Ginevra Weasley siempre había llamado mas la atención que Hermione Granger, siempre recibía mas miradas.

Cuando ambas caminaban por los pasillos era Ginny la que con su seductor andar y el movimiento de su sedosa cabellera atraía las miradas de todos los chicos de Howarts, por su parte Hermione les era totalmente indiferente con su encorvado andar, producto de cargar siempre tantos libros, y su enredada mata de cabello.

La ropa que Ginny vestía siempre se cernía perfectamente sobre sus curvas y su falda dejaba a la vista parte de su torneadas piernas atrayendo incontables miradas de deseo, por su parte Mione siempre vestía ropa holgada que era dos o tres números mas grandes de lo que requería, además la altiva manera con la que enseñaba a sus compañeros las cosas que no entendían siempre terminaba por provocarles antipatía por su parte Ginny aunque con menos conocimientos que la anterior siempre ganaba mas miradas de admiración y agradecimiento de las que Hermione jamás conseguiría.

La perfección de la perfecta prefecta terminaba por ser cansada, mientras que los pequeños errores o torpezas que la pelirroja cometía le valían miradas de ternura por parte de los muchachos que la veían. En definitiva ella era mejor que Hermione.

Mientras pensaba en esto Ginny cruzo el retrato de su sala común, al entrar se encontró a Harry el chico del que estaba perdidamente enamorada, sentado frente al fuego, pálido, con la mirada perdida y con una mano en su cicatriz, rápidamente se acerco a preguntarle que le sucedía pero por mas que trataba no podía sacarlo de su estupor, estaba por darse por vencida cuando Hermione cruzo el cuadro, tiro los libros que traía en la mano y corrió a sentarse junto a Harry.

Ginny se alejo un poco y se quedo observando, no escuchaba que le susurraba a Harry pero a los pocos minutos este la estaba abrazando y mantenía su cabeza escondida en su cuello, Ginny solo podía observar como la ropa de mayor talla de Hermione le brindaban a Harry un sitio a donde aferrarse y como su maraña de pelo cubría perfectamente la cara de este dándole la seguridad que necesitaba para llorar sin miedo a ser visto aunque no hubiera nadie mas que ellos en la sala común, cuando el pelinegro al fin se tranquilizo alzo la cara y le dirigió a hermione una mirada llena de sentimientos, con sus ojos brillantes por la humedad y ligeramente rojos le transmitía el agradecimiento por estar a su lado, la felicidad que le producía su cercanía, y los mil y un sentimientos que despertaba en el, sentimientos que tenían un solo nombre.., en pocas palabras le dirigía la mirada mas hermosa que Ginny hubiera visto jamás, y la única mirada que jamás seria dirigida a ella...

Si Ginevra Weasley siempre había llamado la atención mas que Hermione Granger, siempre recibía mas miradas, pero ella con su andar encorvado y su pésimo sentido de la moda era poseedora de la única mirada que Ginevra deseaba tener, y es que no importa cuantas mirada pudiera obtener, la perfecta prefecta siempre seria dueña de la mirada llena de amor de Harry Potter.

∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞

bueno ahi esta lo hice en un rato de ocio en clase de fisica asi que no se que tan bien quedo pero bueno, si ya perdieron su valioso tiempo en leer esto no les cuesta nada dejar un review que me haga pensar que almenos alguien se intereso por mi historia, por cierto esta semana continuare con mi otro fan fic es un d/hr llamado betrayed. Si te gusta mi manera de escribir y lees alguna otra de mis historias deja un comentario.