Disclaimer: Los personajes de Piratas del Caribe no me pertenecen y este es solo una historia para entretenimiento, Disney me quito un video de la red y no quiero que me quite mi fanfic también . Los personajes extra si son míos y si algún día Disney los llega a copiar entonces me vengare por lo que hicieron a mi video.

Hola a todos, espero que cuente de nuevo con su apoyo ahora que me embarco en una nueva historia, tal como con mis fanfics de la Fabrica de Chocolate.

Agradesco a mis amigas que me estan apoyando a escribir esta historia Nuria y Nako, gracias a ellas es posible que en futuros capitulos pueda haber ilustraciones de esta historia, a Fanny que me hace tener los pies en la tierra... ella sabe porque lo digo. Gracias a todas.

Ojala les guste mi primer intento por entender la mente del capitán Sparrow.

Una ultima nota, hay algo oculto (bueno ni tanto) en esta historia a ver si descubren de que se trata... Nako, Nuria, Fanny, Vicky, ustedes ya lo saben pero no se vale decir a los demas ok?

CAPITULO 1

"Después de la tormenta"

Hacia un hermoso día en el caribe, el sol brillaba sin ninguna nube que obstruyera la luz que caía directamente en las claras y tranquilas aguas. Pero ese no había sido el clima en los últimos días, pues un fuerte huracán había golpeado con fuerza la costa, un gran barco de velas negras se había visto obligado a anclar cerca de una isla desierta, pues la fuerza del huracán era tal que resultaba imposible navegar.

-¡Capitán! – llamo a la puerta del camarote de su superior, un hombre regordete con pelo algo cano y recogido con en una pequeña coleta – la tempestad ha pasado… - en ese momento la puerta se abrió interrumpiendo en su aviso.

-¿ese es motivo para despertar a tu capitán a estas hora de la mañana? – dijo un hombre de mediana edad con una bandana roja amarrada que recogía su largo y rebelde cabello enredado, de esta colgaban varios objetos que el hombre había recolectado en sus múltiples viajes por los siete mares, sus ojos con un delineado negro algo exagerado trataban de enfocar a su primer oficial.

-Jack… es medio día… - dijo el excusándose.

Jack Sparrow el capitán del perla negra abrió los ojos como platos y se detuvo de la puerta para evitar caer, pues un mareo le hizo perder el equilibrio. Al no haber otra cosa mejor que hacer durante el huracán Jack se la paso bebiendo ron hasta hacia pocas horas.

-en ese caso señor Gibbs… ¡levanten anclas! Icen la vela! Amarren bien la verga principal! Tenemos que recuperar el tiempo perdido! – ordeno con voz autoritaria.

-capitán, por eso he venido a verlo necesito que vea los daños que la Perla ha sufrido

-daños?... mi hermosa perla ha sufrido daños! Porque demonios no me habías venido a avisar antes! – dijo Jack saliendo de su camarote para dirigirse a cubierta. Gibbs le siguió de cerca solo unos cuantos pasos atrás – Oh vago… - maldijo Jack al ver los daños causados al huracán, el mástil principal como los secundarios estaban dañados, la cubierta estaba llena de toda clase de objetos marinos que el huracán había traído consigo, algunos marineros corrían de un lado a otro tratando de poner todo en orden, mientras el resto estaba en el interior reparando las filtraciones de agua.

-¿que es lo que haremos Jack?

-salvar el ron… - dijo el con un tono de preocupación en su voz.

-aye! El ron lo pusimos en un lugar seguro cuando comenzó el huracán.

-bueno señor Gibbs… creo que solo hay algo que hacer, a reparar todo para poder zarpar lo mas pronto posible.

-mientras tanto… - pregunto Gibbs para saber que es lo que haría su capitán y amigo.

-mientras tanto yo me iré a mi camarote… tengo un maldito, horrible dolor de cabeza… - dijo regresando tambaleándose de donde hacia a penas un par de minutos había salido – y tráiganme una botella de ron! – dijo dándose media vuelta – que sean dos mejor…. savvy?

De inmediato Gibbs ordeno a todos lo hombres que reparan al perla lo mas rápido posible para cumplir los deseos de Jack. Debían hacerlo rápido, pues las provisiones se estaban agotando y no era bueno que un pirata se quedara sin ron en medio de la nada.