Se Fue…
10° Capítulo

Había sido una trampa y ellos habían caído redondos, Ryu y Megu, estaban desesperados, gritaban, pero nadie estaba allí, ya habían pasado dos horas y nada se oía. Megu pensó si lo chicos en la habitación estarían bien, tomó su celular y marcó, pero en ese lugar la cobertura era pésima, estaba al borde de los nervios, pero no quedaba de otra, tendrían que seguir investigando aquella habitación.

Ryu por su parte también se estaba exasperando, pero a diferencia de Megu, él lo ocultaba muy bien, él sabía que si mantenía la calma y la serenidad podía encontrar una solución para este 'pequeño incombeniente' , así que lo mas prudente en estos momento era estar tranquilos, aunque a la pelirosa le dificultara un poco.

-¿Ryu qué hacemos? – preguntó Megu asustada

-Tranquilizate, miremos la habitación aquí debe haber algo – dijo Ryu

Y así fue como Ryu y Megu investigaron a un más esa habitación, no solo por encontrar algunas pistas más sino para poder encontrar algo que los sacara de ese lugar. Pero las pistas seguían siendo las mismas, en ese momento Ryu va hacia uno de los estantes, y comienza a leer los expedientes, parecían ser fichas médicas de personas, Ryu trató de alcanzar las que estaban en la cima de aquel estante, al conseguirlo, calló al suelo un libro.

El sonido asustó a Megu y se acercó a Ryu que ya había recogido el libro.

-¿Qué es eso Ryu? –

- No lo sé, parece un diario – dijo serio. Abrió aquel libro y leyó su contenido. – David Martin 15 julio 1989… día 1, Hoy es el primer día en que se logra entablar una reunión para debatir el Proyecto Nimbu, que consta con desalojar a los habitantes y destruir una alta cantidad de hectáreas, para la explotación de estas tierras, por el petróleo virgen que posee...; día 20, este proyecto cada vez más está tomando más fuerza, varios colegas de . han llegado para poder poner fin a este proyecto ya que las expectativas de vida y surgimiento del pueblo son escasos, varias pruebas en el terreno, lo consideran inestables…; día 38, las cosas cada vez son más extrañas, varios de mis compañeros han desaparecido, Mina Ayama no ha dado explicación alguna a estos sucesos, estamos desconectados del mundo, los detectives no han vuelto, temo por mi vida…

- Eso es escalofriante…- dijo Megu con no muy buena cara – espera Ryu, ¿De qué año es este diario?- preguntó Megu

-De 1989… ¿por qué Megu? – Preguntó Ryu – ¿Ocurre algo?

- ¿Recuerdas el libro que encontró Adeline?, fue el mismo año, y estoy segura de que es el mismo proyecto y que Anthony McCarry y Freddy Moore, son los políticos de . Que dice ese diario, además que Mina Ayama era la que encabezaba este proyecto.

-Tienes razón no lo había relacionado, ¿Qué habrá sucedido con David Martin?

- No lo sé Ryu – dijo Megu – Ryu creo que ya deberíamos salir de aquí

- Tienes razón, busquemos algo que nos ayude a abrir esa puerta – Ryu tomó el diario y se lo guardo dentro de su chaqueta.

-Pero Ryu… ¡estamos encerrados!, ¡ellos de seguro tienen la llave!

-No es una llave la que busco – dijo Ryu abriendo unas cajas que se encontraban en una esquina,

-¿De que hablas?, ¿Qué buscas entonces? – preguntó Megu

-Una palanca… - dijo mientras por ahí había una caja de herramientas, y saco un fierro y se fue hacia la puerta. Pero al sacar el fierro movió una de las cajas la cual estaba sobre un acueducto pequeño que estaba tapado con una rejilla.

-¿Una palanca?, ¿Para qué quieres una palanca? – dijo la pelirosa, viendo como Ryu tomaba aquel objeto y se dirigía hacia ella, sus ojos eran frios y oscuros - ¿Ryu?... ¿Qué piensas hacer con eso? – estaba retrocediendo, tenía miedo.

-Tranquila – le dijo Ryu acercandose lentamente

-Ryu detente… por favor – sus lágrimas empezabana salir de sus ojos, Ryu quería hacerle daño – por favor… no me hagas daño – cerró los ojos, en ese momento dejó de sentir los pasos de Ryu y sintió en su mejilla una mano calida acariciarla, seguida de eso un dulce beso en los labios, Megu al sentir el contacto de esos labios nuevamente se relajó, y se dejó llevar por esa sensación tan adictiva, el corazón le latía a mil por hora, sus mejillas comenzaban a sonrojarse y sus manos comenzaban a acariciar los cabellos celestes de Ryu.

El Peliceleste que lo único que quería era mantener tranquila a Megu, aunque no fue por eso que la besó, sino por el hecho de tenerla bastante tiempo a su lado ya lo estaba desquiciando, y no podía negar que los besos que le proporcionaba Megu era lo mejor que podía existir, y no solo eso, hasta sus caricias lo hacían sentirse diferente e incluso reaccionar diferente.

Ryu con pocas ganas se separó de Megu, ya que si quería estar más tiempo con ella, no era la mejor opción quedarse ahí dentro, así que tuvo que juntar toda la fuerza que pudo y separarse por un instante para poder siquiera intentar abrir esa puerta.

-¿Estas más tranquila? – dijo Ryu susurrando en el oído de Megu, esta a su vez se sonrojó y no pudo articular palabras. Ryu sonrió, tomó con fuerza la palanca y se dirigió a la puerta, colocó un extremo en las bisagras, mientras que en el otro extremo de la palanca cargaba su cuerpo para poder sacar el clavo y soltar la puerta.

Mientras que Ryu intentaba soltar la puerta , en el fondo de la habitación, de aquel acueducto comenzó a salir humo blanco, que empezó a llenar toda la habitación, Megu al percatarse de esto, trato de avisarle a Ryu, pero el olor que tenía este humo le hacía muy familiar, era el mismo olor, que tenían aquellas flores que habían fuera de la biblioteca y el hospital, así que sus piernas comenzaron a flaquear, y a marearse con el olor de aquel humo, hasta que cayó de golpe al suelo.

- Megu ¿estás bien? – Ryu escuchó este ruido, miró hacia atrás y vio a Megu en el suelo y la habitación completamente llena de humo, bajo los escalones e intentó ayudarla – Megu, reacciona, reacciona por favor… - pero no pudo ya que también fue alcanzado por aquel humo, el cual empezó a afectar su cuerpo y sus sentidos – Megu…


-Bien esto es extraño, son cerca de las 5 de la madrugada y no sabemos nada de ambos – dijo Adeline caminando de un lado hacia otro, preocupada – deberíamos salir a buscarlos.

-Vamos Addie, a lo mejor querían estar solos – decía Kinta, bromeando

-¡No seas idiota Ryu jamás mezclaría su trabajo con su vida personal! – diciendo esto Adeline golpeo a Kinta

-¡oh! ¿Qué es lo que huelo aquí?... snif, snif… creo que huele a… ¡CELOS! – decía Kazuma

-¡OGH POR FAVOR!... YO… yo no estoy celosa, Ryu es como mi hermano – decía con un deje de tristeza la pelinegra – y lo conozco, sé que algo le sucede.

-Tienes razón, esto también se me hace muy extraño, Megu suele avisar por como va la situación y no hemos recibido ninguna llamada de ella – ahora era el turno de Kyu por comentar – y jamás se han demorado tanto en una inspección.

-Yo creo que debemos ir a buscarlos – diciendo esto Kazuma, salieron a buscarlos. Ya en el patio se pusieron de acuerdo para salir a buscar en parejas, Kinta y Kazuma en los alrededores de la casa, mientras que Kyu y Adeline en los alrededores de la biblioteca y el hospital.


Se sentía pesado, adolorido, el dolor de cabeza lo estaba matando. Poco a poco Ryu fue despertando, empezó moviendo los hombros para relajarlos un poco, luego los dedos, pero cuando quiso, mover sus brazos algo se lo impedía, en ese momento abrió los ojos totalmente, y se encontró en el mismo sótano, y completamente amarrado, trato varias veces de zafarse para poder ir a ver a Megu. En esos momentos miro a los alrededores en busca de la pelirosa, pero no había rastros de ella en toda habitación, lo único que había eran cajas y papeles por todo el suelo.

-Maldición, se han llevado a Megu, y todo es mi culpa – se decía Ryu, no quería imaginarse las cosas que pueden hacerle a ella.

Estaba tan concentrado en Megu que un sonido extraño lo hizo pegar un salto del susto, cuando volteo vio una caja con un cronometro y lleno de pólvora alrededor, este cronómetro tenía un chispero que cada vez que disminuía el tiempo las chispas que despedía se hacían más grandes las chispas y alcanzaban la pólvora.

Ryu trató más de salir de aquellas cuerdas que los mantenían atado pero era imposible, estaban muy ajustadas y casi ya no le quedaba energía. Una de las chispas llegó en la pólvora, formándose llamas que poco a poco consumía la habitación.

-¡AYUDA, AYUDA! … ¡ALGUIEN AYUDEME!, ¡KYUU, KINTA, KAZUMA, ADELINE! … ¡MEGU! – Gritaba Ryu, estaba desesperado.


-No están por ningún lado – decía Kyu, mientras salían por un costado de la biblioteca -¿Alguna pista?

-No ninguna… espero estén en el hospital –. Así fueron Kyu y Adeline el hospital, recorrieron toda la parte externa, ya que había gente aun dentro del hospital, luego lo rodearon, cuando Kyu escucha su nombre.

-¿Me llamaste? – decía Kyu a Adeline

-¿De qué hablas?, no he dicho nada – decía esta

-¿Qué extraño? – decía Kyu cuando volvió a escuchar gritos pero esta vez Adeline también los oyó

-¡ES RYU! – dijeron al unísono, y corrieron, vieron el sótano.

-¡KYUU, KINTA, KAZUMA, ADELINE! … ¡MEGU!

- ¡RYU AMIGO SOY YO, TE SACARÉ , AGUARDA UN MOMENTO! – gritaba Kyu mientras intentaba abrir las puertas de madera, que solo estaba siendo obstruida por un motor de auto

-Adeline ayúdame a mover esto

-Si, Ryu aguanta por favor – ambos trataban de sacar el motor, y al lograrlo abrieron las puertas y Kyu entro a sacar a Ryu

-Adeline quédate aquí por si viene alguien, y llama a Kinta y a Kazuma y dile que ya encontramos a Ryu – diciendo esto Kyu entró al sótano y Adeline hizo todo lo que Kyu le dijo.

-Ryu ¿estás bien?, ya estoy aquí amigo, no te preocupes – decía Kyu

-Kyu…- jadeaba Ryu. Kyu cortó las cuerdas que sujetaban a Ryu y lo alejaba lo más rápido de las llamas que ya habían consumido casi todo. Al salir de ahí ambos se tiraron al pasto, para poder respirar mejor.

-¡Ryu estas bien!, ¡que emoción!, acabo de llamar a los bomberos, no tardarán tanto.- decía Adeline mientras lo abrazaba.

-Ryu, ¿Dónde está Megu? – preguntó Kyu

-Megu… a Megu se la llevaron – dijo Ryu triste – Lo siento, no pude cuidarla – Al decir esto todos quedaron en Silencio.


Bien SÉ que demoré SIGLOS en publicar, espero todos me disculpen, pero aquí vengo con este capítulo que espero sea de su agrado y logre apaciguar un poco su furia hacia mí.

Y aunque ustedes no se lo crean, este capítulo tiene muchos arreglos, incluso ni siquiera iba a terminar así, pero mi imaginación tomo alas y no paró, ahora espero, tener tiempo.

Ah! Y hay algo importante que les quiero comentar, posiblemente (aunque es lo más probable) me DEMORE EN PUBLICAR EL PROXIMO CAPITULO, ya que por si no se han dado cuenta jeje, tengo más historias, unas más antiguas que esta que NO HAN SIDO ACTUALIZADAS con más capítulos, así que espero me entiendan, HAGANLO por mis otros lectores.

Bueno, pero PROMETO NO DEMORARME tanto como lo he hecho hasta ahora, ya que no quiero que me odien.

Y ESO! XD… AHORA LES AGRADESCO A : KRIVERULR, DARK ANGEL, , NIGHT DIVINE, SAKURITA, , .CHAN, ROSSETO-CHAN, MEGUHATAKE, MARY-LOKI, NATSCH, LEO, ORIHIME SWEET PRINCESS, ANDROMEDA NO SAINTO.

EN ESPECIAL A KRISTEL VERGARA QUE ERA LA MAS INTERRESADA DE QUE CONTINUARA. ¡GRACIAS LINDA!

LOS AMITO A TODOS :D

AH propósito, si les interesa saber más de mis fic, CHEKEEN PROFILE y listo!... yo no me enojo XD