Holas a todo el mundo! n.n! Como están todos? Je, espero que bien! xD

Pes este nuevo fic mío es una de las tantas historias olvidadas que tenía por ahí en mis documentos y que osé rescatar al ver el… ejem… tanto drama que contenía (Uuu… profundo xD). Así que bueno, simplemente espero que lo disfruten!

Y que manden reviews con sus comentarios, por supuesto. Comentarios de todo tipo son los que me animarán a continuar con esta pequeña historia n.n. Así que sean buenos… por favor T.T

En fin, nos les aburro más. ¡Disfruten! ;)

--------------------------------------------------------------------------------------------------------

Nota: Todos los personajes y lugares de Harry Potter son de J.K. Rowling, como bien sabemos todos. Nada es mío, ni siquiera el polvo… solo la trama es mía… muchas gracias.

Dedicado única y exclusivamente a mi amiguita Betty o Tica-potter :D ¡Mala¡Estás en Italia! T.T I'm waiting your return to the country! Here is your surprise. Hope you like it! ;)

Kisses sis!

--------------------------------------------------------------------------------------------------------

Capítulo I

Encuentro entre Señorita Frialdad y Mr. Engreído

Lily estaba haciendo un ensayo de Historia de magia. Ese día había salida a Hogsmeade y, por supuesto, todo el mundo había ido al pueblo. Ella no tenía muchas ganas de ir (las veces en que le daban eran muy pocas), así que decidió aprovechar el tiempo y adelantar el ensayo que Binns les había dado. La biblioteca estaba vacía, a excepción de Madame Pince, así que empezó a sacar todos los libros que se relacionaran con la invasión de los Gigantes en Gran Bretaña durante 1765. En quince minutos ya tenía unas cinco pilas de diez, quince, hasta treinta libros, respectivamente, en su mesa. Sin esperar un segundo, puso manos a la obra.

-Treinta minutos después-

¡Nada! Ya había revisado como dos pilas de libros y no encontraba nada. Solo obtenía explicaciones cortas, pero no le bastaban para hacer ese ensayo. ¡Rayos! Al parecer los demás libros no querían cooperar con su basta información.

La chica se levantó de su lugar y fue a la bibliotecaria para pedir información:

"Disculpe Madame Pince¿Podría decirme si hay algún libro que hable de la invasión de los gigantes en Gran Bretaña?" preguntó la muchacha. Si no conseguía el libro adecuado por sí misma, tendría que obtenerlo de la única persona que sabía la ubicación de cada libro de todo ese santuario.

"Oh, claro que sí. Historia de Magia Moderna, de Hans Goutembark" dijo la bibliotecaria con suma precisión "Por desgracia, ya se lo llevó un alumno"

"¡Qué?" preguntó la pelirroja sobresaltada y con furia. Primera vez en la historia de su vida que alguien agarraba un libro que ella deseaba antes que ella. Ya estaba empezando a maldecir el inepto que se había llevado SU libro y no sabía ni el nombre "¿Quién se lo llevó?"

"No recuerdo muy bien, aunque se lo llevó recientemente" dijo Madame Pince después de pensar un momento "Pero si quieres, tendría que revisar en toda esta pila de pergaminos" señaló miles y miles de trozos de pergamino amontonados en una parte de su escritorio, atravesados por una aguja que los retenía.

"Oh…" Lily se mordió el labio, pero conservó la compostura "No se preocupe ¿Y no hay algún otro libro que hable del tema que estoy buscando?"

"Desafortunadamente no. Tendrá que esperar a que el alumno que se lo llevó lo regrese" dijo la voz seca como tortuga de Madame Pince. La verdad era que en sí era totalmente una tortuga, pensó Lily.

"Pues… bueno, gracias" dijo la chica rindiéndose "Veré qué puedo sacar"

"De nada querida"

La pelirroja regresó a su lugar, maldiciendo por lo bajo. ¿Quién rayos se ponía a hacer un trabajo de Historia de la magia tan adelantadamente además de ella?Si… definitivamente quería matar a alguien.

Suspiró. Bueno, qué interesaba. Tal vez Madame Pince se había equivocado al decir cuántos libros de Historia de la magia hablaban del tema de los benditos gigantes. Quizá su áspera memoria de tortuga no le permitía recordar muchas cosas. En fin, se pondría a buscar… una vez más.

Fue a las estanterías de la G a la H hasta la I y se puso a buscar como alma llevando el diablo dentro. Maldición… al parecer la memoria de tortuga de Madame Pince no se había equivocado.

Pero no pudo pensar por mucho tiempo si la bibliotecaria tenía de antepasados a las tortugas gigantes que habitaron a la tierra, ya que se asustó instantáneamente al ver un ojo plasmado en la estantería. Saltó del susto, haciendo que el libro que tenía en la mano se cayera, causando un golpe seco al suelo de madera.

"¿Quién anda allí?" preguntó la pelirroja sin nervios. No podía ser un fantasma o un espectro; bueno, tal vez si. Se podían esperar muchas cosas del mundo mágico. Eso lo sabía muy bien.

De la estantería de la H, un chico de complexión alta y musculosa rodeaba el gran mueble lleno de libros. Se podía ver que era de la misma edad de la pelirroja (16 años) y de su misma casa, la honorable Gryffindor. Era de piel algo morena y cabellos desordenados y de color azabache. Sus ojos eran castaños y estaban ocultos tras unos lentes redondos. No era ni más ni menos que James Potter.

"Vaya vaya; aquí está la Señorita frialdad" dijo el chico con altanería.

"Y vaya vaya; aquí tenemos al señor Mr. Engreído" dijo la chica fríamente "¿Qué hace su majestad por zonas prohibidas como ésta¿Acaso no sabe que aquí está la horrible y despiadada Señorita Frialdad?" hizo sumo cuidado en agregar sarcasmo. Mucho sarcasmo.

"Deja la lírica Ratón de biblioteca" Dijo el chico con superioridad. Lily chasqueó la lengua por dos razones: Una, ese tipo si se creía un soberano… o algo. Dos; los alumnos cada día le inventaban más apodos. Qué holgazanes y sin oficio "Y no estoy aquí porque me plazca. Éste sería el último lugar que pisaría sobre la faz de la tierra"

Lily sabía bien eso. Además de ser uno de los más populares (Significado: PATÉTICO) de la escuela y, además, el cazador del equipo de Quidditch, era un busca pleitos y travieso arrogante. Como dijo, el último lugar que pisaría sería la biblioteca.

"¡Pues qué extraño! Yo y mi roedora mente estamos viendo que tus pies están sobre el suelo de madera de…" fingió que se sorprendía "¡La biblioteca!" a lo último, esbozó una sonrisa muy, muy irónica.

"Cállate" ordenó el chico mientras crujía los dientes "Como dije, no estoy aquí porque me plazca. Por mí, estaría en Hogsmeade comprando miles de bombas fétidas con mis amigos pero, por desgracia, McGonnagall me mandó aquí"

"Oh, qué malo" su amiga sarcasmo, una vez más, haciendo presencia "¿El pobre nene fue descubierto por Minnie al no hacer las tareas por sí solo?" Ay su amiga sarcasmo. Siempre tan fiel.

"Para que lo sepas, yo siempre hago mis deberes" dijo el chico con furia contenida. Lo último que haría sería perder la paciencia con ella "Y además, McGonnagall me mandó llamar a su despacho para consultar mis calificaciones de Transfiguración"

"¿Me importa?" preguntó la chica mientras miraba distraídamente sus uñas.

El chico, por primera vez, esbozó una sonrisa sínica y altanera. Oh oh, eso no era un buen augurio.

"Debería importarte, porque de ahora en adelante serás mi tutora"

"¡QUÉ?"

"¡Shhhhhhhh¡Guarden silencio por allá!" exclamó Madame Pince desde lejos. Por supuesto, Lily no la obedeció del todo. Arrastró de la túnica a James más al fondo de la biblioteca, sin importarle dejar un libro en el suelo. De ello se ocuparía luego. Ahora…

"¡Qué quieres decir que seré tu tutora?" exclamó en un murmullo la muchacha con extrema furia.

"Auch. Fiera. Me heriste" fue lo único que dijo James.

"No te quejes como niño pequeño Potter, y explícame de una buena vez eso de que tengo que ser tu tutora" dijo la chica con las manos en posición de jarras.

El chico no dijo nada. Dejando de frotar su brazo, sacó del bolsillo interno de su túnica un pedazo de pergamino, el cual se lo tendió a Lily sin mucha amabilidad que digamos. Lily desdobló el papel y leyó en silencio la nota. Rayos… Rayos… ¡Rayos¡Y mil rayos! ¡Potter tenía razón! En la carta se mencionaba que ella debía darle tutoría de transfiguración hasta que sacara un mínimo de Supera las expectativas, todo escrito y firmado por McGonnagall. ¡Perfecto¡Simplemente perfecto! (Nótese que era sarcásticamente).

"¿Y bien¿Ya te convenciste?" preguntó impaciente el muchacho.

"¡Diablos!" exclamó la chica mientras le daba con rudeza el pergamino a Potter "¡Por qué yo?"

"Porque eres la mejor de la clase¿no te parece?" enfatizó el chico con ironía.

"Tal vez, pero tu amigo Lupin también es bueno en esa materia"

"Lo es, y referí a Remus a Minnie para que me diera tutoría, pero ella no aceptó. Te escogió a ti"

"¡Pues al diablo con McGonnagall¡Yo no te daré tutoría!" exclamó la chica cuidando en no elevar la voz.

"Hey hey, calma fiera. Controla tus modales gatita" dijo el chico cínicamente. ¿Gatita? ¡GATITA? ¡Era mejor que cuidara sus 'elogios' antes de que sus propias manos le propinaran una buena bofetada! "Además, explícame cómo vas a decirle a McGonnagall que no me darás tutoría"

"Inventaré algo, pero de ninguna manera gastaré mi tiempo para enseñarte algo" dijo la chica, con chispas saliendo de sus ojos.

"Vaya… jamás creí que iba a vivir para contar esto. La Señorita frialdad se niega a hacer otra labor para dar el ejemplo de la alumna perfecta" dijo el chico con suma ironía.

"Exacto. Así que, si me disculpas arrogante, iré a hacer mi ensayo de Historia de magia"

Lily se volteó, dispuesta a irse, pero James le agarró del brazo.

"Potter… suéltame o no respondo por mí misma"

"Te soltaré, pero primero te preguntaré algo"

"Suéltalo" escupió.

"¿Cómo puede ser que estés haciendo un estúpido trabajo que Binns nos mandó hace dos días y debemos entregar en dos semanas?"

"Aprovecho mi tiempo Potter. Eso es" dijo la chica intentando controlarse "Ahora¿Me puedes soltar?"

"No hasta contestarme con qué libro vas a hacer ese dichoso trabajo"

"Pues lo estaba buscando antes de que me dieras el sus…" y Lily paró de hablar, abriendo desmenuzadamente los ojos al darse cuenta de algo. Se zafó del brazo del chico de lentes para voltearse y encararse a él "¿Cómo sabes que solo hay una fuente de información para el ensayo?"

El chico, al igual que hace minutos, no respondió. Sólo sacó de su mochila un libro gordo y azul, titulado 'Historia de la magia'. ¡Y qué coincidencia¡El autor era Hans Goutembark!

"¡Tu lo tenías!" exclamó la chica sorprendida "¡Por qué lo tienes?"

"Pues resulta ser que, al igual que tu, Evans, aprovecho mi tiempo" dijo distraídamente el muchacho mientras jugaba con el libro en sus manos "Así sean para trabajos estúpidos"

"¡Eres un…¡Eres…¡Tu!" la chica tartamudeó cerca de diez segundos. Luego exclamó "¡Dámelo!"

"Aún no he terminado mi trabajo Evans. Además, pienso prestárselo luego a Peter" el chico dejó de juguetear con el volumen para dedicar una sonrisa maliciosa a la pelirroja "Y sabes qué lento es para escribir las cosas en un pergamino"

"Potter… Dame ese libro…" dijo la chica con los dientes pegados y los ojos llenos de furia.

"¿Y si no quiero?" preguntó el muchacho, disfrutando de la situación.

"¡Tienes que hacerlo si no quieres quedarte sin día del padre!" exclamó la chica encolerizada. Ya estaba incluso pensando en comprar en Hogsmeade un par de tijeras grandes, muy grandes para esa tarea, si se lo proponía "Te lo advierto Potter. Tu no me conoces"

El chico se quedó mirando un momento a la pelirroja, pero sin miedo; más bien parecía lástima. Eso enfureció más a la Gryffindor y ya estaba pensando en darle un golpe a ese idiota, pero se contuvo cuando el chico habló:

"Te propongo algo señorita frialdad. Te doy tu libro… si me das la tutoría"

La chica prácticamente desencajó la mandíbula de su boca.

"¡Qué¡Pero si no quieres!"

"Al contrario Evans. Si no me das esa tutoría, obtendré un gran y jugoso cero en transfiguración. McGonnagall se encargó de darme con júbilo todos los detalles"

La chica negó quedamente.

"¡No lo haré¡No te enseñaré NADA!"

El chico chasqueó la lengua, negando esta vez él.

"Pues pobre de ti. Sin este libro, sacarás un jugoso cero en tu trabajo" dijo el chico con una sonrisa "Además de eso, si mis cálculos son correctos, reprobarás Historia de la magia, ya que este trabajo representa un treinta por cierto de la materia, y no se puede recuperar. Perderás el favoritismo que te tienen los profesores y, para finalizar, McGonnagall te dará un buen regaño al no darme mi tutoría y dejarme privado de cualquier conocimiento; así que no podrás ser tomada ya tan en serio" el chico fingió que pensaba mientras se rascaba la barbilla "Al final, la que saldrá perdiendo serás tu Evans"

La chica ya estaba prácticamente como una bomba, roja como un tomate y con una mirada perversa y furiosa que la harían estallar en cualquier momento.

"Entonces Evans… Elije: Tu libro… o tu reputación"

Lily miró a James, quien ya tenía el gesto del triunfo plantado en su rostro. Rayos y mil veces rayos. No podía negarse…

Por primera vez tuvo que obedecer a Mr. Engreído. Genial… mil veces genial

Continuará...

--------------------------------------------------------------------------------------------------------

Allí quedó el primer capítulo n.n ¿Qué les pareció¿Qué tal les parece la relación entre Lily y James¿Muy frío y agrio?

Por favor, todo comentario aceptable en Reviews :) Muchos besos, espero que les haya gustado n.n

Mari