Neon Genesis Evangelion: La 2nda Oportunidad

Capitulo 6: Dar a Luz

Escrito por: JimmyWolk

Traducido por: beamknight87


Aún era bastante temprano, pero el sol ya se alzaba lo suficientemente alto como para llenar el dormitorio con luz matutina. Shinji llevaba despierto ya varios minutos, pero no tenía intención de levantarse. Disfrutaba éste momento demasiado.

Sólo mirarla a ella mientras dormía ahí en sus brazos. Su suave cabello que estaba brillando en su rojo radiante con los tempranos rayos del sol. El leve movimiento de su pecho al ritmo de su respiración. El casi imperceptible, apenas audible sonido de sus ronquidos. Sus dedos que yacían sin cuidado en sus hombros, moviéndose ausentemente. Su dulce, aroma intoxicante que no era rivalizado por nada en lo que pudiera pensar. El casi lindo rastro de baba en la esquina de su levemente abierta boca que no se atrevía siquiera a limpiar en temor de despertarla de su pacífico sueño. Él podía quedarse así por horas sin cansarse.

Pero por mucho que disfrutaba éste momento pacífico, había muchas molestias que él no podía impedir, como el cacareo de todas las mañanas, sonando fuertemente del gallinero.

"Nnn... Maldita sea, un día voy a matar a ésa estúpida gallina..." una Asuka despertando lentamente gruñó.

"Bueno, de hecho es un poco tarde", dijo Shinji con una risa ahogada, antes de inclinarse hacia ella. "Buenos días, Señora Ikari".

Asuka encontró sus labios en un corto beso. "Bueno días, Señor Sohryu", respondió ella, ahora sonriendo débilmente.

Shinji rió en silencio. Habían pasado unos cuantos meses desde su 'boda' y, oficial o no, nunca dudaban en su matrimonio, incluso aunque hacía mucho que habían vuelto a sus rutinas diarias.

"Bueno, mejor voy y las reviso", dijo él, levantándose lentamente y caminando hacia el guardarropa por unas prendas. Sabía, que si se quedaban mucho en la cama, no iban a ser capaces de dejarla por un buen rato. "¿Quieres algunos huevos para el desayuno?" preguntó sobre su hombro.

Su respuesta no vino inmediatamente y por un momento pensó, que se había quedado dormida otra vez. Sin embargo, mientras se daba la vuelta, ella salió de sus pensamientos.

"Oh, yo no quiero desayunar..." murmuró somnolienta.

"¿Otra vez?"

Ella se encogió de hombros, sentándose. "Yo... sólo no tengo mucha hambre".

"Bueno, si tú lo dices..." Shinji la miró fijamente con curiosidad por un momento, mientras trataba de recordar la última vez que habían comido juntos. No era inusual para ellos saltarse una comida cuando tenían mucho por hacer o estaban escasos en raciones. ¿Pero porque no tenía hambre?

Una sonrisa conocedora se esparció en su cara, cuando un pensamiento lo golpeó. Inclinándose hacia ella, le dio un rápido beso en la mejilla. "¿Sabes, tú siempre te verás hermosa para mí. Y de verdad no necesitas perder una sola onza", le dijo en un tono gentil.

Obviamente dio en el blanco, ya que ella saltó con los ojos completamente abiertos por la sorpresa, "¡N-no, no es eso!. ¡De verdad no tengo hambre!"

Shinji dio una risa ahogada ante la casi frenética negación de su esposa. "Está bien, está bien. Pero recuerda: Sólo porque hasta ahora hemos tenido suerte con nuestro jardín no quiere decir que nunca la pasaremos difícil con sólo un poco de comida en nuestra mesa. Así que no hay necesidad de una dieta extra cuando tengamos suficientes recursos".

"¡Bueno, velo entonces como una manera de salvar suministros para ésos tiempos difíciles!" Asuka estalló más bien con fuerza, enfatizando que ella no quería seguir hablando más sobre éste tema. "Hablando de suministros, se nos acabó el jabón, y también casi el papel higiénico y el bloqueador solar. Y no queda tampoco mucha gasolina en el auto".

"¿Otra vez?" gruñó él mientras jalaba su playera sobre su cabeza, empezando a vestirse. "Oh bueno, iré después de desayunar. Mientras voy por eso puedo tomar la basura y llevarla al basurero también. Ya hay tres bolsas llenas, y están empezando a apestar".

Asuka asintió lentamente. "Ten cuidado".


Los animales salvajes empezaron a reclamar el territorio del que los humanos los habían sacado a la fuerza al construir sus ciudades de acero y roca en la una vez virgen naturaleza. Aunque las destrozadas ruinas de Tokyo-3 no proveían de mucha comida, así que la mayor actividad estaba concentrada cerca de los basureros. Hasta ahora no se habían encontrado con bestias agresivas de verdad, pero eso tal vez sólo fuera una cuestión de tiempo.

Su jardín aún no había sido un blanco favorecido, y para asegurarse de que se quedara así tenían que deshacerse de su tentadora basura tan pronto como fuera posible. Pero Shinji estaba seguro de que no serían capaces de mantenerlos a raya por mucho tiempo. Ya habían perdido tres cabezas de lechuga y varias zanahorias ante algunos roedores antes de que pudieran asustarlos. Y por supuesto, estaba éste nuevo gallo amigo que de repente había aparecido y siempre regresaba, sin importar que tan a menudo fuera alejado. Gracias a él, no sólo tenían su propio 'servicio de despertador' con una confiabilidad discutible, ahora tenían que revisar sus huevos cada vez a menos que quisieran encontrar 'una pequeña sorpresa' cuando los comieran.

La peste que llenaba el aire no le dejó muchas dudas de que se estaba acercando a su destino. Pasando las destrozadas rejas, Shinji detuvo el auto enfrente de la pila gigante de basura. Como era lo usual cada vez que venía aquí, no pudo evitar sacudir su cabeza, dándose cuenta de que éste ni siquiera había sido el basurero principal de la ciudad, así que la basura reciclable e incinerable no había terminado aquí.

Espiando a través de las ventanas, se aseguró de que nada grande se movía afuera, pero además de los leves crujidos que se estaban alejando de su posición, todo estaba callado. Usualmente, el fuerte motor de la pick-up era suficiente para asustar a la mayoría de los animales y parecía que era lo mismo éste día.

Cuidadosamente, abrió la puerta, mirando alrededor una vez más antes de finalmente salir. No le llevaría mucho deshacerse de las bolsas de basura, ya que realmente no importaba en qué parte de la pila las arrojara. Las primeras dos rápidamente se unieron a las de viajes previos.

Pero cuando quería tomar la tercera bolsa del espacio de carga, parecía anormalmente pesada. Un feroz siseo rápidamente le presentó la razón: Una rata gorda clavó sus garras en el plástico, no dispuesta a dejar ir a su presa.

"¡Hey, bájate!" Shinji gritó, sacudiendo salvajemente la bolsa. El roedor mantuvo un fuerte agarre, pero su propio peso fue demasiado para el plástico; las garras lo abrieron, derramando su contenido sobre el auto. El animal asustado se alejó apresurado después de caer nada cómodo en su espalda, dejando a un Shinji maldiciendo en silencio atrás.

No tenía mucha opción sino al menos limpiar el desastre del auto. Apretando sus dientes para suprimir la repulsión de tocarlo con sus manos desnudas, empezó a arrojar la basura del camión. Casi había terminado cuando notó un pequeño paquete entre los restos podridos de su comida. Parecía que había estado metido en lo más profundo de la bolsa y envuelto con fuerza en un montón de periódico o páginas de revista que obviamente habían sido abiertas por rasgaduras, ya fuera por la rata o por la fricción contra la otra basura. Bajo circunstancias normales, ni siquiera lo habría notado, y eso fue exactamente lo que despertó su interés: Quien lo había puesto en la basura había tratado de esconderlo.

Con curiosidad, arrancó el resto del periódico y abrió el paquete sucio. Le tomó un segundo darse cuenta de qué era lo que vio dentro. Pero cuando lo hizo, su aliento se atoró en su garganta. Lentamente se vino abajo, manteniendo su vista fija en el pequeño, objeto blanco en sus manos.

No pudo decir cuánto tiempo se quedó sentado ahí.


"Ya... ya vine".

El saludo débilmente murmurado, finalmente, después de varias horas de su ausencia, causó que Asuka corriera a ver su origen en el pasillo. Irritada y consternada después del inusual largo tiempo de espera, no se molestó con cortesía en su respuesta.

"¿Dónde estuviste todo el tiempo?. ¡Estaba a punto de salir a buscarte!" Hizo una mueca, olfateando en su dirección y se hizo para atrás en disgusto. "¡Y apestas!. ¿Estuviste en el basurero todo el tiempo?"

Por alguna razón, él no mostró mucha reacción. Sólo mantuvo su cabeza agachada como si no pudiera obligarse a sí mismo a verla a los ojos. "Lo siento", dijo incómoda y llanamente. "Yo... necesitaba pensar por un rato..."

"¿Pensar?. ¿Sobre...?" Asuka se interrumpió cuando vio la pequeña, blanca forma firmemente agarrada en su mano. Sintió una mezcla de miedo y enojo alzándose en su estómago. En una fracción de segundo, todas sus esperanzas fueron aplastadas. Todos sus problemas para mantenerlo en secreto y actuar como siempre, todas sus preocupaciones, todo arruinado. "Sabía que no debí haber hecho la prueba aquí..." murmuró disgustada mientras desviaba los ojos de él. ¿Cómo pudo ser tan descuidada?

Shinji no reaccionó a su declaración de confesión y sólo continuó. "Al-al principio no estaba seguro de por qué no dijiste nada. Si querías sorprenderme o... o sólo no sabías cómo decirme..." Hizo una pausa, pero Asuka no pudo encontrarse capaz de responder.

'¿Por qué no lo arrojé en algún lado en las ruinas?' pensó ella, su cuerpo entero temblando, mientras sólo dejó que sus palabras la golpearan. 'Él nunca lo habría encontrado ahí. Ahora, él nunca lo entenderá. No esto. Él no puede...'

"Tú... tú nunca quisiste que lo supiera. ¿Verdad?" Shinji concluyó. "Eso es por qué apenas has comido algo últimamente... Tú querías... tu querías ma-matar..."

"¿Y QUÉ?" ella abruptamente lo interrumpió, sin poder ser capaz de suprimir más la tensión dentro de ella. "¡Yo no quiero éste... ésta cosa!. ¡Arruina todo lo que hemos logrado!. ¡Todo lo que tenemos!"

"Asuka..." Él la miró fijamente con miedo y horror. "Yo... yo no puedo creer que estés hablando así. ¡Lo-lo que estás haciendo, si... si continúas haciéndolo, no sólo estás arraigando la vida del niño, sino la tuya también!"

"¿Ves?. ¡Ya se interpone entre nosotros!" Asuka gritó, rabia ciega posesionando su mente. Ella ni siquiera trató de escucharlo más. No importaba cómo lo dijera él. Todo se había acabado ahora.

"Si realmente eso es lo que piensas, tal vez en verdad tengas razón", murmuró él con tristeza. "Pero entonces, no creo que sea la culpa del niño..."

Todo.


Él no podía siquiera recordar la última vez que había dormido en 'su' cuarto. Se sentía tan pequeño y a la vez tan vacío.

Por el resto del día, no se habían hablado el uno al otro. Su pelea había sido la peor que habían tenido en un tiempo. De hecho, había sido la primera que habían tenido en un tiempo. Y luego tuvo una intensidad que él nunca esperaba presenciar otra vez.

No parecía que fuera capaz de dormir pronto de todas formas. Su vida se había vuelto tan tranquila, el impacto de las noticias del día parecía incluso más grande en su mente, si eso en verdad era posible. El pensamiento de tener un niño jamás se le ocurrió y tal vez eso lo había hecho ciego ante las señales: Que a veces ella pasaba más tiempo de lo usual en el baño; que a menudo se veía cansada, incluso si no habían trabajado muy duro; cambios de humor que habrían puesto en vergüenza a la vieja Asuka; el vientre levemente hinchado, aunque eso aún era tan pequeño, que apenas era notable si no te fijabas buscando eso.

E incluso ahora, después de tener la confirmación, aún parecía tan irreal.

Justo cuando el sueño finalmente parecía abrumarlo, la puerta abriéndose súbitamente lo alejó una vez más. Debatió sobre si mirar arriba o sólo fingir estar dormido.

Después de un momento de silencio, ella finalmente habló. "¿Shinji? Vuelve a la cama".

Sin embargo, no dio señal de vida, incluso aunque ella obviamente sabía que él aún estaba despierto.

"Maldita sea, no me hagas rogar..." murmuró apenas audible. Él podía decir que estaba desesperada, pero trató de que no le importara eso. "Yo... yo necesito saber que tú aún estás aquí cuando despierte..."

Finalmente, mostró una reacción, levantando las sábanas y haciéndole señas para que se le acercara. "Después de todo, yo necesito saber que aún estás aquí cuando despierte", explicó él cansado, sin mirarla todavía.

Renuentemente, Asuka tomó su invitación y subió a la cama, poniéndose a su lado. Sin embargo, la atmósfera incómoda difícilmente se levantó.

"¿Cuándo fue la última vez que dormimos así?" preguntó ella, suspirando. "¿Con la tensión de una pelea tan pesada en el aire?"

"No lo sé..."

"¿Todavía no es muy tarde, verdad?. ¿Tú... tú aún...?"

"No lo sé..." mintió él. Su comportamiento lo había lastimado, aunque no estaba seguro si era su desconfianza o lo que trató de hacer lo que dolía más. Pero aún la amaba.

"Es una maldición..." de repente susurró ella llanamente, más a ella misma que a él.

"¿Qué?"

"Tiene que serlo. Tal vez hay un dios después de todo y éste es su castigo para mí por matar a sus mensajeros".

Shinji sintió una bien conocida sensación de culpa formándose dentro de él. "¿Por... por qué piensas eso?"

"¡Por qué no debería?" Asuka contraatacó, con más fuerza otra vez. "Cuando creo que finalmente he encontrado mi felicidad, algo pasa para quitármela de nuevo. ¡La muerte de Mama cuando finalmente tenía algo para probarme a mí misma con ella!. ¡Los EVAS series destruyendo la Unidad-02 justo cuando supe que ella estaba ahí dentro, cuidándome!. ¡Y ahora esto, separándome del primero quien me ha amado en años!"

"Asuka..."

"¡Sí, claro, es mi propia culpa, lo sé!" rezongó ella, su voz quebrándose levemente. "¿Pero no deberías de estar en mi lado en vez del de una cosa que ni siquiera conoces?"

"N-no es eso. Pero lo que estás haciendo..."

"¿Siquiera tuve que preguntarte si intentarías un aborto?" preguntó ella cuidadosamente, tratando de no alzar aún más su enojo, justo cuando estaban tratando de reconciliarse. Tuvo poco éxito.

Él exhaló agudamente, dando eso como su única respuesta. ¿Incluso aunque él supiera cómo, habría sido capaz de hacer eso?

"¿Ves?., es por eso que no te lo dije: No habrías querido ayudar..."

"¿Cómo... cómo pudo pasar de todas formas?" la interrumpió él abruptamente, desesperadamente queriendo cambiar el curso al que la conversación se estaba dirigiendo. "¿Pensé que estabas en la píldora?"

"¡Lo estoy!. ¿De verdad piensas que habría sido tan descuidada?" Asuka gruñó. "No tengo idea de cómo es posible. Quiero decir, tampoco es una protección del 100 por ciento. Y quién sabe si aún funcionan apropiadamente cuando son tan viejas..."

Shinji no podía creer a sus oídos. "¿Tomaste medicamentos expirados?"

"¡Bueno, a menos que puedas hacer algunos nuevos no tuve mucha elección!" mofó ella de vuelta.

"¿Pero estás segura de que las pruebas...?"

Él no la vio asentir, pero había habido pocas razones para dudar de ella. "La verdad hice dos diferentes. Las escondí por separado, así que probablemente las tiraste".

"¿Y... cuánto ha pasado desde...?"

"Ha pasado casi una semana desde que me perdí el segundo periodo seguido", admitió ella. "Ni siquiera lo noté al principio. Las náuseas matutinas no eran tan malas como creí; sólo culpé nuestra más o menos dieta desequilibrada por ellas. Aunque cuando empezó a volverse demasiado obvio, yo..." Suspiró ella amargamente. "No lo sé. Creo, que sólo traté de ignorarlo; no quería aceptarlo. Pero el miedo seguía rondando mi mente, así que eventualmente saqué las pruebas de ésa farmacia en Gora cuando hice un viaje por suministros ahí hace un semana o dos. E incluso entonces realmente no pude convencerme a mí misma de hacerlas. Las escondí aquí por varios días más, siempre diciéndome a mí misma: '¡Sólo hazlo ya!. ¡Entonces verás que te estás preocupando por nada!' " Detuvo su queja con una corta, risa sarcástica. "Pero por supuesto tenía razón después de todo..."

Él la notó darse la vuelta, casi seguro mirándolo. "¿Cómo puedes quedarte tan calmado por todo esto?" ahora ella tomó la parte como interrogadora. "Esperaba que te volvieras loco cuando lo descubrieras, o lo que se acerca a 'volverse loco' en tus definiciones".

Shinji pensó sobre eso por un corto tiempo. Pero la única respuesta en la que podía pensar era la misma que había encontrado a menudo en las últimas pocas horas. "No... no lo sé", dijo él, sacudiendo su cabeza. "No todavía. Cuando me di cuenta de lo que la prueba significaba, miles de pensamientos y emociones me golpearon y dudo haberlos clasificados ya todos. Tal vez quiero probarme a mí mismo como un mejor padre del que el mío fue. Tal vez sólo quiero saber cómo es. No... lo sé..." concluyó silenciosamente. "Lo único que es que simplemente no puedo ignorarlo... y mucho menos ayudarte con lo que estás haciendo..."

Ninguna respuesta o nueva pregunta vino después de eso. Tras varios momentos de silencio, él se preguntó si de verdad aún estaba despierta, hasta que escuchó una suave respiración de ella. Se movió un poco para mirarla, confirmando su suposición. Pero sus ojos no descansaron en los suyos cerrados por mucho, ya que lentamente acercó su mano.

"No lo hagas". Su mano se detuvo abruptamente ante su suave voz, a pocas pulgadas de su vientre. "Por favor no lo hagas..."

En silencio, se giró de vuelta a su lado.


Reporte de embarazo

Semana estimada: probablemente entre 10-13

Pensé que sería buena idea empezar esto, ya que será mi tarea vigilar el embarazo de Asuka y éste reporte espero será de ayuda para analizar cualquier posible problema o complicación, especialmente cuando llegue la hora y mi mente esté demasiado ocupada con los eventos actuales para recordar cada detalla probablemente significativo. No es que mi mente no esté ocupada ya. El pensamiento de convertirme en padre tan pronto disparó tantas emociones que tomará días o hasta semanas clasificarlas todas.

Creo que es algo similar para Asuka. O al menos espero que lo sea. No sé qué hacer si ella continúa con éste camino destructivo; en verdad temo por el niño así como por su propia salud. Ella dice que no es como si no estuviera comiendo del todo (concedido, la vi comer una manzana un día) y que sólo quiere mantener su "dieta" hasta que pueda estar segura de que "se ha ido". Parece tan fría sobre esto. No estoy seguro sobre si al menos se da cuenta de que es un ser vivo, mucho menos de que es su propio hijo.

Cómo pudo pasar, aún no estoy seguro. Tal vez la píldora en verdad estaba expirada y tuvimos suerte de que 'sólo' esto sucedió. Por otra parte, hemos perdido el paso del tiempo ya más de una vez, así que tal vez ella sólo lo olvidó y no quiere admitirlo, aún es Asuka después de todo. O tal vez de hecho caímos en el uno o algo por ciento donde no funciona. Después de todo, ya hemos vencidos peores probabilidades. Por supuesto que eso fue en otro tiempo.


Shinji despertó por el fuerte sonido de un rechinido viniendo del pasillo. En shock y en su estado medio despierto entre sueño y realidad, pensó al principio que un ladrón tal vez hubiera entrado. Cuando se dio cuenta de que no había nadie más en el planeta quien pudo haber hecho eso, su siguiente pensamiento fue que un animal salvaje de alguna forma había podido meterse.

Pero cuando quiso revisar a Asuka, no la encontró durmiendo pacíficamente a su lado. Cuando notó que la cama estaba vacía, su miedo se desvaneció un poco sólo para ser reemplazado por otro. ¿Qué estaba haciendo ella a ésta hora? No sonó como si hubiera ido al baño.

Pensó por un segundo si valía la pena arriesgarse a otra discusión, pero eventualmente su curiosidad ganó. En silencio, se levantó. Cuando abrió la puerta escuchó los sonidos aún mejor y, de puntitas, los siguió hacia la cocina. Una débil luz era emitida de la puerta abierta, parpadeando un poco, ya que algo se movió enfrente de su origen. Él sólo se inclinó contra el marco y espió dentro.

Asuka estaba sentada ahí enfrente del refrigerador abierto, el cual también era la única fuente de luz en el cuarto oscuro. Había unas cuantas manzanas y una lata abierta de carne que debió haber sacado de su cuarto de su bodega, así como también dos tomates, un pepino y unas cuantas rebanadas de pan alrededor de ella en el piso y tenía un sándwich recién hecho en su mano. Lo sostuvo enfrente de su rostro, y por lo que pudo decir, estaba sólo mirándolo fijamente.

De repente, algo que se oyó como sollozo enojado sacudió su cuerpo y dio un gran bocado. Se tragó el emparedado entero en menos de un minuto, como un vagabundo en el desierto consumiría el agua largamente extrañada.

Pudo oír su rápida respiración incluso cerca de la puerta, pero aún no podía decir si ella sonaba más enojada o miserable.

"Maldito seas..." la oyó maldecir, Shinji en silencio regresó a su dormitorio.

La sonrisa contenta nunca dejó su rostro.


Reporte de embarazo

Semana estimada: entre 11-14

Asuka aún se rehúsa a comer apropiadamente y de verdad está empezando a enojarme y asustarme.

Recientemente aprendí en mis estudios que las necesidades del feto de momento son tan marginales que sus intentos son totalmente inútiles de todas formas, a menos que de verdad quiera llevárselo en su muerte. Pero por supuesto, ella ni siquiera escucha. Se ha vuelto tan terca, es casi peor incluso de lo que era cuando nos conocimos.

Cuando peleamos sobre esto otra vez ésta mañana, estuve tentado a decirle que sé lo que está haciendo de noche. Pero de la forma en que de momento es, tal vez haya reaccionado forzándose a sí misma aún más a suprimir su deseo de comer por completo.

Aún así, aunque al principio estaba contento de que al menos comió algo, sus comidas nocturnas difícilmente son más que una gota en el vaso, dándonos sólo un poco más de tiempo. Sólo espero poder usarlo antes de que sea demasiado tarde. Incluso si no es por ella; eventualmente las necesidades del niño serán más grandes, y si esto sigue así por más tiempo no veo mucha esperanza para cualquiera de ellos.


"Vamos, Asuka, esto de verdad se está poniendo infantil".

"¿Y qué?" le estalló ella, empujando el plato lleno lejos de ella otra vez. "¡No es mi culpa si no puedes entender que no voy a comer esto!"

"Por favor..."

"¡No!"

Shinji dejó que su cabeza se hundiera; cansado, pero todavía no derrotado. Había tenido suficiente. Incluso aunque sabía que él no podía lastimarla físicamente a propósito, tendría que forzarla fuera de su terquedad. Tenía que hacerlo. De lo contrario decepcionaría a su nueva familia, como los padres de ambos antes de él.

"¿Por qué mentiste?" dijo él calladamente.

"¿Qué?"

"Cuando se volvió aparente de que seríamos los únicos que quedaban, estaba contento de que al menos tú estabas aquí conmigo. No porque estaba con alguien, sino porque estaba contigo. Y te creí, cuando dijiste que te sentías igual por mí. Pero eso fue sólo una mentira. ¿Verdad? Nunca te importó que fuera yo. Tú simplemente no querías estar sola; cualquiera habría..."

Una poderosa bofetada, lo bastante fuerte como para hacerlo tambalear hacia atrás, detuvo sus acusaciones. Se mantuvo firme sin embargo, aunque no pudo obligarse a ver sus figura temblante.

"¿Cómo... cómo te atreves...?" dijo ella con una voz quebrándose, forzando a su aún estirada mano abajo.

Dolió. La mejilla hinchada, apenas podía sentirla, pero sus palabras lo habían lastimado tanto como sabía que las lastimaron a ella. Sólo hace unas pocas semanas, él nunca habría pensado que podría llegar a esto, pero después de que todos sus intentos desesperados por persuadirla con amor y preocupación fallaron, parecía que lastimarla era la única forma de alcanzarla. No podía echarse para atrás ahora.

"Si de verdad me amas. ¿Por qué estás tratando de quitarme lo que amo más que nada?"

Ella desvió sus ojos al suelo, lejos de él; su voz estaba llena del dolor de la traición. "Así que tú ya lo amas má..."

"¡Estoy hablando de ti!" casi gritó él. "¿No puedes ver que te matará si sigues así?"

Ella no respondió, mantuvo su vista alejada de él, pero su boca estaba sacudiéndose al abrirse y cerrarse, desesperadamente tratando de encontrar palabras para contraatacar. Pero semejantes palabras no existían.

"¿No dijiste que jamás querías volver a darte por vencida en la vida?" continuó él.

Eso era, la gota que colmó el vaso. Suspiró internamente, la culpa difícilmente soportable, al verla alcanzar inconscientemente su muñeca izquierda con una mano temblorosa. "N-no... no quise... yo..."

"Así que. ¿De verdad quieres dejarme aquí por mí cuenta..." eventualmente continuó él y empujó el plato hacia ella una vez más, "... o vas a comer algo?"

Ella miró su comida con una expresión, que no pudo interpretar. Justo cuando pensó que reuniría su orgullo restante y se iría, se desplomó en la silla y tomó el tenerlo en su mano temblorosa. "Esto no es justo..."

"No", concurrió él, sacudiendo su cabeza. "No, no lo es..."


"Hola", saludó a nadie en particular, pero a todos quienes podían oírlo, lo cual pudo haber sido nadie o la humanidad entera. Eso era difícil de decir, cuando todo lo que podía ver además de la gigante cabeza blanca que aún mantenía su sonrisa permanente, era el océano rojo. Shinji sólo esperaba que de alguna forma aquellos a quienes quería alcanzar pudieran escucharlo. "Ha... ha pasado un tiempo desde la última vez que estuvimos aquí", continuó él, mirando a Asuka quien estaba sentada pasivamente varios metros lejos de él.

"Tengo... grandes noticias, creo. Nosotros, Asuka, ella... ella está embarazada". Suspiró, llevando sus ojos abajo en la arena sobre la que estaba arrodillado. "Éste debería ser un momento feliz. ¿O no? 'Un niño: La mayor prueba del amor entre dos personas'. Pero Asuka no parece pensar de ésa manera. No estoy seguro de exactamente qué ve ella en él. Le teme por una razón; lo suficiente como para haber tratado de matarlo de hambre".

"Ella me preguntó una vez por qué no me 'volví loco' cuando lo supe. Y yo mismo me he hecho la misma pregunta varias veces. No puedo decir que no tengo miedo, más bien lo contrario. Pero cuando pienso sobre ello nunca pude temer al niño, siempre temí por él. No tengo idea de cómo se supone que sea un buen padre. Tengo incluso menos experiencia que la mayoría de los que serían padres tuvieron, quienes se hicieron ellos mismos ésa pregunta antes que yo. Y en tiempos de duda, no hay nadie a quien pedirle consejo, nadie para asegurarme de que puedo hacerlo todo bien". Sacudió su cabeza. "Nosotros, trayendo una nueva vida a éste mundo devastado parece tan increíblemente irresponsable. Pero ahora que sucedió, no estoy seguro por qué, pero no puedo temerle".

"Asuka sin embargo... finalmente pude hacerla comer, pero es una nueva lucha cada vez. Sólo estoy contento de que ésta fue la única manera en que pensó para..." Terminó su oración, ahogándose en las palabras como 'matar' o 'deshacerse de'. "¿Quién sabe lo que pudo haber pasado si ella hubiera tratado de tomar alguna clase de drogas?. ¿O si ella hubiera tratado de lastimar al niño, y casi seguramente a ella misma también, físicamente?"

"Pero eso es sólo una débil compensación. Sólo han pasado unas cuantas semanas, pero ya me siento exhausto. ¿Cómo se supone que pelee por varios meses más?. ¿O incluso años, si ella nunca lo acepta? Yo... yo simplemente no sé si puedo hacerlo." Con un falso sentimiento de esperanza, miró al océano. "Creo que necesitaré su ayuda más que nunca. Alguien para convencerla. O que me dé un consejo. Al menos unas palabras tranquilizadoras..."

Pero la única respuesta que el mar daría era el chocar de las olas.

En ése momento, Shinji se sitió increíblemente cansado. Cada choque añadía un peso a sus hombros. "Ayúdenme", rogó calladamente, mientras sus rodillas cedían y se desplomaba de frente en la arena. "Por favor..."

Sus dedos temblorosos cavaron sin dirección en la arena, los granos escabulléndose entre ellos, mientras forzaba a sus manos a cerrarse. Jadeando, mantuvo su cabeza abajo, esperando que alguien o algo le dijera qué hacer, hasta que dos pies se detuvieron al lado de él.

Su esposa lo miró, lástima y disgusto peleando el uno contra el otro en sus ojos. "Vamos", dijo ella calmadamente. "Vámonos a casa".


La gente a menudo piensa en la noche como la hora para los horrores; asustada por lo desconocido que tal vez esté acechando en la oscuridad. Pero no todo se veía mejor en la luz de la mañana.

Las plumas estaban salvajemente dispersas alrededor, la sangre seca salpicada en ellas y en el suelo. Aquí y allí había pequeños montones de carne que habían sido arrancados durante la pelea por grandes colmillos.

Aunque ella había presenciado masacres peores de primera mano, o tal vez sólo debido a ésa horrible memoria, Asuka se estremeció ante la espantosa vista.

La noche anterior, habían sido despertados por un fuerte choque y ruidos salvajes en el gallinero. Armados con las mejores 'armas', las cuales fueron un rastrillo y una pala, corrieron para prevenir lo peor, pero ya era muy tarde. Cuando llegaron, una de las gallinas ya estaba muerta, el gallo luchaba inútilmente por unos cuantos segundos más en el hocico de la bestia. En la oscuridad, casi se había visto como un lobo, pero Asuka supuso que de hecho sólo era un perro salvaje, vuelto loco por el hambre. De lo contrario, no habrían sido capaces de asustarlo tan fácilmente, dejando atrás a una de sus presas.

"Tenemos... tenemos que verlo por el lado positivo, creo", Shinji murmuró, sacándola de sus pensamientos. "Ya no vamos a ser despertados muy temprano. Uhm... por un tiempo..." Le lanzó una mirada a su vientre levemente hinchado. "O... bueno... ya no vamos a tener que hacer más ésas revisiones..." rápidamente continuó, sin darle tiempo de empezar otra discusión, y dejó a un lado el huevo que sostenía contra la luz.

Pero ella realmente no se sentía con ganas de discutir de todas formas. A pesar de sus intentos de tomarlo como un hecho, Asuka sabía que él no estaba tomando el incidente muy bien.

Aunque sólo unos cuantos rasguños en su brazo fueron las únicas heridas físicas que sufrieron ésta vez, les había mostrado más que nunca que necesitaban una defensa más fuerte que una débil cerca que incluso había sido derribada en varios lugares.

"Y... tendremos algo diferente para comer por una vez..."

Eso la tomó por sorpresa. "¿Quieres comer...?"

"Bueno, tú, quiero decir nosotros podríamos utilizar un cambio. Y s-sería un desperdicio creo, si no lo hacemos..."

Su voz hueca concordaba bastante con los sentimientos de ella. Por supuesto, tener pollo para la cena era un buen cambio después de toda la comida enlatada, pescado y lo que habían podido cultivar, pero el pensamiento de comer algo con lo que habías vivido por más de un año silenció su apetito, sin importar cuán tonto parecía ser estar apegado emocionalmente a una estúpida ave.

Enojada, sacudió su cabeza. Sólo era un ave estúpida y era tonto rechazar ésta oportunidad. Las hormonas debían de estar haciendo un desorden con ella otra vez.

"Aún así. ¿No nos vamos a quedar cortos de huevos o algo?" eventualmente preguntó ella para alejar su mente de ése tema. "No es que me importe..."

"No lo creo. Aún tenemos una buena reserva que debería ser suficiente por una semana o dos", explicó Shinji, poniendo un huevo a contra luz. "Y parece que nos dejaron unos cuantos regalitos..." concluyó, dejándolo cuidadosamente en un segundo montón.


"¿Por qué te demoraste tanto?" Asuka lo saludó, mientras él regresaba a la habitación del hospital.

"Perdón, arranqué el generador lo más rápido que pude", Shinji explicó y señaló el sofá de examinación. "¿Por qué todavía no te acuestas?"

La pelirroja gruñó algo que él no pudo comprender, pero de todas formas condescendió. Mientras tanto, él estaba revisando los instrumentos, tratando de recordar lo que había aprendido de su funcionalidad. Después presionó unos cuantos botones y el dispositivo comenzó a zumbar, tomó un cinturón y se movió para ponerlo alrededor del abdomen de Asuka.

"¿Puedes levantarte...? Gracias".

"¿Para qué es eso?" inquirió ella mientras se lo ponía a su alrededor, pero él no respondió. Siseó súbitamente cuando empezó a aplicar el gel de transmisión en su estómago. "¡Mierda!"

"Perdón, lo olvidé. ¿Está muy frío?"

"No soy una niñita, puedo soportarlo. ¡Pero pudiste haberme avisado!"

"Perdón", repitió él medio gruñendo, y tomó, lo que se figuró era el transductor del efecto doppler. No le tomó mucho tiempo encontrar...

"¿Qué es ése sonido?"

Shinji sonrió intensamente, escuchando la rápida palpitación que llenaba el cuarto. "Eso es el latido del corazón..."

"¿El...?" empezó ella, un poco de asombro en su voz. "¿No es un poco rápido para ser el latido de un corazón?"

"No", sacudió su cabeza, mirando la pantalla. "155 pulsaciones por minuto; eso debería ser bastante normal".

"Hm, como sea", Asuka bufó y desvió su cabeza de él. "Sólo apresúrate con esto".

Asintiendo, aseguró el dispositivo en su lugar con el cinturón, antes de tomar la sonda para el ultrasonido real. Asuka suprimió otro siseo cuando él colocó un poco más de gel en ella. "Está bien, echemos un vistazo".

"Como sea. ¡Sólo apúrate ya!"

Shinji suspiró, luego dio una respiración profunda. Con los latidos del corazón de su hijo haciendo eco en la habitación, pudo sentir los suyos propios acelerarse mientras empezaba a mover el transductor. En sólo unos cuantos momentos lo vería por primera vez. Y a pesar de sus palabras, notó por el rabillo de sus ojos que Asuka estaba cambiando su vista también a la pantalla.

El dispositivo de ultrasonido era un modelo clásico de dos dimensiones, y al principio no parecía haber más que ruido, una salvaje mezcla de negro, blanco y azul. Después de un rato empezó a preguntarse si de verdad era capaz de encontrar tan pequeño con sus ojos sin entrenamiento, pero finalmente pudo distinguir las primeras formas. La cabeza prominente vino primero a su vista. Luego siguió el pequeño cuerpo desproporcionado. Y con eso las cuatro pequeñas extremidades, aún no completamente desarrolladas, pero ya haciendo pequeños movimientos en los fluidos que lo rodeaban. Ése era su hijo, el hijo de ellos.

"¿Shinji...?"

No se había dado cuenta hasta ahora de que había estado mirando fijamente al monitor por al menos un minuto, sin siquiera notar las lágrimas de alegría acumulándose en sus ojos, ni la amplia sonrisa en su cara. Mientras se giraba hacia Asuka, ni siquiera pudo ser capaz de encontrar las palabras para describir sus sentimientos.

Por alguna razón, ella hizo su mejor esfuerzo para no ver su mirada y rápidamente desvió su cabeza al lado, pero no lo bastante rápido como para que él no notara el brillo en sus ojos.

"¿Podemos irnos a casa ahora?" preguntó ella suavemente. "Tengo... tengo un poco de hambre..."


Reporte de embarazo

Semana estimada: 14-15 (ahora bastante seguro)

A menudo leí y escuché que sería un evento crucial el ver a tu hijo por primera vez en ultrasonido. Debo admitirlo, realmente nunca entendí por qué. Todo feto se ve más o menos como cualquier otro, conoce a uno, conoces a todos, así es como esperaba que fuera.

Pero uno cosa es saber sobre ello, y otra realmente ver ésta pequeña vida, fue abrumador. Sabía lo que podía esperar, sabía más o menos cómo se iba a ver. Y aún así, difícilmente pude concentrarme en revisar si todo estaba bien, en vez de sólo mirar fijamente con asombro cada pequeño movimiento.

Me pregunto que habrá pensado mi padre, cuando me vio por primera vez. ¿Sintió la misma vasta felicidad como yo el día de hoy¿Siquiera vio un ultrasonido mío? Tal vez se oiga extraño, pero de alguna forma creo que lo hizo. Tal vez no tan intensa, pero parece difícil de creer, casi absurdo para mí ahora mismo, que pudo haber algún futuro padre quien no sintiera absolutamente nada en ése momento, ni siquiera él.

Por fortuna, parece que Asuka se sintió tanto como yo mismo me sentí; de lo contrario no podría explicar el súbito despertar de sus instintos maternales. Bueno, al menos finalmente está comiendo adecuadamente sin muchas quejas. Por supuesto ella dice que es sólo porque está harta de mis regaños. Pero ambos sabemos que ella simplemente no quiere admitir su culpa tan fácilmente. De cualquier forma, realmente no me importa, siempre y cuando ella haga su mejor esfuerzo por cuidar de ambas de ahora en adelante.

Y (para ponerme al menos un poco profesional en ésta anotación), el cambio por fortuna no vino muy tarde. Por lo que puedo decir, el desarrollo del niño no fue afectado dramáticamente por la "dieta" de Asuka, pero quién sabe cuánto tiempo más habría sido así...


"¿Por qué tuve que venir?" Asuka gimoteó. "¡Aún es muy temprano para éstas cosas de todas formas!"

Shinji suspiró en silencio. "Sólo pensé que te gustaría ayudar a escoger las cosas para el bebé. Aún no tenemos nada; nada de juguetes, ni ropas, ni muebles..."

"¡Sí, lo sé!. ¡Pero todavía faltan meses hasta entonces! Todavía ni siquiera sabemos su sexo", le dijo ella, arrastrando los pies detrás. "¿Y por qué debería importarme de todas formas?" añadió rápidamente.

Demasiado rápido en opinión de Shinji. Otro suspiro se le escapó, mientras frotaba sus ojos cansados. No importaba lo que dijera, podía ver que ella en verdad estaba bastante impaciente por explorar cada artículo en toda la tienda de bebés. Sólo deseaba que ella dejara de pretender que no le importaba del todo; éstas peleas innecesarias lo desgastaban sin fin.

"Sé que todavía falta un tiempo", dijo él. "Pero probablemente tengamos que ir más de una vez de todas formas¿Por qué no empezar ahora? No tenemos más trabajo que tengamos que terminar hoy, así que..."

"Está bien, está bien", lo interrumpió ella. "Mientras estamos aquí, tal vez también busque algunas ropas de maternidad. Hasta mis pantalones más flojos y amplios se están haciendo demasiado apretados".

Dio una suave risa ahogada para sí mismo. Si no lo había hecho ya, su embarazo empezaba a volverse bastante obvio. Pero era lo bastante sabio para no empezar sobre ése tema por su cuenta.

Mientras Shinji miraba alrededor, no pudo evitar sentirse sorprendido y también un poco abrumado ante el tamaño de la tienda. Había sabido que estaba especializada para embarazos y suministros para bebé, pero no esperaba encontrar más de lo que pudo jamás haber imaginado. Había un área con muebles; cunas, mesas para cambiar pañales, sillas altas, corrales. Varios tipos de carretillas de bebé y cochecitos. Montones de ropas para madre e hijo. Toneladas de juguetes en todas las formas y tamaños. Una increíble variedad de botellas y (para ahora expiradas) fórmulas de leche. Y pañales hasta donde podía ver.

Sacudió su cabeza libre de ésta innecesaria exageración. Definitivamente sería más difícil elegir de ésta gama bienes de lo que él pensó, pero también sabía que debería estar feliz por tener tanto para escoger.

"Bueno. ¿Dónde deberíamos...?" Se interrumpió al notar que ya no estaba siendo seguido. "¿Asuka?"

Entonces la vio, parada inmóvil en el pasillo, mirando fijamente sin parpadear al estante enfrente de ella. Shinji ya había abierto su boca para preguntar, pero mientras seguía su vista fija, se volvió innecesario.

La fila estaba llena con varias muñecas, las cuales estaban sonriendo felizmente y los miraban fijamente de vuelta con sus ojos sin vida.

"Ven", dijo él suavemente, tirando de ella suavemente. "¿Por qué no vemos si podemos encontrarte unas lindas ropas?"


Reporte de embarazo

Semana estimada: 15-16

El embarazo sigue sin ningún problema notable desde el cambio (aún no oficial) de Asuka, pero la misma Asuka... creo que realmente no debí haberla llevado ahí conmigo y tal vez también tenía razón sobre que aún era muy pronto. Debí haber sabido que esto podía suceder. Después de su "encuentro", apenas y dijo una palabra por el resto del día y su recién encontrado entusiasmo pareció irse por un rato.

Por supuesto no son las muñecas lo que le duele, sino la memoria que le traen. No estaría sorprendido si era éste miedo lo que era un factor importante para el anterior comportamiento de Asuka, se diera ella cuenta o no. Hemos podido superar la mayoría de nuestros problemas de antes del Tercer Impacto, pero eso no significa que nos deshicimos de ellos por completo. Ser reemplazada por una réplica había sido un miedo principal para ella desde que su madre se volvió loca.

Pero un bebé no es una muñeca, es un ser humano, una persona individual que simplemente no puede reemplazar a otra.

Creo que Asuka se ha dado cuenta de eso para éste momento. Sólo espero que no lo olvide otra vez.


Siempre que Asuka veía la incubadora hecha a mano, sentía el extraño impulso de mirar a los huevos; por alguna razón no quería perderse el evento crucial. Si Shinji no estaba a la vista, siempre cedía ante ése impulso, a veces mirando fijamente durante varios minutos largos a las cáscaras inmóviles.

Pero mientras pasaba por ahí ésa tarde, Asuka notó que ya no eran tan inmóviles. Con los ojos abiertos como platos, dejó caer la cubeta y la pala con las que había estado trabajando en el jardín y se agachó enfrente de ellos para tener una mejor vista. Sabía que era tonto, pero su corazón se aceleró en anticipación de lo que estaba a punto de pasar.

Mirando alrededor, mordió su labio para no gritarle a Shinji que viniera y observara, o revelaría su pequeño secreto embarazoso. Aunque éste secreto no había sido tan malo como el otro.

Su mano vagó a su abdomen que se estaba ensanchando, donde su hijo estaba creciendo.

'¡Ése maldito Shinji!. ¿Por qué tuvo que hacer ése ultrasonido?. ¿Por qué tuvo que mostrármelo?'

Por supuesto ella sabía por qué lo hizo. Él sabía exactamente que se volvería demasiado difícil para ella seguir odiándolo cuanto tuviera un 'rostro'. Hasta entonces había sido capaz de pretender que era algún parásito, un tumor, algo indeseable que estaba creciendo dentro de ella. Pero ahora, ya ni siquiera se encontró capaz de llamarlo una 'cosa'.

"¿Qué estás haciendo?"

Se tensó en shock, el súbito sonido de la voz de Shinji sobresaltándola. Dócilmente, lo miró mientras él se paraba a su lado.

"Uhm, están... están naciendo..." indicó ella balbuceando, tratando inmediatamente de esconder el sonrojo de haber sido atrapada.

"¿Oh?. ¿Lo están?" preguntó él emocionado, inclinándose sobre su hombro para mirar.

El primer polluelo ya había atravesado el cascarón, el pico saliendo mientras trataba de liberar el resto. Los otros dos trabajaban duro para abrirse camino a través de las grietas que habían creado.

Asuka se sintió bastante incómoda, ahora que él estaba viendo el nacimiento sobre su hombro, pero ella no pudo ser capaz de levantarse e irse y su mente no podía pensar tampoco en una buena excusa. El hecho de que él ni siquiera había preguntado en realidad era lo peor.

Se quedaron así, sin decir una palabra, hasta que el silencio fue roto por los chirridos de los tres recién nacidos.


Asuka estaba aburrida. El trabajo del día hacía mucho que había sido terminado, el embarazo ahora mismo no estaba causando ningún problema (lo cual al menos habría sido una distracción), y Shinji...

Giró su cabeza a un lado, donde estaba sentado en la butaca, absorto en un libro. Lo pensó por un momento, luego decidió que era mejor que nada, y se levantó del sofá y caminó hacia él.

"¿Qué es eso?" preguntó ella, pero ya le había arrebatado el libro antes de que pudiera responder. "¿'Nombres de Bebé Comunes y Extranjeros'?"

"Bueno, sí, no hemos pensado en un nombre aún..." respondió él dócilmente, una vez que su sorpresa inicial pasó.

Asuka movió su vista entre él y el libro. "¿Un nombre?"

"Sí. Quiero decir ¿Ya no falta tanto...?"

"Todavía un par de meses".

"Está bien, está bien", admitió él. "Sólo quería que lo pensaras. ¿O ya tienes ideas?"

"No realmente..." murmuró ella. "¿Y por qué debería?"

Por un segundo, ella pudo haber jurado que él hizo rodar sus ojos, pero no preguntó.

Suspiró, rascando la parte de atrás de su cuello en pensamiento. "Bueno, simplemente podríamos llamarlo como a alguien cercano a nosotros. Tú sabes, si es una niña, 'Kyoko' o 'Yui'. O tal vez 'Misato', 'Hikari' o... o 'Rei', si insistes", Asuka listó. " 'Ryoji', si es un niño. ¡Definitivamente no 'Touji' o 'Kensuke'!" concluyó, sacando la última frase con una mirada de advertencia.

"No", dijo él tranquilamente, sacudiendo su cabeza. "Jamás quiero pensar en él o ella como un reemplazo para cualquiera de ellos. No sería justo para el niño llevar semejante carga en sus hombros".

Asuka suspiró pesadamente y se encogió de hombros. Él tenía un buen punto, uno muy bueno. Tarde o temprano dejaría que se escapara algo como '¡La pequeña Misato está bebiendo su jugo justo como la otra hacía con su cerveza!' y con el tiempo tal vez le dieran la sensación al niño que tenía que ser justo como su tocayo.

Pero ahora mismo, no tenía ideas y estaba empezando a alterarle los nervios. El adivinar nombres realmente no era lo que tenía en mente para matar su aburrimiento. "Entonces haz una mejor propuesta si ya quieres un nombre. Si de verdad estás esperando que pierda mi tiempo con esto: No quiero molestarme en pensar en un cierto nombre antes de que siquiera estemos seguros de su sexo de todos modos. Hacer dos listas es la doble cantidad para discutir sobre esto".

"¿Desde cuando te importa discutir sobre algo?" refunfuñó bajo su aliento, pero ella aún así lo oyó.

"¿Qué fue eso?" preguntó ella cuidadosamente.

"Eh... yo sólo... ¿Qué tal un nombre adecuado para ambos sexos?"

"¿Ambos sexos? No creo que pueda ayudar con eso. En Alemania, un nombre obviamente tenía que ser masculino o femenino". Sacudió su cabeza, gruñendo. "¿No podemos dejarlo por ahora? Aún tenemos mucho tiempo para pensarlo de todas formas".

"Bueno, de hecho hay uno que me gusta", Shinji propuso reservadamente. "¿Qué... qué tal 'Aki'?"

" '¿Aki?' ¿'Aki Ikari'? No se escucha muy bien", Asuka comentó llanamente. Luego una pequeña sonrisa osciló rápidamente sobre sus labios. " 'Aki Sohryu' es mucho mejor..."


"¿Qué pasa?"

Asuka no le respondió de inmediato, mientras lentamente se levantaba del lugar donde había estado trabajando. La sensación la había sorprendido tanto que le tomó un poco darse cuenta de qué era.

"Lo sentí".

Y con eso, una abrumadora ola de felicidad la invadió. Una gran sonrisa se posó en su cara mientras suavemente tocaba su abdomen de donde la agitación había venido.

Ocupada en su pequeño mundo, sólo notó por el rabillo del ojo que él se paró, tirando la máquina segadora y se le acercó. "¿Tú sentiste...?"

"¡Aquí!" Sin titubear, tomó la mano de él con ambas suyas, poniéndola en su estómago y sosteniéndola ahí. "¿También puedes sentirlo?" preguntó ella emocionada.

Shinji se vio confundido por un momento, pero luego sonrió tanto como ella lo izo, incluso aunque ella no estaba segura de que él realmente notara la leve presión.

"¡Se está moviendo!" exclamó ella intensamente, manteniendo su mano en su lugar. "¡Ahí!. ¡Ahí estaba otra vez!. ¿Tú...?"

Se interrumpió cuando vio su rostro, el cual estaba reflejando la felicidad del suyo propio. Pero extrañamente él mantuvo sus ojos fijos en los de ella en vez de enfocarse en su estómago, donde el bebé se había dado a conocer; con el aspecto de que estuviera viendo la cosa más encantadora del mundo.

"¿Qu-qué pasa?" eventualmente preguntó ella perpleja, su sonrisa cayendo un poco.

La suya sin embargo, se ensanchó aún más mientras se inclinaba hacia delante hasta que sus caras estaban a sólo pulgadas de distancia. "¡Te atrapé!"

Al principio, Asuka no entendió. Pero entonces el rojo se disparó en sus mejillas mientras lo miraba fijamente en shock. "¡Eso... yo... esto no quiere decir que haya cambiado de idea sobre ésta cosa!" trató de negar la emoción que había demostrado tan obviamente hacía sólo segundos, pero fue en vano.

Su sonrisa cambió en una mueca conocedora, mientras ponía sus brazos alrededor de ella. "Vamos, Asuka. Has estado actuando así durante las pocas semanas pasadas ahora. ¿De verdad piensas que no lo notaría?"

"¿Sabes?., eso es algo que realmente odio de tener a alguien quien me conoce tan bien," murmuró ella, cayendo en su abrazo. "Así que. ¿Lo sentiste?"

Shinji sacudió su cabeza. "Probablemente aún es muy pronto para eso de todas maneras. Pero no te preocupes", le dijo con una sonrisa. "Si Aki es algo como tú, voy a sentir las patadas lo bastante pronto".

"¡Hey!" Pero él ya se había alejado de ella y evadió el codazo previsto.

Por supuesto él realmente no tenía nada que temer. Porque en ése momento, ambos estaba riendo juntos abiertamente por primera vez en varias semanas.


Reporte de embarazo

Semana estimada: 22-23

Bueno, nos estamos acercando al final del segundo trimestre. He leído que se supone que debe de ser el "más fácil", pero viendo que la mayor parte de la dieta de Asuka, nuestras peleas constantes, y luego su lento pero definitivo cambio de opinión pasaron principalmente en éste, difícilmente puedo imaginar que el tercer trimestre sea mucho peor. Pero por supuesto los libros más bien se referían a la condición de la madre.

Hablando de la condición; hicimos otra revisión hoy. Hasta ahora aún no parece haber ninguna complicación; madre e hijo lo están haciendo bien. Empiezo a pensar que Aki realmente quiere hacer una sorpresa sobre su sexo. De alguna forma siempre hay una pierna bloqueando la vista a la 'región crítica' cuando estamos haciendo un ultrasonido o la imagen simplemente es demasiado borrosa para mí como para hacer una suposición. Asuka está casi segura de será una niña, "intuición femenina", como ella dice. Estoy un poco tentado a contraatacar con "intuición masculina", pero además de que ella sólo se reiría de mí, la verdad no tengo idea. Realmente no me importa si es niña o niño. No tengo experiencia en criar a un niño del todo, así que no importa si tengo que aprender a disfrazar o cómo enseñar deportes. Si va a ser una niña siguiendo los pasos de Asuka, probablemente termine haciendo ambos de todas formas.


"¡Oh Dios, Shinji!" Asuka gimió de placer. "¡De verdad eres lo mejor que he tenido!"

"¿No era también yo el único que tuviste?"

"¡Sí, pero, ooohh, ahora recuerdo por qué me enamoré de ti!"

Shinji fue tomado desprevenido. "Pensé que me amabas mucho antes que ésa primera vez..."

"Ah, ya sabes lo que quiero decir. ¡Uhh, no-no te detengas!"

"¿Tal vez debemos cambiar las posiciones un poco?" preguntó él consternado, deteniéndose un poco. "No creo que el bebé sea lastimado así, pero. ¿No es un poco incómodo?"

Ella sacudió su cabeza lo más que puedo en su postura actual. "¡Se siente demasiado bien para estar incómoda!"

"Pero..."

"Te juro que si no vas a continuar, yo... yo... ah, sólo encárgate ahora también del otro pie".

Pudo escuchar a Shinji suspirar, pero él accedió de todos modos. Había sido él quien se ofreció a darle un masaje a sus pies, cuando se había quejado de lo mucho que la molestaban otra vez, pero obviamente él no había esperado que ella tomara ésa oferta justo ahí. Ahora yacía boca abajo, con la parte superior de su cuerpo doblada sobre la mesa de la cocina, sus rodillas descansando en su silla. Shinji estaba sentado en el piso, sus manos trabajando para aliviar sus pies. Tal vez no haya sido la posición más cómoda para esto, pero aún así ella sentía deslizarse lentamente al cielo.

Después de lo que pudieron haber sido minutos u horas, sin embargo, él le habló.

"Hey. ¿Asuka...?"

Ella abrió sus ojos. "¿Hmm?"

"He... he estado pensando sobre el futuro..." dijo él, más o menos distante.

"¿El futuro?" La forma en que lo había dicho, parecía extrañamente serio de repente.

"Quiero decir... es casi seguro que no vamos a vivir tanto como nuestro hijo. Y entonces... lo-lo dejaríamos totalmente solo..."

Asuka suspiró, suponiendo a dónde iba a llevar esto. "Si estás sugiriendo que repoblemos el mundo, déjame pasar éste embarazo primero. ¿Está bien?"

Shinji casi había detenido el masaje para éste momento, sólo acariciando su pie distraídamente con su pulgar. "Estaba hablando más bien de... bueno, si... si vamos a tener más niños... tendríamos un problema si les dejáramos 'repoblar el mundo'..."

El rostro de Asuka se puso serio. "Incesto..."

Por supuesto, ella también había pensado en ésta posibilidad, pero siempre la sacaba de inmediato de su mente como algo de lo que se podría ocupar cuando tuviera que hacerlo. Ni siquiera podían estar seguros de que éste niño sería sano, o si alguna vez tendrían más que éste. E incluso si eventualmente tenían una niña y un niño, aún tendrían que pasar años hasta que fueran lo bastante mayores como para que sus hormonas les dieran problemas a sus padres.

La pregunta moral ni siquiera era el problema más grande. Después de todo, las morales murieron en el Tercer Impacto y dependía de Shinji y de ella cuáles de ellas querían conservar. Por supuesto sería más que incómodo para ellos ver a sus hijos ser amantes, pero el asunto más serio con el incesto eran los efectos hereditarios. Los genes se degenerarían, creando un alto riesgo de causar que los niños fueran incapacitados, mentalmente, físicamente o ambos. Semejantes niños jamás serían capaces de sobrevivir por su cuenta en semejante mundo hostil.

"Bueno, sí..." murmuró él. "E-estaba pensando; si concentrara mis estudios en inseminación artificial y demás. Tal vez si encontramos buenas muestras de esperma, quizás en verdad seamos capaces de construir una sociedad funcional después de todo".

"Además del gran 'tal vez' y el 'quizás' ahí. ¿De verdad crees que puedes hacer eso?"

"Tengo unos cuantos años hasta entonces. Espero bastante aprender todo lo que necesito saber para eso".

"No lo sé... ya es bastante difícil como es. Hemos trabajado tanto sólo para sobrevivir, y lo será aún más una vez que tengamos que cuidar al bebé, y si he aprendido algo de los libros, es que nunca estarás los suficientemente preparado para todo lo que viene con ello. Realmente no nos veo a nosotros 'contruyendo una sociedad' si apenas y podemos mantener a tres personas vivas". Suspiró, cerrando sus ojos. "Pensemos sobre eso cuando llegué la hora. ¿Está bien?"


Reporte de embarazo

Semana estimada: 29-30

Tuvimos una falsa alarma hoy. Y no puedo expresar cuán aliviado estoy de que sólo haya sido eso. Un bebé tal vez tenga una oportunidad de sobrevivir en ésta etapa, pero bajo la condición de que reciba tratamiento médico completo, y por mucho que quisiera, dudo seriamente que pueda proveer eso.

Creo que los cursos de dar a luz que empezamos hace dos semanas pusieron un poco hipocondríaca a Asuka y ella confundió los síntomas debido a eso. Sorprendentemente extraño, ella sólo es así cuando tal vez afecte al niño. Cuando se trata de otras incomodidades del embarazo, ella solamente o se queja fuertemente sobre ellas o se las guarda para sí misma hasta que le pregunto si está bien, pero nunca está ansiosa por ellas. Pero entonces otra vez, es Asuka...


"¿Shinji?" Asuka lo llamó. Estaba parada a medio vestir en frente del espejo del guardarropa, las ropas, que tenía intención de vestir ése día en su mano. "¿Crees que estoy demasiado gorda?"

Al principio, él sólo parpadeó ante su pregunta. Aún había estado peleando contra el sueño, pero ahora estaba completamente despierto. "Pensé que eso sólo era un cliché..." murmuró bajo su aliento, mientras se forzaba a sí mismo a incorporarse.

"¿Qué?"

"Eh... N-nada", añadió él rápidamente. Levantándose de la cama, se le acercó, abrazándola por detrás. "Por supuesto que no creo que estés gorda. ¿Por qué debería?"

"¿De verdad? No lo sé", Asuka dijo, sonando un poco triste. "Es sólo..." no terminó su frase.

"Te amo", aseguró él, adivinando lo que ella temía, por la razón que fuera. "Y tu aspecto jamás ha sido la razón más importante para eso. Aunque fue una buena adición, desde luego..."

"Pervertido..." Ella lo miró con una mueca.

El dio una suave risa ahogada, besando su mejilla mientras pasaba delicadamente su mano por su vientre. "En apenas un mes darás a luz a nuestro hijo. ¿De verdad esperabas que te amara menos ahora sólo por éste pequeño efecto secundario? Al contrario, creo que ahora te amo más de lo que jamás lo he hecho".

"Oh, ahora de verdad te estás poniendo melodramático", Asuka notó en un tono de advertencia.

"Perdón", murmuró él, suspirando. Como si no fuera lo bastante difícil satisfacer a la Asuka 'normal', diciéndole a una con constantes cambios de humor lo que ella quería oír parecía como una tarea imposible. ¿Cómo pudo él alguna vez haber pensado que no habría mucha diferencia? "Pero melodramático o no, aún así no creo que tu belleza haya disminuido del todo".

Ésa era la verdad, ni siquiera exagerada. Ella parecía brillar un poco más cada día, entre más cerca venía la fecha.

Sin embargo, Asuka sólo se encogió de hombros ante el elogio. "Bueno, eso es lindo y todo, pero aún así creo que éstos pantalones ya no me quedan. Maldición, y eran unos de mis favoritos". Se dio la vuelta, alzando una ceja. "¿Así que vas a dejar ésta tontería tierna y estúpida y me darías mi mono rojo ahora?"


Reporte de embarazo

Semana estimada: 38-39

Otra "probablemente última" revisión hoy, y además de la sensación que tengo de que Aki tal vez sea más pequeño que lo promedio, aún no parecen haber problemas críticos. Pero aunque esto de hecho tal vez facilite un poco el nacimiento, realmente no me tranquiliza. Mientras más se acerca el día estimado, más miedo tengo de las posibilidades. Hay tanto que podría ir mal. Ni siquiera sé cómo debo manejar el nacimiento. Usualmente, habría todo un equipo entero, doctor, enfermera, partera, que puede ocuparse del niño, mientras que otros, incluyendo al padre, pueden estar ahí para la madre. Pero yo voy a tener que asegurarme por mí mismo que ambos están bien, antes, durante e incluso más después del nacimiento.

Sin embargo, eso no es lo que más me asusta. Todo el tiempo estuve estudiando acerca de nacimientos regulares, pero no pensé acerca de la especial, situación problemática en la que estamos metidos. Sea la juventud de Asuka, que será su primero, la falta de personal educado, o más que nada mi incapacidad de reaccionar apropiadamente en una situación crítica. La necesidad de una Cesárea no es rara, y no veo cómo deba hacer eso. Por ejemplo, la madre siendo tan joven como es Asuka, ella tal vez no alcance la dilatación necesaria, o el cordón umbilical tal vez su enrolle en el cuello de Aki, o si él o ella simplemente viene mal, o... Entre más aprendo, más temo que no haya aprendido lo suficiente. Y mira esto. Se suponía que fuera un reporte de los datos que tal vez necesitara. ¿Pero cómo se supone que filtre alguna información crucial entre todas mis quejas y pensamientos? No sé cómo se supone que haga esto...

¡Hey, Baka!. ¿Pensaste que no sabía de tu pequeño diario? Bueno, ahora lo hago. Te quedaste dormido a su lado, después de estudiar, otra vez, hasta las 2 de la mañana.

De todas formas, deja de preocuparte tanto con un demonio. Estoy bien. Y estoy segura, no, que Aki también está bien. De verdad deberías de dejar de ser tan pesimista. Hemos llegado tan lejos, superado tantos obstáculos en nuestras vidas. Sobreviviremos a éste también. Nosotros tres.


Asuka brevemente hizo una mueca de dolor cuando un fuerte trueno retumbó otra vez, antes de que reasumiera su vista por la ventana, donde su empapado esposo estaba ocupado asegurando el jardín de la tormenta. Él había insistido en hacerlo solo, pero eso no quería decir que a ella le gustara, y si no hubiera sido por su estado actual, no habría cedido.

Se estremeció, acariciando su amplio vientre. "Sólo espero que no estés pensando en algo como 'nacer en una noche de tormenta'."

Suspirando, se alejó de la ventana y regresó a la cama. Le tomó un poco, pero eventualmente pudo sentarse en ella, recargándose contra la cabecera. Ni siquiera se molestó en tratar de dormir ahora. De nuevo, su mano pasó a donde su hijo estaba creciendo.

Shinji había dicho que ahora podía ser en cualquier momento. Y con cada día que pasaba, se ponían más ansiosos y llenos de anticipación. Tal vez en sólo unas cuantas horas, estaría ésta nueva pequeña vida de la que ellos tendrían que encargarse.

Estaban lo mejor preparados que eran capaces; la habitación del niño estaba esperando a su nuevo huésped, mamelucos y otras ropas de varios tamaños en el guardarropa, docenas de pañales listos para usarse, y montones de juguetes que querían ser usados. Lo único que faltaba era el bebé.

"Aki..." la muy pronto futura madre susurró, su mirada como sus pensamientos enfocada en el ser dentro de ella. "Lo sé, realmente no tuvimos un buen comienzo". Se detuvo, dando un resoplido amargo.

"Está bien, eso es una gran atenuación", añadió murmurando. "Tenía... tenía miedo, creo. Miedo de ésa cosa dentro de mí. Que se llevara a Shinji de mí. Que me... lastimara. Pero eso fue antes de que supiera que eras tú".

"Se oye tonto. ¿No?" bufó ella. "Bueno, probablemente lo es".

"Lo siento", continuó eventualmente después de una corta pausa. "Lo sé, esto difícilmente es suficiente para excusarme de cómo actué entonces, pero... pero temo que es todo lo que puedo hacer ahora mismo. Pero haré mi mejor esfuerzo para compensarlo una vez que estés aquí. Una vez que pueda sostenerte en mis brazos. Una vez que pueda mostrarte realmente lo mucho que significas para mí". Sonrió un poco, sintiendo una leve patada de su hija, sin estar segura de interpretarla como un '¡Rayos, sí!' o un '¡Deja de decir tonterías y déjame dormir!'

Pero la sonrisa se desvaneció tan rápido como vino y su cara se puso seria otra vez. "Supongo que jamás seré la mejor madre de todas, como te lo merecerías. Pero lo prometo, trataré de serla para ti". Una leve sonrisa jugueteó en sus labios una vez más. "Sólo pónmelo un poco fácil. ¿Está bien?"


"Asuka. ¿Qué estás haciendo?"

"Reparando la cerca, si no puedes verlo..."

Shinji giró sus ojos. Seguro que podía ver que ella estaba clavando los clavos para fijar un reemplazo para una tabla rota, y su vientre de nueve meses por supuesto no estaba metiéndose en el camino del todo. "¿P-por qué solamente no me dejas hacerlo?" preguntó él delicadamente, poniendo sus manos en sus hombros. "Deberías volver dentro y..."

"¿Descansar?. ¡De ninguna manera! He descansado más que suficiente las últimas semanas. Y tú ya tienes mucho que hacer para arreglar todo". Asintió ella al desastre que su jardín era ahora, donde había estado ocupado con los esfuerzos por limpiar hasta que la oyó trabajar. "Ésa tormenta ha sido la peor que hemos tenido en un tiempo. ¿Así que qué tal si sólo agradeces que tu generosa esposa te está ayudando?"

"Asuka, necesitas descansar", trató él una vez más. "Créeme, estarás bastante ocupada una vez que Aki esté aquí".

"Como tu también. Y estoy cansada de sólo sentarme y acostarme por ahí, solamente esperando. Así que o me dejas manejar esto, o iré a revisar que los paneles solares y el techo estén bien".

Sus hombros se hundieron en derrota. Era obvio que ella no se iba a dejar ser persuadida sin una gran pelea a la que él no se quería arriesgar. "Y no han pasado ni dos horas desde que te estabas quejando por tu espalda", murmuró él bajo su aliento mientras se daba la vuelta para irse.

"¿Qué fue eso?"

"Nada", suspiró él. "Sólo no te esfuerces mucho. ¿Está bien?"

Pero sus últimas palabras fueron ya ahogadas por los fuertes golpes del martillo. Suspirando una vez más empezó a regresar a su trabajo, hasta que...

"¡Ouch!"

Su grito y el sonido del martillo cayendo, causaron que se diera la vuelta al instante. "¿Qué pasa?. ¿Te golpeaste sola?"

Él pudo haberse abofeteado a sí mismo por ésa pregunta estúpida el instante en que la vio inclinándose contra la cerca, sosteniendo su estómago.

"¡No, idiota!" siseó ella, haciendo una mueca de dolor. "Sól-sólo porque tú te habrías..." En vez de terminar su frase, inhaló profundamente, obviamente tratando de disminuir el dolor. Jadeando, lo miró a los ojos. "Es hora", declaró ella susurrando.


Es hora.

Nunca antes éstas palabras habían tenido un mayor impacto en Shinji Ikari. Atónito, la miró fijamente por un rato, hasta que sus funciones cerebrales más altas finalmente volvieron en acción.

Después de una corta, definitiva respuesta a su pregunta si estaba segura justo después de sólo una contracción, él se metió corriendo adentro, tomó las llaves del auto, volvió afuera apresurado para llevarla a la pick-up y ayudarle a subir, en menos de treinta segundos.

'¡Está bien, Shinji, tranquilízate!' se recordó a sí mismo y respiró profundamente. 'Tenemos más que tiempo suficiente. Y probablemente es sólo otra falsa alarma de todas formas'.

Mientras sus manos levemente dejaron de temblar, insertó la llave, encendió el motor y salió manejando. Sin embargo su nerviosismo aún no se había ido del todo, lo cual pronto se volvió aparente en su camino al manejar a través de las calles vacías.

"¡Cuidado!" Asuka gritó cuando él casi perdió el control sobre le vehículo y estuvo a punto de estrellarse contra uno de los autos descompuestos en la acera.

"Lo siento..."

"¡No me digas que lo sientes, fíjate que no nos mates!. ¿Por qué necesitamos ir ahí de todas formas?. ¡La gente tenía a sus hijos en casa aún cuando había todavía personal calificado en los hospitales!"

"P-pensé que era mejor en caso de que necesitara los instrumentos".

"¿No pudiste llevarlos a casa?"

"No todos. Necesito hacer otra revisión en el ultrasonido para ver si todo está bien; si Aki está en la posición correcta y demás".

"¿No puedes simplemente sentir eso?"

"En teoría sí, pero habría tenido que aprenderlo y practicarlo, y..."

"¿Entonces por qué no lo hiciste?"

"... Y no creo que puedo decirlo tan exacto de todos modos. Además, no veo por qué es tan malo. Deberíamos de tener más que tiempo suficiente para llegar allí. Es casi seguro que tomará varias horas hasta el nacimiento".

"¿Horas?. ¿Voy a tener éstas.¡AH!., és... éstas estúpidas contracciones por varias HORAS más?"

"Bueno..." empezó él, pero mirando a sus ojos escrutadores rápidamente se interrumpió, tratando de pensar en algo para evadir la respuesta probablemente más honesta. "B-bueno, no si es sólo otra falsa alarma..."

"¡NO ES UNA FALSA ALARMA!" Asuka le gritó, antes de que pudiera terminar su frase. Obviamente no había sido una buena forma de cambiar el tema después de todo.

Shinji dejó salir un pequeño suspiro. "¿Pero... pero cómo puedes estar tan segura después de sólo una, o dos ahora, contracciones?"

"¿Quién dijo que fue la primera?"

"¿Ya habían empezado y no me lo dijiste?" Ahora era el turno de Shinji de subir el tono de voz. "¿Incluso querías continuar trabajando?"

"¡PON TUS OJOS EN LA CALLE!" le recordó ferozmente cuando apenas y pudieron evadir un gran fragmento de un edificio destruido que bloqueaba una gran parte de la calle. "Tú sólo pensaste que era otra falsa alarma, y yo también. Pero ahora..." La agresión se desvaneció de ella. "E-es diferente. Puedo sentirlo".

Las manos de Shinji se apretaron alrededor del volante mientras dejaba salir un resoplido. "E-está bien entonces... ¿Revisaste cuán cercanas son?" Pudo sentirla sacudir su cabeza y miró el reloj que había estado usando últimamente, principalmente sólo para éste propósito. "Uh, veamos, la última fue hace un minuto. Sólo dime cuando la siguiente venga. ¿Está bien?"

"¡Oh, puedes estar seguro con un demonio que te lo dejaré saber de alguna manera!"

Él no quería calentar más la atmósfera entre ellos más de lo que ya estaba en ésta situación con una respuesta equivocada, así que estuvo bastante aliviado de que el hospital viniera a la vista en ése momento. Dado que no tenía que molestarse por ello, sólo estacionó el auto enfrente de la entrada. Como siempre últimamente, le tomó un rato sacar a Asuka y aún más para ayudarla a llegar a la habitación donde habían hecho los ultrasonidos. Pero eventualmente la vio acostarse en el sofá de examinación, su respiración ya se había profundizado para éste momento.

"Está bien, ahora han pasado casi cuatro minutos", dijo Shinji, fallando en su intento de no mostrar ninguna señal de nerviosismo mientras se quitaba el reloj del brazo y lo ponía en la palma abierta de ella, cerrándola a su alrededor con ambas suyas. "No creo que tome mucho para que me pierda la siguiente, pero sólo en caso..."

"¿Qué?" comenzó ya cuando él rápidamente besó su frente y se levantó. "¿A-a dónde vas ahora?"

"Enseguida regreso", aseguró él, ya casi en la puerta. "Solamente tengo que encender el generador".

"¡Así que me vas a dejar sola AHORA?"

La enojada, pero principalmente asustada mirada en sus ojos le recordó por qué había temido tanto éste momento. Se suponía que otros se encargaran de éstas cosas ahora, no él. Él sólo debía cuidarla a ella.

"Enseguida regreso", prometió una vez más y corrió tan rápido como sus pies lo llevaron fuera de la habitación y abajo al sótano.


Incluso aunque fueron probablemente sólo uno o dos minutos como máximo, a ella le pareció una eternidad hasta que finalmente regresó, sobándose su brazo.

"¿Qué paso?"

"Di una vuelta muy rápido y me estrellé contra la pared", Shinji murmuró haciendo una mueca de dolor.

Ella trató de reírse de él, pero en ése momento otra contracción la golpeó; el dolor convirtiendo su sonrisa en una mueca de dolor por los al parecer segundos sin fin que duró. Así que en vez de eso, vertió tanto sarcasmo como pudo en su voz. "Oh, el pobre Shinji tiene tanto horrible, horrible dolor. ¿Cómo se supone que yo siquiera pueda ser capaz de relacionarme con eso?"

"Lo siento", dijo él, sus jadeos calmándose lentamente. "Traté de ser lo más rápido que pude".

"¡Bueno, no fue lo suficientemente rápido!" gritó ella y asintió su cabeza abajo a sus piernas, donde un fluido goteaba abajo en un pequeño charco en el suelo.

"Mierda".

"¡No, no lo es, idiota!. ¿No me digas que tengo que confiar en alguien para ayudarme a dar a luz quien ni siquiera puede ver la diferencia entre mierda y fluidos amnióticos?"

Shinji pareció ignorar su burla, pero eso no lo detuvo de parecer como si no estuviera muy seguro de qué hacer a continuación. "Eh, eso... justo ahora. ¿Cuánto tiempo lleva?"

"Ni idea; cinco, tal vez seis minutos creo. ¿Eso aún es importante ahora? Ella ahí viene de cualquier forma".

"¿Cinco o seis...?. ¿Ya?" murmuró él como si no la hubiera escuchado más. "¿Exactamente cuánto tiempo tuviste éstas contracciones ya?"

"¿Importa?" le maldijo, mostrándole claramente que no quería seguir más con esto. Sus acusaciones eran la última cosa que ella necesitaba ahora.

Él obviamente cogió la pista y no respondió, pero la mirada que le dio golpeó a Asuka más que cualquier cosa que pudo haber dicho.

La revisión desde hacía mucho se había vuelto un procedimiento de rutina. Al principio había sido más que incómodo para ambos tener a Shinji revisando sus parte más íntimas, algo que a ella tampoco nunca le gustó mucho con ginecólogos profesionales, incluso aunque habían sido amantes por ya un buen tiempo. Pero ahora realmente no era más un problema para ella, especialmente no en ése momento cuando había mucho más en su mente. Ni siquiera prestó mucha atención mientras él rápidamente hizo las pruebas; sólo notando que estaba aliviado de que Aki obviamente estaba en la posición correcta, la cabeza primero.

Pero el fuerte jadeo que se le escapó cuando quiso revisar la dilatación la sobresaltó. "¡E-eso es más de siete, casi ocho centímetros ya!"

"Bueno, parece que ella tiene prisa por conocer a sus padres..." Asuka comentó con una débil sonrisa.

A diferencia de ella, Shinji realmente no parecía muy divertido por la broma. Podía decir que éste progreso lo había puesto increíblemente nervioso¿Pero pensaba él que era algo diferente para ella? El prospecto de dar a luz probablemente en cualquier momento ahora era más emocionante y aterrador al mismo tiempo que cualquier cosa antes jamás...

"¡AAAHH!"

... Y las contracciones más bien reforzaron lo último. "¡M-maldición!. ¿No puedes darme un analgésico?. ¡Ésa, cómo sea que se llame!"

"¿Anestesia epidural? N-no lo sé Asuka. ¿Sientes que es necesario? Supondría un montón de riesgos adicionales, incluso si pudiera dártela bien, lo cual ya es más que cuestionable".

"¡Tú soporta éste dolor y luego habla de tomar riesgos!" le maldijo fuertemente. "¡Al diablo con tu miedo a los anestésicos!"

"¿Y si te doy una dosis demasiado alta?. ¡No serías capaz de empujar apropiadamente si la parte inferior de tu cuerpo está completamente entumida!. ¿O si accidentalmente daño tu espina?"

"¡Entonces dame algo más!"

Su ojos, que habían estado cerrados de dolor, se abrieron como platos cuando sintió su mano tibia sosteniendo la suya.

"Temo que es todo lo que puedo darte ahora mismo", Shinji le dijo, un intento de una sonrisa tranquilizadora en sus labios, que ella trató de regresar mientras su pulgar se movía sobre el anillo que le había dado ése día en la playa.

Pero rápidamente se ahogó de nuevo en el dolor dentro de ella.

Pudo oírlo estremecerse cuando le apretó la mano en reflejo. "A-Asuka, necesitas recordar las técnicas de respiración que practicamos. Se supone que eso alivia el dolor un poco".

"¡Estúpida respiración!. ¡Todo lo que tuvimos de referencia fueron unas estúpidas películas!" maldijo ella, pero condescendió de todas formas, y ciertamente, el dolor disminuyó lentamente, aunque más bien se lo atribuyó al fin de la contracción.

La mirada de Shinji estaba llena de preocupación y culpa. "Puedo ver si encuentro una pelota de nacimiento o algo. No hice mucha investigación sobre el nacimiento en el agua, pero había una bañera aquí. ¡P-podríamos intentarlo de todas formas! Maldición, sabía que debimos haber..."

"¡No!" Casi inconscientemente, apretó su mano más fuerte. Por mucho que le gustara negarlo, estaba asustada a más no poder. Ni siquiera quería que él se fuera y ella no se atrevía a moverse un poco.

"¡Estoy... puedo manejarlo! No es tan malo, de hecho", dijo tranquilizadoramente, pero sus ojos humedeciéndose dijeron la verdad mucho antes de que la siguiente contracción viniera y el inevitable látigo de dolor pasara a través de ella. "¡Mierda!. ¡Y pensé que ser masacrada por los EVAS había sido malo!"

"Asuka", dijo él tranquilamente; su mano libre que estaba acariciando su cabello teniendo un muy bienvenido efecto calmante en ella. "S-sé que no es fácil para ti, pero incluso aunque ya has llegado bastante lejos, probablemente aún va a tomar un buen rato. ¿No deberíamos al menos ponerte un poco más cómoda?"

Asuka mordió su labio, su mente debatiendo entre escuchar a su razón o a sus temores. Pero mientras veía sus ojos consternados, sacudió su cabeza con una débil sonrisa. "Aquí tengo todo lo que necesito para estar cómoda".


En retrospectiva, ninguno de ellos recordaría si el tiempo pareció arrastrarse lentamente por las siguientes horas. Cuando no revisaba su condición, Shinji hacía su mejor esfuerzo por animar a Asuka a continuar, diciéndolo lo bien que lo estaba haciendo y recordándole las técnicas de respiración así como también tratando de distraerla con casi tontos intentos de conversación; como la idea de adquirir algunos terrenos vecinos a los suyos propios para expandir el jardín, o cuánto tiempo había pasado desde que habían ido a la playa, incluso habló acerca del clima. Por mucho que ella agradeció sus intentos, Asuka apenas y lo escuchaba. Las contracciones venían un poco más rápido y duraban un poco más cada vez, parecía una maravilla que la mano de Shinji no se rompiera bajo la presión que ella le estaba pasando.

Había un tema que realmente no fue tocado todo el tiempo sin embargo, a pesar de volverse más evidente en las mentes de ambos con cada minuto: En cualquier momento ahora, serían padres. Por supuesto, habían sabido por meses que pasaría, lo habían visto, lo habían sentido, pero ahora, realmente sucedería, ahora se volvería real. Y a pesar de todas las preparaciones, libros e incluso videos en los últimos meses, aún no tenían idea de qué era realmente lo que se suponía que hicieran; cómo en verdad podrían cuidar de un niño.

Asuka estaba demasiado ocupada para estar preocupada sin embargo. Entre más tiempo pasaba, más deseaba haber tomado antes las ofertas de Shinji; cada segundo dudaba más que pudiera seguir acostada retorciéndose y sudando en ése sofá, capaz apenas de sentir nada más que dolor. Incluso había considerado preguntarle por un intento de una Cesárea, pero ya sabía que él sólo haría su pobre excusa de que no se sentía capaz de hacer ningún tipo de cirugía. Pero no le importaba más eso, sólo quería que esto terminara.

Lo más pronto posible así que le dio la bienvenida a la sensación que eventualmente pasó a través de ella, y ni siquiera importaba si sólo fue una invención de su mente nublada. Tenía que ser el momento correcto.

"¿Shinji?. ¡Voy... voy a empezar a empujar ahora!"

"Uhm, e-está bien..." tartamudeó él sorprendido ante su anuncio y renuentemente se levantó. "¡Espera! Sólo déjame revisar qué tanto..."

"¡No me importa un carajo!" le maldijo. "¡Voy a empujar ahora!" Y junto con la siguiente contracción, aplicó tanta presión como pudo reunir hacia abajo. "¡AAAAAHHH, mierda! Está bien, está bien, aún es demasiado pronto después de todo..."

"¡No!" No..." declinó Shinji, quien había asumido su posición en el extremo del sofá para éste momento. "¡Es-está bien!. ¡C-continúa!"

"Pero... pero duele..." dijo ella a través de dientes apretados. "I-incluso más..."

"Yo... uhm..." Cuando estaba buscando las palabras, contemplando si ser honesto o no, rara vez era una buena señal. "E-está bien, de verdad".

"Sí, claro..."

Él respiró pesadamente. "Créeme o no, no importa. No hay marcha atrás ahora". Mientras la miraba a los ojos, había un mirada determinada en los suyos que raramente mostraba. "Puedes hacer esto, Asuka. ¡Sé que tú puedes!"

Pero sus palabras alentadoras fueron rápidamente olvidadas. Hizo su mejor esfuerzo, trabajando aún más duro que antes para empujar junto con las agonizantes contracciones, pero su fuerza se estaba drenando más y más. Las largas, agotadoras horas de estar en labor le habían costado más de lo que había esperado.

Shinji estaba demasiado absorto por los sucesos como para ser una gran ayuda y eso le dolió más, incluso aunque había sabido que sería así. Él sólo debía de estar ahí para ella ahora, sosteniendo su mano y calmándola o dándole palabras de aliento. Aunque él estaba justo a su lado, no podía recordar la última vez que se había sentido tan solo como lo hacía ahora.

Conducida por pura fuerza de voluntad, continuó peleando; trayendo todo lo que tenía para dar a luz a su hija; su mente sólo enfocada en ése pensamiento. Su hija. Su familia. Y una vez que esto terminara, vivirían felices para siempre.

Pero dentro muy profundo, sabía que eso sólo era un tonta ilusión. El abrumador dolor le hizo más y más aparente que algo faltaría en ésa imagen de un mundo perfecto.

"¿Shinji...?" lo llamó, apenas susurrando. "Prométeme... que... la cuidarás bien..."

"¿De qué estás hablando?" preguntó él, obviamente sólo escuchando parcialmente a lo que estaba diciendo; mirándola sólo por un segundo, antes de enfocarse en su tarea otra vez.

"Duele, Shinji... duele tanto", dijo ella en un tono tan débil que ésta vez atrapó su atención. "No creo que esto esté bien... C-creo que me estoy..."

"¡No hables así!. ¡Por favor... estará bien, créeme!" trató de confortarla, pero estaba demasiado frenético él mismo para ser muy efectivo. "¡La... la cabeza ya casi sale!. ¡Sólo un poco más!"

Las lágrimas salieron de sus ojos mientras invocaba toda la poca energía que le quedaba para empujar una última vez, cuando otra ola de dolor pasó a través de su cuerpo. Pero entonces, sonrió débilmente...

... mientras unos fuertes llantos llenaron la habitación.

"¡Asuka!. ¡Es una niña!" lo oyó exclamar en una casi histérica alegría. "¡De verdad es una niña!"

Mientras miraba a su pequeña familia entre ojos medio cerrados, no pudo ver nada más que la forma borrosa de su esposo y su hija lívida en sus brazos. Y aún así, sintió una increíble felicidad por dentro.

'Por supuesto. Eso debe ser lo que realmente es morir...'

"¿Asuka?" Su voz cargaba ahora una pizca de preocupación, pero apenas y podía verlo más girándose hacia ella. "¿Qué...?"

"Cuí... dala..."

"¿Asuka?. ¿ASUKA?"

Los gritos asustados de Shinji de su nombre y los vigorosos llantos del pequeño ser al que acababa de dar a luz fueron las últimas cosas que escuchó mientras cerraba sus ojos.

Su sonrisa nunca dejó su rostro.


Shinji no supo cuánto tiempo se quedó parado al lado de la cama con la forma silenciosa, sólo mirándola. Al principio su mente había estado demasiado ocupada para realmente comprender lo que había pasado, pero ahora las lágrimas no se detendrían.

Cuidadosamente alcanzó su mano. Se sintió tan suave, tan vulnerable en la suya. Se veía tan tranquila en su sueño. Justo como su madre siempre lo hacía.

Su madre...

La sonrisa de Shinji se desvaneció mientras se daba la vuelta de la cuna a la cama a su lado, donde había colocado a Asuka después de que pasó. Los mismos dedos que acababan de acariciar la cálida mano de su hija recién nacida ahora cerrados alrededor de la de su esposa.

Quería estar enojada con ella. No era justo. ¿No sabía ella que ya era lo bastante difícil para él?. ¿Cómo pudo simplemente dejarlo para que se encargara de todo?

Pero no podía estar enojado. No ahora y de la manera en que se sentían, nunca otra vez.

Después de secarse sus lágrimas, se inclinó, sólo queriendo besarla una última vez...

"Nnn..."

... antes de que sus ojos se abrieran.

"¿Sh-Shinji...?"

"Sí", rió él suavemente. "¿Quién más se atrevería a despertarte así?"

"¿Despertar?" preguntó ella cansinamente. "Pero... ¿N-no estoy...?"

Shinji sacudió su cabeza. "No. Pero sí que me asustaste, cuando te desmayaste. Creo que el dolor fue un poco demasiado para ti después de todo. Y eso combinado con la pérdida de sangre..."

"¿Sólo me desmayé...?" reflexionó ella, su voz muy cansada para mostrar cualquier señal de vergüenza. Pero entonces de repente pegó un brinco. "¿Dónde está...?"

"Shh", Shinji la calmó e hizo que se acostara de nuevo. "Está dormida". Señaló la cuna detrás de él.

"¿Está...?"

Él asintió, anticipando su pregunta. "Como supuse, es un poco pequeña para su edad, pero por lo demás, está perfectamente bien hasta donde puedo decir. Tú fuiste la que me preocupó. ¿Sabes?., me diste bastantes problemas, teniendo que ver si ambas de ustedes están bien sin descuidar a la otra".

Asuka realmente no parecía importarle mucho el sentirse culpable ahora, manteniendo su vista fijada en la pequeña cama. "¿Puedo... sostenerla?"

"No lo sé", Shinji murmuró titubeando, sintiéndose partido en dos entre madre e hija. "Me tomó un rato hasta que conseguí hacerla dormir..."

"Shinji, por favor..."

Él suspiró, pero asintió de todas formas. No tenía oportunidad de negarle nada cuando se lo pedía en ése tono, y especialmente no en ése momento.

Incluso aunque tuvo cuidado cuando levantó a su hija fuera de su cama, no tuvo éxito en dejarla dormir. Sorpresivamente, ella no empezó a llorar otra vez, tal vez aún demasiado exhausta como para hacer más que un bajo gimoteo.

Asuka se había incorporado en su cama, descansando su espalda en la almohada contra la cabecera. Con manos temblorosas, recibió a su hija de él; acogiendo al infante en sus brazos. Por alguna razón, la recién nacida no parecía estar molesta por la interrupción de su sueño del todo, mientras dos pares de cansados, pero brillantes ojos azules se miraron los unos a los otros. Una brillante sonrisa fue devuelta por una temblorosa. Asuka falló en contener las lágrimas de alegría por más tiempo, acariciando cuidadosamente la mejilla de su hija con su dedo.

"Hola, mi pequeña Aki", dijo ella, su voz quebrándose bajo los abrumadores sentimientos. "Bienvenida a nuestro mundo..."


Notas del autor también conocidas como "la creación de" desvaríos que la mayoría de ustedes no van a leer de todas formas:

Está bien, ésa pequeña travesura al final fue más bien sin sentido, ya que todos ustedes saben bastante bien que ella no moriría. Pero no pude evitarlo. XD.

Y sí, sé que los recién nacidos no sonríen o tienen ojos azules todavía, pero meh, a pesar de la investigación que hice, aún conservé un montón de 'libertad artística' de todas maneras. Y rayos, esto es Anime, es casi blasfemia que no hiciera de Aki una Chibi-Asuka.

Hablando de investigación, mientras que hice un poco, no daré ninguna garantía de que esté correcta. Dado que nunca he presenciado un embarazo de primera mano, mis fuentes fueron básicamente sólo la TV y la red, y mientras que éstas te ayudan a tener una descripción general, es difícil obtener algunos detalles. Por ejemplo: Pensé que usarían algún tipo de micrófonos para escuchar los latidos del corazón de un feto y no fue sino hasta que ya tenía ésa escena terminada desde hacía mucho que supe que una máquina de efecto doppler de hecho funciona casi igual a un ultrasonido "real". Por supuesto con el resultado "tenía" que cambiar una escena perfectamente buena, sin estar seguro de si realmente era más exacto ahora que antes. A veces odio estar equivocado y/o en verdad hacer investigación, en la débil esperanza de que no lo esté...

Bueno, no soy una mujer, no vivo en un mundo postapocalíptico, y realmente no puedo imaginar no aceptar a mi hijo si sé que viene en camino, así que no tengo de idea de cuán "razonable" sea un intento de tratar de matarlo de hambre. Pero creo que al menos tiene algo de sentido (si sólo fuera para traer conflicto en un de lo contrario realmente aburrido capítulo).

"¿No habría ella tratado de esconderlo mejor?" tal vez pregunten. "Vamos. ¿La prueba de embarazo en la basura cuando tiene el mundo entero para deshacerse de ella?" Bueno... uhm... ¿Heyquéesesoatrásdeti?

Está bien, está bien, escojan su respuesta favorita: 1) hueco en la trama (como tantos); 2) en un nivel subconsciente, ella quería que él lo averiguara y la detuviera, sólo que ella realmente no pudo evitar no comer, 3) todo el WAFF causó que la inteligencia de Asuka se encogiera tanto que no sólo no es capaz de darse de cuenta de que se está lastimando a sí misma (con la débil excusa de desesperación), sino también de esconder sus rastros adecuadamente. Personalmente, favorezco la número 2...

Los reportes de embarazo originalmente se suponía que fueran una mejor forma de resumir el espacio entre los largos periodos de tiempo (en vez de hacer unas cuantas líneas indiferentes), pero mientras el capítulo seguía y aprendí más sobre el desarrollo del feto así como también tener que hacer el tiempo de la dieta de Asuka no demasiado largo (para dejar al menos un poco de credibilidad en eso) mientras lo mantenía el tiempo suficiente para mantener un balance, se volvieron más un resumen de los pensamientos de Shinji. Eso dejó a la escena de la playa un poco innecesaria, pero quería mantener eso como una (más o menos) cosa anual, y Asuka tuvo la suya ya la última vez.

Está bien, creo que eso es más que suficiente por ahora...

Gracias a dennisud y Leathal GD Weapon por la pre-lectura.


Traducido al español el 29 de Septiembre del 2006

Notas del traductor: bueno, casi 20 días después aquí está el Capítulo 6 traducido. Gracias a Theblacksun y a BurningFlower por la prelectura y correcciones pertinentes.

En lo personal, me gusta mucho el capítulo (pero no tanto como el 4), sober todo por el progreso que se ve en el embarazo de Asuka y hay que admitirlo, Jimmy como dice en sus notas, metió todo un cliché innecesario en la escena final pero bueno, es SU historia después de todo. Como sea, pronto pasaré al español el capítulo 7 y después... a esperar a que su autor original continué el fic...

En otras cosas, tuve la oportunidad de ver la caricatura entera (los 40 episodios hasta el momento) de Danny Phantom, lo sé, no es anime, pero en serio la recomiendo muchísimo, para ser una producción gringa está muy buena y vale la pena que le den un vistazo.

Finalmente, ack, he estado recibiendo varios mensajes de lectores de "Las Alas del Corazón" que sólo dicen "¡MATA A KAWORU!" Ok, está bien, como dije antes, es interpretación de la serie y es evidente que siendo el 17° Ángel se va a morir, pero sólo les diré algo, será un enemigo muy duro de vencer para Shinji, probablemente aún más que el 14°. Ya verán por qué...

Hasta el próximo capítulo.