¡Señor, debo protestar!"

Decir que Misato estaba enojada era una subestimación. Ella apenas y podía mantenerse medio disciplinada. Había dejado la enfermería, con el brazo y las heridas vendadas, y se apresuró a la pretenciosamente grande, pero oscura oficina del Comandante Ikari, tan pronto como escuchó que Shinji fue ordenado ir ahí 'para enfrentar las consecuencias de su insubordinación'. "¡Tener en suspensión del deber al Tercer Elegido por más de una semana podría resultar fatal en caso de otro ataque!"

"En caso del ataque de un Ángel, él entrará en combate, pero sólo si es verdaderamente necesario", el Comandante respondió tranquilamente, las manos enfrente de su boca y los lentes oscuros ante sus ojos enmascarando sus emociones como siempre.

Misato apretó su puño sano. No era justo del todo. Órdenes o no, él había derrotado exitosamente al Ángel y salvado la vida de su amigo también. ¿Y por eso se suponía que iba a ser castigado?. ¿Después de mostrar algo de confianza al pilotear el EVA?

"¡Señor, yo...!"

"¡Mayor, no cuestione mis decisiones!" la interrumpió. "La suspensión es un resultado de sus acciones. Desobedeció órdenes varias veces en el pasado y dejé que su castigo dependiera de usted, ya que ha sido su oficial comandante desde entonces. ¡Pero ésta vez él había estado bajo mis órdenes directas y no le dejaré irse con un regaño!"

"Pero..."

"Misato" la débil voz del discutido la interrumpió. Shinji había estado callado hasta ahora. Él sólo se había quedado parado ahí, mirando a su padre, sin encogerse ni una vez mientras su destino era discutido.

Como si hubiera esperado algo como esto.

"Déjalo. ¿Está bien? El Comandante hizo sus órdenes muy claras", continuó él, mientras se daba la vuelta e iba a la puerta.

Misato simplemente asintió, aún mirando al Ikari más viejo, antes de seguir al más joven.

"¡Sospecharán algo, Ikari!" el Subcomandante Fuyutsuki advirtió, cuando ambos se fueron. "Semejante orden ilógica no es propia de ti".

"Sólo me estoy adaptando. No le dejaré echar a perder el escenario".

El anciano frunció el ceño. "A veces me pregunto a mí mismo si de hecho vas por el mismo escenario que tú y Yui me convencieron de entrar..."

Gendo no respondió.

Sólo hizo una mueca maliciosa detrás de sus manos enlazadas.


Notas del autor:

Oh viejo, esto fue mucho más humorístico, de lo que pensaba. Se suponía que éste fuera mi fic serio. supiro

Bueno, empecemos por el principio (¿Dónde más?).

Antes de que los fans de Rei me linchen por hacerla la débil, rápidamente exhausta chica (incluso aunque, creo que es más creíble que hacerla una toda poderosa luchadora patea-traseros como algunos escritores hacen), debo decirles: El viaje de excursión originalmente fue planeado totalmente diferente, como se mencionó, con Touji y Hikari acompañándolos, Hikari desmayándose, Touji cuidándola, etc. (lo cual habría hecho la relación T/H mucho más creíble) y sucediendo en otro lugar entre la 'entrega-asignación' de Touji y su selección como el Cuarto Elegido. Pero después de ver otra vez los episodios, noté, que no habría nada de tiempo, ya que tienen escuela hasta muy entrada la tarde/noche y no hay un día en medio. Pero si se hubieran vuelto más cercanos antes de los episodios, el resto del capítulo tampoco habría funcionado. Y dado que no quería abandonar la escena, mandé a Rei con Asuka y Shinji. Por cierto, para los otakus a morir (entre los que yo no puedo contarme, dado que tuve que verlo) que tal vez lo hayan notado: Koichi Yamadera es el nombre del actor del actor de la voz de Kaji.

Las escenas A/S tal vez sean muy similares, pero véanlo así: Tengo que dejarles hablar ocasionalmente. Sólo pueden hablar cuando están solos. Sólo pueden hacer 'otras cosas' si están solos, también. ¿Así que es lógico, no?

¿Por qué no son tan reservados hacia Kaji, como con los otros? Bueno, lo diré casi seguro en el capítulo 7, pero... sólo aventúrense a una descabellada suposición, no es tan difícil de decir...

Ahora, para la pelea del Ángel... Hey, era mi primera pelea real y para alguien quien no describe tanto como yo, no fue muy fácil de hacer, le puse mucha 'libertad artística' ahí, con el Ángel 'inmortal', por ejemplo. Pero en serio chicos, sólo sacar a Touji y que luego Shinji le rompiera el cuello, habría sido algo aburrido y en serio dudo que él lo hubiera despedazado en miles de trozos sangrientos como el sistema sustituto.

Creo, que ésas son todas las excusas para esto, que puedo pensar ahora. Prepárense para más de ellas en el Capítulo 5, cuando veremos el ataque del 14° Ángel. ¿Zeruel terminará como la cena del EVA-01 otra vez?. ¿Shinji será reducido a un charco de LCL? Esperen y verán...

Y, por supuesto, gracias a mis pre-lectores dennisud y Divine Chaos.


Traducido al español el 3 de Agosto del 2006

Notas del traductor: ppfff había pasado un buen rato desde el último capítulo, ni se emocionen, el capítulo 4 está todavía más largo (maldito seas Jimmy) así que llevará tiempo. Gracias a Theblacksun y a BurningFlower por la prelectura y correcciones, por cierto, mientras escribo esto Jimmy ya lleva el 94 por ciento del capítulo 7... y el 50 por ciento de los otros 6 capítulos. En fin, ya el lunes comienza la escuela, no es que no quiera regresar, pero las materias de éste semestre son las peores... al menos mi horario no está tan mal, jeje, hasta la próxima.