Neon Genesis Evangelion: La 2nda Oportunidad

Capitulo 7: El 15°

Escrito por: JimmyWolk

Traducido por: beamknight87


Aún era una vista inusual para sus ojos. Asuka y Shinji abrazándose el uno al otro. Asuka y Shinji besándose. Asuka y Shinji yendo juntos a su habitación en la noche. Asuka sentada en el regazo de Shinji durante el desayuno mientras se tocaban al otro más que la comida.

"Y pensar que ellos solían discutir como un matrimonio, y ahora que lo son, están por completo sobre el otro como amantes recién descubiertos..." Misato murmuró en cerveza matutina medio vacía. Aún era lo bastante claro como para recordar a sus dos encargados que no estaban solos como aparentemente habían olvidado.

Renuentemente, Asuka separó sus labios de los de Shinji. "Bueno, ser una adolescente llevada por las hormonas otra vez de verdad ayuda", declaró.

"Misato, tienes que entender", Shinji la ayudó. "Nos tomó bastante tiempo atravesar ésa barrera. Pero estaba mucho más contento cuando podíamos vernos o tocarnos el uno al otro no importando dónde sin necesidad de avergonzarnos", explicó él y miró a la pelirroja en sus brazos, sonriendo. "O tener que temer por mi vida..."

"¡Hey!" Asuka protestó juguetonamente y se cambió de posición en su regazo para darle un leve golpe en la cabeza. "Siempre el mismo pervertido", dijo, desviando su cara de él, haciendo un berrinche.

En vez de la familiar disculpa, él sólo dio una risa ahogada como para concurrir y movió su boca cerca de su oreja, aunque habló lo bastante fuerte como para que Misato escuchara. "¿Recuerdas cuando solíamos ir por ahí completamente desnudos todo el día?"

Asuka instantáneamente se sonrojó furiosamente, su astuta sonrisa correspondiendo la suya mientras daba una risita como, bueno, como una colegiala avergonzada.

Misato sacudió su cabeza. Ver a sus dos encargos en una forma madurando varios años a lo largo de la noche, pero en el exterior aún viéndose justo como los dos adolescentes que había llegado a conocer tan bien en los pocos meses pasados, y luego otra vez actuando más como adolescentes normales que como jamás lo habían hecho antes. Si, si no fuera por ésa tristeza abrumadora en sus ojos que regresaba siempre cuando éstos momentos se desvanecían.

Todo esto era todavía tan complicado.

Continuando viéndolos detrás de su lata de Yebisu, su mente regresó a ésa noche varios días antes cuado éste caos en su mente realmente empezó a dar vueltas.


"¿No quieres ir tras ella?"

Shinji sacudió su cabeza, sonriendo tristemente mientras se daba la vuelta y caminaba de regreso a la mesa. "Conoces a Asuka. Con el tiempo fue capaz de superar su pasado, pero aún es difícil para ella compartir lo que la perturba en el presente. Demasiada presión sólo causaría que ella nos bloqueara, diciendo que está bien". Suspiró mientras se desplomaba en la silla, su voz llena de remordimiento. "La pérdida de Aki ya era bastante difícil como para enfrentársele. Creo que desvanecerme en el EVA simplemente fue demasiado para ella".

"¿Aki, hm?" repitió ella suavemente el nombre, una cuidadosa sonrisa en sus labios. "Es un poco difícil imaginarme a los dos de ustedes como padres".

"También fue una pequeña sorpresa para nosotros. Pero pienso que nos acostumbramos bastante rápido. Y Aki en verdad nos ayudó con eso también".

"¿Cómo es eso?"

"Bueno, nos lo puso lo bastante fácil. Ella era tan animada, siempre tan llena de energía, tal vez hasta más que su madre si eso es posible. Seguro, hubo algunos momentos en los que ella no se sentía bien, y si de verdad lo quería podía ponerse irritable y exigente. Difícilmente pudimos malcriarla, pero de una forma le dimos el mundo entero". Dio una risa ahogada a eso; una risa vacía que pronto se tornó en un aliento sollozado. "Pero... pero la mayor parte del tiempo ella... ella sólo sonreía y reía. Ella tenía... tenía una risa tan hermosa". Se interrumpió a sí mismo, desesperado por la necesidad de tranquilizarse. Tomando una respiración profunda, se limpió la lágrima que amenazaba con bajar por su mejilla. "Lo siento".

"No, es-está bien", dijo ella, pero sabía que ni siquiera sonó la mitad de tranquilizadora como quería. No estaba bien. Tal vez nunca haya conocido a Aki, y hasta hace unos minutos el sólo pensamiento de la pura posibilidad de su existencia no habría cruzado su mente. Pero éste chico, su padre, había crecido cerca de Misato. Claro, él tuvo algunos bajos puntos desagradables antes. Pero verlo lamentando la pérdida de su hija era absolutamente devastador.

"Asuka..." eventualmente continuó él, "Asuka fue la mejor madre que un niño pudo desear. Por supuesto que amaba a Aki con todo mi corazón, pero había un vínculo entre ellas dos que ni siquiera yo podía comprender del todo. Fue una pelea difícil para Asuka aceptar que iba a tener una hija. Después ella más... bueno, 'apreció su victoria'. Pero ahora la está lastimando más.


'La está lastimando... Pero incluso si ella odia hacerlo, como Shinji dijo, de verdad hace su mejor esfuerzo por esconderlo', Misato reflexionó, de vuelta en el presente. 'Si no la conociera, probablemente no sería capaz de verlo. ¿Si lo de después del 14° no hubiera sucedido, lo habría notado alguna vez?' Un pensamiento culpable de repente la golpeó. '¿Podría ser que ya me he perdido su dolor antes? Considerando su pasado...'

Miró hacia abajo, apenada ante su realización. 'No. Lo noté. Supongo que sólo era más conveniente seguir adelante sin demostrarlo. No tener que afrontar las confrontaciones'. Su mirada severa regresó a la juguetona pareja que parecía ocupada en una competencia de cosquillas. '¿Eso eso lo que estás haciendo ahora?'

"¡Ah, mierda!. ¡Se nos hace tarde!"

El grito de Asuka sacó a Misato de sus pensamientos, sobresaltándola lo suficiente que casi derramó su cerveza.

"Yo misma tengo que alistarme para ir a NERV también", anunció, levantándose lentamente de su silla en contraste con los "niños" quienes agitadamente saltaron de la suya, tomaron sus maletines y corrieron a la salida. "Puedo darles un aventón en el camino".

Los dos se detuvieron a mitad de camino hacia la puerta. "Bueno..."

"¡Sin protestas!" Advirtió ella, caminando hacia ellos. "Estando ahí ya o no, se volvería sospecho si siempre llegaran muy tarde a la escuela".

"¿Al menos puedo conducir?" Asuka gimoteó, ganándose una mirada desaprobadora de Misato. "¡Hey, sabes que puedo!"

"¡Mi Alpine no es una pick up!"

La discusión siguió como era usual mientras las últimas preparaciones eran hechas y los zapatos eran puestos. Mientras que los temas habían cambiado un poco, casi era como otro día normal de antes. Como si Misato nunca hubiera sabido sobre el Tercer Impacto, el viaje en el tiempo o de una niña llamada Aki.

Justo cuando la puerta se cerró detrás de ellos, el teléfono empezó a sonar. Dado que no había nadie ahí para levantarlo después del tercer timbrazo, la máquina contestadora se accionó...


En las afueras de la ciudad, en una pequeña, solitaria cabina telefónica, Kaji colgó el teléfono. Había dicho lo que tenía que decir. Tendría que ser suficiente.

"Mi último trabajo", murmuró él, mientras miraba fijamente al documento en su mano. Una gran mueca se plasmó en su rostro. "Tal y como fue previsto".


Hikari no podía creerlo. El declarado amor de su vida había estado de regreso por más de una semana y no sólo Asuka aún no había hecho ningún movimiento en él, ni siquiera parecía pensar sobre ello.

"¿Huh?" fue la única respuesta que obtuvo cuando se lo preguntó mientras las dos iban por la ciudad de camino a casa.

"¿Cocinar, sabes? Él siempre está haciendo tus almuerzos¿Por qué no le haces uno especial para variar? 'El camino al corazón de un hombre es a través de su estómago', dicen".

Ya podía escuchar las quejas de que Shinji no era un aniquilador de comida como Touji y demás, pero nada de eso vino.

"Si tú lo dices..."

Eso fue la gota que derramó el vaso para la jefa de clase. "¡Oh, vamos, Asuka!. ¡Si amas a alguien tienes que decírselo!"

La mirada sonriente de Asuka que le fue dirigida rápidamente le recordó a Hikari de la falla en su argumento.

"Bueno, eso es diferente", se defendió a sí misma sonrojándose. "Nosotros no estamos constantemente al borde de la muerte... Al menos como ustedes... Ya no al menos..."

La sonrisa de Asuka, sin embargo, no vaciló y Hikari sabía mejor que tratar de hacer más excusas que caerían en oídos sordos. Aunque después de un rato, la curiosidad empezó a picarla otra vez.

"En serio. ¿Cuándo se lo vas a decir?"

"Eventualmente..."

La morena estaba a punto de gruñir de frustración, pero se contuvo al darse cuenta de que estaban pasando al lado de una juguetería. "¡Ah, casi lo olvido. ¡Quería buscar un regalo para el cumpleaños de Nozomi de la próxima semana!. ¿Te importaría esperarme un momento?"

Asuka resopló mientras su mirada vagaba por la gran ventana donde varios juguetes eran presentados en varias hileras. "¿Quién querría cosas tan infantiles?"

"Bueno, mi hermana pequeña por ejemplo. Quien da la casualidad que es... ¿Asuka?"

Hikari se interrumpió al notar que la pelirroja ya no miraba el aparador con disgusto, sino más bien parecía como si hubiera visto a un fantasma.

Estaba viendo fijamente una simple muñeca de trapo con esponjado cabello rojo que estaba sentada en el aparador. Hikari la oyó murmurar algo inconscientemente, pero realmente no pudo entenderla. '¿Ki...ko?'

¿No era el nombre de su madre algo como eso? Lo había visto una vez en unos documentos de la escuela. ¿Keiko...? No, era Kyoko. Pero no. ¿Por qué diría el nombre de su madre ante la vista de una muñeca?. ¿Tal vez era el nombre de la muñeca o la marca?

"¿Todo está bien?" Hikari preguntó consternada, causando que Asuka saliera de su trance.

"S-sí. ¡Sólo apresúrate!"


'¿Simplemente qué se le metió para hacer algo semejante?' Ésa era la pregunta que seguía repitiéndose en la cabeza de Misato mientras era llevada a las salas de aislamiento por los dos agentes que ya le habían confiscado su arma y su tarjeta ID. Para ellos, ella trataba de parecer calmada y profesional, pero por dentro estaba agitada.

'Él sabe a dónde lo llevará esto. Ikari no puede pretender no verlo por más tiempo y con SEELE ya sobre sus rastros, sólo es una cuestión de ver quién lo atrapa primero. ¡Ése idiota!'

Pero no era sólo su preocupación por él lo que la aquejaba. Una vez más sus pensamientos regresaron a sus encargados viajeros en el tiempo, pero a diferencia de antes fueron mucho menos compasivos. '¿Por qué no me lo dijeron?. ¿Por qué no se lo dijeron a él?' Internamente sacudió su cabeza, sintiéndose un poco culpable por acusarlos sin conocer el cuadro entero. 'Tal vez eso significa que todo estará bien con él. O tal vez... él es un idiota después de todo...'

"Gracias otra vez por su cooperación", uno de los guardias dijo mientras entraba a la celda que la contendría mientras "el problema necesitara ser solucionado".

Entonces, la oscuridad la rodeó.


Shinji caminaba en silencio al lado de Asuka, mirándola a menudo en un intento por leer su rostro. Era más bien inusual escuchar sólo el sonido de sus pies vestidos en el traje de conexión haciendo eco en los pasillos vacíos mientras iban a través de los corredores de los Cuarteles Generales de NERV en su camino a su siguiente prueba.

Ya no tenían que esconder su relación en casa y hacían bueno uso de ésa situación. Pero incluso aunque él se había más o menos mudado oficialmente a su habitación, aún sólo tenían éstos raros momentos verdaderamente a solas conde podían hablar libremente sobre cualquier cosa. Sin embargo, Asuka no parecía estar muy habladora desde que regresó hoy de la escuela.

"¿Sabes?, Hikari hizo algunos comentarios extraños últimamente", trató de aligerar la atmósfera, observando su reacción por el rabillo del ojo.

Si su cara ruborizándose no fue suficiente, su voz fuerte goteando de culpa la traicionó de saber exactamente a qué se refería. "¿Lo... lo hizo?"

"Sí. Preguntándome si había alguien quien me gustaba; diciendo que probablemente no tenía que buscar muy lejos para encontrar a alguien..." La miró, no sólo disfrutando en secreto por hacer las burlas por una vez, sino también de haber tenido éxito en distraerla de lo que fuera que había tenido en mente. "Y dudo de que estuviera hablando de ella misma, por la forma en que se le pega a Touji recientemente. ¿Alguna idea de con quién quiere ligarme, Asuka?"

"¿Por qué ésa chica tonta no puede quedarse callada como lo prometió?" la pelirroja murmuró enojada, sólo respondiendo indirectamente.

Shinji dio una risa ahogada ante eso. Pero eventualmente se giró otra vez hacia ella más serio. "Asuka, recuerda que fue en mayor parte tu idea de mantenerlo en secreto. Y por buena razón, como me convenciste rápidamente. Pero... Misario y ahora Hikari también..."

"Fue mientras te fuiste. Traté de mantenerla lejos por casi el mes entero, pero continuaba molestándome sobre ti y, eventualmente, simplemente lo escupí. Y-yo sólo tuve que decírselo". Suspiró. "Hikari sólo sabe que te amo. No tiene de idea sobre eso. Quiero decir, ella obviamente ni siquiera sabe que de verdad estamos juntos. Y por la manera en que está actuando ni siquiera estoy segura de si realmente entendió de que no es solamente un enamoramiento adolescente".

"Bueno, ella aún es más bien una adolescente normal después de todo. Es difícil ver más allá de la nariz propia de uno".

"¿Así que no estás enojado?"

"No hay mucho que podamos hacer al respecto ahora" dijo Shinji encogiéndose de hombros esperando esconder la punzada de decepción que de verdad sintió, no tanta porque le dijo a su amiga, sino porque no se lo dijo a él después... "Tal vez incluso nos facilitara algunas cosas si ciertamente le dejáramos que nos ligara".

"Bueno, eso tal vez..."

"¡Shinji!" alguien de repente gritó detrás de ellos, interrumpiendo su conversación en seco. "¡Hey Shinji!. ¡Espera!"

El chico en cuestión se dio la vuelta para ver al recién llegado agitando la mano salvajemente mientras corría hacia ellos. "¿Touji?"

El deportista se detuvo; jadeando levemente por su carrera. "Oh, qué bueno que los vi aquí. Creo que me perdí".

"Bueno, eso no es nada nuevo", Asuka se mofó, cambiando al instante su carácter. "¿Pero qué rayos estás haciendo aquí?

Sin embargo, Touji obviamente la ignoró por completo. "¿Sabes?, he estado aquí sólo una vez antes, cuando hicieron ésa prueba de sincronización, y luego ésa nena doctora me mostró el lugar, así que... ¿Puedes decirme dónde encuentro los vestidores?"

"Seguro, tomas éste corredor de vuelta al elevador, dos niveles arriba, luego a la derecha y sigues todo derecho, entonces los verás", Shinji le explicó. "Pero Asuka tiene razón. ¿Qué estás haciendo aquí?"

Touji se encogió de hombros. "Bueno, dijeron que ahora que estoy bien otra vez, estoy oficialmente de vuelta al trabajo. Aunque hasta que tenga un nuevo EVA, sólo quieren hacer unas pruebas de vez en cuando".

Shinji apenas y podía dar crédito a sus oídos. "Pero... Después de todo lo que te pasó. ¿Aún vas a hacer esto?"

El Cuarto Elegido se sintió visiblemente incómodo, a pesar de su pobre intento por no mostrarlo. "Claro, estar dentro de un Ángel no fue la mejor experiencia de mi vida", admitió él. "Pero soy un hombre que cumple su palabra".

"¿Desde cuándo eres un hombre?" Asuka intervino burlándose.

"Muy gracioso", Touji bufó. "Como sea. ¿Dos niveles arriba, dijiste? Bueno entonces, los veré una vez que termine".

Despidiéndose con su mano, se dio la vuelta y dejó a sus renovados copilotos atrás.

Asuka esperó hasta que fue reducido a una pequeña forma al fin del corredor. "¿De verdad crees que lo van a dejar pilotear otra vez?"

"Seriamente lo dudo", dijo Shinji, sacudiendo su cabeza mientras confirmaba la aparente sospecha de ella. "Hasta donde sabemos, los únicos EVAS que están siendo construidos son las series que quieren usar contra nosotros. Y no creo que le den uno de ésos a él para tenerlo bajo el control de mi padre".


Ritsuko acababa de regresar al cuarto de control luego de un descanso para fumar un cigarrillo cuando los siguientes 'sujetos' llegaron a la pasarela del cuarto de pruebas. Los Elegidos no eran más grandes que un dedo desde éste punto de vista, pero los trajes de conexión de diferentes colores hacían que fuera lo bastante fácil distinguirlos aún si estuvieran más lejos. Mientras que Shinji y Asuka instintivamente fueron a sus cabinas, Touji se movió sólo de forma titubeante, obviamente perdido.

Haciendo una mueca, Ritsuko fue a los instrumentos y abrió el canal de comunicación. "Ya hicimos una prueba con Rei hace poco, así que vas a usar su cabina de prueba, Touji".

Aparentemente viendo que necesitaba señalárselo, la figura roja apuntó su brazo hacia él.

"¿Qué patrón debemos cargar para él, Sempai?" inquirió Maya, sus dedos listos para teclear los comandos.

"Mantén el de la Unidad-00. Tiene el vínculo más débil con el piloto, así que será el mejor candidato para él si es necesario alguna vez".

Mientras que los Elegidos entraban a sus cabinas en la cámara, Makoto seguía pasando la vista detrás de él.

"¿Sucede algo malo?" preguntó Ritsuko.

"¿Qué no el Subcomandante Fuyutsuki dijo que quería ver las pruebas hoy?"

"Él sabe que están programadas para ahora", la doctora dijo levemente molesta. "Y no es como si su presencia sea necesaria. Él sólo quería ver cómo lo hacen los chicos en su primera prueba después de estar fuera de acción por tanto tiempo".

Un débil jadeo de repente se le escapó a Maya. "El canal de comunicación no se cerró por su cuenta".

"¿Otra vez? Qué bueno que no hablamos de las diferentes 'posiciones' de Misato ésta vez", Ritsuko murmuró con voz fuerte. "Supongo que ésa última optimización no sirvió tan bien como..."

"Ehm. ¿Dra. Akagi?" la voz de Shinji los interrumpió.

Ritsuko suspiró ya que se oía en extremo nervioso otra vez, lo cual usualmente significaba que tomaría un rato hasta que se calmara lo suficiente para resultados útiles. "¿Qué pasa, Shinji?"

Le tomó un rato responder, como si se sintiera incómodo por lo que fuera que tuviera en mente. "¿Está... está Misato ahí?"

La doctora parpadeó antes de mirar a Maya, luego a Makoto, pasando en silencio la pregunta. Pero ambos se encogieron de hombros o sacudieron su cabeza, llegando a la misma respuesta que ella. "Uh, no, no la he visto hoy. ¿Sucede algo malo?"

"No, s-sólo quería preguntarle algo..." dijo obviamente decepcionado, haciendo una excusa no muy convincente.

"¿Tiene ella que sostener su mano para las pruebas hoy en día?" Ritsuko murmuró sólo lo bastante fuerte como para que no se oyera por los canales de comunicación, pero obtuvo una fuerte risa ahogada por el personal asistente. Los silenció, aclarándose la garganta. "¡Está bien, todos!. ¿Podemos empezar ahora? Tengo la sensación de que va a ser un día largo".


"¡Su teléfono está apagado!" Asuka maldijo, guardando el suyo mientras corrían hacia la estación más cercana, donde esperaban tomar un tren que lo llevara a casa a tiempo. "¡Maldita sea, si no hubieras arruinado la prueba, Akagi no habría tenido que hacerla de nuevo dos veces!"

"¡Lo siento, es algo difícil enfocarse en 'concentrarse' cuando alguien cercano a ti está en peligro!" Shinji respondió de vuelta, jadeando pesadamente por su carrera. Decidió no mencionar que tenía la sensación de que no sólo había sido él el que "arruinó la prueba" por la forma en que la Dra. Akagi se había oído la segunda vez.

Ambos habían intercambiado una mirada consternada por la ventana de comunicación cuando escucharon la conversación durante la prueba de que el Subcomandante Fuyutsuki no estaba. Luego de que Shinji preguntara por la ausencia de Misato, todas sus dudas sobre si el siguiente temido día había llegado fueron disipadas.

El Subcomandante no estaba ahí. Misato tampoco. Se ajustaba a lo que después había escuchado que sucedió. Era hoy.

Pudieron brincar al tren en el último segundo, dándoles la oportunidad de llegar a casa en tiempo récord. Sin aliento, entraron al departamento, saludados por una voz masculina distorsionada.

"... Ritsuko también". Ninguno tenía que decir una palabra; ambos sabían que el otro se dio cuenta de lo mismo mientras se miraban el uno al otro en shock. Sin perder otro segundo, corrieron a la cocina. "Katsuragi, la verdad está contigo. No dudes. Sigue adelante. Si te veo otra vez, diré lo que no pude decir hace ocho años. Ciao".

La cinta de la máquina contestadora se detuvo con un click, pero las lágrimas de la mujer con el corazón roto, que yacía encorvada sobre la mesa enfrente de ella, continuaban fluyendo.

"Misato..."

Se sobresaltó ante el fuerte llamado de Shinji, aparentemente al no haberlos notado entrar hasta ahora. Su rostro manchado de lágrimas tembló, cambiando de shock a una furia gélida. "¡¿Ustedes... ustedes sabían esto, verdad?!" demandó saber, su voz goteando con acusación.

El mismo Shinji difícilmente podía contener los sollozos. Sabiendo que lo que había sucedido ya era bastante doloroso, pero ver a su tutora así era aún peor. "Lo... lo siento, Misato, yo..."

"¡¿Lo sabías y no me lo dijis...?!"

"Yo... traté de..." tartamudeó él, retrocediendo también de una no menos histérica Asuka.

"¡¿No le diste la carta?!" la pelirroja cuestionó incrédula.

"¡Por supuesto que se la di! Tal vez no la leyó o pensó que sólo era una especie de broma, yo no..."

"No, él no lo hizo", Misato lo interrumpió calladamente mientras el entendimiento se acomodaba, pero visiblemente estaba peleando por su calma. "Sólo no le dije nada nuevo. Él sabía muy bien que ésta hora llegaría eventualmente, así como yo. De lo contrario, no se habría molestado con ése mensaje. Él sabía que éste sería su último trabajo. ¡Ése idiota y su estúpida cruzada por la verdad!"

"¿El mensaje...?" Shinji de repente frunció el ceño. "Esperen un momento, algo..." No terminó de decir sus pensamientos; en vez de ello caminó hacia la máquina contestadora y repitió el mensaje. Misato gimoteó ligeramente, escuchando las últimas palabras de Ryoji a ella una vez más, pero los labios de Shinji se volvieron una débil sonrisa cuando la cinta se detuvo. "No pidió que regaran sus sandías..."


"El cliente al que llamó no puede ser contactado".

"Aún nada", Asuka gruñó mientras colgaba su teléfono celular.

"Ya lo conoces", Shinji trató de tranquilizarla. "Él puede cuidarse a sí..." Fue interrumpido por la mirada de Asuka que le recordó instantáneamente que Kaji no había sido capaz de cuidarse a sí mismo la última vez.

"Él tal vez sepa lo que está haciendo, pero aún no sabemos si de verdad está bien", lo reprendió ella. "¿Y si sólo se olvidó de mencionar sus sandías?. ¿Ya estuviste en el jardín? Tal vez accidentalmente lo aplastamos durante la última pelea, así que no tuvo razón para pedirnos que las reguemos".

Shinji estaba a punto de contraatacar con que ella había sido la que tuvo un mes entero para revisar eso, pero se detuvo. Con lo sensitiva que se había vuelto últimamente, no sería buena idea mencionar la misma razón, su culpa, sin olvidarlo, que la había afectado tanto. Eso, y que él realmente no quería hacer una escena en un lugar público como la estación de tren.

"De cualquier forma sería demasiado peligroso para él contestar su teléfono, así que no estaremos seguros hasta que él nos contacte", eventualmente dijo. "Y dudo que eso vaya a ser pronto".

"Lo sé", suspiró ella tristemente, "Lo sé".

Instintivamente, su brazo fue alrededor de su hombro para acercarla. Pero justo cuando ella se acomodó contra él, algo vio su ojo que lo hizo alejarse de ella.

"¿Qué pasa?" se quejó ella naturalmente enfadada.

"Rei está ahí", explicó él, señalando con su cabeza a una plataforma un poco lejos de la suya, donde la familiar cabellera azul sobresalía de entre la muchedumbre.

"¿Crees que nos haya visto?"

"No estoy seguro. Ella parece estar leyendo algo", dijo él, estirando su cuello. "¿Crees que debamos ir con ella?"

"No".

El tono desanimado de su respuesta recuperó su atención sobre la cara abatida de Asuka. "¿Sucede algo malo?"

Ella sacudió su cabeza, respirando profundamente. "No importa. Sólo recordé..."

Su conversación fue cortada cuando el tren llegó, ahogando sus voces.

Del otro lado, a través de la estación, Rei Ayanami regresó su atención a su literatura.


"Aún no veo qué hay de malo en ello..."

"No dije malo, es sólo..."

El sonar del teléfono cortó el argumento de Asuka, y raramente antes Shinji estaba tan aliviado por ésta diversión de la acalorada discusión entre sus dos compañeras de cuarto durante la cena. No era el silencio que el deseaba, pero al menos le dio una buena razón para excusarse de la mesa antes de que algún lado tuviera la idea de usarlo a él contra el otro.

"Yo contesto", anunció rápidamente y se levantó, sin importarle si Asuka o Misato siquiera notaran ya que habían resumido su conversación sobre si una mascota como PenPen debería comer en la mesa.

Shinji sacudió su cabeza mientras tomaba el auricular. Probablemente usaban temas tan tontos para evitar otros, pero aún así... "¿Hola?"

"Uhm... ¿Hola?. ¿Poder... hablar... con Asuka?" una voz femenina preguntó en un japonés quebrado. Shinji se tensó, reconociéndola antes de que la hablante se revelara a sí misma. "Aquí su Madre..."

"E-einen Augenblick, bitte".

Jadeando, Asuka se giró hacia él instantáneamente cuando lo oyó hablar en alemán. Habían esperado ésta llamada ya por algún tiempo, y él incluso la había atrapado practicando para ésta plática. Pero al final semejantes cosas vienen como una sorpresa.

Vacilando se levantó y fue hacia él, tomando el teléfono, demasiado concentrada en ello para siquiera notarlo a él deseándole buena suerte en silencio.

"Hallo... M-Mama..."

Shinji la miró mientras hablaba, escuchando cuidadosamente mientras trataba de entender lo que decía con el poco conocimiento de alemán que había aprendido en los últimos años.

"¿Qué, no me está permitido llamarte así?" bromeó ella, poniéndose más confidente conforme el hielo lentamente se iba rompiendo. "Sí, tal vez es un poco... ¿De verdad, nunca? Bueno... bastante ha pasado desde la última vez que hablamos y, no, eso no es un reproche, yo también pude haber llamado. Es sólo... q-quería decir lo siento. ¿Está bien? Nunca he sido muy fácil contigo, incluso aunque trataste de ser buena conmigo. Y no es que no me agradaras, era sólo que... bueno, porque tú no eres mi madre verdadera. Eso tampoco fue justo para ti, lo sé, pero espero que puedas entender... ¿Hola?. ¿Aún sigues ahí?" Parpadeó dos veces, esperando una respuesta. Luego giró sus ojos. "¡Sí, por supuesto que de verdad soy yo! S-¿Quién?... Oh sí, ése es él... Está bien supongo", dijo ella, guiñándole un ojo.

Shinji sonrió d vuelta. Ahora que su apoyo emocional ya no era necesario, dejó de escuchar y permitió a Asuka continuar la ahora charla casual en privado. No miró el reloj, pero pasó un buen rato antes de que la oyera terminar.

"Ja... ja, werd ich. Du auch. Mach's gut".

Un suspiro cansado acompañó el pitido del botón de colgar y Shinji rápidamente estaba detrás de ella. La rodeó con sus brazos mientras ella agradecidamente aceptaba su oferta para descansar contra su cuerpo.

"Ésa fue una llamada bastante larga", susurró él, causando que ella diera una leve risa ahogada, pero efímera. "¿Te sientes mejor ahora?"

"Un poco". Suspiró una vez más. "Pero hacer la paces con ella fue una cosa. Comparado con lo que nos espera pronto, no fue nada..."


"¿Casi otros 5 puntos abajo otra vez?. ¡Eso es aún peor que los 3.7 de ayer!"

Misato se mordió la lengua al escuchar el comentario de Ritsuko sobre la lecturas actuales de la prueba harmónica de Asuka. Sabía que había mucho perturbando a su encargada, pero simplemente no podía decir "Hey, dejémosla haraganear un poco. Después de todo, pasó por un infierno que llevó a la destrucción del mundo, recientemente perdió a su hija, luego a su amante también por un tiempo, ahora probablemente a otra persona cercana, y está a punto de enfrentar ése infierno anteriormente mencionado otra vez". Pero aún sentía que necesitaba defender la marca de Asuka de alguna forma.

Eventualmente, se decidió por una excusa que había funcionado para sí misma varias veces en el pasado. Y hasta donde ella sabía, podía haber incluso algo de verdad en ello. "Bueno, de momento está teniendo su periodo".

"El radio de sincronización no es afectado por desórdenes externos corporales", la doctora bloqueó su argumento casi antes de que pudiera terminarlo. También la mirada que le estaba dando la rubia le hizo obvio que había sido atrapada. "Y no es como si sus resultados fueran tan terribles. De hecho recuperó algo de la sería caída que siguió su derrota contra el último Ángel".

'Si claro. Porque fue derrotada'. Misato giró sus ojos mentalmente. 'Si sólo tú supieras...'

"Pero aún está muy por debajo de su marca promedio, de hecho no está mucho más arriba de con la que empezó su entrenamiento. Y eso incluso aunque fue hace sólo un poco que ella tenía el mayor récord registrado jamás", Ritsuko continuó suspirando. "Se levantó un poco otra vez, y ahora en las últimas tres pruebas está bajando una vez más. Está fluctuando demasiado últimamente, en un rango mucho más grande a lo que Shinji alguna vez hizo. Si no puede arreglar lo que sea que tiene en mente..."

"¿Hablaba... hablaba en serio sobre eso?" una sobresaltada Maya interrumpió.

"No podemos usar a un piloto cuya mente está en otra parte durante una pelea".

"Oh, vamos Rits", Misato discutió, sin gustarle el camino al que la discusión se dirigía del todo. Aunque no estaba segura a lo que las dos mujeres se referían, no fue difícil sumar dos y dos. "Ésta es Asuka de quien estamos hablando. Vive por el EVA y la pelea contra los Ángeles, no para un prueba de sincronización. Viste cuán bien lo estaba haciendo contra el último. No fue su culpa que la superara".

"Sí, pero también vi que ella ignoró órdenes para atacarlo antes con armas de largo alcance. Ella pudo al menos haberlo debilitado", Ritsuko recordó. "Y como dije no es tan malo, todavía. No estoy diciendo que debamos reemplazarla de inmediato. Pero por si acaso, creo que será para lo mejor si vemos qué tan bien el Cuarto lo hace con la Unidad-02.

Misato gruñó. "De algún modo dudo que eso le levante el ánimo a Asuka".


"¿Van a hacer QUÉ?"

Misato suspiró por dentro ante el predicho arranque de la pelirroja. Ni siquiera estaba muy segura si había mucha actuación en la reacción de Asuka cuando les informaron a los cuatro pilotos que habían estado esperando sólo por sus resultados, antes de que pudieran irse.

"Relájate", la Mayor trató en vano de calmar a la furiosa piloto. "Ritsuko sólo quiere ver si Touji en verdad sería capaz de usar uno de los EVAS restantes, sólo en caso..."

"Sólo en caso de que alguien necesite ser reemplazado..." Asuka terminó amargamente.

Viéndola no con la feroz común, sino con una cólera tan frustrada hizo que el estómago de Misato se retorciera de culpa, incluso más después de mirar a Shinji quien parecía pelear para no ir con su amante y pararse a su lado.

"Él sólo reemplazará a uno de los pilotos principales en caso de que no sean capaces de pelear. No estamos considerando un cambio permanente", Ritsuko mintió sin titubear, pero dada la reacción de Asuka, Misato estaba segura que algo similar ya le había sucedido antes de saber bien la verdad.

Pero por ahora, ninguno de ellos tenía otra opción mas que aceptar las instrucciones de la doctora.


"¿Te sientes bien, Touji?" la voz de Misato lo alcanzó mientras la cabina era insertada. "Después de todo es tu primera vez 'de verdad'... bueno, desde..."

"Sí", sólo murmuró él, tratando de sonar lo bastante relajado, incluso aunque no era toda la verdad. Bueno, tampoco era un mentira, pero era, extraño.

No estaba nervioso por sentarse en un EVA otra vez después de lo que sucedió con la Unidad-03. La verdad no recordaba mucho de ése incidente. Y después de estar en ésos tubos de prueba tan a menudo, no había mucha diferencia (y con ello no mucho de qué estar ansioso) entre ellos y lo de verdad desde el punto de vista del que estaba adentro.

Pero aún así había... algo. Algo acerca de ser el EVA de Asuka. No podía decir qué, pero de alguna forma no se sentía adecuado para ésa temeraria, arrogante chica que llegó a conocer en ése portaaviones. Por alguna razón, más bien sintió que recordaba el pequeño, cómodo cuarto de su hermana pequeña.

Tal vez Hikari no estaba completamente equivocada respecto a ella después de todo.

"Está bien, tenemos todo lo que necesitábamos", dijo la voz de la doctora eventualmente, cargando un rastro de decepción con ella. "Puedes salir otra vez".


Era una reacción natural para las personas el ser sobresaltadas cuando miraban instantáneamente en sus ojos tan pronto las puertas del elevador se abrían. Ella estaba al tanto de que era inusual pararse justo enfrente de la salida, a pesar de no tener una aversión en contra de éste tipo de transporte y el resultante deseo de salir de él lo más rápido posible. Pero era lo bastante práctico para ella no cambiar éste hábito.

Así que sólo se hizo una vez más a un lado para permitir la entrada de la Segunda. Mientras el elevador continuaba su camino a través de los niveles de los Cuarteles Generales, se encontró a sí misma extrañamente incapaz de enfocar sus pensamientos. Normalmente, ella podía fácilmente ignorar a las personas que la acompañaban en el viaje, pero ésta vez sintió la presencia de la inusualmente callada chica a su espalda crecer tanto como si físicamente la estuviera tocando.

Podía probar ser una severa desventaja para NERV si perdían a una valiosa y experimentada piloto, pero también había habido algo más cuando la Dra. Akagi habló, escondida por la obvia mentira de no reemplazar a Asuka.

Ése sentimiento. ¿Era lástima? Era empatía al menos.

Rei no estaba segura sobre las expectativas que fueron puestas en ésta emoción. ¿No se suponía que ella aliviara el dolor del compadecido? La Segunda nunca había sido alguien quien estuviera muy dispuesta a aceptar ayuda y Rei no sabía si realmente ella estaba dispuesta a ofrecerla. Un consejo beneficioso era todo lo que ella...

"¿Sabes?", la inesperada voz de la pelirroja interrumpió sus pensamientos, "Alguien una vez me dijo que tenía que abrir mi corazón, de lo contrario el EVA no se movería".

Rei no respondió, su experiencia diciéndole que más información seguiría una frase en éste tipo de tono. Pero se preguntó en cuán similar eso era al consejo que ella había estado a punto de dar.

"Pensé... no, sé que lo hice", Asuka continuó como sospechaba. "Y estoy segura de que no llegará al punto de dejar de moverse. Pero a veces es difícil mantener un corazón abierto".

"¿Por qué me estás diciendo esto?" Rei inquirió.

"¿Tú abres tu corazón?"

La pregunta directa de Asuka trajo un silencio incómodo entre ellas por varios largos segundos mientras la mente de Rei buscaba un entendimientos de sus palabras, o más bien de lo que implicaban. "¿Qué... quieres decir...?"

"Para hacer que se mueva".

Un alivio sin nombre pasó a través de Rei, pero no duró mucho tiempo. "No debo".


Asuka miró fijamente en la tina mientras el agua la llenaba, pero tan ausente como su mente se iba a la deriva tan a menudo, no había ninguna garantía de que ella la notara desbordándose a tiempo.

Ya no se odiaba a sí misma. Pero no estaba nada feliz consigo misma. ¿Por qué estaba haciendo esto? Recordaba su caída en espiral demasiado bien. ¿Así que por qué estaba tomando ése camino otra vez?

Todos parecían notarlo. No era de sorprenderse, sus radios de sincronización debieron de haberse ido directo al suelo. Hasta Touji le había dado una mirada llena de lástima cuando él salió de su EVA. Y Shinji por supuesto...

Él ya había hecho algunos débiles intentos de hablar con ella y sólo era una cuestión de tiempo antes de que pusiera más presión. No era que ella no quisiera hablar con él, pero siempre había algo que la contenía en el último momento. Y sabía bastante bien qué era eso.

Miedo. Ésa misma cosa fea que había sentido la última vez así en ésos primeros meses de su embarazo. La única cosa que aún podía interponerse entre ellos.

"Mirar fijamente a la bañera así probablemente no quiere decir nada bueno".

Instintivamente, Asuka se alejó de la voz mientras salía de su trance de auto-absorción. "¡¿Alguna vez has oído sobre tocar la puerta?!. ¡Estoy desnuda aquí, Baka!"

"Nada que no haya visto antes", Shinji respondió con una sonrisa astuta.

Sus brazos cayeron con vacilación a sus lados de tratar de cubrirla, pero aún evitó su mirada en vergüenza. No debido a su estado, sino porque él tenía razón y no había lanzado una tan similar reacción de verdad a semejante situación por años.

"Así que qué quieres", preguntó ella aún un poco fastidiada, aunque su confianza lentamente regresó mientras colocaba sus manos en sus caderas. "¿Sólo quieres darle un vistazo a éste delicioso, aunque escandalosamente cuerpo menor de edad otra vez?"

"Bueno, eso tampoco me importaría".

"Viejo pervertido..."

"Oh, mientras yo también esté en un escandalosamente cuerpo menor de edad, realmente no creo que tenga que temer se arrestado por pedofilia", dijo él con una risa ahogada.

"Tal vez", Asuka intervino, "Pero eso no cambia el hecho de que alguien quien en una forma tiene más de veinte años de edad aún es atraído por un cuerpo de catorce años. ¡Y eso está, simplemente, mal!" dijo ella mientras se acercaba más, golpeándolo con un dedo en el pecho con las últimas palabras exageradas, antes de enrollar sus brazos alrededor de él. "Alégrate de que yo misma sea tal vieja pervertida".

Se inclinó por un beso, pero sorpresivamente se encontró a sí misma detenida por su mano. "Asuka", empezó él con una voz más seria, sonriendo en disculpa, "De hecho sólo quería hablar".

"¿Y eso no podía esperar para la cama?" gimoteó ella, acercándosele más en espera de ponerlo de humor.

Pero él de hecho sostuvo la parte superior de sus brazos y la empujó gentilmente a una distancia segura, lo cual sólo podía significar que él hablaba en serio.

"Sabes que no falta mucho. Uno, tal vez dos días si recuerdo bien", dijo él, tratando de mirar en sus ojos, pero ella rápidamente los desvió. Ése no era realmente el tema del que quería hablar ahora. "No hay mucho tiempo y yo... yo no puedo contenerme por más tiempo para esperar que lo hagas por tu cuenta. Ya están empezando a preocuparse. La prueba con Touji fue muestra suficiente para eso. Por lo que escuché no es tan malo como la última vez, pero eso no les importa mucho; sólo se ve 'peor que antes' sin la comparación que podemos hacer". Suspiró, acariciando suavemente su mejilla. "Ni siquiera necesitaría escuchar todo eso para ver que estás nerviosa. Apuesto a que eso es también por qué hacías agujeros al agua con la mirada ahora mismo. ¿Así que por qué no...?"

"¡AHORA NO!" Dándose cuenta de que había salido más feroz de lo que había querido, se suavizó. "Por favor, ahora no..."

"Pero..." Un suspiro anunció su derrota, enrollar sus brazos alrededor de ella la concluyó. "Está bien. Primero ése baño, luego tal vez te sientas lista para..."

"¿Estás diciendo que te quieres bañar conmigo?" Asuka lo interrumpió otra vez, torciendo sus palabras antes de que pudiera decir lo que ella no quería escuchar. Ella sabía de todos modos. Y sabía que él tenía razón. Pero simplemente no podía forzarse a sí misma a enfrentarlos. Podía engañarse a sí misma mientras él no la recordara.

"Uhm... no quise..."

"¿Bañarme en la misma agua que baka Shinji está usando?" preguntó ella con una sonrisa que sabía él no sería capaz de resistir. "Sí, creo que me gustaría hacer eso".


Shinji yacía en su cama, pasivamente esperando a Asuka cambiarse en sus pijamas. No es que su baño compartido no hubiera sido un pasatiempo agradable, pero no se había sentido tan relajante como debía para él y, hasta donde había sido capaz de decir por su rigidez, tampoco para ella. Simplemente se sentía apenado por su incapacidad para ayudarla, sólo porque era contra su voluntad. Aparentemente, los pasados años no habían cambiando nada respecto a eso.

Ella lo había evitado una vez más y no podía obligarse a sí mismo a sacarlo a la fuerza de ella. ¿Por qué? Sabía que sólo haría que todo se volviera peor si ella no le hablaba, y estaba bastante seguro de que ella lo sabía también. Y ahora se posaba sobre ellos más pesadamente que nunca antes.

"Shinji", súbitamente ella cortó sus pensamientos con una voz más bien tímida, sin darse la vuelta hacía él mientras terminaba de abotonarse su camisa. "Sólo prométeme una cosa: Cuando venga, no intentes nada estúpido. No trates de liberarte y ayudarme contra tus órdenes. Te conozco lo bastante bien como para saber que vas a querer hacerlo, pero por favor no lo hagas".

"Pero..." Él apenas y notó que había saltado de la cama.

"Sabes que sería demasiado sospechoso". Terminando de cambiarse, se dio la vuelta, encogiéndose de hombros con una obvia sonrisa falsa en su rostro. "Y, hey. ¿Quién sabe? Tal vez sólo use las mismas memorias contra mí como la última vez. Ya las acepté para ahora después de todo".

"Asuka, de verdad no crees..." rogó él, pero fue interrumpido por ella otra vez, mientras alzaba su mano para cerrar su boca.

Asuka hizo su mejor esfuerzo por poner una sonrisa confiada, pero sus ojos la traicionaron. Tal vez las razones por las que no quería admitir sus temores no eran las mismas que ella había tenido hacía todos ésos años, pero hacerlo para evitar que (y apropiadamente ella misma también) se preocupara demasiado era apenas mejor.

"Shinji, tengo que hacer esto por mí misma y lo sabes", dijo ella tranquilamente. "Ya los has desobedecido tantas veces en tu 'carrera'; otra insubordinación de éste grado y tal vez te mantengan encerrado en ésas celdas y sólo te saquen para pelear. Y simplemente no podemos dejar que Rei reciba el golpe. ¿O crees que él me dejaría ir por la lanza?" Fue más una pregunta retórica y antes de que pudiera responder, ella lo hizo al sacudir su cabeza. "Te enfrentaste a tus Ángeles, ahora tengo que enfrentar a los míos, sola".

Alcanzando el interruptor, terminó la discusión al bañar la habitación en la oscuridad, antes de colocarse junto a él bajo la sábana de su cama compartida. La conocía lo bastante bien para saber que ella no aceptaría más discusiones ahora y pretendería estar dormida si debía. Especialmente cuando ambos sabían que ella tenía razón, en su mayor parte.

Probablemente debería dejarla enfrentarlo por su cuenta. Pero no había forma de que la dejara hacerlo sola.


Un toque inesperado en su puerta arrancó a Misato de su recién hallado sueño. Gruñendo, se giró sobre su futon para darle una mirada al reloj, sólo para darse cuenta de que era demasiado temprano para ser despertada sin una buena razón. Arrastrándose por debajo de las cobijas, se incorporó con los hombros caídos a quien fuera que mejor tuviera una buena condenada razón.

"¿Shinji...?" preguntó murmurando, reconociendo la sombra al otro lado de la puerta mientras la abría deslizándola.

"Lo siento si te desperté, no podía dormir muy bien", instantáneamente se disculpó él.

"Está bi-awen", bostezó su aceptación, aunque fue más por cortesía que por algo más. "¿Q-qué pasa?"

"Misato, yo... ¿Puedo pedirte algo?"

"Seguro".

Su cabeza rápidamente se giró al cuarto de Asuka, como si revisara que ella no había salido. "Por favor, Asuka no debe saber esto. Ella... no estaría de acuerdo. Pero... cuando el siguiente Ángel venga..."

"Si quieres que descongele tu EVA para ayudarla, temo que no puedo hacer mucho por ti", rápidamente le recordó, el sueño, mucho para su desaliento, desapareciendo lentamente. "Todo eso está en la mano de tu padre".

Sus hombros se hundieron en un suspiro. "Sí, más o menos esperaba eso. Pero dado que eso no funcionó. ¿Podrías tratar de darnos una línea segura? Ya sabes. ¿Para que pueda hablar con ella sin que nadie lo note o lo grabe?"

Tomada por sorpresa por ésa petición inesperada, le tomó a Misato unos pocos segundos hasta que se encontró a sí misma capaz de responder. "P-podría intentarlo, pero no soy ninguna técnica. Realmente no puedo prometerte nada. Y sinceramente no sé cómo podríamos filtrarte las respuestas de Asuka fuera de las comunicaciones regulares".

Viendo su rostro alicaído en la débil luz de la luna, deseó haber podido decirle algo más. Pero Shinji renuentemente asintió de todos modos. "Por favor inténtalo. Ya ayudaría mucho si al menos puedo hablarle libremente si se pone muy mal".

Misato le frunció el ceño. '¿Simplemente a qué nos vamos a enfrentar?' Aunque lentamente, asintió. "Veré lo que puedo hacer".


"Veré lo que puedo hacer", Misato repitió murmurando para sí misma mientras tecleaba furiosamente en la consola. "Yo y mi gran bocota".

Trabajar bajo presión a menudo tendía a dejarle trabajar con el doble de eficiencia, pero sólo teniendo unos cuantos minutos para algo en lo que no estaba bien calificada aún era demasiado. Como si no hubiera sido lo bastante malo perderse el almuerzo. Pero el tiempo cuando la mayor parte del personal del puente estaba en la cafetería pareció la mejor opción para llevar a cabo su plan, ya que sólo tuvo que persuadir a la sobretrabajadora Maya (quien siempre era la que optaba por quedarse) de que debía ir por algo caliente para comer por una vez. Aún así había tomado demasiado para convencer a la Teniente de que podría arreglárselas en el puente por sí misma por veinte minutos.

'Ritsuko probablemente pudo haber hecho esto en unos cuantos segundos, y mejor que eso. Rayos, hasta Ka...' Sus dedos llegaron a detenerse abruptamente mientras su corazón se sintió pesado ante ése pensamiento. Pero con ira lo apartó. 'No pienses así. Ellos dijeron que él está bien. Al menos eso esperan...'

"¿Mayor?"

Sobresaltada, Misato rápidamente salvó y cerró la ventana. ¿Acaso ésa chica inhaló su comida o simplemente de verdad estaba tan obsesionada con su trabajo?

"¿Qué está haciendo ahí?" Maya preguntó con una inocente curiosidad.

"Eh, yo sólo estaba... queriendo jugar un poco de Solitario", Misato "admitió" con vergüenza mientras saltaba de la silla, lo que inmediatamente le ganó la esperada mirada de lástima ante la supuesta falta de conocimiento de la superior.

Pero había podido terminar lo que quería hacer. Al menos ella lo esperaba.

Después de todo, no tuvo el tiempo de revisar nada ya que el sonar de las alarmas anunció la llegada del 15° Ángel.


El puente estaba lleno otra vez en unos pocos minutos cuando todos asumieron sus respectivos puestos de batalla.

"Primera, Segunda y Tercer Elegidos están en sus EVAS", Makoto reportó mientras los ojos de Misato estaban fijos en el punto que parpadeaba que era todo lo que tenían del Ángel por ahora. "El Cuarto Elegido está en camino, pero no se espera que esté aquí hasta dentro de los próximos 15 minutos".

'No es que realmente importe', la Mayor pensó ausentemente, pero su mente estaba más bien en el enemigo desconocido. Aún más que lo usual se preguntó que podía tener bajo la manga para hacer que Shinji se preocupara tanto por Asuka como para querer una línea de comunicación secreta.

"Confirmación visual del Ángel", Shigeru anunció en el mismo momento en que la pantalla cambiaba en una toma de un satélite en órbita, rápidamente actualizándose con una vista más cercana de la brillante forma como ave. Con ésas "alas" era la aparición más "angelical" hasta ahora, pero Misato estaba dispuesta a apostar que, si podían tener una mejor vista, ésta impresión rápidamente se desvanecería. Sin embargo, el técnico de cabello largo ya había confirmado que esto estaba al zoom máximo.

Y no se estaba moviendo en absoluto.

"¿Acaso eso quiere decir que está esperando una buena oportunidad para venir abajo?" reflexionó en voz alta. "¿O nos va a atacar desde allá arriba?"

"No nos va a ser fácil alcanzarlo", Makoto comentó.

"De cualquier forma, no podemos hacer nada mientras esté fuera de nuestro rango de fuego. Los EVAS no pueden derrotar a un enemigo en órbita". Maldijo en silencio. ¿Qué había hecho la última vez para vencerlo? La única medida lógica que tenían contra semejante oponente era el rifle de positrones. ¿Pero la mejor?. ¿Pudo haber tenido una mejor idea que ahora simplemente no podía porque estaba desperdiciando su cerebro con pensamientos con ése? Aparentemente algo le había sucedido a Asuka. ¿Pero porque ella disparó o porque se protegió? Si sólo lo supiera para poder hacer otras decisiones ésta vez para que el plan de Shinji ni siquiera fuera necesario. ¿Pero y si la única opción era dejarle a Rei tomar su lugar? Eso no sería justo para ella.

¿Por qué simplemente no se lo dijeron?

"¿Mayor?"

La llamada tranquila de Makoto la dejó estremecerse. Tenía que tranquilizarse y dar órdenes, de lo contrario simplemente podía retirarse de ésta posición. Después de todo, había enviado a éstos niños a sus posibles muertes varias veces antes. Que ahora supiera que algo seguramente sucedería ésta vez no debía dejar que le nublara el juicio... ¿Verdad?

"¿Cómo está...?" empezó tranquilamente, pero de repente fue interrumpida por un canal de comunicación abriéndose.

"¡Vamos, Misato!" ¡Sólo déjame ya encargarme de ése Ángel!" Asuka demandó impacientemente.

"Asuka, no..."

"Misato", Shinji también intervino en la discusión. "Yo... yo creo que tal vez en verdad sea mejor para ella hacerlo".

La Mayor suspiró, dolorosamente al tanto de los ojos de los comandantes en su espalda. Recibir consejo estratégico de sus subordinados estaba minando pesadamente su competencia, pero ellos realmente debían conocer mejor la situación. Y a ella realmente nunca le importó mucho su rango militar de todas formas.

Alzó su pulgar a Shinji quien sonriendo cerró la ventana de comunicación, Asuka siguiendo su ejemplo. "¡Muy bien, que salga la Unidad-02!. ¡Prepárate para disparar desde larga distancia!. ¡Rei proporcionará el refuerzo!"

"¿Sabes?, realmente no le va a ayudar si estropea esto", Ritsuko comentó.

"Tal vez", Misato admitió, "pero esperemos que sus problemas se terminen si no lo hace".


La espera ya había sido lo bastante mala cuando estaba llena de adrenalina e impaciencia, con sólo un deje de temor de las entonces desconocidas habilidades del Ángel molestándola en el fondo de su mente. Pero el conocimiento de lo que estaba por venir era aún peor.

Los esfuerzos de Asuka por calmarse e ignorar el nerviosismo fueron en vano, pero sin embargo lo intentó. Ni siquiera miró la pequeña luz que era el Ángel y las miras que constantemente fallaban en enfocar al enemigo fuera de alcance. Sus ojos estaban cerrados bajo el visor mientras escuchaba su respiración desigual que sonaba fuertemente sobre el profundo, siempre presente zumbido de la Cabina de Contacto. Era raro que nadie se hubiera quejado sobre su pulso y otros signos vitales hasta ahora. Su corazón se sentía como un martillo en su pecho. Casi deseaba que finalmente empezara para que pudiera terminar con esto.

Un pensamiento del que se arrepintió demasiado pronto.


Uno pudo haber pensado que era un simple rayo de luz lo que golpeó al EVA-02 y no estaba infligiendo ningún daño visible, pero aún sin el sonar de las alertas, Misato no necesitó mucha imaginación para saber que difícilmente era el caso, viniendo de un Ángel.

"¿Un arma direccional?" preguntó de todas formas.

Makoto sin embargo rápidamente confirmó su suposición. "¡No, no se detecta energía de reacción térmica!"

"¡Patrones anormales en la gráfica de sincronización!" Maya de repente interrumpió. "¡Pronto empezará una contaminación mental!"

"¿Un Ataque psíquico de un Ángel?" Ritsuko cuestionó, aparentemente más a ella misma. "¿Pueden entender la mente de seres humanos?"

'¿Psíquico?' Misato apretó sus dientes mientras inútilmente miraba de vuelta a la escena donde el EVA se estaba convulsionando bajo el asalto. Un asalto contra el que no tenían ningún medio para contraatacar. 'Asuka...'


Gritó, gritó ante la presión quemante que la rodeó, taladrándola. A pesar del dolor, de alguna forma pudo resistir el reflejo de jalar el gatillo y se forzó a sí misma a dejar caer el rifle antes de que causara más daño que prevenirlo. Por egoísta y cruel que pareciera, una parte de ella se arrepintió de no haber dejado que alguien más tomara su lugar.

¿Cómo pudo haber olvidado éste dolor?

El dolor mientras sus defensas eran abiertas a cuchilladas como si ni siquiera estuvieran ahí. El dolor mientras los confines más profundos de su alma eran arrancados y expuestos. El dolor mientras su mente era profanada por ése maldito ser que llamaban un Ángel.

"¡Mamá!"

¡Por favor!

"Ayúdame..."

¿Mamá?

"Por favor..."

¿Dónde estás?


Estaba oscuro.

No había nada.

Nada excepto un sonido.

De un infante llorando.

'¿Qué?. ¿De verdad es justo como la última vez?' se preguntó mientras la forma de una niña se materializó, parándose con su espalda hacia ella. 'Ahí estoy. Estoy llorando. ¿Pero por qué? Puse esto detrás de mí hace mucho tiempo...'

Pero entonces un miedo helado atenazó su corazón al notar que el cabello de la chica no era rojo como el suyo, sino de un café oscuro como...

Antes de que pudiera decidir si quería dejar que su curiosidad le ganara a sus temores o huir de lo inevitable, la niña de repente dejó de llorar u lentamente se dio la vuelta. "¿Por qué me dejaste sola?"


"¡NOOOOOOO!"

El grito fue doloroso en los oídos de Misato, pero eso no fue nada contra la sensación enfermiza en su estómago. Algo debió de haber salido mal. No había forma de que pudieran haber planeado que ella fuera lastimada así.

"¡Asuka, retírate!" ordenó, pero no obtuvo respuesta.

"¡No hay respuesta!" Shigeru afirmó.

"Tal vez ya está demasiado perdida en su mente como para seguir escuchándonos".

Ésa hipótesis de Ritsuko recibió una mirada que la hizo callar por la Mayor. Semejantes pensamientos eran lo último que necesitaba ahora.

"¿Qué hay de Rei?" llamó, escuchando la plática de reportes que la piloto recibió antes de que le permitieran disparar.

"... y gravedad, .03!"

"¡Presión en la cámara al máximo!"

"¡Liberen el seguro final!" Makoto fue el último en hacer un anuncio. "¡Todo el personal prepárese para disparar!"

No un segundo después, el poderoso disparo del rifle de positrones de la Unidad-00 atravesó el cielo, perfectamente apuntado hacia el Ángel, sólo para ser separado en varios rayos que se apartaron cuando golpeó el Campo-AT de bloqueo.

"¡No hay efecto!" Shigeru confirmó. "¡No hay suficiente energía para atravesar el Campo-AT desde ésta distancia!"

"¡Pero la energía está al máximo!. ¡No podemos aplicar más!"

Misato maldijo en silencio bajo su aliento. Si su única arma de largo alcance no era suficiente, no había nada que pudieran hacer para ayudar a Asuka. Sólo podía esperar que Shinji hubiera entendido su señal. Si no podía alcanzarla...


Se encontró de vuelta, de vuelta cerca de su jardín, cerca de su hogar. Pero apenas y podía reconocerlo ahora. Varios tablones rotos yacían dispersos en el suelo, o estaban doblados hacia adentro por la fuerza que debió golpearlos, dejando un agujero enorme en la cerca.

Pasando a través, la vista ante ella sólo empeoró. La tierra estaba llena de agujeros y llana, sin dar ninguna señal de las plantas y vegetales que habían llenado el vasto espacio. El invernadero también estaba vacío, tablas y cajas arrojadas en el suelo, varios de los paneles de cristal rotos. Estrellándose detrás de ella en el viento, la puerta del gallinero colgaba sólo de la bisagra más baja, dando la vista de plumas y sangre. Parecía como si animales salvajes hubieran entrado, destruyendo sin que nada se los impidiera todo en su camino.

El viento sopló en su cara. Algo fue llevado a su dirección, rodando sobre el suelo y eventualmente se detuvo a sus pies. Retrocedió un paso en horror al darse cuenta de que era la cabeza de la muñeca con brillante cabello rojo. Todo lo que quería hacer era mantener sus ojos cerrados, sin ser capaz de soportar más la horrible vista a su alrededor. Pero no pudo, por mucho que temía lo que vendría a continuación. Si siquiera un grito se le escapó del shock cuando sus ojos siguieron el camino que la cabeza había tomado.

El cuerpo yacía apenas a tres metros de distancia, andrajoso y sangriento. Profundos rasguños lo cubrían y casi parecía como si una pierna faltaba. Ahí estaba tirada, los restos de la muñeca aún en sus brazos...

"No..."

... sonriendo...

"¡No!"

... muerta...

"¡NO!"

"Me dejaste..."

"¡NOOOOO!"

La escena se desvaneció mientras se derrumbaba, pero no se quedó sola. El pequeño cuerpo aún estaba ahí.

"Sabes que algo como esto habría pasado de cualquier forma. Eventualmente me habría lastimado gravemente. O me habría enfermado con algo que Papá no podría haber curado. Al final habría sido así".

Asuka no podía soportar mirar la forma de su hija. Se agachó lloriqueando mientras lentamente se acercaba más. "Esto no es real. Esto no es real", susurró para sí misma en un mantra.

"¿Qué?. ¿Crees que pudiste haberme protegido? Sabes que eso no es verdad".

"Esto no es real. Aki nunca murió. Esto no es real".

"¿Cómo lo sabes? Tal vez sólo estás en otra dimensión del tiempo mientras que la mía aún existe".

Asuka salvajemente sacudió su cabeza, no queriendo oír más esto. "Esto no es real".

"Eres semejante hipócrita. ¿Diciendo que estás triste porque me perdiste?" la aparición habló, burlándose cruelmente. "¡Tú nunca me quisiste para empezar!. ¡Tú misma trataste de matarme!"

Asuka trató de cubrir sus oídos, pero no hizo nada para bloquear la horrible acusación, torturando su corazón aún más al saber la verdad detrás de ella. "Esto... esto no es..." su voz fue ahogada en sollozos.

"Pero tal vez tú realmente no quisiste dejarme. Tal vez querías verlo de primera mano. Tal vez querías sostenerme..." La niña ahora estaba justo enfrente de ella, con cada palabra inclinándose hacia delante un poco más.

"Esto no es real".

"... cuando diera..."

"Esto..."

"... mi último..."

"... no es..."

"... aliento..."

"¡... REAL!"


"Ahora abriendo las barreras 16 hasta..."

"¡Perdimos toda comunicación con la Unidad-02!" Hyuga interrumpió el reporte estresado.

"¿Qué?" Ritsuko preguntó, su sorpresa rivalizando la de él. "¿El Ángel la está bloqueando de nosotros?"

"¡Desconocido!"

Misato ignoró el alboroto alrededor de ella, manteniendo sus ojos fijos en la pantalla. 'Aquí está tu oportunidad. Será mejor que la uses bien'.


"¿Asuka?" Había otra voz alcanzándola, una tranquila, pero la oyó de alguna forma. "¿Asuka?"

"¿Sh-Shinji?"

"¡Resiste, Asuka! Mi padre acaba de ordenar a Rei que vaya por la Lanza!. ¡Ya casi termina!"

"¿Shinji? Du-duele tanto, Aki, ella..."

"¡Asuka, recuerda lo que me dijiste!. ¡Lo que te muestra no son más que tus temores!"

"Pero... Aki... yo... ella debe odiarme..."

"Asuka, tú siempre fuiste una gran madre. Ella te amó demasiado como para odiarte alguna vez. Lo único que ella odiaba era verte triste".

"¿Ella...?"

"Recuerda cuán feliz fue siempre ella. ¡Recuerda su sonrisa!"

"¿Re... recordar?"


Y recordó. ¿Cómo pudo haberlo olvidado? La gran sonrisa de Aki fue la primera imagen que pasó por ella. Y como si una presa se hubiera roto, inundó su mente: La primera vez que la acarició; los primeros pasos de Aki; el peso y calidez de su pequeño cuerpo mientras la sostenía; la forma en que a menudo estaba durmiendo en su cama con sus ropas aún puestas y sus pies habiendo pateado las sábanas; su mirada inocente cuando era atrapada haciendo algo malo; sus primeras palabras y todas las que siguieron...

"Nsh' "

"¿Ques ezo?"

"¡Chimpangcé!"

"¡Mira, hice todo yo zola!"

"¡Ahora Mamá siempre puede estar conmigo!"

"Amo".

"¡Mamá!"

"¿Mamá?

Las voces se callaron a la vez. Los ojos de Asuka se abrieron, pero no podía mirar arriba, demasiado temerosa de que sus esperanzas la estuvieran engañando.

"No estés triste, Mamá..."

"¿Aki? Preguntó suavemente, alzando su cabeza muy lentamente. Mientras miraba a los brillantes ojos azules enfrente de ella, no había duda. Ésta era la Aki que ella conocía; ésta era su hija. Abruptamente, lanzó sus brazos alrededor de la pequeña niña, tomándola en un fuerte abrazo. Parecía tanto tiempo, demasiado tiempo desde que pudo sostenerla así.

"Lo siento", Asuka sollozó libremente, sin importarle sus lágrimas. Sus manos acariciaron lentamente la pequeña espalda, tratando de sentir cada pulgada de ella. "Lo siento tanto".

"¿Por qué?"

"¡Qu-que no fui capaz de llevarte conmigo!. ¡Que te dejé atrás!"

"¿Querías ir?"

Asuka sacudió su cabeza salvajemente.

"Entonces no es tu culpa. ¿O sí?"

Ante las palabras de su hija, el corazón de Asuka de repente se sintió mil veces más ligero. Pero no la hizo sentir mejor, sabiendo lo que estaba por venir.

"Es... yo... yo simplemente te extraño tanto..." confesó, acentuando su abrazo, no dispuesta a soltarla otra vez.

Aki retrocedió un poco y la miró de manera inquisidora. "¿Por qué?"

"Po-porque tú no estás ahí conmigo. Porque ya no estamos juntas".

La niña morena parpadeó, obviamente sin entender. "Pero estamos juntas ahora", dijo y su sonrisa reapareció. "¿No quiere decir eso que estoy ahí contigo?"

Los ojos de Asuka se abrieron como platos ante ésa realización. Pudo dar una sonrisa temblorosa mientras miraba a su hija. "Sí. T-tienes razón. Estarás conmigo a dondequiera que vaya". Inspiró fuertemente y acarició la mejilla de Aki. "Siempre has sido una chica tan inteligente. Sacaste eso de mí. Sólo no dejes que tu padre sepa eso".

La risita pura de la infante hizo eco en el vasto vacío mientras su forma empezaba a desvanecerse.

"Te amo, Mamá".

Una última lágrima bajó por el rostro de Asuka mientras, sonriendo tristemente, extendió la mano a la forma desvaneciéndose de su hija. "Yo también te amo".

Entonces, Aki se fue. El dolor en su corazón no era tan malo como esperaba que fuera cuando tuviera que decir adiós, pero aún así dolía.

Sintiendo de repente una mano en su hombro, sobresaltadamente giró su cabeza. Una mujer de cabello rojo le estaba sonriendo, asintiendo con aprobación. Antes de que ella, también, desapareciera como todo a su alrededor cuando el 15° Ángel fue atravesado por la Lanza de Longinus.


Asuka puso sus rodillas un poco más cerca de su pecho mientras miraba a su EVA rojo siendo bajado a través de la compuerta en el suelo. Sentía una especie de melancolía morar dentro de ella, pero no tenía que pelear contra las lágrimas en vano como había hecho una vez. No era la tristeza molesta o el haber sido inútil y derrotada en más de una manera como sintió entonces, era una mezcla abrumadora de pérdida y aceptación que, mientras parecía tranquila por fuera, sólo necesitaba una pequeña gota para reventar la presa emocional.

Y sin siquiera darse la vuelta, pudo escuchar ésa "gota" acercarse más con pies envueltos en el traje de conexión y con el crujir de la cinta de barrera de "cuarentena" mientras la pasaba. Cuando Shinji finalmente se sentó detrás de ella y puso sus brazos a su alrededor, se relajó un poco, siendo tranquilizada por su calidez, pero por ahora no dejó escapar más que un suspiro cansado.

"¿Quién sabe qué tanto pudo haber ido diferente si tu hubieras hecho eso la última vez...?" susurró reflexionando.

"Creo que ésa es una pregunta que yo mismo me hice bastante a menudo últimamente..."

"Sí, lo sé", acordó ella. "Pero para mí, éste fue un punto decisivo crucial. Estaba confundida, asustada, enojada, me dolía como nunca antes me había dolido, cuando viniste a verme, una parte de mí gritó para aceptarlo, al menos ésa vez, de dejarte aliviar ése dolor, aunque fuera sólo un poco. Pero no lo hice. Ya no sé cómo o qué tanto habría luchado, si lo hubieras intentado de todas formas. Pero no lo hiciste. Y cuando te diste la vuelta y te fuiste, simplemente me sentí... vacía".

"¿Cómo te sientes ahora?"

"No lo sé. Dolió. Al principio dolió aún más que la última vez. Nunca pensé que eso podría haber sido posible. Pero entonces..." Una pequeña sonrisa apareció en sus labios, "Ella estaba ahí..."

"Asuka", Shinji suspiró. "Eso fue sólo..." No pudo terminar la frase ya que ella se enderezó contra él, encarándolo con toda la determinación que podía reunir.

"¡Ella estaba ahí, Shinji!" Aseguró, no sólo a él, sino también a ella misma. Tal vez no haya sido la verdad, pero la última cosa que quería pensar ahora era que eso sólo había sido una invención de su imaginación. "¡La sostuve en mis brazos! Pude sentirla..." Un sollozo la interrumpió, mientras se desplomaba de vuelta en sus brazos en agotamiento. "Y luego tuve que dejarla ir otra vez..."

Shinji o no podía pensar en un pobre intento por tranquilizarla o se quedó callado a propósito, no podía decirlo, pero estaba agradecida por ello. Que él estuviera ahí para ella era lo único que importaba ahora mismo.

"Yo... yo sólo no sé si pueda seguir más con esto. Duele tanto. Como si su pérdida no fuera lo bastante horrible, ni siquiera me ésta permitido lamentarla abiertamente. ¡No!. ¡En vez de ello tengo que actuar como si nada hubiera pasado jamás! Yo, yo..." Ni siquiera se había dado cuenta de que había empezado a gritar, hasta que él apretó el abrazo para tranquilizarla. "Estoy tan cansada de esto. Estoy cansada de esconder mi dolor. Eso era algo que nunca quise hacer otra vez. Pero ahora no tengo opción".

"Creo que tengo que acostumbrarme a que sólo puedo verla en mi mente y memorias", eventualmente ella continuó en voz alta. "Lo sé, de ésa forma ella siempre está conmigo. Pero eso, difícilmente es un sustituto para realmente verla cada día, viéndola crecer, teniendo nuevas experiencias que nunca podría imaginarme. Y las memorias son cosas tan frágiles. Con el tiempo se van y sólo recuerdas fragmentos y pedazos de algo que nunca querías olvidar".

"¿Sabes...? Compartir memorias con otros puede ayudar a conservar ésos fragmentos y pedazos".

"Pero... ¿No estoy haciendo eso bien...?"

"No conmigo", explicó él. "No creo que puedas sacar de tu corazón todo lo que quieres o deseas al decirle a alguien quien simplemente ya se siente igual. Tal vez eso es por qué no podías hablarme antes".

"Tal vez..."

La besó en la parte de atrás de su cabeza. "Ven", dijo, lentamente poniéndose de pie otra vez, "Vámonos a casa. Tal vez ambos estemos listos entonces..."


Sus colegas en NERV probablemente habrían tenido problemas para creer que su Mayor, quien fue un testigo directo del Segundo Impacto, se había enfrentado a tantos Ángeles, había saltado a un reactor nuclear caminante cerca de su explosión sin duda y no tenía reconocidamente el estilo más seguro para manejar, tuvo que tomar una profunda respiración antes de que pudiera reunir la fuerza para abrir una habitación de su propio departamento. Y ésa sensación no mejoró mucho al ver la figura que estaba sentada agachada en la cama.

"Shinji dijo que querías hablar", Misato explicó mientras se acercaba más y eventualmente se sentaba al lado de la chica. Cuando varios segundos pasaron sin una reacción, continuó. "No tengo mucha experiencia con semejantes pláticas. Ritsuko no es alguien quien comparta sus problemas emocionales y además de sus... bueno, nunca tuve muchos amigos además de ella. Pero si quieres decirme algo, escucharé".

Asuka cerró sus ojos, pero aún no respondió. Misato se puso bastante incómoda con ése silencio. Era verdad, no tenía mucha experiencia con esto; ella estaba acostumbrada a recibir confort, no a darlo. Pero si podía, quería ayudar a ésta muchacha.

'No. "Joven mujer" ', se recordó a sí misma.

Sin embargo no quería poner a su encargada bajo demasiada presión. Shinji había dicho que le ayudaría como le había ayudado a él ésa noche, pero si Asuka no quería hablar, entonces...

"Tú... tú sabes de Aki. ¿Verdad?" la voz baja terminó con todos los pensamientos para irse temprano. Asintiendo, Misato la animó a continuar. "Ella... yo... no estoy segura por dónde empezar..."

"¿Qué tal desde el principio?"

Asuka regresó su sonrisa muy levemente, pero no cedió para empezar en ése principio. "¿Sabes?, después de su nacimiento, cuando la sostuve por primera vez, pensé que nunca podría dejarla ir. Que siempre estaría ahí para ella, cuidando a ésa hermosa pequeña vida en mis brazos. Por supuesto eso fue tonto. Y cometí muchos errores. Pero... siempre tuve la oportunidad para enmendarlos. Pero... pero no ésta vez..."

Los sollozos atormentaron su cuerpo mientras continuaba. "Algunas... algunas veces creo que habría sido más fácil si ella... si ella hubiera... muerto. Al menos entonces lo habría sabido. Habría quedado algo de ella. Incluso si por alguna razón su cuerpo se hubiera perdido, habría habido tanto que hubiera dejado atrás. Pero ahora... ahora no hay nada mas que las memorias de Shinji y mías. Ella simplemente nunca existió". Mientras las lágrimas caían libremente, Asuka enterró su rostro en sus brazos otra vez. "Y... y ella nunca lo hará..."

Titubeantemente, Misato extendió su mano, poniendo su brazo izquierdo suavemente alrededor del hombro de Asuka. Ella era capaz de hacer decisiones en situaciones de combate en cuestión de milisegundos, pero ahora simplemente no sabía qué podía hacer o decir para confortar a la pelirroja. "Bueno... nunca se sabe. Tal vez... tal vez si lo hacen en el momento correcto..."

Ya podía golpearse a sí misma por ése tonto intento antes de que Asuka sacudiera su cabeza. "Incluso si supiéramos el momento exacto hasta en milisegundos, incluso si por una increíble maravilla pudiéramos emparejar aquél momento perfectamente, incluso si obtuviéramos el mismo espermatozoide y óvulo juntos, ella nunca sería la misma persona. Podría haber otras, pero nunca será ella otra vez..."

"¿Cómo era ella?" Misato de repente preguntó antes de que el silencio cayera sobre ellas otra vez.

"¿Huh?"

"Tal vez no tenga la oportunidad de verla en persona, pero eso no quiere decir que no pueda conocerla", explicó sonriendo. "Ella ya no seguiría existiendo más sólo en la memoria de Shinji y tuya, sino en la mía también. Y tal vez algún día podamos decirles a otros también. Ella existiría entonces, en la mente y corazones de mucha gente. ¿No te gustaría eso?"

Le tomó a Asuka pensarlo un poco, pero eventualmente asintió. "Pero... ¿Pensé que Shinji...?"

"Él me dijo varias cosas, sí. Pero estoy segura de tú puedes ayudar mucho para llenar ésa imagen".

"¿Imagen?" Soltó una leve risa ahogada ante eso. "A ella siempre le gustó hacer dibujos. Creo que a todos los niños les gusta hacer eso, pero nosotros realmente teníamos toneladas de papeles volando alrededor con igual de variaciones de nosotros como figuras de palitos".

"Toda una pequeña artista. ¿Hm?"

"Ella sacó mucho de mí, tal vez más de lo que era bueno para ella. Podía ser bastante testaruda a veces. Siempre quería vestirse a sí misma desde antes de que tuviera tres años y como puedes suponer no con los mejores resultados. A menudo las ropas eran demasiado grandes para ella. Y eventualmente tuvimos que rendirnos en tratar de hacerle llevar calcetines y zapatos a menos que fuéramos a las ruinas donde había demasiadas cosas con las que podía lastimarse los pies al caminar".

"Se oye como so los hubiera tenido enrollados alrededor de su dedo meñique demasiado bien".

"Oh, ni siquiera sabes la mitad de ello", Asuka rió. "Le doy gracias a Dios de que ella nunca se diera cuenta o al menos nunca usara todo el poder que ella tenía sobre nosotros. Era apenas posible negarle algo y todo lo que ella tenía que hacer por ello era sonreír". Su voz se puso un poco más tranquila mientras sus ojos se volvían más distantes otra vez. "Ella tenía una sonrisa que podía derretir hasta el más frío corazón".

"¿Y eso lo valía...?"

"Todo", Asuka terminó antes de que Misato pudiera hacerlo. "Pensar que nunca la veré otra vez..." Sacudió su cabeza. "Perdón. N-ni siquiera estoy segura de si puedes entender esto".

Notando que se tensaba, Misato supo que la sorprendió cuando la abrazó un poco más fuerte. "No, tal vez realmente no pueda entenderlo. No soy una madre y quién sabe si algún día lo seré, así que no puedo comprender cómo es tener un hijo y mucho menos cómo es perderlo". Una triste sonrisa se posó en sus labios mientras miraba en los ojos perplejos de Asuka. "Pero puedo imaginar lo que sería perder a uno de ustedes. Y ése pensamiento ya es lo bastante doloroso para mí".

Ahora era tiempo de que Asuka sobresaltara a la Mayor, al lanzarse de repente a la mujer. Misato regresó el abrazo sin resistencia. Era verdad, éstos niños se habían vuelto lo más cercano que alguna vez había tenido a unos propios. Sólo que realmente ya no eran niños. Pero hasta los adultos a veces necesitaban el confort de una figura paternal. Ella misma sabía eso lo bastante bien.

No le había importado mucho el tiempo, así que no pudo decir cuánto tiempo sostuvo a Asuka en silencio hasta que la pelirroja de repente se levantó.

"Sh", calló a Misato antes de que pudiera preguntar qué pasaba, aguzando con entusiasmo sus oídos. "¿Puedes escuchar eso?"

Imitando a su encargada, Misato escuchó el sonido que se había perdido al principio, pero rápidamente se preguntó a sí misma cómo pudo haberlo hecho. El sonido del cello de Shinji llenaba el departamento de una forma que nunca antes había escuchado. La velocidad y ligereza no parecían quedarle al instrumento, pero de alguna manera él pudo mantener éstas notas en una melodía harmoniosa.

"¿Qué es eso?" Misato se preguntó.

Sin embargo, Asuka sólo sonrió brillantemente. "Una canción feliz".


"¿Y estás segura de que a él le va a gustar eso?"

"Bueno, no conozco el gusto personal de Ikari, pero es bastante popular. Pero no es tan fácil de hacer, al menos no para un principiante. Hasta donde sé, no has cocinado muy a menudo antes. ¿Verdad?"

"No creo que eso vaya a ser un problema", Asuka aseguró con aparente diversión. "¡Después de todo, soy la gran Asuka Langley Sohryu!. ¡Ya tengo ahora tanto talento como otros tendrían luego de años de experiencia!"

"Uhm... si tú lo dices..." Hikari aún estaba un poco sorprendida por el súbito cambio acerca de la opinión de la pelirroja en el asunto. Aunque realmente no le importaba el recién hallado entusiasmo de su amiga. "Pero si de todas formas quieres que ayude..."

"Entonces te..." Asuka se interrumpió y su rostro se quedó sin expresión. Siguiendo su mirada, Hikari notó que cierta juguetería había venido a la vista. Los pasos de su amiga se fueron parando mientras se acercaban, hasta que se detuvo por completo.

"¿Asuka?"

"¿Podrías esperar un momento?" preguntó llanamente.

"Uhm, seguro, pero..." Pero antes de Hikari pudiera terminar, Asuka ya estaba dentro.

Sólo tomó unos poco minutos hasta que regresó, ahora acunando una mueca pelirroja en sus brazos, la que una vez había estado mirando fijamente.

"¡Oh, es tan linda!" Hikari dijo. "¿Pero pensé que no te gustaban éstas 'cosas infantiles'?"

Los labios de Asuka se encresparon en una sonrisa serena. "Bueno, ésta es especial", dijo, acariciando la cabeza de la muñeca.

Mucho para su sorpresa, la cabeza siguió a su mano cuando alcanzó el lado. Aparentemente algunas de las costuras que la mantenían unida estaban flojas, sosteniendo sólo la mitad de la cabeza en el cuerpo.

"¡Ahora ésa es manufactura barata!" la morena acusó. "¡Deberías hacer que te regresen tu dinero o que te la cambien!"

Pero extrañamente, sólo pareció incrementar el deleite de Asuka ya que su sonrisa se ensanchó como si acabara de ganarse la lotería.

"No, yo misma me encargaré", exclamó felizmente.

Hikari rápidamente cerró su boca al darse cuenta de que estaba mirando boquiabierta a su amiga. ¿Qué era tan especial acerca de una muñeca que estaba dispuesta a repararla por sí misma en vez de obtener una nueva? Incluso si de alguna forma le recordaba a su madre como había pensado al principio. A menos que fuera de su madre. ¿Pero cómo había terminado la muñeca de su madre aquí?

"¿Es un artículo raro de colección?" Asuka nunca había parecido necesitar dinero, pero era la única solución que se le ocurrió.

"De una forma... sí..." la pelirroja respondió murmurando, sin despegar sus ojos del juguete. "El único de su clase".


"Pero... Aki... yo... ella debe odiarme..."

"Asuka, tú siempre fuiste una gran madre. Ella te amó demasiado como para odiarte alguna vez. Lo único que ella odiaba era verte triste".

"Una conversación inesperada, por decir lo mínimo", Fuyutsuki comentó mientras la grabación continuaba en el fondo.

Su compañero sin embargo no mostró la sorpresa que incluso él seguramente sentía. Gendo también se tomó su tiempo para hablar, así que Kozo no estaba seguro de si el Comandante lo había oído o simplemente ignorado, más bien concentrándose en el diálogo entre los pilotos.

"¿Crees que esto pueda poner en peligro el escenario?" Ikari preguntó, sorprendiendo a su leal subordinado con un inusual, apenas perceptible deje de incertidumbre en su voz. Acabando de alterar los planes en su interés por "perder" la Lanza de Longinus, por supuesto que no era muy deseable tener a alguien más interfiriendo con ellos otra vez.

"Bajo otras circunstancias habría dicho que ella estaba alucinando bajo la influencia del Ángel y él jugó una salvaje, pero aparentemente correcta suposición. Pero que alguien intentara esconder ésta comunicación de nosotros pone la situación en una luz muy diferente".

De nuevo no recibió respuesta, pero ésta vez dudó que sus palabras hubieran caído en oídos sordos. Los ojos del hombre más joven eran ilegibles bajo los lentes que reflejaban la brillante luz de la pantalla en la de otra manera oficina oscura, pero Kozo podía imaginar el enojo en ellos de todas maneras. Un misterio con el que no estaba involucrado y del que no sabía nada, uno probablemente de sabotaje, no era algo a lo que Gendo Ikari estaba acostumbrado y mucho menos le agradara.

"¿Qué vamos a hacer sobre esto?" el Subcomandante anticipó. "Aún podría ser una especie de coincidencia. Especialmente ya que no hay ninguna explicación razonable detrás de sus palabras. Los reportes del último examen físico son de hace menos de un mes y la Segunda probó aún ser virgen entonces. Pruebas recientes no mostraron ningún cambio en el balance hormonal u otros signos de embarazo tampoco. Ni se le ha visto con una niña o un animal que ella pudo haber 'adoptado'. No es posible que ella sea o alguna vez haya sido una 'madre'.

"No", Ikari concordó murmurando, pero escuchó sin embargo. "Al menos no todavía".

"¿Perdón?

"No vamos a hacer nada por ahora", Gendo declaró más fuerte, en vez de repetir lo que había estado pensando. "Pero debemos mantener un ojos sobre ellos. Sea cual sea el significado de esto, si están tratando de interferir con nuestros planes, nosotros interferiremos con los suyos".


Hizo una leve mueca ante el dolor que pasó a través de su cuerpo, e instintivamente extendió la mano al vendaje en la parte izquierda de su pecho.

"Cuidado, ésa costilla está fracturada", el hombre al que sólo conocía como "Doc" le recordó. "Chalecos a prueba de balas tal vez eviten que te mueras, pero no de ser lastimado. Especialmente no uno de tan poco peso como el tuyo".

Apenas dio una risa ahogada, ignorando que el dolor se incrementaba con cada tirón de s pecho mientras se incorporaba en la cama. "De haber sabido que sólo valgo tal principiante probablemente habría usado uno mejor. Pensé que ya estaba acabado cuando no pude alcanzar mi 'arma de emergencia', pero los paquetes de sangre y mi pequeño acto obviamente fueron suficientes como para engañarlo".

"¿No intentó asegurarse terminar su tarea?" Doc preguntó, mirando con desaprobación al cigarrillo que estaba sacando de un paquete de sus ropas a su lado y que colocó entre sus labios.

"Ni siquiera me revisó", dijo encogiéndose de hombros y encendiendo el tabaco, ignorando la denuncia en silencio del Doc de fumar en éste desolado, pero aún así estéril ambiente. "Debe de haber estado tan muy orgulloso de sus habilidades de tiro que no creyó que hubiera podido sobrevivir. Si no me hubiera hecho las cosas más fáciles, casi me sentiría dolido de que hubieran enviado a semejante tipo".

"¿Estás seguro de que no te dejó ir a propósito? No es propio de ellos hacer cometer semejantes errores".

"Éstos imbéciles no son la JSSDF. Ya sabes cómo funciona esto: Contrata a alguien, quien contrata a alguien, quien contrata a alguien. El disimulo tiene sus avances, pero algunos carecen de calidad en éstos canales, es una falla común que viene con la aseguración de ello. Y si esto significa que no tengo que pensar en cómo deshacerme de un cuerpo y obtener un mensaje falso de 'misión cumplida' pasado a través seguro no me voy a quejar".

"¿Sabes?, pudiste haber evitado aquél lío totalmente".

"Para ser honesto", empezó a confesar mientras comenzaba a ponerse su camisa, "Estaba a punto de aceptar lo inevitable. Había conocido las verdades que había estado buscando para mí mismo, así que no tenía razón para no hacerlo. Pero entonces me di cuenta de que había muchos otros quienes también peleaban por ellas, queriendo mi ayuda más de lo que pensé. No habría sido justo decepcionarlos. Especialmente cuando te dan otro misterio por resolver".

"La verdad estaba hablando de ir un poco más profundo en el bajo mundo y tratar de no cruzar su camino otra vez".

"Demasiada molestia que eventualmente demuestra ser inútil. De ésta forma es mucho más preferible", rió, colocándose sin apretar la corbata alrededor de su cuello. "El mayor valor para un espía es estar en todas partes y no ser visto. Como un fantasma, eso no debería de ser mucho problema".


Notas del autor: 'bostezo' Dios que buen, largo sueño. 'mira el reloj' ¿Qué, casi un año? Dios, qué rápido pasa el tiempo a veces. ¿Huh?

No puedo decir que esté en extremo feliz con éste capítulo. Personalmente lo encontré un poco trillado, con temas demasiado repetitivos sin ir mucho más lejos, una sensación más o menos apresurada en el medio a pesar del largo tiempo de escritura, y un lindo, incompetente asesino al final. Pero entonces otra vez. ¿Cuándo he estado alguna vez feliz con un capítulo? La mayor parte del tiempo fue "introducir a Aki sin tenerla ahí", así que tal vez sea más interesante si no la conocen tan bien como yo lo hago. :P

Estaba pensando aquí y allá si añadía otra escena, como la de Misato reflexionando durante su charla con Hyuga sobre la construcción de más EVAS, Asuka lamentándose por su periodo en una forma diferente, etc., pero las posibilidades decían que tampoco habrían añadido nada nuevo.

Mientras que pude fácilmente haber hecho la plática por teléfono completamente en alemán como se supone debe de ser, creo que la mayoría de ustedes no la habrían entendido. :P

Aunque no era sumamente importante, pensé que era mejor tener a Shinji haciendo una traducción.

En cuanto a Misato hackeando la MAGI, no estoy seguro de qué tan extremo es eso. La vemos hacer eso en EoE, aunque pudo haber sido con la "ayuda" de Kaji. Creo que es seguro asumir que ella tiene al menos unas habilidades y dado que no fue completamente exitosa, no es como su estuviera implicando que ella era una segunda Iruel.

La violación de la mente es algo que a menudo es mencionado como "lo más difícil de escribir". Tal vez es la parte de la "violación" de ello, siendo un tema tan delicado, pero como un escritor. ¿Debería uno realmente estar apenado de tener la necesaria tendencia sádica de hacer a tus personajes sufrir, especialmente cuando regresan más fuertes después? Al menos realmente nunca entendí eso, de hecho, estaba esperando llegar a escribirlo. Concedido, terminé más bien WAFFy aquí, pero es no es lo que quise decir. Por cruel que tal vez le suene a algunos, simplemente amo la escena, especialmente en la versión DC, no por lo que le está pasando a Asuka, sino por la vista interior que tenemos de ella.

Y una vez más: Perdón que haya tardado tanto. No estaba "durmiendo" como impliqué arriba, pero temo que tampoco estuve tan activo como pude, aunque probablemente compensé eso bastante en los últimos pocos meses. Ahora todos los capítulos restantes ya están bastante trabajados (todos alrededor de las 7000 palabras ahora), a excepción del siguiente. No es que no haya tenido mucho para ése todavía (de hecho unas buenas 2000 palabras encima del resto), pero casi seguro va a ser mucho más largo, así que otra vez tomará un rato (aunque espero no otros 11 meses). Pero después de eso no debería de ser mucho más de un mes entre el resto.

Gracias a mis pre-lectores Tarage, dan01 y Zeroasalimit.


Traducido al español el 21 de Octubre del 2006

Notas del traductor: un capítulo más de la historia, rayos, no sé por qué pero la traducción de éste la sentí interminable. Gracias a Theblacksun y a BurningFlower por la prelectura y correcciones.

Como bien dice Jimmy, los demás capítulos ya van a más de la mitad, pero recién se ha vuelto a poner a escribir, por lo que para los ansiosos por más de éste relato (yo incluido) habrá que esperar... veamos... uno o dos meses en lo que termina el capítulo 8... un mes más en lo que sus prelectores lo terminan de leer... probablemente hasta diciembre o enero lo volvamos a ver.

Hasta entonces, nos seguimos leyendo.