"Nunca olvides que te amo"

Xiaolin Showdown

By. Guaduchi

La observó. Realmente se hallaba hermosa.

Sintió su respiración cavilar.

Lucía radiante, la sonrisa que adornaba el rostro de la chica, era maravillosa. Era perfecta, y por eso la amaba.

Recordó con emoción el día en que la conoció; su cabello negro y sus ojos azules, le hicieron – por un momento- perder el sentido del tiempo y espacio. Sin más, se enamoró, le entregó su corazón y a su ser.

Sus sonrisas, sus palabras y ni hablar de los constantes golpes que recibía en sus hombros cada vez que hacía algo indebido, como molestar a Omi, o simplemente por que ella quería pegarle. La amaba.

El roce de su cuerpo, sus manos suaves, su piel con aroma a rosa, su cabello azabache y por último sus ojos. Aquel mar de zafiro, profundo, maravilloso, sublime, perfecto; adoraba perderse en ellos. Sus labios eran sinónimo de vida, de algarabía, lujuria. Sus palabras dulces y delicadas iban de la mano con sus zafiros, ambas cosas le encantaban de ella, por eso la necesitaba, por eso había peleado por conseguirla, por tenerla a su lado...

Ahí estaba ella, en las profundidades de sus recuerdos vagos, como siempre, se hallaba radiante, con la sonrisa surcándole los labios rosas , los ojos chispeantes de alegría, el cabello revuelto y la piel tersa cubierta de lodo. Si, la chica para entonces tenía unos catorce años, y él más de veinte. La preguntas que siempre le salió del alma, fue la de ¿cómo ella pudo reparar su pasado?. Un tiempo lejano de tristezas y necesidades, de tonterías y gafedades, de dolores compartidos y otros simplemente atribuidos, siempre a la expectativa del mal que le esperaba al siguiente amanecer...nunca viendo lo bueno, sino lo malo...Fue entonces, cuando se revolvía en sus miserias y pesimismo que la encontró, con la apariencia antes descrita.

Con aquella hermosa joven salió de aquella injusta oscuridad que le rodeaba y lentamente le carcomía el alma, sus pesares y malestares se calmaban con su presencia, sus ánimos volvían a nacer, y en su corazón aquel sentimiento enterrado por el odio familiar, fue conociendo la luz. Cuando la noche caía, salía sigilosamente de su casa, para ir a verla, siempre esperando, siempre sonriendo, siempre risueña. Así la recuerda y es así como ella continua.

Su cerebro dejó de dar vueltas y fijó su vista a la primera fila de invitados. Allí andaban sus dos mejores amigos. Un hombre de estatura medio, ojos negros como la noche, piel un poco amarillenta y cabeza rapada; vestido de un esmoquin negro. A su lado una figura alta, de cabellos rubios y ojos azules, corpulento y vestido a la ocasión sonreía. Omi y Clay, habían sido sus compañeros de riñas, loqueras, tristezas, pesares y por último de amores...Sin aquel apoyo nunca se habría animado a dar el paso de cortejar, ganar y apreciar aquel dulce corazón que en pocos momentos sería suyo eternamente.

El pulso se le aceleró cuando la hermosa mujer le sonrió. Se dio a la tarea de correr el velo para poder observar mejor el rubor de las mejillas amabas y besadas, para así, plenamente feliz y satisfecho consigo mismo, sonreírle y mover los labios en un callado " Te amo".

Los minutos pasaron al igual que las horas...

Los días, meses y por último los años.

Cuarenta años de feliz matrimonio eran vencidos por el muro infranqueable de una enfermedad, la debilidad de los años encima y por último de la muerte vecina. Hijos, nietos, inclusive un bisnieto, la vida le había sonreído cuando se la presentó, cuando se la regaló envuelta de seda y tul, bella y radiante como siempre...Puso por fin el ramo de flores en el suelo y pasó su manó temblorosa por el mármol frío color rosa, como sus mejillas y labios...

-Te amo...- sonrió un poco y miró con tristeza la lápida- Gracias por los mejores años de mi vida Kim...- depositando un beso en el mármol con la inscripción de:

"Kimiko Pedrosa. Esposa amada y madre entregada. Siempre estarás en nuestros corazones"

-No pensarás que me olvidé ¿verdad? Sabes que siempre te traigo esto- sacando una bolsa plástica con una hermoso moño- Tus chocolates favoritos amor- colocándolo al lado del ramo – Nunca olvides que te amo.

Bueno, como todos saben, los personajes de esta serie no me pertenece, y que esta historia no tiene más fin que el de divertir a los lectores . Pues de corazón espero que este KimRai les haya gustado a mi me agrado, por cierto es un universo alterno ¬¬ nada que ver con dragones xiaolin, y pues, es corto uú pero fue lo que me salio del alma TT Espero que les guste a todos Uds.