Capítulo 7: Nuevas ilusiones

Bulma regresó de su visita al médico muy tarde, había estado esperando los resultados de la prueba que se había hecho y cuando los tuvo, no fue capaz de regresar directamente a casa, había dado un paseo por el centro comercial, deteniéndose en los escaparates que antes ni siquiera se molestaba en mirar. Esto cambiaría completamente su vida. No estaba segura de lo que tenía que hacer ahora, pero lo que sí sabía era que tenía que salir adelante como fuera y costara lo que costara.

-¿Se puede saber donde has estado todo el día? –Vegeta la estaba esperando en su habitación, Bulma ni siquiera lo había visto al entrar.

-Paseando… -contestó distraída.

-Estás muy rara –dijo Vegeta.

-¿Si? Bien…

-¡Bulma! –gritó él.

-¡Ah! Perdona… -se paró a mirarlo un momento-. ¿Me has llamado por mi nombre?

-Por lo menos así me haces caso.

-Lo siento es que yo… he estado en el médico y…

-¿Te han diagnosticado una enfermedad incurable?

-No, pero… ¡Estoy embarazada!

-¿Embarazada¿Cómo?

-Que gracioso¿es que no sabes como se hacen los niños?

-Muy chistosa. Se supone que tomabas precauciones.

-Si, pero esas cosas fallan a veces… y a mí me ha fallado. Por cierto¿qué hacías en mi habitación?

-Esperarte, yo también quería hablar contigo.

-¿Y bien?

-Me voy. Sólo quería que lo supieras.

-¿Qué te vas¿A dónde?

-A entrenar. Al espacio. Lo mismo que Goku.

-¡¿Y vas a ser capaz de dejarme así?!

-¿Así cómo?

-¡Embarazada!

-Volveré para cuando lleguen los androides.

-Pues si te marchas ahora no esperes que te reciba luego con los brazos abiertos.

-Si es necesario, me tendré que arriesgar.

-¡Contigo siempre es lo mismo! Sólo piensas en entrenar¡los demás te importamos una mierda!

-Sabías perfectamente cuales eran mis prioridades. Yo nunca te prometí nada.

-Pero eso era antes¡ahora voy a tener un bebé¡Y también es tuyo! Eso te otorga ciertas responsabilidades.

-Lo siento –Bulma se quedó paralizada al oír por primera vez estas palabras por boca de Vegeta-. Necesito irme, necesito entrenar muy duro para acabar con Goku…

-Está bien, márchate. Ya criaré yo sola a MI hijo. Por lo menos ven a verle, eso no te lo puedo negar. Pero no vuelvas JAMAS.

La mirada de Bulma se volvió fría e irradiaba un odio inmenso. Vegeta agachó la cabeza (por primera vez en su vida por alguien quien no fuera Freezer) y salió de la habitación. Antes de desaparecer de la vista de Bulma se volvió un momento, la miró y dijo algo que Bulma ni quiso ni pudo oír, aunque supuso que era algo que le costaba muchísimo decir al arrogante príncipe, pues cuando retomó su camino parecía aún más decepcionado. A los pocos minutos, una nave espacial despegaba de la Corporación Cápsula. Bulma lo observó despegar. Pero no se quedó triste, pues ahora habían nacido en ella nuevas ilusiones: iba a ser madre, algo que siempre había querido pero nunca se había atrevido a dar el paso. No lo había buscado, pero lo iba a querer como si lo hubiese estado esperando toda la vida. No importaba que su padre no estuviera con él, ella se encargaría de que no le faltara cariño. Todavía era pronto para pensar en nada, pero el nombre ya lo había elegido casi desde niña: se llamaría Trunks.

FIN

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Comentarios:

En primer lugar, quiero agradecer a marinlucero y a shadir por sus reviews, me han animado mucho y me alegro enormemente de que os guste.

A los demás, espero que os haya gustado y os animo a que dejéis también reviews con cualquier tipo de sugerencia, queja o reclamación.

Yo no he estado escribiendo nada porque prefería terminar antes la historia.

Por otro lado, me he estado pensando el escribir ahora una continuación a partir del momento que Vegeta regrese a la Tierra, pues el copiar en el pc este relato me ha picado el gusanillo de escribir otra vez, hacía mucho que no escribía nada. Y la verdad es que me apetece también algo nuevo.

Creo que también subiré algunos relatos de Harry Potter, esos que se perdieron, pero que aún los conservo manuscritos (no hay nada mejor que una clase aburrida para escribir).

Pues ya no os aburro más y os mando muchos besitos.