Hola a todas, este es el primer fic que cuelgo en esta pagina, así que espero que os guste la historia que viene cargada de amor, celos, lemons y por supuesto mi humor característico.

oO oO oO Oo Oo Oo

Capitulo 1: Los dos lados opuestos de la cama

-Ahhh mmm sigue…

"Siento mi cabeza dar vueltas producto de la alta consumición de alcohol que he ingerido. Estoy recostado en algo acolchado….probablemente una cama, dios ¿Por qué estoy excitado? Mi cuerpo arde ebrio de placer, oleadas de calor suben hasta mi cabeza nublándome más la vista de lo que ya la tengo. Alguien esta encima de mí, cubriéndome de besos en el cuello, lamidas y gemidos… no logro distinguir quién es, pero sí un dulce olor a labanda que me embriaga. El misterioso individuo me toca por todas partes; mi pecho, mis hombros, mis cabellos dorados, roza con sus dedos el sello de mi estomago bajándolas frenéticamente hacia mi entrepierna, la que acaricia y abriga antes de comenzar a mecer. Oh dios, esto es el paraíso del placer. Mis ojos azules se cierran y sólo me concentro en sentir cómo mi cuerpo responde a esas caricias con contracciones de placer, y mi boca se abre para dejar salir deliciosos gemidos de goce. Alguien comienza a comerme vorazmente la boca impidiendo que salgan a flote mis suspiros, creo que es otra persona… Si, efectivamente es otra persona, su olor me es familiar pero tampoco consigo distinguir quién es. Tras morderme hambrientamente en la clavícula se aparta de mí, creo que se va a complacer a la persona que tengo en este momento lamiendo con gula mi miembro erecto… ¿Dónde demonios estoy? ¿En una puta orgía? creo que sí. Noto como se separa de mi pene y empieza a gemir, le están dando placer a él, pero de pronto la cama hace un movimiento brusco y todo se detiene. ¿Por qué demonios se detienen? Alguien se vuelve a colocar sobre mí y alza mis piernas que pasan a reposar sobre sus hombros…..no estoy seguro. Mis ojos se cierran, el rostro me arde al igual que mi cuerpo. Maldita sea… ¿Cuántas botellas de sake me he bebido?... creo que mas de las que mi cuerpo podían aguantar.

-¡AHHHH! -grito a la vez que mis ojos se abren de la impresión. Un dolor punzante acaba de cruzar mi espina dorsal y viene de mi entrada-. ¡AHHHH! -vuelvo a gritar entre adolorido y complacido. Una mezcla contradictoria pero existente-. ¡Ahhhh! -otra envestida, esta ya me ha gustado más. Mmm sí, se empieza a mover con rápidas estocadas de dentro hacia fuera, de forma cadenciosa. Intento reconocer su rostro pero a mi alrededor todo es borroso. Lo único que llego a distinguir con claridad son sus cabellos negros y una piel blanca, prácticamente pálida-. ¡Ahh, ahh, ahhh!! -sus embestidas son gloria bendita ¿Cómo demonios he llegado aquí?–. Sí, más, no pares… -no importa como he llegado, me quedaría aquí toda la vida. Escucho sus roncos gemidos cerca de mi oído, sensuales, roncos, masculinos. De nuevo ese embriagador aroma a labanda inunda mis sentidos, y nubla mi juicio. Noto como mi respiración comienza a acelerarse, más contracciones, mi compañero embiste con más fuerza y gime con más fuerza, se aferra a mis caderas y me penetra con potencia. Dios, me va a desmontar como siga así. De repente un calor intenso inunda mi cuerpo, placer, una gran sacudida me atraviesa de par en par tensándome por completo y el orgasmo me es arrancado gratamente. Después, una gran satisfacción a la par de un sueño tremendo. Cierro mis ojos cansado y termino en los brazos de Morfeo en menos de lo que termina de salir de mi interior. Me susurra algo al oído, no lo entiendo bien…. ¿es un sueño?..."

La luz se filtraba por una de las ventanas de aquel cuarto dando de pleno en la cara de un lindo rubio placidamente dormido, comenzando a despertarlo. Abrió sus hermosos ojos azules parpadeando varias veces hasta acostumbrarse a tanta luminosidad. Centró su vista en el techo de la habitación, ese no era su techo… ¿Dónde diablos estaba?

Intento incorporarse pero un dolor lacerante en su entrada le hizo apretar los dientes con un reniego y tumbarse otra vez en la cama. Fue justamente en ese preciso instante cuando percibió que no estaba solo.

Naruto giro su rostro hacia el lado derecho de la cama, y sus ojos desorbitaron.

-No puede ser... –susurró por lo bajo. Tenia delante de él placidamente dormido a su ex compañero de equipo Uchiha Sasuke de rostro sereno y tranquilo, muy distinto del que habituaba a mostrar cuando estaba despierto. Y ahora que tenía el privilegio de poder contemplarlo durmiendo pudo apreciar cuan lindas eran las facciones de su rostro calmado. ¡Que demonios! Tenia la cara mas perfecta de todo el universo, pero… ¿Qué hacia Sasuke junto a él?

Absorto como estaba no recayó en ninguna otra presencia hasta que una mano ajena se posó repentinamente sobre su pecho. Giro la cabeza hacia la izquierda y sus ojos volvieron a desorbitarse. Sai su otro ex compañero de equipo se encontraba en el lado opuesto de la cama igualmente dormido. Y Naruto entró en shock.

Miró de nuevo hacia la derecha, Sasuke. Miró de nuevo hacia la izquierda, Sai. Volvió a repetir el proceso unas treinta veces más, pero su mente se negaba a asimilarlo.

-"Tengo a Sasuke en mi lado derecho" –pensó-, "pero también tengo a Sai en mi lado izquierdo. Yo… -se miró a sí mismo-, estoy en medio. De acuerdo, información introducida. Ahora recuerda Naruto, recuerda por dios… ¿Qué demonios hago con ellos dos en una cama?"

Miles de gotas comenzaron a formarse sobre su frente. El agobio era palpable.

-"Espera un momento" –recapacitó-. "Sasuke tiene el pecho descubierto, Sai también, y yo… -se miro el propio y palideció- ...también. Y nuestros cuerpos…" -levantó la sabana que tapaba sus cuerpos lentamente queriendo confirmar su teoría-, "lo sabia… Sai tampoco la tiene tan grande como insinúa constantemente el mentiroso, es un par de centímetros mayor que la mía. Pero ninguna de las dos es comparable a la de Sasuke. Joder, siempre pensé que su gran paquete era de pega, que se lo rellenaría con algo….

Pero espera un momento.

-Es… es… est… estamos… ¡DESNUDOS! -gritó Naruto dando un salto en la cama, agitándola fuertemente y tirando a los laterales del suelo a sus compañeros.

-¿Pero qué coño pasa? -preguntaba un adormilado Sasuke mientras se frotaba los ojos desde el suelo.

-Eso mismo digo yo… -replicó Sai desde el otro lado de la cama también en el suelo bostezando.

Los dos morenos al oír sus voces contrarias abrieron los ojos asustados mirándose el uno al otro de frente, intentando recordar por qué se encontraban allí ambos cada uno a un lado de la cama con el pecho descubierto.

-¿Qué haces tú aquí? -cuestionó Sasuke con rudeza.

-No, la pregunta es ¿qué haces tú aquí? –replicó Sai con la misma confusión.

-Pues ya que estamos decirme que hago yo también aquí -habló por primera vez Naruto de pie sobre la cama y con los brazos cruzados en su pecho.

Los dos morenos miraron sorprendidos la tercera voz de la habitación encontrándose a un Naruto desorientado y mostrando su cuerpo como lo trajeron al mundo; desnudo. Ambos jóvenes lo miraron de arriba abajo con mirada examinadora en la que claramente se podía leer "pedazo de cuerpo". En el instante en que se dieron cuenta de que lo miraban lascivamente desviaron sus caras al otro extremo sonrojados a la vez.

-Na… Naruto, será mejor que te tapes, dobe -informó Sasuke señalándole con una mano lo que el rubio parecía obviar.

-¡Kyyaa! No me había dado cuenta ttebayo -y rápidamente el rubio se cubrió con la sabana, tapando sus vergüenzas.

El silencio se hizo presente durante unos segundos interminables entre los tres chicos que se miraban incrédulos. La incómoda situación cada vez iba a peor. Ninguno hablaba, parecía que ni siquiera respiraban, pero sobre su mente sólo había cabida para una pregunta. ¿Qué demonios había ocurrido la noche anterior?

-¿Alguien recuerda algo? -preguntó finalmente Sasuke rompiendo el silencio.

-Bueno… -prosiguió Sai - re… recuerdo que estábamos en la boda de Hinata y Neji.

-¡Sí, eso es cierto! -corroboró Naruto recordando ese detalle-, de hecho esta es… -miró con cautela la estancia, reconociendo al instante el lugar-, la habitación de Hinata ttebayo.

-¿Has estado ya antes en la habitación de Hinata? –fue la pregunta que sonó a coro por ambos morenos con tono molesto.

-Claro que sí, -Naruto siempre más bien ciego a las cosas más obvias y las indirectas más claras continuó observando con ahínco la habitación de su amiga-, efectivamente es la de Hinata.

-¿Y cuándo has entrado tú en su habitación? -preguntó molesto Sai.

-Pues hace ya algún tiempo.

-¿Y para qué? -dudó aún mas molesto Sasuke.

-Bueno… por ese entonces yo… -al instante se detuvo-, pero vamos a ver, ¡Que os importa a vosotros si he estado aquí antes o no! Lo que importa es qué hacemos aquí los tres… en su cama… desnudos…

Desvío de miradas hacia un lado con mejillas sonrojadas por tres.

-Vale, a ver. También recuerdo un estúpido juego con un vaso de Sake –informó Sasuke.

-Sí yo también lo recuerdo Uchiha, creo que fue vuestro sensei Kakashi quien propuso que jugáramos a él, ¿cómo se llamaba? ¿el juego del yen? Consistía en meter una moneda en uno de los tantos vasos de sake de la mesa, si lo conseguías todo ninja presente debía beberse el contenido de los vasos, o algo así, no recuerdo cómo se las apañó para que todos bebiéramos tanto… -afirmo Sai.

-Maldito Kakashi-sensei, por culpa de sus entupidos juegos estamos los tres así en este momento.

-Hasta consiguió emborracharme a mí… -murmuró incrédulo Sasuke-, después no recuerdo como llegue hasta aquí.

-Yo tampoco -contestaron Naruto y Sai simultáneamente.

-En ese caso será mejor que este suceso quede como un secreto entre los tres. Ninguno recuerda lo sucedido, así que es mejor no divulgarlo. Si alguno de nosotros se acuerda de algo… es mejor olvidarlo. ¿Está claro? -impuso Sasuke.

Ambos chicos asintieron con la cabeza.

-Bien, pues vistámonos y salgamos de aquí antes de que alguien de la casa pueda sospechar de nosotros.

-Bien -se apresuro a responder el rubio mientras se incorporaba. Al instante regresó el dolor de su entrada-. Itaeee -se quejo volviéndose a sentar-. Neh chicos, ¿a vosotros os duele… ya sabéis… ¿el… el… el trasero?

Los dos morenos se miraron extrañados.

-No, ¿Por qué lo preguntas? –dudó Sai.

-Por nada, por nada –intentó sonreír restándole importancia-. Sólo es curiosidad.

-Naruto… -suspiró Sasuke-. ¿Acaso te duele el… recto?

-¿El qué?

-El trasero, idiota.

-No, nooo -se apresuró a rebatir-, en serio, sólo era curiosidad.

Sasuke miró a Sai indicándole en silencio que el dobe estaba mintiendo descaradamente. Le dolía el trasero y los dos chicos comprendieron inmediatamente por qué habían amanecido desnudos. Habían tenido sexo con Naruto.

Pero… ¿quién de los dos?

¿O tal vez los dos?

Sasuke se llevó las manos a la cara, masajeándose enardecidamente las sienes. Era demasiada información por la mañana. Aún así se atrevió a preguntar intentando salir de dudas.

-Naruto, recuerdas cual de los dos te… te… bueno…

-¿Te qué Sasuke?

El Uchiha inspiró hondamente armándose de valor.

-Te penetro.

-¡¿Qué insinúas bastardo?! A mí nadie me ha penetrado –inquirió molesto-. Yo no soy gay.

-Y yo tampoco. Pero si te duele el recto es porque uno de nosotros dos te ha penetrado.

-¿Y quien te ha dicho que me duele Sai? os digo que sólo era curiosidad –replicó-, a mí no me duele nada –Naruto sabía que su mentira no era creíble, pero la idea de que él fuera el único penetrado en ese trío le hacia sentirse inferior. Prefería no reconocerlo.

-Lo que tú digas usuratonkachi. Venga vistámonos y salgamos de aquí lo ante posible.

Después de la charla medio aclarativa entre ellos, cada uno se vistió de espaldas al otro sin mirarse. Bueno, en realidad el único que no miraba era el rubio porque sus dos compañeros bien que lo repasaron de arriba abajo. Sasuke desvió sutilmente la vista hacia el culo de Naruto comprobando cómo en su entrada había restos de sangre seca. No cabía duda, alguno de los dos se lo había tirado. Frunció el entrecejo y en silencio hico especial hincapié en recordar si se trataba de él.

-"Tiene un muy buen culo" -divagó-. "No me importaría haber sido yo. ¿Pero que demonios estoy pensando? Tranquilízate Sasuke o acabaras con las hormonas por las nubes…" "Él es un hombre, y además también puedes haberte liado con Sai… ugh, espero que no".

Sai también desvió la mirada al culo prieto de Naruto afirmando también que alguno de los dos lo había hecho suyo.

-"Pues ahora que lo veo así, denudo… ohhh mierda no recuerdo absolutamente nada de que ocurrió. Pero ese culito…. espero haber sido yo. Será mejor mirar al Uchiha para calmar mis instintos" ….. –y se le bajo la erección-. Lo sabia, no tiene ni medio polvo.

Los tres jounins terminaron de vestirse y se miraron entre ellos ya de frente. Sabían que esto era un secreto que no debía ser desvelado y se miraron para afirmarlo. Ya a sus diecisiete años respectivamente se habían convertido en jounins y cada uno hacia su vida. Encontrándose esporádicamente en bodas, bautizos y comun… reuniones de ninjas. Eran chicos guapos y respetados, no podían permitirse el lujo de que un rumor como ese manchara sus nombres. A fin de cuentas, ninguno de ellos era gay… ¿verdad?

Por esa razón lo de aquella noche debía ser un secreto entre ellos, algo para olvidar. En cualquier caso, tras afirmar que nadie contaría aquello, ni aunque se acordase de toda la noche, cada uno salio por una dirección de la habitación dejando los recuerdos atrás… ¿o quizás no?

Continuará…

Y aquí acaba el primer capitulo, espero que les halla gustado. Ya tengo varios capítulos más y si me dicen que les gusta pues yo encantada sigo colgando continuaciones del fic . Ahora a desvelar quién desvirgo a nuestro lindo rubio... hagan sus apuestas ¿Sasuke o Sai?... o tal vez hayan sido los dos... hahaha.